Archivo para la categoría populismo

EL PODER DE LA ILUSIÓN

Ovidio Roca

Los grupos de izquierda en todo el mundo han sido muy hábiles y han tenido la maestría, la pericia, de posicionarse como adalides populares y hacer creer a la gente que son los defensores del pueblo, de los pobres; que son los únicos inteligentes, capaces y honestos y que con su gestión y políticas desde el Gobierno generarán un estado de bienestar, progreso y felicidad. Lo graves es que aunque esto no es cierto, la gente les cree.

Se les puede mostrar el genocidio, explotación y miseria que los izquierdistas produjeron en la Unión Soviética con más de cien millones de muertos y últimamente el desastre económico y social en nuestro Continente, especialmente en Cuba, Venezuela y Nicaragua donde la opresión y la corrupción cunde; pero la gente no lo quiere ver y aunque los Evangelios nos enseñan sensatez cuando dicen: “por sus frutos los conoceréis”; el pueblo obstinadamente se niega a conocer y ver la realidad.

En Bolivia hemos vivido desde el siglo anterior influidos por grupos de izquierda: el PIR, club de una brillante élite intelectual cochabambina, influyo primero en las universidades y luego se extendió al país; el trotskismo que surge en los centros minero toma control de los sindicatos mineros, de la COB y de los maestros, quienes son los únicos que mantienen aún esa tradición ideológica; también está el Partido Comunista que fue solo un apéndice de la Unión Soviética y todos ellos juntos influyeron en los nuevos partidos nacionalistas como el MNR y otros varios.

Cuentan que, en esas épocas de oro del PIR, los ganaderos del Beni enviaban a sus hijos a estudiar en Cochabamba y dado el gran prestigio de los intelectuales izquierdistas, ellos se alineaban a esta corriente. De retorno a sus pueblos se declaraban marxistas y comunistas, pero solo eran aceptados aquellos que tenían más de cinco mil cabezas de ganado; los cruceños que en esa época eran más yescas, se hicieron falangistas.

El problema para el país está en la prevalencia de una mentalidad ilusoria como fruto de estas ideologías de izquierda, que se instalaron en la población como fuerzas poderosas y duraderas: la dependencia del caudillo, el estatismo en la economía, el miedo a la libertad, a la sociedad abierta y a la revolución tecnológica. De esta manera, la mentalidad y el discurso populista colocan al Estado en el centro absoluto y como responsable por nuestro futuro y nuestro bienestar y no, al individuo libre que lo consigue como fruto de su trabajo y esfuerzo.

Es preocupante que en nuestros países mucha gente se siente cómoda y protegida con ese discurso melifluo y enrevesado de los líderes populistas, que prometen todo, y como tienen miedo a enfrentar la realidad, la verdad, prefieren este discurso mentiroso, siempre que la mentira conlleve una ilusión.

A su vez muchos de los portavoces de la oposición cuando analizan la situación del país, dado el resabio izquierdista de nuestra cultura política, mayormente lo hacen criticando al liberalismo, la economía de mercado, el capitalismo, la libre competencia, la libertad y responsabilidad ciudadana; con lo que definitivamente lo que hacen (al margen de algunas citas personales y anecdóticas sobre los dirigentes y llunkus oficialistas) es apoyar al Gobierno pues postulan lo mismo que éste: estatismo, centralismo, dirigismo, un estado asistencialista que toma todas las decisiones y maneja las empresas hipotéticamente a nombre del pueblo, de los más pobres y los grupos indígenas.

Con la excepción de gran parte de los jóvenes de las Plataformas ciudadanas y articulistas, muy pocos se animan a afirmar de frente que creen en el Liberalismo Democrático, la independencia de poderes, la libertad individual, la propiedad privada, el derecho a la ganancia como fruto de su trabajo, de su inventiva y esto ocurre reiteramos, porque la lógica política, la mentalidad del boliviano es mayoritariamente socialista y anti liberal, es tribal, estatista, quiere un Caudillo que lo acoja y lo proteja, tiene miedo a la libertad y de asumir la responsabilidad de su destino.

Cuando se inicia la baja de precios de las materias primas, cuando terminemos de gastarnos las reservas de hidrocarburos y empecemos a vender el territorio a los chinos (como se dice lo está haciendo en Venezuela); cuando se tenga que cortar los cacareados programas sociales contra la pobreza, eliminar los subsidios a los servicios públicos y aumentar el precio de los combustibles, quizá nos demos cuenta del error de no apuntar a una economía de mercado, competitiva, productiva, diversificada y sostenible, donde la gente cuenta con seguridad jurídica para trabajar y producir.

Por eso la esperanza del cambio democrático está en las nuevas generaciones, más informadas, menos sumisas y dependientes y que quieren vivir sin las tutelas y ataduras del pasado, mientras buscan explorar nuevos caminos de libertad y progreso desafiando la autoridad de los líderes y caudillos populistas. Ellos están informados de lo qué pasa en el mundo y lo ven sin lentes ideológicos, saben de la gerontocracia cubana que secuestró y esclavizo el alma de su pueblo; del estúpido tirano de Venezuela que goza del poder mientras roba impunemente y convierte la riqueza natural en miseria y hambre, o del matón de Nicaragua. Son jóvenes, mujeres y hombres, son ciudadanos libres e informados que no están sujetos a complejos de razas o tribu y se niegan a ser manejados por caudillos y sátrapas y que se organizan de manera ágil y flexible usando las TIC, son las Plataformas ciudadanas y agrupaciones ciudadanas democráticas.

Sin embargo además de las buenas intenciones, la movilización y la receta, hace falta el cocinero. Además de las políticas liberales y democráticas hacen falta el equipo de políticos honestos idóneos y responsables y cuadros profesionales para administrar las distintas competencias del Estado. Ojala lo hagamos.

ovidioroca.wordpress.com

 

Anuncios

, , ,

Deja un comentario

LOS DELIRIOS DEL PODER

Ovidio Roca

El poder tiende a corromper, y el poder absoluto corrompe absolutamente”. Lord Acton

El hubris, la locura del poder afecta de diversa manera según la cultura del sujeto. Algunos rústicos iletrados exhiben orgullosos su poder y expresan siempre y en cualquier sitio lo que sienten y disfrutan; otros como los licenciados en sofisma, ocultan zalameramente su poder y riqueza y dicen públicamente solo lo que les conviene.

Es casi imposible que un gobernante se resista al permanente llunkerio de su entorno y no caiga en corruptelas y en la tentación de sentirse un dios todopoderoso e inmortal, por lo que es sano para lo sociedad evitar que ejerzan el poder por mucho tiempo. La democracia que es un sistema de poder delegado y también limitado, establece la alternabilidad de los funcionarios en el gobierno generalmente con periodos de entre cuatro y cinco años y con una sola reelección.

HUBRIS PLURINACIONAL

De la Orden de la Jarretera a la Orden del Guato, mismollata?.

En el Siglo XIV el rey Eduardo III, durante un baile, recoge la liga que se le deslizo de la pierna a la Princesa de Gales, la coloca en la suya y dice: Honi soit qui mal y pense (Que se avergüence quien de esto piense mal). Esto da origen a la Orden de la Jarretera que es considerada el pináculo en el sistema de honores británico.

En el Siglo XXI al monarka Evo se le desata la trenza del zapato y los llunkus se tiran al suelo disputándose quien le amarra los guatos, él les tira un peso y dice: llocsi caimanta (Pronto serás Ministro). Esto da origen a la Orden del Guato que es considerada como el pináculo del llunkerio plurinacional.

Poder por siempre

 Dijimos varias veces, antes en el Palacio, ahora en la Casa Grande del Pueblo, no estamos de inquilinos, no estamos de pasajeros, no estamos en alquiler, los movimientos sociales, el pueblo unido antiimperialista, se va a quedar para siempre”. “En vano están pensando volver los neoliberales al poder, los vendepatrias, los procapitalistas, los proimperialistas”. “No somos inquilinos: hemos venido para quedarnos, y ahora para toda la vida”. Evo

Los delirios del poder

Cuenta Evo henchido de hubris, que en una parada militar en Trinidad una chica cuya familia conoce, le dice: “Evo yo quiero tener un hijo para vos, Quiero tener un hijo para el mejor Presidente de Bolivia”. Bolivia TV.

Zalamería de las cariñositas

Nos cuenta también el Evo: Silvia y Leonilda me dijeron: “borrachito eres más cariñosito”. Salud hermano.

Compartiendo información privilegiada

 Ahora entiendo perfectamente los campos deportivos, compañero Quecaña. Un coliseo, 10 millones de bolivianos. Yo decía, cuánto de comisión vas a cobrar”. Evo en Yacuiba

Por la Plata baila el mono

 Hermosas palabras luego de los contratos de 3.248 bolivianos por minuto:

Dios nos regaló y nos mandó un dirigente, nos mandó un presidente, y él se llamaba Evo Morales Ayma”. Gonzalo Hermosa de los Kjarkas.

Corolario: Equidad Plurinacional

Si mete preso al que no sabe sumar y a los que no tocan la Diana cuando mete el gol; debería meter igualmente preso al que poco sabe leer y a los opositores que no saben hacer oposición”. Santos Noco Chopeyaki

ovidioroca.wordpress.com

 

Deja un comentario

POPULISMO Y DEMOCRACIA TUCA

Ovidio Roca

Vivimos en la era y bajo la férula del modelo populista que usa y abusa de absolutamente todos los recursos del Estado, económicos, coercitivos y especialmente de la publicidad para mantener controlada a la población y especialmente a los grupos indígenas y  sectores sociales menos favorecidos, ilusionándolos para mantenerlos controlados al mismo tiempo que favorecen al capitalismo mercantilista y a su propia dirigencia política y sindical que se enriquece a través de una masiva y estructural corrupción.

En esta democracia tuca, devaluada por el populismo, se considera que quien consigue más votos está en su derecho de hacer lo que les viene en gana y sin respetar los límites que debe tener todo gobierno democrático. Al respecto Cristina Fernández de Kitschner, que sabe de esto, nos dice: “si no les gusta, armen un partido político y ganen las elecciones”.

 En el modelo populista, no es el individuo sino la masa el sujeto de derechos políticos del país. No lo es el individuo consciente, el que interviene en la vida política de su comunidad acatando las normas y cumpliendo sus deberes y obligaciones; es la turbamulta, esa que bloquea y presiona y a la cual el Líder carismático promete, según sean la circunstancia, darles gusto en todo sin exigir responsabilidades sino su apoyo absoluto y lo hace con promesas de algo que puede no ser necesariamente factible y que luego queda solo en eso, en promesas.

En estas “democracias” populistas se vive bajo el dominio de un caudillo, el que es la imagen y palabra del régimen. Este caudillo ha sido inventado y diseñado por los grupos de poder para una circunstancia histórica determinada de manera que exprese y  refleje los complejos, los odios, las frustraciones y esperanzas de una parte importante de la población y logre la adhesión de esta gente a la propuesta de poder encarnada por él. Detrás del líder y dirigiéndolo está la inteligencia castrochavista y los ideólogos palaciegos, el verdadero grupo de poder. Así lo hemos visto en Bolivia con el icono indígena cocalero con el que consiguieron un tremendo éxito electoral.

Sin Evo no hay el tejido de lo social; Evo es insustituible. Izquierdas siempre ha habido, sabemos. En los 80 hemos tenido experiencias de 30 partidos de izquierda participando en las elecciones. ¿Qué es lo que hace Evo? Teje a todos. No inventa a la izquierda, le da un nuevo sentido. Hace funcionar la orquesta. Evo es el caudillo del siglo XXI”. Raúl Linera

Si vuelve la derecha, Bolivia va a estar como la Argentina, acabando con los movimientos sociales, quitando (beneficios sociales), terminando; otra vez entregándose al Fondo Monetario Internacional (FMI). Si vuelve la derecha olvídese que va a haber programas sociales; la derecha, el sistema capitalista, el imperialismo dice: “los pobres sálvense como puedan”, y los hermanos pobres tienen que saber eso”. Evo recitando su parlamento ante la prensa.

Carlos Marx en su obra Contribución a la crítica de la economía política, decía: “No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia”. Somos producto de nuestras circunstancias, de la realidad en nuestra vida cotidiana, del deterioro de nuestras fuentes formales de ingreso debido a la crisis económica por la inviabilidad del modelo económico populista. Pero cuando estas realidades se vuelven evidentes e incuestionables, la gente despierta y rompe con la adscripción al Jefe indígena y al modelo populista. Esta transición por supuesto requiere ser impulsada y dirigida por sectores esclarecidos, en un Frente unido y con propuesta viable y sostenible para un mejor futuro de la sociedad.

El modelo castrochavista ha demostrado su fracaso en todos los países que lo aplicaron y cuando estos demagogos finalmente son expulsados por la crisis económica y social dejen un tremendo desastre, por lo que se necesitara trabajar duro para solucionar los problemas de esa herencia nefasta, caracterizada por la destrucción de la institucionalidad, de la moral de trabajo, de la estructura productiva y una extendida cultura económica de la coca, el narcotráfico, el contrabando y la informalidad.

Salir de este funesto trance, sanar la economía y la institucionalidad exige trabajo duro y grandes sacrificios lo cual tiene un inevitable costo político. Son medidas difíciles, como las que debe asumir un médico ante una herida, un tumor y una grave infección y eso no lo acepta la gente, pues no quiere perder alguna prebenda y pide que se le prometan panaceas populistas y de ninguna manera responsabilidad y trabajo. La crisis tiene ser tan grande como en las épocas de la UDP  que pocos recuerdan, para que la gente acepte la intervención del cirujano para que opere el tumor canceroso.

Así nomás había sido. Decía Cayetano.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

UN OTRO FANTASMA RECORRE EL MUNDO, ES EL FANTASMA DEL POPULISMO.

Ovidio Roca

Un otro fantasma recorre el mundo, es el fantasma del Populismo y en cada país como producto de su particular proceso social y político este espectro desarrolla sus propios y particulares matices, aunque en lo esencial mantiene un discurso demagógico orientado a endulzar el oído del pueblo con ambiciosas promesas de dudosa viabilidad.

De esta manera y como producto de la predica demagógica el pueblo enajenado llega a considerar que el Jefazo y el Estado, son y deben ser los autores y responsables por su futuro y bienestar y no necesariamente el fruto de su iniciativa, de su trabajo y esfuerzo personal.

Definir lo que es el populismo es complicado por lo que es más práctico describirlo relatando lo que hacen nuestros populistas del Siglo 21 y otros tantos. (Por sus frutos los conoceréis: Lucas).

En la estrategia comunicacional los populistas promueven la exacerbación de las emociones personales y colectivas y utilizan y explotan los traumas y sentimientos más íntimos de las personas, con lo que las llevan al rechazo de la racionalidad y al retorno a la Tribu.

Los movimientos populistas se caracterizan en general por usar el nacionalismo, el etnicismo y racismo y su estrategia de poder se orienta a enfrentar y promover el odio entre las clases indígenas y las menos favorecidas de la sociedad, con sus presuntos enemigos y responsables de su malestar social y político; tanto los externos: el imperialismo, como los internos: los neoliberales y los capitalistas. De esta manera ellos se posicionan como los líderes y la voz del pueblo y decretan ser la verdad única, mientras a su vez combaten diariamente la libertad de expresión.

En su modelo de gestión política ejercen la manipulación demagógica de las masas con ofertas de bonos y prebendas; aplican la estatización y dirigismo de la economía y se apropian de los órganos del Estado para mantenerse indefinidamente en el poder. Es trabajo del Líder mediático repartir bonos y prebendas a sus seguidores y palo a los opositores; la consigna es: Evo (el icono) es como yo; soy el pueblo y el Estado soy yo.

El erario nacional es su patrimonio privado y lo utilizan para enriquecerse mientras se embarcan en proyectos faraónicos, palacios e industrias costosas e inservibles, los que llaman inversiones importantes y gloriosas, sin tomar en cuenta la viabilidad, los costos y todo esto en un marco de una corrupción incomparable.

Ya vimos por demás el dramático resultado del populismo en Cuba, Venezuela, Nicaragua que es lo que nos depara el futuro si continuamos por esta senda, por lo que es necesario si queremos salir adelante mirar hacia el horizonte de los países democráticos, donde veremos muchos países ahora exitosos que empezaron más pobres que nosotros y nos dejaron atrás a costa de educación, innovación, trabajo y mercados libres; mientras nosotros seguimos aplicando las recetas populistas, estatistas y explotando la riqueza natural, vendiendo materias primas, comerciando y no creando riqueza.

Como producto de la desinformación y el enfrentamiento promovido por los gobernantes, muy pocos son los ciudadanos y organizaciones que se unen y asumen la responsabilidad de construir un futuro común, con iniciativas, esfuerzo y responsabilidad propia. Olvidamos que en un mundo en permanente cambio, cada generación tiene que continuar creyendo, marchando, alzando la voz; comprometiéndose a rehacer el mundo, su mundo.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , , ,

Deja un comentario

LA NEFASTA HERENCIA MASISTA CON LA QUE TENDREMOS QUE LIDIAR

Ovidio Roca

Los funcionarios y los panegiristas del MAS citan, demagógicamente, cifras macroeconómicas con las que buscan mostrar una buena gestión gubernamental; pero de lo que no hablan es que de ninguna manera generaron prosperidad ni buena empresa; ellos tuvieron la suerte de recibir una millonaria herencia de los anteriores gobiernos: reservas petrolíferas certificadas, gasoductos construidos hasta los mercados y contratos ya suscritos. Además y de yapa les cayó un regalo del capitalismo, una larga coyuntura de precios internacionales como antes nunca vistos, donde el petróleo pasa de los 20 dólares por barril a los 100 y hasta 140 dólares.

Ellos dilapidaron esta herencia, se gastaron los mayores ingresos que recibió el país en toda su historia, a lo que se suma también el mayor endeudamiento; recursos que dilapidaron en corrupción, en construir millonarios proyectos totalmente fracasados, museos, palacios, canchas de plástico, coliseos. Inversiones que caracterizan el ciclo de la política y cultura cocalera y que está dejando un país endeudado y enfermo de populismo. Una inversión buena para incrementar el PIB pero mala para el país y su gente.

Como siempre, luego de la borrachera, del desastre, viene la dura tarea de reconstruir la economía, la institucionalidad y la ética del trabajo y esto exige que se asuma la responsabilidad de poner orden; recomponer el aparato productivo y las finanzas, lo que implica tiempo, sacrificios y trabajo. A su vez la gente acostumbrada a las prebendas del populismo y que va a sentir los efectos del ajuste, dirá que con el MAS todo era mucho mejor y gratis.

En los otros países Castrochavistas, que aplicaron la misma receta, los ciudadanos desesperados sacaron a los populistas del Gobierno y los metieron presos y ahora están trabajando duro en reconstruir su país; otros están en proceso de expulsarlos, nos referimos a Venezuela y Nicaragua los que están en su fase de crisis terminal; la etapa represiva y genocida en la cual están asesinando a su población. Nosotros siguiendo el mismo modelo hacia allí vamos.

Evo, que es un dirigente campesino cocalero puesto en el gobierno por el Castrochavismo, en su lógica practica y campesina siente y  se pregunta: “El pueblo es sabio (y) si uno no responde, fuera pues!”. Pensamiento sabio e interpretación necia: “Yo mismo a veces no puedo entender que ya estoy 12 años de Presidente, qué está pasando digo, me pregunto. Claro, a veces no están atendiendo bien, falta todavía, hay nuevas necesidades pero hay resultados, el pueblo es sabio (y) si uno no responde; fuera pues!, pero sí hay resultados”. (Esto último, lo de los resultados, se lo hacen creer los chupatetillas que no quieren soltar la mamadera y el poder).

Nos olvidamos que un país que se proyecta libre y próspero hacia el futuro, requiere de valores, de trabajo creativo, de compromiso; un accionar ciudadano que transita por el ejercicio responsable de los derechos y el total cumplimiento de las obligaciones.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

LA SOCIEDAD DE LA DESCONFIANZA

Ovidio Roca

Me dijeron que en el Reino del Revés

nadie baila con los pies,

que un ladrón es vigilante y otro es juez

y que dos y dos son tres: María Elena Walsh

En Bolivia las autoridades plurinacionales se regodean de su éxito y no toman en cuenta que la crisis económica, en este país macro dependiente de las materias primas, es menos palpable y visible gracias a su economía informal, al narcotráfico y contrabando; aunque a la larga esto destruirá la economía y moral del país.

A su vez la percepción generalizada para los militantes masistas es que la manera más eficaz de enriquecimiento y ascensión social es la toma del aparato del Estado donde la corrupción campea y es común ver en las instituciones públicas que los miembros de la cúpula hace negocios en el marco de una formalidad suigeneris, que significa recibir entre el veinte y treinta por ciento de toda adjudicación, monto que los ofertantes ya incluyen como parte de sus costos. El resto de funcionarios, con honrosas excepciones, se dedican a la corrupción al raleo, cada uno saca lo que puede en su posición, desde la propina para mover un trámite, hacer desaparecer una multa, proveer información de futuras obras y contratos, etc.

Me decía un empresario: “que crees que debemos hacer, entre que nos persigan y presionen a nuestra familia o hacer negocios, mejor es hacer negocios”. Y Evo asegura, “Saben los empresarios que están ganando mejor que con los gobiernos de derecha”.

Además de la informalidad y la corrupción; el nefasto legado que dejará el MÁS y que costará tiempo y esfuerzo superar, es esa cultura de la anomia, de pérdida de confianza y ausencia de autoridad. Durante su gobierno los masistas se han preocupado de destruir la escasa institucionalidad existente, destruyen las instituciones, prostituyen a los funcionarios y aprueban leyes mal hechas, leyes inútiles y peor aún, administradas y aplicadas en función de los intereses de la cúpula gobernante y la estrategia de poder omnímodo del gobierno masista. Como consecuencia de esto, la gente no tiene confianza en nada ni en nadie, no cree en la justicia, ni en las autoridades administrativas y judiciales, con lo que las reglas sociales se han degradado o se han eliminado y ya no son respetadas por la población.

Como producto de esto, gran parte de la población tampoco cree en sí misma y se ha creado una mentalidad primaria, infantil, caprichosa, que grita y patalea, destroza todo; no asume sus propias responsabilidades, pide y exige, pero no asume y espera que otro solucione sus problemas, por lo que acude permanentemente a las movilizaciones para defender sus intereses pues saben que dejar esto en manos de los administradores y funcionarios públicos es una ingenuidad, pues las decisiones de las autoridades responden a la estrategia de poder del gobierno del MAS y nada más.

Esto ocurre últimamente en el problema de límites departamentales y regalías del campo Incahuasi, cuya solución obvia es aplicar la ley, apoyados en información técnica veraz y objetiva. El problema es que ni el gobierno ni los jueces son creíbles ni confiables para nadie.

En esta sociedad de desconfianza para formar una conciencia ciudadana se debería enseñar en las escuelas, como antes se hacía, la materia de Educación Cívica y sobre todo predicar con el ejemplo. Mientras tanto a nadie se le ocurre demandar ni exigir de la población que asuman su responsabilidad personal. Por ejemplo para parar ese desorden de los mercados en Santa Cruz, no se les ocurre decirle a la gente, que colaboren y que no compren a nadie asentado fuera de un lugar establecido para hacerlo; en el entendido de que si no compran no habrá ventas y por tanto no habrá vendedores. Además de aplicar las correspondientes  sanciones a vendedores y compradores.

Finalmente no debemos olvidar que una democracia es un Estado de Derecho, que se consolida mediante el cumplimiento de la ley, el respeto a las normas y cuando flaquean estos pilares de la convivencia, como lo vemos ahora, la democracia está en riesgo. El problema es que nos hemos olvidado que lo importante son las acciones y los hechos y no las palabras vacias, como dice T. Huxley: “Los hechos no dejan de existir porque sean ignorados”.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

DE LA POLÍTICA Y LOS POLÍTICOS

Ovidio Roca

Un elemento esencial de la democracia y que la diferencia del totalitarismo es la existencia de partidos políticos y la alternabilidad en el poder. Este es un aspecto que delata y expone a los populismos disfrazados de democracia, que hacen todo lo imaginable para mantener al jefazo y a ellos en el poder, algo que vemos en los países Castrochavistas, en Corea, en China y en Rusia.

En el modelo democrático, los partidos políticos son estructuras pensadas para la toma y ejercicio del poder mediante el mecanismo electoral y representativo. Fueron los partidos políticos los que crearon la democracia por lo que esta modalidad de gobierno es impensable sin ellos; partidos que para definirse como tal deben tener propuestas, ideas, programas y liderazgo.

Para la democracia es natural y necesaria, la existencia de conflictos de opinión entre el partido de gobierno y los de oposición, puesto que ayudan a establecer pesos y contra pesos, normas y reglas democráticas; por lo que no es posible ni deseable eliminar a la oposición, pues con ello se destruye el tejido mismo de la sociedad.

En su afán de lograr el control de la opinión ciudadana, el populismo cocalero criminaliza toda acción y opinión política adversa a su gobierno, la que es acusada de política, entendido esto como nefasto; igualmente se lo hace con  las manifestaciones ciudadanas, a las que acusa de tener trasfondo político, y en esto tienen razón pues: “toda preocupación y acción ciudadana en defensa de sus derechos es política”, pues trata de los intereses de los ciudadanos de la polis, la Ciudad Estado y esto desde la antigüedad griega.

Toda esta criminalización de la política es una estrategia de los populistas para evitar que la gente asuma su compromiso ciudadano, su compromiso político de defender sus legítimos intereses; el problema es que este mensaje descalificatorio ha calado tan hondo que hoy casi todos niegan tener orientación o militancia política.

Por este descredito de los políticos y la política, actualmente la población no cuenta con una representación, con partidos políticos consolidados, organizados y profesionales que defiendan sus intereses y esto es muy conveniente para el Movimiento al Socialismo.

Lo que debemos convenir, dejando de lado los mensajes envolventes, es que toda movilización de la ciudadanía en defensa de sus intereses es política y es buena y necesaria y se la realiza porque el ciudadano goza de derechos políticos y debe ejercerlos para precautelar estos sus derechos y su futuro.

La ciudadanía descontenta y sin representación política, parece esperar una propuesta y aunque la mejor opción es la democracia liberal, esta no existe en el escenario político nacional donde todos son de alguna manera socialistas o populistas. Parece insólito pero los bolivianos que en su práctica cotidiana son capitalistas, ideológicamente creen que deben ser socialistas.

Toda actividad social se sustenta en la confianza y no puede haber confianza en la política si no hay confianza en los políticos. La política no puede ser una profesión, ni un medio de vida; la política tiene que ser una “vocación”, es decir, una llamada al servicio y entrega a los demás y no se debe utilizar como medio de enriquecimiento, ni para dispensar favores o prebendas.

El político es el representante de los ciudadanos en la defensa de sus derechos y libertades y por tanto es urgente y necesario recuperar el respeto, la consideración de los políticos y la reivindicación de la política y los partidos políticos como actores insustituibles de la convivencia democrática. Por tanto se hace necesario corregir y revertir la imagen devaluada del político y en este campo es imprescindible que éstos asuman su rol en defensa de la sociedad con eficiencia y honestidad.

ovidioroca.wordpress.com

 

,

Deja un comentario