Archivo para la categoría Política, economía Bolivia

LA LOCA HERENCIA MASISTA

Ovidio Roca

Recopilación de Notas escritas el año 2017, mirando lo que ocurre alrededor y con la esperanza de que algunos jóvenes lean y conozcan como es esta peste masista y no lo olviden. Un relato para nuestros nietos esperando que la actual historia no se repita

Solo les puedo ofrecer sangre sudor y lágrimas”. Dijo Churchill a sus conciudadanos en la Segunda Guerra Mundial y extrañamente lo apoyaron, lo siguieron y juntos triunfaron.

EL POPULISMO COCALERO Y SUS PROMESAS MENTIROSAS

Los populistas no tienen la mentalidad ni el interés por la generación de valor, su propensión es hacia el gasto y el consumo. Siguiendo esta filosofía en su propaganda política son hábiles para ofrecer a la población regalos y bonos, no siempre sustentables y cuando toman el poder y tienen los instrumentos del Estado y lo usan para endeudarse y para emitir dinero. Se enloquecen y empiezan a gastar como locos hasta que dejan exhaustas las arcas el Estado y en bancarrota los países. Luego, algún día, vendrá alguien para arreglar la situación; que tendrá que trabajar, exigir trabajo, producir y ahorrar, con lo que la población se molestara y protestara y así siguiendo el ciclo los populistas retornan al poder, para gastar.

Estos socialistas, populistas cocaleros y ramas anexas, tienen una mentalidad, y una estructura ideológica dogmática y centralizada. Todo se maneja alrededor del discurso que los ideólogos fabrican para cada escenario y que el  Jefe, el Cacique cocalero repite. En nuestro país con errores ortográficos y de síntesis.

El discurso demagógico del populismo ha calado hondo en la mentalidad popular, ellos se posicionan en su papel de víctimas y héroes de una lucha heroica contra el “malévolo capitalismo” y con ello han dominado por completo todos y cada uno de los aspectos de la vida de los individuos. La población, especialmente la informal y los empleados públicos, están satisfechos con la oferta masista que les promete oportunidades de trabajos en la “ruta de la coca” y pegas públicas y a cambio ceden sus libertades civiles y derechos políticos.

Como al régimen no le gustan las malas noticias, los ll’unkus burócratas están entrenados para alabar y promover permanente y exclusivamente los proclamados éxitos del régimen y denunciar que cualquier crítica a los resultados de sus desatinos, robos, pillerías y mala gestión, son falacias inventadas por el imperialismo y los neoliberales.

En  nuestro país, los masistas tienen como propuesta una mezcla de mitos socialistas e indigenistas y prácticas estatistas, corruptas y dictatoriales, las que en estos trece años han mostrado resultados catastróficos. Gracias a ellos ahora vivimos en un país con un Estado Plurinacional muy especial:

-Un Estado Corporativo cocalero en el cual no existe una visión de país libre y democrático, sino la de un conglomerado de intereses gremiales y étnicos, sin proyección trascendente de Nación y de Estado.

-Un país donde el partido de gobierno tiene en sus manos la totalidad del aparato del Estado, sus recursos, sus empresas, su parlamento, sistema electoral, su jueces, sus fiscales, su ejército, su policía, etc., etc.

-Un Estado populista y centralista en el que el masismo vía migración, la colonización y el reparto de tierras, busca romper la identidad y culturas locales del oriente y lo hace dando vía libre a la coca, al comercio y la minería informal y depredadora del medio ambiente, especialmente en los ríos amazónicos.

-Un país de economía extractivista, donde el ochenta por ciento de sus exportaciones son de productos primarios y no renovables.
El gas natural, gracias a la escalda de los precios internacionales más la coca y el narcotráfico, generan el flujo de dólares que ha producido una gran la bonanza económica, mientras la estructura productiva y la ética del trabajo se deterioran. Por lo que más temprano que tarde nos encontraremos como Venezuela.

-En un país en el cual la informalidad llega a alrededor del 70% de las personas y donde éstas y especialmente los contrabandistas, no necesitan de las divisas del Banco Central como producto de las exportaciones formales, sino que tienen a su disposición y a la vuelta de la esquina, una inmensa fuente de dólares provenientes del narcotráfico.

Los ingresos del Estado, bastante altos por la actual coyuntura de precios y que son alegremente malgastados, permite a los que están en el poder enriquecerse y hacer ricos a quien ellos deseen, mediante los negocios con compras y sobreprecios, comisiones por adjudicación de contratos y obras, pegas por doquier, autorizaciones para explotación de desmontes mineros, vía libre para contrabando y la ampliación de cocales, regalos y prebendas por doquier, etc, etc.

En Bolivia a diferencia de Venezuela y Argentina, cuyos habitantes claman por dólares, en el nuestro existe un abundante suministro de dólares del narcotráfico. Estos dólares alimentan el contrabando de ida y vuelta y se blanquean en la construcción, en el comercio, en el sector inmobiliario, etc.

El masismo impone una relación de dominación a sus bases que llama de democracia comunitaria y exige una actitud sumisa, de unanimidad y consenso sin el menor atisbo de pensamiento crítico. Es un proyecto de dominación totalitario con una receta económica que ha mostrado ser un fracaso, excepto por la “ruta de la coca”, pues es centralista, estatista, monoproductor, extractivista, lo que equivale a perder la vía de la diversificación, la innovación y del futuro. Se está trabajado en vincular la “ruta de la coca” con la “ruta de la seda”.

El modelo populista cocalero no da ninguna seguridad jurídica y ahuyenta a los inversionistas formales nacionales y extranjeros y favorece y promueve la informalidad y la corrupción. La actitud de la población ante esta situación de anomia, es no respetar a su vez ninguna norma social o ambiental.

El masismo cocalero, maneja la confrontación y busca la adhesión de la gente a su movimiento, apelando al odio y el enfrentamiento racial y no a la complementariedad. Usa profusamente el argumento racial y no el democrático de los valores ciudadanos, donde la persona se expresa y se define, no por características étnicas sino como ciudadano y por sus valores intelectuales y morales.

Vale la pena recordar que la receta alternativa al populismo es simple, pero requiere voluntad, trabajo y responsabilidad para lograrlo: Seguridad jurídica, libertad, democracia, propiedad privada, libre mercado. Lo contrario es pobreza e ignorancia más totalitarismo y sumisión y luego correr desesperadamente hacia el paraíso de los gringos, rogando que nos dejen entrar.

Esperemos que cuando haya que reconstruir el país, su economía y sus instituciones, aparezca alguien y diga como Churchill: “Solo les puedo ofrecer sangre sudor y lágrimas” y que alguien lo siga.

ENDEUDAMIENTO Y DERROCHE MASISTA

En Bolivia el MAS recibió de arriba y sin que les cueste nada, los mayores recursos económicos de la historia nacional, producto del gas y los buenos precios internacionales; además endeudaron al país como nunca y lo dejaron quebrado. No solo se gastaron las reservas sino que multiplicaron la deuda del Estado por tres.

Para enriquecerse invirtieron en industrias compradas con sobreprecios escandalosos y sin ningún criterio de productividad y competitividad; ahora son elefantes azules que arrojan millonarias pérdidas. Son empresas que no generan utilidades sino pérdidas y cuyo objetivo fue enriquecer a la burocracia del gobierno y generar negocios para los jefes y sus amigos.

Deuda pública
Jimena Costa decía que desde que Evo Morales asumió el gobierno el 2006, la deuda contratada por el Estado llegó a once mil y medio millones de dólares (11.485.458 dólares) para diferentes programas y proyectos financiados básicamente por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Corporación Andina de Fomento (CAF), Banco Mundial y alguna deuda bilateral.
A su vez la deuda interna alcanzo el año 2017 a 29.645 millones de bolivianos (4.253 millones de dólares), un 5,1% más que en 2015.
Estas cifras las dio a conocer el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) con datos del estatal Instituto Nacional de Estadística (INE) y la petrolera Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

QUE TAREA QUEDA POR DELANTE

Como dice el dicho: Cuando uno no sabe dónde va, cualquier camino en bueno. Por tanto definamos claramente nuestras metas y busquemos el mejor camino.

Como es sabido, no hay soluciones económicas puras; existen muchos factores sociales y políticos que se incorporan. En el país la institucionalidad ha sido destruida y corrompida, por lo que en una futura gestión de gobierno democrática, sin perder el rumbo del modelo de libertad económica y con apoyo de los mejores profesionales, se deben realizar las correspondientes reformas en la macro y microeconomía, las que son inseparables de las necesarias reformas políticas que aseguren la democracia, la libertad el derecho al trabajo y la propiedad privada.

Los Estados deben garantizar los derechos democráticos y entre ellos de manera destacada los llamados derechos políticos; libertad de pensamiento, opinión y expresión, de reunión y asociación, de participación política y de respeto a la voluntad popular y que según la doctrina liberal  “se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”.

Para enfrentar la necesaria reconstrucción de Bolivia, después de estos años de peste populista cocalera, tenemos que actualizarnos y capacitarnos en las nuevas tecnologías para poder acceder a los trabajos que se avecinan, por lo que necesitamos trabajar con responsabilidad y propiciar un Estado que nos dé educación, seguridad jurídica y certidumbre en el futuro, para que cada uno de nosotros podamos desarrollar nuestras iniciativas, nuestros emprendimientos. Para esto vale la pena ver como lo hacen y trabajan las sociedades exitosas, ninguna de las cuales es por supuesto socialista (ver como ejemplo de socialismo a Cuba, Nicaragua, Venezuela).

En el mundo dinámico y de la permanente revolución del conocimiento, de las nuevas tecnologías y la innovación, el nuevo proceso educativo debe enseñar competencias genéricas y aplicables en cualquier momento y espacio, como: lógica, matemáticas, creatividad, inteligencia social y habilidades de cómo aprender, para incorporar la inteligencia artificial a nuestro diario vivir. Esta economía del conocimiento significa además, formas, métodos y maneras de abordar y resolver problemas; de “Knowhow” “y  “KnowWho”, (conocer cómo y conocer quién), herramientas y medios de producción para lograr a su vez más conocimiento y más y mejores productos y servicios útiles para la sociedad.

Nuestros países han quedado rezagados del proceso de desarrollo y la cuestión es identificar hacia cuales áreas rentables podemos enfocarnos para superar el actual extractivismo y que sea en áreas donde seamos productivos y competitivos. Por supuesto las áreas tecnológicas son imprescindibles en esta economía del conocimiento y quizá no seamos muy competitivos en microchips; sin embargo un área productiva prometedora y que tiene que ver con las necesidades básicas del ser humano, cual es la alimentación y el medio ambiente sano para vivir puede ser una de las alternativas. Se trata de ingresar a la nueva agroindustria y agricultura asociada a la biotecnología, al cuidado del medio ambiente, la conservación de los bosques, que tiene que ver con el secuestro y conservación del carbono y el suministro de agua limpia. Y aquí surge la economía ecológica

Para lograrlo busquemos a “los buenos” en cada campo para que trabajen en su área. En la Presidencia de un Estado se necesita un Estadista y no un Periodista por muy bueno que sea; en la cocina un Cocinero y no un Carpintero y así por delante.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

NOTAS VARIAS SOBRE CULTURA POLÍTICA POPULISTA

Ovidio Roca

DE TUMBO EN TUMBO; DEL TOTALITARISMO MONÁRQUICO AL TOTALITARISMO CASTRO CHAVISTA.

Hace tres siglos las Monarquías europeas  tenían todo el poder, el que estaba en manos de un pequeño grupo de aristócratas, mientras el resto de la población debía arrodillarse ante ellos sin la posibilidad de progresar. Hoy casi todos se arrodillan ante los líderes populistas cocaleros.

Estos populista castrochavistas orientan su discurso hacia las mayorías, los más pobres y menos favorecidos y promueven un Estado centralizado y poderoso que promete solucionar todos los problemas de la sociedad. Así han logrado hábilmente que buena parte de la población los identifique como los luchadores de las causas justas, los protectores de los más necesitados. Sin embargo su colectivismo y dominio absoluto de todos los medios de producción, no difiere en lo absoluto de las monarquías de siglos atrás.

VIVIMOS COMO PENSAMOS O PENSAMOS COMO VIVIMOS

Nuestras opiniones y actitudes dependen del modelo ideológico que vamos construyendo como producto de nuestra práctica de vida y de la asimilación de principios éticos y morales. Con estas nuestras opiniones y acciones podemos favorecer a la comunidad o podemos usarla solo para nuestro beneficio.

En el país existe un estado de anomia social, de anarquía, de una total falta de respeto a la autoridad, provocada por el descrédito de las principales instituciones y sobre todo de aquellas que son las encargadas de la ley y de mantener el orden público. De esta manera y como producto de la experiencia cotidiana, se descree en las autoridades y las leyes; no se respeta ninguna norma o procedimiento y si no se consigue que estas satisfagan nuestras demandas, directamente se procede a la protesta violenta, bloqueando calles y vías.

Mucha gente tiene pensamientos y actitudes contradictorias y duales y para sobrevivir actúa, ya sea como audaces emprendedores cuentapropistas y esto en el duro ámbito de una economía informal y también con una mentalidad corporativista y estatista que exige del Estado y las autoridades que solucionen absolutamente todos sus problemas aun los personales. En consecuencia nuestra sociedad en general no sabe cómo articularse y ordenarse al margen de un Poder Central, ya sea Estatal o Corporativo; la ausencia generalizada de valores cívicos y virtudes personales y sociales lo hace imposible.

SÍNDROME DE DEPENDENCIA CENTRALISTA

Es común leer declaraciones de los dirigentes de los grupos sociales populistas: “Esto bajará a consulta de las bases en todos los Departamentos”. La consulta no es horizontal, viene de arriba, cerca de la nube donde el Caudillo habita, hacia el yermo suelo de los mortales.

Las autoridades municipales, sindicales y deportivas, luego de ser posesionadas anuncian que van a viajar a la ciudad de La Paz: para rendir tributo, reclamar o pedir algo. Es el ritual de la dependencia mental y crematística que se asume y se invoca ante el centralismo. No hacemos nuestro trabajo, no decidimos, ni afrontamos nuestros retos, queremos que se nos dé, que se nos autorice; es la mentalidad del vasallaje. Mientras por su parte los jefes políticos y corporativos dicen: yo le meto nomas, que los abogados arreglen. Todo esto nos muestra una sociedad enferma de impotencia y de arbitrariedad.

IZQUIERDA TOTALITARIA Y DERECHA DEMOCRÁTICA LIBERAL

En la época de la Revolución Francesa se colocaron a la derecha del Presidente del Parlamento, los que estaban a favor del Rey y del veto real, a la izquierda los que estaban en contra del Rey y en el centro los indecisos.

Hoy es la derecha liberal la que propone Estados más limitados, con poderes más restringidos, con una democratización de los medios de producción a través del florecimiento de la empresa privada y las posibilidades de desarrollo y progreso para todos los individuos. Sin embargo, la doctrina socialista totalitaria y absolutista ha continuado imponiéndose y no ha sido por casualidad. Es el síndrome de Estocolmo o un virus populistas.

COMO INFORMACIÓN: La cepa del virus Evo orín oca, mutó a Evo orín coca, que es mucho más letal. Evitar asistir a las manifestaciones del MAS.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

CONSTRUCCION DE CIUDADANIA Y ELECCIONES

Ovidio Roca

Nuestra base económica, la forma como producimos y generamos riqueza configura nuestra Conciencia Social (1). En lo cotidiano, nuestras vidas discurren con nuestra manera de trabajar, de consumir, de vivir. Por tanto si vivimos en la informalidad, con negocios ilícitos, narcotráfico y contrabando, adoptamos una conciencia social proclive a esas actividades y muchos actuaran para defenderlas apoyando al MÁS y al Evo.
Por el contrario si queremos vivir en una sociedad exitosa y un país democrático y que nos acoja a todos, necesitamos construir una economía sostenible, creando negocios lícitos y exitosos que sirvan a la comunidad y que refleje nuestra identidad y solidaridad.

​El principal problema del país es que se carece de una cultura ciudadana y esto responde a la permanente ausencia de institucionalidad, por lo que se opta por la práctica tribal, de comparsa, frater, sindicato, corporación, donde la persona a cambio de protección y negocios debe someterse a la jerarquía.

Las instituciones son las reglas de juego, ya sea formales como informales: las formales se refieren a las reglas del juego legal o socialmente proclamadas; las informales con las reglas efectivamente interiorizadas y vividas por la población.
La ausencia de institucionalidad más un régimen de derechos de propiedad mal definida, peor garantizada y la inseguridad resultante, no sólo se traducirá para las empresas en altos costos de transacción sino que estas por el alto riesgo utilizaran tecnologías que incorporan un mínimo capital fijo y que no impliquen acuerdos a largo plazo. En consecuencia las empresas tenderán a ser de pequeña dimensión, salvo cuando pertenezcan o estén protegidas por los gobiernos o la de una potencia exterior.

En un régimen democrático el ciudadano es un miembro activo del Estado en el cual todas las personas son iguales ante la ley y como ciudadanos son titulares de derechos políticos y sometidos a sus leyes. En este régimen el rol del gobierno es asegurar un marco de seguridad y garantías para que podamos vivir y progresar en paz por lo que necesitamos elegir a las personas más idóneas para administrarlo, desde cada cargo y posición.

En esta elección además de la idoneidad profesional en importante verificar los principios y valores éticos de los candidatos, pues cuando se carece de estos las personas cuando acceden al poder carecen de rumbo, se enloquecen y empiezan a disfrutar obscenamente de él e invitan a sus amigos a la fiesta (2).

Hay perspectivas de hacer un frente de oposición, el problema es que cada uno se ve a sí mismo como la mejor opción para enfrentar al MAS, quiere ser el presidente y pide que lo apoyen.

Creo que la mejor opción es la candidatura de Janine con Samuel pues dan seguridad al país. Samuel sabe cómo funciona la economía y como se administra el Estado, Janine tiene el sentido común, sabe escuchar, conoce lo que necesita la gente y la familia para vivir y prosperar.

El resto de la oposición al populismo juega un papel importante y podrían formar parte del equipo para sacar al país del borde del abismo. Tuto sería un Canciller de lujo, Ismael, Ministro de Defensa y así cada uno donde mejor pueda aportar, desde el gobierno nacional el departamental o desde el llano.

Notas:
(1) La existencia social, el modo de producción de los bienes materiales determina la conciencia social. Marx

(2) ENTEL et al.
«El exministro Quintana se escogía lo decomisado y el saldo iba a remate»: Presidente de la Aduana de Bolivia.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

LOS MASISTAS EN EL PROCESO ELECTORAL

Ovidio Roca

La legalidad y la institucionalidad en los Estados no consolidados son como una hoja mecida por el viento y sacudidas por intereses políticos que escapan a nuestro conocimiento y control. Las leyes son creadas por los gobiernos y cuando estos cambian se podrán cambiar las leyes y lo que antes era legal mañana será ilegal o viceversa. Así nomás había sido.

En el país estamos avanzando rápidamente hacia unas nuevas elecciones, pues ahora la democracia se la concibe como el solo hecho de convocarlas, sin preocuparse por un buen sistema de gobierno o de leyes e instituciones que las hagan cumplir.

Lamentablemente el principal actor del actual proceso electoral es el masismo, cuya base económica fue desde siempre la coca, el narcotráfico, el contrabando y algunas actividades extractivistas cada vez más declinantes, pero que mucha gente apoya.

Para consumo internacional, desde el Ministerio de Economía se posiciono el cuento de la “Evonomics” con el cual se vendió la idea de una economía exitosa y que fue creída por varias agencias internacionales que miraban el crecimiento del PIB y por supuesto se olvidaban que este indicador no muestra si el crecimiento es o no sostenible.

Gran parte de la población boliviana vive en situación de pobreza, bajo nivel educacional y con trabajos precarios e informales. Por las características de su actividad mayormente se agrupan en sindicatos y corporaciones que le dan protección y seguridad por lo que en su accionar actúan de forma corporativa y lo hacen de forma militante y agresiva pues conocen que las instituciones y leyes no tiene ningún valor, por lo cual se apegan solo a sus propias leyes corporativas.

Como se dice; todo depende del cristal con que se mira: Para algunos y especialmente los cocaleros, los traficantes y quienes disfrutaban de los negocios estatales y las pegas públicas, el modelo masista es un éxito fenomenal.

Para los otros, los liberales, es una economía insostenible, primaria extractivista, sustentada en altos precios del gas y un alto endeudamiento. Una economía de la coca, del narcotráfico, del contrabando y del endeudamiento exponencial destinado al despilfarro millonario, financiando museos, canchitas, palacios y elefantes azules, etc. etc.
Con un masivo dispendio de recursos públicos en numerosas empresas estatales que nunca pudieron alcanzar rentabilidad y todas compiten en cual genera más pérdidas, ganando hasta ahora el aberrante proyecto Chapareño de la Planta de Urea Bulo Bulo de ochocientos y pico millones de dólares. Por todo esto y a corto plazo, la economía enfrenta el advenimiento de una crisis severa, producto del pésimo diseño y  conducción de la economía.

Estamos en este nuevo proceso electoral y sabemos que la gente acude a votar en función de sus intereses que son diversos, procurando aquellos que les permiten un buen pasar: seguridad, estabilidad, trabajo y negocios en los que puedan participar y hacerse de algunos recursos.

La estructura económica del país, extractivista, centralista y de economía informal, vinculada a lo indígena, la coca, el contrabando y el narcotráfico constituye un ambiente socioeconómico y político ideal para el MAS que tiene ese vínculo social, especialmente de identidad étnica y cultural, que es su base de voto duro. Una ventaja adicional es que estas bases del MAS cuando acuden a elecciones no lo hacen como ciudadanos, personas que toman una decisión informada; lo hacen en masa guiados por la consigna del jefe sindical, que además establece un sistema de seguimiento de su comportamiento electoral.

Choquehuanca (el de las orgias sexuales de las piedras y los relojes con agujas, que dan vuelta hacia la izquierda retornando el tiempo al Tahuantinsuyo) pide a sus hermanos que se acate la decisión de Jefe indio del sur de nominar candidato a la Presidencia al Lic. Arce Catacora y argumentaba que Arce es el autor de la “exitosa política económica” del proceso de cambio.

El problema es que este modelo de economía extractivista, cocalera e informal, no es sostenible y que atrae a los narcotraficantes y Carteles internacionales quienes generan drogadicción, violencia y muerte. Ante esta situación la comunidad internacional y los países vecinos bloquearan al país y los ciudadanos desesperados empezarán a escapar hacia cualquier lugar y llevando una vida miserable. Miren los migrantes chavistas en las calles y reflexionen como nos podrá ir a nosotros.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

EL DESAFIO DE RECONSTRUIR UN PAIS Y UNA SOCIEDAD DEMOCRATICA

Ovidio Roca

El manejo político de las sociedades latinoamericanas en los últimos setenta años ha sido complejo; tiempo atrás los grupos comunistas para tomar el poder e inspirados en Cuba apostaron por la guerrilla y les fue como la mona; luego de la caída de la Unión Soviética y con el Foro de San Pablo surge el llamado Socialismo del Siglo XXI que apostó por la toma del gobierno mediante elecciones, lográndolo en varios países y con nefastos resultados para la economía y la libertad de los ciudadanos. Luego se llegó a pensar que no se necesitaban nuevas fórmulas porque se había encontrado en la democracia populista lo más acorde a sus aspiraciones; manejar a su sabor las elecciones y el poder que nunca cambia de manos, sin embargo su incapacidad de generar economía, producción y bienestar los hizo fracasar y fueron ganando la repulsa de los ciudadanos y ahora están aún peor pues se acabó el financiamiento venezolano, aunque les queda el del narcotráfico.

Lo que hemos visto en estos años de populismo son Gobiernos que han mostrado su absoluta incapacidad para generar producción y una desmedida corrupción, por lo que para financiarse se vinculan con el narcotráfico y carteles terroristas tornando inviables sus países y haciendo que la gente salga corriendo en busca de un lugar mejor donde vivir.

Estos movimientos comunistas que de inicio utilizaron la violencia armada en la etapa guerrillera y luego la táctica electoral; en estos últimos dos años, manejan una nueva estrategia para retomar el poder y son el caos social y los disturbios callejeros. Esto lo vemos en varios países de la región y también en Chile, que suponíamos que era el modelo más exitoso de economía y democracia liberal. Como vemos en el comunismo todo cambia pero todo sigue igual.

En Bolivia gracias a un liderazgo decidido y la valiosa acción del pueblo estamos tratando de salir del caos populista cocalero. Por ahora nos toca trabajar en dos frentes bastante complicados: por un lado recuperar la economía y el aparato productivo del país en una fase de recesión económica mundial y por otra reconstruir la institucionalidad destruida,  por lo que necesitamos estar unidos y contando con la gente más idónea posible para recuperar el país y hacerlo en un marco democrático. El problema es que no sabemos elegir a nuestros dirigentes.

En nuestra vida cotidiana cuando contratamos un cocinero, un chofer o un médico, usamos la racionalidad y el sentido común y buscamos alguien que efectivamente sepa cocinar, manejar un vehículo o tratar las dolencias de las personas; pero cundo elegimos un político no nos preguntamos si tiene experiencia y conocimiento para gobernar el país, si tiene plan de gobierno y capacidad para dirigir un equipo de colaboradores idóneos. De seguro que no, pues la preocupación es: si es carismático, si es joven, hombre, mujer, blanco, negro, indio, homosexual; lo que importa es la imagen, como luce y poco nos preocupa si tiene la capacidad y el carácter para realizar la difícil tarea de gobernar; todo esto como si se tratara de un concurso de popularidad para actores de telenovela. El problema es que el sentido común es el menos común de los sentidos.

Se vienen tiempos difíciles para nuestra sociedad  y necesitamos contar con una ciudadanía comprometida y líderes con capacidad, fortaleza y responsabilidad para enfrentar estos nuevos tiempos de recesión económica, cambio tecnológico, caos y disturbios sociales y para esto necesitamos utilizar el sentido común para elegir a la gente más idónea y con propuesta, voluntad y capacidad de gobernar.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

CADA GENERACIÓN ES RESPONSABLE DE CONSTRUIR SU PROPIO FUTURO

Ovidio Roca

Una nación se construye como un proyecto de convivencia, de destino común y compartido entre los habitantes de un país.
Los habitantes del futuro son los jóvenes de hoy, una juventud en un país diverso que necesita construir ese futuro a la medida de sus necesidades y aspiraciones y en busca de preservar su identidad, respetando al otro y el valor de la diversidad étnica y cultural nacional.

Ellos ya no se adaptan a la antigua dicotomía de izquierda y derecha y menos a las prácticas verticales y centralistas de los partidos políticos, a los que hace tiempo les perdieron la confianza; tanto a ellos como a sus caudillos. En consecuencia utilizando el internet construyen nuevos mecanismos de comunicación y organización ciudadana más flexible y en red, tales como las plataformas y redes sociales. Sin embargo y esto es importante de señalar, mantienen su adhesión a la democracia y la libertad como un valor ciudadano fundamental.

Como están vinculados a las TIC, el Internet y las Plataformas y redes Sociales, tienen una visión más global del mundo y la sociedad que nosotros los de la generación anterior; pero esto no les garantiza un pensamiento libre y democrático, pues también ellos reciben y son influidos por los vientos castrochavista que infectan de populismo a las sociedades latinoamericanas que luego claman como en la argentina Kristinista: “Basta de realidades queremos promesas”.
Se evidencia que las promesas son más importantes y apreciadas que la dura realidad, por eso los políticos más exitosos son los que más mienten.

En Bolivia, la juventud ha venido practicando estas nuevas formas de participación digital en defensa de la democracia y de sus intereses por una vida mejor. A partir del conflicto del TIPNIS, el año 2011, varios grupos de activistas hicieron un salto a lo digital y empezaron a buscar apoyo internacional. Luego con “Bolivia dijo No”, se alzaron pidiendo el respeto a la Constitución y el voto del 21 de Febrero de 2016 y últimamente protestaron por el fraude electoral del 20 de Octubre perpetrado por el Gobierno masista. Estos jóvenes durante 21 días sitiaron al tirano cocalero hasta que se vio obligado a renunciar.

Los distintos partidos políticos intentan conquistar a los jóvenes, olvidando que ellos hacen poco caso a quienes prevalidos de su status económico o político les dan órdenes y consignas. Ellos actúan de forma activa e  innovadoras para conseguir lo que quieren, son activistas de la protesta social, de la inconformidad, del desafío constante al statu quo. Tienen los ojos puestos en un futuro que quizá no sepan definirlo ni entenderlo claramente, pero saben que es eso es lo que quieren. Un futuro que nosotros los de antes no entendemos y que ya no es el nuestro. Siguen a líderes mediáticos y radicales, los que llevan la marca de su tiempo, algo que los políticos y los adultos solemos olvidar con demasiada frecuencia.

Es innegable que corren nuevos tiempos y que se necesita construir un nuevo tipo de Estado y un nuevo contrato social que legitime la relación de gobernantes y gobernados con base a los nuevos paradigmas ideológicos, ambientales y sociales. El Estado centralista y caudillista en Bolivia ya fracasó; el intento de autonomía no significó mucho pues se supedito al autoritarismo y centralismo populista cocalero, por lo que la mejor alternativa es construir un nuevo Estado Democrático Federal a la medida de los tiempos y de la cultura y diversidad boliviana.

Para garantizar su futuro, es urgente que los jóvenes se organicen y movilicen para crear conciencia de un Estado de nuevo tipo, que reconozca la pluralidad del país y el derecho de sus habitantes a gobernarse desde la base. El Federalismo implica unidad en la diversidad cultural; propone una perspectiva de identidades superpuestas, una asociación de Estados regionales, que en condición de igualdad ejercen las funciones de Gobierno en su región y delegan algunas competencias a un Estado Federal Nacional.

Vivimos en un mundo en constante transformación económica, social y ambiental y a las nuevas generaciones les corresponde construir el Estado y el país en que vivirán y hacerlo a su imagen y necesidad. Los viejos reposarán en los cementerios y habrá un nuevo ciclo, RIP.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , , ,

Deja un comentario

LA ECONOMÍA BOLIVIANA FUE RECONOCIDA COMO LA MÁS EXITOSA DE LATINOAMERICA.

Ovidio Roca

El populismo cocalero y castrochavista, para financiar sus operaciones se integró al narcotráfico internacional garantizando en sus países el libre tráfico y excluyendo la presencia de instituciones imperialistas. Instituciones liberales y capitalistas que interfieren en la política de los países y pretenden controlar y combatir este ilícito y criminal negocio; también cínicamente promueven la democracia y la libertad de los ciudadanos, conspirando así con la necesidad de dominio e impunidad que necesita el castrochavismo para mantenerse indefinidamente en el poder.

Existe una fracción de la población boliviana, asociada al MAS, que quiere mantener su modo de vida basado en la coca, el narcotráfico y el contrabando, por lo que procura preservar el statu quo y defienden al Gran hermano, quien es el que garantiza este modelo de economía, concede garantías para el narcotráfico y facilita la vinculación con las redes internacionales.

Analistas internacionales hablan de la economía boliviana como la más exitosa de Latinoamérica, sin preguntarse antes  que la impulso y si es sostenible, si los bonos ofrecidos y las millonarias inversiones fueron exitosas o meros elefantes blancos.

Sabemos que el Populismo sin plata no funciona. Evo recibió una rica herencia de yacimientos de gas certificados, contratos firmados y gasoductos a los mercados, más precios excepcionales y además se endeudo hasta el jopo y para más yapa se gastó las reservas internacionales.

Lo tiro todo, lo robo, lo malgasto y cuando se acabó se fue y al partir a su periplo dejo un mensaje a los bolivianos: Ahí nos vidrios!; trabajen, hagan plata y me avisan cuando haiga, para volver a gastar.

Evo en su exilio dorado, territorio del Peje Chavo, declaró ante la prensa internacional que en Bolivia sus opositores racistas lo discriminaban por su cara de indio. Esto me recuerda a su amigo camba, aquel que se hace el loco para peerse a gusto, ahora él se hace el indio para ídem.

El Chapare es un Estado independiente en el cual se aplica exclusivamente la ley de la coca nostra. El territorio de esta Satrapía aumenta continuamente en superficie e influencia; las Provincias como Ichilo de Santa Cruz y otras del Beni y Cochabamba han sido paulatinamente anexionadas y el Chapare sigue expandiéndose al ritmo de la coca.
El territorio donde gobierna el Evo, es una Satrapía cocalera y ahora en su ausencia (pues viajó a conversar con el Cartel de Sinaloa y a comer tacos con el Peje) quedo al mando su representante Andrónico quien según las fuentes, siguiendo fielmente las instrucciones del Gran Hermano comanda las huestes cocalera y coordina con los carteles internacionales de narcotraficantes.

Como producto de todo esto se ha creado en el país una nueva cultura social para la cual: ser Dictador es un derecho humano y reelegirse indefinidamente contraviniendo la Constitución es también su derecho humano. Construir Palacios y Museos al Ego, adquirir lujosos aviones, helicópteros y autos blindados para el Gran Hermano, es su gustito y su derecho humano; bloquear las ciudades y dejarlas sin alimento es un derecho humano; lanzar dinamita en manifestaciones urbanas afectando a los ciudadanos, es un derecho humano; quemar bienes públicos, las casas de los vecinos, destruir puentes, asaltar supermercados, robarlos y quemarlos es un derecho humano y no existe ninguna ley que les exija el resarcimiento de los daños, pues no se puede contravenir un derecho humano.

Como corolario de esta aventura cocalera la situación económica que deja el masismo se presenta complicada, aunque ellos no lo entienden así o no les importa. Dijo Luis XV Rey de Francia: “Después de mí, el diluvio” y Evo I Rey del Chapare: “Fiarime caserito, con coquita te lo he de pagar”.

KAUSACHUN COCA. JALLALLA EVO

 

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario