Estado inconcluso

Ovidio Roca

14/05/2011

Bolivia no ha logrado conformarse como Estado Nacional, es un Estado ausente, un Estado Inconcluso, que ni siquiera ha logrado tener presencia en todo el territorio que pretende administrar, y en tal razón no puede cumplir con su principal función: la provisión de seguridad y justicia. En la década de los 80 se inicio un aprendizaje de democracia y participación y sin haber aprendido aún la lección el 2006 retornamos a un esquema totalitario con disfraz democrático.

Su ubicación lejos de las costas y sin vías de comunicación no permitió que Bolivia se inserte  al proceso de desarrollo, cual lo hicieron otros países de íbero América aprovechando su situación costera; menos recibió los beneficios de la migración con tecnología y vocación industrial. Su inserción en la economía mundial, la logro exclusivamente como proveedor de minerales y en la región de los llanos, puntualmente y por escasos años, con la goma.

Un país extenso, poco poblado, sin integración física y con una deficiente y débil estructura institucional. Un Estado centralizado de ficción, que perdió en guerras y litigios más de la mitad de su territorio. Un país pobre y con una gran diversidad geográfica, ecológica, étnica, social, cultural e histórica, totalmente desaprovechada.

El Estado boliviano a lo largo de su historia estuvo circunscrito exclusivamente al área minera, único objeto de interés del grupo gobernante; el resto era monte y culebras.

Un Estado exclusivamente andino que no logro dar seguridad territorial, protección y seguridad a los habitantes, menos un marco de políticas estables que garanticen bienestar, educación, acceso al trabajo, a la propiedad, a servicios públicos esenciales y a la participación ordenada en la vida pública, como corresponde a una sociedad libre y democrática.

Un país donde el setenta por ciento de la actividad económica es informal y donde el empleo es mayoritariamente o ilícito o informal. Un país donde en los últimos años, el narcotráfico campea cada día más libremente.

Un Estado con carencia de gestión y de resultados, que imposibilita que el pueblo lo reconozca como tal  y guarde lealtad a los gobernantes.

Una sociedad de raíz indígena, que recién a mediados del siglo pasado intenta integrarse social y territorialmente y construir la mestiza, Nación Boliviana.

El resultado es que no se ha construido un verdadero sentimiento de pertenencia y orgullo nacional, no existe una historia nacional compartida, salvo ese relato patriotero de presidentes que suben y son defenestrados rápidamente; de batallas y de mar perdido, que se enseña en las escuelas buscando unificar al país.

Una historia pensada y construida desde la égida de una sola región y del grupo gobernante del Estado centralista.

La verdadera historia, la de las diversas regiones y pueblos en su lucha por su autonomía y por la construcción de un Estado Nacional con visión de futuro, de prosperidad, de progreso y que nos incluya a todos, aún no ha sido escrita.

La gente por sobre todo busca sobrevivir y encuentra alternativas en la medida que el Estado no se las da, en consecuencia crean sus propias leyes y evitan la mínima interferencia externa hacia la actividad “legal o ilegal” que han aprendido y adoptan para progresar. Son pueblos diversos y dispersos, con intereses y costumbres diferentes, que tiene poco interés en fortalecer ese Estado Nacional centralista, del que no tienen buenos recuerdos y menos interés en acatar sus leyes y sus controles.

Como una forma de autodefensa y supervivencia, estos grupos sociales, se han unido en corporaciones, gremios, logias, sindicatos, movimientos sociales estructurados a modo de grupo de presión y autodefensa. Practican el corporativismo sobre la base del área funcional, de la solidaridad social y los roles entre individuos.

Pese a su vivencia corporativa y practica mercantilista, fruto de la predica trotskista en las zonas mineras, gran parte de los activistas sindicales tienen con una fuerte orientación al socialismo, como solución desde arriba a todos los problemas, aún los personales.

Dada la escasa industrialización y falta de oportunidades de trabajo en el área urbana, la máxima aspiración de una parte de la población es la “peguita” que les soluciona el hambre y desde la seguridad de ésta, buscar sus propios negocios. Así vemos cada año colas interminables para ingresar a las Normales (escuelas de formación de maestros), a los Institutos Policiales y al Ejército. Muchos se hacen engañar con el cuento de que ingresaran allí sin trámites y algunos lo logran, pues coimearon al que era. Especialmente en el área urbana, los partidos políticos, los sindicatos y logias son la vía para acceder al peguismo estatal y al de las instituciones de amplia y dispersa base social, como las cooperativas.

Por falta de cultura y control institucional y ciudadano, las organizaciones se constituyen en feudos de grupos que las usan para su beneficio personal. El concepto de servidor público es generalmente ignorado, ellos son propietarios de la institución y buscan según su nivel de decisión, sacarle el mayor provecho: desde información privilegiada sobre la localización futura de obras públicas que engordan tierras, comisiones por adjudicación de obras, aquellas para acelerar  los servicios, para obviar multas, para otorgar licencias. Mientras más corrupta es la cabeza de la institución mas corrupta es la estructura.

Lejos de los centros urbanos y del aparato gubernamental, se desarrollan esquemas diferenciados de organización que permiten a sus miembros la satisfacción de sus intereses y aspiraciones:

Los sindicatos cocaleros, sustento del actual régimen y que están bajo el liderazgo del Presidente del Estado Plurinacional, reivindica territorios libres para el cultivo de la coca y su procesamiento y exigen la expulsión de cualquier control internacional sobre el narcotráfico.

En la región altiplánica, los ayllus definen de facto territorios libres para el contrabando y una pista expedita para mover mercancías de todo tipo, desde éste centro del continente hacia los países vecinos.

Millones de informales pululan por las ciudades vendiendo toda clase de mercancías del más diverso origen.

Miles de “cooperativistas mineros” explotan en forma precaria, con gran sacrificio y ninguna previsión ambiental y de contaminación, minas abandonadas y restos de anteriores explotaciones.

El dinero del narcotráfico aceita esta enorme economía informal.

Todos quieren el libre albedrío en su feudo, en su área de actividad y no aceptan un Estado y leyes que afecten sus intereses y su libertad de hacer sus negocios, que intente controlarlos y cobrar impuestos. Solo aceptan una ficción de Estado para la imagen internacional.

En la región del oriente, con una cultura más liberal y abierta al mundo y la innovación, al lograr finalmente integrarse vialmente a los mercados internos y externos, los grupos locales y emprendedores migrantes de origen nacional y extranjero, ampliaron rápidamente la estructura productiva agroindustrial y al momento es la región que garantiza gran parte de la canasta alimenticia del pueblo boliviano.

Una visión provinciana y falta de cultura política evitaron que la región oriental juegue un rol importante en la política nacional. El desconocimiento de ese mundo minero e indígena boliviano, abonaron este desinterés por la política nacional, en la que incursionan solo de manera sectorial para defender intereses coyunturales. Por otra parte una estructura corporativa-logiera destruyo toda posibilidad de surgimiento de una intelectualidad con pensamiento libre y moderno.

Por lo general no se percibe en el país la existencia de una visión nacional y de estadista y en los grupos y en los políticos, prevalece  la visión gremial, sectorial y local.

La población boliviana ingresa al Siglo XXI angustiada por los bloqueos y huelgas lideradas por los cocaleros en busca de tener un territorio libre para su producción y por diversos movimientos sociales buscando sus reivindicaciones. Gente de clase media desesperada pensaba que con el bloqueador en el gobierno vendría la tranquilidad, esto abono el ascenso del MAS y su triunfo electoral abrumador el año 2005.

El MAS es fruto de una exitosa ingeniería de las ONGs que aprovecha el desbande de los partidos políticos y el caos en que vive el país. Es así que usando un discurso populista, de reivindicación étnica y de nacionalización de hidrocarburos, logran el apoyo de diversos grupos de interés corporativo, indígena e ideológico. Importantes sectores urbanos atemorizados por el desorden cotidiano y buscando una salida al caos, apoyan también al líder indígena, quien logra mayoría electoral y asume el control del aparato del Estado.

El MAS con un pensamiento totalitario, toma control del país: del poder coercitivo (ejercito y policía), del poder judicial (fiscales y jueces), medios de comunicación estatal, tesoro nacional, prebendas y pegas gubernamentales y promueven una ficción de Estado democrático para lograr el reconocimiento internacional

El grupo estalinista-jacobino, con voluntad de poder y proyecto ideológico, se apodera rápidamente del proceso de cambio de raíz indígena y cocalera, utiliza la figura del indio y se alía a la estrategia de poder político continental del Socialismo del Siglo XXI. Estos ideólogos y operadores tiene una extraordinaria capacidad de manipulación y un cinismo absoluto, ellos siguiendo una concepción comunista (con el aditamento del discurso indigenista) quieren ejercer el poder total y manejar el Estado para perpetuarse y sobre todo, hacer sentir su poder.

Hasta la fecha han logrado el control de todos los poderes del Estado y los han centralizado en el Ejecutivo. Tienen control sobre los fiscales, jueces, policía y ejercito y los usan para perseguir y destruir toda oposición política, perseguir cualquier tipo de actitud y opinión adversa. Han condenado a la cárcel a toda autoridad contraria al régimen y obligado a exiliarse al resto.

Con el afán de iniciar una nueva historia a partir de ellos, de inventar el mundo a partir de ellos, estos sociópatas etno-comunistas tienen que destruir todo el pasado y se engañan pensando que todo lo que hacen perdurara. Desconocen y tratan de destruir cualquier avance realizado anteriormente en la construcción de institucionalidad, en gestión de gobierno, legislación e integración social. Durante la democracia se logro atraer inversiones y posicionar a Bolivia como un proveedor potencial de gas a nivel internacional. El país fue líder entre otros, del Desarrollo Sostenible, Manejo de Bosques y Gobiernos Locales con la Ley de Participación Popular. Durante una época el Tribunal Constitucional, la Corte Suprema, la Corte Electoral, las  Superintendencias fueron respetados y reconocidos; todo esto fueron importantes avances en la construcción del Estado Nacional, que señalan un rumbo cierto hacia una sociedad democrática.

El proyecto de construir un Estado Nacional desde las regiones y pueblos, que es una aspiración popular sobre la que se estuvo trabajando, ha sido dejado de lado y mas bien se conspira contra la Nación boliviana con su fragmentación en treinta y seis nacionalidades, a las que se impulsa volver a su  primitivismo, desconociendo la realidad de un mundo globalizado, de una cultura universal y de valores y derechos humanos comunes.

Al momento, después de una desastrosa gestión económica y pese a la coyuntura de altos precios de las materias primas que les permitió ingresos antes nunca percibidos; el hambre y la inseguridad se hacen patentes, la inestabilidad social, huelgas y bloqueos se multiplican y los intereses de los diversos grupos que se juntaron con el MAS para la toma del poder, están empezando a colisionar. El mayor éxito logrado irónicamente ha sido la expulsión de toda inversión extranjera en capital y tecnología y rifar la posibilidad cierta de constituir al país en un proveedor energético, usando el gas.

El MAS, de inicio unió diversos y dispares grupos que pensaron que juntos podían lograr sus objetivos, ahora estos han entrado en contradicción. El modelo estalinista-estatista esta chocando con la cultura y práctica comercial y capitalista de la mayoría de la población boliviana, con su apego a la propiedad como fruto de su esfuerzo, contra la libertad de buscar libremente sus mejores opciones.

Se nota una insurgencia de grupos de intelectuales indigenistas que han decidido expulsar a los comunistas q’ras y aspiran a gobernar ellos dando un salto al pasado mítico y establecer su preeminencia y su poder sobre todos los demás. Algunos pretenden aun mas, dar vuelta a la historia volver al ayllu  y expulsar a todo descendiente de europeo, difícil cometido en una sociedad mestiza.

La población urbana, que sufre en su vida diaria, los efectos de la pésima gestión y el permanente bloqueo y desorden empieza a rechazar el masismo. La gente con mayor acceso a la información conoce que el camino comunista y de estatización de las empresas no funciona y que esta aberración ya la abandonaron todos los que la sufrieron: Rusia, China, Vietnam, Corea del Sur y ahora Cuba.

A su vez el auge del narcotráfico esta generando dinero fácil, juventud drogada, pérdida de valores, proliferación de mafias vinculadas internacionalmente y un estado generalizado de violencia, inseguridad e indefección. Realidad ésta que los ideólogos jacobinos empachados de libros, de recetas fallidas e impulsados por un afán omnímodo de dominación no terminan de comprender.

Estamos pues ante un Estado inconcluso, no fallido pues no llego a nacer y ejercer su dominio sobre la geografía del país. Hoy es la oportunidad de que nuevas generaciones, intelectuales, trabajadores, comités cívicos y nuevos o renovados partidos políticos, tomen la posta para construir ese nuevo Estado que necesitamos los bolivianos, que necesariamente debe basarse en la cultura y el conocimiento.

Un Proyecto de país que nos una a todos, que mire al futuro, sin bloqueos mentales ni físicos, que inducen a los países vecinos a realizar la vinculación interoceánica, evitando pasar por este corazón del continente, que debería ser el de la vinculación e integración, no el de las huelgas y de la coca.

Un estado autonómico, democrático, de economía de mercado, respetuoso del medio ambiente y la diversidad e integrador de esa rica diversidad cultural y étnica que tiene Bolivia.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

Deja un comentario

Compromisos y estrategias del desarrollo cruceño

13/02/2010

Ovidio Roca

  1. ANTAÑO
  2. EL ESTADO DEL PACIENTE
  3. LA SOLUCION AUTONOMICA
  4. ANTAÑO

Mediante Ley de 15 de julio de 1938, del Tgral. Germán Busch y su ministro de Minas y Petróleo Dionisio Foianini, se otorgó regalías petroleras a Santa Cruz. Posteriormente las mismas que fueron retenidas por los sucesivos gobiernos hasta que las luchas cívicas de los años 56 y 57 recobraron estos recursos mañosamente apropiados por centralismo.

En los años 1960 a 1974, el Comité de Obras Públicas, tenía un presupuesto anual de alrededor de dos millones de dólares como producto de las regalías. Con estos ingresos el COOP tenía como misión realizar en la ciudad de Santa Cruz, los servicios básicos, agua potable, servicios sanitarios, pavimento y luz.

Los técnicos y profesionales, desde el Presidente al Portero, sentían que estaban construyendo el futuro de su pueblo y estaban orgullosos de trabajar en esta institución del pueblo cruceño. Es así que con dedicación con capacidad técnica, inteligencia, honestidad y trabajando sin límite de horario, usaron eficientemente los escasos recursos con que se contaba. Cada uno de los funcionarios tenía claro que el progreso de Santa Cruz vendría cuando aquí se radiquen inversiones: empresas, bancos, actividades productivas y comerciales, y una condición para ello es que haya condiciones mínimas para vivir, para radicar. Que se cuente con calles pavimentadas, energía eléctrica permanente, servicios sanitarios, infraestructura de transporte, aeropuerto, servicios de comunicaciones. Servicios que ya el Estado central había construido en las ciudades del eje andino, La Paz, Oruro, Cochabamba y Sucre, pero que Santa Cruz carecía.

Para organizar el crecimiento ordenado de la ciudad, que en la década del sesenta contaba con poco más de cincuenta mil habitantes, se inicia el año 1967 la implementación de un Plan Regulador Urbano, llamado Plan Techint, que planteó un diseño anular e hizo surgir el primer anillo. En base a este plan posteriormente se diseñó la red de agua potable, el alcantarillado cloacal y pluvial y el enlosetado de la ciudad. Nadie se imaginó que al cabo de cincuenta años con un crecimiento explosivo y desordenado llegaríamos a tener hoy esta nuestra ciudad caótica de más de un millón y medio de habitantes.

Por su lado, con esfuerzo y dedicación, ciudadanos notables impulsaron las Cooperativas de Teléfonos y Energía Eléctrica en las que participo todo el pueblo. El Servicio de Agua Potable y Alcantarillado, SAGUAPAC, obra del COOP y luego convertido en Cooperativa ha llegado a ser una empresa reconocida internacionalmente por su eficiencia y cuidado ambiental.

El empresariado por su parte fortaleció su institucionalidad, se creo el Banco de Santa Cruz, se desarrollaron las Asociaciones de Productores, se desarrollaron la industria azucarera, de oleaginosas y la ganadería bovina y aviar y la Universidad Privada (UPSA). Se impulsó internacionalmente la FEXPO, como ventana empresarial de Santa Cruz.

Mientras avanzaban las obras de infraestructura, ya desde el año 1968 se pensó ampliar las competencias del COOP para incursionar en actividades de desarrollo productivo en las Provincias, e inspirado en las Corporaciones de Desarrollo existentes en Colombia se diseño la estructura y normas de una Corporación Regional de Desarrollo para Santa Cruz. En 1975, se concluye el Diagnóstico Departamental, planteando su regionalización y culmina el año 1976 con la elaboración de la “Estrategia Regional de Desarrollo Socioeconómico para Santa Cruz” que señala el rumbo a seguir.

Para incursionar y ampliar el impacto modernizador en las provincias, además de dotarlas de servicios básicos de luz y agua se decidió (inspirado en la teoría de los polos de desarrollo de Francois Perroux), la instalación de actividades industriales en provincias aprovechando las ventajas competitivas de algún recurso que existiera en el área. La idea fundamental, al margen de realizar la actividad productiva, generar mercado para los productores y vender los productos, fue promover un polo de atracción y modernidad. La instalación de empresas industriales, dinamiza las actividades de otros emprendimientos, atrae nuevas inversiones y sirve de modelo y estímulo a los emprendedores. Instalar una industria en una pequeña población provincial, reunir un conjunto de profesionales y actividades técnicas modernizantes, mostrar una administración profesional, reunir contadores, ingenieros, mecánicos, electricistas, arquitectos y constructores, operarios y técnicos de todo tipo, impacta sobre los pobladores, se aprende a realizar contratos y convenios escritos, acostumbrarse al cumplimiento de la jornada de trabajo, etc. y muestra y enseña lo que significa una cultura de organización empresarial. Ya en Santa Cruz habíamos tenido una experiencia similar con la Gulf Oil Company (nacionalizada en 1969), empresa donde se formó gran parte de la gerencia y profesionales que luego trabajaron en las cooperativas, bancos e industrias locales.

Con el apoyo de una consultora Argentina, el COOP realizo la identificación de “Diez Proyectos Agroindustriales”, las condiciones fueron que el presupuesto de inversión no debería sobrepasar los doscientos mil dólares de inversión y además de ser rentables esas empresas deberían tener un tamaño y acorde con su localización para no agredir el área. No olvidemos que el presupuesto anual del COOP era de dos millones de dólares.

Los Estudios de estos Proyectos estuvieron concluidos alrededor del año 72 y de ellos luego se implementan tres: Fabrica de queso en San Javier, Harina de Maíz en Mairana y Alimentos Balanceados en Portachuelo, todos estos siguen operando exitosamente en manos de la iniciativa privada. Lamentablemente este enfoque fue posteriormente dejado de lado.

A finales del año 1971 se había instalado un nuevo gobierno y un nuevo equipo técnico en el COOP, el que es favorecido por dos circunstancias: la producción de petróleo en Santa Cruz había crecido rápidamente y el año 1973, por acción de la OPEP se incrementó el precio del petróleo sobre el cual se calculan las regalías, subiendo de 2 dólares por barril a 15 dólares, y como consecuencia los ingresos del COOP tienen un salto impresionante a más de treinta millones de dólares anuales.

El año 1978 sobre la base de los estudios realizados por el COOP se crea por Decreto Ley, la Corporación de Desarrollo de Santa Cruz cuyo objetivo es promover el desarrollo económico y social del Departamento mediante la “planificación regional”, la realización de estudios, la elaboración de programas y proyectos así como su ejecución e implementación.

Los mayores ingresos por regalías hacen que las presiones, para ejecutar rápidamente grandes inversiones, se incrementen. La presión de lobbystas dentro del Directorio del COOP, así como de las empresas interesadas en la ejecución de los proyectos, obligan a incursionar en grandes proyectos, basándose en algunos estudios ya elaborados bajo otras circunstancias económicas, y por la premura se decide hacer lo impropio e inadecuado en la ejecución de Proyectos. Se aumenta, se multiplica directamente el tamaño de los mismos y así también se multiplica por diez o más la inversión. Total había plata, estábamos en la época de la bonanza. La época de la austeridad, el trabajo metódico y de sacarle rédito al centavo había concluido, ahora pasamos al dispendio.

Un Proyecto como la Hilandería de Algodón se rediseña y aumenta de tamaño a la rápida y pese a la oposición del nuevo y recién posesionado Presidente de la Corporación se adjudica en una suma millonaria, ese proyecto durante su operación perdió otra ponchada de millones y al final tuvo que ser vendida a precio de gallina muerta.

Otro proyecto estratégico y diseñado para apoyar la construcción de la infraestructura cruceña fue el de la Fábrica de Cemento de Yacuces. Este proyecto estaba ligado a las negociaciones que el gobierno nacional llevaba a cabo con el Brasil para la venta de gas, pues sabemos que la energía forma la mayor parte del costo producción del cemento y esto era el gas. Pero actitudes chauvinistas andinas, iguales a las de “ni una molécula de gas a Chile”, hicieron fracasar las negociaciones de venta de gas y postergaron el desarrollo cruceño y nacional por décadas. Sin embargo como este proyecto de cemento tenía proveedores y lobbystas poderosos que pugnaban por que se ejecute y aunque se sabía que era inviable por la falta de combustibles, el proyecto siguió durante mucho tiempo hasta que murió por cansancio.

Se realizaron también en esta época logros importantes como el Aeropuerto de Viru Viru, El Parque Industrial, Proyecto Pladerve en San Ignacio de Velasco, la construcción de la carretera a Trinidad, La infraestructura de caminos para la expansión agrícola hacia el Este con el Lowland, etc.

Era la época en que Santa Cruz se deslastro del trauma centralista y con aciertos y errores asumió y se decidió avanzar en forma autónoma y firme hacia su futuro. Se fijó un rumbo y todos nos dedicamos a trabajar, sin grandes discusiones políticas e ideológicas, lo que importaba era la gestión y el logro. El gran pecado fue carecer de una estrategia de integración con los mercados nacionales e internacionales, de no asociarnos por ejemplo con nuestros vecinos: Matogroso, Córdoba, Asunción y con los polos de países desarrollados de ultramar y buscar convertirnos también en un polo tecnológico, industrial y energético en el centro del continente.

En 1995 por la mendaz Ley de Descentralización se transfieren las competencias del Cordecruz a las Prefecturas y allí empieza una otra historia.

Aprovecho este recordatorio, esperando que la memoria no me falle, para hacer llegar mi homenaje y reconocimiento a esa pléyade de trabajadores, técnicos y profesionales del COOP y Cordecruz, que con mística, dedicación, honestidad y profesionalismo construyeron las base del Santa Cruz de hoy. Solo quiero mencionar tres nombres de amigos cercanos de las épocas del COOP: Federico Paz Limpias, Ulrich Reye y Rolando Aguilera Pareja, aunque podían ser muchos, muchos más.

* Sigue, II. Hogaño

  1. EL ESTADO DEL PACIENTE

El MAS es un purgante que vamos a tener que tragar para curar el organismo social de nuestro país. Tenemos que expurgarnos del mal uso que hemos hecho de la actividad política, no para servir al ciudadano, sino para beneficiarnos, para enriquecernos. Y no se trata solo de la denostada “clase política” se trata de todos nosotros, los que pensamos que somos demasiado limpios para mezclarnos en esas pellejerías de la política, y también de los indiferentes, los que no se meten y creen que criticando y quedándose tranquilos cumplieron su tarea. Se trata de todos nosotros, pues la política es una responsabilidad de cada uno de los ciudadanos que vivimos en comunidad.

Seguramente no entregaríamos el manejo de una venta de picolé o mocochinchi, a cualquier neófito, pero sí lo hacemos con los asuntos del Estado, del patrimonio, la libertad y la vida de los ciudadanos. Para ser funcionario de una entidad y manejar millones de dólares y el destino y el futuro de la gente solo se exige ser del partido; no preocupa la idoneidad, ni se necesita saber, tener estudios ni practica de gestión pública o privada ni haber aprendido algún “oficio”.

Debemos empezar a pensar que la política (politikós: arte de gobernar la ciudad) no es tratar de destruir a los opositores y apoderarse del poder para ocupar espacios en la administración pública y lucrar de ellos. Asimismo comprender que hoy en el mundo de la globalización, ya no es el Estado Nacional, sino la Región-Estado el motor de la economía y de lo social y no se trata de proponer la disolución del Gobierno Nacional, sino de realizar cambios radicales en su estructura y competencias que le permitan asumir nuevos roles en las políticas públicas y en los ámbitos de la globalidad. Necesitamos igualmente cambiar nuestra mentalidad y liberarnos de la dependencia y cultura centralista

Por esto creo que debemos usar este castigo llamado MAS, para purgarnos de ese “empacho” y expulsar afuera toda corrupción del cuerpo social y empezar a construir una sociedad justa y equitativa y eficiente. Un Estado donde el ciudadano pueda vivir y progresar en paz y tranquilidad, y con la confianza de que su trabajo y el fruto del mismo será reconocido y respetado, y que su hijos podrán educase y aprender a ser hombres de bien.

En este momento es difícil competir por el poder político con el MAS, pero es necesario hacerlo para templar a la verdadera oposición. Por ahora la predica racial, el resentimiento, la revancha de los quinientos años, han calado hondo y todavía convence a mucha gente, especialmente a los que se asumen “originarios”. Los estrategas comunicacionales que apoyan al MAS han logrado que Evo encarne y exprese todo este resentimiento racial y de exclusión y se identifiquen con él.

Sabemos que lo étnico no es el problema, es la excusa que usan para obtener apoyo a sus delirios de poder y gloria y para eso soliviantan y enardecen al pueblo, promoviendo confrontación, luchas raciales y regionales. Lo que sí es el problema, es que estos líderes bárbaros y retrógrados, solo miran para atrás y aplican mecanismos y formas fracasadas para manejar la economía, los derechos de los ciudadanos y las relaciones internacionales del país.

Una otra parte de la población de los “originarios contemporáneos”, cuando ve a los gobernantes del cambio, imponiendo y haciendo uso abusivo y discrecional del poder; sintiendo un natural temor buscan la forma de sobrevivir y se afilian y se une al ganador, para protegerse y también para medrar y hacer negocios.

Pero cuando el pueblo vea que sus negocios no avanzan, que las pegas no alcanzan para todos, que el país se aísla del resto del mundo, que el circulante comercial producto del mercado cocalero decae; empezaran los cuestionamientos. No olvidemos que las llamadas ahora naciones quechua y aymara están en la etapa del capitalismo salvaje, eso del retorno al ayllu y otras lindezas son elucubraciones de algunos antropólogos y sociólogos. El pueblo aymara y quechua es comerciante, se mueve en los mercados nacionales e internacionales y conoce sus atajos y tendencias con más eficiencia que un doctor de Harvard.

Hay de parte del gobierno un decidido empeño en promover la estatización de las empresas e instalar otras nuevas estatales, las que de inicio generan negociados y pegas, pero como la empresa pública ignora los costes y venden con subsidios, solo sobreviven apoyándose en el erario nacional hasta que lo agotan y así disparan la inflación.

Pero la política y quizá la más relevante que sostiene a Evo, es la permisividad que se otorga a la economía informal, que constituye más del setenta por ciento de la economía del país: contrabando, coca, narcotráfico, transporte y comercio ilegal, etc. Pero el momento que los países vecinos y especialmente Brasil y Chile decidan exigir a Bolivia poner freno del cultivo de coca y el narcotráfico, los mercados se le harán más dificultosos y afectara a ese flujo de dólares que hace funcionar ahora a la economía informal y alimentar con sus excedentes, especialmente al comercio, el transporte y la construcción dando una sensación de bonanza.

A su vez el frente de apoyo externo se les achica, ya salió la Bachelet que tenía a Evo engatusado, pronto lo hará Lula y Brasil tendrá un presidente a la altura de su merecido liderazgo internacional, Cristina se cae a botox. Chávez cada vez más enloquecido y guerrerista por su crisis económica caerá cuando exista un medio, una fuerza, que permita a los venezolanos hacer la transición con seguridad y sin sangre.

Por todo esto el actual discurso y fortaleza del MAS se ira desgastando, porque al final lo que el pueblo quiere es “vivir bien” y es conocido que cuando la gente está satisfecha, está prosperando, se siente libre y con confianza en el futuro, los falsos problemas del enfrentamiento étnico desaparecen.

Por eso creo que por ahora es mejor que dejemos que este puchero, esta olla podrida se cocine por un rato en su propia salsa, pues más pronto de lo que imaginamos, el experimento masista se resolverá por el desastre: la economía, la crisis y la miseria liquidaran al MAS, porque carecen una plataforma y visión económica competitiva, productiva, basada en inversiones y tecnología, vinculada al mercado global y generadora de empleo formal y permanente que es lo que exige el mundo moderno.

Mientras el MAS está cavando su propia fosa, al destruir, enfrentar y empobrecer el país y generar violencia delincuencial, producto del desempleo y el narcotráfico, es necesario estar preparando las estrategias planes y proyectos para la recuperación económica del país y su institucionalidad. En cada una de las regiones autónomas debe constituirse un Estado Mayor impulsado por los partidos políticos, los que deben recuperar su rol y lograr la credibilidad mostrando ya desde ahora un accionar coherente y responsable. Se trata entonces, que desde lo local, desde el Departamento, la institucionalidad política ofrezca una propuesta viable para que el ciudadano pueda vivir mejor, con seguridad, con prosperidad. Se trata de proponer una visión local y global y un programa pensando en los desafíos para el siglo. Una visión de economía sostenible y un programa de gobierno sustentado por un equipo de gente idónea, honesta, bien formada en las modernas tecnologías y con experiencia en el arte de la gestión pública.

Yo creo que pronto, los k`aras, cholos, cambas, chapacos, vale decir este mestizaje bautizado recientemente por los sesudos intelectuales del MAS como “interculturales” y ahora “originarios contemporáneos” entenderá que este conjunto variopinto somos los bolivianos y que solo tendremos futuro cuando trabajemos juntos en el ámbito de la democracia y el libre mercado.

  1. LA SOLUCION AUTONOMICA

Ovidio Roca

Los bolivianos nos enfrentamos a una disyuntiva: damos un salto al pasado, al autoritarismo, al comunitarismo, al estatismo, al centralismo político y económico, o avanzamos hacia adelante, al futuro con democracia, libertades civiles, autonomía y libre economía.

Como proyecto de cambio, los masistas ofrecen un socialismo entrampado en el paradigma extractivista, cuando ya vivimos una nueva etapa de la historia de la humanidad, un nuevo paradigma económico que ha demostrado que la prosperidad y la riqueza ya no dependen de los recursos naturales existentes: gas, minerales, madera (al contrario ahora se habla de la maldición de los recursos naturales), sino de la capacidad humana de crear, de la inteligencia, la ciencia, innovación, la tecnología, el conocimiento e información. Y peor aún nos ofrecen un socialismo comunitario teñido de odio y racismo.

Practican en lo internacional una política de encuevamiento y de odio hacia las sociedades modernas, sin entender que vivimos ya en un nuevo mundo, el de la información y comunicación instantánea y en el cual difícilmente podemos escapar a la globalización. Donde no podemos aislarnos de las corrientes de la historia y como señala Kenichi Ohmae, ésta se orienta a la emergencia de las Regiones Estado, de lo local y lo global, la descentralización, las autonomías regionales.

Hoy en el mundo de la globalización, ya no es el Estado- Nación sino la Región-Estado, el motor de la economía, tanto en lo económico como lo social. Y no se trata, vale aclarar, de la disolución del Gobierno Nacional sino de realizar cambios radicales que le permitan a éste asumir nuevos roles para una nueva realidad. Dejar de lado la mentalidad del viejo Estado Nación, burocrático y centralista y pasar a orientar su accionar al ámbito internacional para buscar soluciones a los problemas globales- locales: cambio climático, estabilización de la población mundial, aplicación de tecnologías ambientalmente sanas, educación para el desarrollo, generación de riqueza y su mejor distribución; y a nivel nacional sistemas de regulación que cuiden la sostenibilidad de las actividades económicas, cumplimiento de la responsabilidad empresarial y el cuidado ambiental.

Si efectivamente queremos entrar en la modernidad y el desarrollo, todos necesitamos urgentemente cambiar de visión, definir y aplicar nuevas políticas públicas, especialmente aquellas relacionadas con el conocimiento, la educación, la innovación y la vinculación con el actual rumbo democrático de la humanidad. Y es desde las regiones, desde los Departamentos autónomos, los que basados en su propia realidad local, que debe enrumbarse el destino de sus ciudadanos, con líderes que propongan estrategias y metas concretas de desarrollo sostenible, de manera de establecer una plataforma Departamental de trabajo donde la gente tenga libertad y las condiciones para luchar y trabajar sin trabas por su bienestar y prosperidad.

De lo que se trata es de crear un Departamento Autonómico que en sus ámbitos público y sector productivo privado, sea más eficiente y que ambos trabajen coordinadamente, mirando a los mercados vecinos y globales, buscando colocar la producción local y atraer nuevos socios e inversionistas a la región. Un Gobierno Departamental, que cuente con políticas públicas integrales y participativas y sobre todo con capacidad de gestión, apoyado en servidores idóneos, profesionales, eficientes, bien remunerados, que periódicamente rinden cuenta de las metas que se le establecen y que manejen el idioma internacional de los negocios el internet, el inglés y el portugués.

Un Estado Autonómico volcado a dar soluciones concretas a sus ciudadanos que están por demás hastiados del discurso politiquero y confrontacional. Ciudadanos que demandan soluciones a problemas concretos y cotidianos: falta de trabajo, inseguridad personal, deficiencias del transporte y locomoción. Amas de casa que quieren mercados ordenados, limpios y abastecidos, servicios básicos de agua, alcantarillado, deposición de basuras, energía, en fin, pueblo que quiere acceso a la educación moderna, a la salud, la recuperación de sus derechos perdidos y fundamentalmente el respeto a su persona, su libertad y sus bienes.

Para construir esto se necesita los líderes del Siglo XXI, que deben ofrecer a sus ciudadanos una alternativa para reencontrase con la esperanza. La mera denuncia y la actitud reactiva y retórica a las acciones del Estado centralista deben dejar de ser el eje articulador del discurso y más bien deben reafirmar y cultivar una propuesta departamental y global, basada en una identidad local que reconociendo las diferencias étnicas y de clase, las integran creativamente en la construcción de un futuro común y compartido.

Los líderes de la Región-Estado, el Gobernador del Departamento Autónomo y los Alcaldes de los Municipios deben proponer a sus ciudadanos, políticas publicas claras, una visión convincente de desarrollo sostenible y metas concretas y medibles, y luego dedicarse integralmente a la gestión para cumplir el objetivo global del Gobierno Departamental, cual es mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, aprovechando sus propias potencialidades y atrayendo los talentos y recursos de la economía mundial.

Los líderes Departamentales deben usar el marketing para “vender” su Departamento, su Ciudad, defender las cualidades distintivas de su región y las bondades que ofrece para una posible inversión en ella. Una Región-Estado no sólo es un buen lugar para hacer negocios, sino también debe ser un lugar atractivo para que inversionistas y técnicos vengan no solo trabajar sino a vivir y criar sus hijos.

Actualmente en el mundo hay en abundancia capital y tecnología y necesitamos atraerlos a la región, al Departamento para generar empleo y riqueza. El tema ahora no es solo el saber hacer, tener la experiencia (Know how), sino saber quién sabe o quien tiene la información sobre este tema (Know who), traerla y utilizarla. Muchas veces es más conveniente y económico resolver los problemas locales utilizando los recursos mundiales y ahora podemos hacerlo rápidamente por la facilidad de la comunicación.

Buscamos atraer inversionistas que no solo traen recursos, sino también tecnología, conocimientos de gestión moderna, experticia de mercados. Inversiones y tecnología que crea nuevos empleos, y que fruto de su actividad productiva genera más impuestos para el Departamento. Estos inversionistas tienen muchas alternativas, no tienen la obligación de venir a Bolivia o Santa Cruz y solo lo harán si les ofrecemos condiciones adecuadas y seguridad para su inversión.

Para ser atractivo y exitoso, el Estado Autonómico debe contar con seguridad jurídica y seguridad física; normas que no pongan trabas al mercado, normas uniformes, adecuadas a los avances científicos y tecnológicos; una moderna y eficiente estructura de transporte, comunicaciones, aeropuerto internacional, puerto de salida y entrada a puertos marítimos (Puerto Bush), institutos politécnicos, universidades modernas, servicios profesionales esenciales, redes bancarias, red satelital, internet.

Por ahora los bolivianos enfrentamos un gobierno totalitario con una propuesta de cambio fracasada y volcada al pasado, sin embargo una parte del pueblo esta todavía ilusionado y necesita el tiempo necesario para descubrir, sintiendo en carne propia, que las promesas de soluciones revolucionarias y mágicas que le ofrecen no son tales. Esto será pronto, cuando sientan que aumenta el desempleo, disminuye la comida, aumenta la delincuencia y el narcotráfico, diminuye la salubridad, su propiedad es avasallada y entonces descubre que los masitas con su promesa de cambio lo han estado manipulando, engañando, y embaucando. Necesitamos paciencia, pero también dedicación y propuesta y si queremos avanzar en democracia y economía necesitamos de proyectos políticos locales y nacionales que preparen la transición a la democracia luego del fiasco del comunitarismo racista.

Las próximas elecciones de gobiernos locales, son un reto para que nuestros representantes promuevan y difundan el proyecto autonómico y luego desde esas instancias de gobierno demuestren con el ejemplo y la gestión cotidiana que esta forma descentralizada y democrática de organizarse es más efectiva y que brinda mejores condiciones de vida a los ciudadanos, pues de eso se trata. La propuesta cruceña en las elecciones para gobernador y alcaldes debe reflejar el espíritu y cultura autonomista del Camba: la libertad, el trabajo, la prosperidad para todos los que quieren esta tierra y viven y progresan en ella, donde son cambas todos los que aportan al progreso, los que profesan una visión de confianza en su esfuerzo, en su trabajo, vinculados al progreso, abiertos al mundo y al futuro.

ovidioroca.wordpress.com

Deja un comentario

MITOS Y MENTIRAS QUE AYUDAN A ENGAÑARNOS

Ovidio Roca

Los políticos y especialmente los populistas, trabajan apelando a la emoción y no a la razón, por esto suelen minimizar los problemas económicos y técnicos de la sociedad y creen que con promesas y discursos voluntaristas van a resolver los asuntos que requieren de trabajo, conocimiento y ciencia. Esta estrategia de los políticos se aprovecha de la conocida propensión de las personas por guiarse por las ilusiones y las esperanzas, pues si no fuera así no tendríamos políticos demagogos y tampoco licenciados maniobreros, saca suertes, yatiris y curanderos.

Olvidamos que el objetivo personal es el de una vida creativa, plena y grata en sociedad, para lo que necesitamos una formación integral basada en principios y valores éticos, que propicien la educación de los ciudadanos y también con aquellos que impulsan el conocimiento técnico y científico, la innovación y la competitividad para que las personas puedan desarrollar todo su potencial.

En nuestras escuelas, seguimos impartiendo una educación formalista y memorista, cuando necesitamos formar a los jóvenes para afrontar el futuro en un mundo cambiante, cada vez más interrelacionado y que avanza a grandes saltos impulsado por la ciencia y la tecnología.

Como información, el nuevo Índice Mundial de Innovación, publicado por el INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, sitúa Bolivia a la cola, en el puesto 117 de un total de 126 países a nivel mundial y como el menos innovador de Sudamérica con excepción de Venezuela.

Como ejemplos del estilo de la propaganda gubernamental, distorsionadora y envolvente, están las informaciones sobre el control presupuestario en las que solo se refieren a la cantidad de la inversión pública y no a los resultados, ni a la calidad y oportunidad de la misma; se preocupan por medir la ejecución, el gasto, pues el que gasta todo y se endeuda en esta lógica plurinacional es el capo; pues no interesa el producto como realmente lo valora una buena ama de casa que compra lo necesario, al menor costo y de la mejor calidad.

También hablan del PIB, aunque el pueblo no conoce este índice, o no le cree o poco le interesa, pues lo que ellos ven y sienten es el cómo la economía afecta sus tripas y su calidad de vida.

En ese juego de indicadores y estadísticas, nos dice un Ministro que estamos felices con el bajo índice de desempleo: 3.3%, aunque sabemos que en los países con un gran mercado laboral informal (el nuestro bordea el setenta por ciento) una baja tasa de desempleo solo señala que “la gente se las busca” en mercados de trabajo precarios e informales y hasta delincuenciales. Tampoco se habla ni se toma en cuenta la calidad, la estabilidad y los beneficios sociales de la fuente de empleo.

Pero lo que es incomprensible es que luego de conocida la hilacha de los gobernantes populistas y de haber sufrido por el fracaso de su mala gestión, la gente se empecine en seguir apoyando algo que sabe o debería saber que no funciona para bien. La conclusión es que en una población enferma de populismo, mientras la economía y la crisis no toque fondo, no aceptara cambiar de modelo lo que confirma el dicho: “Todo pueblo tiene el Gobierno que se merece”.

El reto es que luego del triunfo del: ¡Bolivia dijo No!, pasemos a: Construyamos una nueva Bolivia democrática, próspera y sostenible para todos.

ovidiorocawordpress.com

, , ,

Deja un comentario

LA GENERACION ACTUAL Y EL POPULISMO COCALERO

Ovidio Roca

En el 2006, el MAS inicio su gestión de gobierno aplicando una receta socialista, populista y estatista que llamó Proceso de Cambio. Una receta que lleva invariablemente al mismo puchero (lloriqueo): destrucción de la libertad ciudadana, de la institucionalidad, de la economía, la ética y la cultura de vida de los ciudadanos.

El Proceso aplica el Capitalismo de Estado y se orienta hacia el  extractivismo de productos naturales y minerales, bajo la creencia populista de que la riqueza es un producto que se extrae, que se explota y no una creación de la cultura, de la innovación y el trabajo humano.

Se crea una enorme burocracia de partido y como consecuencia se dispara el gasto público y los subsidios. Las instituciones se agrandan, engordan y pierden en calidad, eficiencia institucional y honestidad de los funcionarios.

Cada día se fabrican miles de leyes y reglamentos que sirven para que la burocracia ya sea judicial, policial o administrativa se enriquezca, atemorizando y extorsionado al ciudadano y como consecuencia crece la informalidad, el contrabando y así la carga impositiva solo recae sobre unas pocas empresas formales que penosamente subsisten.

Los escasos opositores que logran acceder al control democrático de alguna institución pública son continuamente boicoteados  y desestabilizados, hasta que logran defenestrarlos, encarcelarlos o exiliarlos. Esta práctica genera una situación de precariedad, debilidad, inseguridad e inestabilidad de las instituciones.

Esto es lo que se llama Proceso de Cambio (pero no para mejor), que modela en la población una cultura de anarquía, huelgas, bloqueos, destrucción de la institucionalidad y sobre todo entroniza la desconfianza.

Como resultado el pueblo no confía en las autoridades ni en las instituciones y lo hacen con razón, pues saben que éstas solo responden al dinero y las órdenes del poder y esto conduce finalmente a una total ausencia de confianza en las leyes, normas e instituciones.

La población formada en este ambiente no respeta las normas ni a las personas, ahora diariamente pululan grupos de agitadores que no argumentan ni justifican sus demandas; solo exigen y su único argumento, su razón, es la fuerza.

Cuando el Gobierno tomo el poder el año 2006, coincidió con una época de buenos ingresos nacionales (por los altos precios del gas y los minerales) por lo que de inmediato entra en una borrachera de gastos y corrupción. No se piensa en el futuro y pese a que le aconsejaron la creación de Fondos de Ahorro e Inversión (como los Fondos Soberanos que manejan varios países europeos) siguiendo la lógica de ahorrar en “época de vacas gordas”. Recordemos que esto es lo que aconsejo José al Faraón de Egipto, un consejo que no le dio el Licenciado al Faraón Chapareño.

El Gobierno populista es centralista, se apropia de alrededor del setenta por ciento de los recursos del país y mantiene bajo su control a todas las instituciones de Estado. A nivel local los grupos corporativos con aval del Gobierno hacen exactamente lo mismo y se enquistan en las instituciones y las manejan para su provecho. Utilizando los recursos recibidos por el gas, más los del gran endeudamiento, realizaron malas y corruptas inversiones para gusto del Jefazo y ganancias y comisiones para sus seguidores: coliseos, canchas de fútbol, museos, palacios, aviones, helicópteros, son juguetes para solaz del Faraón Chapareño.

El MAS viene adoctrinando a la población diciéndoles que el Estado es el principal proveedor y el Faraón andino el único distribuidor de dadivas y castigos y que la forma de conseguirlo es con su adoración y apoyo abyecto; o en la versión Chapareña, con el reclamo movilizado pues el que no llora no mama. Una práctica en total contraposición con lo que se entiende como función de un Estado Democrático, cual es garantizar el pacto social y contribuir al bienestar, la paz y seguridad ciudadana.

No logran entender y tampoco les interesa saber, que con los inmensos recursos a su disposición en estos trece años, tuvieron la oportunidad de transformar la economía prevaleciente; primaria, extractivista y volcada a las materias primas, hacia  una economía diversificada, de modernas tecnologías y de prácticas ambientales sostenibles. Tampoco entienden, y esto por ser contrario a su visión ideológica, la importancia de tener un Estado mínimo, regulador y un sistema de mercado que asigna los recursos; modelo que llevó a los países del norte de Europa a alcanzar para sus ciudadanos, uno de los más altos niveles de bienestar y progreso.

Ahora que viene la época de las vacas flacas y de pagar las deudas, la difícil tarea que corresponderá realizar al próximo Gobierno es bajar el gasto público, mantener la disciplina fiscal y monetaria, reestructurar el Estado, disminuir la cantidad y  mejorar la calidad de los funcionarios públicos y aplicar un sistema tributario que no castigue al contribuyente. El objetivo es que la economía gane en competitividad; evitar que se deprecie la moneda y que los salarios reales crezcan por esa mayor productividad de la economía. Esto demanda creatividad y esfuerzo y a la larga construye economía sostenible y bienestar ciudadano.

Por la experiencia vivida sabemos que el pueblo de mentalidad populista, se opondrá a esta receta de trabajo y responsabilidad y lo hará “hasta las últimas consecuencias”, como lo vemos hoy en la Argentina. Un dato preocupante sobre la enfermedad populista y la estupidez humana, lo vemos en Venezuela un país que sufre una de las peores miseria y crisis social, y cuando la gente es consultada en un setenta por ciento dice que el Estado debe manejar la economía y las Empresas públicas.

Sin embargo no todo está perdido, frente el vacío y la inconsistencia de una oposición que aparentemente claudicó en la lucha contra el populismo, la autocracia y la impostura, surge una nueva generación; jóvenes que usando las nuevas tecnologías de información y comunicación están conformado las plataformas ciudadanas, unos nuevos espacios democráticos y de participación en las que hablando de una forma clara y valiente le dicen al gobierno, que Bolivia dijo No, que están violando la Constitución y los principios democráticos. Ellos son persistentes, creativos y con un nuevo lenguaje han conseguido la sintonía con los sentimientos de la población. Ahora corresponde pasar de la denuncia y la protesta hacia la propuesta y la consolidación de una alternativa de conducción del país.

 “Yo soy un masista, un politiquero de doble discurso, hablo del proceso, proceso de cambio, pero no cambia nada. Antiimperialista, pero vende patria, no hay nadie como yo”. Canción del folklore plurinacional.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

ANDREINA DE RETORNO A JOAO PESSOA, PARAIBA

Andreina Roca Aguilera

Desde Curitiba con mis abuelos Pilar y Ovidio, nos fuimos en avión a Joao Pessoa. Estaba muy emocionada por llegar y ver a mis amigos del Condominio Jardim do Cabo Branco, León, Virginia y Ginebra; llegamos a media noche, me puse mi pijama y a dormir.

Al día siguiente en la mañana fui a la piscina y me llene de alegría porque encontré a mis amigos y se me hacía muy fácil hablar con ellos en portugués porque mi abuela Pilar me enseño.

Al otro día fuimos al Jardím Botánico y Zoológico que está en el Centro de Joao Pessoa, es muy grande y muy bonito tiene muchos senderos entre los árboles y también animales, allí conocí elefantes muy grandes, también hay leones y hurinas, monos, pericos, víboras, también hay un museo donde va la gente y muchos grupos de  estudiantes a aprender.

Había estado tanto tiempo al sol en Curitiba que me salieron unas ronchitas en toda la espalda y en mis brazos, por lo que no iba a la piscina, pero pronto se salieron y peleché y desde entonces fui todos los días. Como tengo problema de oídos me empezó a doler el izquierdo, yo lloraba y me llevaron al médico que me dio unas gotas y un remedio horrible para tomar y ya no me zambullía para que no me duela.

Fuimos muchas veces al mar, el abuelo Ovidio me sacaba fotos y yo me metía al mar y saltaba las olas. Comprábamos coco helado y maní.

Con mis amigos fuimos a Cabedelo, al rio Paraiba, a ver el Por do sol. Allí Jurandy do Sax al atardecer toca el Bolero de Ravel con el saxo. Él va en una canoa y pasa cerca de las lanchas donde están  los turistas que han estado navegando por el rio y luego se acercan al puerto para ver y escuchar a Jurandy. Yo escuche apenas pues por el viento en el rio estaba llorando del dolor de mí oído y cuando desembarcamos me llevaron directo al médico.

Con el papá de León y su mamá Francesca, fuimos a un lugar muy hermosos en el Litoral Sul de Paraiba, escalamos las montañas que están al lado de la playa y luego en la playa charlamos con un pescador y nos sacamos fotos. Mi abuelo me saco una foto cuando estaba saltando las olas y parece que estoy volando.

Me gustaba ir al centro de Joao Pessoa que es muy bonito y muy colorido,  me gustaba ir a Mac Donald a comer hamburguesas porque en Santa Cruz no hay Mac Donald y a las tiendas para comprar muchas cosas. Yo compre regalos, para mi mama un perfume, para mi papa una almohada donde se ponen vasos de sodas y un recipiente para las pipocas y para mi hermanita un taper como un vaso que tiene tres lugares para guardar golosinas.

Fuimos a muxima a bucear, el paseo por el mar en la lancha es muy bonito y lejos en el mar llegamos a un lugar como una playa hundida, que es pandita cuando baja la marea y se ven los peces que viven en los corales. Y no me anime a bucear por mi oído y además el agua estaba un poco turbia, pero me la pase súper bien.

Mis mejores amigos son León, Virginia y Ginebra. Me invitaron al cumpleaños de Ginebra y le regale una caja gigante que tiene todo lo que se necesita para dibujar.

Estuvo muy bonito el viaje y me divertí mucho pero es hora de volver a Santa Cruz, me la pase súper bien.

ovidioroca.wordpress.com

 

Deja un comentario

DISQUISICIONES BIZANTINAS EN RITMO PLURINACIONAL

Ovidio Roca

COCALEROS

Los movimientos sociales cocaleros que surgen en el Chapare, se forjaron en un mundo hostil y duro luchando contra las fuerzas de la naturaleza y los anteriores Gobiernos y todo esto en defensa de sus crecientes plantaciones de coca; cuyo precio y demanda es impulsada por las narices del mercado mundial de la cocaína.

En su lucha son prácticos y se guían por una sola y única ley;  la defensa de sus propios intereses y así los escuchamos decir refiriéndose a las leyes nacionales: “esa será su ley, pero no la nuestra”.

El mecanismo utilizado en esta lucha contra sus detractores y principales enemigos como la ley gringa 1008; es la presión y el chantaje contra las autoridades gubernamentales y el amedrentamiento de la población civil.  Movimientos que son caracterizados por las marchas, bloqueos, huelgas de hambre e inmolaciones; un espectacular ritual de sacrificios para todos: actores y espectadores y una exitosa estrategia que los llevo a conquistar el poder.

En su accionar no se preocupan ni respetan los derechos de los otros ciudadanos que son afectados por sus movilizaciones y bloqueos, tanto en su libre tránsito como en el transporte de sus productos y con un alto costo para todos los ciudadanos.

Esta práctica cotidiana de movilizaciones, conforma una mentalidad, una cultura de la desconfianza que los induce a “sentir” que las Leyes y Convenciones, que tanto las instituciones internacionales como el Gobierno invocan, carecen de sentido y de justicia por lo que las ignoran y combaten pues afectan su economía, su forma de vida y por tanto no deben ser acatadas. En los permanentes conflictos, los dirigentes se promueven, crecen, se destacan, viven sus momentos de gloria, son los héroes, por lo cual buscan que nunca se acaben y tengan que volver a la cotidianidad y a la miseria de su vida.
LLUNKUS

Es curioso es que en estos escenarios caracterizados por el activismo y la incultura surjan como hongos los llamados intelectuales llunkus; grupos urbanos de clase media, algunos más sofisticados y leídos que otros, que en procura de una cuota de poder usan su imaginación elaborando y difundiendo discursos y proclamas de amor por el Jefe y en defensa del gobierno populista. Intelectuales que transitan desde sus orígenes primarios; la distopía comunista y la lucha armada, hasta la cultura de la postmodernidad, a la postverdad, la verdad orwelliana; una verdad que no existe sino que se inventa, una verdad que no se sabe si es verdad o si es mentira, o se trata de una maniobra envolvente alvaricosa la que es imposible saber qué es lo que quiere expresar cuando dice algo.

Algunos se refieren a esta cultura alvaricosa, como la de la falacia, el engaño, las maniobras envolventes y el llunkerio. Pero esto lo dicen los fracasados y envidiosos.

LOS PERFIDOS HIJOS DE LA PACHAMAMA

Aunque en sus proclamas los masistas se definen como ecologistas e hijos de la Pachamama en cuando les conviene la desconocen, la rifan y la venden al mejor postor en procura de buenos negocios y mejores comisiones.

Un ejemplo entre muchos lo tenemos en el Chapare cocalero con la Planta de Urea que produjo buenas comisiones de verdes y ahora produce malas emisiones de amoniaco.

Un otro ejemplo lo vemos en la amazonia donde para apoyar a sus socios chinos y cooperamineros, dan vía libre a la destrucción de los ríos de La Paz y el Beni, lo que seguramente será un desastre ecológico pero un buen negocio chino. Como resultado vemos que por esos hermosos ríos pululan los Dragones chinos y los Planchones colombianos, los que en pos del oro van destruyendo los causes y las orillas y sembrando la muerte abonada con mercurio.

RACISMO Y POPULISMO COCALERO

El discurso oficial del masismo es populista y racista y se vanaglorian de haber logrado una mayor inclusión de los indígenas a la vida política del país; pero lo que no dicen es que solo benefician a quienes estén en su línea política y excluyen y combaten a los disidentes, como ya lo vimos en el TIPNIS y muchos otros lugares.

Como buenos sofistas aplican una receta envolvente, la que en lo político es centralista y absolutista; en lo económico extractivista, estatista y de capitalismo de Estado y en el discurso ideológico la adornan y enfatizan en el marxismo cultural tipo europeo, con populismo, indigenismo, ideología de género y feminismo.

En su accionar cotidiano impulsan la supremacía de la cultura andina (aymaras y quechuas) por sobre la de tierras bajas (guaraníes, mojeños, et al), y muestran un absoluto rencor contra la gran comunidad mestiza boliviana de herencia española; obviando que el llunkerio que circunda al Jefazo es de este origen.

CONJETURANDO

En un ambiente como el descrito surge un sentimiento generalizado de anomia, cuya consecuencia va desde la inadaptación a las normas sociales, hasta la trasgresión de las leyes y la conducta antisocial, lo que termina en: Un Estado fallido, incapaz de generar un ambiente adecuado para las iniciativas de inversión y el surgimiento de empresas formales y productivas. En consecuencia si continuamos viviendo bajo el populismo, terminaremos  acondicionándonos mental y moralmente a este sistema, pues como dice el dicho: “Se piensa como se vive” y terminaremos miserables y esclavizados como los cubanos, venezolanos, nicaragüenses, cuya única aspiración y esperanza de vida es huir de su país.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

PARTIDOS POLÍTICOS Y REDES SOCIALES EN TIEMPO DE LAS TIC

Ovidio Roca

A la caída de la Unión Soviética los grupos de izquierda reunidos en el Foro de Sao Pablo replantearon su estrategia para la conquista del poder, de sus privilegios y prebendas; había caído el comunismo y la izquierda se lanza a la toma del aparato del Estado utilizando ahora un discurso populista, el que combina hábilmente la demagogia, el estatismo y el capitalismo salvaje, todo bajo un barniz democrático. Los angurrientos populistas utilizan además y de forma eficiente la democracia electoral y así se hacen del poder en los distintos países con falencia institucional: en Venezuela, con el Socialismo Siglo XXI, en Bolivia con el Socialismo indígenista y comunitario y así por delante en Nicaragua, Brasil, Ecuador.

Desde hace rato los partidos políticos tradicionales se han venido debilitando y perdiendo la confianza de la población y ahora están acorralados por los Gobiernos Populistas y esto en un nuevo escenario: el comunicacional y de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, las TIC; con lo que se encuentran en verdaderos aprietos.

En este nuevo contexto la forma de hacer política ha tenido que modificarse por la emergencia de las redes sociales, las que ahora vienen a ser los instrumentos de enlace entre política y ciudadanía. Son los llamados Movimientos Sociales, las Plataformas Ciudadanas, los grupos de interés, los que impulsan a la población a oponerse a los gobiernos en los referendos, en las elecciones y los denuncian y reclaman de forma masiva y espontánea mientras se movilizan en contra del Gobierno dictatorial creando conciencia ciudadana.

Estas nuevas organizaciones ciudadanas son eficaces en enfrentar al gobierno, pero carecen de estructura para gobernar y dar solidez y coherencia a una gestión de Estado, pues para esto se necesita de estructura organizativa, de cuadros, de militancia, de ideología, de un plan de gobierno, de un liderazgo y esto es un Partido Político.

Es por demás conocido que las personas que carecen de educación, libertad de pensamiento y de información son fáciles de manipular y por esto los populistas hacen todo por evitar que las redes sociales con las TIC, logren que los mensajes políticos circulen, se repliquen, se reproduzcan, se viralicen y así logren un mayor efecto mediático y político sobre la población. En este campo los principales expertos y asesores de los políticos populistas latinoamericanos, son los castristas cubanos.

Los gobernantes de los países dictatoriales en procura de reprimir a la población tienen como una de sus principales tareas, el control férreo de la información, de la libertad de expresión y de las comunicaciones y para esto buscan evitar el uso libre de del internet. En Cuba y Venezuela países líderes en represión, además de controlar el internet con los Guerreros digitales castrochavistas, bloquean los sitios WEB de los medios de prensa independientes y de los opositores.

En esta guerra mediática y digital, buscando engatusar a la ciudadanía se utiliza de todo, promesas, chantaje, noticias e información falsa; la llamada posverdad, que es una distorsión deliberada de la realidad, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes y el voto de la gente y por tanto retener el Poder.

Los actores políticos y los Partidos se han venido adaptando a esta nueva dinámica comunicacional y al Internet y ahora tienen cuentas en las plataformas más importantes y las usan para fortalecer sus estrategias de comunicación. Para ello cuentan con el apoyo de equipos especializados en comunicación y la mayoría de sus comentarios y declaraciones en redes sociales son redactados y publicados por sus asesores, los que inclusive les manejan sus cuentas personales de tweet, wasap y otros. Dicen que ahora se gobierna a ritmo de twit.

Con vista a la rerepostulación de Evo, el MÁS a partir de este año y desde el chapare cocalero se alista en la guerra por conservar el poder y lanza a sus 500 guerreros cibernéticos, que se asegura no cobran en michis billetes green sino en potentes hojas verdes. Estos llamados “guerreros digitales” del MAS tienen  una lista de objetivos: opositores  a los que tienen que denigrar y atemorizar y también inkautos quien comprar, ofreciendo el oro y el moro, la verde y la nieve, buscando así convencer los votantes y dividir a los opositores.

El Estado Populista consigue seguidores fieles, los que esperan buenos negocios y mejores soluciones para todos sus problemas. Son individuos y grupos que no tiene interés en asumir por si mismos la solución de sus problemas, ni mejorar su comportamiento y no respetan ni exigen el respeto de los demás.

Mientras esta situación y actitud del ciudadano permanezca así, no habrá futuro para el país por lo que la esperanza de la sociedad democrática esta en los jóvenes libres y creativos y en los partidos políticos organizados y eficientes que deben ser los gestores y portavoces de una propuesta de país, los que deben conformar escuelas de cuadros y de líderes, comprometidos para manejar el Estado y las políticas públicas.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario