Archivo para la categoría Educación y Cultura

EDUCACIÓN Y RESPONSABILIDAD CIUDADANA

Ovidio Roca

Las ciudades y centros poblados del país son un espacio de nadie; más bien de la informalidad y donde prima la  total indiferencia de los ciudadanos, quienes siempre esperan que la autoridad tome cuenta de toda situación. Lo irónico del asunto es que aunque ellos esperan todo del Estado y son felices escuchando sus promesas, no creen para nada en las autoridades y funcionarios públicos, pues saben que con estos es poniendo: poniendo plata, poniendo votos o poniendo presión.

La situación en Santa Cruz es aún más crítica, pues es un pueblo que ha crecido explosivamente y donde la mayor parte de la población son migrantes que llegan en situación precaria. Lo problemático es que gran parte de estos nuevos habitantes no se sienten identificados cultural y emocionalmente con la ciudad; no la sienten suya, no la quieren, no la cuidan, no la respetan y menos respetan a los vecinos y residentes.

Los comerciantes invaden las calles y áreas verdes y a los pobladores al parecer poco le importa y aceptan de facto esta situación, pues los apoyan comprando sus mercancías en las calles en lugar de ir al mercado o la tienda, unos pocos pasos más allá. En otras ciudades como La Paz, Sucre o Potosí los mercados, que son manejados por las mismas personas que en Santa Cruz, son más limpios y ordenados y también más baratos; la diferencia está en que tanto las autoridades como los pobladores de esas ciudades no son tan permisivos.

Recuerdo que hace algo de veinte años se construyó un gran mercado en un pueblo camino a San Ramón y desde entonces no he visto que lo usen porque los comerciantes están asentados a la orilla de la carretera y los viajeros compran desde las ventanillas de los vehículos y luego botan las cáscaras y basuras al piso.

En cualquier ciudad latinoamericana, para no mencionar a Europa, los peatones cruzan la calle por los pasos de cebra; basta pararse al inicio y señalar que se va a cruzar y automáticamente los vehículos paran y respetan el paso de cebra y al peatón. Esto en Santa Cruz no se aplica y si lo intentamos, los conductores aceleran para atropellarnos.

Cosa curiosa; en el mundo más o menos civilizado los ómnibus tienen paradas señaladas para que suban y bajen los pasajeros, en nuestro pueblo paran en cualquier lugar, especialmente en las esquinas y el desorden vehicular importa un comino.

Después de años de permisividad y negocios compartidos, el Municipio ha decidido valientemente, seguro una mujer, poner orden en la ciudad. La gente oriunda aplaude, se alegra, pero no hace nada, por lo que en este ambiente donde siempre se ha permitido y consentido el desorden esto lamentablemente no funcionará; salvo que la población cambie su actitud permisiva y cómoda y decida actuar respetando las leyes y disposiciones; entre estas no comprar en los lugares no autorizados ni acondicionados para este fin; respetar las normas de tráfico; el cuidado del medio ambiente y practicar el respeto a los demás.

Se insiste en que la educación y la cultura de responsabilidad ciudadana empieza con la predica y el ejemplo en la familia, la escuela, las instituciones municipales, los medios de comunicación, las organizaciones civiles y se cimienta con el amor a su ciudad, a sus vecinos y a sí mismos.

En su Manual, nuestros Jóvenes de Jigote con gran razón nos dicen: “para que la norma se cumpla debe haber congruencia entre ley, moral y cultura. La ley es la normativa, la moral son las normas interiorizadas y la cultura son los comportamientos promovidos. El divorcio entre estos frustra la experiencia de vivir bien en la ciudad”.

Como dice el dicho: Todo pueblo tiene las calles, el tráfico, los mercados y las autoridades que se merece.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, ,

Deja un comentario

AUNQUE USTED NO LO CREA: CRÓNICAS DE LA COTIDIANIDAD EN UN TÍPICAL PAÍS.

Ovidio Roca

Es un Dogma Plurinacional que el espectacular incremento de los ingresos por hidrocarburos de los últimos años se debe exclusivamente a la nacionalización y nada tiene que ver, como quiere hacer creer la oposición, a que el precio internacional de barril de petróleo en los doce años  últimos ha subido de veinte dólares a ciento cuarenta dólares por barril. Es la nacionalización, estúpidos!

El Presidente de las seis Federaciones de Cocaleros y del Estado Plurinacional, entregará medallas en forma de hojas de coca a los atletas que triunfen en los Juegos Suramericanos Cocha 2018. Al respecto, algunos deportistas mencionan que esto es un contrasentido pues mientras el consumo de coca ocasionaría que un deportista dé positivo en un examen antidopaje, si resulta ganador llevará orgulloso en el pecho una hoja de coca en oro, plata o bronce.

El Viceprofeta apocalíptico vaticina que si el pueblo boliviano no acepta la entronización permanente del presidente indígena, el sol se va a esconder y la luna se va a escapar y habrá hambre, llanto y miseria.

En Boliviamarka los indígenas lucen orgullosos sus trajes y sombreros españoles del siglo XVIII, cual si fueran originarios andinos.

Se constata diariamente que los movimientos sociales andinos, que se dicen socialistas y comunistas, son más capitalistas que Trump.

En las Confederaciones de maestros bolivianos se siguen enfrentando los sindicatos trotskistas con los comunistas, como en los primeros años del siglo anterior y al parecer no saben que la Unión Soviética se derrumbó, que China liderada por el partido comunista es el país señero del capitalismo salvaje; que todo el mundo se comunica por internet y los pueblos más astutos y exitosos avanzan en la economía del conocimiento y la innovación permanente. La visión de estos maestros, de existir, mira al pasado.

Las estadísticas indican que el altiplano boliviano es una zona expulsora de población y en términos históricos durante los últimos cincuenta años más de cuatro millones de personas migraron del altiplano para colonizar los llanos.

En Santa Cruz habitan más cochabambinos que en Jhochapampa y los cruceños cambas en su ciudad capital, constituyen menos del treinta por ciento de la población.

En Santa Cruz la tarifa de taxi para los cambas es el triple que la que rige en la región andina y por ahí va el resto de la economía familiar.

Dicen algunas lenguas, que Maduro usando la ley plurinacional de Empresas Sociales  intervino la empresa imperialista Kellogg’s que con sus Corn Flakes venía engatusando a los carajitos, y la entregó a los trabajadores. Jallalla

ovidioroca.wordpress.com

Deja un comentario

LA SOCIEDAD DE LA DESCONFIANZA

Ovidio Roca

Me dijeron que en el Reino del Revés

nadie baila con los pies,

que un ladrón es vigilante y otro es juez

y que dos y dos son tres: María Elena Walsh

En Bolivia las autoridades plurinacionales se regodean de su éxito y no toman en cuenta que la crisis económica, en este país macro dependiente de las materias primas, es menos palpable y visible gracias a su economía informal, al narcotráfico y contrabando; aunque a la larga esto destruirá la economía y moral del país.

A su vez la percepción generalizada para los militantes masistas es que la manera más eficaz de enriquecimiento y ascensión social es la toma del aparato del Estado donde la corrupción campea y es común ver en las instituciones públicas que los miembros de la cúpula hace negocios en el marco de una formalidad suigeneris, que significa recibir entre el veinte y treinta por ciento de toda adjudicación, monto que los ofertantes ya incluyen como parte de sus costos. El resto de funcionarios, con honrosas excepciones, se dedican a la corrupción al raleo, cada uno saca lo que puede en su posición, desde la propina para mover un trámite, hacer desaparecer una multa, proveer información de futuras obras y contratos, etc.

Me decía un empresario: “que crees que debemos hacer, entre que nos persigan y presionen a nuestra familia o hacer negocios, mejor es hacer negocios”. Y Evo asegura, “Saben los empresarios que están ganando mejor que con los gobiernos de derecha”.

Además de la informalidad y la corrupción; el nefasto legado que dejará el MÁS y que costará tiempo y esfuerzo superar, es esa cultura de la anomia, de pérdida de confianza y ausencia de autoridad. Durante su gobierno los masistas se han preocupado de destruir la escasa institucionalidad existente, destruyen las instituciones, prostituyen a los funcionarios y aprueban leyes mal hechas, leyes inútiles y peor aún, administradas y aplicadas en función de los intereses de la cúpula gobernante y la estrategia de poder omnímodo del gobierno masista. Como consecuencia de esto, la gente no tiene confianza en nada ni en nadie, no cree en la justicia, ni en las autoridades administrativas y judiciales, con lo que las reglas sociales se han degradado o se han eliminado y ya no son respetadas por la población.

Como producto de esto, gran parte de la población tampoco cree en sí misma y se ha creado una mentalidad primaria, infantil, caprichosa, que grita y patalea, destroza todo; no asume sus propias responsabilidades, pide y exige, pero no asume y espera que otro solucione sus problemas, por lo que acude permanentemente a las movilizaciones para defender sus intereses pues saben que dejar esto en manos de los administradores y funcionarios públicos es una ingenuidad, pues las decisiones de las autoridades responden a la estrategia de poder del gobierno del MAS y nada más.

Esto ocurre últimamente en el problema de límites departamentales y regalías del campo Incahuasi, cuya solución obvia es aplicar la ley, apoyados en información técnica veraz y objetiva. El problema es que ni el gobierno ni los jueces son creíbles ni confiables para nadie.

En esta sociedad de desconfianza para formar una conciencia ciudadana se debería enseñar en las escuelas, como antes se hacía, la materia de Educación Cívica y sobre todo predicar con el ejemplo. Mientras tanto a nadie se le ocurre demandar ni exigir de la población que asuman su responsabilidad personal. Por ejemplo para parar ese desorden de los mercados en Santa Cruz, no se les ocurre decirle a la gente, que colaboren y que no compren a nadie asentado fuera de un lugar establecido para hacerlo; en el entendido de que si no compran no habrá ventas y por tanto no habrá vendedores. Además de aplicar las correspondientes  sanciones a vendedores y compradores.

Finalmente no debemos olvidar que una democracia es un Estado de Derecho, que se consolida mediante el cumplimiento de la ley, el respeto a las normas y cuando flaquean estos pilares de la convivencia, como lo vemos ahora, la democracia está en riesgo. El problema es que nos hemos olvidado que lo importante son las acciones y los hechos y no las palabras vacias, como dice T. Huxley: “Los hechos no dejan de existir porque sean ignorados”.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

DEL POPULISMO INDIGENISTA Y COCALERO, SU FASCINACION

Ovidio Roca

Así nomás había sido”. Cayetano Llovet

El modelo estatista y populista del MAS, se sustenta en una economía primaria exportadora basada en el gas de petróleo, los minerales y la coca, y como estrategia para captar apoyo de su militancia promueve el rentismo, que les permite controlar los bolsillos de sus seguidores y por tanto su lealdad.

Una parte fundamental del discurso de la cúpula masista es el indigenismo, con el que se promueve el  nacionalismo étnico aimara quechua y  usando el Icono “Evo Presidente indígena”, logran confundir y convencer a una parte importante de la población de origen andino, la que además con el eslogan “Yo soy Evo” siente aumentada su autoestima y como resultado; ahora el Icono es más importante que la política y por tanto insustituible.

Como resultado del populismo y la inseguridad jurídica; la actividad empresarial privada es cada vez más dependiente del Gobierno y de sus decisiones políticas dirigistas, y como consecuencia existen cada vez menos empresas productivas formales. A su vez los empresarios restantes para sobrevivir prefieran transar con el gobierno y hacer negocios antes que enfrentarlos políticamente, es decir prima el pragmatismo sobre los valores éticos.

Por efecto de las malas políticas gubernamentales, se tiene una débil estructura económica productiva nacional y una baja formación educativa por lo que se tienen grandes problemas para ingresar a economías innovativas, tecnológicas y formales. A su vez la población en lugar de enfrentar el problema espera que otros; alguien, el Estado, pueda solucionarlos. Se trata de una población con síndrome estatista y dependiente que pide un modelo económico “desarrollista”; demanda que es satisfecha por los políticos populistas que ofrecen pegas, negocios, inversiones y planes fantasiosos dirigidos desde el Estado para felicidad de la población.

Para el populismo, la burocracia estatal y las pegas públicas son muy importantes, un mal que luego será difícil de erradicar pues para los militantes masistas dejar la pega implica abandonar sus fuentes de prestigio, de poder e ingresos y eso es impensable.

Este discurso masista tiene gran aceptación popular, pese a que la experiencia muestra que en el actual mundo globalizado y de acelerado avance tecnológico y de permanente información las economías primarias y políticas dirigistas y estatistas no tienen mucho futuro, pero aun así las quieren.

De esta manera y dando gusto a sus bases, los masistas aplican su receta populista, estatista, racista, dictatorial más unas hojas de coca, ese su menjunje de tipo socialista que es básicamente  el mismo que en otras latitudes ha matado y destruido los pueblos que lo comieron.

No se quiere ver la realidad ni la experiencia internacional que muestra que toda esta política populista conduce al país a la pobreza, informalidad, desorden, desaliento y corrupción, y de ninguna manera hacia la prosperidad económica y social. Pues si verdaderamente quisiéramos un Estado y una sociedad exitosa, deberíamos hablar de institucionalidad y no de etnias: indios, negros, blancos, amarillos o azules. Tampoco se trata de hacer desaparecer al Estado sino de limitarlo y controlarlo y para ello no hay mejor solución que fortalecer la sociedad civil y la libertad económica, contando con ciudadanos que acatando unas normas básicas de convivencia se organizan y se unen para gestionar su futuro.

La crisis causada por la caída de precios internacionales y por la ineficiencia y corrupción interna está mostrando la necesidad urgente de un cambio de mentalidad, de dirigencia y de modelo de economía, antes que la situación sea caótica e irreversible

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

DE LAS MALAS NOTICIAS Y EL DESARROLLO ALTERNATIVO

Ovidio Roca

Los científicos son cada vez más explícitos en relacion al cataclismo que el cambio climático significa para la especie humana y nosotros poco o nada hacemos; y algunos como Trump dicen que “esto no es con nosotros”.

Pese a las advertencias catastróficas en todo el mundo la explotación de las materias primas continúa creciendo, los bosques desaparecen, los océanos se acidifican, el crecimiento demográfico y la expansión del comercio hacen trizas todos los propósitos de contener la degradación de la Tierra, mientras la mitad de los productos alimenticios que se producen se tiran a la basura.

El objetivo de todas las especies animales es su supervivencia: permanecer vivos, lograr su bienestar, estar seguros. Los humanos se caracterizan además por evolucionar desde su ser biológico hacia un ser social; un ser que vive y se desarrolla en sociedad.

La humanidad en su transcurso histórico ha venido enfrentando a sus eternos males: el hambre, las enfermedades, la ausencia de libertad y la violencia y ahora se añade el cambio climático, son males que cada vez que creemos vencerlos se renuevan.

En su proceso evolutivo los seres humanos mediante la mutua colaboración, la riqueza relacional y en un ambiente cultural y social, han logrado sobrevivir gracias a la solidaridad, poniendo en común lo poco que tienen y avanzando hacia el conocimiento tecnológico e industria, lo que les permite producir lo que necesitan  y disfrutar de su vida y de sus bienes.

Este efecto del entorno familiar y de las relaciones sociales en la supervivencia humana, nos aporta pistas sobre una salida posible al actual crecimiento depredador e insostenible: una alternativa de sociedad sin crecimiento, con calidad de vida, con menos bienes materiales pero con más bienes relacionales y un uso inteligente de las modernas tecnologías compatibles con el cuidado del medioambiente y capaces de generar bienestar a la sociedad.

Cuando la humanidad ingreso a la modernidad y la democracia, practicó el sistema de libre mercado que dio origen a una masiva creación de riqueza y libertad, pero posteriormente derivó en el actual consumismo. Se pasó de una economía innovadora, productiva y competitiva, hacia un capitalismo financiero en el que las personas se enriquecen mediante la especulación financiera, obteniendo protecciones de monopolio y favores del gobierno, con un total desprecio por el ciudadano y el medio ambiente.

Nos olvidamos que tenemos un solo planeta y un único ecosistema en el cual surgimos y nos desarrollamos como especie humana y al que cada día estamos destruyendo. Como ciudadanos somos libres de decidir nuestro desino y en uso de esta libertad podemos decidir salir adelante preservado nuestro ecosistema y también autodestruirnos, y al parecer estamos decididos por esta última alternativa. En los sistemas socialistas la situación es aún peor, allí cunde el Estatismo, la economía extractivista y la agresiva destrucción del medio ambiente.

Ante esta situación se postula el decrecimiento, que es una corriente de pensamiento político, económico y social favorable a la disminución regular y controlada de la producción económica, buscando establecer una nueva relación de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, pero también entre los propios seres humanos. El reto es vivir mejor con menos.

En términos generales el decrecimiento es un modelo de desarrollo alternativo, que significa crear in situ condiciones de vida y de trabajo, respetando las especificidades colectivas y las culturas diferenciadas de cada pueblo. La clave de este proceso es el cambio de valores sobre el significado de riqueza, pobreza y bienestar, lo que comporta nuevos conceptos y una reestructuración de la economía actual que exige salir del capitalismo financiero.

Se trata de moderar el consumo de recursos, de ingresar a una nueva revolución industrial que aumenta exponencialmente el contenido de inteligencia e innovación y donde la producción se “desmaterializa”. También se busca la forma de aumentar la reutilización, el reciclaje y promover el uso de modernas tecnologías para lograr energía limpia y barata.

Este cambio de paradigma requiere potenciar la educación, fortalecer las escuelas y las universidades para promover los cambios en el campo cultural y tecnológico. Como culminación y aplicando estos valores, se inicia un nuevo ciclo de la economía y de la vida.

Hasta ahora esta teoría del decrecimiento es inaplicable por aspectos económicos y políticos, pero lo será necesariamente cuando venga el colapso; lo importante es conocer que las alternativas existen y este paradigma del decrecimiento en una opción viable.

No nos gusta escuchar malas noticias, aunque el origen de éstas sea nuestro mal comportamiento con el ecosistema y olvidamos que: “la gente necesita de la naturaleza, pero la naturaleza no necesita de la gente”.

ovidioroca.wordpress.com

 

,

Deja un comentario

RELATOS DE LA HISTORIA NO OFICIAL, EPOCA COLONIAL Y REPUBLICANA

Ovidio Roca

El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política e intelectual en general.  No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, es su ser social el que determina su conciencia”. Carlos Marx

La colonización inglesa en Norte América no encontró indígenas sumisos  como los había en el área andina sudamericana, sino todo lo contrario, por lo cual no pudieron utilizarlos ni servirse de ellos. Las familias de colonizadores, muchas huyendo de la persecución religiosa, vinieron a asentarse, a trabajar y cada una de ellas desarrollo una especialización agrícola zonal: unos se dedicaron a la ganadería y agricultura, como el cultivo de cereales y plantaciones como el tabaco y algodón y otros se dedicaron al comercio y la industria. Es decir habían decidido establecerse y fundar su país de oportunidades.

Por su parte los conquistadores españoles consiguieron en la región andina riquezas mineras y de producción agrícola usando la mano de obra indígena ya domesticada por el imperio incaico. Su objetivo era enriquecerse rápidamente mediante la explotación de las riquezas que encontrasen y luego retornar a su patria.

Una de las formas de explotación fue la mita en las labores mineras y la encomienda en las actividades agrícolas, donde encomendero era el señor que protegía, cristianizaba y gozaba del trabajo casi gratuito de una comunidad indígena.

En la época Republicana, el espacio geográfico de Bolivia se reducía exclusivamente a aquel donde estaban los intereses de la oligarquía minera, de ahí que al carecer de capacidad para controlar los poco más de dos millones de kilómetros cuadrados con los que nació la República, perdieron rápidamente por guerras y negociaciones estúpidas la mitad de este territorio. Para llegar al mar que era la vida para sus exportaciones de minerales, se usaba el puerto de su vecino Perú.

Desde su inicio la economía andina se organizó al entorno de la minería y basada en el uso de la mano de obra indígena. El Estado se manejaba en función los intereses mineros que dio paso a una burocracia y una sociedad con mentalidad dependiente y parasitaria, la misma que para proteger sus intereses se muestra excluyente social y racialmente.

En el área rural altiplánica se consolido una sociedad campesina, desconfiada, huraña, comunitarista y con reducida iniciativa personal para solucionar sus problemas, esperando de la autoridad del jilakata o del patrón, las órdenes para hacer, o aguardando que el mítico Gobierno lo haga.

Con esto se logra construir una mentalidad a la cual cualquier vendedor de ilusiones puede manipular, como lo vemos especialmente hoy bajo el populismo cocalero. Como resultado la población boliviana, especialmente la del área andina, es portadora de una cultura colectivista que demanda la existencia de un Estado paternalista y clientelar que le satisfaga todas sus necesidades.

Desde el inicio, el desarrollo industrial y tecnológico de los países costeros mucho más competitivos impidió que en Bolivia país aislado y de mercado reducido surgiera la industria nacional, por lo que éste oriento y concentro su economía en la actividad primaria y extractiva.

Las regiones y los pueblos afuera del ámbito minero, como es el caso de los pueblos del oriente, fueron marginados y marginales. Estos pueblos como parte de su estrategia de supervivencia vivían al margen de cualquier norma impositiva y de registro estatal.

Han transcurrido cerca de quinientos años y en la era del Estado Centralista Plurinacional Cocalero se sigue con el extractivismo minero y ahora también gasífero, prevalece la economía informal, coca, contrabando, uso de las instituciones y recursos del Estado e inversiones en industrias fallidas.

Los instrumentos de la violencia del Estado, las fuerzas llamadas de seguridad, el ejército, la policía y los tribunales, siguen siendo el mecanismo para conservar el poder y someter a quienes osan disputarlo.

Al contrario de los que sostenía Heráclito, filósofo de la Grecia antigua: “Todo fluye, todo cambia, nada permanece”. Santo Noco Choco  filósofo de San Lorenzo de Mojos dice que en el Estado Plurinacional Cocalero: “Todo cambia y todo permanece igual”.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

HACIA UNA SOCIEDAD Y ECONOMÍA NO DEPREDADORA Y RESPONSABLE CON EL MEDIO AMBIENTE

Ovidio Roca

Cada día que pasa vemos mayores impactos negativos sobre nuestro ecosistema; hay un desorden del ciclo climático tal como lo conocemos y nos adaptamos a él, con temperaturas sequias e inundaciones extremas, huracanes, derretimiento de los glaciares y todo esto, aunque Trump no lo crea,  por los efectos de nuestra obsesión por el crecimiento, el consumismo y una población que aumenta cada día, ocupando, deteriorando y destruyendo el único hábitat adecuado para que prospere la especie humana.

Para salvaguardar nuestro ecosistema y nuestra vida se hace necesario un cambio de paradigma en la forma de producir, consumir y sobre todo de relacionarnos adecuadamente, tanto entre nosotros como con el medio ambiente; por tanto es urgente dar un giro hacia un sistema democrático y una economía no depredadora y eco sostenible que hace de la Tierra un lugar habitable para el ser humano.

En el campo socioeconómico si analizamos el desarrollo de los distintos países, podemos confirmar que los que lograron un mejor progreso económico, social y ambiental son aquellos que adoptaron sistemas democráticos y políticas de mercado, mientras que los que aplicaron las variantes socialistas, estatistas y populistas se debaten en la pobreza y una economía extractivista. Esto no ha cambiado a lo largo de la historia y pese a esta constatación las masas siguen creyendo en los populismos, pues extrañamente las promesas son más anheladas y creíbles que la realidad.

En el campo tecnológico vemos que como producto del avance científico, cada vez se acrecienta más la innovación y creación de nuevas formas de producir y comerciar, se potencia la economía del conocimiento, la informatización en todos los sectores de actividad y también se acrecienta la preocupación por el cuidado del ecosistema.  Ahora se producen más bienes y servicios con cada vez menos materias primas y menos personas, aunque de mayor capacitación tecnológica, lo que deja prever un cambio a corto o medio plazo de la sociedad del trabajo tal y como la conocemos hasta ahora, por lo que los países que no se preocupan por la investigación, la educación, la capacitación tecnológica y la economía no depredadora y responsable con el medio ambiente, van a sufrir las consecuencias.

Estamos viviendo los efectos del populismo y capitalismo depredador y del cambio climático, por lo que deberíamos reflexionar y plantearnos una nueva cultura de sociedad y economía, que no esté obsesionada ni guiada por la especulación y el crecimiento del PIB, sino con la capacidad de producir en forma sostenible nuestro sustento, construir la infraestructura básica, promover y disfrutar de nuestra propia cultura y la de los otros pueblos. Una sociedad con nuevas pautas de comportamiento, con conciencia y compromiso personal, nacional e internacional por la preservación del ecosistema apto para la vida de nuestra especie humana. Una sociedad en la que nos veamos los unos a los otros, no solo como personas individuales, sino como una familia, como un pueblo, aunque cada uno con sus  propias historias y tradiciones.

El objetivo de una sociedad es el bienestar y seguridad de las personas y no el puro crecimiento económico, se trata de cubrir las necesidades básicas más no el consumismo. El objetivo es la felicidad del ser humano, con arte, cultura y en un ambiente apto para su existencia y nuestra responsabilidad es legar a nuestros descendientes una naturaleza más grandiosa y un  mejor ecosistema.

La gota horada la piedra, no por su fuerza, sino por su constancia”: Publio Ovidio Nason

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario