Archivo para la categoría Frente Nacional

PLAN DE GOBIERNO POST MASISTA

Ovidio Roca

DE LA BARBARIE Y EL TOTALITARISMO A LA DEMOCRACIA

Cansados de vivir al día, en permanente pugna y a salto de mata, las personas convinieron muchos años ha, en constituir un mecanismo que establezca las reglas de convivencia y las haga cumplir, generando con esto un ambiente de seguridad y confianza.

Luego se pensó en un sistema ideal de bienestar para la ciudadanía el que se basa y requiere de un Gobierno e instituciones democráticas, sólidas, estables y transparentes, de una práctica cotidiana de cumplimiento de la ley, donde todos asumimos nuestras obligaciones como base de nuestros derechos. Donde existe gobernabilidad y estabilidad política y económica, seguridad jurídica y física para todos los ciudadanos sin distinción; leyes justas y jueces probos; en un marco de democracia representativa, propiedad privada, economía de mercado y equidad social; requisitos indispensables para construir una sociedad moderna, solidaria y progresista.

Esta es una utopía que requiere de ciudadanos responsables que tienen principios éticos e ideología política democrática y como pobladores de cada región son producto de una particular historia y cultura que les da una identidad y una forma particular de ser y relacionase entre sí y con sus vecinos

LA DISTOPÌA DEL POPULISMO COCALERO

En la actualidad y si miramos a nuestro alrededor podemos percibir un fuerte retroceso, una distopía masista, donde la gente desconfía absolutamente de todo y de todos: de la justicia plurinacional con jueces y fiscales designados por el gobierno para que defienda sus intereses; con un defensor del pueblo que solo defiende al gobierno; jueces que solo sancionan a los opositores; policías que trabajan extorsionando a la población y reprimen por órdenes del gobierno.
Como producto de esto vivimos en permanente anarquía y desorden, pues al no existir confianza la gente se organiza en gavillas, en grupos para defender sus intereses a costa de cualquier cosa y pese a quien pese.

Si queremos construir un país viable y vivible en el concierto de la Democracia, hace falta que la ciudadanía asuma su responsabilidad y se prepare para retornar al Estado de Derecho y la Democracia y esto respetando la historia e identidad étnica y cultural de cada pueblo.

Un Plan de gobierno explicita la ideología, valores ciudadanos, propuestas y planes de acción política a ejecutar por los partidos políticos desde el gobierno. Es importante que estos planes muestren con claridad la ideología y los modelos económicos y sistemas de gestión social, científico-tecnológico, político, cultural, moral, religioso, medioambiental y otros relacionados al bien común. Esto para la verificación del ciudadano, pues existen en el mundo experiencias de modelos y recetas económicas e ideológicas que de inicio enamoraron a la población y luego los condujeron a la más absoluta miseria.

Actualmente en el mundo predominan dos tipos de ideologías; las colectivistas y estatistas que pretenden conseguir más fuerza para el Estado y las liberales que pretenden lo propio con la sociedad civil, y es fácil ver el resultado de la primera en la Ex Unión Soviética, Cuba, Corea del Norte, Venezuela y pronto en Bolivia.

NOTAS UTOPICAS PERO REALIZABLES PARA UN PLAN DE GOBIERNO

Hace poco leí de esa iniciativa de La Fundación Vicente Pazos Kanki, que diseñará un plan de gobierno para la etapa del “post evismo” a través de eventos nacionales y un concurso de ideas destinado a los jóvenes de todo el país. Esto es importante pues finalmente el futuro es de los jóvenes y ellos que lo van a vivir deben contribuir a diseñarlo y construirlo.

Desde ahora, los partidos políticos y los grupos ciudadanos y cívicos, los profesionales, deberían empezar a trabajar en el diseño de un Plan de Gobierno, un Plan para todos los bolivianos. Un Plan consensuado entre todos los sectores democráticos, políticos, económicos y sociales. Un Plan que se comprometen ejecutar fielmente una vez en el Gobierno, con honestidad, trabajo profesional, responsabilidad y eficiencia.

Un Plan de Gobierno que apunte a la reconstrucción del país, de su economía, de su capacidad productiva, busque la reconciliación nacional, la recuperación de la democracia, la libertad, la institucionalidad y la justicia.

Un Plan que debe aterrizar en lo local, donde viven las personas concretas con sus problemas y sus aspiraciones de progreso y bienestar. Un Plan para que la gente sepa quiénes somos y hacia dónde vamos

Un Plan que explique y programe los objetivos a lograr y las acciones a realizar. Un Plan que otorgue a los Departamentos y Municipios Autónomos y luego Federales, las competencias y responsabilidades para construir su futuro.

Para la ejecución del Plan se debe consultar a la ciudadanía y especialmente a los jóvenes y buscar a las personas más honestas y más meritorias, para que lo implementen y con ellos presentar una lista electoral, un Frente Democrático Unitario, que enfrente al totalitarismo y a la debacle económica y moral a la que nos conduce el MAS.

Nuestro reto es construir un nuevo país partiendo desde cada uno de los Departamentos y regiones de Bolivia, buscando la unidad en la diversidad, desde las provincias y municipios y desde sus particulares visiones culturales; utilizando las grandes potencialidades, recursos y proyectos y esas extensas redes sociales y económicas que interconectan regiones y países.

En el diseño del Plan de Gobierno debamos considerar que en la actualidad vivimos en un mundo tecnológico que se reinventa rápidamente y en el cual los pueblos atrasados económica y culturalmente se sienten inseguros y excluidos. Por tanto necesitamos educar y promover el espíritu emprendedor de los trabajadores,  innovadores y empresarios e impulsar una verdadera diversificación industrial, que deje atrás la peligrosa dependencia de los recursos naturales.

Otro aspecto importante es la aplicación del principio de subsidiariedad, que significa que las decisiones se toman y se resuelven en el lugar más cercano a los hechos. Esto implica legislación local y ejecución local. Construir un país desde lo local y hacia arriba y aquí viene el desafío del Federalismo.

Lo deseable es un Estado no ampuloso, más bien reducido, que cumpla estos roles y promueva la Educación, la vinculación del país consigo mismo y con el mundo, un sistema de comunicación fluido y una gestión que establezca un ambiente favorable para el trabajo y  la actividad productiva, sin inmiscuirse como actor productivo y empresarial, pues eso compete a los privados.

En buenos términos lo que se pretende es que con ayuda del Estado se conforme una sociedad de Confianza, con seguridad jurídica, seguridad física, sociedad de cultura y de trabajo fecundo y un Gobierno eficaz y honesto a quien se encomienda cuidar de nuestra seguridad y nuestro futuro.

Nota, Visitar en  ovidioroca.wordpress.com

Desarrollo sostenible: una propuesta

Anuncios

, , , ,

Deja un comentario

DE RECETAS Y COCINEROS

Ovidio Roca

La cúpula masista inventora del Estado plurinacional cocalero y actual propietaria del gobierno, siempre menciona que los opositores no tienen propuestas mientras que ellos sí las tienen; algo que no es cierto pues todos tenemos nuestras recetas, buenas o malas y lo que debemos preguntarnos, pues finalmente de esto se trata, es: hacia qué tipo de vida y sociedad nos conduce cada una de ellas.

La sabiduría popular enseña que la práctica es la forma de validar las teorías y la recetas: primero tenemos que comprobar  si con la receta que nos ofrecen se prepara un guiso que nos alimenta y da satisfacción, o uno que nos causa diarrea. También es importante aprender de la experiencia histórica, analizando objetivamente que les ha ocurrido a los pueblos bajo gobiernos populistas; por ejemplo ver cómo le fue a los cubanos, a los coreanos, como le está yendo a los venezolanos y a que costo están saliendo de su drama populista los ecuatorianos, los uruguayos, los argentinos y pronto nosotros.

RECETA DEL POPULISMO Y SOCIALISMO COMUNITARIO

La experiencia histórica nos muestra que el programa de los gobiernos populistas es un modelo autoritario, una receta económica que se ha demostrado fallida en todas partes, una lista de consignas ideológicas y no un programa de gestión con soluciones viables.

Por estrategia siempre mantienen al frente un enemigo externo e interno causante de todos los males del país y a los que hay que combatir, pues los culpables de todo lo malo son los otros, los imperialistas, los neoliberales, los opositores.

Una típica receta populista y socialista tiene como condimentos el Estatismo, el centralismo y el autoritarismo, más una despiadada destrucción del medio ambiente, la continua persecución de los ciudadanos y el avasallamiento de los pueblos indígenas que habitan las tierras orientales de Bolivia.

Como es ajena a su ideología, el partido populista cocalero rechaza el sistema Republicano, la Democracia representativa, el racionalismo e individualismo moderno, la cultura cívica liberal y el Estado de Derecho y mantiene costumbres y procedimientos políticos caracterizados por el caudillismo, el liderazgo carismático, el corporativismo y las jerarquías autoritarias.

Siguiendo esta receta, en Bolivia se mantiene una permanente inseguridad jurídica, nos atosigan con Leyes y Decretos que por orden y a gusto del Jefazo son aplicados por sus serviles jueces y fiscales, manteniendo atemorizada a la ciudadanía y evitando cualquier intento de resistencia o de oposición.

RECETA DEMOCRATICA LIBERAL

La receta Democrática liberal es simple, se cree en la libertad, en las personas, en su libre iniciativa y  en un Estado que da seguridad jurídica para la vida y la propiedad de todos los ciudadanos.

El liberalismo democrático tiene ya una larga historia, la transitaron muchos países y especialmente los de Europa del Norte quienes actualmente son los que tienen la mejor calidad de vida; pues finalmente de esto se trata: de calidad de vida y bienestar, un bienestar logrado  con trabajo y responsabilidad.

Es un sistema que busca contar con un ambiente institucional sólido y confiable para promover el desarrollo, la inversión y los negocios; mantiene adecuadas políticas públicas y una burocracia meritocrática que cumpliendo la ley genera confianza y estimula la inversión. Son Gobiernos que mantienen fluidas relaciones internacionales basada en el respeto mutuo, el intercambio de ideas, de cultura y el comercio.

Los países más exitosos son los que practican un capitalismo competitivo, innovador, productivo y de libre mercado y no el Capitalismo financiero, especulativo y monopólico de algunos otros países y aún menos el Capitalismo monopólico de Estado que es el que aplican los socialistas y populistas.

El objetivo guía es la calidad de vida de los ciudadanos, la producción sostenible, el consumo responsable, no el consumismo y esto con un modelo productivo basado en el esfuerzo privado, la  ciencia y la tecnología. Esto conduce hacia un ambiente de libertad, de educación, salud, calidad del medio ambiente y sostenibilidad del ecosistema.

COROLARIO

Se sabe que la gente busca cosas simples pero importantes: su felicidad, su seguridad, tener un sentido para su vida, una familia unida y buenos amigos y esto indudablemente se logra con mayor facilidad en un Estado Federal y Democrático.

En consecuencia y si realmente queremos progresar, debemos optar entre la responsabilidad individual o el colectivismo: Si adoptamos una mentalidad de responsabilidad e interés propio racional, podremos conseguir libertad, justicia y progreso o por el contrario podemos continuar con la mentalidad del populismo y la dadiva, con sus consecuencias de esclavitud, violencia y pobreza.

La experiencia nos muestra que las masas son más influenciadas por las emociones que por los hechos, por lo que los Gobiernos populistas se hacen rápidamente del manejo casi absoluto de los medios de comunicación mediante los cuales difunden diariamente sus discursos demagógicos y racistas con lo que mantienen totalmente ilusionada, controlada y amedrentada a la población.

Una respuesta positiva frente a esta situación es la actual rebelión de las clases medias, las redes sociales,  que con los mensajes, el “feis”,  el “guasap” y procurando no caer en la trampa racista y sexista, enfrentan al populismo y a los gobiernos centralistas y autocráticos; gobiernos que de ninguna manera ofrecen un futuro de paz y progreso.

El reto es encontrar la manera de unir y canalizar toda esta fuerza y resistencia ciudadana y joven, para recuperar la democracia y construir el país libre y productivo que todos necesitamos.
ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

MEDIOS DE INFORMACIÓN ELECTRÓNICOS Y DIGITALES CONTRA EL TOTALITARISMO MASISTA

Ovidio Roca

El acceso a la Internet está sumamente restringido en países gobernados por partidos comunistas, Corea del Norte, Vietnam, China y Cuba. Nota de Prensa

Si miramos la geografía y la economía internacional, vemos que los países exitosos y donde la gente vive mejor son aquellos donde imperan los valores relacionados con el respeto a los demás, el reconocimiento del mérito en todas las actividades, el conocimiento, la ética del trabajo y la responsabilidad ciudadana. Son países que cuentan con una institucionalidad consolidada, es decir que no solo tienen buenas normas, códigos, leyes y costumbres sino que también se cumplen.

Los regímenes populistas usan el Estado para reafirmar su poder por siempre y se olvidan y hacen olvidar a la gente que el verdadero rol del Estado es defender el derecho a la vida, la libertad y la propiedad de las personas y no el atemorizarlas y dominarlas.

Experiencias internacionales nos muestra que no hay ningún secreto para transformar a un país pobre en un país próspero, solo hay que lograr que el Estado garantice el estado de derecho, no perjudique a la actividad privada y permita que la gente de vía libre a su capacidad de innovación y se incorpore a la nueva sociedad de la información y el conocimiento.

Este proceso de transformación se encamina aplicando el modelo liberal democrático, que se apoya en la propiedad y el esfuerzo privado, el ahorro, las inversiones, el achicamiento del Estado, la libertad de gestión y evitar engorrosos trámites, regulaciones y monopolios estatales, empresariales y sindicales, y sobre todo contar con un ambiente de libertad y de seguridad para que la gente tenga confianza en el futuro, se capacite, trabaje y así logre su progreso y bienestar.

Bajo este esquema liberal democrático, el Estado es un guardián del estado de derecho, no un empresario y solo debe invertir cuando es necesario en sectores clave como la educación, salud, infraestructura básica, cuidado del medio ambiente y redistribuye los recursos mediante impuestos progresivos.

Los regímenes populistas castrochavistas, estatizaron la economía, hicieron una norma de la corrupción y la multiplicaron, destruyeron los controles institucionales para instalar un Gobierno unipartidario y un único caudillo de forma indefinida y usando mal el sistema electoral y los referendo, los que por sí solos no son un instrumento de la verdadera democracia y peor aun cuando se lo hace con personas mal informadas y manipuladas por una campaña llena de miedos y mentiras.

Los populistas usan con mucha habilidad los movimientos de masas, llamados movimientos sociales y  se sirven de eslogan, volantes, carteles, concentraciones y demostraciones callejeras para enfrentar a la oposición y atemorizar al pueblo. Pero cada vez más y gracias a la tecnología de la comunicación esto está cambiando, y siguiendo los ejemplos internacionales las clase medias de américa latina y ahora de Bolivia, usando Facebook, Blogs, Twitter, teléfonos móviles, los correos electrónicos y otras herramientas de la Web, luchan contra los sistemas autoritarios difundiendo sus opiniones, noticias, denuncias, fotografías, videos; ellos intercambian información, se organizan, se movilizan y llegan al mundo entero y esto será así mientras el Estado no controle el Internet, como en Cuba, Corea y China.

El ejemplo de las dos últimas elecciones judiciales y  el referendo repostulatorio, en las cuales el pueblo informado y comunicado derroto al Gobierno y mostro su poder, nos señalan que los días del populismo están contados. Ahora la responsabilidad de la población y sus líderes e instituciones democráticas, es contribuir a la construcción de un plan de gobierno, armar equipos eficientes y meritocráticos, locales y nacionales para la gestión del Estado y exigir el desprendimiento personal de los líderes y de los partidos políticos para lograr una gran alianza programática y de acción política.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, ,

Deja un comentario

DEL PROCESO DE CAMBIO AL PROCESO DE RECONSTRUCCIÓN

Ovidio Roca

La sociedad está en constante renovación y la experiencia histórica nos muestra que los cambios políticos fueron hechos por un pequeño grupo organizado: una vanguardia y luego la masa, mucha gente motivada, decidida, fervorosa y entusiasta, pero que no son  la mayoría, ni para la revolución, ni para ninguno de los grandes procesos que mueven al mundo.

En la Rusia Zarista un pequeño grupo organizado y decidido tomo el poder y luego su ejemplo se expandió por el mundo; posteriormente y como producto de su propia inviabilidad e inoperancia el régimen comunista se derrumbó después de causar más de quince millones de muertes de su propio pueblo. Lo singular es que nadie lo ataco, ni lo empujo; se cayó solo y como en el desorden la única entidad con capacidad de manejar la situación era la KGB (el mecanismo represivo del régimen) sus miembros asumieron la totalidad del poder político y económico, se apoderaron de los bienes del Estado y se los repartieron; pero esta vez bajo un modelo neocapitalista donde los empresarios y nuevos ricos eran ellos.

El comunismo había muerto, viva el capitalismo!; lo mismo se dio luego en Rumania, en Egipto y otros muchos lugares, estos neocomunistas se tildan de demócratas, se apoderan del aparato del Estado, de todas las propiedades y empresas estatales y se convierten en los mayores capitalistas, los nuevos ricos y poderosos.

A la caída del socialismo real la izquierda latinoamericana se reúne (en 1990) en el llamado Foro de Sao Pablo y allí siguiendo a Fidel Castro, Lula y otros, diseñan la nueva estrategia para la conquista y conservación del poder en esta nueva era.

Ellos saben que para mantenerse en el poder, necesitan colocar a su gente con el control del aparato del Estado y de todas las instituciones y agrupaciones del país: del ejército, la policía, el poder legislativo, judicial, electoral, las organizaciones sociales, los medios de comunicación, es decir de todo el aparato; además de contar con sus grupos de presión con poncho o con corbata, pero bien pagados.

Establecieron que es prioritario impedir la creación y funcionamiento de toda organización económica y social que permita a la oposición organizarse.

También conformaron una red, un mecanismo de mutuo apoyo político, económico y logístico entre países Castrochavistas y con los regímenes socialistas del resto del mundo. Por ejemplo, la Inteligencia cubana maneja los sistemas de seguridad y electorales en estos países.

En esta nueva era, los populistas, los nuevos comunistas, toman el poder y practican el Estatismo y mercantilismo y mientras crean su propia burguesía se asocian y negocian con burgueses locales, otorgándoles privilegios y monopolios estatales, permitiéndoles prosperar mientras sean sumisos al poder y paguen las correspondientes comisiones, después son desechables.

Actualmente la población está cada vez más informada y a través de las redes sociales tiene mayor participación y presencia política, por esto es que en Cuba y países dictatoriales el acceso a internet es limitado. Y en estas circunstancias lo que permanentemente pide la ciudadanía, la que vive de su propio esfuerzo y no se acoge a eventuales ventajas políticas y raciales es lograr la unidad y un frente unido, la asociación de organizaciones ciudadanas y de partidos políticos democráticos para que pueda llevar una agenda de gobierno a buen término.

Una tarea prioritaria que se demanda es la desburocratización y achicamiento del Estado Central y la realización de una real y efectiva descentralización y promoción de los gobiernos Departamentales y Municipales, así como contar con instituciones confiables y servidores públicos elegidos por mérito, que garanticen la eficiencia administrativa, el respeto de los derechos de las personas, de los pueblos y del ecosistema.

Ante este pedido se hace urgente, unir y consolidar el frente democrático, político y ciudadano para que asuma la conducción de los procesos electorales y acceder al Gobierno para llevar adelante las urgentes reformas del Estado, ejecutando políticas públicas de largo aliento para cambiar al país, en lo económico, político y judicial, entre otras cosas.

La agenda de reconstrucción contempla que es tarea fundamental del Estado garantizar la libertad ciudadana y los derechos a la propiedad; construir un país donde se valora y respeta al ciudadano que cumple la ley y aporta con su trabajo y conocimiento al desarrollo de la sociedad; una sociedad en la cual todos somos iguales ante la ley sin privilegios de sexo o tipo racial. Un país donde prevalece la libertad y donde cada uno de los ciudadanos, respetando los derechos de los demás y sin ningún privilegio del gobierno, pueda llevar adelante sus proyectos. Un país donde los ciudadanos tengan confianza y respecto por las instituciones y servidores públicos, pues no es viable que todo asunto tenga que ser dirimido en las calles con bloqueos que perjudican a todos.

Es urgente transitar del extractivismo hacia la economía productiva, avanzando en materia de innovación, industrialización, educación y empleo. Aunque hay principalmente tres tipos de riqueza: recursos naturales, energía y conocimiento, hasta ahora hemos utilizado los minerales y el gas, dejando de lado la economía del conocimiento que surge en los últimos tiempos como impulsor de un nuevo tipo de sociedad, con la ingeniería genética, la inteligencia artificial y la nanotecnología.

Cuando caiga Evo y si no hay partidos y organización para dirigir el país, el grupo palaciego continuara apoderándose de todo y así seguirán siendo los poderosos capitalistas, por lo que en esta tarea de reconstrucción nacional las personas, los líderes políticos y sociales, las instituciones, las empresas, tienen mucho que decir, más bien que hacer.

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario

RESPONSABILIDAD DE LOS DEMOCRATAS

RESPONSABILIDAD DE LOS DEMOCRATAS

Ovidio Roca

Recién terminamos un proceso electoral amañado y pronto se iniciara otro, ahora para el nivel local. Y nuevamente empiezan los discursos y las promesas oficialistas y una escaza presencia de la  oposición, que dividida no se atreve a plantear una alternativa que los diferencie de la populista del MAS; una propuesta de democracia liberal y de mercado que es la única que ha demostrada ser viable. Una propuesta responsable para darle un futuro al país, propuesta de difícil aceptación para muchos grupos, por la actual coyuntura de buenos precios internacionales y el auge del narcotráfico.

Durante estos nueve años aprovechando la bonaza de los precios del gas y los minerales, sin olvidarse de la coca; los masistas han generado en la población una visión inmediatista, sin la menor preocupación por el futuro. Lo que importa es cuanto gano hoy, sin mayor cuidado por la sostenibilidad, por el futuro del país y de la sociedad; quizá por algo parecido a lo dicho por Keynes: “a largo plazo todos estaremos muertos”, o más bien por la cita de Epicuro: “comamos y bebamos que mañana moriremos”.

La experiencia nos enseña que los populistas son incapaces de crear riqueza, lo demostraron en Cuba, Venezuela, Argentina, Corea del Norte, Bolivia; pero son expertos en la corrupción, el derroche y el dispendio. Corren ávidamente tras el dinero y el poder buscando perpetuarse y así evitar ser juzgados y presos.

Los ideólogos del proceso de cambio, ofreciendo ventajas, prebendas e impunidad se ganaron a los grupos corporativos: cocaleros, cooperativistas mineros, transportistas, chuteros, contrabandistas y comerciantes informales. Ahora usando la zanahoria y el garrote, vale decir los negocios y el terror, han añadido también a los agricultores y empresarios del oriente los que ya forman parte de sus huestes.  Confirmando lo anterior, nos dice Julio Roda el Presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente, CAO: “El que diga que no ganó dinero en el Gobierno de Evo Morales está mintiendo”.

La oposición, erróneamente sigue la pauta demagógica del gobierno y ofrece prebendas a la población, olvidándose que los que conducen el movimiento corporativista cocalero son mucho más hábiles que ellos en eso de la demagogia; en eso de prometer el bienestar de manos del Estado, ofrecer el reparto de la riqueza, ya sea los recursos naturales o la riqueza expropiada a los productores. Además, ellos son mejores en ilusionar y así prometen ampliar subsidios, bonos y regalos, que es la miel que atrae los votos de las masas que las reciben ansiosas pues  encuentran en ellas la promesa de algo que les cae de

arriba y sin necesidad de trabajar, que es lo que gusta a las mayorías. Y una cosa más, la oposición no tiene en sus manos la posibilidad de usar masivamente el terror.

Si de veras quisiéramos avanzar hacia una sociedad sostenible, en un  entorno de libertad y seguridad, necesitamos contar con una nueva alternativa política;  vale decir un proyecto democrático liberal y con enfoque hacia el desarrollo sostenible. Con voluntad de recuperar la Republica y la separación de poderes, la vigencia de las instituciones, el estado de derecho, el incentivo del trabajo y el respeto a la propiedad de las personas; todo lo que está siendo destruido por el populismo y corporativismo vigente en su afán de perpetuarse en el poder.

Es fundamental que cuando concluya este periodo populista, podamos contar con una clase productiva eficaz y organizaciones políticas capaces y eficientes para reconstruir el país, si no queremos terminar como un país de terror y sede de los carteles del narcotráfico.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

CADA PUEBLO TIENE EL GOBIERNO QUE MERECE

CADA PUEBLO TIENE EL GOBIERNO QUE MERECE
Ovidio Roca
Instituciones son valores y la institucionalidad de un país es el reflejo de las ideas y principios que prevalecen en esa sociedad y que constituyen su consciencia social. Es por esto que elegimos gobiernos que son como nosotros y que avalan y protegen lo que queremos, lo que hacemos y como lo hacemos.
La formación de esta consciencia social nos la explican dos influyentes autores, Carlos Marx y Max Weber:
“No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia”. Marx
“En la economía, la política, los conflictos sociales, etc. pesan elementos que preceden a la conciencia, pero ésta también actúa en la existencia social. Es decir los niveles de conciencia no son producidos automáticamente por los elementos existenciales, sino que se influyen mutuamente”. Weber
Como creo más en la dialéctica de Weber que en el determinismo de Marx, tengo la esperanza que superando los actuales condicionamientos e intereses económicos y de poder, podamos avanzar en la construcción de un país de leyes, con una mejor institucionalidad y un mejor futuro común y compartido.
En el Estado Plurinacional, los movimientos sociales corporativo cocaleros exigen protección para sus cultivos de coca, vía libre para los precursores y acogida para sus clientes los carteles del narcotráfico; permisividad para los negocios del contrabando o de la explotación irracional y ecocida de los minerales; permisos irrestrictos para los chuteros y ropavejeros; apoyo para el avasallamiento y tráfico de tierras; oportunidades para el enriquecimiento con contratos con el gobierno, que se ejecutan mal, con sobreprecios y que cubren además de las ganancias, las coimas que exigen las autoridades gubernamentales para otorgarlos. Esta práctica, este “ser social” determina la economía y la institucionalidad y un Estado fabricado a su propia medida
En este nuevo Estado y Gobierno, todo ciudadano que no forma parte de sus seguidores o de los grupos corporativos, está excluido y carece de seguridad y de justicia. Peor si opositor y peor aún si es un “yesca”, un pobretón que no puede pagar por su protección, pues la justicia se ha convertido en un instrumento punitivo del gobierno para eliminar a los opositores y a los que no pagan. Y todo esto ocurre porque la democracia se ha reducido al solo acto electoral y por eso estamos jodidos, aunque jodidos no están todos.
Por el contrario en una sociedad democrática, a la que todos deberíamos aspirar, se manejan principios y valores como los siguientes, que garantizan un país vivible y sostenible:
-Defensa irrestricta de los derechos humanos, partiendo por el derecho a la vida y a la dignidad; protección a las minorías y garantía y protección real del derecho de propiedad privada licita.
-Libertad económica y gobierno eficaz y reducido.
-Separación e independencia de los poderes ejecutivo, legislativo, judicial y electoral y su gestión eficaz por ciudadanos idóneos y honestos.
-Alternancia en la gestión gubernamental.
-Vigencia de varios partidos políticos, con principios doctrinarios y propuesta sostenible, económica, social y ambiental.
-Libertad de expresión, libertad de prensa, libertad de asociación.
-Derecho a votar y a ser elegidos en las elecciones departamentales y nacionales.
Sabemos que el camino de la verdadera democracia es largo y difícil, pero es el único sistema que nos da la posibilidad de construir una sociedad libre y productiva y bajo un modelo de libertades, que es la antítesis de lo que se tiene actualmente en el país. Depende de nosotros tener una República y una democracia liberal, un gobierno de la mayoría con derechos para las minorías y no una dictadura que utiliza un sistema electoral digitado para adueñarse del gobierno.
ovidioroca.wordpress.com

, , , , , , , ,

Deja un comentario

QUEREMOS PROMESAS BASTA DE REALIDADES

QUEREMOS PROMESAS BASTA DE REALIDADES
Ovidio Roca
Para los asuntos cotidianos somos bastante racionales; nos preocupamos por elegir el mejor mecánico, el mejor albañil o cocinero; pero para lo trascendente, para aquello que marcará y definirá nuestro futuro no tanto, pues nos gustan las promesas. Actualmente y en vísperas de elegir a las autoridades que van a dirigir y administrar el país, deberíamos tomar una buena decisión, aquella que convenga a nuestros intereses y los de nuestros descendientes. Para esto es necesario conocer lo que ofrecen los políticos, mirando no tanto lo que prometen sino lo que realmente pueden aportar al país y la sociedad, considerando que la eficiencia y honestidad no se proclaman, se demuestra en los hechos. No olvidemos que “el que sabe hace y el que no, promete y discursea”.
No se trata por tanto de que nos ofrezcan bonos y prebendas, construir una escuelita aquí o una cancha de pasto sintético por allá, o combatir la inseguridad, apresar a los borrachos y ofrecer créditos. Pues lo que realmente debería interesarnos como sociedad y personas conscientes es un modelo de Estado viable, una política económica y reglas de juego claras y permanentes. Vale decir un ambiente de libertad y de seguridad para que la gente se capacite, trabaje y logre su progreso y bienestar.
Requerimos como sociedad propuestas se enfoquen en la estructura y no a los regalitos y parches, pues de lo que se trata si queremos un país que progrese, es un plan para reorientar la insostenible economía extractivista actual, dirigiéndola hacia actividades productivas y renovables, con alta tecnología y respeto al ecosistema.
Lo importante además de la propuesta programática e ideológica de los candidatos es su capacidad de ejecutarla y eso tiene que ver con sus antecedentes de idoneidad, de honestidad y coherencia demostrada en el transcurso de su vida privada y pública; de su conocimiento y capacidad para hacer las cosas, pues lo peor que puede ocurrir es que ensayen a ser gobernantes. En nuestra vida cotidiana no subiríamos en un colectivo con un chofer trucho, ni nos someteríamos a una operación quirúrgica con un carpintero, aunque sea bueno en su ramo.
Es de fundamental importancia también ver lo que los socios políticos e ideológicos de nuestros candidatos hacen en sus respectivos países, pues lo que ellos realizan allí también se repetirá en el nuestro. Y para tener un adelanto de nuestro futuro podemos revisar cómo les está yendo en su vida diaria, en su economía personal y su libertad a la gente de los países hermanos del socialismo siglo xxi, por supuesto no a los jerarcas, sino al pueblo. Y la respuesta nos salta a la vista (para quien quiere ver): En países democráticos y de economía de mercado como Chile, Colombia, Brasil, Perú, Panamá, los ciudadanos son más libres y más prósperos, mientras en los países bolivarianos dirigistas y estatistas: Venezuela, Argentina, Ecuador, Bolivia (no hablemos de Cuba donde viven miserablemente y esclavizados) van hacia el desastre, a corto o mediano plazo.
La actual coyuntura de precios internacionales de los productos primarios ha favorecido a esta plaga de gobiernos populistas, enmascarando la demagogia y la corrupción de sus líderes y su fallido modelo económico. Recién cuando caen los precios, la incompetencia y la corrupción llegan al extremo y empiezan a faltar los ingresos, constatamos una vez más que el modelo estatista y corporativista se agota y termina por destruir los países, aun de aquellos con una riqueza natural tan grande como Venezuela y Argentina.
En Bolivia, pese a los millonarios ingresos por el gas y minerales durante estos últimos ocho años, no hemos logrado construir una estructura económica con valor agregado, innovación y tecnología; somos cada vez más extractivistas y ahora el 84% de nuestras exportaciones son gas y minerales. La frontera agrícola no ha crecido, las empresas productivas no aumentan ni se modernizan, por temor a las estatizaciones y tampoco se ha descubierto algún nuevo pozo de gas. Las empresas expropiadas y las construidas últimamente sin ningún criterio de eficiencia, producen poco y mal y no tienen rentabilidad económica; pero de lo que no hay duda es que aportan pegas para los militantes y muchas comisiones para los dirigentes. Ahora vemos en los medios que lo que más prospera es la pluriburguesia cocalera, feliz al volante de sus chutos.
Una tarea de los líderes políticos y sociales es escuchar al ciudadano, planificar y actuar eficazmente con los mejores hombres que tiene el país en cada campo. Y en las actuales circunstancias y pese a los eventuales desencuentros lo urgente y prioritario es consolidar un frente democrático, que postule a lo mejor, lo más idóneo, lo más honesto de la ciudadanía boliviana, para desplazar del poder al socialismo corporativo cocalero o al menos eliminar su actual dictadura parlamentaria.
Es también necesario que los periodistas, las organizaciones cívicas, los intelectuales y los partidos políticos, ofrezcan una permanente información, orientación y educación ideológica al ciudadano; pues como fruto del populismo y la demagogia, la opinión de las personas y grupos, está distorsionada y referida solo al corto plazo y a la satisfacción inmediata de sus necesidades y apetencias, y no se piensa en la construcción de un Estado viable y un régimen de convivencia social estable y con proyección histórica.
ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario