Archivos para 25 abril 2013

FRENTE NACIONAL DE CONVERGENCIA

FRENTE NACIONAL DE CONVERGENCIA

Ovidio Roca

Desde la irrupción del conglomerado masista en la política boliviana, gran parte de la ciudadanía vive una angustiante sensación de inseguridad, por su vida, sus bienes, su futuro. Un Gobierno encumbrado por los sindicatos cocaleros, traficantes y sectores informales, un gobierno que destruye la institucionalidad, fabrica leyes para castigar al opositor y contrata fiscales para encarcelarlos.

Un ambiente social de una explosiva mescla ideológica: el anarco corporativismo de los denominados movimientos sociales y el socialismo a la vieja usanza como ideología de la elite que maneja el gobierno. Desprecio por la autoridad y por los derechos del prójimo, capitalismo salvaje y praxis mercantilista de los primeros y la obsesión por poder, por el control y la estatización, de parte de los otros. Un socialismo estalinista, que plantea la abolición de la empresa privada y de la propiedad privada de los medios de producción, y el establecimiento de un sistema de economía centralmente planificada.

Con el paso de los días, el pueblo esta está cada vez más consciente de que este experimento indigenista, cocalero y socialista no tendrá un final feliz, y los más informados están convencidos del tremendo error que ha significado abandonar los principios democráticos y republicanos, los que mal que mal estábamos aplicando en la construcción de la nación boliviana, que buscaba incluir a todos.
Si preguntamos a la gente cómo ve la actual situación del país, seguro que nos dirán que quieren más orden, seguridad, trabajo, desarrollo productivo, descentralización y gobierno para todos. Quieren poder transitar, viajar y llegar a su destino cuando deseen y con seguridad, quieren que las leyes sean justas y aplicadas por funcionarios probos e imparciales, quieren que su propiedad y sus bienes sean respetados.
Quieren un gobierno para todos los bolivianos y no exclusivamente para un grupo que recibe todos los beneficios en desmedro de los demás, quitando y repartiendo los bienes ajenos; en fin quieren un país democrático, con futuro y de libertades sociales y económicas.
Situación contradictoria la de un gobierno que quiere manejarlo y regularlo todo, y una praxis social de sus seguidores, sindicatos y corporaciones, que actúan siguiendo según sus propios intereses y con un desconocimiento y desprecio por un sistema de normas, leyes y de jueces, al que no le reconocen valor ni beneficio.

Sectores anarco corporativistas que manifiestan una típica cultura mercantilista y extractivista y de corto plazo, sin el menor respeto por el medio ambiente y el prójimo; avanzan y avasallan los bienes públicos y privados siguiendo sus particulares intereses. Por cualquier motivo se cierran, se bloquean los caminos causando tremendos daños a productores, transportistas y propietarios de las mercaderías.

Ideólogos socialistas que manejan el gobierno y mantienen un sistema de terror, extorsión y persecución a toda oposición; expropiaciones de la propiedad privada, regulaciones de precios y prohibición de las exportaciones, desalentando así a los productores.
Como resultado práctico, pese a haberse beneficiado de la mayor bonanza de precios internacionales, han dilapidado esta riqueza en inversiones mal proyectadas y peor localizadas: industria del gas en riesgo, empresas que no funcionan, bonos que crean una falsa ilusión de mejoramiento económico, pero lo que hace es tornar a la población dependiente del Estado.

Esta es una mescolanza ideológica que necesariamente terminara por estallar, pues si se intenta crear una sociedad socialista realmente planificada, no es posible separar el control de la economía del control político y de la autoridad central, y eso conduce irremediablemente al totalitarismo y la necesaria aniquilación de los grupos contestatarios, aun sean sus mismas “bases”, recuerden a Stalin.

Ahora tenemos la nave del Estado navegando sobre un mar de coca, en la anomia, con un icono indígena, capitanes mediáticos y una tripulación incompetente, que juega a favor de sus propios intereses.

En este difícil escenario los bolivianos estamos en la búsqueda de un país mejor para todos, de una salida ante el avasallamiento a la libertad y a la propiedad, ejecutada por un gobierno que camina al totalitarismo e incuba en su seno esa profunda contradicción que terminara destruyéndolos y con ellos al país en su conjunto, vamos hacia un Estado fallido.

Es urgente entonces ponernos de acuerdo en construir y defender una propuesta de modelo económico y social, que sea viable y favorable para todos los bolivianos y no discutir en torno a quién será el candidato, el que deberá ser elegido en base a una encuesta que mida su aceptación y alcance nacional.
Gran parte de la ciudadanía, clase media, profesionales, industriales, productores, comerciantes formales, piden un Estado donde exista total libertad política y económica, un país donde todos seamos iguales ante la ley y donde se respeta el Estado de Derecho y la propiedad privada.
Cada vez una parte más amplia de la población está tomado conciencia de la necesidad de un cambio radical en la cultura extractivista y depredadora del medio ambiente que padecemos y nos mantiene en la pobreza, y la necesidad de orientarnos hacia una cultura que valorice la capacidad e inventiva del ser humano. Debemos entender que no son riqueza los recursos naturales en sí, sino la capacidad del hombre de crear innovar, vale decir la habilidad de producir riqueza y no solamente encontrarla.

Conciencia de la necesidad de vivir en una sociedad respetuosa de las leyes, donde tenemos derechos, obligaciones y leyes que garantizan el cumplimiento de ambos en un ambiente de libertad, desde donde surge la iniciativa y la creatividad de sus habitantes.
Una sociedad que valorice y exija el mérito y la idoneidad para la función pública y de verdaderos Estadistas para el manejo del gobierno nacional y local. No el típico caudillo que encandila a las masas, sino de Estadistas, personas que se encuentran más allá de las divisiones partidarias y de los intereses sectoriales, con valores éticos, visión de futuro y en permanente y creativa búsqueda del bien común.

Ahora, ya se está empezando a sentir la necesidad del cambio con futuro; los liderazgos surgirán en su momento y cabe a la sociedad elegirlos y apoyarlos con responsabilidad y constancia, velando por la construcción de un país productivo, sostenible y con valores ciudadanos para sus hijos y nietos.

El pueblo ya intuye, siente, que este experimento indigenista, cocalero y socialista no tendrá un buen final, corresponde entonces a los dirigentes, cívicos, políticos, gremiales, a los intelectuales, argumentar de manera sistemática y coherente sobre lo que la gente ya ha percibido intuitivamente y marchar juntos bajo una propuesta incluyente de país, sólida y viable, como sustento para la construcción de un frente de convergencia para la salvación nacional.

ovidioroca.wordpress.com

, , , , , ,

Deja un comentario

PLAYA DORADA

PLAYA DORADA *

En la madrugada mientras caminamos al borde de la playa, salpicándonos de agua y espuma; vamos escuchando el fragor de las olas del Atlántico y disfrutando del amanecer que se perfila en la inmensidad de este océano, azul plomizo.
En la playa un pescador arregla sus redes, mientras algunos jóvenes trotan y una pareja de ancianos camina lentamente por la orilla. Solo perturba el horizonte el paso de algunos veleros que cruzan raudamente hacia el sur, buscando alguna lejana caleta de pescadores.

A la media mañana miro por la ventana del Departamento, el mar es ahora de color verde con jaspes azulados. Veo luego entre las olas y no muy lejos de la costa, emerger lentamente una playa de tonos rojizos y dorados. A medida que se asoma, que se eleva, lo que luego será un pequeño islote dorado, surge sobre su superficie y en sus orillas una ciudadela que va expandiéndose a medida que avanza el día.

Lanchas de uno y dos pisos, llegaron temprano para atender con comidas y refrescos a los turistas y van quedando varadas y dispersas sobre la playa, a medida que esta va emergiendo. Veleros, lanchas y botes, llenos de turistas empiezan a llegar y brotan cientos de sombrillas dando coloridos a la playa. Motos acuáticas y catamaranes cruzan de un lado a otro dibujando líneas de espuma sobre el mar. En el cielo los parapentes, sujetos a tablas de surfear (flysurf), como parvadas de gaviotas gigantes y de múltiples colores, ejecutan sobre el cielo su coreografía. Al poco tiempo el islote es un hervidero de gente.

Allí llegamos con Andreina, Sofia y Diana las que se unen a la algarabía y con ellas vamos a dar un paseo y observar los corales y su vida diversa de algas, peces, cangrejos violinistas y de los otros, camarones y otros bichos y sobre todo buscar las ofertas diversas de cocos helados, mariscos, pollos  y pasteles.
A media tarde empiezan a retornar los turistas, la ciudadela se desarma y el islote se sumerge bajo las aguas. Al fin del día solo queda ante nuestra vista la inmensidad del océano. Hasta un nuevo día.

*Camboinha, Areia Vermelha, abril del 2013. De Pilar y Ovidio, para os baixinhos: Andreina, Sophia, Diana, Annalia, André y Donato.

Deja un comentario

VICTORIA PELIGROSA O VICTORIA PIRRICA

VICTORIA PELIGROSA O VICTORIA PIRRICA.

Ovidio Roca

Una victoria tramposa, amañada y peligrosa para ellos mismos, la de Chávez-Maduro y un gran avance para la oposición democrática y Henrique Capriles.
Una mitad de los ciudadanos han reivindicado la cordura y entienden que su país necesita una perspectiva de largo plazo, de políticas democráticas y economía de libre mercado, y la necesaria autoridad y responsabilidad política para construir institucionalidad con independencia de poderes y sistema económico, con reglas claras y estables.

Esta elección ha sido un magnifico logro, en un país donde el ciudadano ha sido bombardeado durante 14 años con el discurso chavista del socialismo, montado sobre el gigantesco carisma de Hugo Chávez; programas sociales, nacionalización y regulación del mercado, pero aplicando en esencia capitalismo de Estado y usando dispendiosamente los petrodólares recibidos del imperialismo.

Con esta predica constante, la percepción mayoritaria del ciudadano formado en la cosecha de los petrodólares, es inmediatista y por ejemplo, pese a sufrir una inflación del 25%, un déficit fiscal del 12% y los cotidianos problemas de desabastecimiento; una importante mayoría cree que gracias a las misiones y ayudas han mejorado su situación. Pero, sobre todo, están totalmente convencidos que es el Estado y no ellos, el que debe solucionar todos sus problemas aplicando políticas asistencialistas-clientelistas. Por su parte el gobierno los necesita en la fila de los subsidios para controlarlos mejor.

Es Venezuela, un país que con el chavismo dejo de producir su propio sustento, donde se ha destruido la industria y la agricultura nacional, donde el sostén diario depende de las importaciones y estas de la venta de petróleo (90 % de sus divisas), y donde pese a los millones y millones de dólares recibidos, el desabastecimiento cunde, la inflación se dispara, la deuda publica crece y existen problemas para disponer dólares para las importaciones, aun de lo más esencial. Sin olvidarnos que en la vida cotidiana se sufre de una angustiante inseguridad y del extendido ambiente de la corrupción oficial.

Si Henrique Capriles se posesionara como Presidente, contando solo con una pequeña ventaja electoral, enfrentar la crisis económica, le requeriría tomar duras medidas de ajuste y estando fijada en la mente del ciudadano la ilusión socialista y populista, ante el impacto de estas medidas de ajuste se lanzarían en masa contra Capriles, acusándolo de burguesito enemigo del pueblo y ello permitiría recomponer el chavismo e intentar la retoma del gobierno, probablemente usando el golpe militar.

Bajo estas circunstancias es preferible, aunque será muy duro para el pueblo venezolano, exigir y presionar para que Maduro asuma la responsabilidad del desastre incubado en los catorce años anteriores y tome las decisiones de ajuste económico y fiscal que se requieren con urgencia. Evidentemente no lo harán, pero es importante que el pueblo se dé cuenta de esta su incapacidad sistémica y de su fracaso, como un asunto de pedagogía social.

Es necesario entender que el problema no es de personas, no se trata de derrotar al caudillo, en este caso Chávez-Maduro o Evo o Kristina, sino de derrotar y cambiar el sistema económico perverso del populismo y estatismo llamado Socialismo del Siglo XXI. Ceo que es previsible que el sistema colapse, se derrumbe, fracase y caiga, como se derrumbó en la Unión Soviética, como lo sufren día a día los cubanos, y así en carne propia, el pueblo entienda que esta receta de socialismo estatista, no funciona, ni aun con trillones de petrodólares. Lo lamentable es que el pueblo venezolano tendrá que pagar y expiar por su afición populista, pero se trata de una experiencia pedagógica muy dura que tendrá que asumirse y entenderse.

En esencia, aunque no es un problema de personas, el carisma del líder y su sociopatia influyen en generar los extremos. El problema real está en el sistema y lo que hay que atacar y cambiar es el sistema económico fallido del estatismo y el populismo, llamado ahora de socialismo.
En los países donde la institucionalidad es débil o no existe, el dirigente populista fabrica su propio sistema, aplicando las recetas estatistas y populistas e indigenistas, que llaman socialistas y que finalmente los llevan al totalitarismo y al fracaso económico.
Países más institucionalizados como Chile y Brasil han tenido y tienen presidentes populistas, pero no han podido cambiar el sistema económico, ni las políticas de desarrollo que venían funcionando adecuadamente, por lo que el país sigue progresando.

En Venezuela, el Presidente Maduro, ni aun manejado desde Cuba por Fidel y por twitter – pajarito desde el más allá, podrá solucionar los problemas y la economía lo va a derrotar y no podrá terminar su mandato. Lo de ayer fue en resumidas cuentas una victoria pírrica de Maduro. Y ahí viene la importancia de esta oposición democrática que se ha logrado construir en Venezuela, con programas, propuesta y que ahora más fortalecida y con gran apoyo ciudadano garantizara la estabilidad y la reconstrucción del país.

,

Deja un comentario

EL NUEVO MUNDO DE LO IRREAL MARAVILLOSO.

EL NUEVO MUNDO DE LO IRREAL MARAVILLOSO.

Ovidio Roca
En la vecindad del Chávez se reúnen personajes de dispares psicologías y creencias, pero unidas bajo un solo principio, el control absoluto del poder político y económico.

Vemos en ellos comportamientos y actitudes que van desde el animismo hasta la más depurada intelectualidad. Alguno que se deleita con el sexo de las piedras, otro que consulta decisiones judiciales con las hojas de coca; un samuro que habla con un pajarito chiquitico y recibe bendiciones para su candidatura. Es el mundo del Socialismo Siglo XXI, un nuevo equipo de políticos de nueva intelectualidad y cultores del irrealismo mágico, “En química nunca pude aprenderme más allá del hache dos cero del agua, nunca pude pasar de eso”, y “la diabetes es una enfermedad de gente de alto poder adquisitivo porque son sedentarios y comen mucho”, dice Kristina. Otro explica el homosexualismo a consecuencia de comer pollo.

Pero más allá de la anécdota, el problemas es que este nuevo mundo de lo irreal maravilloso, del “le meto nomas y que arreglen los abogados, pues para eso han estudiado”, permite que por ahí vayan estos mismos abogados y fiscales, prostituyendo las instituciones, inventando pruebas, persiguiendo el pensamiento libre, pero sobre todo a la caza de los dólares, producto de la extorción y de paso aterrorizando al pueblo y destruyendo el país.
El poder se ha centralizado en el líder, “el Estado soy yo” y así el líder portador de una receta estatista fracasada y con el nuevo título de Socialismo del Siglo XXI, promueve iniciativas para destruir la empresa privada, las actividades productivas y debilitar la institucionalidad de los Estados. “El Presidente de la República no es sólo jefe del Poder Ejecutivo, es jefe de todo el Estado ecuatoriano”, Correa.

En Bolivia, un Estado cocalero y anarco corporativista, la anomia y la ausencia de gobierno, ha llegado a los extremos, vemos cada día, inseguridad jurídica, atropellos a los derechos de las personas, muertes, asaltos, robos, informalidad galopante y el narcotráfico que se expande.
Últimamente los diarios siguen la saga del absurdo pedido de dirigentes campesinos del lago Titicaca, para construir “puentes trillizos” cruzando este lago, a lo largo de más de diez kilómetros, probablemente para pasear la llamas, y a costo de cientos de millones de dólares. La creencia ciega de estos dirigentes campesinos, es que bloqueando los caminos, como les enseño Evo, pueden conseguir lo que quieren. Esto muestra la crisis de gobernabilidad del Estado y la nueva sociedad producto del MAS.

Pues esta reacción de los pobladores del lago Titicaca, solo es producto del ejemplo cotidiano que reciben del Presidente y su gobierno, cuando lo ven tirando el dinero sin ninguna previsión en proyectos insostenibles y sin ningún estudio de viabilidad.
Cuando ven, que por la afición al futbol del Presidente se construyen infraestructuras deportivas sobredimensionadas y que no guardan relación con el tamaño de las poblaciones; cuando se invierten millones de dólares en diversas empresas y proyectos gasíferos en el Chapare, sin la mínima lógica de localización y de mercado, pero eso sí de innegables sobreprecios.

Vemos también y cada día más, como las empresas estatizadas en poco tiempo se tornan ineficientes e insostenibles y necesitan ser subsidiadas por el Estado, pero son útiles para engordar y mantener la burocracia del partido.

En un próximo futuro, cuando la economía se caiga, como lo hace siempre que se aplican esas famosas recetas estatistas, nuestros hijos y nietos recibirán un Estado fallido e ingobernable. No se podrán sostener las subvenciones de los combustibles, de la harina, de los diversos bonos; de las planillas tanto de las empresas estatizadas como de las recientemente construidas y fracasadas, y cualquier medida que toque los subsidios imposibles de mantener, será resistida por los movimientos sociales “hasta las últimas consecuencias”.

Estamos pues en una grave situacion, regalo de este gobierno, y para superarla se requerirá de un gran esfuerzo en el manejo de la economía y especialmente en el campo de la moral y los valores ciudadanos.

Bajo estas circunstancias que correspondería hacer, como podremos construir una sociedad productiva, prospera y respetuosa de la ley. Seguramente el primer desafío será superar esos desencuentros circunstanciales en el campo de la oposición democrática, superando pugnas de liderazgo. Se necesitara que hombres y mujeres, instituciones cívicas y culturales, partidos políticos, se pongan de acuerdo en una visión compartida de sociedad, con valores éticos y principios democráticos, de economía sostenible, productiva y competitiva, en fin de una sociedad que nos acoja a todos bajo principio de respeto y acatamiento de la ley.

Deja un comentario