Archivo para la categoría Geografía y economía

LAS UTOPÍAS DEBEN CONTINUAR GUIANDO EL CAMINO

Ovidio Roca

Hablar y opinar sobre ecología y protección del ecosistema tiene enfoques y vivencias diferentes si lo hacemos desde las oficinas de un Institución Pública, una ONG, los salones de una empresa o si somos vivientes en una pequeña comunidad, por ejemplo en el TIPNIS.

Engels decía en lenguaje común: “No se piensa lo mismo desde una choza que desde un palacio”. Marx, más al gusto de nuestro Licenciado, explicaba: “No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia.”

Cuando nos encontramos en condiciones precarias de acceso a la alimentación, la educación y la salud y vivimos prácticamente al día; lo que nos interesa es sobrevivir y cuando algún actor interesado nos ofrece solucionar nuestras carencias, queremos creerle y definitivamente le creemos; y no interesa y tampoco sabemos a qué costo nos llegará esa ayuda. Esto ocurre con esas famosas consultas a los pueblos originarios quienes necesitan creer en las promesas y responden lo que los encuestadores oficiales quieren escuchar y anotar.

Los interesados, agentes políticos, empresarios, negociantes hablan a los indígenas; de caminos, escuelas, hospitales, de bonos y prebendas. Luego detrás de ellos vienen los cocaleros, los madereros, cazadores, agricultores y ganaderos, que transforman rápidamente su entorno ecológico y forma de vida y los excluyen dejándolos en la miseria. De la misma forma ha sucedido con otros mega proyectos y la carretera condenará, en este caso, a poblaciones indígenas yuracarés, mojeñas y chimanes, algunas de ellas con escaso contacto con el mundo externo, a su desaparición porque eso además interesa a los nuevos colonizadores cocaleros.

Por otro lado, y esto debería interesar al mundo, la famosa carretera por el Tipnis destruirá irremediablemente un ecosistema de alta biodiversidad y en muchos casos ni siquiera estudiado, que se perderá antes de siquiera determinar su valor.

Sin embargo la forma de preservar depende de acciones practicas; hay que dar valor económico al ecosistema y se debe tener un dueño y responsable del territorio, pues como sabemos “lo que es de todos es de nadie”.

Y la población del mundo que recibe los beneficios ambientales, debe colaborar económica y técnicamente con el mantenimiento y preservación del ecosistema de estos bosques nativos y su ecosistema, pues hay que pagar por la fijación de carbono, la protección de los bosques y el tesoro que significa la biodiversidad para la ciencia y para el hombre.

DE LAS UTOPIAS
Las utopías sustentables deben seguir guiando el camino a seguir, como aquellas amazónicas de El Dorado y la Loma Santa; y las poblaciones que viven en esos territorios y otros con que cuenta el país, pueden cuidar de estos espacios y vivir allí con otros que quieren seguir el mismo modelo de vida,  más vinculada con la naturaleza, una forma de vida de trabajo para cubrir las necesidades mínimas y  no consumista y en un territorio donde no se introducen especies exóticas, ganaderas o agrícolas.

Para ello se debería apoyar al diseño de un modo de vida amable y ecológico en la zona y facilitar la vida de quienes actualmente viven allí y para los que desean hacer ese tipo de vida; vida natural, lejos del consumismo, pero no de la moderna tecnología ambiental y productiva.

Se trata de implementar una modalidad de vida sin superpoblar el territorio, con pequeñas comunidades dispersas que no afecten y contaminen el ecosistema y siguiendo la filosofía de la naturaleza y el Dios de Spinoza, combinado culturas ancestrales con la más moderna tecnología. Tecnologías limpias para construir viviendas adecuadas, producir alimentos, medios de transporte, comunicación satelital, servicios de educación y salud. Para el transporte y el solaz existen cientos de ríos que se pueden utilizar, son las carretas naturales y no se necesita más, quizá unos drones.

EL ESTADO PLURINACIONAL CONTRA LA MADRE TIERRA
El ataque a la madre tierra y contra el ecosistema, motivado por intereses económicos y geoestratégicos, viene desde tiempo atrás. El año 2011 se reunieron Evo y Lula en Villa Tunari, ambos llevaban collares de hojas de coca para celebrar con la Empresa brasileña OAS y los cocaleros el inicio de la carretera de Villa Tunari San Ignacio de Mojos. Esta carretera de 306 Km fue directamente adjudicada a la Empresa OAS de los amigos de Lula, por la suma de 415 millones de dólares.

Para los cocaleros y su Presidente, el TIPNIS es estratégico pues queda en el área de expansión de cocales, lo que  los brasileros llaman la “estrada da coca” y otros la “rodovía do narcotráfico”, y une Villa Tunari del Chapare, con Mojos y las vías hacia La Paz y Chile y por el otro lado con Trinidad, Santa Cruz y Brasil.

Después de su primer intento fallido, ahora el MAS pretende aprobar una Ley, la Nº 266/2017-2018 de Protección, desarrollo integral y sustentable del territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS)”, con la que se pretende eliminar la Ley 180 y la intangibilidad de esa área protegida y territorio indígena. Por esta vía luego viene la migración de cocaleros que amplían sus áreas de cultivo y traen productos químicos para el cultivo y la industrialización de la coca cocaína y de los mineros, madereros, ganaderos que irrespetan la cultura y usos y costumbres de los pueblos originarios arawacs de la amazonia.

Más grave aún, detrás de la carretera vendrán, no sólo nuevos colonizadores, sino también las empresas petroleras, madereras y el narcotráfico, proceso que de hecho ya ha comenzado, con la complicidad del Estado colonizador y cocalero.

La respuesta de los dirigentes de la Subcentral Tipnis ha sido: “No vamos a permitir que se agreda a nuestro territorio con la abrogación de la Ley 180. Tomaremos medidas como autoridades, dentro del territorio”.

Ahora lo que corresponde a la sociedad civil nacional e internacional es dar una solución económica y permanente, valorizando los bosques y la biodiversidad y pagando por ello.
ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, ,

Deja un comentario

CUATRO OJOS EL HISTÓRICO PUERTO DE INGRESO A LA AMAZONÍA

Fuente: Javier Méndez Vedia

EXTRACTO DEL ARTICULO

En el siglo XIX la conexión fluvial con el Beni, se la hacía por Puerto Paila, en el Rio Grande. Una crecida registrada en 1825 llevó a las aguas del Río Grande a encontrarse con el Piraí y Paila quedo inutilizado como puerto, cediendo a Cuatro Ojos la función de conectar con Mojos.

Actualmente parece sencillo llegar hasta Cuatro Ojos. Desde la Capital Santa Cruz, se recorren Warnes, Montero, Saavedra, Minero, Chané, Aguaíses, Sagrado Corazón y San Pedro, que está a unos 135 kilómetros. Se trata de la ruta soyera que, aunque asfaltada en gran parte, es peligrosa.

Hace ocho décadas, los viajeros seguían una ruta diferente a esta actual de los camiones. Para embarcarse en el Puerto pasaban a ritmo de buey cerca del río Asubicito, luego Santa Rosa del Sara, Palometas y Asubí Grande. Sesenta kilómetros de selva debían atravesar los carretoneros. Cada jornada terminaba con el misterioso canto del guajojó, que aún se oye cerca del río Palacio, que va a sumar su riqueza de peces al ya cargado Piraí, a varios kilómetros de Cuatro Ojos.

Durante las primeras décadas de la era Republicana se formó el pueblo de Cuatro Ojos. Hacia finales del siglo XIX o comienzos del XX, llegó un francés de ascendencia suiza e italiana: José Sciaroni Conil. Este francés vio el mayor esplendor del puerto. Tenía 2.500 habitantes, cuatro tiendas comerciales, oficina de telégrafo y correo. Por supuesto, se construían batelones (barcazas de regular tamaño) y lanchas.

Los productos de Santa Cruz llegaban hasta Mojos. Arroz, charque, maíz y azúcar llegaban hasta esas remotas regiones y terminaban en las barracas donde los sueños de los siringueros se apelmazaban como la hevea brasiliensis que explotaban.

Carlos Cirbián investigó que los comerciantes cruceños iban hasta Belém do Pará, en Brasil, ya en el siglo XVIII, llevando sorgo, aceite de copaibo, cuero y pieles. Regresaban con especias y otros productos de ultramar. Eran conocidos los vapores como La Estrella del Oriente, de Barriga y Compañía, y el vapor Guapay, de la casa Zeller y Mozer. “En 1899, algunos periódicos anunciaban que ya no había despachos, porque los almacenes de Cuatro Ojos estaban llenos”, cuenta el pintor. El hecho de que ahí se asentase una Capitanía de Puerto indica la importancia de este punto comercial. Por ahí llegaron las máquinas de Luz y Fuerza y uno de los primeros vehículos que circuló en Santa Cruz de la Sierra.

DECLINACIÓN DEL PUERTO

En 1912 el negocio de la goma se acabó. La planta crecía en la lejana Malasia (por entonces colonia británica), África y Ceilán. Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador y Colombia no pudieron competir con esa producción, más barata y accesible. Lo paradójico del caso es que las semillas fueron llevadas ilegalmente de la misma Amazonia.

El pequeño puerto de Cuatro Ojos dejó de ser útil; poco a poco, las tiendas fueron cerrando y quienes se instalaron en la zona buscaron mejores ubicaciones. Era raro ver navegando a las lanchas que antes surcaban frenéticas las aguas con su carga de azúcar, charque y provisiones.

Pero la naturaleza se encargaría de dar el golpe de gracia a Cuatro Ojos. Lo recuerda Pepe Sciaroni, el único varón de los diez vástagos del francés José Sciaroni.

Pepe Sciaroni (que también se llama José) vive en Santa Cruz, es un lúcido octogenario que en 1929 tenía seis años de edad. Esa fecha es importante, porque una crecida del Río Grande depositó sus sedimentos en Los Limos, lugar con numerosos bajíos cambiantes. El Piraí, al llegar al lugar con la fuerza de las lluvias primaverales, no tuvo por dónde desembocar en su ‘hermano mayor’, como lo llama Hernando Sanabria.

El río Piraí, según explica el director del Searpi, Walter Noe Angus, ya no tiene un cauce definido que desemboque en el Río Grande. “El cauce se divide, y por eso la sedimentación ha subido”, explica.

Aunque perdió su importancia comercial, la leyenda siguió rodeando al lugar. Pepe Sciaroni Durán continuó el trabajo agrícola. Ya sabía lo que era navegar, y desde 1943 ya llevaba su producción de azúcar y café hasta Trinidad. El transporte de los productos de las casas Zeller, Elsner y de Paz Hermanos también era su responsabilidad.

Es imposible habilitar el puerto; no porque el río se ha movido más de 300 metros del lugar original, sino porque no hay una desembocadura única al Río Grande. Hace pocos años, la armada norteamericana y el Searpi estudiaron la posibilidad de habilitar el río Yapacaní como puerto de navegación. Se usaría el ferrocarril que ha quedado inutilizado entre Santa Rosa y Yapacaní. Una terminal intermodal permitiría trasladar la carga a las barcazas, que viajarían por el Yapacaní hasta el Mamoré. Los estudios de carga de sedimentos y dragado no fueron concluidos, por lo tanto, Santa Cruz quedará, por ahora, con la aspiración de tener un puerto cercano para exportar hasta la producción de la brasileña Rondonia. Mientras tanto, ahí queda, nuevamente recordada, la historia.

Nota: Enviado por Anke Arno de Santa Rosa del Sara.

,

Deja un comentario

HISTORIAS DE UN PROYECTO DE PAIS INCONCLUSO

HISTORIAS DE UN PROYECTO DE PAIS INCONCLUSO

Ovidio Roca

Érase una vez, en un lejano e inmenso país situado en el centro del continente, poco poblado y encerrado entre montañas y selvas; lejos de las costas marítimas, que es por donde transitan las ideas, el comercio, la innovación, la industria, las mercancías. Un país y una sociedad que quedo aislada y estancada desde su inicio en el extractivismo, la economía informal y viviendo precariamente de los minerales y luego del gas.

Un país y un pueblo que como todos, es producto de su geografía, su historia y economía; de sus logros y derrotas; de las huellas que otros fueron dejando en su vida; de sus sueños y esperanzas y de las consecuencias de las buenas y malas decisiones que fueron asumiendo.

Una sociedad que necesita conocer y preservar su memoria histórica y aprender de ella, no olvidando que el futuro nos pertenece a todos y que Bolivia también nos pertenece a todos.

Cada uno de los pueblos que luego constituyeron la República de Bolivia, tuvieron una vida relativamente aislada e independiente durante la colonia y también durante la República. El Gobierno por su vez permaneció parapetado en la zona andina, donde están las minas y una gran concentración de nativos domesticados por el Imperio Incaico y acostumbrados al vasallaje y la mita.

A mediados del siglo anterior y como fruto de la Revolución Nacional, que impulso la  apertura de vías de comunicación y la vinculación con los mercados nacionales, se inicia la integración del país y con ello la región oriental progresó económicamente, pero no políticamente por lo que no logro consolidarse e influir en la construcción de un otro país, más diversificado, productivo y democrático.

En la última década, con la toma del poder por Evo Morales, se instala un proyecto populista llamado de Socialismo Comunitario, el que impone la cultura del ch’enko: estatismo, corporativismo, indigenismo e informalidad y se acelera la colonización territorial, cultural y política del oriente. Un modelo que destruye al país, su economía y la moral de sus ciudadanos y que brinda protección a la ignorancia, la incompetencia y la corrupción

En este sistema, los grupos de poder que manejan el Estado y sus empresas han vivido hasta ahora de las rentas del extractivismo y los buenos precios de las materias primas; a su vez la mayoría de la población sin capital ni educación y procurando una forma de supervivencia, aplica un modelo de capitalismo y libre mercado para el comercio informal, el contrabando y en las ultimas épocas, el narcotráfico.

Estas actividades informales cuentan con una actitud permisiva-selectiva de parte del Gobierno, mientras la economía formal, empresarial y productiva, por preconceptos ideológicos y de confrontación política, está sujeta a un sin fin de chantajes, trabas y regulaciones. En este ambiente se impone la dictadura corporativa y de los informales, ante la  cobardía y temor de las autoridades y la indolencia de los vecinos, a quienes impunemente se les avasalla la tranquilidad, la propiedad y la libertad.

Quienes manejan el poder, los castrochavistas, tienen como icono y fachada de este “proceso de cambio” a un dirigente cocalero, quien como producto de su experiencia y cultura sindical concibe al mundo y la política en los mismos términos del sindicalismo: decisiones verticales, defensa del gremio, contacto personal, activismo permanente, defensa contra otras estructuras de poder que pretenden controlarlos o regularlos.

En este esquema, los  movimientos sociales indígenas y mestizos privilegiados por la predica indigenista del gobierno, se encuentran en su salsa y disfrutando de mayores privilegios y permisividad, arrasan poco a poco con las clases medias de cultura más internacional y especialmente con los pueblos orientales, cambas y chapacos.

De esta manera, rápidamente y de forma agresiva se va imponiendo la dictadura corporativa cocalera, la que sienta soberanía sobre los pueblos y ciudades que van colonizando, tomado espacios y tierras a golpe de bloqueos, manifestaciones, tomas y marchas, mediante las cuales imponen el terror y privilegian sus intereses sobre el resto de la sociedad, la que inerme y acobardada no atina a defenderse, menos aún ante la ausencia de autoridad legal y coercitiva que garantice sus derechos.

Así temerosos y sin vislumbrar otras opciones ni pensar en el futuro, muchos grupos que están sometidos al Gobierno por el miedo y la complicidad, buscan acomodarse de cualquier forma a las circunstancias, viviendo de los negocios con el Estado o entrando en el esquema de la economía informal y delincuencial.

Se ha implantado el terror y una gran parte de la población no ven que exista fortaleza en la oposición, ni en el empresariado nacional y teme el cambio hacia la economía formal y el Estado de derecho y más aun a las necesarias medidas de ajuste para sanear la economía que habría que aplicar; por ende buscando subsistir prefiere agazaparse, mantenerse y ahondar en su economía informal y ligada al narcotráfico, pues allí se siente más competitiva y más cómoda.

La nefasta experiencia latinoamericana de los últimos años deberá enseñarnos a no repetir las erradas políticas económicas y sociales del Socialismo Siglo XXI, que han llevado al desastre a Venezuela,  Nicaragua, Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia, hecho que ocurre en la época de los mayores precios de los productos de exportación de estos paises, básicamente materias primas: hidrocarburos, minerales y productos agropecuarios.

Ahora que el ciclo populista en Latinoamérica está en vías de cerrarse con los triunfos democráticos en Argentina y Venezuela, este nuevo entorno político y económico de nuestras naciones vecinas puede ayudar a que la población boliviana reaccione y busque un mejor futuro, viable y para todos, con la expectativa que después de la oscura noche del masismo amanecerá y brillará la libertad.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

1 comentario

DEMOCRACIA PLURINACIONAL

DEMOCRACIA PLURINACIONAL
Ovidio Roca
Relato sobre las trágicas ocurrencias en la vecindad de cocalandia, comarca donde los dólares no crecen en los árboles pero si en los arbustos, esperando que nuestros nietos y bisnietos entiendan lo que nos sucedió y no debe repetirse.
Es muy común el deseo que alguien satisfaga nuestras necesidades en lugar de hacerlo con esfuerzo y responsabilidad propia; por eso escuchamos con satisfacción las promesas y ofertas de un futuro mejor (aun sin la seguridad de que estas serán cumplidas), pues la esperanza es siempre más atractiva que la realidad.
Esto nos ayudaría a explicar el por qué los pueblos eligen gobernantes populistas, maestros en endulzarles los oídos y también el por qué no quieren enterarse (pese a la experiencia propia y de los vecinos) que cuando se acaba la riqueza producida anteriormente, se acaba la fiesta. Poco les interesa adoptar y promover las prácticas y la cultura del trabajo, el ahorro y la creatividad propia de los países prósperos y productivos, aquellos donde quieren migrar luego en busca de mejor vida.
Una vez más la fiebre del populismo se extiende por Latinoamérica, con su versión sesgada de una democracia electorera y permanente reelección de sus caudillos. En Bolivia ocurre lo propio con su versión plurinacional, que se caracteriza además por su énfasis étnico, sindical y corporativo, y donde siguiendo el libreto se impone la masa con sus intereses inmediatos y se atropellan los derechos humanos e individuales.
En cocalandia, la anarquía y el estatismo conviven: por un lado grupos sindicales y corporativos que se manejan bajo sus propias normas y por otro; los dueños del Estado plurinacional burocrático y centralizado. Un tercer componente son las reducidas clases medias con ideas democráticas; ellos son más o menos liberales e individualistas pero carentes de organización y viven asediadas por el estatismo y el sindicalismo.
Esto tiene ocurrencia en un país de economía primaria y de bajo nivel tecnológico; extractivista y mercantilista, que no logro establecer una economía industrial y se maneja bajo un modelo económico dual, en el que conviven: emprendedores informales (viven al margen de las leyes) y cuya fuente de recursos se vincula con el circuito de la coca, el contrabando, el comercio informal, y por otro lado, quienes usan el estatismo para su beneficio (viven del Estado).
Todo esto en un Estado en el cual, con el producto industrializado del negocio cocalero se financia y facilita la economía informal de contrabandistas, chuteros, cooperativistas mineros, comerciantes y negociantes de toda laya, que se expanden por todo el país y allende las fronteras.
El grupo palaciego populista, de mestizos blancoides, maneja tanto el aparato del Estado como al presidente indígena, quien disfruta a lo grande de su rol. Los palaciegos con gran habilidad política y vinculación internacional, especialmente con el Foro de Sao Pablo, han copado y bastardeado las instituciones republicanas y las centralizan en manos del Ejecutivo; manejan el aparato del Estado y sus mecanismos de coerción y captación de recursos económicos y están absolutamente convencidos que son los propietarios de las instituciones y sus bienes, los que usan a su arbitrio. Una muestra de ello es que se informa oficialmente a la población que solo destinaran dineros, que son públicos, cuando las autoridades locales sean afines y tributarias al grupo de poder.
Esta percepción es aceptada y favorecida en el país por la generalizada creencia de la población, producto de la mentalidad estatista que ha prevalecido en el país; que quien asume, quien gana o compra una función pública, lo hace como propietario de la institución y sus recursos. No se percatan que en los países de democracia avanzada, las personas que ejercen los cargos públicos lo hacen como servidores públicos, funcionarios que son pagados por los dineros del erario nacional para administrar las instituciones con honestidad, eficiencia e idoneidad y en beneficio de la ciudadanía.
En su práctica gubernamental, el grupo de poder aplica siempre el mismo libreto; una política económica estatista, irracional y perniciosa y que funciona mientras existen recursos que gastar y gocen de las ventajas circunstanciales de los altos precios de las materias primas. Como verdadero gobierno populista, prometen falazmente una distribución igualitaria de la riqueza que no produjeron; contrario al liberalismo y el sentido común, que indica que los ingresos se producen y se ganan.
A su paso destruyen el sector productivo nacional, generando inseguridad para la propiedad privada; aplican mecanismos para controlar las exportaciones de las empresas; manejan la política cambiaria promoviendo el contrabando y desincentivando a los exportadores; expropian empresas, las burocratizan y las quiebran; hacen inversiones con grandes sobreprecios en proyectos mal diseñados y peor localizados y solo guiados por las comisiones y algún interés regional, por lo general cocalero. Con todo esto, se afecta a las empresas productivas, se incentiva la informalidad y se destruye la producción.
Como producto de esta nueva realidad económica y política, actualmente se encumbran en conflictivo equilibrio, dos grupos sociales; los indígenas aimara quechua y el grupo mestizo palaciego. El mito de lo indígena lleva al Presidente a afirmar en sus declaraciones internacionales: “en Bolivia mandamos los indios”. Una afirmación errónea, pues debería decir: aquí manda un grupo palaciego blancoide y algunos mestizos aimaras asimilados que los sirven.
Los ideólogos plurinacionales manipulan la opinión pública: con las mayorías indígenas usan el discurso indigenista y con prebendas captan a los movimientos sociales y grupos de interés corporativo para afirmar su poder. Hacen crecer una burocracia estatal donde los más incompetentes son los que administran las empresas e instituciones y a su vez, como parte de la estrategia de control territorial, el gobierno cocalero moviliza desde los andes hacia las llanuras a grupos de colonizadores “mitimaes aimaras y quechuas” para ampliar su dominio territorial, político y económico sobre las regiones mestizas del oriente.
Para manipular a los indígenas, los ideólogos populistas usan hábilmente el mito del presidente indígena, muy conveniente en un país de mayoritaria raigambre aimara y quechua y con el cual muchos se sienten representados y reivindicados. Se trata además de un líder que surge desde las bases sindicales, de una realidad económica emergente, la de los Sindicatos y Federaciones de cocaleros, el nuevo poder económico de los grupos informales que son mayoría en el país.
A continuación, los emborrachan de pachamamismo y para ello en los actos oficiales que se realizan cotidianamente, utilizan prácticas ritualistas, culturalistas y folclóricas (fruto del sincretismo de lo aimara y quechua con lo occidental) y así vemos, para la foto, a la nueva oligarquía indígena andina con vestidura presuntamente autóctonas y el infaltable sombrero europeo, que asumen erróneamente como marca de lo indígena.
Como todos los populistas, sufren de la alucinación del presente, por la que piensan en términos lineales y no ven las consecuencia más allá del aquí y ahora, o quizá no les importe, pues como alguien dijo en Francia, “después de mi el diluvio”.
Hasta ahora y en Bolivia, este modelo populista que algún llunku llama Evonomics o el milagro boliviano, ha funcionado gracias a anteriores decisiones de inversión y actuales altos precios de los hidrocarburos y materias primas; más el hábil uso que hacen del Presidente Morales, un icono que expresa con gran éxito los mitos, deformaciones y falencias del país y que los ideólogos populistas manejan a su arbitrio.
Después vendrá el diluvio y si queremos preservarnos y sobrevivir necesitamos construir una alternativa, un gran “arca” democrática y ahí precisamos de las universidades, los intelectuales, los políticos honestos y sobre todo de la ciudadanía democrática, para generar un gran alternativa al populismo cocalero y evitar el desastre anunciado.
ovidioroca.wordpress.com

, , , , , ,

Deja un comentario

DE POLITICOS Y DESARROLLO SOSTENIBLE

DE POLITICOS Y DESARROLLO SOSTENIBLE
Ovidio Roca
Es un lugar común decir que el pueblo no tiene memoria y que es adicto a las promesas más que a las realidades, de ahí que las repetidas elecciones sean para los populistas, el nuevo circo para entretener al pueblo y mantenerse en el poder.
En este fandango plurinacional, mientras las masas puedan vivir sin mayores contratiempos y que algo les caiga de arriba, poco les preocupa el accionar de los políticos populistas en su afán de mantenerse en el gobierno, manejar las instituciones, la justicia y los sistemas represivos, para impunemente asaltar las arcas estatales.
Ahora mismo cuando nos enfrentamos a una tremenda crisis ambiental, por tratarse de nuestra supervivencia deberíamos como ciudadanos nacionales y del planeta, preguntar y preguntarnos: qué piensan nuestros dirigentes sobre el mañana, sobre el que hacer en la época de las vacas flacas y como enfrentara el país el nuevo escenario del cambio climático. Sobre estas dudas, necesitamos interrogar y demandar a los gobernantes y candidatos sobre sus planes y cuales sus experiencias y calificaciones para proponer y aplicar soluciones.
Pues no se trata de soluciones parches, se trata de estrategias nacionales e internacionales de desarrollo sostenible con horizonte de al menos de 20 años; es decir a lo largo de varias generaciones, que permitan crear y cimentar las aptitudes, las tecnologías, las infraestructuras para construir una economía de bajo consumo y baja emisión de carbono, que es la opción si queremos sobrevivir al Siglo XXI.
Son grandes retos estratégicos que tienen que ver, fundamentalmente, con una población que crece sin control en un único planeta, y con una economía de consumo cada vez más dispendioso, que avasalla los espacios, destruye la biodiversidad y contamina los ecosistemas con gases, basuras y vertidos.
Un programa de acción nacional e internacional debería revertir esta situación, estabilizando la población y practicando una economía sostenible de bajo consumo y no contaminante. Para ello se necesita de tecnologías limpias, una sociedad cada vez más educada, con capacidad de aprender e innovar rápidamente. Y sobre todo una nueva forma de vivir, de construir, de transportarnos, de producir, de consumir, pues como vamos, estamos destruyendo al ecosistema y con ello a nosotros mismos.
Es urgente promover la ciencia y la investigación especialmente aquella orientada hacia una economía limpia y de bajo consumo, evitando la interferencia de Corporaciones y países que tiene recursos e inversiones en el sector hidrocarburos y otros sectores industriales, que se verían afectados por las nuevas tecnologías y por tanto le ponen cortapisas a la innovación, por decir lo menos.
Para evitar esto, los ciudadanos de la nueva sociedad de la información, deberían ejercer masivamente su poder de opinión y convocatoria para obligar al Estado que trabaje en favor de la sociedad y no de los intereses corporativos y de gobiernos totalitarios.
El ahorro de los ciudadanos, que es administrado por el Estado, necesita ser volcado a crear la infraestructura básica, de comunicación, transporte protección, salud, educación, ya sea mediante la inversión pública y estimulando la inversión privada.
El Estado tiene como función principal crear y mantener el ambiente institucional favorable para el trabajo y la inversión, dotar de seguridad jurídica y sistemas de protección, que dan confianza al ciudadano y a las empresas, para invertir y producir bienes y servicios. También, garantizar el libre funcionamiento de los mercados, evitar los monopolios, definir y garantizar los derechos de propiedad y el cumplimiento de los contratos, así como establecer el sistema monetario que permita el intercambio de bienes y servicios.
El Estado ha demostrado ser un pésimo empresario y centro de corrupción e ineficiencia, pues no actúa en un marco de la competencia y dispone de recursos ilimitados que no le cuestan, pues los toma de los ciudadanos vía impuestos, endeudamiento, emisión e inflación. Por ende no debe invertir en los sectores productivos que requieren de alta eficiencia y competitividad; para comprobarlo basta revisar la ineficiencia y corrupción con que se manejan las empresas petroleras estatizadas (nacionalizadas), en Argentina, Brasil, Bolivia, Venezuela.
La propuesta liberal es la de construir una sociedad de confianza: Un Estado de Derecho con pocas leyes sensatas, una gestión eficiente de los asuntos públicos y justicia confiable, generando esta confianza que hace posible la inversión, la innovación, los negocios, el comercio, las finanzas.
En este modelo corresponde igualmente al Estado y sus instituciones realizar un rígido control para evitar las externalidades negativas, sancionando a quienes con sus impactos sobre el ecosistema afectan a todos: deforestación, contaminación ambiental, emisiones de gases, vertidos, basura. Es decir implementar una economía sostenible usando la ciencia, la tecnología y la educación ciudadana.
El cambio climático nos obliga a un cambio en la forma de vivir, de producir y corresponde que la sociedad asuma su responsabilidad actuando en consecuencia y eligiendo dirigentes con capacidad e idoneidad para enfrentar los nuevos retos y esto implica exigirles propuestas concretas, no promesas ni discursos y demandar el concurso de estadistas, servidores públicos honestos y con capacidad profesional e ideas claras. Ya basta de circo, aunque sea originario y folklórico.
ovidioroca.wordpress.com

, , , ,

Deja un comentario

DECIDIENDO NUESTRA SUPERVIVENCIA

DECIDIENDO NUESTRA SUPERVIVENCIA
Ovidio Roca
En Diciembre próximo, se realizara en Lima una nueva ronda de negociaciones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP20), y existe la esperanza que en el acuerdo a firmarse el 2015 en París, se establezcan compromisos firmes para la reducción de las emisiones de efecto invernadero y se asignen fondos suficientes para apoyar a los países pobres en sus programas de protección climática.
La esperanza es que en el documento de París, se decida limitar el aumento de las temperaturas en el mundo de 2 grados centígrados con respecto a la era preindustrial. El Banco Mundial visualiza que aun aprobando y cumpliendo esta limitación de 2 grados, tendremos “olas de calor, sequías, acidificación de los océanos”. El problema es que hemos llegado a situaciones extremas en la destrucción del ecosistema y pese a ello continuamos haciéndolo.
Sabemos que las crisis financiera y climática mundiales tienen una causa común: vivir por encima de nuestras posibilidades económicas y disponibilidades de recursos, además de la bomba poblacional. De esta forma el mundo viene acumulando enormes deudas ecológicas y la sociedad enormes deudas financieras.
Vemos sin tomar acción, que se está acabando con los bosques y la biodiversidad y lo que antes eran sumideros de carbono, ahora son fuentes de emisiones. Que los océanos al calentarse pierden su capacidad de absorber dióxido de carbono; los glaciares se derriten de forma irreversible por causa del calentamiento de los océanos y de esta manera el desequilibrio climático se instala en el planeta.
Los montes de la amazonia procesan la humedad que reciben del Océano Atlántico y la retornan a la atmósfera como vapor de agua. Los vientos y las nubes chocan con la cordillera, siguen hacia el sur y luego se precipitan como lluvia al encontrar frentes fríos u otras condiciones climáticas favorables.
Entretanto, la expansión de las ciudades y el desmonte masivo desnudan los suelos de su cobertura vegetal y los convierten en una plancha caliente que acumula e irradia el calor que reciben, y esta radiación de calor desplaza las nubes que vienen del noreste y el sud y evita que llueva.
Por el contrario cuando se conserva el monte, la superficie del suelo no se calienta y conserva la humedad; además el monte produce vapor de agua y polvo vegetal que permite la formación de nubes y las lluvias.
Como el cambio climático no tiene fronteras, en Santa Cruz ya estamos sufriendo sus efectos. Por ejemplo, el Norte cruceño que antes era arrocero, ahora ya es ganadero y cañero y cuando terminemos de talar el Chore y el Amboró será un desierto.
El calentamiento global tiene una fuerte relación con problemas que los economistas llaman por un lado “tragedia de los comunes”, de recursos que no tienen dueño y se usan abusivamente; y “externalidades negativas”, cuando las personas y empresas con su actitud agresiva y depredadora destruyen el medio ambiente y como no pagan por los costos que originan con su mala práctica, estos son asumidos por la sociedad. Esto ocurre porque el medio ambiente no tiene “dueño, costo ni precio” y por tanto es utilizado discrecionalmente y sin control.
La receta para evitar esto, es vieja: “el que contamina paga”; pues mientras se permita que las externalidades negativas, que generan los depredadores en su afán de lucro y sin ningún cuidado por el medio ambiente, sean pagadas por la sociedad y no por ellos, seguirán depredando. Como sabemos, los mecanismos de mercado son fundamentales, pero no son suficientes, y sigue vigente la vieja fórmula de la “zanahoria y garrote”. Es decir que además de los incentivos económicos hacen falta fuertes penalidades y la vigilancia permanente de la sociedad en defensa de su derecho a un ambiente saludable,
En nuestro vecino Brasil, algunos de sus Estados y Municipios ya pagan a quienes ayudan a conservar el agua, proteger los montes y cuidar del hábitat natural, convencidos que esto da buenos resultados y beneficia indistintamente a todos. Esto lo llaman “O Pagamento por Servisios Ambientais, ou PSA”.
Una buena noticia es que China y los Estados Unidos, este mes, llegaron a un acuerdo que significa el primer paso de China en relación a las metas internacionales de efecto invernadero. China se comprometió a comenzar la reducción de emisiones a partir de 2030, pudiendo inclusive anticipar esa fecha y generar 20% de energía limpia en su matriz energética para ese año. Xi Jiping dijo que se podrá instalar 1000 GW de energías limpias hasta el 2030, lo que significa casi todo el actual sector energético de los Estados Unidos.
Los impactos negativos sobre los ecosistemas han llegado a una situación límite, y el desequilibrio climático y sus efectos ya comprometen la supervivencia de la especie humana. Por lo que pensando en nuestros descendientes ahora nos toca decidir el futuro y actualmente la humanidad dispone del dinero, la tecnología, el conocimiento para reducir el calentamiento global, lo que hace falta es la voluntad y el compromiso de los países, los actores políticos, económicos y los ciudadanos comprometidos, para que el próximo año 2015 se firme un buen acuerdo global para la supervivencia humana y vigilar que éste se cumpla.
ovidioroca.wordpress.com

, , , , , , , ,

1 comentario

PROCESO DE CAMBIO, TERCERA Y ÚLTIMA

PROCESO DE CAMBIO, TERCERA Y ÚLTIMA

Ovidio Roca

Los resultados electorales marcan el inicio de la tercera etapa del proceso de cambio; se impone con más fuerza la economía extractivista, la burocracia totalitaria asume el poder total y por su lado la masa corporativa y cocalera se torna cada vez más anarquizada y violenta. Con toda esta parafernalia se avanza raudamente hacia la destrucción de la institucionalidad democrática liberal y de la clase media profesional, técnica, cultural.

Ya desde el inicio, el régimen empieza a identificar a sus enemigos para esta su tercera fase y los halla en los medios de comunicación independientes y especialmente en la red de radiodifusoras católicas.

La tónica dominante sigue siendo el verticalismo estilo sindicato cocalero, donde la única ley es la voluntad del jefe, y al que molesta “rodillazo en los huevos”.

Evo triunfante reitera su adhesión al castro chavismo y declara: “Este triunfo está dedicado a Fidel Castro, dedicado a Hugo Chávez, que en paz descanse, a todos los presidentes y gobiernos antiimperialistas y anticapitalistas”. Se olvida que sus bases son capitalistas.

Igualmente confirma su voluntad totalitaria y desprecio a las leyes: “Es importante la parte legal, es importante la parte técnica pero cuando estamos sometidos a una legalidad estarías con las manos amarradas, de verdad yo pequeños y medianos proyectos le meto aunque sea ilegal, después los legalistas que legalicen, sólo esté seguro que no están robando, métalo compañero Carlos (Villegas) por qué hay que tener miedo, hay que cerrar la inversión y así”.

Esta situación de manejo atrabiliario del poder perdurara mientras haya materias primas para vender y a buenos precios. Cuando estas disminuyan, para conseguir los dólares se expandirá la cocaína y aumentaran de los carteles del narcotráfico y la violencia criminal.

Hasta ahora, el castro chavismo dio cobertura y apoyo a sus socios, compro y corrompió instituciones internacionales como la OEA y un caso emblemático es el del guatón insulso. Lo alentador es que las condiciones cambian, el socialismo siglo xxi empieza a hacer aguas, se avizora la decadencia y fracaso de los regímenes “albanicos”. El ambiente se les complica, los precios del petróleo, minerales y  commodities empiezan a bajar y también lo hace la demanda por el decrecimiento de las economías, especialmente de China, y con todo esto el clima económico y político  se les enturbia. Este nuevo escenario facilitara el surgimiento de regímenes democráticos en esos países, los nuevos gobiernos buscaran neutralizar la avanzada del narcotráfico en sus sociedades y para ello buscaran frenar a los narco estados, poniéndolos en cuarentena. El camino es largo pero el virus castro chavista está siendo controlado y esa sanidad nos ayudara también a nosotros.

En las elecciones bolivianas y pese al ventajismo y la sumisión del órgano electoral, podemos ver que los Demócratas se consolidan en todo el país. La infección masista está cediendo y disminuye su votación a nivel nacional pese al retorno de los sin miedo al redil (cuando entendieron que las pegas estaban con el mas). Los sin miedo se “desgranaron” y seguirán haciéndolo hasta que solo quede el marlo.  Los DC no están muy felices, pero cuando el boro salga y vuele hacia el Norte estarán mejor y entenderán que esa mosca no les hizo nada bien. El Verde está madurando y va palante; les latió en la cueva a los sin miedo y saco mejor votación que ellos.

La experiencia electoral nos enseña que de haber primado la unidad y no los celos y rencores personales, se podría haber tenido un parlamento más nutrido y con mayor capacidad de fiscalizar y encauzar las leyes en favor de los bolivianos. La esperanza es que con la declinación del chavismo seguro que se abre un camino hacia la democracia en toda Latinoamérica.

ovidioroca.wordpress.com

, , , , , , , ,

Deja un comentario