Archivo para la categoría Política, economía Bolivia

LA NEFASTA HERENCIA MASISTA CON LA QUE TENDREMOS QUE LIDIAR

Ovidio Roca

Los funcionarios y los panegiristas del MAS citan, demagógicamente, cifras macroeconómicas con las que buscan mostrar una buena gestión gubernamental; pero de lo que no hablan es que de ninguna manera generaron prosperidad ni buena empresa; ellos tuvieron la suerte de recibir una millonaria herencia de los anteriores gobiernos: reservas petrolíferas certificadas, gasoductos construidos hasta los mercados y contratos ya suscritos. Además y de yapa les cayó un regalo del capitalismo, una larga coyuntura de precios internacionales como antes nunca vistos, donde el petróleo pasa de los 20 dólares por barril a los 100 y hasta 140 dólares.

Ellos dilapidaron esta herencia, se gastaron los mayores ingresos que recibió el país en toda su historia, a lo que se suma también el mayor endeudamiento; recursos que dilapidaron en corrupción, en construir millonarios proyectos totalmente fracasados, museos, palacios, canchas de plástico, coliseos. Inversiones que caracterizan el ciclo de la política y cultura cocalera y que está dejando un país endeudado y enfermo de populismo. Una inversión buena para incrementar el PIB pero mala para el país y su gente.

Como siempre, luego de la borrachera, del desastre, viene la dura tarea de reconstruir la economía, la institucionalidad y la ética del trabajo y esto exige que se asuma la responsabilidad de poner orden; recomponer el aparato productivo y las finanzas, lo que implica tiempo, sacrificios y trabajo. A su vez la gente acostumbrada a las prebendas del populismo y que va a sentir los efectos del ajuste, dirá que con el MAS todo era mucho mejor y gratis.

En los otros países Castrochavistas, que aplicaron la misma receta, los ciudadanos desesperados sacaron a los populistas del Gobierno y los metieron presos y ahora están trabajando duro en reconstruir su país; otros están en proceso de expulsarlos, nos referimos a Venezuela y Nicaragua los que están en su fase de crisis terminal; la etapa represiva y genocida en la cual están asesinando a su población. Nosotros siguiendo el mismo modelo hacia allí vamos.

Evo, que es un dirigente campesino cocalero puesto en el gobierno por el Castrochavismo, en su lógica practica y campesina siente y  se pregunta: “El pueblo es sabio (y) si uno no responde, fuera pues!”. Pensamiento sabio e interpretación necia: “Yo mismo a veces no puedo entender que ya estoy 12 años de Presidente, qué está pasando digo, me pregunto. Claro, a veces no están atendiendo bien, falta todavía, hay nuevas necesidades pero hay resultados, el pueblo es sabio (y) si uno no responde; fuera pues!, pero sí hay resultados”. (Esto último, lo de los resultados, se lo hacen creer los chupatetillas que no quieren soltar la mamadera y el poder).

Nos olvidamos que un país que se proyecta libre y próspero hacia el futuro, requiere de valores, de trabajo creativo, de compromiso; un accionar ciudadano que transita por el ejercicio responsable de los derechos y el total cumplimiento de las obligaciones.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, ,

Deja un comentario

LA SOCIEDAD DE LA DESCONFIANZA

Ovidio Roca

Me dijeron que en el Reino del Revés

nadie baila con los pies,

que un ladrón es vigilante y otro es juez

y que dos y dos son tres: María Elena Walsh

En Bolivia las autoridades plurinacionales se regodean de su éxito y no toman en cuenta que la crisis económica, en este país macro dependiente de las materias primas, es menos palpable y visible gracias a su economía informal, al narcotráfico y contrabando; aunque a la larga esto destruirá la economía y moral del país.

A su vez la percepción generalizada para los militantes masistas es que la manera más eficaz de enriquecimiento y ascensión social es la toma del aparato del Estado donde la corrupción campea y es común ver en las instituciones públicas que los miembros de la cúpula hace negocios en el marco de una formalidad suigeneris, que significa recibir entre el veinte y treinta por ciento de toda adjudicación, monto que los ofertantes ya incluyen como parte de sus costos. El resto de funcionarios, con honrosas excepciones, se dedican a la corrupción al raleo, cada uno saca lo que puede en su posición, desde la propina para mover un trámite, hacer desaparecer una multa, proveer información de futuras obras y contratos, etc.

Me decía un empresario: “que crees que debemos hacer, entre que nos persigan y presionen a nuestra familia o hacer negocios, mejor es hacer negocios”. Y Evo asegura, “Saben los empresarios que están ganando mejor que con los gobiernos de derecha”.

Además de la informalidad y la corrupción; el nefasto legado que dejará el MÁS y que costará tiempo y esfuerzo superar, es esa cultura de la anomia, de pérdida de confianza y ausencia de autoridad. Durante su gobierno los masistas se han preocupado de destruir la escasa institucionalidad existente, destruyen las instituciones, prostituyen a los funcionarios y aprueban leyes mal hechas, leyes inútiles y peor aún, administradas y aplicadas en función de los intereses de la cúpula gobernante y la estrategia de poder omnímodo del gobierno masista. Como consecuencia de esto, la gente no tiene confianza en nada ni en nadie, no cree en la justicia, ni en las autoridades administrativas y judiciales, con lo que las reglas sociales se han degradado o se han eliminado y ya no son respetadas por la población.

Como producto de esto, gran parte de la población tampoco cree en sí misma y se ha creado una mentalidad primaria, infantil, caprichosa, que grita y patalea, destroza todo; no asume sus propias responsabilidades, pide y exige, pero no asume y espera que otro solucione sus problemas, por lo que acude permanentemente a las movilizaciones para defender sus intereses pues saben que dejar esto en manos de los administradores y funcionarios públicos es una ingenuidad, pues las decisiones de las autoridades responden a la estrategia de poder del gobierno del MAS y nada más.

Esto ocurre últimamente en el problema de límites departamentales y regalías del campo Incahuasi, cuya solución obvia es aplicar la ley, apoyados en información técnica veraz y objetiva. El problema es que ni el gobierno ni los jueces son creíbles ni confiables para nadie.

En esta sociedad de desconfianza para formar una conciencia ciudadana se debería enseñar en las escuelas, como antes se hacía, la materia de Educación Cívica y sobre todo predicar con el ejemplo. Mientras tanto a nadie se le ocurre demandar ni exigir de la población que asuman su responsabilidad personal. Por ejemplo para parar ese desorden de los mercados en Santa Cruz, no se les ocurre decirle a la gente, que colaboren y que no compren a nadie asentado fuera de un lugar establecido para hacerlo; en el entendido de que si no compran no habrá ventas y por tanto no habrá vendedores. Además de aplicar las correspondientes  sanciones a vendedores y compradores.

Finalmente no debemos olvidar que una democracia es un Estado de Derecho, que se consolida mediante el cumplimiento de la ley, el respeto a las normas y cuando flaquean estos pilares de la convivencia, como lo vemos ahora, la democracia está en riesgo. El problema es que nos hemos olvidado que lo importante son las acciones y los hechos y no las palabras vacias, como dice T. Huxley: “Los hechos no dejan de existir porque sean ignorados”.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

EL PROCESO DE DESTRUCCIÓN DE LA INSTITUCIONALIDAD Y LA ECONOMIA

Ovidio Roca

El proceso de cambio, que MAS que socialismo se trata de corporativismo y fascismo, guía el camino y acciones del Gobierno. Un Gobierno en los últimos doce años cambió el sistema democrático y centralizó todos los poderes del Estado bajo un solo comando y sus ll’unkus se dedicaron a hacer leyes con trampas, las que para más yapa se cumplen o incumplen según la cara del cliente. Con esto se liquidó la institucionalidad y se cambió la mentalidad y actitud de la población, la que para sobrevivir en este mundo del autoritarismo y anomia, adopto una cultura cínica y oportunista.

Como consecuencia de este tipo de cultura y comportamiento en el país no existe ningún tipo de seguridad y de confianza lo que repercute en la vida diaria donde enfrentamos situaciones caótica y llena de incertidumbre, pues la gente que ya no cree en nada ni en nadie asume como un hecho ineludible la anomia. De esta manera, cuando se enfrenta a un problema, una necesidad, una aspiración; antes de razonar, analizar y plantear argumentos y propuestas, procede inmediatamente con los paros y bloqueos, pensando que presionando al Estado y perjudicando al ciudadano lograran que el Jefe, el Jilakata, solucionara con una ley o un decreto todos sus problemas personales y corporativos.

La práctica diaria enseña a la gente que la Justicia está totalmente politizada y manipulada y que los opositores son culpables por el solo hecho de serlo, mientras los fieles seguidores y amarra wuatos del gobierno son unos angelitos intocables por los tribunales.

Para asegurar esto el Gobierno simulador del cambio en la selección de los jueces y fiscales no se preocupa de los méritos, la idoneidad profesional y los principios y valores éticos, sino de su obsecuencia absoluta a los dictámenes del Jefe.

La política gubernamental, aplicando eso que llaman socialismo comunitario, castiga la inversión privada y sanciona la formalidad, de ahí que no es raro escuchar a la gente usando la nueva lógica del proceso de cambio; por ejemplo los comerciantes de ropa usada declaran ante la prensa: “Nosotros no somos contrabandistas, pero nuestra mercadería que ingresa es de contrabando. No es que estemos defendiendo el contrabando sino nuestra fuente de trabajo”. Podríamos decir, no defendemos el narcotráfico, sino nuestra fuente de trabajo.

Producto de la ausencia de garantías a la inversión y la inseguridad jurídica la informalidad se extendió cada vez más vía el comercio ilegal, el contrabando, los cultivos ilegales de coca y el narcotráfico; lo que está dando paso a que los carteles internacionales de la droga se asienten en el país.

A su vez y ante la ausencia de inversión empresarial, el empleo informal en el país supera al setenta por ciento y sigue creciendo por la presión y acoso gubernamental sobre las empresas productivas formales y sobre todo por la absoluta falta de confianza.

Durante la década pasada, gracias a los buenos ingresos producto de los altos precios del gas y los minerales y de un desenfrenado endeudamiento, se vivió una aparente bonanza y todo ese dinero, como nunca antes visto, se malgasto en corrupción, burocracia y en inversiones faraónicas y fraudulentas, las que las futuras generaciones con poca plata y gran esfuerzo tendrán que pagar.

Hasta ahora mucha gente se siente satisfecha, pues como señala la sabiduría popular “con plata hasta la pobreza es llevadera”, pero ahora toca el momento de pagar las deudas y trabajar arduamente para reconstruir  la destrucción institucional y económica dejada por los masistas.

Y ahora nos viene el trabajo de recuperar la democracia, que como decía John Locke: “la delegación de la soberanía popular está condicionada: el pueblo no acepta deshacerse de su soberanía más que a cambio de garantías que tienen que ver con los derechos fundamentales y con las libertades individuales. El papel de los representantes debe estar reducido al máximo; el mandato representativo pierde cualquier legitimidad desde el momento en que sus fines y proyectos no corresponden a la voluntad general”.

 Actualmente el sistema judicial no es independiente ni creíble, su rol es el de un mecanismo de amedrentamiento y persecución contra cualquier opositor o librepensante y en este mundo del autoritarismo es cosa de todos los días ver como se levantan decenas de procesos contra los opositores, los que son perseguidos por los tinterillos, huayralevas y fiscales.

Ante esta situación, algunos sectores políticos plantean acudir a la justicia internacional y por ejemplo aplicar la Convención contra la Delincuencia Organizada Transnacional, más conocida como la Convención de Palermo, que es un tratado multilateral patrocinado por Naciones Unidas en contra del crimen organizado transnacional y que fue adoptado en el año 2000 y del que Bolivia es signatario.

Al respecto se arguye que existe una amplia y variada documentación sobre el tema del narcotráfico, lavado de dinero y violación de derechos humanos y estos delitos colocarían al Gobierno del Presidente Morales y los miembros de su gobierno bajo denuncias ante la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, por lo que estarían sujetos a detención por parte de la Interpol. La aplicación de la medida implicaría despojar de la inmunidad diplomática a figuras del gobierno y su enjuiciamiento cuando pisen tierras extranjeras.

Ante la declinación del populismo, el reciente compromiso de Lima ya postula: “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción”.

“Amanecerá y veremos”

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, ,

Deja un comentario

PLAN DE GOBIERNO POST MASISTA

Ovidio Roca

DE LA BARBARIE Y EL TOTALITARISMO A LA DEMOCRACIA

Cansados de vivir al día, en permanente pugna y a salto de mata, las personas convinieron muchos años ha, en constituir un mecanismo que establezca las reglas de convivencia y las haga cumplir, generando con esto un ambiente de seguridad y confianza.

Luego se pensó en un sistema ideal de bienestar para la ciudadanía el que se basa y requiere de un Gobierno e instituciones democráticas, sólidas, estables y transparentes, de una práctica cotidiana de cumplimiento de la ley, donde todos asumimos nuestras obligaciones como base de nuestros derechos. Donde existe gobernabilidad y estabilidad política y económica, seguridad jurídica y física para todos los ciudadanos sin distinción; leyes justas y jueces probos; en un marco de democracia representativa, propiedad privada, economía de mercado y equidad social; requisitos indispensables para construir una sociedad moderna, solidaria y progresista.

Esta es una utopía que requiere de ciudadanos responsables que tienen principios éticos e ideología política democrática y como pobladores de cada región son producto de una particular historia y cultura que les da una identidad y una forma particular de ser y relacionase entre sí y con sus vecinos

LA DISTOPÌA DEL POPULISMO COCALERO

En la actualidad y si miramos a nuestro alrededor podemos percibir un fuerte retroceso, una distopía masista, donde la gente desconfía absolutamente de todo y de todos: de la justicia plurinacional con jueces y fiscales designados por el gobierno para que defienda sus intereses; con un defensor del pueblo que solo defiende al gobierno; jueces que solo sancionan a los opositores; policías que trabajan extorsionando a la población y reprimen por órdenes del gobierno.
Como producto de esto vivimos en permanente anarquía y desorden, pues al no existir confianza la gente se organiza en gavillas, en grupos para defender sus intereses a costa de cualquier cosa y pese a quien pese.

Si queremos construir un país viable y vivible en el concierto de la Democracia, hace falta que la ciudadanía asuma su responsabilidad y se prepare para retornar al Estado de Derecho y la Democracia y esto respetando la historia e identidad étnica y cultural de cada pueblo.

Un Plan de gobierno explicita la ideología, valores ciudadanos, propuestas y planes de acción política a ejecutar por los partidos políticos desde el gobierno. Es importante que estos planes muestren con claridad la ideología y los modelos económicos y sistemas de gestión social, científico-tecnológico, político, cultural, moral, religioso, medioambiental y otros relacionados al bien común. Esto para la verificación del ciudadano, pues existen en el mundo experiencias de modelos y recetas económicas e ideológicas que de inicio enamoraron a la población y luego los condujeron a la más absoluta miseria.

Actualmente en el mundo predominan dos tipos de ideologías; las colectivistas y estatistas que pretenden conseguir más fuerza para el Estado y las liberales que pretenden lo propio con la sociedad civil, y es fácil ver el resultado de la primera en la Ex Unión Soviética, Cuba, Corea del Norte, Venezuela y pronto en Bolivia.

NOTAS UTOPICAS PERO REALIZABLES PARA UN PLAN DE GOBIERNO

Hace poco leí de esa iniciativa de La Fundación Vicente Pazos Kanki, que diseñará un plan de gobierno para la etapa del “post evismo” a través de eventos nacionales y un concurso de ideas destinado a los jóvenes de todo el país. Esto es importante pues finalmente el futuro es de los jóvenes y ellos que lo van a vivir deben contribuir a diseñarlo y construirlo.

Desde ahora, los partidos políticos y los grupos ciudadanos y cívicos, los profesionales, deberían empezar a trabajar en el diseño de un Plan de Gobierno, un Plan para todos los bolivianos. Un Plan consensuado entre todos los sectores democráticos, políticos, económicos y sociales. Un Plan que se comprometen ejecutar fielmente una vez en el Gobierno, con honestidad, trabajo profesional, responsabilidad y eficiencia.

Un Plan de Gobierno que apunte a la reconstrucción del país, de su economía, de su capacidad productiva, busque la reconciliación nacional, la recuperación de la democracia, la libertad, la institucionalidad y la justicia.

Un Plan que debe aterrizar en lo local, donde viven las personas concretas con sus problemas y sus aspiraciones de progreso y bienestar. Un Plan para que la gente sepa quiénes somos y hacia dónde vamos

Un Plan que explique y programe los objetivos a lograr y las acciones a realizar. Un Plan que otorgue a los Departamentos y Municipios Autónomos y luego Federales, las competencias y responsabilidades para construir su futuro.

Para la ejecución del Plan se debe consultar a la ciudadanía y especialmente a los jóvenes y buscar a las personas más honestas y más meritorias, para que lo implementen y con ellos presentar una lista electoral, un Frente Democrático Unitario, que enfrente al totalitarismo y a la debacle económica y moral a la que nos conduce el MAS.

Nuestro reto es construir un nuevo país partiendo desde cada uno de los Departamentos y regiones de Bolivia, buscando la unidad en la diversidad, desde las provincias y municipios y desde sus particulares visiones culturales; utilizando las grandes potencialidades, recursos y proyectos y esas extensas redes sociales y económicas que interconectan regiones y países.

En el diseño del Plan de Gobierno debamos considerar que en la actualidad vivimos en un mundo tecnológico que se reinventa rápidamente y en el cual los pueblos atrasados económica y culturalmente se sienten inseguros y excluidos. Por tanto necesitamos educar y promover el espíritu emprendedor de los trabajadores,  innovadores y empresarios e impulsar una verdadera diversificación industrial, que deje atrás la peligrosa dependencia de los recursos naturales.

Otro aspecto importante es la aplicación del principio de subsidiariedad, que significa que las decisiones se toman y se resuelven en el lugar más cercano a los hechos. Esto implica legislación local y ejecución local. Construir un país desde lo local y hacia arriba y aquí viene el desafío del Federalismo.

Lo deseable es un Estado no ampuloso, más bien reducido, que cumpla estos roles y promueva la Educación, la vinculación del país consigo mismo y con el mundo, un sistema de comunicación fluido y una gestión que establezca un ambiente favorable para el trabajo y  la actividad productiva, sin inmiscuirse como actor productivo y empresarial, pues eso compete a los privados.

En buenos términos lo que se pretende es que con ayuda del Estado se conforme una sociedad de Confianza, con seguridad jurídica, seguridad física, sociedad de cultura y de trabajo fecundo y un Gobierno eficaz y honesto a quien se encomienda cuidar de nuestra seguridad y nuestro futuro.

Nota, Visitar en  ovidioroca.wordpress.com

Desarrollo sostenible: una propuesta

, , , ,

Deja un comentario

DEL POPULISMO INDIGENISTA Y COCALERO, SU FASCINACION

Ovidio Roca

Así nomás había sido”. Cayetano Llovet

El modelo estatista y populista del MAS, se sustenta en una economía primaria exportadora basada en el gas de petróleo, los minerales y la coca, y como estrategia para captar apoyo de su militancia promueve el rentismo, que les permite controlar los bolsillos de sus seguidores y por tanto su lealdad.

Una parte fundamental del discurso de la cúpula masista es el indigenismo, con el que se promueve el  nacionalismo étnico aimara quechua y  usando el Icono “Evo Presidente indígena”, logran confundir y convencer a una parte importante de la población de origen andino, la que además con el eslogan “Yo soy Evo” siente aumentada su autoestima y como resultado; ahora el Icono es más importante que la política y por tanto insustituible.

Como resultado del populismo y la inseguridad jurídica; la actividad empresarial privada es cada vez más dependiente del Gobierno y de sus decisiones políticas dirigistas, y como consecuencia existen cada vez menos empresas productivas formales. A su vez los empresarios restantes para sobrevivir prefieran transar con el gobierno y hacer negocios antes que enfrentarlos políticamente, es decir prima el pragmatismo sobre los valores éticos.

Por efecto de las malas políticas gubernamentales, se tiene una débil estructura económica productiva nacional y una baja formación educativa por lo que se tienen grandes problemas para ingresar a economías innovativas, tecnológicas y formales. A su vez la población en lugar de enfrentar el problema espera que otros; alguien, el Estado, pueda solucionarlos. Se trata de una población con síndrome estatista y dependiente que pide un modelo económico “desarrollista”; demanda que es satisfecha por los políticos populistas que ofrecen pegas, negocios, inversiones y planes fantasiosos dirigidos desde el Estado para felicidad de la población.

Para el populismo, la burocracia estatal y las pegas públicas son muy importantes, un mal que luego será difícil de erradicar pues para los militantes masistas dejar la pega implica abandonar sus fuentes de prestigio, de poder e ingresos y eso es impensable.

Este discurso masista tiene gran aceptación popular, pese a que la experiencia muestra que en el actual mundo globalizado y de acelerado avance tecnológico y de permanente información las economías primarias y políticas dirigistas y estatistas no tienen mucho futuro, pero aun así las quieren.

De esta manera y dando gusto a sus bases, los masistas aplican su receta populista, estatista, racista, dictatorial más unas hojas de coca, ese su menjunje de tipo socialista que es básicamente  el mismo que en otras latitudes ha matado y destruido los pueblos que lo comieron.

No se quiere ver la realidad ni la experiencia internacional que muestra que toda esta política populista conduce al país a la pobreza, informalidad, desorden, desaliento y corrupción, y de ninguna manera hacia la prosperidad económica y social. Pues si verdaderamente quisiéramos un Estado y una sociedad exitosa, deberíamos hablar de institucionalidad y no de etnias: indios, negros, blancos, amarillos o azules. Tampoco se trata de hacer desaparecer al Estado sino de limitarlo y controlarlo y para ello no hay mejor solución que fortalecer la sociedad civil y la libertad económica, contando con ciudadanos que acatando unas normas básicas de convivencia se organizan y se unen para gestionar su futuro.

La crisis causada por la caída de precios internacionales y por la ineficiencia y corrupción interna está mostrando la necesidad urgente de un cambio de mentalidad, de dirigencia y de modelo de economía, antes que la situación sea caótica e irreversible

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

GUERRA DIGITAL Y EL GRAN HERMANO EVO

Ovidio Roca

El doblepensar Orwelliano y Linerista, es la facultad de sostener dos nociones contradictorias simultáneamente, vale decir manejar una estructura de pensamiento paradójico y envolvente:

  1. La Guerra es la Paz (en lo real la guerra preventiva)
  2. La libertad es la esclavitud (somos aparentemente libres, pero espiados constantemente) y
  3. La ignorancia es la fuerza (mientras menos conozcamos de nuestro opresor, nos sentimos más fuertes y seguros).

En estas épocas del populismo, un proceso guiado más por el discurso y las apariencias que por las realidades, se instalan regímenes totalitarios con dirigentes que se disfrazan y fungen de demócratas. Una democracia reducida exclusivamente al voto y el voto convertido en una farsa.

Cuando el gobierno totalitario populista se instala, de lo que se preocupa y ocupa es de manejar todos los hilos del poder: maneja el parlamento y las leyes y éstas las hacen a su gusto y saber; el poder judicial para perseguir y amedrentar a los opositores; el electoral para manejar los votos y su contaje; los policías y el ejército, para manejar la represión y el temor; el Ejecutivo para manejar la burocracia y las pegas, la renta y aduana y por tanto el comercio y el contrabando; los medios de comunicación para crear y difundir su propia versión de los acontecimientos, los que inventan, deforman o hacen desaparecer.

El referéndum del 21 de Febrero de 2016 negó al presidente Evo y el vice Linera el chance de su repostulación indefinida y celebrando este hecho histórico, dos años después, las instituciones cívicas y redes sociales convocaron a un paro nacional logrando un tremendo éxito para la ciudadanía.

La reacción del Gobierno y sus ministros, usando la maniobra envolvente y el doble pensar, declaraba que la movilización cívica y ciudadana por el respeto al voto  había sido un rotundo fracaso.  Evo Morales aseguró que “durante la jornada del 21F, el MAS ganó por goleada a la derecha racista y fascista”.

Los medios de comunicación masistas, que cubren más del setenta por ciento del espectro mediático, difundieron esta mentira pretendiendo que de tanto repetirla se convierta en verdad; sin embargo la existencia de los nuevos medios de comunicación y redes sociales, más el guasap y la información instantánea, les complica la figura y lo llamativo es que la guerra digital y de las mentiras que llevan adelante es tan buena que están auto convencidos de que ganaron.

La reacción gubernamental para enfrentar a las redes sociales y las nuevas formas de comunicación,  inspirados en el doble pensar Orwelliano y Linerista,  ha sido la de conformar un grupo de Guerreros Digitales y para ello están capacitando y dotando de equipo electrónico a la Guardia Cocalera, (dos mil ex pisa coca) para que deformen la verdad y difundan lo que ellos quieren mostrar como verdad oficial. Los guerreros cocaleros con apoyo de sus ayucos capacitados por los cubanos, como los que tiene el Evo para sus tuits y usando estos equipos y medios harán la guerra a los neoliberales; tienen además la facilidad y posibilidad de usarlos para hacer sus negocios con sus compinches de la blanca.

Te lo bailare, te lo cantare:

Al ver bailar a las chicas y chicos, me he arrepentido, por qué me han nombrado Presidente, ahora de Presidente ya no puedo bailar”. Evo

Una tarea para el pueblo es quitarle el alma a los llunkus, despojándolos del poder omnímodo y recuperar las riquezas robadas por ellos. Hay que darle una oportunidad al Evo para que se vaya a bailar a su cato y al Álvaro para que sea mastrito en el Chapare y dirija la catedra de posverdad y maniobras evolventes.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

Y DESPUES DEL PROCESO DE CAMBIO TRUCHO ¿QUE?.

Ovidio Roca

Recuerdo la gran inflación que vivimos en los años ochenta durante el desgobierno de la UDP; una inflación de veinte mil por ciento anual que nos dejó locos a todos, enriqueció a muchos vivos y empobreció a la gran mayoría.

Ahí aprendimos que en estos procesos de transición de políticas y modelos económicos hay que tomar medidas drásticas, no escapar por la tangente y aplicar políticas macroeconómicas efectivas como las del famoso Decreto 21060: liberalización del mercado financiero, supresión de los controles de precios, del comercio exterior, y el bolsín como mecanismo de fijación del tipo de cambio flexible.

Al igual que en esa época, cuando se derrumbe el proceso de cambio cocalero, que entrampo y deformó nuestra economía, se hará necesario tomar medidas de ajuste serias, entre estas:

El Estado debe hacer su trabajo constitucional con eficiencia y dejar su actual rol de empresario incapaz, su estatismo y centralismo.

Se necesita de forma urgente; garantizar la propiedad y las inversiones; liberalizar el comercio, solucionar la sobrevaluación del peso boliviano que actualmente promueve el contrabando y las importaciones y encarece las exportaciones; liberalizar la economía procediendo a la privatización de las empresas estatales que en manos del Estado han fracasado y establecer un sistema de desregulaciones masivas que evite convertir los monopolios estatales en monopolios privados; en fin garantizar libertad y seguridad jurídica para que la gente pueda trabajar e invertir.

Este tipo de decisiones que afectan a la actividad económica y el empleo, hace que el proceso de transición del populismo hacia una economía de mercado productiva y formal, sea dificultosa y bastante resistida por una parte importante de la población que actualmente en la informalidad y piensa que es la única forma que tiene para sobrevivir.

Esta actitud de la población es reflejo de su vivencia en un país que no ha podido construir hasta ahora un tipo de economía formal, diversificada y sostenible. Un país donde el setenta por ciento de su gente se dedica a las actividades informales, pues carece de formación técnica para conseguir su trabajo y su sustento por lo que se dedica al contrabando y otras actividades comerciales y de servicios de baja calificación, complementadas con el negocio de la coca y el narcotráfico. Todo esto en un Estado Plurinacional con funcionarios públicos elegidos por su insuperable e innegable incompetencia, su llunkerio, sus sombreros y ahora sus trajes shaolin para  hacer juego con el jefazo.

Además  reciben el permanente mensaje tanto etnicista como populista de parte de un liderazgo que promueve el sentimiento de nacionalismo étnico aimara quechua, con lo que el gobierno ha logrado cautivar a una parte importante de la población andina y migrante. Igualmente promete, ofrece y en ocasiones provee de algunos regalos a sus seguidores, buscando generar confianza y mantener la dependencia de sus bases; grupos corporativos que viven en un ambiente de permisividad, impunidad y de libertad controlada, donde se puede hacer de todo menos enfrentar al partido y donde la norma fundamental es el acatamiento al jefazo y su combo.

Las reformas, como toda forma de terapia, tienen sus costos y la gente que los sufre piensa que lo anterior fue mejor, olvidándose que está sufriendo las consecuencias de una intoxicación populista. Por esto y para conducir el tránsito de modelo económico del populismo y estatismo hacia una economía liberal y de mercado, son indispensables los políticos profesionales, personas no improvisadas, pues la transición no es meramente un problema académico, es un asunto tanto ideológico como de acciones prácticas y como se trata de realizar un verdadero cambio político y de modelo de economía se requiere necesariamente de partidos políticos serios y con programa; militantes preparados y decididos a impulsar y apoyar las reformas, hacer campañas de concientización y ganar el apoyo ciudadano.

Todo esto hace dificultoso, aunque no imposible, el conseguir apoyo de los grupos informales para la transformación de la economía y las políticas; sin embargo el agotamiento del populismo, como sucedió con el comunismo en la Unión Soviética, seguro que ayudará.

Contar con ayuda internacional es importante pero es solo marginal, pues todo el peso de la herencia del desastre populista cae en los ciudadanos. Estos costos de la transición que necesitan ser compartidos pues no pueden recaer solamente sobre las espaldas de los grupos más débiles y menos organizados.

Y aunque es impolítico, es necesario decir siempre la verdad y ser claros en cuanto al esfuerzo que demanda este proceso: se puede prometer libertad y oportunidades aunque no resultados, porque los resultados dependen de la gente, de cómo ella utiliza la libertad y aprovecha las oportunidades.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario