Archivos para 29 julio 2012

PAJPACUS MARXISTA – INDIGENISTAS

PAJPACUS MARXISTA – INDIGENISTAS

Ovidio Roca

Estamos tan saturados de propaganda política; anuncios de nuevas leyes que solucionaran con su simple aprobación los problemas del país; de negociados de obras y bienes, con millonarios sobreprecios y que no funcionan; de permanentes bloqueos, tomas de minas y tierras, de crímenes y asaltos; noticias con las que los medios nos bombardean todos los días.

Todo este desorden nos mantiene en permanente tensión; y totalmente obnubilados dejamos pasar las exigencias de la realidad, de las cosas que son importantes para la vida cotidiana de las personas y de la sociedad, y que deben ser los temas a enfrentar y solucionar: trabajo, seguridad, desayuno, almuerzo, cena, educación, salud y sobre todo confianza en las instituciones (que deben merecerla) y cultura de responsabilidad ciudadana.

Esta etapa de la historia boliviana, corresponde a la de los ¨pajpacus¨ marxista – indigenistas, del llamado proceso de cambio para peor, que ilusionan a las esperanzadas masas indígenas vendiéndoles un trasnochado comunitarismo e indigenismo. Estos pajpacus tienen, por más de siete años, el control de la totalidad de las instituciones del Estado y lo que hacen admirablemente bien, es satisfacer sus propias ansias de dominio, usufructuando de los fondos públicos para satisfacer sus apetitos de riqueza y poder.

El mismo Marx ya preveía el surgimiento de estos revolucionarios del Siglo XXI, cuando en “Das Kapital” decía que la consigna de estos impostores es: “laat me nien geben, zet me waar haigënn”. (1)

Es como si viviéramos en un mundo de ficción, un mundo virtual, un mundo en el que usando los dichos de Marx, la superestructura esta divorciada de la estructura y donde las soluciones se dan mágicamente y por decreto. Para mantenernos en esta irrealidad los operadores políticos del gobierno se empeñan en mantener una permanente violencia destructiva e irracional, alentando las luchas étnicas, religiosas, territoriales, culturales, pues es el ambiente donde se desempeñan mejor y con el cual mantienen paralogizadas a las clases medias y a los políticos de oposición.

En este país socialista, comunitarista, cocalero, la democracia consiste en gastar inmensas sumas en realizar elecciones, otras tantas en fraguar los resultados favorables al gobierno, luego gastamos mas en enjuiciar a las autoridades de la oposición que milagrosamente fueron electas pese a todos los escollos; luego seguimos gastando para expulsarlos, encarcelarlos, exiliarlos. Y nuevamente empezamos el ciclo con las elecciones y así nos vamos yendo para la misma m.

Nos emborrachan con declaraciones, promesas, discursos; pero nada de gestión, nada de obras, nada de producción licita. Han destruido las empresas productivas, las instituciones y el Estado de Derecho y han alentado y están creando un nuevo Estado Corporativo, de bandas delincuenciales que se reparten el territorio y las fuentes de lucro: son funcionarios públicos que ordeñan los recursos fiscales, son cocaleros, narcotraficantes, contrabandistas, falsos cooperativistas mineros y verdaderos pajpacus.

El gobierno recibió de herencia, un sistema financiero sólido y una practica de manejo macroeconómico ya instalada, lo que le permitió cosechar ese inesperado regalo de precios internacionales de las materias primas, hidrocarburos, minería y agropecuaria, que explica la bonanza no solo nuestra, sino de países con parecida condición. El problema es que hemos cosechado estos siete años de vacas gordas, pero no hemos sembrado, ni guardado y menos cuidado la era. Lo que nos hace avizorar que luego que pase este ciclo, tendremos siete o más años de vacas flacas y tratando de gobernar a una sociedad anarquizada, consumista y escindida en corporaciones delincuenciales que poco piensan en el interés general.

Y el problema es que como ciudadanos y como sociedad hemos perdido el sentido de responsabilidad. Todos presionamos para que otros hagan, pero nadie hace algo al nivel que le corresponde. Nos olvidamos que la construcción se hace de abajo hacia arriba, haciendo gestión y obras en lo que corresponde a nuestro nivel de competencia y ampliando y creciendo las mismas en la medida que tenemos mayor capacidad.

Desde lo local y en nuestro afán de progreso, partimos elaborando un Estatuto Autonómico de ficción, para un país y dirigentes que no existen. No fuimos prácticos como debía ser, empezando a construir con lo que tenemos, con el país que tenemos, con la mejor gente que tenemos y avanzar rápidamente construyendo los cimientos de institucionalidad y confianza que permita construir un mejor país y un mejor ciudadano.

Mucha gente se ilusiono por los tremendos discursos pidiendo autonomía, que había querido decir capacidad de dictarse normas, de administrarse y luego el arduo trabajo cotidiano de ejecutar, construir. Pero el discurso autonomista se gasto por falta de ejercicio de la misma y ahora seguimos gastando tiempo en pedir competencias para no ejercerlas.

Tampoco como personas asumimos nuestras responsabilidades: existen algunos emprendimientos nacionales que tienen Directores designados por las Gobernaciones y Alcaldías y aunque ellos son minoría, tienen la capacidad de fiscalizar, denunciar y enjuiciar, cuando las cosas se hacen erróneamente. Vemos luego y tarde que los proyectos se convierten en grandes negociados y luego fracasan, sin que los Ejecutivos y tampoco los Directores rindan cuentas.

Debido al estado de anomia que vivimos y como en política se necesitan los votos, nadie quiere tener competencias que impliquen combatir la extendida ilegalidad, los vicios y poner orden en los gremios y lograr el respeto a la ley y los derechos ciudadanos. Y esto ocurre a todo nivel, es una pandemia nacional.

Mientras tanto el país del proceso de cambio para peor, continua con sus marchas, contramarchas, chicote, dinamita, robos, asaltos, narcotráfico, que forman parte de las cotidianidad de las calles del Estado plurinacional. La producción y el comercio lícito se resienten, la coca sigue creciendo y la tecnología de la cocaína es cada vez más eficiente.

Con nuestra mentalidad de clase media podríamos considerar que esta es una pésima gestión de gobierno y un desastre nacional, pero las masas los apoyan electoralmente y resulta difícil de explicar este su comportamiento. Vemos similar actitud a lo largo de la Latinoamérica populista; en la Argentina infectada de peronismo, en la opulenta y pobre Venezuela, en la cocalera Bolivia, en el Ecuador del eximio economista. Algunos explican este comportamiento como una variante del “Síndrome de Estocolmo” pero creo que debe entenderse como una combinación del mencionado síndrome y las ventajas que grupos poderosos y delincuenciales adquieren con este tipo de regímenes.
La sabiduría popular nos señala con sus aforismos el que hacer: “Habla con tu hechos” y “Por sus frutos los conoceréis”. “De las palabras a los hechos”, “Obras son amores y no buenas razones”, “empecemos por casa y por lo esencial”. La sabiduría popular nos viene señalando el camino y olvidamos de seguirlo. En esencia el pueblo pide a las autoridades: haga no diga, dedíquese a trabajar, a producir, a generar obras y servicios para los ciudadanos. Y el indicador del logro no es el avance Presupuestario, sino el producto, el resultado real y efectivo. Correcta asignación de los recursos a los sectores prioritarios, con inversiones de costo competitivo y correcto y esta inversión generando resultados positivos para la comunidad.

Se hace pues necesario, mediante la educación y la información volcar el famoso slogan derrotista, de “basta de realidades queremos promesas” por otro que nos conduzca al progreso, “basta de promesas queremos realidades” y actuemos en consecuencia.

(1) “no me den, pónganme donde haiga”. ver Laureano Márquez, Er chip Socialista.

, ,

Deja un comentario

RACISMO Y AUTOIDENTIFICACIÓN ÉTNICA

RACISMO Y AUTOIDENTIFICACIÓN ÉTNICA

Ovidio Roca

Desde siempre, los grupos dominantes han utilizado la ideología del racismo para justificar sus privilegios y afianzar su derecho a detentarlos. Buscando convencer sobre la legitimidad de sus prerrogativas, han usado argumentos de todo tipo, desde los religiosos y económicos hasta los biológicos; se postula por ejemplo, la existencia de pueblos y personajes elegidos por dios y de razas biológicamente superiores.

También se afirma engañosamente, que en el código genético existe un cierto determinismo capaz de explicar, la inteligencia en unos pueblos y por tanto su derecho a gobernar y su ausencia en otros, los que deben ser conducidos.

El racismo también jugó un importante rol para legitimar las “guerras étnicas”, con el afán de invadir y tomar los territorios y recursos de otros pueblos, menos dotados de capacidades económicas y bélicas para defenderse.

En esta pugna de intereses por el poder y el dominio, y dado el principio económico de la escasez, un amplio sector de la sociedad queda necesariamente excluido de los beneficios y para limitar y obviar sus exigencias, necesitan ser dominados, controlados y mejor aun, convencidos de la inevitabilidad de su situación de dependencia.

De estos y otros elementos se alimentan las ideologías racistas, que justifican para un reducido grupo, la legitimidad de sus privilegios económicos y políticos. Lo que se busca, no solo es mantenerlos, sino ampliarlos, y para ello es importante conservar exclusivamente para sí, el monopolio de las actividades económicas, el manejo político del Estado, el control al acceso de los puestos mas redituables.

Para un mejor manejo de la exclusión social, se construyen los estereotipos del grupo dominante y de los excluidos; utilizando características de fácil identificación, especialmente las de tipo racial y cultural, mismas que pueden ser fácilmente medidas o catalogadas: rasgos étnicos, color de piel, idioma, cultura y luego se los aplica como filtro para evitar que grupos sociales ajenos, puedan tener acceso competitivo a estos privilegios.

Actualmente con la descodificación del genoma humano, las justificaciones biológicas han quedado totalmente desacreditas, pues ahora sabemos con certeza de la existencia de una sola raza humana y de una misma matriz genética para toda la vida existente en el planeta.

Ergo, todos los seres vivos, desde las bacterias hasta las flores, y desde los cutuchis (cecilia) hasta los humanos, tienen un único origen y siguen las instrucciones escritas en el lenguaje universal del ADN.

Y somos una sola raza humana, con diferentes tipos raciales, diferentes etnias, diferentes pueblos y culturas, producto de la adaptación, durante millones de años, a las cambiantes condiciones ambientales y como resultado, la riqueza y belleza de la biodiversidad.

Ahora con base científica podemos reafirmar que la exclusión social, ya no puede justificarse por la raza, sino que es y sigue siendo producto de la ausencia de democracia, de educación, cultura, acceso a trabajos dignos, justicia y es en este ámbito que corresponde avanzar.

En Bolivia la emancipación de los indígenas se inicia seriamente con la Reforma Agraria de 1953 y continúa dificultosamente en las últimas décadas, cuando los gobiernos “neoliberales” aprueban un conjunto de leyes a favor de los grupos étnicos excluidos. Entre estos, La Reforma Educativa (Nº 1565 de 1994), la Ley Forestal (Nº 1700 de 1996) y la Ley INRA (Nº 1715 de1996) que les afirma su derecho de acceder a la propiedad agraria de manera colectiva y a consolidar las tierras que venían ocupando.
Con estas Leyes igualmente se estableció el concepto de Tierras Comunitarias de Origen (TCO) y mediante este mecanismo los pueblos indígenas lograron titular, de forma comunitaria, amplios espacios territoriales.

En aplicación de estas normas, los pueblos indígenas presentaron 258 demandas de TCO, de las cuales a la fecha 190 fueron tituladas (55 en el oriente y 135 en el altiplano y valles) con una superficie de 21 millones de hectáreas (12 millones en el oriente y 9 millones en el altiplano y valles).

Esta ventaja de acceso preferencial a las tierras para los indígenas y luego la promesa demagógica del MAS, de instituir un Estado Plurinacional, con fuerte presencia indígena y privilegios para las etnias originarias, hizo que la población de origen indígena se sienta empoderada y pese a ser mayormente mestiza, se auto identifique como indígena, y abjure de su condición de mestizo que no le otorga ningún privilegio.

Revisando las encuestas sobre la autoidentificación de la población boliviana realizadas por la Fundación UNIR, podemos ver que entre el 2006 y el 2011 un 22% de la población deja de identificarse como mestizo y pasa a definirse como indígena. Típico fenómeno de acomodo a una nueva realidad política y social.

AUTOIDENTIFICACION ETNICA SEGÚN ENCUESTA DE UNIR
2006: Indígena 18 % – Mestizo 69 %
2008: Indígena 17 % – Mestizo 73 %
2011: Indígena 38 % – Mestizo 47 %

Como vemos, esperanzados por las predicas del gobierno, los sectores sociales mestizos, rápidamente se han auto identificado como indígenas, y siguiendo la tradición lo primero que hacen es procurar la consolidación de estos privilegios (muchos de ellos expectaticios) y justificarlos. Y también de paso, excluir y discriminar al otro: al k’ara y al mestizo, usando las mismas descalificaciones que usaron contra ellos

Lo que recién ahora están empezando a comprender, es que el Gobierno del Proceso de Cambio, es híper centralista y que esta manejado por una pequeña fracción, de k’aras, mestizos y algún indígena; y que al final lo que interesa a este reducido grupo, es mantener y gozar de sus nuevos privilegios y para ello combatirán y erradicaran a quien le haga oposición: políticos, iglesias, clase media, liberales, y también los “hermanos indígenas” no sumisos a sus ordenes; pues de lo que finalmente se trata, al margen del discurso indigenista, socialista, pachamamista, es del poder, la maravillosa maquinita del poder.

Queda la esperanza y el reto, de que en algún momento y más pronto que tarde, todos nos encontraremos como seres humanos en una República Democrática, respetando al prójimo y valorando nuestra rica individualidad y diversidad.

,

1 comentario

LENGUAJE Y PODER

LENGUAJE Y PODER

Ovidio Roca

USO POLITICO DEL LENGUAJE

La importancia del lenguaje y del discurso político, es reconocida por la teoría del “giro lingüístico” la cual nos explica que los discursos ideológicos no descubren la realidad, sino que la crean y que el lenguaje no es un mero medio entre el sujeto y la realidad, ni tampoco un vehículo transparente o elemento accesorio para reflejar las representaciones del pensamiento, sino que posee una entidad propia que impone sus límites, y determina en cierta manera, tanto al pensamiento como a la realidad.

Por la experiencia conocemos, que todo proyecto de poder busca su consolidación con el manejo de la fuerza, el control de la economía y especialmente del uso recurrente del discurso y el lenguaje.
George Orwell en su libro “1984” nos presenta la neolengua, creada en su obra tomando como modelo el lenguaje utilizado por la propaganda totalitaria nazi y soviética. La neolengua estaba destinada a dominar el pensamiento de los miembros del Partido, y hacer inviables otras formas de pensamiento del pueblo, contrarias a los principios del Ingsoc (Partido Socialista Ingles).
“En dicho libro, el Ingsoc no es sólo el nombre del Partido que rige, sino su propia ideología. El Ingsoc es quien dirige con mano de hierro los destinos del Estado totalitario intercontinental de Oceanía, una de las tres porciones del mundo en la novela.
El Ingsoc reafirma su poder eliminando toda prueba de cualquier realidad diferente a la suya, utilizando para ello la enorme capacidad logística del Ministerio de la Verdad, que se encarga de escribir, borrar y reescribir constantemente la historia según las cambiantes necesidades del Partido y la filosofía del doblepensar. El Ingsoc se caracteriza por canalizar toda la angustia y frustración del pueblo hacia un odio irracional contra el enemigo, y un amor equivalente al Gran Hermano, provocando así una ciega obediencia y la destrucción total de todo vínculo afectivo con cualquier otro ser que no sea el Gran Hermano”. (Wikipedia)
En el país del Gran Hermano (Chávez, Evo?) se practica el bien pensar y se castiga el crimental (crimen de pensar diferente al régimen), confirmando la famosa frase de que “la realidad siempre supera a la ficción”.

A su vez, nuestro amadísimo líder ha inventado y practica la neolengua plurinacional, el “evon”, pensando como siempre en sus hermanos y hermanas.

Con su uso el vocabulario se reduce al mínimo y se eliminan todas esas engorrosas reglas y complicaciones gramaticales: de la concordancia de género y número, del uso de tiempos verbales y de los innecesarios pronombres y artículos, y nos permite usar un lenguaje expresivo, sintético y claro.
La comunicación es directa y originaria, evita circunloquios y directamente inicia la comunicación con frases en infinitivo: Decirles que, comunicarles. El reduccionismo y simplicidad de esta neolengua, limita la abstracción y se vuelve asertivo, imperativo; trasmite y exalta las emociones primarias, nubla la inteligencia del oyente y es un excelente medio para señalar y denunciar al enemigo y ordenar acciones punitivas contra éstos.

Con este nuevo lenguaje (similar al telegráfico de antes y hoy al twitter), podemos prescindir por innecesarios a los maestros de gramática, lenguaje e idiomas y nos ahorraremos esos (magros) sueldos.

USO PROSAICO DEL LENGUAJE

En otro contexto, pero siguiendo la tónica del manejo del lenguaje, algunos movimientos feministas buscan eliminar la discriminación sexista, exigiendo un uso “adecuado” del género gramatical. De esta manera “algunos y algunas”, piden decir y dicen: La Presidenta, la Concejala, la Ministra y ahí por delante. Y acatando esto diremos; que en el consultorio de la médica, la pacienta se impacienta.

Continuando con esta tendencia y por equidad, especialmente esta época de consumo masivo del “cuarto de pollo”, consumo que según nuestro amadísimo líder causa una fuerte propensión hacia la homosexualidad, propongo utilizar un nuevo término que evite excluir a esta cada vez más extendida y alegre comunidad. Así hablaríamos de: El Presidente, la Presidenta y lo Presidenti; el Concejal, la Concejala y lo Consejali; el Ministro, la Ministra y lo Ministri y de esta manera seriamos mas incluyentes y menos machistas, así lo creo seriamente, seriamenta, serimenti.

Hablar bien y fácil equivale a tener ideas claras. Santos Noco Choco.

, ,

Deja un comentario