Archivo para la categoría Historia Santa Cruz

MOVIMIENTOS CULTURALES EN SANTA CRUZ DE LA SIERRA

“La Cooperativa Cruceña de Cultura nace en los años 1970 durante la dictadura de Banzer, impulsada por un grupo de artistas e intelectuales en Santa Cruz. Movidos por el contexto político y social, se giran hacia lo cultural en búsqueda de respuestas. Realizan acciones basadas en la necesidad de estudiar, recuperar y desarrollar una mirada crítica sobre la cultura cruceña. Organizan diversas investigaciones, capacitaciones y publicaciones, con repercusiones aún vigentes hoy en día”. Maggy Talavera

“La Cooperativa Cruceña de Cultura, desde su Revista, DEBATE abrió el espacio ideológico con publicaciones y temas de alta complejidad y que generó confrontación con un sector conservador de Santa Cruz. Integrada por Sergio Antelo Gutiérrez, Isabel Pérez, Fernando Prado Salmón, Laura Zanini, Carlos Barrero Suárez, Gunter Holzman, Ovidio Roca Avila, Chacho González Roda, Ada Sotomayor, Lorgio Vaca Durán, Juan José Ric, Susana Seleme Antelo, Oscar Serrate Cuellar, Ismael Serrate Cuellar. La producción “Los Cruceños y la Cultura” es una obra imprescindible para la comprensión del fenómeno cultural cruceño”. Carlos Hugo Molina

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

Deja un comentario

CUENTOS DE GUERRAS ANDINO AMAZÓNICOS CON CARAJAZOS Y FLECHAS

Ovidio Roca

Todo depende del cristal con que se mira o del interés de aquel que mira. La clase gobernante y por tanto el Gobierno de Bolivia localizado en la cordillera andina, era y es extractivista y centralista y vivía y vive básicamente de los minerales y de los indios.

Pese a contar con una extensa costa sobre el Océano Pacifico, por la pobreza del país y su escaza población, no la ocupaba y la riqueza existente de guano y salitre era explotada por empresas inglesas asociadas con otras chilenas.

Posteriormente Chile alegando problemas impositivos sobre el guano y salitre, demanda a Bolivia y luego lo hace más expeditivo, más fácil e invade el territorio boliviano y a pesar de recibir unos carajazos, se lo anexa, continua hasta Lima y la ocupa por un tiempo.

Desde siempre, por facilidad y menor distancia, Bolivia realizaba sus exportaciones de minerales por el puerto peruano de Arica, actualmente sigue haciéndolo así pero ahora el puerto es de Chile.

Por su vez, debido a su situación geográfica los cruceños y benianos siempre aspiraron a salir al mar por el Amazonas o el Río de la Plata. Dionisio Foianini en las negociaciones después de la guerra del Chaco negoció y consiguió una franja de territorio, un triángulo, sobre el río Paraguay que ahora es el de Puerto Busch, un proyecto estratégico que duerme hace muchos años.

Para el Gobierno andino centralista, el resto del país era y es monte y culebras. Vale recordar que la única batalla que ganó el país fue la de los barraqueros bolivianos en defensa de sus áreas gomeras, contra los siringueros brasileños. La Columna Porvenir organizada por los gomeros rescatan las barracas y finalmente con los flechazos de Bruno Racua recuperan hace 116 años, el 11 de Octubre de 1902, la Barraca Bahía, hoy Cobija capital de Pando.

Después de las escaramuzas y cuando finalmente intervienen el gobierno boliviano y brasilero, se lo hace para negociar y vender al Brasil el territorio del Acre, pues estaba muy lejos de La Paz.

La historia mundial nos enseña que las tribus y naciones se repartieron el territorio del planeta mediante guerras, invasiones, rapiñas, enfrentamientos y durante mucho tiempo los límites entre los territorios fueron móviles e inestables; recién a fines del último siglo éstos se estabilizaron y para consolidarlos los Estados crearon instancias internacionales, que buscan dar solidez jurídica a los mismos. El fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, sobre el diferendo de Bolivia con Chile sigue esta lógica.

No interesa el sentido de justicia sino el del orden; de lo que se trata es de mantener y garantizar la estabilidad de los territorios nacionales y evitar permanentes pugnas y reclamos, pues si no se garantiza esto se daría paso por ejemplo a que los mejicanos reclamen el casi medio territorio que le arrebataron los gringos, o surgirían cientos de problemas en Europa por las innumerables rapiñas territoriales a las que todos estuvieron sujetos, para no hablar de África y la India.

Por tanto el fallo de la CIJ refleja una realidad internacional y aunque sabemos que es injusto pues lo analizamos como una rapiña que se hizo de nuestro territorio y que la guerra de conquista consolidó, tenemos que convenir que así nomás había sido. Lo primordial para el mundo es el orden internacional, pues finalmente se trata de no afectar la Seguridad Jurídica de los Tratados Internacionales vigentes y mantener el statu quo y el orden.

El enfoque de nuestra demanda ante la Haya fue político y más orientado a mantener un estatus quo y vigente al enemigo chileno causante de nuestros males y pobreza y esto es más importante que buscar una solución pragmática de transporte, de logística, de economía hacia las rutas marítimas internacionales y ahí nos fue.

En el mundo moderno una controversia territorial cómo ésta se enfocaría desde el punto de vista de los negocios, que es una acción en la cual las dos partes ganan. Se trata entonces de asociarse en un negocio de servicios de transporte y para satisfacer nuestro orgullo y frustración, comprar una pequeña área a la orilla de mar y negociar soberanía para este enclave. En este espacio se pone una embajada, bandera, una suite para el Jefe, oficinas aduaneras y unas tumbonas en la playa. Por supuesto hay que trabajar en otras alternativas de transporte para evitar depender de un monopolio; tenemos la salida por el Perú al Pacífico y por Puerto Busch al Atlántico

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario

CRISTÓBAL RODA DAZA, ANÉCDOTAS PERSONALES

Ovidio Roca

La Casa de la Cultura de Santa Cruz, era por los años ochenta administrada por ciudadanos vinculados a la cultura, los mismos que eran elegidos por los grupos artísticos y culturales para conformar un Directorio. Tuve el honor de participar en ese Directorio junto a Aida Mckeny, Gunter Holzman Marcelo Arauz, Alcides Parejas, Cecilia Kenning, Alvaro Flores, Ruber Carballo.
Los recursos eran escasos y una de las tareas de los Directores era conseguir fondos y apoyos de Empresas, Instituciones y personas amantes de la cultura, también se recibían delegaciones de artistas las que en algunos casos hacían presentaciones gratuitas en la Casa.

En una ocasión vino del exterior una gran delegación a la que decidimos agasajar con un día de campo tradicional, por lo que Aidita pidió a Cristóbal Roda nos preste su hermosa quinta que tenía cerca de Warnes. Llegado el día, ya algo atrasado fui con mi esposa a la fiesta en un jeep que tenía y en ese camino solitario y arenoso el vehículo se paró y no arrancaba; estaba en esos afanes cuando pasa Cristóbal en una hermosa camioneta, se para y trata de hacer funcionar mi cacharro y me dice: “vayan ustedes pues el acto ya comenzó, yo los veo después. Cristóbal se queda allí en pleno sol bregando con el cacharro mientras nosotros nos íbamos en su elegante camioneta con aire acondicionado”.

En las épocas de la UDP, estaba como Embajador Cubano el esposo de la Poro, hermana de mi querida amiga Susana Seleme. El embajador pasaba más tiempo en Santa Cruz y cuando yo visitaba a Susana hablábamos con él de todo y nada de política. Él se interesaba por los aspectos productivos e innovadores, recuerdo que le comenté sobre la cría de alevines de pacú que estaba iniciándose en las colonias japonesas y en una ocasión fuimos a ver cómo operaban.

Gracias a su vinculación con Santa Cruz organiza una visita a Cuba y los invitados con todo pago fueron personajes cruceños y amigos de Susana como fue mi caso. Fuimos invitados Cristóbal Roda, Ivo Kuljis, Álvaro Flores, Jaime Pomier, y dos o tres más.
Llegamos a la Habana y allí nos esperaban unos autos oficiales que directamente nos condujeron al Hotel Habana Libre, donde nos alojaron a todo dar. Teníamos un programa de visitas variado, fuimos a conocer un ingenio azucarero, una fábrica de ron Havana Club, visitamos a Ramón Castro un hermano de Fidel el que en el Valle de Picadura, un campo donde se dedicaba a la genética animal, nos mostró una famosa vaca Ubre Blanca que tenía un récord mundial de producción de leche.

Nuestros días estaban ocupados, salíamos temprano y siempre guiados por el chofer y un guardia y nunca estuvimos solos o caminamos solos por las calles. Los últimos días fuimos de paseo en un pequeño barco por la costa donde pescamos y nadamos. El capitán del barco una persona muy simpática nos comentó que él estuvo en la Sierra Maestra con el grupo de Fidel y luego nos comenta: cualquier rato vamos Bolivia y hacemos allí una guerrilla y tumbamos el gobierno. En ese momento Cristóbal que disfrutaba de un mojito y de un pescado que había sacado y puesto en la parrilla, le dice: “cuando vayan a ir a Bolivia nos avisan primero para que nos vengamos para acá”.

Un gran empresario y una persona sencilla al cual más.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

HUELLAS Y CICATRICES DE LA HISTORIA CRUCEÑA NO OFICIAL

Ovidio Roca

La cuestión regional tiene un doble origen: histórico y democrático. Por su origen histórico, tiende a la identidad. Por su origen democrático, a la libertad”. (Jean-Claude Casanova).

Hay huellas y cicatrices que evidencian esos errores y pautas que se repiten una y otra vez en nuestra historia Colonial, Republicana y ahora Plurinacional. Durante la era Colonial los distintas Provincias del Alto Perú hacían su vida de manera más o menos autónoma, aunque  respondiendo a los dictámenes de los centros de poder: el Virreinato de Lima y el Virreinato del Rio de la Plata. Estos Virreinatos coloniales competían entre sí por controlar la riqueza de Potosí y cuya posesión explica la cruenta y larga guerra que actuó como la partera de Bolivia.

La Audiencia de Charcas nació como parte del Virreinato del Perú y cuando en 1.778 se crea el de Buenos Aires, pasa a pertenecerle. Luego en 1810 cuando se da la Guerra de la Independencia de las Provincias Unidas del Rio de La Plata, el Virreinato del Perú recupera a Charcas. Por su parte Charcas que dependía sucesivamente de estos dos Virreinatos, siempre busco tener una relación directa con la monarquía española y no a través de sus Virreyes.

La conformación de Bolivia en 1825 se produjo mediante la adhesión de varias Provincias autónomas que buscaban un centro aglutinador. Algunos líderes orientales entusiasmados por la riqueza de Potosí, el prestigio de la Audiencia de Charcas y la famosa Universidad Mayor Real y Pontificia San Francisco Xavier,  optan por unirse a la naciente República de Bolívar, aunque de nada les sirve pues siguen marginadas y menos libres que antes.

Instalada la Republica, el Estado Centralista minero nunca tuvo una relación fluida con las otras provincias y menos con aquellas alejadas y sin riquezas mineras. Santa Cruz y los pueblos del oriente eran pobres, estaban aislados, estaban lejos de todas partes y carecían de las riquezas minerales que movían el interés de los gobernantes, los que pese a las permanentes demandas, no atendía los pedidos de Santa Cruz para su vinculación nacional e internacional y las postergaban, como ocurrió por ejemplo con Puerto Busch.

Santa Cruz se mantuvo aislada hasta mediados del siglo anterior, cuando en 1953 el Gobierno de la Revolución Nacional decide incorporarla al país mediante una carretera asfaltada, buscando tener un área de producción agrícola y un espacio territorial para trasladar los excedentes poblacionales de los pueblos andinos; migrantes éstos que al llegar actúan como mitimaes para tener control sobre el territorio y la población.

Con la apertura de las vías de comunicación la región tuvo acceso a los mercados y como consecuencia la producción agropecuaria y agroindustrial creció exponencialmente y Santa Cruz se convirtió en el centro más dinámico de crecimiento económico y poblacional del país. Pero como la vinculación con el Estado central era forzada, Santa Cruz mantuvo siempre un espíritu de rebeldía y autonomía.

En la época actual, la del Estado Plurinacional cocalero, los masistas cuando hablan del país de la llanura y el chaco, se repiten y mencionan siempre los mismos calificativos: “separatistas que tratan de dividir el país, racistas, discriminadores, regionalistas”. Estas ideas reiterativas, obsesivas, muestran sus deseos y temores; lo que quieren y lo que los asusta y mientras la historia transcurre tumultuosa, diversa y azarosa, ellos siguen obsesionados con sus mismas ideas fijas.

Desde sus orígenes los pueblos orientales han querido ser autónomos en sus decisiones, y su orientación ideológica siempre estuvo dirigida hacia la libertad y el estado de derecho, aquel que garantiza la convivencia civilizada entre todos los ciudadanos. Sin embargo en los últimos tiempos la dirigencia regional, por temor y por interés termino tranzando con el poder, y buscando mantener su bienestar y sus negocios acepto dejar de lado sus principios autonómicos, la democracia, la libertad de expresión y aceptaron además la economía estatista y dirigista y políticas económicas y monetarias del Gobierno, pese a que estas incentivan la informalidad y afectan al desarrollo de la producción y la competitividad de la región y del país.

La historia deja huellas y cicatrices por lo que en procura de superarlas y construir un país unido en su diversidad y donde se respete la cultura e idiosincrasia de cada pueblo, es obligación de los dirigentes y de los pueblos definir su propio futuro y asumir la responsabilidad de su destino.

El reto es adoptar el manejo autónomo de la región como parte de un Estado Republicano Federal, que respete la idiosincrasia de los distintos pueblos, que promueva una economía liberal y competitiva y trabaje en el permanente fortalecimiento de las instituciones básicas, como el poder legislativo, el poder judicial y electoral, que son los órganos del Estado encargados de preservar los derechos, garantías y libertades ciudadanas.

Ahora y como antes también lo fue, la exigencia para los lideres, los intelectuales, los empresarios, el pueblo, sigue siendo la búsqueda de la libertad, de una democracia de calidad que es la que nos conduce hacia un mejor y más responsable desarrollo; un desarrollo sostenible, con una cultura humanista y tecnológica, con responsabilidad y cuidado del medio ambiente y con más transparencia, menos corrupción y menos pobreza.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

Tristán Roca y el consenso popular lopista

28 DE AGOSTO DE 2016

Por Jorge Coronel Prosman

* Investigador – Filosofía UNA

El escritor y periodista Tristán Roca Suárez (Santa Cruz, Bolivia, 1826 – San Fernando, Paraguay, 1868), fundador y director del primer periódico cruceño, La Estrella del Oriente, fue diputado y prefecto de su ciudad natal hasta que, exiliado por motivos políticos, llegó a Paraguay –donde dirigió El Centinela– hace ciento cincuenta años, en medio de la Guerra de la Triple Alianza, para cumplir un interesante y decisivo papel en la historia de nuestro país, en el que murió fusilado.

Hace ciento cincuenta años, en un momento clave de la Guerra de la Triple Alianza, llegó a Asunción, a mediados de 1866, el doctor Tristán Roca, político e intelectual boliviano. Tras la victoria de Curupayty en septiembre, las acciones bélicas estaban en una fase de letargo, con el prestigio de Mitre deshecho y agudos conflictos entre los líderes militares aliados, incluso entre Caxias y el comandante de la armada brasileña, Tamandaré. Entre tanto, López necesitaba encontrar un modo de conseguir que sus soldados siguieran desafiando su casi inevitable destino. Roca, que tenía experiencia de periodista en su Santa Cruz natal, publicó en El Semanario, el periódico oficial paraguayo, una elogiosa crónica del triunfo en Curupayty que le valió el acercamiento al presidente, con quien empezó a discutir sobre estrategias políticas.

El Mariscal era consciente de que estaba ante una nueva etapa en la guerra. Había pasado la euforia de la oligarquía comercial, que se había ilusionado en la fase ofensiva en Corrientes, Mato Grosso y Uruguayana y ya era parte de un plan definitivamente abandonado. Por otra parte, si bien se habían detenido las acciones bélicas de la Alianza, también los intentos de mediación, de Chile y luego de Estados Unidos, para poner fin a la guerra habían quedado por el camino. Urgía un nuevo plan. Y allí entró la figura clave del doctor Tristán Roca, que, con su experiencia como prefecto y líder de la Sociedad Progresista de Bolivia, pasó a integrar el selecto grupo de asesores políticos de López junto con el canciller José Berges, Natalicio Talavera, Aveiro, director del archivo nacional, el inglés Thompson y los generales Barrios y Díaz.

Tanto en Asunción como en Areguá y hasta en el cuartel general de López en Paso Pucú, Roca mantuvo una intensa actividad que le permitió conocer profundamente el pensamiento de los principales actores políticos del país. Supo de los anhelos de la burguesía asuncena de comerciar los principales productos del país –yerba mate, algodón, madera, ganado– en los mercados internacionales, y de su desacuerdo con la continuación a cualquier precio de esta guerra totalmente opuesta a sus intereses, y conoció las primeras disputas por el poder.

Pero, sobre todo, como Talavera y Berges, entendió que se debía lograr el consenso entre las clases populares, los soldados del frente de batalla, las mujeres del campo que seguían produciendo alimentos, los trabajadores del ferrocarril, los de la fundición, los marineros, los artesanos que seguían fabricando desde ropas hasta ácidos de apepú para los telégrafos. Comprendió que había que apelar a esa población, ajena a posibles negocios en el mercado internacional, sin ningún interés en trabajar en los yerbales ni en las estancias particulares y que luchaba por conservar su porción de tierra en la que seguir cultivando, sus animales domésticos y su producción alimentaria familiar, sin otras pretensiones monetarias. Por esa peculiaridad de Paraguay peleaban. Esa era la gente a la que debía llegar el nuevo mensaje.

La inesperada muerte del general Díaz apresuró la necesidad de llevar información a las trincheras. Entre abril y julio de 1867, en plena guerra, surgieron cuatro periódicos: El Semanario, El Centinela, El Cabichuí y El Cacique Lambaré. Por primera vez circulaban en Paraguay periódicos ilustrados y periódicos en guaraní. Roca era formalmente el director-responsable de El Centinela, que apareció el 25 de abril de 1867, definido como «serio-jocoso» y dirigido ya a ese nuevo público de trinchera para buscar la cohesión de las clases subalternas de Paraguay.

Cada uno de los cuatro periódicos tenía sus propios objetivos. El Semanario, vocero del Gobierno, dedicado a noticias y novedades formales, apuntaba a la élite de Asunción. El Centinela, con sus grabados y análisis, también se dirigía a ese público, pero la inclusión de páginas en guaraní denotaba ya la intención de llegar a otro sector. El Cabichuí, totalmente satírico y con innovadores grabados anónimos de artistas del frente de batalla, apuntó a lo más profundo del combatiente y su familia. Finalmente, El Cacique Lambaré, totalmente en guaraní, completó la estrategia comunicativa de ese particular Estado Mayor de López, con Tristán como principal asesor.

Ese grupo trazó una estrategia para comunicarse con los sectores populares realmente nueva y definió perfectamente el objetivo de llegar con un nuevo mensaje a nuevos sectores y no ya solo a los lectores de Asunción. El análisis de la necesidad de fortalecer el consenso popular en torno al presidente, de lo imperioso de buscar el apoyo popular a los posibles grandes sacrificios que se avecinaban, supuso una tarea fenomenal en la que posiblemente el doctor Roca tuvo un papel destacado.

De ninguna manera cabe deducir, de la adopción de esta nueva estrategia política, que López repentinamente se interesara por estos sectores en un acceso de sensibilidad social; sí manifiesta una consciencia de las contradicciones existentes desde hacía más de veinticinco años entre las aspiraciones populares y las de la élite comercial y ganadera que poco a poco se iba convirtiendo en propietaria de grandes extensiones de tierra. Contradicciones que el doctor Roca, con su experiencia en Bolivia, y también en Brasil, donde había vivido exiliado, supo reconocer. Roca también sabía que en Argentina, desde la dictadura del general Rosas, se planteaba la necesidad de despojar de sus tierras a los indígenas para lograr un aumento doble, de propiedad y de mano de obra, dos elementos indispensables para una economía en expansión. De modo similar, contratar trabajadores siempre había sido difícil en Paraguay por la preferencia general de trabajar en la tierra propia, en la propiedad familiar.

Con la muerte del general Díaz, y la de Natalicio Talavera, afectado por la epidemia de cólera en el frente, la capacidad de análisis del grupo asesor se vio muy disminuida. Y, al ser descubierta la conspiración contra López, Berges, el general Barrios y el doctor Roca fueron detenidos y fusilados.

Al caer presos los principales miembros de la oligarquía asuncena, los sectores populares no reaccionaron ni los defendieron, sino que apoyaron al Mariscal. Por una curiosa ironía del destino, esa fue la mejor prueba de su excelente trabajo de comunicación, que había logrado formar un consenso popular lopista en contra de la élite comercial.

 

NOTAS RELACIONADAS

2302

,

Deja un comentario

RELATO SOBRE SANTA CRUZ Y LA CONSTRUCCION DE SU DESTINO

Ovidio Roca

Como toda cultura, la de los cruceños tradicionales es fruto de su historia, su  tradición, su ambiente y en este caso además del aislamiento y la lejanía en la que se encontraban; como se decía: “Santa Cruz está lejos de todas partes”, lejos de los centros urbanos y de las costas donde se movía el comercio y las nuevas ideas e innovaciones.

Por esto el llamado “modelo cruceño” es destacable, pues es un modelo de libre iniciativa y apertura a la modernidad y el progreso, que se desarrolló en un país encuevado, estatista y comunitarista. El desarrollo industrial y tecnológico se dio con mayor facilidad en los países costeros y esta su mayor competitividad impidió el surgimiento de la industria en Bolivia, de economía primaria, aislada y con un mercado de consumo mínimo.

Durante la colonia y hasta bien entrado el Siglo XX la sociedad cruceña estuvo alejada física y culturalmente de los  centros de poder político y económico y sobre todo del estatismo de la sociedad minera andina.

La búsqueda de oportunidades impulso en el Siglo XIX a nuestros abuelos y bisabuelos  a su aventura hacia las tierras de la siringa, donde conquistaron nuevas fronteras para el país y en medio de la selva abrieron empresas vinculadas al mercado mundial, vale recordar también esos otros pioneros que abrieron por Puerto Suárez, el rio Paraguay y el Rio de la Plata vías de comercio con Brasil y Argentina.

Recién a mediados del siglo anterior Santa Cruz se integra al circuito del comercio nacional; en  1954 se terminó de construir la carretera que une Santa Cruz con Cochabamba y el resto del país, la que termina de asfaltarse en 1957; en este año también se construye la carrera hacia las Provincias del Norte: Montero y Yapacaní y llegan los ferrocarriles del Brasil en 1955 y de Argentina en 1957 y empieza a desarrollarse el transporte aéreo. En esta época y ya impulsados por la vinculación con los mercados; notables personajes iniciaron la industria del azúcar, de la madera, de la construcción y crearon Cooperativas para dotar de servicios a la comunidad.

Hace años Willy, un amigo alemán y cruceño de elección, me decía: lo que yo valoro del cruceño es su actitud libre, su iniciativa personal y su mente abierta a nuevas iniciativas, además del respeto por la propiedad privada. Tienen una cultura abierta a la innovación y también inclusiva, por lo que acepta fácilmente a los migrantes que aportan al desarrollo. Reconocen a los individuos por sus valores personales al margen de raza o religión y le dan un valor social por sus logros, su éxito económico, profesional, artístico. Tiene capacidad de organización institucional y busca soluciones privadas a necesidades comunes como ejemplo en su época las Cooperativas de Servicios.

Lamentablemente esta mentalidad, pese a la existencia de mayores oportunidades, se ha ido perdiendo. En la época de Banzer nuevos y viejos grupos locales accedieron al usufructo del Estado, se estableció una práctica y mentalidad logiera y excluyente a toda forma de pensamiento crítico y se perdió el empuje y la fortaleza de nuestros antecesores. En el Estado Plurinacional, los cruceños luego de un rechazo y resistencia inicial al avasallamiento político, cultural y económico del Gobierno Central, sobre los Gobiernos Departamentales y Locales y especialmente contra la economía y la sociedad cruceña, llegaron al cansancio y amedrentamiento y este fue el paso hacia la colaboración. El Gobierno paró violentamente la resistencia cruceña y del oriente, inventando el proceso separatista y condenando y poniendo preso a todo aquel que oponía alguna resistencia o no pagaba la cuota; con esto se llegó a la convivencia forzada, pues para varios dirigentes es mejor hacer negocios con los masistas a ser exiliados o presos y aquí es cuando se acaba la oposición.

Estamos en una nueva etapa de nuestra historia y debe quedar claro que el masismo tiene un proyecto de poder que contempla la toma y control de este nuestro territorio de las llanuras y el chaco, mediante el avasallamiento económico, étnico y cultural y la correspondiente aculturización y pérdida de identidad del pueblo que buscan dominar; vale decir un proyecto de sustitución y exclusión.

Este es un proyecto hegemónico bajo un modelo racista, populista y dictatorial, que va contra la historia y contra un pueblo que tiene en su destino un proyecto de sociedad viable, de raíz democrática, abierta y modernizante, que no puede ser avasallado si el pueblo cruceño y sus instituciones recordando su estirpe, su historia, cultura y tradiciones así lo deciden y actúan en consecuencia.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

 

 

,

Deja un comentario

JUSTO BAZÁN

Ovidio Roca

Cuentos de Pueblo

Como todos los que vivimos en Santa Cruz en los años cincuenta, yo también conocí a Justo Bazán, lo veía por la Plaza principal y el Mercado Nuevo de la calle Sucre, con su sombrero y saco blanco cuchuqui, vendiendo periódicos, lotería y el Bristol, que servía para conocer el pronóstico  del clima para todos los meses del año y también para poner nombres a los niños, siguiendo el Santoral que estaba incluido.

Comía donde podía y especialmente en un café restaurante que quedaba al lado del Correo Central en la Plaza Principal (esquina Ayacucho e Independencia). Llegaba y pedía: “marche un plato de Ñ y S” (ñervos y sobras).

Él era un verdadero Republicano, admirador de Napoleón y fanático de Francia y su  Revolución. Un día caminaba por la Plaza 24 de Septiembre, en la vereda de la Alcaldía y vio pasar a una señora que le caía antipática y a su paso gritó muy fuerte: “vieja rancia”. La señora que tenía influencias se consiguió un paco y fue tras Bazán para meterlo preso. Él se defendió diciendo: esta vieja es sorda y mentirosa  yo no dije vieja rancia, yo grite “viva Francia”.

El 17 de Octubre del 2002 se estrenó la obra teatral de Gonzalo de Córdoba: “Justo Bazán, el hacedor de sueños” en la sala de bolsillo Casateatro (Calle Junín, frente al Correo nuevo), una obra que recrea la vida de este loco insigne.

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario