Archivo para la categoría Entorno y vivencias personales

VIVIR Y HACER “OTRAS COSAS” EN EL TIPNIS

Ovidio Roca

La Prensa destaca permanentemente las noticias del avasallamiento del Tipnis y últimamente sobre la invitación del Presidente a dos  Exmandatarios, para conocer la vida selvática y practicar como “hacer del cuerpo” en el monte, es decir defecar.

Como está relacionado con esta área envío el relato publicado el año 2011, de una educativa visita que realice hace sesenta años por los ríos Isiboro y Sécure. Esto fue mucho antes que al área se la declare Territorio Indígena y Parque Nacional (TIPNIS)  y la invadan los cocaleros. Aquí va:
VIDA COTIDIANA CON LOS CHIMANES

Publicado por ovidioroca en Entorno y vivencias personalesPueblos Indígenas tradicionestipnis el 12 septiembre, 2011 |

VIDA COTIDIANA CHIMAN
(El mundo indígena antes de los misioneros, los antropólogos, las ONG,s y los cocaleros)
– Ovidio Roca – 30.3.2011

Para conocer los ríos del Beni, el año 1958 me “cole” a una exploración en busca de uranio hacia las nacientes del Isiboro, a la que partimos desde Trinidad. Navegamos el Ibare hasta el Mamoré, entramos por la boca del Sécure y finalmente llegamos al Isiboro, que en esa época era una región poco conocida, pues aún no habían ingresado los cocaleros al chapare y sus alrededores. Actualmente esta región constituye el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Secure, TIPNIS

Luego de algunas semanas, navegábamos el curso alto del río Isiboro, cerca del arroyo querosén. En la oración avistamos un caserío que según Pablo Noe, trinitario de Puerto San Lorenzo, era de indígenas Chimanes. El motorista encostó al borde del barranco y ató fuertemente la canoa, subimos hasta las chozas para compartir con la gente, poner fuego, comer algo y pasar la noche. Al día siguiente encontramos la canoa colgada en la empinada barranca y el motor de fuera de borda hundido. Las aguas habían bajado por lo menos dos metros durante la noche, lo que no es normal en los ríos de la llanura y aprendimos que es lo frecuente en el curso alto. Aquí las lluvias en las cabeceras hacen subir el nivel del río y luego las aguas escurren rápidamente y bajan de nivel en pocas horas.
El motor no funcionaba y se habían perdido las herramientas, ante esto el motorista partió navegando “a bubuya” hacia Puerto San Lorenzo donde había quedado la embarcación de motor de centro en la que vinimos hasta allí y donde contaba con los elementos para reparar el de popa.
Decidí quedarme con los Chimanes y armé mi carpa y mosquitero cerca del caserío de chozas de tacuara y techo de patujú, donde me quede por casi un mes, acompañado de Pablo que hablaba castellano y más o menos se hacía entender por los Chimanes.
Participábamos en la vida de la tribu, eran doce personas, había dos “seméndalas” muchachas a las que ya le había crecido el cabello luego de ser rapadas a su primera regla y estaban listas para elegir pareja.
Los acompañaba y aprendía de ellos que conocían el monte y ríos y sabían utilizar eficientemente los recursos que les daba la naturaleza y de ellos se abastecían, pues aún no habían llegado los antropólogos y misioneros.
Las mujeres hacían chapapas (parrilla de palos) elevadas sobre el rescoldo de la fogata para recibir el humo y el calor suave. Sobre la parrilla ponían lo que habían conseguido cazar ese día, especialmente pescados y monos. El proceso duraba varios días y poco a poco los monos se abizcochaban y volvían negros. Me daba una sensación extraña ver estas formas humanas colgando de las tijeras del techo de las chozas. Igual sucedía con los pescados, y es la forma en que conservan el alimento (pues carecen de sal para hacer charque) para cuando no hay posibilidades de tener carne fresca.
El pescado, los patos y pavas que cazan, los cocinaban en la fogata, junto a las yucas. Los pescados son envueltos en hojas de patujú y luego son cubiertos totalmente con greda (arcilla), así protegidos lo ponen al lado de las brasas durante algunas horas y resulta un manjar delicioso. Las aves las cubrían directamente con greda sin sacarles las plumas pues estas salen cuando se saca la cubierta de arcilla, quedando la presa limpia. El resultado es excelente, salvo la mala impresión de comer los animales sin sacarles las tripas. Yo tenía un manjar especial, la sal, que se peleaban para les regale un poquito.
Otra delicia son los gusanos trochos; se sacan de las palmeras caídas, cuando apegando el oído al tronco se escucha un ruido como si estuvieran rascando es la señal que están grandes y listos para comerlos. Se los saca y se los ensarta en un jipurí y se pone a las brasas, son deliciosos. También se comen crudos agarrándolos por la cabeza, pero no me gustaron. Los gusanos de caluchas se comen crudos, estos son sabrosos y de un sabor dulzón y a coco.
La pesca se hace con arco y flecha. Tenían y fabricaban diversidad de flechas, una para cada tipo de animal y aun para tirarles (desde la hamaca) a los muchachos para que no molesten, estas tenían una punta redonda.
Para las flechas usaban como asta o varilla la flor de chuchio y para la punta, madera de chonta. Los dos extremos del asta (donde van las plumas y donde se inserta la punta) es atado fuertemente con un cordel de fibras retorcidas y para asegurarlo y que la atadura no se mueva lo impregnan con resina de mururé. El tamaño y forma de las puntas y el grosor del asta de la flecha varían. Fabrican flechas para pájaros, estas son delgadas y de punta fina. Para los monos tienen las más aguzadas y con dos aletas como las púas de la raya. Para cazar taitetú, son más fuertes y la punta la hacen de tacuara de manera que al herir el animal este se desangre por la punta acanalada de la flecha. El problema es que hay que seguir al animal hasta que éste ya no puede caminar. De todas maneras tienen todo el tiempo para eso. Para los pescados la punta es en forma de tridente y con aletas o ganchos bien aguzados.
La chicha “patacada” de yuca es la bebida más apetecida. Se cocina la yuca, se la mastica para ensalivarla y luego se la deja fermentar por varios días en unas tinajas bien tapadas. Con la borrachera que esta produce uno se olvida de todo bicho que camina, vuela y pica.
El vestido es de corocho, la corteza de un árbol alto parecido al higuerón. Se busca un árbol grueso y se saca la corteza en forma de una sábana. Se lo sumerge en el arroyo durante unos días y luego se empieza a machacar cuidadosamente golpeando con un mazo de madera. En poco tiempo queda flexible como si fuera una tela. Se dobla la tela por la mitad y se hace un corte para pasar la cabeza, luego se sujeta con un cinto de fibras tejidas concluyendo así el atuendo. Había algunas mujeres con inclinaciones artísticas que le ponían color y algunos adornos, pero no era común.
Para espantar los mosquitos y marigüis, se usa una especie de cola de caballo que se fabrica con el pedúnculo del racimo de motacú. Se lo corta y se lo pasa por las brasas, luego se saca las cáscara verdosa y se empieza a machacar con cuidado y en poco tiempo teníamos con que azotarnos los pies y la espalda y así espantar a los bichos.
Cerca del caserío, en una loma al lado del río, tenía su choza un guarayo viejo que se asumía como chaman y practicaba la curación con yerbas, fricciones con aceites, chupar y escupir los males, sobas y otras artes. En la choza tenía un mosquitero de lienzo, grande y cuadrado, allí llevaba a las muchachas para hacer la sanación que duraba bastante tiempo; a las viejas las curaba rápidamente y al aire libre, en la estera colocada bajo un frondoso tajibo.
Cada cierto tiempo llegaban en canoas algunos enfermos para ser curados, con tomas de aceite de raya o de caimán o fricciones con “untos” de manteca de tigre y luego cubiertos con hojas de macororó.
Como el plan del gobierno es volver 500 años atrás, vale la pena estar preparados por lo menos con la gastronomía.

Chimanestradiciones indigenas

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, ,

Deja un comentario

PARA MIS ENEMIGOS LA LEY

Ovidio Roca

En una de mis caminatas matutinas conocí a un bonosolista que vive  en la zona de la Botella de Mendocina, esa de color naranja que los masistas luego pintaron de azul; y nos contaba que en su barrio se estaba trabajando puro ladrillo y cemento, haciendo un remedo de Parque, olvidándose que un Parque es naturaleza, son árboles frondosos que nos protejan del sol y de los vientos y nos muestran ese su verdor de esperanza.

Según los vecinos de la Avenida Principal de Hamacas, hace tiempo el Plan Regulador definió como área verde municipal, una extensa área de más de cinco manzanas y se decía que allí se construiría uno de los Parques más grandes de Santa Cruz. El área permaneció mucho tiempo con árboles y barbecho y hace unos años los del Municipio hicieron una canchita de futbol y luego una de básquet y el año pasado alguien alambro más del setenta por ciento del área y puso un cartel de: Propiedad Privada.

Según los vecinos lo que ocurrió es que dos muñecudos de la Alcaldía: una dirigenta política y un pariente político del bueno; habían comprado los terrenos a precio de gallina muerta, al no poder ser comercializada por las restricciones del Plan de Uso del Suelo.

Como el poder es para usarse, los muñecudos habrían cambiado el uso del suelo y ahora quieren hacer allí unos condominios de lujo. En la pequeña área que quedó para uso público, la Alcaldía está construyendo unos paseos para disfrute del Condominio y valorizar aún más estos terrenos.

Así lo comentan los vecinos y vaya algún valiente y averigüe. Sera esto verdad, será mentira y aunque es peligroso vale la pena verificarlo; alguien creíble e independiente podría hacerlo, podría ser algún Diputado, El Defensor del Pueblo cruceño, algún Fiscal, alguna institución cívica, aunque no es muy probable.
Un amigo chucuta que escuchaba el cuento y que se crio conociendo lo que significan las mieles y las hieles del poder y sabiendo además lo que significa ser amigo o enemigo de la burocracia estatal poderosa e implacable, nos reflexionaba: Ninguno de nosotros pertenece a la burocracia gobernante, tampoco somos del partido de gobierno, ni de los sindicatos, ni de las logias; “somos solo ciudadanos respetuosos de la ley, por tanto somos nada”, por lo que les aconsejo: “callaros nomas”.

Luego de un largo silencia alguien dijo: Recuerdo a un Presidente Latinoamericano que resumió lo que expresó nuestro amigo, cuando dijo: “Para mis amigos todo, para mis enemigos la Ley”. Y ahora la pregunta es, quien podrá defendernos?: El Chapulín Colorado!, síganme los buenos, ciudadanos. ¡A lo que hemos llegado!.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

ANDREINA DE VIAJE POR CHIQUITOS Y SUS TEPUY; LOS ANDES Y SU MAR DE SAL, LOS CERROS DE PLATA Y LA CIUDAD BLANCA

Andreina Roca Aguilera

POR LA CHIQUITANIA

Una amiga de los abuelos llamada Fanny Fleur llego desde Nueva Caledonia, una isla francesa al lado de Australia. Ella es Profesora de Geografía e Historia y vino porque quería conocer Bolivia. Fanny es hija de unos amigos franceses de mis abuelos y que hace más de veinte años los invitaron a conocer Guadalupe y sus islitas cercanas, allá en el Caribe.

En una camioneta, mi tío Juan Pablo y su novia Nicol nos llevaros a la Chiquitanía, fuimos mis bisabuelos, yo y Fanny Fleur. Llegamos a  aguas calientes y cuando estaba anocheciendo nos metimos a las aguas calientes y nos quedamos desde las 6.30 hasta las 8.30 y luego nos fuimos a comer al Hotel que hay allí y es muy bonito.

Al siguiente día desayunamos y nos fuimos a los Hervores es un bonito arroyo de arena blanca y aguas transparentes y de trecho en trecho salen del fondo chorros de agua caliente, pero no queman. Me metieron en uno de esos hervores hasta el cuello y después al agua caliente me boto. La metieron a mi abuela varias veces pues decían que ella necesitaba de más de un hervor. Los hervores son como huecos que burbujean en el arroyo porque el centro de la tierra es lava y calienta el agua que sale de abajo.  Había muchos turistas brasileros, menonitas y de otros lados.

Después nos fuimos a San José de Chiquitos donde se fundó Santa Cruz, a la entrada vi unos edificios de cuatro pisos con balcones y pintado de muchos colores, me dijeron que se llaman Cholets y que se inventaron en el Alto de La Paz. El pueblo es muy bonito y la Iglesia es hermosa y de piedra y comimos en la Plaza.

Después nos fuimos a Santiago de Chiquitos y no había nadie en el pueblo, entramos a un hotel en la plaza y entré y camine por todos lados, me subí  al segundo piso y tampoco había nadie, por eso nos fuimos a ver la Iglesia que es muy bonita y después al Mirador para ver los cerros y el valle de Tucabaca.

Escalamos una montaña, yo y Fanny, solo nosotras, porque los demás no pudieron porque estaban muy cansados. Allá arriba de la montaña es todo plano y hay un viento tremendo, fue muy cansador pero hermoso
En la tarde volvimos al hotel y ya estaba la señora encargada; nos alojamos ahí y después cenamos con unos familiares y luego nos fuimos a la plaza a jugar.

Al día siguiente fuimos a Chochis a escalar una montaña, el Portón, que es un cerro de una sola piedra roja altísima, pero no pudimos porque el camino se había caído y FUE SUPER HERMOSO. También fuimos a la Iglesia, sus puertas y horcones de madera están talladas con figuras de indios chiquitanos y santos y sus paredes también.

También fuimos a una cascada llamada el Velo de la Novia porque tiene esa forma y el agua es súper pero súper fría y luego nos volvimos a Santa Cruz.

POTOSI EL CERRO DE PLATA, UYUNI Y EL MAR DE SAL

Después nos fuimos a Sucre en avión y desde el aeropuerto en un taxi directo a Potosí y nos alojamos en Hotel Museo Cayara cerca de Potosí. Fuimos invitados por los parientes de Nicole que son los dueños. Cayara era una antigua hacienda, tiene 460 años, es de 1.557, pero está en muy buen estado.

Cerca del Hotel hay una cascada y varios arroyos. Nos llevaron a conocer la planta hidroeléctrica que hicieron hace muchos años. En esos lugares se cultiva papa, trigo, cebada, habas para la gente que trabajaba en las minas y también tienen  vacas para hacer quesos muy ricos.

Nos fuimos a Potosí y visitamos la casa de la moneda y allí golpeando un pedazo de plata con un matillo sobre un molde me hice una moneda, como se hacía antes y mi abuela también.

Después, para que Fanny conozca, visitamos el Convento de San Francisco y Santa Teresa y comimos calapurca, una sopa de piedra muy rica. Fue muy hermoso.

EL SALAR DE UYUNI

En Bus fuimos a Uyuni y allí nos alojamos por un día y fuimos a buscar un tour para que nos lleve por el salar.

El salar es un mar blanco y dicen que estaba en el fondo del mar y se elevó hasta más de cuatro mil metros. Hay una laguna llena de flamencos rosados, también una isla llena de cactus gigantes y en el camino se veían piedras volcánicas con formas ratas, de cóndor, de perezoso, de león, todo muy bonito. Al fondo está la frontera con Chile, hay muchas montañas nevadas, allí saque fotos increíbles e impresionantes, también fuimos a la isla del pescado y al atardecer en medio del salar vimos cómo se metía el sol. Nos alojamos en un hotel de sal muy bonito y su atención excelente. Todo es de sal, las mesas, las sillas, las paredes, el piso, las camas y la mesa de noche. El salar es un mar de sal, es muy hermoso me encanto, me fascino.

EN SUCRE LA CIUDAD BLANCA

De Uyuni nos fuimos en un Bus a Sucre, viajamos toda la noche y llegamos a dormir en el hotel Casa Solariega y luego nos fuimos a la casa de la libertad donde se fundó Bolivia, después fuimos al Parque Bolívar.

En Sucre fuimos a mostrarle el Arco del Triunfo y la Torre Eiffel a nuestra amiga francesa y mi abuelo le dijo que los franceses se copiaron de esas construcciones y después las hicieron en Paris. Nos subimos a la torre Eiffel y luego me alquile un caballo en el que pase por debajo del Arco del Triunfo.

En Sucre estaba mi tía Vanya, mi tío Marcelo, mi tío Juan Pablo, yo mis bisabuelos y Fanny y también nuestros parientes que vinieron de varias partes del mundo a la fiesta familiar. Conocí a casi toda la familia Urioste, porque fuimos a un bar y yo toque Despacito y el Himno a la alegría, en la noche de talentos. Al siguiente día comimos salteñas en El Patio y en la noche nos fuimos a una Gala, todo es muy elegante y hermoso.

Fuimos al GUEREO, la casa más bonita de  sucre donde nació mi bisabuela Pilar Urioste de Roca y ahora es de la Alcaldía. También al  Palacio que se llama de la Glorieta, fue construido por Francisco Argandoña que era minero de Huanchaca  y banquero en Sucre, allí vivía con su mujer Clotilde Urioste Velasco,

Al día siguiente nos fuimos a Yotala comimos picante y chicharrón, jugamos con los parientes y nos divertimos mucho y de ahí directamente al aeropuerto de Alcantarí y a Santa Cruz.

Fue muy hermoso el viaje me encanto y es hora de irnos.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

,

Deja un comentario

JUSTO BAZÁN

Ovidio Roca

Cuentos de Pueblo

Como todos los que vivimos en Santa Cruz en los años cincuenta, yo también conocí a Justo Bazán, lo veía por la Plaza principal y el Mercado Nuevo de la calle Sucre, con su sombrero y saco blanco cuchuqui, vendiendo periódicos, lotería y el Bristol, que servía para conocer el pronóstico  del clima para todos los meses del año y también para poner nombres a los niños, siguiendo el Santoral que estaba incluido.

Comía donde podía y especialmente en un café restaurante que quedaba al lado del Correo Central en la Plaza Principal (esquina Ayacucho e Independencia). Llegaba y pedía: “marche un plato de Ñ y S” (ñervos y sobras).

Él era un verdadero Republicano, admirador de Napoleón y fanático de Francia y su  Revolución. Un día caminaba por la Plaza 24 de Septiembre, en la vereda de la Alcaldía y vio pasar a una señora que le caía antipática y a su paso gritó muy fuerte: “vieja rancia”. La señora que tenía influencias se consiguió un paco y fue tras Bazán para meterlo preso. Él se defendió diciendo: esta vieja es sorda y mentirosa  yo no dije vieja rancia, yo grite “viva Francia”.

El 17 de Octubre del 2002 se estrenó la obra teatral de Gonzalo de Córdoba: “Justo Bazán, el hacedor de sueños” en la sala de bolsillo Casateatro (Calle Junín, frente al Correo nuevo), una obra que recrea la vida de este loco insigne.

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario

CHARLAS PERIPATÉTICAS EN LA MADRUGADA Y PREOCUPACIONES ACUOSAS

Ovidio Roca

Relatos de la cotidianidad

Para evitar los hospitales, los médicos y los fármacos, camino en la madrugada por el hermoso Parque Los Mangales de la calle Beni, cerca del cuarto anillo.

En el Parque tienen un sistema de riego automático, que diariamente y con gran potencia arroja inmensos volúmenes de agua y riega y moja todo el ecosistema. El asunto es que los últimos meses han sido lluviosos y el riego cotidiano (automático) no para, llueve o truene y como consecuencia las canchas de pasto para futbol se han convertido en lodazales  e impiden que los jóvenes puedan utilizarlas, además que se han convertido en criaderos de mosquitos.

Buscando alguna solución acudí varias veces a la Alcaldía, que tiene un teléfono para reclamos, me contestaron amablemente y les comente el asunto y no pasó nada; luego llame a Saguapac y los felicite por su programa promoviendo el buen uso del agua y les pedí que hicieran algo y me expresaron que este es asunto de la Alcaldía y que ellos pagaban las facturas. Comente que el problema es que el pago se hace con la plata de los contribuyentes y por algo que perjudica a los vecinos y deportistas.

Luego me entere que entre uno de los grupos de señoras caminantes y cotorreras del Parque (los grupos de hombres son pajareros) algunas tenían amigos en el olimpo municipal, las contacte y algunas manifestaron que hablarían con las olímpicas, pero nada consiguieron.

Pedí a una amiga que tiene “feis” que envíe uno al Johnny, pidiendo su ayuda, pensando que quizá por lo mediático podría interesarle, y nada.

Estoy buscando que Mercurio el mensajero olímpico, pueda llevar este reclamo a quien quiera y pueda hacer algo.

ovidioroca.wordpress.com

1 comentario

CULTURA CAMBA Y LOS PRECIOS

Ovidio Roca

En Santa Cruz, el precio de los servicios, de las frutas, los alimentos y bienes en general, son superiores en ciento y más por ciento que en el occidente del país. Una explicación accesoria para esto, es la postura del camba futre, que cree que una persona que se respeta no puede regatear y reclamar por los precios altos, pues esto lo denigra, lo hace ver como un yesca y un miserable. “El tema”, me decía un amigo colla, es que los cambas son farsantes, presumidos y creidasos.

Por otra parte, el camba cree y asume que el precio expresa la calidad de un producto, lo que no es necesariamente cierto. Al respecto me comentaba el propietario de un elegante restaurant: al camba cuando se le cobra caro está convencido de que se le sirve bien y lo disfruta.

Por ejemplo, la tarifa de taxi en Santa Cruz es más del doble que en occidente y lo he verificado recientemente en La Paz, Cochabamba, Sucre y Potosí y esto pese a que en estas localidades, por su topografía se usa mayormente gasolina, que es más cara que el gas que utilizan los taxis en Santa Cruz.

Cuando alguna vez reclamo y pregunto el porqué de la tarifa tan alta en relación a occidente, el chofer generalmente colla, se molesta y me dice, estamos en Santa Cruz.

El caso de los vinos es interesante; nosotros no tenemos cultura de vino y la gente cuando quiere hacer un regalo, lo elige por el precio y la marca. Estando en Chile, conociendo unos viñedos y bodegas de vino, nos explicaban todo el proceso, las variedades de las uvas, del clima, el procesamiento, el añejado, los tiempos en barrica y en vidrio y otras cosas que poco entendí. Y cuando me enseñaron eso de catar, pregunte por qué este vino sabia tan bien y en Bolivia el de la misma marca sabia diferente. Ahí me explicaron, que había años mejores que otros y que de la misma cosecha resultaban diferentes calidades. Finalmente y esto es lo más importante; que para las exportaciones se selecciona los vinos de mejor calidad para los países con cultura vitivinícola y los de menos calidad se envían a Bolivia y otros países donde poco se entiende de vino.

Mirando por TV esas publicidades internacionales de productos novedosos, me interese en uno y verifique por internet el precio al que se vendía en los distintos países. Teniendo esto en mente fui al proveedor local quien me cobro un precio superior al cien por ciento del máximo internacional y preguntado el porqué de esta diferencia me dice, esto es Santa Cruz.

Una economía de mercado funciona en base a oferta y demanda y la decisión del consumidor no solo está influido por el costo beneficio, la satisfacción de sus necesidades y el efecto de la propaganda; sino que está influenciada por la cultura y la percepción del consumidor individual para elegir las mejores opciones.

Ahora que los cambas están cada vez más yescas, excepto los amigos del Evo y el Linera, quizá aprendan a defender su bolsillo y los precios lleguen a nivelarse con los que rigen en occidente.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

PREGUNTANDO SE APRENDE

Ovidio Roca

Relatos de la cotidianidad.

De forma reiterada, el gobierno declara que no hay propuesta económica y de país como alternativa al llamado “proceso de cambio”; para confirmarlo consulté el sentido común: del zapatero de la esquina, del taxista, de la señora de la pulpería, de un albañil, de un campesino de la vecindad de Buena Vista y también el de unos bonosolistas, que al modo de los peripatéticos, caminan por el Parque mientras van filosofando y admirando a las pechugonas. En medio de la charla, aproveche para preguntar a cada uno de ellos sobre lo que quisieran para vivir y progresar en paz junto a su familia y amigos en este pueblo.

Primero quiero seguridad, vivir en paz, que no me asalten; quiero poder ir a comprar mis materiales y mis víveres al mercado, quiero ofrecer y vender libremente mis productos, no quiero bloqueos y despelotes permanentes, quiero una autoridad que sea respetada y se respete.

Quiero que respeten mis cosas, el fruto de mi trabajo e iniciativas y que el gobierno y sus movimientos sociales no me lo loteen y me los quiten. Nada de estatizaciones y total respeto a las personas, la propiedad personal y privada, pues sabemos que: “Lo que es de todos es de nadie y lo que es del Estado, es de los políticos”.

Que las autoridades no roben ni malgasten los recursos públicos y que no apliquen malas políticas y esas sus pésimas recetas económicas que desalientan la inversión licita, promueven la informalidad y generan hambre y desempleo.

El pescado siempre se pudre por la cabeza”, por lo que necesitamos que las instituciones tengan a la cabeza, gente honesta y capacitada, que sepan administrar las instituciones y no permitan la corrupción, que se come más de la mitad del presupuesto.

Quiero que la policía y los empleados del municipio, de la cabeza a la cola,  hagan bien su trabajo y no estén ocupados en cómo melear y sacarle plata a la gente.

Que los jueces y fiscales, apliquen correctamente la ley y que esta sea  igual para todos, masistas y opositores y que no extorsionen y le saquen plata a los ciudadanos prometiéndoles una ayudita.

Quiero escuelas y universidades donde los profesores sean ejemplo de moral y conocimiento para los estudiantes. Que les enseñen a pensar, a comportarse, a respetar a los demás y valorizar y sentir orgullo por el trabajo bien hecho. Que enseñen las materias adecuadas para este mundo en acelerado cambio tecnológico, de modo que los futuros técnicos puedan realizar eficientemente los trabajos que piden las empresas y los clientes.

Quiero ir con mis nietos al campo, al rio Piraí y al Surutú, encontrarlo con agua y sin el peligro de enfermarme por la contaminación; que no me asalten los ladrones y poder escuchar con tranquilidad a los loros y maticos en las orillas de los arroyos.

Tener buenos servicios básicos y los que llegan con las nuevas tecnologías. Por los años sesenta y setenta nosotros en forma cooperativa y con nuestra plata, más profesionales y técnicos honestos, nos dotamos de agua, alcantarillado, pavimento, luz y teléfono. Que lastima que la honestidad se perdió.

Quiero poder cuidar mi salud y eventualmente ir a un hospital o una posta y lograr que me atiendan, así puedo seguir trabajando y ganando mi plata para mí y mi familia.

Quiero recuperar ese sentido de buena vecindad y solidaridad que era común en el pueblo y donde los vecinos y amigos se ayudaban en la enfermedad y la pobreza.

Es urgente y necesario que se respete a las personas, al ciudadano, sin necesidad de ser miembro de un sindicato o de una corporación; pues por ahora solo tienen derechos los del gobierno y los sindicalistas y gremiales que gritan y bloquean.

Quiero que el gobierno no se tire la plata y que los políticos no se enriquezcan con sus pegas, pues como dice el camba, aprovecharse de los recursos del Estado es para los políticos “como melear en tacuara”.

Por lo que me dijeron y transcribo arriba, entiendo que la gente no quiere discursos ideológicos de odios y enfrentamientos, sino (esto puede convertirse en un Plan alternativo de Gobierno) vivir y trabajar en paz y mutua colaboración, sin que el gobierno interfiera en su trabajo y se limite a lo que ha demostrado ser útil en sociedades democráticas: la seguridad de los ciudadanos, la vigencia plena de las leyes y la institucionalidad, además de construir la infraestructura pública. En síntesis un Estado mínimo, un Estado de derecho, con calidad institucional y educacional, garantías para el trabajo y las inversiones competitivas que generan empleos y combaten a la pobreza.

Es común que la gente se sienta ilusionada por las fabulas y promesas populistas, que funcionan mientras las cosas están bien, pero cuando la gente siente en su vida diaria que peligra su seguridad física y jurídica, disminuyen sus ingresos; hay escases de trabajo, del rancho cotidiano, de su salud, su felicidad y su futuro, la cruda realidad los hace aterrizar.

Es bueno de tanto en tanto apelar a la experiencia del saber popular y el sentido común, aunque se diga que es el menos común de los sentidos, pues preguntando se aprende y aprender es descubrir y en este caso; descubrir cómo vivir mejor.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario