Archivo para la categoría Los políticos y su cultura

EL PODER DE LA ILUSIÓN

Ovidio Roca

Los grupos de izquierda en todo el mundo han sido muy hábiles y han tenido la maestría, la pericia, de posicionarse como adalides populares y hacer creer a la gente que son los defensores del pueblo, de los pobres; que son los únicos inteligentes, capaces y honestos y que con su gestión y políticas desde el Gobierno generarán un estado de bienestar, progreso y felicidad. Lo graves es que aunque esto no es cierto, la gente les cree.

Se les puede mostrar el genocidio, explotación y miseria que los izquierdistas produjeron en la Unión Soviética con más de cien millones de muertos y últimamente el desastre económico y social en nuestro Continente, especialmente en Cuba, Venezuela y Nicaragua donde la opresión y la corrupción cunde; pero la gente no lo quiere ver y aunque los Evangelios nos enseñan sensatez cuando dicen: “por sus frutos los conoceréis”; el pueblo obstinadamente se niega a conocer y ver la realidad.

En Bolivia hemos vivido desde el siglo anterior influidos por grupos de izquierda: el PIR, club de una brillante élite intelectual cochabambina, influyo primero en las universidades y luego se extendió al país; el trotskismo que surge en los centros minero toma control de los sindicatos mineros, de la COB y de los maestros, quienes son los únicos que mantienen aún esa tradición ideológica; también está el Partido Comunista que fue solo un apéndice de la Unión Soviética y todos ellos juntos influyeron en los nuevos partidos nacionalistas como el MNR y otros varios.

Cuentan que, en esas épocas de oro del PIR, los ganaderos del Beni enviaban a sus hijos a estudiar en Cochabamba y dado el gran prestigio de los intelectuales izquierdistas, ellos se alineaban a esta corriente. De retorno a sus pueblos se declaraban marxistas y comunistas, pero solo eran aceptados aquellos que tenían más de cinco mil cabezas de ganado; los cruceños que en esa época eran más yescas, se hicieron falangistas.

El problema para el país está en la prevalencia de una mentalidad ilusoria como fruto de estas ideologías de izquierda, que se instalaron en la población como fuerzas poderosas y duraderas: la dependencia del caudillo, el estatismo en la economía, el miedo a la libertad, a la sociedad abierta y a la revolución tecnológica. De esta manera, la mentalidad y el discurso populista colocan al Estado en el centro absoluto y como responsable por nuestro futuro y nuestro bienestar y no, al individuo libre que lo consigue como fruto de su trabajo y esfuerzo.

Es preocupante que en nuestros países mucha gente se siente cómoda y protegida con ese discurso melifluo y enrevesado de los líderes populistas, que prometen todo, y como tienen miedo a enfrentar la realidad, la verdad, prefieren este discurso mentiroso, siempre que la mentira conlleve una ilusión.

A su vez muchos de los portavoces de la oposición cuando analizan la situación del país, dado el resabio izquierdista de nuestra cultura política, mayormente lo hacen criticando al liberalismo, la economía de mercado, el capitalismo, la libre competencia, la libertad y responsabilidad ciudadana; con lo que definitivamente lo que hacen (al margen de algunas citas personales y anecdóticas sobre los dirigentes y llunkus oficialistas) es apoyar al Gobierno pues postulan lo mismo que éste: estatismo, centralismo, dirigismo, un estado asistencialista que toma todas las decisiones y maneja las empresas hipotéticamente a nombre del pueblo, de los más pobres y los grupos indígenas.

Con la excepción de gran parte de los jóvenes de las Plataformas ciudadanas y articulistas, muy pocos se animan a afirmar de frente que creen en el Liberalismo Democrático, la independencia de poderes, la libertad individual, la propiedad privada, el derecho a la ganancia como fruto de su trabajo, de su inventiva y esto ocurre reiteramos, porque la lógica política, la mentalidad del boliviano es mayoritariamente socialista y anti liberal, es tribal, estatista, quiere un Caudillo que lo acoja y lo proteja, tiene miedo a la libertad y de asumir la responsabilidad de su destino.

Cuando se inicia la baja de precios de las materias primas, cuando terminemos de gastarnos las reservas de hidrocarburos y empecemos a vender el territorio a los chinos (como se dice lo está haciendo en Venezuela); cuando se tenga que cortar los cacareados programas sociales contra la pobreza, eliminar los subsidios a los servicios públicos y aumentar el precio de los combustibles, quizá nos demos cuenta del error de no apuntar a una economía de mercado, competitiva, productiva, diversificada y sostenible, donde la gente cuenta con seguridad jurídica para trabajar y producir.

Por eso la esperanza del cambio democrático está en las nuevas generaciones, más informadas, menos sumisas y dependientes y que quieren vivir sin las tutelas y ataduras del pasado, mientras buscan explorar nuevos caminos de libertad y progreso desafiando la autoridad de los líderes y caudillos populistas. Ellos están informados de lo qué pasa en el mundo y lo ven sin lentes ideológicos, saben de la gerontocracia cubana que secuestró y esclavizo el alma de su pueblo; del estúpido tirano de Venezuela que goza del poder mientras roba impunemente y convierte la riqueza natural en miseria y hambre, o del matón de Nicaragua. Son jóvenes, mujeres y hombres, son ciudadanos libres e informados que no están sujetos a complejos de razas o tribu y se niegan a ser manejados por caudillos y sátrapas y que se organizan de manera ágil y flexible usando las TIC, son las Plataformas ciudadanas y agrupaciones ciudadanas democráticas.

Sin embargo además de las buenas intenciones, la movilización y la receta, hace falta el cocinero. Además de las políticas liberales y democráticas hacen falta el equipo de políticos honestos idóneos y responsables y cuadros profesionales para administrar las distintas competencias del Estado. Ojala lo hagamos.

ovidioroca.wordpress.com

 

Anuncios

, , ,

Deja un comentario

SELECCIONES RUMIADAS Y ACULLICADAS

(Selecciones del Reader´s Digest criollo)

Ovidio Roca

Todo lo que se dice aquí es verdad absoluta, lo que cambia permanentemente es la realidad.

Paradoja azul

Los populistas culpan al imperio por los problemas del país, ya sea cuando éste está presente a través de sus instituciones e inversiones y lo mismo cuando no lo está. Es decir que es culpable porque está y también cuando no está, pues hipotéticamente lo expulsamos. Suenan como la gata flora si se la meten grita y si se la sacan llora.

Creencias de las que viven los demagogos

Los populistas aprueban leyes que proclaman ser en beneficio del pueblo y de la comunidad, pero que la práctica solo sirve para consolidar sus intereses de poder y de negocios. Sus acólitos les creen pues si expresan sus dudas quedan fuera del negocio.

Existen algunas creencias de lo más ridículas, una de ellas es: “El pueblo nunca se equivoca”, y lo que vemos a diario es que las masas más que tener la razón viven esclavos de la ilusión y bajo la hegemonía de la alucinación, la que puede o no ser bien canalizada.

Estrategias de imagen

“La imagen internacional que tenemos del pirata es la de aquel personaje con parche en el ojo, un garfio en lugar de mano y espada en la otra. Si alguien usa y abusa de ese símbolo, de esta imagen, algo se trae, no entre manos sino entre ceja y oreja y no sabemos si es por tuerto para aterrorizar o para hacerse el loco y peerse a gusto como el alcalduli”. Santos Noco Chopeyaqui.

Mentiras y consejos

Quiero decir a mi pueblo que no se deje engañar con la mentira. Hace bien el Presidente en decir que haya una Ley para sancionar la mentira, al ser mentiroso debería castigarse severamente. “deberíamos cortar la cabeza y la lengua a los mentirosos”. Hermosa

Yo creo que si hubiera una Ley contra la mentira, los políticos casi en su totalidad somos mentirosos, y seríamos los primeros que tendríamos que ser sancionados, seguramente”. Senadora Sifuentes

Aplicando este consejo se produce un daño colateral pues nos quedaríamos sin autoridades cuando a éstos les corten la cabeza. Muchos dirían que quizá esto no sea tan malo.

La franqueza desde el poder

  “Para mis amigos todo para mis enemigos la ley”. Benito Juárez

“ ! Creen que vamos a rifar la repostulación de Evo por un apego abstracto a la norma! ”. Linera

Proceso de cambio, todo cambia menos los dueños del gobierno

 Siguiendo la senda castrochavista como pueblo viviremos con matices propios la etapa venezolana de miseria, inseguridad y éxodo; la nicaragüense de la violencia y asesinato de la población propiciada por Ortega. Por supuesto los lideres siempre tienen su plata afuera y podrán irse a Europa o a la España de sus amigos de Podemos y por supuesto nunca a Cuba, Venezuela o Nicaragua.

Vinimos a quedarnos para siempre

En el campo es rotativo, el dirigente va rotando; aunque sea alto, bajo, gordo, flaco, pero lo eligen. Mientras que el Evo quiere eternizarse, quiere estar ahí toda la vida, eso no es nuestra cultura”. Felipe Quispe.

Evo y los Chuquiago Boys
Antes, dice Evo Morales, quienes se encargaban de la economía boliviana era gente formada en el exterior. “Nuestro vicepresidente dice que ahora ya no deciden los ‘Chicago boys’, sino los ‘Chuquiago boys’. Yo digo: Ahora aquí ya no mandan los gringos, aquí mandan los indios. Es la verdad, nosotros decidimos políticas económicas con nuestros profesionales”. Evo

Lucifer lo acoja en su seno

Si el pueblo quiere vamos a continuar con nuestro proceso de cambio, con nuestra revolución democrática y cultural. Así como el ‘Che’, así como Fidel decía, solo tenemos un camino, ser mártir o héroe”. Evo a los cocaleros del Chapare.

Me lo cantaré me lo bailaré.

Lindos bailes, cuecas de todos los Departamentos, a veces yo pienso y digo: para que me meten a ser presidente, si no fuera presidente feliz puedo estar bailándome”. Evo. Totalmente de acuerdo ve a tu Kato, báilatelo y el pueblo será feliz.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

POPULISMO PLURINACIONAL Y SU TRANSITO HACIA LA DEMOCRACIA Y ECONOMIA DE MERCADO

Ovidio Roca

Se dice que si preparamos un guiso siguiendo una receta, por ejemplo de “patasca”, tendremos casi siempre este puchero criollo y aunque la mano del cocinero hace las diferencias, siempre será una patasca.

Vale decir que cuando cocinamos como lo hacen en Cuba, Venezuela, Nicaragua, aplicando la receta populista de estatismo, despilfarro, peguismo estatal y nos llenamos de subsidios que funcionan de épocas de bonanza de las materias primas, estaremos bien por un tiempo; pero cuando se acaba la plata y llega la época de las vacas flacas, que es cuando a los populistas los sacan del poder, hace falta que alguien trabaje y tome medidas duras e impopulares para arreglar el desastre que produjeron los populistas con su receta.

Como esta tarea de componer, de arreglar, es complicada, cuesta y afecta a todos, empieza el problema, porque los adictos al régimen no quieren perder sus pegas y ventajas y piden que vuelvan los demagogos.

Podemos ver en Argentina lo que se nos viene, pero no será antes de sufrir las dramáticas fases venezolana y nicaragüense; de miseria y matanzas que ya se avizora.

Esto de la receta y la patasca es cierto, aunque con variantes que tienen que ver con las características de cada economía nacional, su entorno geográfico y particularmente con los hábitos y características de su población. Una nota especial de la economía boliviana la dan los miles y miles de obsesivos, habilidosos y sacrificados campesinos, micro empresarios y contrabandistas, que se financian con los recursos del circuito de la coca cocaína y que abastecen de alimentos y bienes de uso diario a toda la población.

La economía boliviana es en un setenta por ciento informal y los miles de cuentapropistas se ganan la vida haciendo todo tipo de trabajos: servicios variados, pequeña agricultura, artesanías, comercio, contrabando, producción cocalera; esto más el aporte del narcotráfico, hacen que no se sienta en el corto plazo los efectos de la crisis populista de la misma manera que se lo sufre en Cuba, Venezuela y Nicaragua, que no tienen disponible una fuente alternativa de dólares a la oficial como en la Bolivia cocalera.

Una gran parte de la población quisiera trabajar formalmente pero no puede hacerlo por las miles de regulaciones e impuestos del Estado, imposibles de cumplir, por lo que el pueblo para subsistir se refugia en la informalidad que es una economía de subsistencia, una economía popular que aunque no aporta al Estado tampoco recibe nada de él y solo le pide que se aleje y les permita subsistir, pues lo único que ven de parte de la burocracia estatal son los cientos de trámites para multiplicar los pesos que éstos se meten al bolsillo.

En todo caso es importante diferenciar este tipo de economía informal, de la economía ilegal y delincuencial que afecta la vida, la salud y la propiedad de los demás y que de alguna manera es socia favorecida por los  regímenes populistas.

Como una exigencia para enfrentar la debacle y el proceso destructivo que se produce en los regímenes populistas y castrochavista y que continuara con nosotros; es asumir la tarea de diseñar la forma en que haremos la transición del populismo hacia una economía moderna, formal y productiva. Esto tiene que hacerse teniendo en cuenta las particulares características del país y de su población; se requieren de soluciones propias y creativas, pero siempre usando y canalizando esa fortaleza de la economía popular y trabajando en la capacitación de la población a los desafíos tecnológicos y climáticos que se avecinan.

El cambio de modelo económico, el que necesariamente debe ser de shock, tendrá que darse después de que sobrevenga el desastre, como el que vivimos durante la época de la UDP con esa inflación que llego al veinte mil por ciento anual y que tenía desesperada a la población. Por suerte en esa época el Dr. Siles actuó sensatamente y sabiendo que él no podía manejar el desastre, renuncio y dio paso para que se elija a un Estadista, el Dr. Paz que tomo medidas drásticas y de shock: cambio real y flexible de la moneda, liberalización del mercado, libertad de precios y un arancel único de importaciones; modificación del régimen impositivo que de más de trecientos impuestos se redujeron a siete y se dio un fuerte fomento a las exportaciones; con todo esto se dio seguridad jurídica lo que permitió que la economía y la producción se estabilice. Fue duro y doloroso como una operación quirúrgica, pero funciono.

Actualmente y a nivel mundial estamos ingresando a un cambio de paradigma, por una parte el cambio climático de lluvias, sequias y temperaturas extremas y cambiantes que modificara nuestra forma de vivir y de convivir armónicamente con el ecosistema y que nos obliga a aprender nuevas maneras de producir en la agricultura y también: qué, cuando, como y donde producir y con semillas adaptadas al nuevo régimen climático.

Asimismo con las nuevas tecnologías se están diseñando en el mundo formas novedosas de producir bienes y servicios, por lo que debemos dar énfasis a la educación innovadora tecnológica y dentro de esta a la biotecnología, la electrónica y también asignar un nuevo rol al Estado, cual es garantizar la convivencia pacífica y próspera de todos los ciudadanos y no el de exaccionar a la población como lo hace ahora con la elaboración y uso abusivo de leyes e impuestos para consolidar su poder y atacar a sus oponentes.

Para esto hace falta una gran campaña de educación y concientización sobre lo que es una sociedad viable y esto es trabajo especialmente de aquellos  que tienen un futuro por delante; los jóvenes, los colectivos y plataformas ciudadanas, activistas sociales y los grupos de opinión que necesitan ponerse de acuerdo sobre un Frente Democrático de Unidad Nacional y un grupo de Gerentes capaces de administrar de forma eficiente el aparato del Estado.

Así nomás había sido y será, si es que queremos ingresar al mundo de la  modernidad y el desarrollo sostenible; entre tanto estamos mal pero nos dicen que vamos bien.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , , ,

Deja un comentario

GALIMATIAS PLURINACIONALES DE GÉNERO Y POLITICAMENTE CORRECTAS

Ovidio Roca

CIUDADANIA Y CULTURA DE GÉNERO

La ciudadanía es el ejercicio por las personas de los derechos y deberes civiles, políticos y sociales establecidos en la Constitución de un país.

Sin embargo en este nuevo mundo progre y populista se está dejando de lado este antiguo y valioso concepto de ciudadanía, pues ahora se trata de otorgar derechos no por los méritos personales, valores humanos, valores éticos de los ciudadanos sino por sus características de clase y biológicas, como sexo y raza. Con esto estamos dejado de lado lo importante: el respeto al ser humano, al otro y cayendo en la trampa de otorgar privilegios, no por el comportamiento social y los valores de las personas, sino por atributos biológicos reales o construidos.

Con esta moda (al margen de lo político que es el de actual uso), no se busca elegir a las personas para realizar una función, un trabajo, por su capacidad e idoneidad, sino aplicando lo que llaman cultura de género; aunque el  sentido común nos enseña que si vamos a elegir un cocinero, un tornero, un funcionario público, un piloto de avión, etc, lo debemos hacer buscando idoneidad y eficiencia de la persona que nos garantice un buen resultado por su trabajo, sin preocuparnos si es hombre, mujer, homosexual, blanco, negro o amarillo; solo que sabe hacer su oficio.

La persona debe ejercer su ciudadanía con responsabilidad, exigiendo respeto por sus derechos y a la vez cumpliendo con sus obligaciones, esta antigua noción de ciudadano contribuye al desarrollo de la identidad y al sentido de pertenencia a una comunidad y de este modo se construye una sociedad democrática y más justa.

CORRECCION POLITICA

En esa moda de la corrección política, la izquierda buscando imponer un régimen de buena consciencia para la defensa de los grupos vulnerables termina por devorar la cultura y el arte al descontextualizar las cosas. Dice Kaminer: “Hemos ido más allá de la corrección política y estamos viendo una disminución real del pensamiento crítico. Si usted no sabe la diferencia entre una palabra citada y un epíteto, entonces usted no sabe pensar”.

Por estos lares, los castrochavistas del norte y del sur son los expertos en una neolengua con la que devalúan nuestro vocabulario, nuestras palabras y las transforman en otra cosa y ahora es obligatorio hablar en jerigonza: en el consultorio médico se dice los pacientes y las pacientas, también los y las niñ@s; saludamos a todos y todas; no podemos decir negros sino gente de color, tampoco podemos decir homosexuales y jamás maricones. Por su parte Maduro nos enseña a decir miembros y miembras, panes y penes, contentos y contentas.

Si de veras quisiéramos no discriminar, más que insistir en el género de los adjetivos que usamos, debemos preocuparnos del por qué existe discriminación y qué acciones se deben tomar para acabar con ella.

Se trata de no caer en la trampa de la corrección hipócrita; por ejemplo la palabra camba de origen guaraní, que significa de piel oscura (el que es negro es camba y nada de quemadito por el sol, se decía en otros tiempos) se usaba de manera peyorativa y discriminatoria. Cuando los collas (del Collasuyo) querían agredir decían: ¡esos cambas! y por suerte los cruceños fueron inteligentes y decidieron asumirse todos cambas y fin del pleito. Mientras los andinos aún se ofenden y se sienten discriminados cuando les dicen collas.

NEOLENGUA, GALIMATIAS, RELIGIÓN Y RACISMO

Preguntado sobre el respeto a la Constitución, las leyes y el Referéndum del 21F, el Cardenal Ticona se escapa por la tangente mostrando su hilacha masista y con galimatías envolventes lineristas proclama desde su solio cardenalicio: “Dentro de la entidad de cada persona se debe respetar, pero el respeto no solo a un lado sino ambos lados. Yo soy Cardenal del Bolivia, ni al uno ni al otro, veremos dentro de la democracia que se solucione, más bien al contrario ojalá tengan un diálogo, puedan arreglar”: Cardenal Toribio Ticona

El rechazo a la continuidad del presidente Evo Morales “es una fracción” de la Iglesia Católica, porque los padres aimaras y quechuas de origen boliviano están de acuerdo, como el Cardenal Toribio Ticona”: Eugenio Rojas, Ministro de Desarrollo Productivo.

ovidioroca.wordpress.com

, , , ,

Deja un comentario

MITOS Y MENTIRAS QUE AYUDAN A ENGAÑARNOS

Ovidio Roca

Los políticos y especialmente los populistas, trabajan apelando a la emoción y no a la razón, por esto suelen minimizar los problemas económicos y técnicos de la sociedad y creen que con promesas y discursos voluntaristas van a resolver los asuntos que requieren de trabajo, conocimiento y ciencia. Esta estrategia de los políticos se aprovecha de la conocida propensión de las personas por guiarse por las ilusiones y las esperanzas, pues si no fuera así no tendríamos políticos demagogos y tampoco licenciados maniobreros, saca suertes, yatiris y curanderos.

Olvidamos que el objetivo personal es el de una vida creativa, plena y grata en sociedad, para lo que necesitamos una formación integral basada en principios y valores éticos, que propicien la educación de los ciudadanos y también con aquellos que impulsan el conocimiento técnico y científico, la innovación y la competitividad para que las personas puedan desarrollar todo su potencial.

En nuestras escuelas, seguimos impartiendo una educación formalista y memorista, cuando necesitamos formar a los jóvenes para afrontar el futuro en un mundo cambiante, cada vez más interrelacionado y que avanza a grandes saltos impulsado por la ciencia y la tecnología.

Como información, el nuevo Índice Mundial de Innovación, publicado por el INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, sitúa Bolivia a la cola, en el puesto 117 de un total de 126 países a nivel mundial y como el menos innovador de Sudamérica con excepción de Venezuela.

Como ejemplos del estilo de la propaganda gubernamental, distorsionadora y envolvente, están las informaciones sobre el control presupuestario en las que solo se refieren a la cantidad de la inversión pública y no a los resultados, ni a la calidad y oportunidad de la misma; se preocupan por medir la ejecución, el gasto, pues el que gasta todo y se endeuda en esta lógica plurinacional es el capo; pues no interesa el producto como realmente lo valora una buena ama de casa que compra lo necesario, al menor costo y de la mejor calidad.

También hablan del PIB, aunque el pueblo no conoce este índice, o no le cree o poco le interesa, pues lo que ellos ven y sienten es el cómo la economía afecta sus tripas y su calidad de vida.

En ese juego de indicadores y estadísticas, nos dice un Ministro que estamos felices con el bajo índice de desempleo: 3.3%, aunque sabemos que en los países con un gran mercado laboral informal (el nuestro bordea el setenta por ciento) una baja tasa de desempleo solo señala que “la gente se las busca” en mercados de trabajo precarios e informales y hasta delincuenciales. Tampoco se habla ni se toma en cuenta la calidad, la estabilidad y los beneficios sociales de la fuente de empleo.

Pero lo que es incomprensible es que luego de conocida la hilacha de los gobernantes populistas y de haber sufrido por el fracaso de su mala gestión, la gente se empecine en seguir apoyando algo que sabe o debería saber que no funciona para bien. La conclusión es que en una población enferma de populismo, mientras la economía y la crisis no toque fondo, no aceptara cambiar de modelo lo que confirma el dicho: “Todo pueblo tiene el Gobierno que se merece”.

El reto es que luego del triunfo del: ¡Bolivia dijo No!, pasemos a: Construyamos una nueva Bolivia democrática, próspera y sostenible para todos.

ovidiorocawordpress.com

, , ,

Deja un comentario

DISQUISICIONES BIZANTINAS EN RITMO PLURINACIONAL

Ovidio Roca

COCALEROS

Los movimientos sociales cocaleros que surgen en el Chapare, se forjaron en un mundo hostil y duro luchando contra las fuerzas de la naturaleza y los anteriores Gobiernos y todo esto en defensa de sus crecientes plantaciones de coca; cuyo precio y demanda es impulsada por las narices del mercado mundial de la cocaína.

En su lucha son prácticos y se guían por una sola y única ley;  la defensa de sus propios intereses y así los escuchamos decir refiriéndose a las leyes nacionales: “esa será su ley, pero no la nuestra”.

El mecanismo utilizado en esta lucha contra sus detractores y principales enemigos como la ley gringa 1008; es la presión y el chantaje contra las autoridades gubernamentales y el amedrentamiento de la población civil.  Movimientos que son caracterizados por las marchas, bloqueos, huelgas de hambre e inmolaciones; un espectacular ritual de sacrificios para todos: actores y espectadores y una exitosa estrategia que los llevo a conquistar el poder.

En su accionar no se preocupan ni respetan los derechos de los otros ciudadanos que son afectados por sus movilizaciones y bloqueos, tanto en su libre tránsito como en el transporte de sus productos y con un alto costo para todos los ciudadanos.

Esta práctica cotidiana de movilizaciones, conforma una mentalidad, una cultura de la desconfianza que los induce a “sentir” que las Leyes y Convenciones, que tanto las instituciones internacionales como el Gobierno invocan, carecen de sentido y de justicia por lo que las ignoran y combaten pues afectan su economía, su forma de vida y por tanto no deben ser acatadas. En los permanentes conflictos, los dirigentes se promueven, crecen, se destacan, viven sus momentos de gloria, son los héroes, por lo cual buscan que nunca se acaben y tengan que volver a la cotidianidad y a la miseria de su vida.
LLUNKUS

Es curioso es que en estos escenarios caracterizados por el activismo y la incultura surjan como hongos los llamados intelectuales llunkus; grupos urbanos de clase media, algunos más sofisticados y leídos que otros, que en procura de una cuota de poder usan su imaginación elaborando y difundiendo discursos y proclamas de amor por el Jefe y en defensa del gobierno populista. Intelectuales que transitan desde sus orígenes primarios; la distopía comunista y la lucha armada, hasta la cultura de la postmodernidad, a la postverdad, la verdad orwelliana; una verdad que no existe sino que se inventa, una verdad que no se sabe si es verdad o si es mentira, o se trata de una maniobra envolvente alvaricosa la que es imposible saber qué es lo que quiere expresar cuando dice algo.

Algunos se refieren a esta cultura alvaricosa, como la de la falacia, el engaño, las maniobras envolventes y el llunkerio. Pero esto lo dicen los fracasados y envidiosos.

LOS PERFIDOS HIJOS DE LA PACHAMAMA

Aunque en sus proclamas los masistas se definen como ecologistas e hijos de la Pachamama en cuando les conviene la desconocen, la rifan y la venden al mejor postor en procura de buenos negocios y mejores comisiones.

Un ejemplo entre muchos lo tenemos en el Chapare cocalero con la Planta de Urea que produjo buenas comisiones de verdes y ahora produce malas emisiones de amoniaco.

Un otro ejemplo lo vemos en la amazonia donde para apoyar a sus socios chinos y cooperamineros, dan vía libre a la destrucción de los ríos de La Paz y el Beni, lo que seguramente será un desastre ecológico pero un buen negocio chino. Como resultado vemos que por esos hermosos ríos pululan los Dragones chinos y los Planchones colombianos, los que en pos del oro van destruyendo los causes y las orillas y sembrando la muerte abonada con mercurio.

RACISMO Y POPULISMO COCALERO

El discurso oficial del masismo es populista y racista y se vanaglorian de haber logrado una mayor inclusión de los indígenas a la vida política del país; pero lo que no dicen es que solo benefician a quienes estén en su línea política y excluyen y combaten a los disidentes, como ya lo vimos en el TIPNIS y muchos otros lugares.

Como buenos sofistas aplican una receta envolvente, la que en lo político es centralista y absolutista; en lo económico extractivista, estatista y de capitalismo de Estado y en el discurso ideológico la adornan y enfatizan en el marxismo cultural tipo europeo, con populismo, indigenismo, ideología de género y feminismo.

En su accionar cotidiano impulsan la supremacía de la cultura andina (aymaras y quechuas) por sobre la de tierras bajas (guaraníes, mojeños, et al), y muestran un absoluto rencor contra la gran comunidad mestiza boliviana de herencia española; obviando que el llunkerio que circunda al Jefazo es de este origen.

CONJETURANDO

En un ambiente como el descrito surge un sentimiento generalizado de anomia, cuya consecuencia va desde la inadaptación a las normas sociales, hasta la trasgresión de las leyes y la conducta antisocial, lo que termina en: Un Estado fallido, incapaz de generar un ambiente adecuado para las iniciativas de inversión y el surgimiento de empresas formales y productivas. En consecuencia si continuamos viviendo bajo el populismo, terminaremos  acondicionándonos mental y moralmente a este sistema, pues como dice el dicho: “Se piensa como se vive” y terminaremos miserables y esclavizados como los cubanos, venezolanos, nicaragüenses, cuya única aspiración y esperanza de vida es huir de su país.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

DÍA DEL ORGULLO NACIONAL

Ovidio Roca

Mi amigo Toborochi Rosado (petacudo y emenerrista), Fan del Licenciado y de las series de televisión, me comentaba que los bolivianos debemos sentirnos orgullosos de nuestros logros en la pantalla televisiva pues no tenemos nada que envidiar a los gringos. Ellos tendrán a Sheldon el personaje de un altísimo IQ en la serie The Big Bang Theory y con millones de neuronas que le circulan por el cerebro, pero nosotros tenemos algo mucho mejor,  algo más grandioso, tenemos al Licenciado Epónimo, personaje de la serie The Plurinathional Theory, mucho más brillante y sublime.

El Licenciado nos ilustra permanentemente y es el faro, la luz que nos ilumina, especialmente cuando nos explica que: “La derecha es casi por definición intelectualmente mediocre. Por lo general las personas inteligentes son de izquierda”. De paso reta a los seis líderes opositores a debatir en conjunto: “póngase al frente los reto a debatir cara a cara, debatamos de economía, debatamos de sociología, de filosofía, de crecimiento, de deuda; se salen corriendo”. “Que me vengan los cinco expresidentes (juntos), para no abusar a cada uno de ellos por separado”. “Tienen miedo a las 70.000 millones de neuronas que están trabajando en mi cerebro”.

Cuando lo vemos y escuchamos son momentos de orgullo nacional de exultación, de emoción; gracias Licenciado que Evo lo bendiga.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario