Archivo para la categoría Política, economía Bolivia

EL DESAFIO DE RECONSTRUIR UN PAIS Y UNA SOCIEDAD DEMOCRATICA

Ovidio Roca

El manejo político de las sociedades latinoamericanas en los últimos setenta años ha sido complejo; tiempo atrás los grupos comunistas para tomar el poder e inspirados en Cuba apostaron por la guerrilla y les fue como la mona; luego de la caída de la Unión Soviética y con el Foro de San Pablo surge el llamado Socialismo del Siglo XXI que apostó por la toma del gobierno mediante elecciones, lográndolo en varios países y con nefastos resultados para la economía y la libertad de los ciudadanos. Luego se llegó a pensar que no se necesitaban nuevas fórmulas porque se había encontrado en la democracia populista lo más acorde a sus aspiraciones; manejar a su sabor las elecciones y el poder que nunca cambia de manos, sin embargo su incapacidad de generar economía, producción y bienestar los hizo fracasar y fueron ganando la repulsa de los ciudadanos y ahora están aún peor pues se acabó el financiamiento venezolano, aunque les queda el del narcotráfico.

Lo que hemos visto en estos años de populismo son Gobiernos que han mostrado su absoluta incapacidad para generar producción y una desmedida corrupción, por lo que para financiarse se vinculan con el narcotráfico y carteles terroristas tornando inviables sus países y haciendo que la gente salga corriendo en busca de un lugar mejor donde vivir.

Estos movimientos comunistas que de inicio utilizaron la violencia armada en la etapa guerrillera y luego la táctica electoral; en estos últimos dos años, manejan una nueva estrategia para retomar el poder y son el caos social y los disturbios callejeros. Esto lo vemos en varios países de la región y también en Chile, que suponíamos que era el modelo más exitoso de economía y democracia liberal. Como vemos en el comunismo todo cambia pero todo sigue igual.

En Bolivia gracias a un liderazgo decidido y la valiosa acción del pueblo estamos tratando de salir del caos populista cocalero. Por ahora nos toca trabajar en dos frentes bastante complicados: por un lado recuperar la economía y el aparato productivo del país en una fase de recesión económica mundial y por otra reconstruir la institucionalidad destruida,  por lo que necesitamos estar unidos y contando con la gente más idónea posible para recuperar el país y hacerlo en un marco democrático. El problema es que no sabemos elegir a nuestros dirigentes.

En nuestra vida cotidiana cuando contratamos un cocinero, un chofer o un médico, usamos la racionalidad y el sentido común y buscamos alguien que efectivamente sepa cocinar, manejar un vehículo o tratar las dolencias de las personas; pero cundo elegimos un político no nos preguntamos si tiene experiencia y conocimiento para gobernar el país, si tiene plan de gobierno y capacidad para dirigir un equipo de colaboradores idóneos. De seguro que no, pues la preocupación es: si es carismático, si es joven, hombre, mujer, blanco, negro, indio, homosexual; lo que importa es la imagen, como luce y poco nos preocupa si tiene la capacidad y el carácter para realizar la difícil tarea de gobernar; todo esto como si se tratara de un concurso de popularidad para actores de telenovela. El problema es que el sentido común es el menos común de los sentidos.

Se vienen tiempos difíciles para nuestra sociedad  y necesitamos contar con una ciudadanía comprometida y líderes con capacidad, fortaleza y responsabilidad para enfrentar estos nuevos tiempos de recesión económica, cambio tecnológico, caos y disturbios sociales y para esto necesitamos utilizar el sentido común para elegir a la gente más idónea y con propuesta, voluntad y capacidad de gobernar.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

CADA GENERACIÓN ES RESPONSABLE DE CONSTRUIR SU PROPIO FUTURO

Ovidio Roca

Una nación se construye como un proyecto de convivencia, de destino común y compartido entre los habitantes de un país.
Los habitantes del futuro son los jóvenes de hoy, una juventud en un país diverso que necesita construir ese futuro a la medida de sus necesidades y aspiraciones y en busca de preservar su identidad, respetando al otro y el valor de la diversidad étnica y cultural nacional.

Ellos ya no se adaptan a la antigua dicotomía de izquierda y derecha y menos a las prácticas verticales y centralistas de los partidos políticos, a los que hace tiempo les perdieron la confianza; tanto a ellos como a sus caudillos. En consecuencia utilizando el internet construyen nuevos mecanismos de comunicación y organización ciudadana más flexible y en red, tales como las plataformas y redes sociales. Sin embargo y esto es importante de señalar, mantienen su adhesión a la democracia y la libertad como un valor ciudadano fundamental.

Como están vinculados a las TIC, el Internet y las Plataformas y redes Sociales, tienen una visión más global del mundo y la sociedad que nosotros los de la generación anterior; pero esto no les garantiza un pensamiento libre y democrático, pues también ellos reciben y son influidos por los vientos castrochavista que infectan de populismo a las sociedades latinoamericanas que luego claman como en la argentina Kristinista: “Basta de realidades queremos promesas”.
Se evidencia que las promesas son más importantes y apreciadas que la dura realidad, por eso los políticos más exitosos son los que más mienten.

En Bolivia, la juventud ha venido practicando estas nuevas formas de participación digital en defensa de la democracia y de sus intereses por una vida mejor. A partir del conflicto del TIPNIS, el año 2011, varios grupos de activistas hicieron un salto a lo digital y empezaron a buscar apoyo internacional. Luego con “Bolivia dijo No”, se alzaron pidiendo el respeto a la Constitución y el voto del 21 de Febrero de 2016 y últimamente protestaron por el fraude electoral del 20 de Octubre perpetrado por el Gobierno masista. Estos jóvenes durante 21 días sitiaron al tirano cocalero hasta que se vio obligado a renunciar.

Los distintos partidos políticos intentan conquistar a los jóvenes, olvidando que ellos hacen poco caso a quienes prevalidos de su status económico o político les dan órdenes y consignas. Ellos actúan de forma activa e  innovadoras para conseguir lo que quieren, son activistas de la protesta social, de la inconformidad, del desafío constante al statu quo. Tienen los ojos puestos en un futuro que quizá no sepan definirlo ni entenderlo claramente, pero saben que es eso es lo que quieren. Un futuro que nosotros los de antes no entendemos y que ya no es el nuestro. Siguen a líderes mediáticos y radicales, los que llevan la marca de su tiempo, algo que los políticos y los adultos solemos olvidar con demasiada frecuencia.

Es innegable que corren nuevos tiempos y que se necesita construir un nuevo tipo de Estado y un nuevo contrato social que legitime la relación de gobernantes y gobernados con base a los nuevos paradigmas ideológicos, ambientales y sociales. El Estado centralista y caudillista en Bolivia ya fracasó; el intento de autonomía no significó mucho pues se supedito al autoritarismo y centralismo populista cocalero, por lo que la mejor alternativa es construir un nuevo Estado Democrático Federal a la medida de los tiempos y de la cultura y diversidad boliviana.

Para garantizar su futuro, es urgente que los jóvenes se organicen y movilicen para crear conciencia de un Estado de nuevo tipo, que reconozca la pluralidad del país y el derecho de sus habitantes a gobernarse desde la base. El Federalismo implica unidad en la diversidad cultural; propone una perspectiva de identidades superpuestas, una asociación de Estados regionales, que en condición de igualdad ejercen las funciones de Gobierno en su región y delegan algunas competencias a un Estado Federal Nacional.

Vivimos en un mundo en constante transformación económica, social y ambiental y a las nuevas generaciones les corresponde construir el Estado y el país en que vivirán y hacerlo a su imagen y necesidad. Los viejos reposarán en los cementerios y habrá un nuevo ciclo, RIP.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , , ,

Deja un comentario

LA ECONOMÍA BOLIVIANA FUE RECONOCIDA COMO LA MÁS EXITOSA DE LATINOAMERICA.

Ovidio Roca

El populismo cocalero y castrochavista, para financiar sus operaciones se integró al narcotráfico internacional garantizando en sus países el libre tráfico y excluyendo la presencia de instituciones imperialistas. Instituciones liberales y capitalistas que interfieren en la política de los países y pretenden controlar y combatir este ilícito y criminal negocio; también cínicamente promueven la democracia y la libertad de los ciudadanos, conspirando así con la necesidad de dominio e impunidad que necesita el castrochavismo para mantenerse indefinidamente en el poder.

Existe una fracción de la población boliviana, asociada al MAS, que quiere mantener su modo de vida basado en la coca, el narcotráfico y el contrabando, por lo que procura preservar el statu quo y defienden al Gran hermano, quien es el que garantiza este modelo de economía, concede garantías para el narcotráfico y facilita la vinculación con las redes internacionales.

Analistas internacionales hablan de la economía boliviana como la más exitosa de Latinoamérica, sin preguntarse antes  que la impulso y si es sostenible, si los bonos ofrecidos y las millonarias inversiones fueron exitosas o meros elefantes blancos.

Sabemos que el Populismo sin plata no funciona. Evo recibió una rica herencia de yacimientos de gas certificados, contratos firmados y gasoductos a los mercados, más precios excepcionales y además se endeudo hasta el jopo y para más yapa se gastó las reservas internacionales.

Lo tiro todo, lo robo, lo malgasto y cuando se acabó se fue y al partir a su periplo dejo un mensaje a los bolivianos: Ahí nos vidrios!; trabajen, hagan plata y me avisan cuando haiga, para volver a gastar.

Evo en su exilio dorado, territorio del Peje Chavo, declaró ante la prensa internacional que en Bolivia sus opositores racistas lo discriminaban por su cara de indio. Esto me recuerda a su amigo camba, aquel que se hace el loco para peerse a gusto, ahora él se hace el indio para ídem.

El Chapare es un Estado independiente en el cual se aplica exclusivamente la ley de la coca nostra. El territorio de esta Satrapía aumenta continuamente en superficie e influencia; las Provincias como Ichilo de Santa Cruz y otras del Beni y Cochabamba han sido paulatinamente anexionadas y el Chapare sigue expandiéndose al ritmo de la coca.
El territorio donde gobierna el Evo, es una Satrapía cocalera y ahora en su ausencia (pues viajó a conversar con el Cartel de Sinaloa y a comer tacos con el Peje) quedo al mando su representante Andrónico quien según las fuentes, siguiendo fielmente las instrucciones del Gran Hermano comanda las huestes cocalera y coordina con los carteles internacionales de narcotraficantes.

Como producto de todo esto se ha creado en el país una nueva cultura social para la cual: ser Dictador es un derecho humano y reelegirse indefinidamente contraviniendo la Constitución es también su derecho humano. Construir Palacios y Museos al Ego, adquirir lujosos aviones, helicópteros y autos blindados para el Gran Hermano, es su gustito y su derecho humano; bloquear las ciudades y dejarlas sin alimento es un derecho humano; lanzar dinamita en manifestaciones urbanas afectando a los ciudadanos, es un derecho humano; quemar bienes públicos, las casas de los vecinos, destruir puentes, asaltar supermercados, robarlos y quemarlos es un derecho humano y no existe ninguna ley que les exija el resarcimiento de los daños, pues no se puede contravenir un derecho humano.

Como corolario de esta aventura cocalera la situación económica que deja el masismo se presenta complicada, aunque ellos no lo entienden así o no les importa. Dijo Luis XV Rey de Francia: “Después de mí, el diluvio” y Evo I Rey del Chapare: “Fiarime caserito, con coquita te lo he de pagar”.

KAUSACHUN COCA. JALLALLA EVO

 

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

EL DESAFIO DE RECONSTRUIR LA ECONOMIA E INSTITUCIONALIDAD NACIONAL

Ovidio Roca

El populismo es una enfermedad moral que se ha virilizado en las poblaciones latinoamericanos, destruyendo las instituciones, la economía y sobre todo la dignidad humana, pues la población considera que no puede valerse por sí misma y que necesita del Estado populista para que le satisfaga sus necesidades.  Mientras más larga es la enfermedad, más larga y complicada es la convalecencia, el cuerpo esta deteriorado, las defensas bajas y los ánimos por los suelos; la sociedad domada y domesticada, mueve la cola y pide al amo bienes gratuitos de educación, salud, seguros de vejez; pide avanzar para que todos seamos iguales, pero de manos de una burocracia estatal y no como fruto de la libertad y el esfuerzo individual.

El populismo actúa como una droga y genera adicción, es como el tabaco, el alcohol, la cocaína, el crack y cada una más fuerte que la otra, por lo que cuesta mucho salir de su adicción.

En estos días hemos visto la reacción de la población, en Ecuador, en Chile y también en la Argentina, ante la eliminación de subsidios de la gasolina y del transporte, esto nos muestra que cualquier decisión que afecte los costos básicos de vida de la población, como tarifas de transporte y gasolina subsidiada, los exacerba y ellos explotan.

Da mucho que pensar, que en uno de los países de mayor nivel de ingreso y menor nivel de pobreza de Latinoamérica, como es Chile, las protestas por el alza de unos centavos en el billete del metro hicieron explotar un sentimiento de frustración de una ciudadanía que se siente al margen de la senda de desarrollo y que reacciona de forma salvaje contra todo y contra todos. Se observó en las calles masas exaltadas que no respetan al prójimo ni a sus propiedades y los queman, roban y destruyen. Ha desaparecido el respeto a la autoridad; una autoridad que a su vez no se hace respetar y tampoco hace respetar las leyes y a los ciudadanos.
Seguramente detrás de todo esto hay grupos populistas de interés internacional y una ideología impulsando este estallido; una que cree que el Estado liberal es el enemigo, que la democracia es represora y que ve la propiedad privada como una fuente de problemas.

Al contrario de este modelo populista y que está arraigado en la mente de la masa, los liberales demócratas apuestan a la persona, a la libertad y proponen soluciones bajo el modelo de economía de mercado: Una economía competitiva y con un mínimo de regulaciones para liberar la capacidad de innovación de la gente; un tipo de cambio monetario equilibrado, un bajo nivel de endeudamiento, sistema tributario y gasto público reducido y sin déficit fiscal ni financiero. Se postula como valores ciudadanos, que trabajar por tener una mejor calidad de vida es lo justo y necesario y que la cultura ciudadana entiende y acepta que existen derechos y obligaciones; que todo tiene su costo y que la vida en sociedad exige responsabilidad, respeto a las leyes, a las personas y al fruto de su trabajo.

El problema es que en la mentalidad populista no entra para nada el “principio de la escasez”, del que deriva el concepto de costo. Un costo que nadie quiere pagar. Macri intento aplicar en argentina una economía de mercado y además afirmó que en su gobierno no se robó ni se abusó del poder. El problema es que en su gobierno para comer había que laburar, mientras que en la receta populista, “Kristina roba, pero para comer, no hay que laburar”. Los argentinos son adictos al peronismo, a veces intentan escapar pero pronto vuelven al vicio, hasta el Papa no puede dejarlo.

Por tanto aplicar en estos nuestros países una cura económica de tipo liberal, sería casi imposible por la resistencia de la gente adicta al populismo. Una experiencia boliviana nos muestra que en la época de la UDP (años ochenta), cuando la crisis llego al extremo la inflación se comía los salarios  y dejo a la gente apabullada y dispuesta a aceptar soluciones dolorosas con tal de salir del problema. En ese momento se necesitó y se encontró un Estadista con ideas claras y con la fortaleza para aplicar medidas de shock a un paciente que estaba tan desesperado que acepto aguantar los dolores de la cura. El paciente se curó pero luego de varios años (2006) llego una peste castrochavista y el pueblo se infectó nuevamente de populismo.

Actualmente vivimos en una nueva sociedad, la sociedad de la tecnología y la información donde todos estamos conectados y mal o bien informados, pero seguimos gobernados con normas ya agotadas y que no responden a estos tiempos ni a los intereses y motivaciones de las actuales generaciones. Nos enfrentamos a un mundo globalizado, otros problemas, otras realidades y otra mentalidad de la población, por lo que se necesitan nuevas soluciones. Sin embargo existe poca preocupación de los dirigentes políticos para entender y satisfacer las necesidades de esta nueva era y esta nueva ciudadanía.

Ahora se necesita rápidamente una cura, hay que buscar un buen Doctor y una nueva y mejor receta. Varios países la encontraron; se trata de ir, ver, aprender y luego aplicarla de acuerdo a las características del paciente, pero sin dudar; también se puede preguntar a la Señora Google o a Siri.
ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

DIFICILES PERSPECTIVAS PARA EL PAIS BAJO EL MODELO POPULISTA

Ovidio Roca

Los desajustes en cualquier economía son problemáticos y peor aún en países que se encuentran debajo del nivel de pobreza; países de economía extractivista que llegaron tarde a la industrialización y cuya población es amansada con subsidios y empleos estatales, mientras otros sobreviven con autoempleos informales de bajo nivel tecnológico.

Los políticos populistas son expertos en el discurso y no se preocupan de la economía, de la producción, de los costos, ni de aumentar la productividad; ellos le meten nomas y gastan todo lo que pueden y como diría el Evo, alguien proveerá y así se gastan las reservas internacionales, se endeudan y sobre todo siguen mintiendo, ofreciendo la felicidad masista.

Después de 14 años, la herencia real que nos deja el masismo es la de una economía quebrada, informal y cocalizada; la agudización del racismo, el enfrentamiento campo ciudad, una institucionalidad destruida y un pueblo con una arraigada cultura populista.

El dato que los políticos populistas no quieren reconocer es que en economías pobres, extractivistas y dependientes del precio de las materias primas, no se pueden mantener estos niveles de subsidio sin endeudarse, sin emitir moneda inorgánica y por lo tanto al gobierno populista que por su ideología no apuesta al trabajo y la producción, solo le queda la represión, pues la gente ya no acepta perder sus prebendas y menos aún con la diaria constatación de que la administración del Estado en manos de los populistas, es además de corrupta, ineficiente.

Cuando se agudizan las crisis, los dirigentes populistas se ven obligados a cambiar de enfoque, pues ya no tienen los recursos para seguir con los subsidios e inversiones dispendiosas e intentan buscar otras opciones diferentes a lo que venían aplicando. Esto implica romper con compromisos políticos anteriores: recortar la inversión pública, congelar pensiones y reconocer la necesidad y urgencia de reducir prebendas hasta entonces consideradas auténticos logros de su gobierno, como los bonos y subsidios, sistema público de salud gratuito y el de pensiones sin aportes y en el caso boliviano y países chavistas, la permisividad con la economía de la coca y el narcotráfico.

El problema es que las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) han posibilitado que aun las poblaciones pobres estén interconectada mediante el Internet y reciban permanentemente el mensaje y las imágenes de un mundo “desarrollado” presa del consumismo. Cuando los latinoamericanos se comparan con esos países ricos, se sienten frustrados por no acceder a los lujos que ven en las noticias y tampoco a los servicios básicos de educación, salud, seguridad y transporte y lo peor es que no avizoran una salida para lograr sus aspiraciones de una mejor vida, tanto por el rumbo actual de la economía de sus países y menos cuando observan a sus dirigentes políticos por lo general incapaces y corruptos. Por tanto buscando tener al menos la esperanza de vivir medianamente como ricos y “sin tener que laburar”, caen en la trampa y aceptan ser engañados por las promesas e ilusiones que le ofrecen los populistas.

Cuando se acaba la plata y los subsidios, la gente reacciona desesperada exigiendo sus derechos y el gobierno aumenta sus mecanismos y grupos de represión por lo que la gente se amotina; pero pasa un tiempo y no logran nada y se siente vencida y huye desesperada a cualquier parte. Esta película la hemos visto muchas veces con escenarios y actores diversos: cubanos, venezolanos, nicaragüenses, los que angustiados buscan como sobrevivir en otros países. Muchos quieren ir al paraíso capitalista gringo, pero ya no los están dejando entrar.

Reconstruir el país y la sociedad que dejará el MAS, va a requerir de un duro trabajo y de largo aliento. La Argentina lo intentó con errores, pues no se atrevió a cortar por lo sano la infección populista, de modo que el pueblo de cultura peronista decidió volver al Kristinismo y lo consiguió. Su argumento es: “Cristina robaba pero teníamos para comer. Hoy tenemos que laburar día a día para tener algo”,  lo que termina de configurar lo peor de una mentalidad populista. Como dato, en la argentina dos tercios de la población viven del Estado y un tercio tiene que laburar para mantener al resto.

De continuar el masismo proliferará la coca y el narcotráfico y los carteles internacionales del narcotráfico se apoderaran del país y  “el sol se va a esconder, la luna se va a escapar y todo va a ser tristeza para nosotros” y además habrá violencia, muerte, hambre y miseria.

Lo que queda evidente en nuestro país, es que bajo el masismo la situación de la economía nacional se presenta catastrófica y que si el próximo Gobierno es un gobierno democrático y responsable, tendrá que cargar con esta explosiva herencia; una herencia nefasta a la cual hay que buscarle soluciones. En nuestra historia pasada se ha visto gente desesperada que se amotina y logra apoyo de parte del ejército y policía, consiguiendo la expulsión de los gobernantes y en algún caso lo han colgado en la Plaza Murillo. La historia nos lo dirá; si sobrevivimos.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

MODELO ECONÓMICO POPULISTA COCALERO CUANDO LA PLATA SE ACABA

Ovidio Roca

Nota: Recordando las clases de economía en la UAGRM, donde tenía como compañeros a un colla y a un cara de colla. Un relato de la crisis del modelo populista cocalero y su hundimiento en tiempos de cambio.

En una de esas múltiples declaraciones de campaña que le preparan; Evo destacó demagógicamente el crecimiento económico sostenido de Bolivia, con políticas de inclusión social, de redistribución de la riqueza a través de bonos sociales, el fortalecimiento de la demanda interna y la acelerada reducción de la extrema pobreza y pidió a la población reflexionar acerca de la situación que viven los países vecinos a los cuales retornó el neoliberalismo (Chile, Brasil, Uruguay, Perú, Ecuador) con numerosas reformas económicas y sociales que afectan a los más pobres. Cada quien ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

Si revisamos las críticas a la política económica liberal que hace Evo, podemos ver lo que a criterio del Gobierno populista es bueno y adecuado. “En sus planes (los neoliberales) presentaron racionamiento y reestructuración de la inversión pública. Sustituir el extractivismo, que significa, cerrar las minas, cerrar el sector hidrocarburífero y eso es volver al pasado, claro ese grupo político viene también de quienes empezaron a privatizar desde 1995 o 1985 y la historia se repite y todos los programas podemos revisar”… “Los opositores Plantean suprimir la inversión de proyectos que no dan renta económica al Estado (…) esa forma de programa qué quiere decir, que no va a haber inversión pública”.

En consecuencia podemos ver que es bueno para el MAS: no racionalizar la inversión publica, mantener el extractivismo e invertir en proyectos que no son rentables.

El modelo económico del gobierno populista cocalero, de esencia centralista, estatista y extractivista, para tener tranquila a la población usa de los subsidios y entre ellos el de la gasolina; un modelo que funciona mientras haya plata.

A su vez el Gobierno fiel a su modelo ideológico, en lugar de alentar el incremento de la producción chantajea y desalienta a los emprendedores y les restringe o prohíbe las exportaciones, mientras como Estado realizan inversiones en empresas no viables ni rentables a las que luego el próximo Gobierno tendrá que buscarles una solución.
En estos últimos años el Gobierno ha recibido (sin haberlos generado) los ingresos más altos de nuestra historia y los ha malgastado. Ahora tenemos el déficit público más alto de Latinoamérica y que oscila por encima del 8% del PIB y como consecuencia se produce una caída constante de las reservas internacionales.
El endeudamiento es creciente y  se tiene un exagerado gasto corriente, el que es urgente reducir para disminuir el déficit fiscal y esto implica reducir la burocracia del gobierno y de las empresas públicas sobredimensionadas y quebradas.

Como consecuencia el próximo gobierno heredará graves problemas, entre estos una deuda externa de 10.747 millones de dólares, más del doble que la que teníamos el 2005 cuando llegó a 4.935 millones de dólares.

El masismo cuando estalle la crisis, para cubrir los déficits según nos dicen los analistas, adoptaría las siguientes alternativas dentro de su lógica populista, aunque sin dar soluciones y más bien complicar el problema:
1.-Seguir gastando las Reservas Internacionales Netas (RIN).
2.- Aumentar la Emisión monetaria.
3.- Dejar de pagar los aportes laborales de los funcionarios públicos a los Fondos de Pensiones.
4.- Gastarse la plata de los Fondos de Pensiones, con lo que los jubilados y bonosolistas quedan jojo.
5.- Emitir papeles o bonos del Tesoro General para financiar gastos en proyectos inviables, ilusiones que el Gobierno gusta ofrecer al pueblo, mientras se queda con las comisiones y sobreprecios.

Luego el MAS siguiendo el ejemplo castrochavista, aumentará la represión y usara a los movimientos sociales, la policía y el ejército para amedrentar a la población. Por lo demás dejará que la cosa fluya, que la coca circule y los carteles del narcotráfico prosperen y luego vendrá la hecatombe, la inseguridad y ciudadanos salir corriendo, como ahora los venezolanos, buscando quien los acoja y sin saber cómo sobrevivir.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

LA FARRA POPULISTA Y LA RESACA DEL DIA DESPUES

Ovidio Roca

Declaración obvia en lenguaje políticamente incorrecto: “Para salir de situaciones difíciles debemos estar dispuestos a realizar grandes esfuerzos y sacrificios”. SNCHY.

Mientras estamos de farra no podemos percibir los graves problemas de la economía cotidiana. Todo parece bien; la coca-cocaína genera dólares para los contrabandistas que abastecen con todo lo necesario a los mercados de consumo, así que no hay desabastecimiento ni presión por divisas ante el Banco Central.

Por principio, el MÁS deja fluir esta economía informal y también la ilegal, por lo que nadie toca ni molesta a los cocaleros, excepto a los de Yungas. Las empresas estatales deficitarias se financian con deuda que alguien tendrá que pagar. Las FFAA controlan las fronteras pero solo para frenar el contrabando de importación a los no afiliados. Nadie pone freno a las cooperativas mineras que explotan oro en el Amazonas asociados con empresarios chinos. El sistema de extorción al que están sometidos los empresarios legales por los organismos gubernamentales de impuestos, autorización de exportaciones y el INRA, es permanente y desincentiva la inversión.

Como consecuencia del estatismo, la regulación y los altos impuestos la gente tiende a evadir el control estatal y mantenerse como informal. Este sector de baja calificación y mayoritario poblacionalmente, es muy activo y dedica mucho esfuerzo para ganarse la vida en al comercio al detalle, el contrabando, las artesanías y la prestación de todo tipo servicios.

 

Desde el 2008 se mantiene fija la tasa de cambio del dólar, lo que abarata las importaciones y encarece las exportaciones, por lo que estas últimas no pueden ser competitivas. Se tiene crecientes déficits fiscales y comerciales que actualmente están en torno al 7-8% del PIB, lo que produce una rápida caída de las reservas internacionales, mientras sigue creciendo la deuda interna y externa. Muy pronto, cuando se agoten los activos en dólares se generará una grave inflación y todo esto se complica aún más cuando se acaba el gas que dejaron los anteriores gobiernos y también la racha de buenos precios internacionales para las materias primas.

Esta es una situación que será insostenible en los próximos años y que exigirá acabar con la farra populista, arreglar los destrozos institucionales y del aparato productivo y pagar las cuentas; pero sin gas, sin reservas y con vecinos que complicaran la exportación de cocaína y el ingreso de dólares, lo que será muy difícil de manejar.

Lo previsible es que el día después de las elecciones, el próximo gobierno tendrá que enfrentar el desastre económico y con una población que vive de la informalidad, del empleo público, de los bonos y subsidios y que no aceptará medidas de ajuste con lo que empezarán los bloqueos y quemas, como aquellas famosas del Evo Chapareño.

Es común en Latinoamérica que los populistas destruyan y se roben el país y que luego otros tengan que arreglar el desastre. Y esto tendrán que hacerlo en contra de la opinión de los subsidiados y prebendados que no quieren afrontar la realidad de que los presupuestos no se balancean con bloqueos, con consignas, ni con piedras, sino con amargas medidas de austeridad y planes concretos para aumentar los ingresos. De inicio para balancear un presupuesto deficitario se requiere de austeridad y trabajo; una significativa reducción del gasto público y aumento de los ingresos y eso es trabajo y producción. Cuando una persona está gravemente enferma puede aceptar una intervención quirúrgica u optar por un mate con miel, y de acuerdo a lo que decida tiene la probabilidad de sanar o la seguridad de morir; la opción es clara.

Si queremos salir adelante, es necesario cambiar el discurso y la práctica populista, el Estado tiene que promover a los emprendedores, tiene que darles seguridad jurídica y dejar de aplastarlos con tantos impuestos dejándolos desarrollar su capacidad de innovación.
Las medidas urgentes que piden los productores  para salir adelante son: Una profunda reforma tributaria que incentive al emprendedor, una modernización de la legislación laboral, disminución de la burocracia y del gasto público en los tres niveles de gobierno e incorporar la economía nacional al mundo.

Y ahora quien podrá defendernos!!. El Chavo no puede, pues está actuando sin su gorra, en su nuevo papel de presidente en México aunque ahora con poco éxito.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario