Archivo para la categoría Desarrollo Sostenible , Ecología

USO POLITICO DEL RACISMO Y LA GRAN SUSTITUCIÓN

Ovidio Roca

Cuando fracasó el comunismo y se hundió la URSS, rápidamente los demagogos y vendedores de ilusiones latinoamericanos se reunieron en San Pablo y armaron un Foro para definir estrategias comunes y colaborarse mutuamente para seguir viviendo de la manga y desplumando a sus pavos.

Para cada país se definieron estrategias de dominio según las características, debilidades y deficiencias de ese pueblo; en Bolivia un país de gran población indígena y campesina y con gran variedad étnica en su extenso territorio se apostó por el racismo y la utilización de las etnias aimara quechua que son mayoría. Siguiendo esta estrategia el MAS moviliza estos grandes grupos étnicos y corporativos contra la nación mestiza y aplasta y desintegra a los pequeños grupos indígenas del oriente, gregarios, individualistas y libertarios.

El populismo cocalero para consumo de la comunidad internacional y engatusar a su población, llama falazmente a su régimen populista cocalero; de Democracia Comunitaria y mantiene sumisas a sus bases quienes están prohibidas de tener pensamiento propio y menos crítico.

Fieles a su estrategia de uso étnico, los autócratas andinos en su afán de expandir su control territorial hacia los Departamentos que no forman parte del centralismo andino buscan a como dé lugar colonizarlos y dominarlos y en su afán de tomar control del territorio del oriente el masismo, usando al INRA, vienen distribuyendo tierras con programas de colonización (mitimaes) buscando sustituir la población local (de mentalidad más independiente e individualista) por los grupos étnicos y corporativos andinos, sumisos al régimen populista cocalero. Se trata de cambiar la base etno cultural del oriente de raíces hispano guaraníticas, por la aimara quechua.
Todo esto dentro del plan de sustitución poblacional y de dominio territorial del neo imperio cocalero, que fue diseñado por q’aras populistas y cuyos nefastos efectos los vemos en la Chiquitanía donde tumban el monte y queman para consolidar su dominio y con ello han destruido nuestra casa, nuestro hábitat, nuestro ecosistema. Ahora ya son los dueños de todo y reinan sobre cientos de miles de animales y plantas muertas y quemadas.
En el exterior esto lo ven con más claridad que nosotros: “Todos los incendios y los asentamientos forman parte del esfuerzo del gobierno del cocalero de “rediseñar el mapa étnico-electoral de Bolivia”: Leonardo Coutinho.

El sistema populista cocalero ha creado una nueva cultura en la cual el ciudadano común y la democracia ya no tienen vigencia, hemos ingresado a la era de los  grupos corporativos, la de los sindicatos y movimientos sociales. Por ejemplo el cocalero Chapareño exige la ampliación y legalización de sus cultivos con lo que están promoviendo a los carteles de narcotráfico, drogadicción y violencia haciendo invivibles muchas áreas y poblaciones. Los contrabandistas de ropa usada y otrros, exigen que se legalice su actividad aunque afecte a los textileros y empresas de confecciones. Los transportistas se oponen a la modernización y mejora del transporte en desmedro del ciudadano, etc. El poder de los grupos minoritarios, tiene mucho que ver con la apatía de la ciudadanía que no sabe defender sus intereses.

Las sociedades democráticas reconocen al ciudadano como portador de derechos y obligaciones y han avanzado hacia la  idea de “nación política, que es diferente a la primitiva “nación étnica”. En la nación política, los ciudadanos libres intervienen en la vida pública del país mediante los partidos y asociaciones; en las naciones étnicas se rigen por estructuras tribales y corporativas, absolutamente verticales. Nuestro desafío en adelante es como administrar un país de cultura corporativa, corrompida por décadas de irrespeto a la ley y de un profundo desprecio y desconocimiento de la legalidad democrática.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, ,

Deja un comentario

ECOSISTEMA Y PENSAMIENTO SISTEMICO

Ovidio Roca

Vivimos en un único planeta y somos parte connatural del ecosistema tierra: las aguas, los suelos, los vientos, la atmosfera, la biodiversidad. Dijo Galileo Galilei hace 450 años: “Las cosas están ligadas por lazos invisibles: no se puede arrancar una flor sin molestar a una estrella”.

En el país ya se venía avanzando en el entendimiento y protección de nuestro ecosistema; se produjeron las Leyes del medio ambiente, la Ley Forestal; se trabajó en los Planes de Uso del Suelo, se crearon las Reservas ecológicas y Parques. Luego los dirigentes del actual Gobierno se presentaron con un discurso sobre la madre tierra que dio esperanzas de un mejor trato para nuestro ecosistema, pero finalmente se mostró que era solo un eslogan electoral.

Tenemos una población mundial que crece de manera exagerada y que esta sobre explotando el planeta. Esta población demanda alimentos, espacio para asentarse y genera basura y contaminación, por lo que debemos ser cuidadosos en nuestras políticas de crecimiento poblacional, asentamientos humanos y uso de las tierras.  Los daños que causamos al ecosistema tardaran cientos de años en atenuarse, aunque no de curarse.

El cuidado ambiental no es asunto de derechas o izquierdas; los políticos populistas Trump, Bolsonaro, Evo Morales, Maduro, son negacionistas climáticos y califican, cada uno en su estilo, el problema de calentamiento global impulsado por el consumo humano como una simple “fábula de invernadero”.

En Brasil los ruralistas apoyan toda política para deforestar la amazonia y sembrar pasto para el ganado, terrenos para el cultivo de la soja o apertura de minas. En Bolivia dicen las autoridades masistas: “Si no queman los bosques y si no plantan coca” ¿de qué van a vivir?. El Gobierno por intereses políticos y de dominio, desplaza  a sus interculturales para tomar las tierras del oriente las que, según Pukimon, luego de ser deforestadas una parte ira a la coca y el resto la venderán a los chinos.

Si queremos mantener el ecosistema adecuado para la vida humana, necesitamos respetar el ecosistema, la capacidad de uso de la tierra, la vocación de los suelos para el uso forestal, agropecuario; las áreas de preservación, los Parques y áreas protegidas destinadas a conservar ambientes adecuados para lo biodiversidad de la que somos parte. Uno de los valores de la diversidad biológica radica en la funcionalidad de los bosques, que permiten por ejemplo la generación de agua, el ciclo de nutrientes de los suelos y un clima estable; factores que son muy importantes tanto para la producción agrícola, como para la calidad de vida de la población en general. En este contexto, un desafío clave entre conservación y desarrollo, es asegurar que se mantenga grandes bloques de bosques bien conservados.

Este es un aspecto en que el Licenciado discrepa, pues no tenía entre sus veinte mil libros la Memoria del PLUS: “Ojo, las áreas protegidas fueron elaboradas por los gringos para guardarse nuestros recursos naturales para el día que se hagan cargo del país, buena parte de esas áreas fue hecha por Gonzalo Sánchez de Lozada y las dictaduras y no porque eran amantes del medioambiente, era porque había información de empresas petroleras extrajeras de que ahí había recursos”.

Sin embargo la ciencia agrícola y la experiencia de campo nos enseña que las tierras según sus características de composición, localización, clima y humedad, tienen distintas vocaciones y es en base a estas clasificaciones que desde hace tiempo se viene trabajando con los Planes de Uso de Suelo, los mismos que establecen que hacer y qué no hacer en las tierras y en cada zona.

El país necesita producir más, pero con una agricultura moderna y respetuosa de la capacidad de uso de los suelos. Por ejemplo en la soya hay que preocuparse en aumentar la productividad; en cualquier país vecino se produce el doble por hectárea que nosotros; ergo hay que aumentar productividad y no la superficie. El asunto es que como la tierra es barata es mejor negocio ampliar la superficie y tumbar monte que mejorar la agricultura, sin preocuparse del daño ecológico.

Al margen de lo ecológico y de preservación del ecosistema y el clima que es lo verdaderamente importante; también desde un punto de vista crematístico deberíamos entender y asumir que estamos llegando con la expansión de la frontera agropecuaria, al punto donde los efectos adversos de la deforestación prácticamente cancelan los beneficios económicos privados de cualquiera actividad agropecuaria adicional. Y no se trata de reducir la deforestación a cero, pero hay que hacerla de manera mucho más cuidadosa y donde realmente es justificada y en las áreas que corresponde según el PLUS.
El problema es que en Bolivia deforestar te garantiza la propiedad de las tierras y no tiene ningún costo para el que destruye, sino para la sociedad. Por esto a los grupos económicos y de poder nada les importa y en consecuencia a su paso dejan llamas ardientes, tierras arrasadas, bosques destruidos, muerte y destrucción de todo ser vivo, plantas y animales.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

ENTRE LAS TRADICIONES, LAS LEYES Y LA POLÍTICA NOS ESTAMOS INCENDIANDO

Ovidio Roca

En el país se carece de una tradición y cultura de uso y manejo sostenible de las tierras y poco nos preocupa la preservación de los ecosistemas, áreas forestales y ríos; esto viene de herencias culturales antiguas e irresponsabilidad moderna.

Gran parte del territorio del Departamento de Santa Cruz es devorado por las llamas, producto de un método irresponsable de deforestación y quema autorizada por el Gobierno. Hasta ahora más de 500.000 has de bosques han sido quemados y vemos como los campos arrasados, animales y plantas incluidos aumentan en la Chiquitanía y esto tiene que ver con leyes obsoletas, malas tradiciones culturales, irresponsabilidad de los campesinos y peores decisiones políticas de dominación y de poder del Gobierno.

El área de expansión de la agricultura fue desde los años sesenta Santa Cruz, donde por su disponibilidad de tierras agrícolas y la baja densidad poblacional permitía el traslado de personas y comunidades desde las zonas andinas más pobladas. Estos colonizadores con cultura agrícola perteneciente a otros ecosistemas, sentían hostil el bosque al que llegaban y que en su cultura se llamaba sach’a y a sus pobladores sach’a runa, es decir salvajes. Es por esto que cuando colonizan las tierras del oriente, impulsados por la Ley agraria, la FES y su tradición cultural lo tumban y lo queman. Esta práctica ancestral es ahora ampliada y reforzada por el interés no solo de la agricultura sino de la producción cocalera, materia prima de la cocaína; un cultivo que permite grandes ganancias con poco esfuerzo, pero con muchos contactos.

La ley agraria es, vale la redundancia, agraria, ya que cuando se dictó no se hablaba de ecología, preservación del medio ambiente o cambio climático. La idea era producir alimentos y para mostrar que la tierra se destinaba a ese uso había que desmontarla. No se consideró en esa época que la preservación, la forestación y el manejo de bosques constituyen elementos para la determinación de la FES, la función económica y social, que garantiza la tenencia.

Vale la pena recordar que en Bolivia la tierra no es de la persona sino del Estado y para conservar su tenencia, cada dos años se debe certificar que se esté cumpliendo con la FES, la función económica y social pues si no, es revertida. Es lógico por tanto que el usufructuario, ya que no dueño, de la tierra perciba que no hay garantía de largo plazo.

Para establecer la FES se aplica una Ley que no considera la capacidad de uso mayor de las tierras, su uso agrícola, forestal o de preservación y si a eso le añadimos una cultura y tradición que busca tumbar el monte para civilizarlo, más el interés del gobierno de acelerar el traslado poblacional y dominio del territorio, la cosa se pone color de hormiga.

En estos trece años el MAS en su programa de colonización del oriente ha realizado dotaciones irresponsables de tierras en áreas forestales sin tener en cuenta el PLUS, que es donde se generan mayormente las quemas que con los vientos se descontrolan y nos llevan a este desastre.

Nuestra economía agrícola, la que garantiza nuestro sustento cotidiano se basa en un calendario agrícola que se fue estableciendo y adoptando por las experiencias de miles de años y que no señala cuándo arar, sembrar y cosechar y ahora con el cambio climático rápidamente se están modificando estos ciclos del clima y de la naturaleza. Hemos sido tan insensatos destruyendo los bosques, los ecosistemas y rompiendo estos ritmos de la naturaleza, tal vez de manera irreversible, por lo que ahora surge la incertidumbre y tendremos problemas para garantizar nuestro sustento cotidiano.

Mientras tanto podemos seguir tumbando monte y quemando, es el proceso de cambio poblacional y del uso del suelo.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

APRENDAMOS DE NUESTRA PROPIA EXPERIENCIA

Ovidio Roca

Durante varios años fuimos felices flotando sobre densas nubes de gas que ahora se disipan, por lo que rápidamente nos encaminamos hacia un aterrizaje forzoso que ni las hojas de coca lograrán frenar y que será muy duro y peligroso. Algunos analistas mencionan que no hay recursos para continuar disfrutando del sueño populista de los bonos, la subvención a las empresas y pegas públicas, los combustibles y tucuimas, salvo con más deuda o emisión monetaria.

Por su parte el Gobierno presume de una economía exitosa, aquella que se muestra en los mercados abarrotados de productos importados. Una economía que será insostenible en el corto plazo, sobre todo en un mundo de producción competitiva, de empleo tecnológico y con países que están combatiendo las drogas y la informalidad que les afecta en sus fronteras. Es una economía de importación, pues no se construyó empresas productivas sostenibles y que generan nuevo valor; se trata de una economía extractiva y de base cocalera, vinculada al contrabando, la informalidad, el narcotráfico y que estuvo apoyada con mucha plata del gas, que ahora ya escasea.

En consecuencia cada vez se nos complica más el mantener las subvenciones gubernamentales y se hace problemático el endeudamiento (salvo el letal con los chinos). Como ya no se puede vivir exclusivamente de las materias primas hay que ponerse a trabajar y potenciar el aparato productivo industrial, agropecuario y de servicios para que el país pueda seguir avanzando.

Las próximas elecciones definirán el rumbo y modelo de país para los próximos años, ojala no nos equivoquemos. El problema es cómo entender adecuadamente el rumbo de la economía en un ámbito fuertemente politizado y con una población que careciendo de formación para enfrentar al nuevo mundo de competencia tecnológica, tiene temor en asumir los nuevos retos que demanda una economía sostenible y prefieren optar por el continuismo insostenible y los cuentos populistas.

Nuestro reto como ciudadanos es construir una economía productiva y competitiva, lo que es un trabajo difícil pues requiere de un gran esfuerzo y largo plazo; empezando por formar a los jóvenes para afrontar el futuro en este mundo cambiante, cada vez más interrelacionado y que conducido por las nuevas tecnologías avanza a grandes saltos. En esencia se trata de aplicar un modelo ya conocido y probado, pero que quiere responsabilidad y esfuerzo, basado en la iniciativa privada y con un Estado mínimo, responsable de garantizar las seguridades físicas y jurídicas de las personas y de las inversiones.

Pensando en positivo, en el oriente tenemos una experiencia económica y productiva que deberíamos mejorar y reforzar. Hasta ahora y a pesar de la política estatista y anti empresarial del gobierno del MAS, Santa Cruz mantiene aún un sector agroindustrial agroexportador y con valor agregado que produce el setenta por ciento de los alimentos que se consumen en el país y aporta con el treinta por ciento del Producto Interno Bruto Nacional. Innegablemente el oriente es la región más dinámica del país y esto se podría explicar porque la región no vivió ni vive del centralismo, ni mayormente del extractivismo de los minerales y los hidrocarburos y más bien de una importante actividad privada productiva especialmente en el campo agropecuario, agroindustrial y de servicios.

Se trata por tanto de realizar en cada región del país y de acuerdo a su localización, entorno y circunstancias, aquello que mejor corresponda para mejorar la infraestructura y las condiciones de producción y de vida de todos los habitantes.

En el caso del oriente y para seguir avanzando es importante impulsar el sector de las empresas tecnológicas, los agronegocios, la manufactura avanzada, la biotecnología y los servicios industriales. Todo esto con una permanente actitud por proteger y conservar el ecosistema y la biodiversidad de la que somos parte, pues si la destruimos nos destruimos nosotros mismos.

La industria de manos de la tecnología tiene que aumentar su productividad para competir internacionalmente y se necesita establecer negocios de clase mundial que puedan atender al cliente más exigente y no solo depender del mercado local. Todo esto implica necesariamente un Estado de Derecho, un ambiente de libertad económica, seguridad jurídica y física.

Un problema que hay que superar es la carencia de nuevos líderes empresariales y políticos con visión nacional y mundial. Santa Cruz pese su importancia económica carece de peso político y de propuesta explicita de país y peor aún se evidencia una ausencia de vocación de poder y una fuerte sumisión ante el centralismo. Son las jóvenes generaciones y los nuevos liderazgos quienes deben definir el rumbo y asegurar el futuro.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , ,

Deja un comentario

DEL DISCURSO PACHAMAMICO E INDIGENISTA A LA DURA REALIDAD POPULISTA COCALERA

Ovidio Roca

El MAS se presentó ante la población boliviana con un discurso pachamamista e indigenista; de defensores de la Madre Tierra y de los indígenas originarios, pero en la práctica realizo todo lo contrario: Facilitó la destrucción de los bosques para sembrar coca, para el negocio de la madera y para consolidar las tomas de tierras, que son una constante. Y en cuanto a los indígenas, al margen de los cocaleros y algunos grupos altiplánicos afines, el resto ha sido apaleado y correteado por los grupos armados del régimen y ni que hablar de la corrupción que llego a niveles nunca vistos. Sin embargo en todos los ámbitos insisten con su discurso del vivir bien, que en el país ya nadie les cree y afuera tampoco.

Aunque el 2014, Evo postulo en la ONU: Un nuevo orden mundial que debe construirse sobre la base de la hermandad de los pueblos y en armonía con la Madre Tierra para el “vivir bien”; él sabe que para mantenerse en el poder necesita apoyo político y esto se logra con plata, y una forma fácil de conseguirla es haciéndose el de la vista gorda con la pachamama y permitir la producción e industrialización de la coca, que según dicen puede cosechar más de cuatro mil millones de dólares por año y eso financia, entre otros, la cadena del contrabando y el comercio informal, que aparte de dar trabajo a mucha gente nos abastece de bienes y servicios y alimentos dando una imagen de bonanza; aunque como daño colateral perjudique a los agricultores y productores nacionales.

Asimismo los masistas nos dicen que no se cumplirá sentencia del TIDN (Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza) que en su sentencia concluyó que el Estado Plurinacional de Bolivia “ha violado los derechos de la naturaleza y de los pueblos indígenas del TIPNIS (Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure) en calidad de defensores de la Madre Tierra” y sanciono al Gobierno imponiendo una serie de medidas para preservar el territorio. La respuesta en la práctica fue, “Yo le meto nomas”.

La madre tierra nos está pasando la factura por nuestro irresponsable comportamiento; el cambio climático empieza a generar catástrofes medioambientales que afectan a millones de personas alrededor del mundo: lluvias, vientos y sequías desmesuradas y a destiempo azotan la producción agrícola y la infraestructura en todos lados. Olas de calor, fríos extremos, huracanes, incendios forestales, aumento del nivel de los mares, inundaciones, sequías y la falta de agua limpia. Fenómenos que, con el paso del tiempo se intensificarán hasta el extremo de crear grandes conflictos humanos por la pérdida de hábitats y de cultivos, lo que induce a una migración ambiental forzada y masiva de hombres y animales.

Nos dicen los expertos que el cambio climático terminara con destruir los ecosistemas y la civilización humana allá por el año 2050, es decir en apenas treinta años; lo vemos venir y nos preocupa, pero nada hacemos para evitarlo como personas y como Estados.

El futuro depende de nuestras decisiones y para frenar el cambio climático y nuestra eventual destrucción, los movimientos ecologistas plantean trabajar armónicamente y a nivel mundial (pues se trata de un solo planeta y un único ecosistema) en las siguientes áreas: Economía sostenible y ecológica. Descarbonización total de la economía, utilizando energías renovables y reduciendo los gases de efecto invernadero. Parar la deforestación y trabajar en la reforestación y conservación de los bosques y sus ecosistemas. Evitar la contaminación de los acuíferos subterraneos y proteger los ríos y cuencas. Eliminar los plásticos que inundan y contaminan las tierras y océanos. Frenar el crecimiento poblacional. Eliminar el consumismo, promover el consumo responsable e implementar el desarrollo sostenible.

En procura de nuestro bienestar y seguridad necesitamos trabajar seriamente para frenar el cambio climático, garantizando así nuestra seguridad alimentaria y nuestra vida; esto implica investigación y políticas de Estado que den seguridad jurídica a los agricultores y la acción responsable, efectiva y cotidiana de cada uno de nosotros cuidando nuestro entorno y nuestro ecosistema.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , ,

Deja un comentario

GEOPOLITICA Y COLONIZACION

Ovidio Roca

Desde las épocas del Alto Perú, luego República de Bolivia, el Estado Central y los empresarios basaron su economía en la explotación minera y los indígenas del altiplano. La clase política andina que formaba parte del Estado Minero, vivió del Centralismo, de los minerales, de los negocios y de pegas en la burocracia gubernamental. Para no perder los privilegios de tener el Gobierno bajo su control, evitó toda inversión que potencie al resto del país y también a Santa Cruz; una población lejana a la que siempre consideraron separatista.

Actualmente en su afán de dominio territorial y político el grupo castrochavista cocalero, sigue usando a los indígenas aimara y quecha y ahora para controlar y dominar los valles y el oriente. Al igual que lo hizo el Imperio Incaico con los mitimaes, los masistas dominan las poblaciones vecinas colonizándolas y  sustituyendo su población por otros grupos étnicos. Esta estrategia de  invasión y colonización tiene como resultado lo que llaman en Europa, la Gran Sustitución. (Renaud Camus ha señalado que la promoción de la inmigración masiva en Europa, sumada a las altas tasas de nacimiento de los hijos de inmigrantes, hará que en pocas décadas las ahora “minorías” se conviertan en mayorías en el territorio europeo).

En su plan de dominio, el Gobierno Centralista usa todo el aparato del Estado y entre ellos el INRA, mediante el cual realiza un reparto político de tierras a los grupos andinos, dejando de lado a los originarios de la región y sin tomar tampoco en cuenta, por ejemplo en Santa Cruz, el Plan Departamental del Uso del Suelo y menos preocuparse del daño ambiental que se produce avasallando los Parques y Áreas Forestales. Los expertos repiten permanentemente que la deforestación y la ampliación de la frontera agrícola incrementan los riesgos  del país ante los fenómenos naturales y el cambio climático y así vemos como siete Departamentos de Bolivia estuvieron en emergencia debido a las  inundaciones, riadas y  deslizamientos producto de las intensas lluvias; pero los pachamamicos del MAS no se lo creen.

Este mes de Marzo del 2019, José Serrate Presidente del Bloque Cívico Chiquitano, denuncio que al municipio de San José de Chiquitos” siguen trayendo gente de afuera y a la gente del lugar no la toman en cuenta para nada, se debería consultar a nuestras comunidades y municipios que son dueños de las tierras”, reclamó.

“Si sumamos todos los municipios, ahora pasamos las 1.000 comunidades en toda la Chiquitanía, y son pura gente del interior”, afirmó Serrate, a tiempo de cuestionar, que desde el Gobierno no se toma en cuenta a la gente nativa para la entrega de tierras.

El pasado jueves, (21 de Marzo) sesenta y nueve comunidades se asentaron en una extensión de 130.000 hectáreas en el municipio de San Miguel, luego de ser beneficiadas por una serie de resoluciones emitidas desde el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT) y el INRA.

El alcalde de San Miguel, Óscar Hugo Dorado, denunció que detrás de la entrega de resoluciones que autorizan la dotación de 70.000 hectáreas de tierras para favorecer a 1.700 familias del occidente del país y afines al Gobierno, está el exalcalde de San Miguel de Velasco y hoy Viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Pedro Damián Dorado.

No se trata de oponerse a la dotación de tierra fiscal, sino que se cumpla la ley: respeto al uso mayor de la tierra según el PLUS, prioridad a los oriundos de la Provincia y del Departamento en la dotación de tierras fiscales y respeto de los migrantes a la cultura regional. Se trata de construir un país que nos incluya a todos sin exclusiones pero respetando la ley, las diferencias culturales y trabajando para el bien común

Lamentablemente la región no tiene capacidad ni liderazgo para defender su territorio y su identidad; la elite o clase económica y política oriental no tienen vocación de país y no le interesa asumir el poder gubernamental, prefieren dedicarse a sus negocios, mejor si asociados con el gobierno y dejando a los centralistas andinos, ahora los masistas, esos engorrosos asuntos de Estado. Como dice el dicho: Si no puedes vencerlos únete a ellos, por lo que esta parte de la población que no ve perspectivas de futuro se acomoda y se adapta.

La esperanza está en las mujeres y grupos de jóvenes que defienden su futuro como un estado democrático y donde exista respeto de los derechos humanos y políticos para todos. Cualquier rato se darán las condiciones o ellos las crearan y surgirá como en Venezuela un líder que aglutine las aspiraciones de todas las regiones del país.

Jóvenes son los que no tienen compromiso con el pasado”. José Ingenieros.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

EL CAMBIO CLIMÁTICO, CONOCEMOS SUS ORIGENES, SUS EFECTOS Y POCO NOS IMPORTA

Ovidio Roca

El clima de la Tierra nunca ha sido estático y se ha ido modificando especialmente por causas geológicas durante milenios; actualmente vivimos un acelerado cambio y esta vez por efectos de la acción humana.

El cambio climático genera una modificación brusca del ecosistema, del régimen de lluvias, vientos, temperaturas; en fin de las condiciones a las que nos hemos adaptado en milenios tanto nosotros, los animales y las plantas de nuestro entorno y por haber logrado esta adaptación es que podemos vivir con cierto confort en este nuestro planeta.

Nuestra economía agrícola que nos da el sustento, se basa en esas rutinas del clima y de la naturaleza, que nos dicen cuándo arar, sembrar y cosechar y sin ella la civilización humana no hubiese llegado hasta aquí. Un proceso de readaptación natural de las especies, las que sobrevivan a las nuevas condiciones que genera el cambio climático, es sumamente largo, de siglos y debemos considerar que el cambio que diezma algunas especies puede favorecer a otras, especialmente insectos que afectarán los cultivos.

En Octubre de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los que lamentablemente no se aplican al no contar con el respaldo efectivo de grandes  países y tampoco de una gran mayoría de la población mundial que dice que le preocupa pero no cambia sus hábitos de consumo, de destrucción de la naturaleza y producción masiva de basura cada vez menos biodegradable.

Los líderes del Estado plurinacional, se precian de ser indígenas ecologistas e indigenistas y manejan un demagógico discurso pachamamico; pero para la Comisión del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza que analizó el caso del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure, Tipnis y los impactos que causaría una carretera y que no se dejaron engañar, son solo ecocidas y etnocidas.

Pese a que se ha demostrado que la mejor tecnología para combatir el cambio climático es la conservación de los bosques, Bolivia en los últimos trece años ha sufrido la pérdida de un total de diez mil cuatrocientos kilómetros cuadrados de bosque. La mayor deforestación está vinculada a la expansión agrícola y pecuaria para producir alimentos e impulsada por la inseguridad de la tenencia tanto por avasallamiento, como del criterio que maneja el INRA para su titulación, de que si no se tala todo el bosque no se cumple con la función económica social, y luego a los chaqueos y desmontes indiscriminados de los avasalladores de tierras en territorios indígenas y reservas forestales; últimamente en el Choré en Ichilo; Valle de Tucabaca en Roboré y en Guarayos. Esta es una desforestación descontrolada que impacta en los ciclos hidrológicos locales y cambia los patrones de precipitación, con aumento de riesgos de sequías e inundaciones.

Paradójicamente es durante el gobierno de los masistas pachamamicos, que se produce este grave retroceso en la protección del medio ambiente: han dejado de lado e incumplen la ley del medio ambiente, ley forestal, los mecanismos de control de uso del suelo y desvirtuado la Superintendencia Forestal. En consecuencia han abandonado el manejo forestal sostenible en el que Bolivia tenía un sitial mundial importante. La política de protección de bosques y tierras se incumple y se abandonan las áreas protegidas y se permite su avasallamiento por grupos cocaleros y proyectos gasíferos y mineros, sin el menor cuidado ambiental.

Por un puñado de dólares o yuanes; estos defensores de la Pachamama y de los pueblos originarios permiten a sus amigos del Imperialismo Chino: expulsar a los indígenas originarios de sus territorios, destruir la naturaleza, los animales, las plantas, y envenenar con mercurio los ríos amazónicos explotando el oro. También se permite y facilita, que los llamados movimientos sociales enviados por el gobierno como mitimaes, destruyan los bosques para colonizar el oriente, mal explotar la madera, apropiarse de las tierras y sembrar coca.

Es consenso pleno de la comunidad científica internacional, aunque Trump lo niegue y al Evo poco le importe; que el cambio climático es causado por la acción humana sobre los ecosistemas y que tiene sus orígenes y efectos en la emisión de gases  de efecto invernadero, sobreexplotación de los recursos no renovables, deforestación, contaminación de las aguas, por lo que es nuestra responsabilidad para sobrevivir, para preservar nuestra vida y nuestro futuro como seres humanos, trabajar seriamente sobre estos temas. Necesitamos cuidar nuestros bosques e investigar y conocer el nuevo ritmo de los ciclos agrícolas para determinar las épocas y lugares adecuados para nuestra actividad agropecuaria, tanto cultivos perennes como temporales y  adelantar la adaptación de las semillas a las nuevas condiciones mediante los avances de la ciencia de la biotecnología con semillas transgénicas resistentes a la sequía y a nuevas plagas, lo que reduce el uso de los agroquímicos o permite sustituirlos por otros nuevos pesticidas menos contaminantes, significando menos impactos ambientales y más ahorro en los costos de producción.

El problema es que más allá del discurso poco hacemos y muchos poderosos y con influencias deciden negarlo: “Las temperaturas de la brisa del viento están llegando a menos 60 grados, la más fría registrada. En los próximos días, se espera que se enfríe aún más. La gente no puede durar afuera ni siquiera por unos minutos.  ¿Qué diablos está pasando con el calentamiento global?. Por favor Vuelve rápido, te necesitamos. Donald Trump, Muralista y Climatólogo.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario