Archivo para la categoría Plan de Gobierno

PROPUESTAS DE ECONOMIA Y DE PAIS

Ovidio Roca

Yo soy yo y mi circunstancia”. José Ortega y Gasset.

La economía alto peruana se desarrolló desde su inicio como una actividad  tributaria y al servicio de las necesidades de la economía española, por lo que  estuvo centrada en la extracción minera del oro, la plata y posteriormente el estaño, luego el petróleo y esto para servir a las demandas y necesidades de los países centrales.
El asiento del Estado y del poder político del país estuvo y está centralizado en el área andina minera y el resto del país le era desconocido; tal es así que por carecer de conocimiento y presencia en todo el territorio se fue perdiendo casi la mitad de la superficie que tenía al inicio de su creación y esto por guerras, venta de territorio en el caso del Acre o cambiado por un caballo un extenso territorio en la frontera con San Matías.

Como nos encontramos al centro del Continente, lejos de las costas y los circuitos del comercio, del progreso y abocados al extractivismo no pudimos incorporarnos mental y técnicamente al desarrollo industrial que se inició en Inglaterra en 1760 y luego esto se hizo muy dificultoso por la distancia tecnológica y la competencia con el resto del mundo globalizado. Ahora que ingresamos a la cuarta revolución industrial, la de la inteligencia artificial, también estamos en problemas.

En consecuencia mantenemos una economía extractivista y mercantilista y últimamente con el avance de la economía de la coca casi todo lo importamos, desde los alimentos hasta las manufacturas y el mayor problema es que una gran parte de la población informal se mueve en el negocio ilegal del narcotráfico, el contrabando, el comercio informal y como esto satisface sus necesidades, lo considera bueno. Y aunque en una perspectiva de mediano plazo esto es insostenible, cuando una sociedad tiene grandes necesidades y limitaciones piensa solo en lo inmediato.

La situación del desarrollo del país por tanto, no es sólo resultante de los factores humanos, sino como indicábamos de un conjunto de elementos condicionantes, económicos y no económicos, externos e internos al país, así como por la geografía, vías de comunicación, educación y el tipo de inserción del país en el contexto económico mundial.

En consecuencia cuando pensamos en propuestas para el desarrollo del país debemos considerar la cultura y formación de la población y cuáles son las características nacionales de las fuerzas productivas y evaluar hacia cuales áreas y sectores productivos podemos enfocarnos para superar el actual extractivismo. Estas consideraciones son importantes al elaborar y proponer modelos de desarrollo productivo, pues si la alternativa y el modelo que les ofrecemos a la población boliviana, mayoritariamente informal, es cambiar hacia una economía legal y de trabajo formal con altos niveles de capacitación y competitividad, ahí chocamos con sus intereses y expectativas y no los aceptara.

Considerando nuestra realidad socioeconómica, geográfica y cultural, deberíamos pensar en un nuevo modelo de economía, centrado en lo que poseemos: territorio, recursos ecológicos y humanos en el contexto y la circunstancia de este gran problema para la humanidad cual es la destrucción de los ecosistemas y la masiva contaminación que induce al cambio climático.

El argumento es simple, como nosotros somos parte del ecosistema, si este se desequilibra no sobrevivimos pues necesitamos de un clima adecuado, del aire, del agua limpia y de la flora y la fauna para vivir, por tanto una área productiva prometedora es aquella que tiene que ver con las necesidades básicas del ser humano, la alimentación y el ambiente sano y ahí tenemos la nueva agricultura asociada a la biotecnología; el cuidado del medio ambiente y la conservación de los bosques lo que tiene que ver con el secuestro y conservación del carbono y el suministro de agua limpia y aquí surge la economía ecológica.
En consecuencia debemos enfocarnos hacia actividades en las cuales seamos productivos y competitivos y por supuesto las áreas tecnológicas son imprescindibles pues estamos insertos en la actual economía del conocimiento.

Una propuesta de gobierno debe orientarse hacia lo que se llama economía sostenible y economía ecológica, un modelo de desarrollo que propone una sociedad respetuosa con el entorno; que no sólo valora los beneficios económicos sino también el cuidado del ecosistema, la salvaguarda de especies animales y vegetales, así como de un equilibrio ambiental. Una economía alejada del consumismo, centrada en lo local y que busca producir y suplir una demanda alimentos, con una nueva agricultura con uso de la biotecnología; manejo forestal, calidad ambiental, preservación de acuíferos, agua pura, clima soportable y predecible, ecosistema equilibrado, reciclaje, y esto es algo en lo que podemos trabajar.

Esto implica por supuesto un entorno institucional que otorgue seguridad jurídica para que las personas puedan desarrollar sus iniciativas y en un ambiente de democracia, libertad, estabilidad de normas sociales y ambientales que se cumplen y bajo un modelo federal pues las decisiones se toman en cada ecosistema y en cada región.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

 

Anuncios

, ,

Deja un comentario

TENEMOS QUE VOTAR CON RESPONSABILIDAD Y EN DEFENSA DE NUESTROS INTERESES COMUNES Y DE LARGO PLAZO

Ovidio Roca

Después del desastre populista causado por el masismo en nuestro país, el siguiente gobierno y esperamos que sea un gobierno democrático, tiene que lidiar con una economía y una institucionalidad destrozada y tendrán que hacerlo sin plata; por tanto tendrá que ser con “piense”. El problema es que alguna población borracha de populismo, quiere seguir con la farra y no está dispuesta a apretarse el cinturón y trabajar.

Tenemos un ejemplo de esto, aquí  al lado en la Argentina; ellos intentaron curarse de la peste populista y confiaron en Macri pero él no se animó a cortar por lo sano el bodrio Kitchnerista, la enfermedad populista y arreglar de una vez el desastre económico y social heredado. Intentó hacer algo pero aplicando paños tibios y estas medidas no pararon la infección y tampoco gustaron a nadie y menos a los millones de nuevos empleados públicos del Kitchnerismo, a los millones de jubilados sin haber aportado un solo peso, a los “dueños” de las empresas públicas quebradas y a todos esos que tienen miedo a perder sus prebendas. Y por lo que se ve venir en la próxima elección la Kristina será en los hechos la Presidente.

Este es el escenario político económico que se nos avecina, pues nosotros también venimos aplicando la misma receta castro chavista. Entre tanto la oposición boliviana en lugar de buscar la unidad y de trabajar en mejorar sus propuestas y preparar sus equipos, sigue destruyéndose mutuamente.

En nuestra vida cotidiana cuando vamos a contratar a un cocinero, un plomero o cualquier servicio, lo primero que hacemos es averiguar si sabe de su oficio y si es una persona de confianza, pues lo vamos a dejar entrar a nuestra casa. Sin embargo cuando vamos a elegir un Presidente o un asambleísta; servidores públicos a quienes vamos contratar y pagar para que administren el Estado en el cual vivimos, no lo hacemos y así nos va. Olvidamos que el próximo mes de Octubre estamos convocados para la elección de un Presidente quien manejara nuestra nación y afectara nuestra economía y nuestro futuro y cuya tarea no es hacer discurso y promesas sino conducir un país. Debemos por tanto elegir a un Estadista con capacidad, carácter y las ideas claras y acompañado de  un equipo idóneo, pues tiene por delante la dura tarea para reconstruir el país y para esto se debe tener un plan y un programa de lo que hay que hacer y cómo hacerlo.

Tenemos que enfrentar graves problemas heredados de la mala gestión que realizó el masismo y que nos deja instituciones corrompidas, un alto nivel de gasto público, una excesiva e incompetente burocracia y un déficit fiscal creciente, atraso cambiario, alto endeudamiento interno y externo, tarifas de los servicios públicos artificialmente bajas y una extendida economía informal vinculada al narcotráfico. Arreglar todo esto exige de una serie de medidas que a la gente no le gusta, por eso es importante entender y el explicar la grave situación como se reciben los negocios del país, para que la gente entienda y el desafío y trabajo que se tiene por delante. Solo un político dijo la dura verdad a los ciudadanos; Winston Churchill, cuando expreso: solo les puedo ofrecer: blood, toil, tears and sweat (Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor) y salvó al país y al mundo del nazismo.

Nos enfrentamos a decisiones muy importantes que definirán el rumbo de nuestra vida, por lo que es necesario unir nuestras voluntades y unir nuestros votos para derrotar al populismo. En los próximos días debemos revisar las encuestas sobre intención de voto y teniendo en cuenta estos datos, los candidatos que no tienen chance deben renunciar a su postulación y exhortar a sus seguidores a votar por el candidato que tenga más posibilidades y nosotros los ciudadanos debemos votar por éste candidato y así derrotar al populismo cocalero.

Si no tenemos el candidato ideal votemos por aquel que nos permita salir del populismo cocalero y exigir al Presidente electo que constituya un  equipo de Gobierno con la gente más calificada del país y para ejecutar un programa liberal y democrático. Los miembros de este equipo deben ser elegidos por sus méritos, para que con responsabilidad, idoneidad y pensamiento propio trabajen por el futuro del país y no esté preocupados como los mediocres, en hacerle zalemas al jefe.

Critican los masistas que algunos ciudadanos y partidos opositores bajo el concepto de voto útil llamen a votar por Mesa, aunque este no goza de sus simpatías; un argumento es que se trata de elegir entre un eccema y el cáncer; el eccema se cura con jabón de lejía y unto con sal, mientras el Cáncer es con radio y quimioterapia, mucha plata y mucho tiempo.

Por tanto debemos votar para derrotar la dupla ilegal, pues solo de esta manera podremos parar el desastre que significaría un nuevo periodo masista, incapaz, corrupto y usurpador y restaurar la democracia y el Estado de Derecho.

Luego de las elecciones y si gana la opción democrática, esta deberá trabajar en la reconstrucción de la institucionalidad y el sistema productivo, y tendrá la permanente oposición y boicot del régimen cocalero y narcotraficante, pero como contraposición tendrá un gran apoyo internacional y del pueblo democrático.
En caso de que continúe el masismo, este podrá usar el narcotráfico como fuente de financiamiento, pero tendrá fuerte resistencia de los vecinos afectados por este tráfico ilicito y el Gobierno masista al igual que el de Cuba y Venezuela, será sancionado y bloqueado por la comunidad internacional, por lo que el pueblo boliviano seguirá sufriendo las penurias por la ineficiencia y abusos del régimen y el impacto del aislamiento internacional.
Nadie en su sano juicio confiaría en entregarle por ejemplo a Evo, Kristina o Maduro, su plata para que vaya al mercado a realizar las compras del día y las del locro o el puchero; pero muchos se animan a dejarles la presidencia, administración y dirección de un país. Misterios de la política que cuestan muy caro.

ovidioroca.wordpress.com

 

,

Deja un comentario

SENTIDO COMUN AUSENTE Y ELECCIONES AL FRENTE

Ovidio Roca

La democracia y la economía formal no están entre las prioridades de la población infectada de populismo”. SNCHY.

Lo que se nos viene para los próximos años es complicado tanto en lo económico, social y también en el contexto internacional, por la posible reacción de los países democráticos frente a los narco populismos cada vez más radicalizados.
En nuestro país se acabó el ciclo de las vacas gordas y para salir adelante tenemos por un lado la vía fácil populista, estatismo, coca y narcoterrorismo que concluye como en Venezuela; o el camino difícil de la democracia,  que requiere de duro trabajo para la reconstrucción institucional y del aparato productivo y esto con poca plata, pero asegura viabilidad en el futuro.

Los demócratas vamos a unas elecciones para nominar, no un caudillo que discursee o regale cuentos, sino un Ejecutivo que tenga la capacidad de gestionar nuestros intereses en un mundo cambiante y apostando a un mejor futuro para todos los ciudadanos. Una persona que conozca la realidad de la sociedad en la cual vivimos; sus necesidades, los recursos con los que se cuenta y las posibilidades de llevar a cabo planes eficaces a corto, mediano y largo plazo y sin proponer utopías engañosas.

Cuando se enfrentan las crisis se necesita de líderes con carácter y fortaleza; aprendimos el año 80 con el Dr. Paz, que ante situaciones desesperadas se requieren soluciones radicales, pero los líderes actuales no se arriesgan y aplican paños tibios, lo que finalmente termina en infecciones y muerte. No olvidemos que el ciclo del gas y los buenos precios de estos últimos años ya se acabó y para muchos grupos sociales la única alternativa es la coca y el narcotráfico. De seguir así y sin una oposición creíble y programa de gobierno viable, la gente que es pragmática aplicara el viejo dicho: Si no puedes vencerlos únete a ellos. Kausachun coca!!.

Es decir que necesitamos de un estadista, un verdadero Estadista que sea capaz de tomar medidas que son buenas a largo plazo, aunque en lo inmediato resultan impopulares. Y aquí está la diferencia entre un político común y un estadista, pues el primero solo piensa en el triunfo electoral mientras que el segundo en las generaciones que vendrán. El ejemplo lo tenemos en Argentina donde la población ante la inefectividad del gobierno decide volver al pasado, pensando erróneamente que el pasado fue mejor.

Estamos en una fase electoral en la cual el Gobierno populista cocalero, que tiene todas las instituciones bajo su absoluto control está conduciendo al país vía elecciones truchas hacia una narco dictadura, siguiendo los pasos de Venezuela y con asesoramiento cubano.

Existen solo tres candidaturas que se destacan en las intenciones de voto: las del masismo que tiene el control del aparato del Estado y maneja discrecionalmente los recursos públicos. Ellos cuentan con el apoyo de una población que convive con la economía de la coca, el contrabando y el narcotráfico y se siente insegura de competir en una otra economía formal y competitiva.

Las dos candidaturas viables de la oposición, tienen el apoyo de una clase media y de emprendedores que entienden que la economía populista en el mediano plazo nos conduce a la dictadura, la miseria y con el agravante de la violencia de los carteles del narcotráfico que proliferaran aún más.

El problema es que estos candidatos en lugar de elaborar una estrategia de unidad para ganar las elecciones; por sus egos y personalismos se encuentran en una guerra feroz entre sí y con esto están apoyando al candidato del MAS.

A su vez, el Gobierno Populista Cocalero tiene las cosa claras; ganar las elecciones a como dé lugar y si no logran mayoría parlamentaria, tomaran el poder de todas maneras. El principal Ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) Jacinto Herrera, advirtió que si el Movimiento Al Socialismo (MAS) no logra 2/3 en la futura Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) se movilizará para lograr la aprobación de sus leyes. En realidad nos dice: yo y mis huestes somos la ley.

El candidato opositor con mayor apoyo electoral, Carlos Mesa, es brillante en su oficio de periodista y orador, pero no tiene las condiciones de estadista y lo ha demostrado. Sin embargo si el pudiera controlar un poco su ego, podría armar un equipo de gobierno con los mejores profesionales del país, cada uno en su área y sin ningún ll’unku y amarraguato que lo endiose y así podría hacer un buen gobierno.

Se dice que el sentido común es el menos común de los sentidos,  y así nomás había sido. El problema es que si no logramos parar electoralmente al MAS y su proyecto cocalero; no solo nos perjudicamos a nosotros, sino que les dejamos una nefasta herencia a nuestros hijos y nietos. Vale la pena mirar a Venezuela, Nicaragua, Cuba y no seguir su camino. Lamentablemente los partidos de oposición parecen haber perdido el rumbo, se olvidan de quién es el enemigo, no se unen y se dedican a destruirse mutuamente.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

ELEGIR ENTRE PROMESAS O RESPONSABILIDADES

Ovidio Roca

Los masistas son expertos vendedores de mitos; durante más de 13 años el discurso político y propagandístico del MÁS atribuyó a la llamada nacionalización la bonanza económica del país, ocultando que fueron los altísimos precios internacionales de los hidrocarburos y el incremento del IDH los que explican los mayores ingresos del Estado. A eso hay que añadir las exportaciones de coca y sus derivados que financian el contrabando, el crecimiento inmobiliario y una cierta bonanza, aunque no sostenible, de la economía.

Ahora se acabó la plata, se acaba el gas y las empresas en las que se gastó cientos de millones de dólares están en quiebra; los prestamistas están cobrando las inmensas deudas y unos cobran en dólares y otros en territorio y recursos naturales. El pueblo enfermo de populismo ya no cree en las instituciones, ni en nada ni en nadie; se acabó la fiesta y hay que poner en orden el país, pero los jaraneros no quieren saber de poner la casa en orden y aceptar que hay que empezar a capacitarse, a trabajar en serio, a producir y arreglar las cuentas.

En Bolivia, país de economía primaria, las reservas de gas cayeron, hay problemas para cumplir los contratos de exportación y se encogen las reservas para abastecer la demanda local; mientras por su parte el Gobierno continua con su modelo económico estatista y de galopante corrupción populista y cocalera.

Esta economía populista cocalera se podría mantener estable dependiendo de cómo actúen los países vecinos, en su afán de protegerse de la coca, el contrabando y el narcotráfico que les afecta. El problema es que este comercio es el que sostiene al régimen populista y si se recibe una presión internacional fuerte esta economía ilegal se caerá y obligara a la ciudadanía responsable a realizar un cambio de modelo para mejorar las condiciones de vida en el país. Sin embargo, la percepción común (en un país con ochenta por ciento de empleo informal) es que si eliminamos las actividades ilegales y de baja tecnología la población mayoritariamente se quedará sin trabajo.

La perspectiva que se nos presenta con el populismo es una segura caída de los ingresos, por lo que si queremos avanzar y no caer en la miseria, necesitaremos un nuevo modelo de economía, el que indudablemente está ligado al conocimiento y las nuevas tecnologías y esto lo tenemos que realizar bajo la conducción de uno de los candidatos que se han presentado a la contienda electoral de Octubre.

Para la elección entre los candidatos los debates poco ayudan, pues la gente vota según sus intereses de corto plazo y su vinculación con el modelo político y económico que representa cada uno de los aspirantes; candidatos de los cuales ya se tiene, aunque sesgada, una personal o corporativa percepción:

Lo que se percibe de Carlos Mesa es que es un brillante periodista y magnífico orador. Se lo recuerda como un mal presidente, inseguro en sus decisiones y que le gusta rodearse de amiguitos que le hacen coro. En caso de gobernar Mesa y por lo que se vio en su gestión actuará como lo hizo en su momento Hernán Siles, atribulado y sin saber qué hacer ante la anarquía y espantosa inflación que enfrento y que también ahora vendrá, pero ahora sin el Doctor Paz. Seguramente Mesa no tomará decisiones difíciles de tipo cambiario, reducción del gasto público y equilibrio fiscal, por lo que la situación se volverá caótica. En estas circunstancias la población que está integrada a la actual informalidad cocalera y contrabandista, pedirá a gritos que Evo continúe.

Oscar Ortiz es un buen Gerente tiene las ideas clara, cuenta con la simpatía internacional de los países democraticos y puede formar un buen equipo de gobierno con gente idónea, que la hay, para afrontar la difícil situación económica e institucional que dejará el masismo y que Mesa por su carácter no podría enfrentar. Tiene poca llegada a nivel nacional y popular.

El exitoso posicionamiento de Evo es fruto de los ideólogos populistas del Foro de San Pablo, quienes lo convirtieron en el icono indígena de una mayoría de población de raigambre campesina. Es el jefe de los sindicatos cocaleros que dan sustento a la economía informal a la cual la población, por la falta de desarrollo del país y de educación técnica, se halla vinculada en un setenta u ochenta por ciento.

Evo es un dirigente campesino que no tuvo oportunidad, como gran parte de los campesinos bolivianos, de formarse intelectualmente. El sabe arengar, apuntar y denigrar al enemigo, pues es lo que hace un dirigente sindical; argumentar y proponer modelos de sociedad, de economía y de gestión es otro cantar, por tanto no le conviene debatir. Es por eso que el Linera dice que él lo representara en los debates, pero que para no aburrirse piden que vengan de a seis o más asnopositores.

Ante esta situación y dado que la economía populista, extractivista y cocalera que ofrece Evo y que gusta a los informales es insostenible; hace falta un programa de gestión que nos permita educarnos y capacitarnos para ingresar paulatinamente a una economía sustentable, pues de lo contrario en un corto plazo caeremos como en Venezuela, en la miseria y pasto de los carteles de la droga y viviendo en permanente violencia y temor.
Por tanto la situación nos exige que todos asumamos nuestra responsabilidad como ciudadanos, trabajar duro en la actual coyuntura y decididos a capacitarnos pensando en el mediano plazo. Y lo más importante, que nos pongamos de acuerdo para hacer un frente común contra el populismo, pues si no lo hacemos: la luna se esconderá y el sol se escapará y habrá llanto y miseria de las guaguas y de nosotros los achachis.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , , ,

Deja un comentario

APUNTES PARA UNA ESTRATEGIA CONTRA EL POPULISMO COCALERO, II

Ovidio Roca

Todos los días recibimos malas noticias desde Venezuela, de nuestros amigos y vecinos, que viven un viacrucis del que todos se conduelen pero nadie se anima a tomar decisiones expeditivas para cortar su dolor. Es un paciente que sufre y aunque la solución es una operación quirúrgica, solo le damos consejos, aspirina y sobas de unto con sal.

No queremos tampoco, saber que el virus populista que ha producido este “maduro absceso” a los venezolanos y que los mantiene enfermos, ya lo tenemos en casa y lo que vemos por la tele de Venezuela, pronto lo tendremos aquí.

Está comprobado dramáticamente que el modelo populista es un fracaso y esto lo comprobamos todos los días, por lo que necesitamos revertirlo urgentemente y aplicar aquel otro modelo: la democracia liberal y la libre empresa, que ha funcionado exitosamente en el mundo libre.

El argumento concreto y objetivo para oponerse al proyecto populista es la demostrada inviabilidad económica e institucional de su receta castro-chavista, que viene bajo el rotulo de Socialismo Siglo XXI, pero en realidad es el viejo Capitalismo de Estado y dirigismo económico. Ellos combaten a la propiedad privada y procuran estatizarlo todo; lo hacen con las grandes empresas ya instaladas y compran maquinarias con sobreprecio para instalar otras, que luego no saben cómo manejarlas. Y esto, es lo que no hay que hacer.

Quieren controlar el mercado, los precios el tipo de cambio, pensando que algún burócrata ll’unku, es más inteligente que las millones de personas que con sus compras diarias y buscando la mejor opción del mercado lo regulan automáticamente. Algo que no es cierto.

Parodiando la lucha de clases de Marx, ellos ahora están promoviendo la mortal lucha de etnias, “diseñada” irónicamente  por aquellos q’aras que se identificaron en el último Censo de Bolivia, como “ninguno”.

Han destruido la institucionalidad democrática y dado paso al retorno al Imperio Inkaico totalitario. Un Cacique y miles de pequeños Jilakatas, dedicados a enriquecerse, realizando todo tipo de actividades expoliativas y mercantiles, donde se destacan las derivadas de la coca y el contrabando. No obedecen ninguna ley, no pagan ningún tributo, no se preocupan en lo mínimo del impacto ambiental. Los ideólogos del “proceso de cambio”, en su busca del Socialismo han generado un nuevo paradigma, el “Anarco Corporativismo Cocalero”.  Kawsachun coca.

Con el Gobierno Populista cocalero, vivimos tiempos de anomia, se ha perdido la confianza en el gobierno, en su política, no se respetan las instituciones, no se cree en las leyes, en la justicia, el pueblo se acostumbró al desorden gubernamental y pasó a ver como normal la corrupción, violencia, deterioro de los servicios públicos, el negocio informal, el narcotráfico que satisface y enriquece a sus seguidores se extiende en la sociedad y se incrementa el uso del temor para quien se oponga a ellos. Para garantizar un futuro sostenible necesitamos construir seguridad jurídica y confianza en las instituciones.

Hannah Arendt, 1951 (quien conoció el nazismo y el genocidio étnico) expresaba: “El totalitario, en primer lugar, transforma las instituciones y normas que rigen el país, buscando fortalecerse y perpetuarse en el poder. Revestido de legalidad, el totalitario cierra los caminos que permiten la alternancia pacífica en el gobierno. No basta con la reforma institucional, sino que necesita controlar la opinión pública a través del monopolio o fiscalización de la información y la educación. De esta manera, el totalitario adoctrina, transmite valores, y a través de la propaganda crea la verdad oficial, lo políticamente correcto.

El Gobierno, su partido y sus aliados se convierten en la voz del país, identificándose con la nación, el Estado o el pueblo, de manera que criticar es mentir, crispar o ser antipatriota”.

Se necesita por tanto, cambiar de modelo político económico populista y reconstruir el país bajo un sistema de democracia liberal, republicana y federal; es nuestro desafío.

Cada doce siglos desciende del empíreo un iluminado, un Qananchiri y nosotros fuimos bendecidos con el Licenciado, quien nos sentencia: En Bolivia: “No se está debatiendo el modelo de Estado, ni el modelo económico, no hay un proyecto alternativo en Bolivia, y no es culpa de nosotros, sino de la oposición que no tiene la capacidad intelectual”. Qananchiri en Alemania.

Aunque como dice el Licenciado, somos medio burros y de baja capacidad intelectual, algo tendremos que hacer para sobrevivir.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

MODELO POLITICO Y SOCIOECONOMICO MASISTA

Ovidio Roca

(Tesis para optar al título de Licenciado. Información tomada de los medios y la calle)

Institucionalidad del masismo cocalero y su estrategia

El Estado democrático se crea para proporcionar bienestar a los ciudadanos en el marco de un Estado de Derecho. A su vez, el modelo sindicalista cocalero trabaja para el bienestar e intereses exclusivos del cacique y del gremio.

El Manual Básico del líder populista latinoamericano contempla: Reformar la Constitución para perpetuarse en el poder; tener un aparato y un sistema de justicia propio y contar con un enemigo causante de todos los males y problemas del país, actuales y por venir. El enemigo interno son los neoliberales y el externo el Imperialismo Yanqui.

El modelo del Estado populista cocalero (un Estado que ha venido recibiendo ingentes recursos, fruto de los altos precios internacionales de las materias primas y también como producto del narcotráfico) dispone como política de gobierno, el control sobre las finanzas del Estado, el crédito y endeudamiento público.

Para perpetuarse en el poder engordaron el sector público y la burocracia, la que usan para las manifestaciones de apoyo a su gestión; también crearon un conjunto de bonos y subsidios, que cuando disminuyan los ingresos no podrán cubrirlos.

Tiene control discrecional sobre el aparato coercitivo: policía, ejército, movimientos sociales y de la capacidad legislativa para dictar normas contra todo lo que se le oponga y para aquello que su apetito disponga; tienen también bajo su control el poder electoral, el poder judicial con jueces y fiscales sumisos y controlan cada vez más, los medios de comunicación. En fin “l’etat c’est moi”.

El gobierno sigue el plan de estatizar la propiedad de los recursos naturales,  el sistema económico y los medios de comunicación y transporte. Trabaja diariamente para eliminar las empresas privadas y evitar la existencia de instituciones fuertes y sólidas; la acumulación de capital económico y social licito; las organizaciones cívicas y religiosas; es decir necesitan dividir y evitar la consolidación de instituciones y organizaciones fuertes que lo puedan enfrentar. Ellos quieren tener personas aisladas, y mendicantes, que esperan la dadiva de los gobernantes y que se contentan con un bono o una limosna.

El discurso ideológico del masismo cocalero y lo que hace en la práctica

El Gobierno populista cocalero maneja un discurso ideológico con un colorido embalaje étnico, esa mezcla de mito del buen salvaje con conceptos de la izquierda populista.

Proponen un Gobierno: de y para los indígenas, para los pobres y los discriminados. Y al contrario vemos al gobierno supuestamente indígena, discriminando y violentando agresivamente a los pueblos originarios del TIPNIS y combatiendo a los hermanos del CONAMAQ.

Postulan la defensa del medio ambiente y la Pachamama; y contra toda norma (más precios inflados), construyen la carretera del TIPNIS y últimamente han avanzado sobre Pando, la Chiquitania y Parque Noel Kempff Mercado; atravesando Parques Nacionales y Territorios indígenas para facilitar la penetración cocalera y el narcotráfico. Y a lo largo del país, surgen las explotaciones mineras de los chinos y aliados del Gobierno, contaminado los acuíferos, los ríos y las sementeras.

Hablaron de la despolitización de la justicia. Y ahí vemos a jueces y fiscales correteando y encarcelando a todo aquel que piense diferente al gobierno, como en las épocas del inkario y la inquisición.

Ofrecieron, en cinco años, convertir al país en industrial a partir de la industrialización de cuatro materias primas: Hidrocarburos, electricidad, litio, minerales y hierro. Y ya no tenemos gas y los grandes proyectos mineros fracasaron por avasallamiento e inseguridad jurídica.

Postularon la modernización y desarrollo de la economía campesina, cooperativa, micro empresarial y empresarial; con soberanía alimentaria y obtención de mercados externos. Y ahora importamos los alimentos y lo que avanza es la coca y el narcotráfico.

Consolidar la unidad territorial de los nueve Departamentos. Y hoy como nunca se agudizan los conflictos entre regiones y entre municipios.

Lograr la seguridad ciudadana reforzado el trabajo policial. Y el nivel de inseguridad, atracos y robos y asesinatos llegan al paroxismo.

Resultados de sus políticas para la ciudadanía

Ausencia de Estado de derecho: derechos de propiedad, de libertad económica, igualdad ante la ley y confianza de cumplimiento de los contratos. El sector económico y las empresas para desarrollarse necesitan de estas instituciones que el Estado debe garantizar; sin ellos, las personas y empresas no tienen ningún incentivo para trabajar, invertir e innovar.

Políticas permisivas con la informalidad, el contrabando, el narcotráfico, que ha generado una situación de anomia e instaurado un modelo de Estado anarco-corporativista.

La Constitución actual, aunque defectuosa pone algunas restricciones al Gobierno y de alguna manera los limita o los pone en evidencia; pero como sabemos, hacen leyes “ad hoc” para castigar a los opositores mientras ellos incumplen cualquier norma que no satisfaga sus afanes de poder.

Inseguridad. Para el pueblo que no tiene guardaespaldas pagados por el tesoro nacional, e inseguridad agravada para cada dueño de casa, de empresa, de propiedad agrícola.

El narcotráfico y la economía delincuencia crecen como un cáncer, que en una primera instancia cohabita con el gobierno pero en algún momento lo puede sustituir si afecta a sus intereses de constituir un Narco-Estado.  Esta expansión del narcotráfico que lo corrompe todo, está llevando la violencia al campo, a las ciudades y a las familias y cada día tenemos más muertos  en las calles.

Desempleo creciente. Sólo una minoría tiene un trabajo decente; la mayoría, más del setenta por ciento, vive en la informalidad. Los bonos son un subsidio de desempleo, no un empleo. No hay empleo formal, porque se está destruyendo el aparato productivo.

Corrupción. Carecen de suficiente equipo profesional capacitado y con experiencia para implementar y gestionar el Estado y lo peor es que usan la fidelidad política y no la capacidad y el mérito como un criterio para la elección de los servidores públicos. Las empresas públicas se han convertido en un botín y funcionan ineficientemente.

La ineficiencia de la burocracia, los excesivos controles y regulaciones producto de su receta populista y castrochavista, vuelven ineficaces las políticas y la gestión pública y paralizan las empresas y la producción.

Calidad de vida desmejorada por el desastre de los servicios públicos y el deterioro del medio ambiente. Los burócratas, juegan su propio juego, no informan adecuadamente a sus jefes y no proporcionan todos los detalles que permitan tomar decisiones

Las clases medias e intelectuales se sienten frustrados por el modelo indigenista: excluyente de la cultura mestiza nacional y alejada de la cultura de la ciencia, la innovación y la tecnología y se agudizan las diferencias regionales y étnicas.

Como las decisiones están centralizadas se toma decisiones sin considerar la diversidad del país y eso hace incurrir en errores de juicio y de política. Cuando tratan de descentralizar las decisiones para evitar estos peligros, pierden control de los puntos clave para el poder y puede deteriorarse aún más. Surgen conflictos institucionales internos, las rivalidades entre grupos y pugnas personales, afectan a la gobernabilidad del aparato político.

Crece y se expande una burocracia ineficiente y corrupta, que impone barreras, trabas y trancas innecesarias, repetitivas y caras, que impiden, dificultan y encarecen la actividad productiva formal, lo que termina por detener o frenar el desarrollo de las empresas e inviabilizar el desarrollo del país.

La mirada ideológica les hace perder el conocimiento de la realidad social y por ello desatienden las necesidades de la población; los mitos y símbolos del sistema: indígenas, pobres, madre tierra, se desgastan y pierden validez y credibilidad.

Corolario

Lo que se intenta describir arriba, es el modelo populista castrochavista, que siguieron varios países vecinos y que algunos siguen aplicándolo: entre ellos, Venezuela y Bolivia. Ya salieron del mismo Ecuador, Argentina, Brasil y les está costando muelas componer el país; la Argentina es el más damnificado de estos.

Si miramos a Venezuela y el drama humano que vive su pueblo, con más de cuatro millones de personas que tuvieran que salir como pudieron para conseguir comida, medicinas y quedando el saldo sin agua, sin electricidad, y por supuesto sin comida ni medicinas.

Este es el peligro cierto que nos tocará vivir si no cambiamos de modelo económico y político masista. La solución existe y es unirse y enfrentar al populismo y generar un cambio de modelo hacia una democracia liberal republicana y bajo un régimen federal.

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario

LOS DESAFIOS A LA GOBERNABILIDAD EN EL  PROXIMO GOBIERNO DEMOCRATICO

Ovidio Roca

El próximo gobierno democrático, post Estado Populista Cocalero, debe explicitar de inicio la situación económica y política con que recibe el país y tomar inmediatamente las medidas de ajuste y corrección para evitar el colapso; atrasarse, darle vueltas al asunto conduce a una crisis como la que vive, por no actuar a tiempo, la República Argentina.

Producido el cambio de gobierno los problemas no se acaban inmediatamente; una parte de la población no termina de curarse de la borrachera populista y su fuerte acondicionamiento al modelo del estatismo y extractivismo; un modelo que se aplicó en un ambiente de altos ingresos gasíferos y de minerales y con importantes reservas de gas certificadas, las que ahora ya no existen. Se dice que con plata hasta la pobreza es llevadera, el problema empieza cuando ya no la hay.

El modelo populista mantuvo y favoreció una economía primaria exportadora, un gasto público monumental y dilapidador, un crecimiento desmesurado de la burocracia y una práctica permitida de informalidad, contrabando y narcotráfico, lo que genero un ambiente que ahuyenta las inversiones nacionales y extranjeras mientras favorece y promueve la informalidad y la corrupción y todo esto a cargo de un sistema político estatista, centralista, caudillista y clientelar. Esta es la receta castrochavista, fracasada en todas partes y cuyos efectos ahora sufren nuestros amigos venezolanos y nicaragüenses que tuvieron que salir pelando de sus países, y que pronto nos afectara también a nosotros por lo que hay que reaccionar y hacer justamente lo opuesto.

Tocará enfrentar el problema de movimientos sociales del MAS que no son proclives a un Estado de Derecho y que reaccionaran violentamente contra el nuevo Gobierno, temerosos de perder su forma de vida informal, contrabandista y cocalera. Estos y los jerarcas del partido cuidando sus pegas, defenderán el populismo aunque por suerte ahora con mayores dificultades pues el sistema político internacional y el de nuestra vecindad ya no les es amigable. Nuestros vecinos han expulsado de sus países la pandilla populista y los nuevos Gobiernos en defensa de su soberanía y seguridad no van a permitir el narcotráfico y el contrabando que atraviesa sus fronteras y eso afectara a grandes sectores corporativos afines al Gobierno por la disminución de ingresos de las divisas cocaleras que luego alimentan el contrabando. No olvidemos que solo el tres por ciento de las divisas que se mueven en la economía son vendidas por el Banco Central y el saldo viene, menos de la banca y más de la blanca.

Los ciudadanos que desean vivir en el marco de la legalidad y en concierto con los países democráticos, tendrán que unirse y enfrentar las presiones y los problemas de la transición. Como medida educativa y orientadora, el nuevo Gobierno democrático debe mostrar y explicar la inviabilidad y el fracaso del dirigismo y el estatismo del modelo populista, las ingentes pérdidas que producen las empresas estatales, los problemas que acarrea la corrupción e inseguridad jurídica, la presión fiscal empobrecedora sobre la economía formal y los bonos y prebendas sin base sustentable y políticas tendientes a hacer creer que el Estado es el que debe resolver todos los problemas.

Para conocer el rumbo a seguir, hay que observar qué países progresan y que receta política y económica utilizan y hacer lo mismo adaptándola al contexto del país y sobre todo evitar las recetas populistas y los cocineros que ilusionan pero finalmente envenenan al pueblo. Es una difícil tarea que exige unidad, responsabilidad y trabajo, propuesta que no gusta a quienes quieren vivir de ilusiones.

En el nuevo país democrático y federal, que necesitamos construir, debemos asegurarnos que todos los ciudadanos tengan los mismos derechos e iguales responsabilidades, que todos cuenten con una sólida seguridad jurídica y física, garantías de neutralidad de las leyes y el respeto a la propiedad privada. Las políticas públicas deben tender a mejorar la competitividad bajando los costos para llegar a los mercados internacionales y esto se logra, no con más protección estatal, sino liberando la economía y las fuerzas del mercado.

Se debe garantizar todas las libertades ciudadanas y también aquella absolutamente desconocida en Bolivia, la de libre tránsito, que genera inseguridad y pérdidas a los productores y transportistas que atraviesan el territorio nacional, pues si no lo hacemos olvidémonos también de corredores bioceánicos.

En la actualidad, la actividad productiva está cada vez más relacionada con la tecnología y la innovación y los empleos siguen la misma tendencia, por  lo que es fundamental que se trabaje fuertemente y centrados en la educación y la economía del conocimiento y la innovación.

En este nuevo modelo de país, los empresarios deben entender que su rol es orientarse por factores económicos en un ambiente competitivo, dedicándose a producir más y mejor, en vez de estar supeditados a los planes de burócratas, permisos de producción y exportación y pidiendo beneficios y ventajas exclusivas.

La población está cansada de la corrupción y los abusos y necesita de una voz fuerte para decirlo, para denunciarlo y que luego se convierta en un coro ciudadano de protesta y acción; luego se necesita conformar un equipo de gobierno honesto y altamente calificado, responsable de reconstruir las instituciones y especialmente garantizar la justicia y ser capaz de tomar duras decisiones de política económica.

En consecuencia la única opción es arreglar la democracia, la economía y el sistema productivo, poner en práctica un plan de reconstrucción nacional o salir pelando del país como hicieron los cubanos, venezolanos y hondureños.

Alea Jacta Est.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario