Archivo para la categoría Entorno y vivencias personales

JUSTO BAZÁN

Ovidio Roca

Cuentos de Pueblo

Como todos los que vivimos en Santa Cruz en los años cincuenta, yo también conocí a Justo Bazán, lo veía por la Plaza principal y el Mercado Nuevo de la calle Sucre, con su sombrero y saco blanco cuchuqui, vendiendo periódicos, lotería y el Bristol, que servía para conocer el pronóstico  del clima para todos los meses del año y también para poner nombres a los niños, siguiendo el Santoral que estaba incluido.

Comía donde podía y especialmente en un café restaurante que quedaba al lado del Correo Central en la Plaza Principal (esquina Ayacucho e Independencia). Llegaba y pedía: “marche un plato de Ñ y S” (ñervos y sobras).

Él era un verdadero Republicano, admirador de Napoleón y fanático de Francia y su  Revolución. Un día caminaba por la Plaza 24 de Septiembre, en la vereda de la Alcaldía y vio pasar a una señora que le caía antipática y a su paso gritó muy fuerte: “vieja rancia”. La señora que tenía influencias se consiguió un paco y fue tras Bazán para meterlo preso. Él se defendió diciendo: esta vieja es sorda y mentirosa  yo no dije vieja rancia, yo grite “viva Francia”.

El 17 de Octubre del 2002 se estrenó la obra teatral de Gonzalo de Córdoba: “Justo Bazán, el hacedor de sueños” en la sala de bolsillo Casateatro (Calle Junín, frente al Correo nuevo), una obra que recrea la vida de este loco insigne.

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario

CHARLAS PERIPATÉTICAS EN LA MADRUGADA Y PREOCUPACIONES ACUOSAS

Ovidio Roca

Relatos de la cotidianidad

Para evitar los hospitales, los médicos y los fármacos, camino en la madrugada por el hermoso Parque Los Mangales de la calle Beni, cerca del cuarto anillo.

En el Parque tienen un sistema de riego automático, que diariamente y con gran potencia arroja inmensos volúmenes de agua y riega y moja todo el ecosistema. El asunto es que los últimos meses han sido lluviosos y el riego cotidiano (automático) no para, llueve o truene y como consecuencia las canchas de pasto para futbol se han convertido en lodazales  e impiden que los jóvenes puedan utilizarlas, además que se han convertido en criaderos de mosquitos.

Buscando alguna solución acudí varias veces a la Alcaldía, que tiene un teléfono para reclamos, me contestaron amablemente y les comente el asunto y no pasó nada; luego llame a Saguapac y los felicite por su programa promoviendo el buen uso del agua y les pedí que hicieran algo y me expresaron que este es asunto de la Alcaldía y que ellos pagaban las facturas. Comente que el problema es que el pago se hace con la plata de los contribuyentes y por algo que perjudica a los vecinos y deportistas.

Luego me entere que entre uno de los grupos de señoras caminantes y cotorreras del Parque (los grupos de hombres son pajareros) algunas tenían amigos en el olimpo municipal, las contacte y algunas manifestaron que hablarían con las olímpicas, pero nada consiguieron.

Pedí a una amiga que tiene “feis” que envíe uno al Johnny, pidiendo su ayuda, pensando que quizá por lo mediático podría interesarle, y nada.

Estoy buscando que Mercurio el mensajero olímpico, pueda llevar este reclamo a quien quiera y pueda hacer algo.

ovidioroca.wordpress.com

1 comentario

CULTURA CAMBA Y LOS PRECIOS

Ovidio Roca

En Santa Cruz, el precio de los servicios, de las frutas, los alimentos y bienes en general, son superiores en ciento y más por ciento que en el occidente del país. Una explicación accesoria para esto, es la postura del camba futre, que cree que una persona que se respeta no puede regatear y reclamar por los precios altos, pues esto lo denigra, lo hace ver como un yesca y un miserable. “El tema”, me decía un amigo colla, es que los cambas son farsantes, presumidos y creidasos.

Por otra parte, el camba cree y asume que el precio expresa la calidad de un producto, lo que no es necesariamente cierto. Al respecto me comentaba el propietario de un elegante restaurant: al camba cuando se le cobra caro está convencido de que se le sirve bien y lo disfruta.

Por ejemplo, la tarifa de taxi en Santa Cruz es más del doble que en occidente y lo he verificado recientemente en La Paz, Cochabamba, Sucre y Potosí y esto pese a que en estas localidades, por su topografía se usa mayormente gasolina, que es más cara que el gas que utilizan los taxis en Santa Cruz.

Cuando alguna vez reclamo y pregunto el porqué de la tarifa tan alta en relación a occidente, el chofer generalmente colla, se molesta y me dice, estamos en Santa Cruz.

El caso de los vinos es interesante; nosotros no tenemos cultura de vino y la gente cuando quiere hacer un regalo, lo elige por el precio y la marca. Estando en Chile, conociendo unos viñedos y bodegas de vino, nos explicaban todo el proceso, las variedades de las uvas, del clima, el procesamiento, el añejado, los tiempos en barrica y en vidrio y otras cosas que poco entendí. Y cuando me enseñaron eso de catar, pregunte por qué este vino sabia tan bien y en Bolivia el de la misma marca sabia diferente. Ahí me explicaron, que había años mejores que otros y que de la misma cosecha resultaban diferentes calidades. Finalmente y esto es lo más importante; que para las exportaciones se selecciona los vinos de mejor calidad para los países con cultura vitivinícola y los de menos calidad se envían a Bolivia y otros países donde poco se entiende de vino.

Mirando por TV esas publicidades internacionales de productos novedosos, me interese en uno y verifique por internet el precio al que se vendía en los distintos países. Teniendo esto en mente fui al proveedor local quien me cobro un precio superior al cien por ciento del máximo internacional y preguntado el porqué de esta diferencia me dice, esto es Santa Cruz.

Una economía de mercado funciona en base a oferta y demanda y la decisión del consumidor no solo está influido por el costo beneficio, la satisfacción de sus necesidades y el efecto de la propaganda; sino que está influenciada por la cultura y la percepción del consumidor individual para elegir las mejores opciones.

Ahora que los cambas están cada vez más yescas, excepto los amigos del Evo y el Linera, quizá aprendan a defender su bolsillo y los precios lleguen a nivelarse con los que rigen en occidente.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

PREGUNTANDO SE APRENDE

Ovidio Roca

Relatos de la cotidianidad.

De forma reiterada, el gobierno declara que no hay propuesta económica y de país como alternativa al llamado “proceso de cambio”; para confirmarlo consulté el sentido común: del zapatero de la esquina, del taxista, de la señora de la pulpería, de un albañil, de un campesino de la vecindad de Buena Vista y también el de unos bonosolistas, que al modo de los peripatéticos, caminan por el Parque mientras van filosofando y admirando a las pechugonas. En medio de la charla, aproveche para preguntar a cada uno de ellos sobre lo que quisieran para vivir y progresar en paz junto a su familia y amigos en este pueblo.

Primero quiero seguridad, vivir en paz, que no me asalten; quiero poder ir a comprar mis materiales y mis víveres al mercado, quiero ofrecer y vender libremente mis productos, no quiero bloqueos y despelotes permanentes, quiero una autoridad que sea respetada y se respete.

Quiero que respeten mis cosas, el fruto de mi trabajo e iniciativas y que el gobierno y sus movimientos sociales no me lo loteen y me los quiten. Nada de estatizaciones y total respeto a las personas, la propiedad personal y privada, pues sabemos que: “Lo que es de todos es de nadie y lo que es del Estado, es de los políticos”.

Que las autoridades no roben ni malgasten los recursos públicos y que no apliquen malas políticas y esas sus pésimas recetas económicas que desalientan la inversión licita, promueven la informalidad y generan hambre y desempleo.

El pescado siempre se pudre por la cabeza”, por lo que necesitamos que las instituciones tengan a la cabeza, gente honesta y capacitada, que sepan administrar las instituciones y no permitan la corrupción, que se come más de la mitad del presupuesto.

Quiero que la policía y los empleados del municipio, de la cabeza a la cola,  hagan bien su trabajo y no estén ocupados en cómo melear y sacarle plata a la gente.

Que los jueces y fiscales, apliquen correctamente la ley y que esta sea  igual para todos, masistas y opositores y que no extorsionen y le saquen plata a los ciudadanos prometiéndoles una ayudita.

Quiero escuelas y universidades donde los profesores sean ejemplo de moral y conocimiento para los estudiantes. Que les enseñen a pensar, a comportarse, a respetar a los demás y valorizar y sentir orgullo por el trabajo bien hecho. Que enseñen las materias adecuadas para este mundo en acelerado cambio tecnológico, de modo que los futuros técnicos puedan realizar eficientemente los trabajos que piden las empresas y los clientes.

Quiero ir con mis nietos al campo, al rio Piraí y al Surutú, encontrarlo con agua y sin el peligro de enfermarme por la contaminación; que no me asalten los ladrones y poder escuchar con tranquilidad a los loros y maticos en las orillas de los arroyos.

Tener buenos servicios básicos y los que llegan con las nuevas tecnologías. Por los años sesenta y setenta nosotros en forma cooperativa y con nuestra plata, más profesionales y técnicos honestos, nos dotamos de agua, alcantarillado, pavimento, luz y teléfono. Que lastima que la honestidad se perdió.

Quiero poder cuidar mi salud y eventualmente ir a un hospital o una posta y lograr que me atiendan, así puedo seguir trabajando y ganando mi plata para mí y mi familia.

Quiero recuperar ese sentido de buena vecindad y solidaridad que era común en el pueblo y donde los vecinos y amigos se ayudaban en la enfermedad y la pobreza.

Es urgente y necesario que se respete a las personas, al ciudadano, sin necesidad de ser miembro de un sindicato o de una corporación; pues por ahora solo tienen derechos los del gobierno y los sindicalistas y gremiales que gritan y bloquean.

Quiero que el gobierno no se tire la plata y que los políticos no se enriquezcan con sus pegas, pues como dice el camba, aprovecharse de los recursos del Estado es para los políticos “como melear en tacuara”.

Por lo que me dijeron y transcribo arriba, entiendo que la gente no quiere discursos ideológicos de odios y enfrentamientos, sino (esto puede convertirse en un Plan alternativo de Gobierno) vivir y trabajar en paz y mutua colaboración, sin que el gobierno interfiera en su trabajo y se limite a lo que ha demostrado ser útil en sociedades democráticas: la seguridad de los ciudadanos, la vigencia plena de las leyes y la institucionalidad, además de construir la infraestructura pública. En síntesis un Estado mínimo, un Estado de derecho, con calidad institucional y educacional, garantías para el trabajo y las inversiones competitivas que generan empleos y combaten a la pobreza.

Es común que la gente se sienta ilusionada por las fabulas y promesas populistas, que funcionan mientras las cosas están bien, pero cuando la gente siente en su vida diaria que peligra su seguridad física y jurídica, disminuyen sus ingresos; hay escases de trabajo, del rancho cotidiano, de su salud, su felicidad y su futuro, la cruda realidad los hace aterrizar.

Es bueno de tanto en tanto apelar a la experiencia del saber popular y el sentido común, aunque se diga que es el menos común de los sentidos, pues preguntando se aprende y aprender es descubrir y en este caso; descubrir cómo vivir mejor.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

EL RÉGIMEN CASTRISTA CONTRA LOS PALADARES Y LA LIBERTAD DE TRABAJO

Ovidio Roca

En Cuba los Paladares son un símbolo de la iniciativa privada, del emprendedorismo y la libertad; libertad e independencia que odian todos los regímenes estatistas y totalitarios vinculados al socialismo y el comunismo.

La revolución Castrista desde sus inicios estatizó totalmente  la economía y también nacionalizó los pequeños negocios privados, aunque unos cuantos subsistieron durante años: barberos, costureras y manicuristas, en un limbo de semi legalidad.

Con el derrumbe del sistema comunista sovietico en el año noventa, se termino el subsidio sovietico a Cuba, su puesto de avanzada frente a los Estados Unidos. Como consecuencia el pueblo cubano ingreso en una asfixiante crisis económica, llamada irónicamente el Periodo  Especial. La ausencia de trabajo y la pobreza generalizada obligo al gobierno a conceder algunos permisos y licencias para negocios privados, para que con ellos la gente se busque la vida y entre estos los restaurantes familiares, al que llamaron  oficialmente de trabajos “por cuenta propia”.

En Cuba como el resto de Latinoamérica somos adictos a las telenovelas; el año 1990 en plena crisis económica de la Isla; por la T.V. se presentó la exitosa telenovela Brasileña Vale Todo, donde la protagonista era propietaria de un pequeño restaurant llamado el Paladar. A lo largo de la telenovela el personaje va progresando hasta convertirse en una empresaria de éxito y con su propia cadena de restaurantes. Trasmitida en Cuba en un momento por lo demás álgido, la telenovela  paralizaba al país, la gente buscaba evadir la realidad y soñar, y muchos cubanos soñaron con establecer sus propios negocios, como Raquel; por lo que cuando se autorizó el funcionamiento de estos pequeños restaurantes privados, los llamaron “Paladares”.

Los Paladares están sujetos a severas restricciones: no pueden tener más de 12 sillas, los empleados debían ser todos miembros de la familia, se prohibía la venta de carne roja y de langosta. Pero aun así estos negocios comenzaron a prosperar y se convirtieron en clara competencia de los ineficientes restaurantes estatales. Uno de los principales problemas de los paladares ha sido y es el abastecimiento; los restaurantes deben comprar sus productos en los desabastecidos mercados y tiendas estatales, por lo que los emprendedores se ven obligados a acudir  al mercado informal de pequeños productores campesinos y algún eventual contrabando, para poder cumplir con sus clientes.

Hace pocos días empezaron en Cuba, las noticias y rumores de cierres de estos restaurantes y la suspensión de nuevos permisos de apertura. Luego  el periódico oficial Granma señaló que el gobierno no tiene la intención de cerrar estos negocios, pero que a su vez “no pueden permitir indisciplina” y que la entrega de permisos de funcionamiento para nuevas Paladares está suspendida desde Septiembre 2016 “de manera temporal”. Esta es una manera de reiterar a la población que el Gobierno tiene el poder y lo ejercerá a rajatabla.

Estuve en Cuba durante el Periodo especial como turista libre, es decir sin paquete y programa turístico; una aventura que solo se puede realizar si se cuenta con el apoyo de familias amigas.

Comimos en varios Paladares de La Habana y Municipios adyacentes, son sencillos, con gente muy simpática y sabores que nos alegran el paladar.

Visite también las desbastecidas tiendas estatales (con CUC). Si uno llegaba a la hora de la telenovela (en esa época la primera versión de la Esclava Isaura), lo mejor y más agradable era acomodase por más de una hora donde se pueda, para verla pues nadie (todos empleados estatales) lo atendería mientras la proyectaban; ni mostrando la foto de Fidel.

En esa propensión obsesiva por creer en cuentos y novelas, el Presidente del Estado Plurinacional, hace un tiempo decía: “Para mí Cuba siempre ha sido fuente de inspiración… Es un modelo de país socialista para todo el mundo”.

Bolivia es un país de multitud de pequeños capitalistas; emprendedores, formales e informales, que día tras día luchan para ganarse la vida. Pensemos que ocurriría si  al gobierno, siguiendo el admirado modelo cubano, decide el cómo vivir, en que trabajar, y que se puede o no vender, prohibiendo por ejemplo los restaurantes de propiedad privada, los puestos de venta y pulperías; el comercio y los múltiples servicios. De seguro que no  se lo aceptaría, pues aunque la gente gusta de sueños, promesas y mitos, al final viven su propia realidad.

En Latinoamérica la historia es como una telenovela, aunque la populista castrochavista no es tan buena como las brasileras; pues resulto ser una pésima película, de violencia, horror y miseria y peor aún, con pésimos actores.

ovidioroca.wordpress.com

Deja un comentario

Poesia al Toborochi

A la sombra  de un panzón llanero

duermo con mi sombrero

misturado de bello color rosado

Es el Toborochi,

mi amigo de la llanura.

Autor: Andreina Roca Aguilera

 

 

,

1 comentario

LA CRIMINAL Y DESTRUCTIVA PERSISTENCIA DE LA ILUSION

LA CRIMINAL Y DESTRUCTIVA PERSISTENCIA DE LA ILUSION

Ovidio Roca

Los partidos populistas se encumbran utilizando promesas de felicidad y bienestar de manos del Estado, luego cuando el sistema fracasa, empezando por lo económico, se impone la opresión y el autoritarismo. Cuando la gente (la que no está en el sindicato) no encuentra opciones de cambio, primero busca como acomodarse y luego termina por acostumbrarse, por resignarse, pues como sabemos ninguna emoción humana, incluso el miedo, es tan fuerte como la costumbre y de esta manera los regímenes totalitarios se perpetúan.

Los de la generación del sesenta estuvimos influenciados por la revolución cubana, la utopía de una nueva sociedad  la que construiría el “hombre nuevo” más allá de toda opresión y egoísmo. Al poco tiempo se evidenció la política criminal del régimen castrista, que instaló una dictadura feroz que destruyó el espíritu, la mente y el cuerpo de su pueblo. Ante estos hechos, aquellos que realmente tenían principios y moral lo denuncian, mientras otra gran parte sigue usando el discurso revolucionario para conseguir sus propios fines.

Es un asunto de principios y de actitud, por ejemplo es sintomático que cuando se producen los golpes militares y el exilio en los años setenta, ninguno de los izquierdistas, de aquí, de Chile, ni de ninguna parte, migro hacia el paraíso socialista en  los países de la URSS y menos a “la Isla” caribeña; todos ellos se fueron a cómodos países capitalistas europeos especialmente, Bélgica y Suecia.

Actualmente algunos bonosolistas mantienen aún su apoyo lirico a la revolución cubana, porque ello significa la persistencia de sus ilusiones juveniles las que no quieren abandonar, y pese a que la cruda realidad muestra lo criminal del régimen, no quieren verlo y lo borran de su mente.

Evitar el apego y predilección del ser humano por las falsas ilusiones y promesas es difícil, algo ayuda para evitarlo el inculcar alguna racionalidad en el pensamiento. Al respecto, recuerdo que cuando entraba a las aulas de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la ciudad de La Plata, leía cada día en la pared la siguiente cita de Florentino Ameghino y eso nos inculcaba el espíritu científico, el permanente avance y comprobación de los hechos y el desechar rápidamente las apreciaciones erróneas.

Cambiaré de opinión tantas veces y tan a menudo como adquiera conocimientos nuevos, el día que me aperciba que mi cerebro ha dejado de ser apto para esos cambios, dejaré de trabajar. Compadezco de todo corazón a todos los que después de haber adquirido y expresado una opinión, no pueden abandonarla nunca más“. Florentino Ameghino.

Este cuento va como un homenaje de respeto a una querida amiga que siempre fue fiel y militante en sus principios e ideales y supo cambiar valientemente de opinión cuando descubrió que esa revolución en la que creía, era una cruel y absurda falacia.

ovidioroca.wordpress.com

,

1 comentario