Entradas etiquetadas como censo bolivia

EL REINO DEL REVÉS, UN POPURRÍ EN CLAVE PLURINACIONAL

EL REINO DEL REVÉS, UN POPURRÍ EN CLAVE PLURINACIONAL
Ovidio Roca

Me dijeron que en el Reino del Revés
nadie baila con los pies,
que un ladrón es vigilante y otro es juez
y que dos y dos son tres. María Elena Walsh.

En el país la confianza ha desaparecido totalmente, los ciudadanos “no creen en nada y en nadie” y su experiencia cotidiana los reafirma en esta su actitud.
Se hace un Censo y el mismo no es confiable ni aceptable para nadie. Existe la certidumbre popular de que el gobierno acomoda los resultados a sus intereses y si asociamos esto a los errores y la ineptitud de los ejecutores del mismo, se explica el rechazo de la mayoría de la población.

Como no se cree en la ley ni en las instituciones, a la actitud de rechazo y cumpliendo lo que dicta la tradición y el folclore nacional, le sigue la movilización, la confrontación. Empieza el carnaval de pronunciamientos, huelgas y bloqueos; las minorías activas y los grupos de interés, motivados por el deseo de recibir más plata, piden que los resultados se ajusten a sus respectivos intereses, sabiendo que el que más presiona consigue su objetivo.
El Censo, que debe ser un instrumento estadístico para la planificación, se lo ve: desde el gobierno como un instrumento para su esquema electoral, y desde las regiones como una forma de conseguir ventajas en la distribución de escaños parlamentarios y en la asignación de rentas.
Una cosa extraña del comportamiento popular, es que luego de conseguir los recursos, no existe la menor preocupación de que la plata, (la que se espera recibir así como la que se tiene) sea gastada e invertida honesta y eficazmente.

En cuanto a los escaños, constitucionalmente deben ser asignados con criterios de proporcionalidad y equidad; vale decir en base a la cantidad de población, y criterios adicionales para favorecer a los Departamentos menos poblados y desarrollados.

De contar con un Censo con datos confiables, debiera ser normal, además de ser lógico y legal, que sin mayores discusiones se le asignen a cada Departamento los escaños de acuerdo a su población.
Por su parte la prensa amarillista y algunos políticos, en vez de informar y orientar objetivamente, inducen a la confrontación, afirmando por ejemplo, que Santa Cruz (en la propuesta última del Tribunal Supremo Electoral) les quita de un diputado a Potosí, Beni y Chuquisaca. Con esto se fomenta el resentimiento, pues la gente de esos pueblos entiende que le están mermando representación. Pero lo peor es, que se discute y pelea por la cantidad de curules y no se preocupan en nada por la calidad e idoneidad de los parlamentarios que van a elegir.

Todos los días apreciamos, que el trabajo de los parlamentarios es de levanta manos y ejecutores de las instrucciones del Ejecutivo. El Presidente nos confirma (lo que ya sabemos) que él (usurpándole atribuciones y competencia al Poder Legislativo) decide e instruye la elección de los funcionarios públicos.
Este es el Estado Plurinacional, donde el Poder Ejecutivo concentra todos los poderes, y donde prima la decisión autoritaria del Presidente y sus allegados y en algunos casos como fruto de la negociación entre el poder constituido y los grupos de presión corporativos, que le son afines.
Esto nos hace preguntarnos para qué sirven los parlamentarios, haciendo la excepción de unos pocos, realmente trabajadores, brillantes y valientes, es decir de calidad.

En el ámbito regional, el Consejo Municipal de Santa Cruz, aprueba el uso del taxímetro, como en todo país civilizado, pero la respuesta del gremio es el bloqueo y la presión, ante la que se rinden autoridades débiles y de escaza legitimidad. El resultado es que la población tiene que pagar el servicio más caro de todo el país, pues el ciudadano no tiene capacidad de movilización como la tienen los gremios, para jugar en este estilo nacional de administración por presión, y así anda todo y mal y al revés.

En la fiesta cívica de Santa Cruz, las autoridades nos muestran que han olvidado y dejado de lado los símbolos regionales, el honor y la honestidad y por interés de acercarse al gobierno hasta “olvidan” el himno cruceño. Esto es como si en un cumpleaños nos olvidemos de cantar cumpleaños feliz.

Costo mucho tiempo y esfuerzo a la humanidad pasar del primitivo “estado de naturaleza”, de la guerra de todos contra todos, de la imposición del más fuerte, a la era del Contrato Social, que establece el respeto a leyes y elección de una autoridad que cuide de su cumplimiento
Ahora estamos retrocediendo a la barbarie, el gobierno ejecuta y persigue a los ciudadanos, las comunidades linchan a los ladrones, el ciudadano es extorsionado por los fiscales y huye temeroso de la policía. Es el reino del revés.

El reto es darnos cuenta que necesitamos construir un país de leyes, de instituciones serias y creíbles, un pueblo educado técnica y culturalmente, un pueblo trabajador y que construye su futuro en paz y armonía.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

TO BE OR NOT TO BE

TO BE OR NOT TO BE

Ovidio Roca

“Ser o no ser, he aquí la cuestión. ¿Qué es más elevado para el espíritu, sufrir los golpes y dardos de la insultante fortuna o tomar armas contra el piélago de calamidades y, haciéndoles frente, acabar con ellas? Morir…, dormir; no más!!”. Hamlet, Príncipe de Dinamarca.
La epidemia de ALBA y el populismo están empezando a ceder; vemos datos alentadores con el triunfo de Capriles en Venezuela, la derrota KK en las primarias de Argentina y el evidente desencanto de los bolivianos por el indigenismo demagógico y el socialismo comunitario.
La demagogia indigenista ha fracasado y se lo constata con los resultados del Censo 2012. En los últimos años, la gente ilusionada y buscando conseguir ventajas, se asumió indígena y como esto no funciono, pese a haber elegido un presidente indígena, decidieron volver a ser bolivianos; esa variopinta población mestiza que constituye la Nación Boliviana en construcción. Y peor aún les fue a los verdaderos originarios y habitantes de nuestras llanuras, que fueron y son reprimidos, golpeados y perseguidos con saña.
El Socialismo Siglo XXI, constituye la ALBA, regímenes totalitarios, que para dominar a sus pueblos vienen condicionando a la personas para que les sean sumisas, y para ello les enseñan una cultura rentista, recibir algún regalo, una prebenda que no es retribución de su trabajo, de su capacidad tecnológica, de su creación artística y cultural; sino de la dadiva, y eso los hace dependiente y sumisos a los autócratas del gobierno.
En la misma lógica, se propugna el igualitarismo, el hombre masa, a pesar de saberse que la belleza y riqueza de las personas está en la diversidad de sus personalidades, habilidades y saberes diferentes, que redunda en vocaciones, artes y oficios diversos. Igualmente se coarta la libertad de elegir y las posibilidades de avanzar hacia el futuro, en un sistema de libertades, en un Estado de derecho donde todos somos iguales ante la ley.
Estamos ya en las finales de los gobiernos socialistas Siglo XXI y Comunitario, de aquellos políticos que detestan el capitalismo en el discurso y que en la práctica lo disfrutan y ejercen de manera salvaje y destructiva, explotando de manera irracional a los trabajadores y a los recursos naturales. Son los años finales del régimen pero los más peligrosos, pues ante la inminencia de la derrota se radicalizan y vuelven más crueles y opresores.
Esto significa que aún hay bastante camino por recorrer, y para ello hace falta una necesaria toma de conciencia ciudadana, especialmente de las clases medias y los grupos de jóvenes indignados, para que hagan algo más que protestar, y definan y ejecuten acciones prácticas para construir un futuro de libertad y progreso, para ellos, su familia, su país y hacia allí, con pasión y principalmente con espíritu unitario, encaminen todos sus esfuerzos.

NOT TO BE
No existe en todo el país, la mínima credibilidad en el Gobierno y menos existe principio de autoridad. No se tiene confianza en el Estado porque se sabe o se cree, que los funcionarios del gobierno mienten, extorsionan, hacen las cosas mal y amañadas; por interés político, por ineptos y por corruptos.
Pero el problema más grave es que, ante esta total falta de credibilidad en las instituciones, en la justicia, en la policía, en los políticos; cunde la anarquía y la anomia y la gente hace caso omiso de todo orden y actúa por su cuenta y sin acatar ninguna norma. Los llamados movimientos sociales no reconocen ninguna ley ni disposición que consideran afecta sus intereses personales y de grupo y exigen absolutamente todo del gobierno; piden, como les enseñaron, prebendas y regalos y presionan hasta que lo consiguen, aunque sean meras promesas. Ante la ola de crímenes, la inseguridad y la impotencia de las autoridades policiales para frenarlo; en cada vez más lugares, se hace justicia por propias manos, y se golpea, se quema y mata a los delincuentes o posibles delincuentes.
En Bolivia se da un proceso al parecer contradictorio, pues mientras se busca imponer un modelo centralizado y totalitario, se instaura la “oclocracia” (1), y se produce un ambiente de anarquía y anomia, el mundo ideal para el narcotráfico, la delincuencia y la informalidad.
Entre tanto los expertos hacen diagnósticos, los comentaristas escriben quejas, los jóvenes se indignan y todos ellos sin propuestas, sin comprometerse en hacer algo efectivo para mejorar.

TO BE
El actual “proceso de cambio” nos ha llevado a la desinstitucionalización y perdida de valores, por lo que necesitamos recuperar la confianza, creer en alguien y en algo; en el país, en la justicia, en la policía, en los empresarios, en los políticos, en la honestidad, en la moral, en la familia.
Necesitamos desarrollar un sentido de humanidad, con valores éticos y responsabilidad personal; crear arte verdadero, imaginativo, como expresión de la verdad y de la belleza (no mero espectáculo para entretener, divertir); construir familia, sociedad, hacer historia, futuro, libertad. Construir empresas productivas eficientes y con responsabilidad social y ambiental.
Desarrollar un sentido de pertenencia a la cultura local y vincularse a la sociedad global; una sociedad en permanente construcción y perfección, que crea símbolos, instituciones, valores, creencias que son las que nos expresan y trascienden, y sin los que ningún hombre ni ninguna colectividad existirían.
Hace falta una revolución del comportamiento, construir credibilidad y confianza: con científicos que innovan, artistas que crean belleza y verdad, industriales que producen eficientemente, universidades que enseñan conocimiento científico útil y en profundidad, agricultores que producen sin afectar al ecosistema en el que vivimos y del que somos parte, personas que consumen con inteligencia y solo lo necesario, políticos y estadistas honestos y dedicados, y sobre todo con ciudadanos que cumplen y respetan las normas y asumen plenamente sus responsabilidades.
Caminante no hay camino, dice el poeta, se hace camino al andar. Un camino que consiste en imaginar, diseñar y proyectar nuestro destino como sociedad y como personas; sabiendo que el camino es tan importante como la meta.
No es posible mantenerse indefinidamente en el eterno dilema Hamletiano de ser o no ser; la vida exige una respuesta y una acción práctica, en el marco de los principios de la democracia y la no violencia, de todos y cada uno de nosotros, pues “algo huele a podrido en Dinamarca” y necesitamos definirnos por el Príncipe de Dinamarca o el jilakata de Catumarka.

(1) Oclocracia: “la tiranía de las mayorías incultas y el uso indebido de la fuerza para obligar a los gobernantes a adoptar políticas, decisiones o regulaciones desafortunadas”. Polibio año 200 a. C. Para este historiador griego, la oclocracia era el fruto de la acción demagógica.

, , , ,

Deja un comentario

NOTAS Y APUNTES DEL ESTADO PLURINACIONAL

NOTAS Y APUNTES DEL ESTADO PLURINACIONAL

Ovidio Roca

EVADAS OLOROSAS
El gobernante cocalero llamó a “descolonizarse del lujo” y criticó a las personas que se cambian de ropa varias veces. En Orinoca se usaba la vestimenta “hasta que se caiga del cuerpo” y “solo se sacaba la chompa para zurcir los codos rotos y para buscar piojos”. ¡Esto huele a libertad, huele a tierra, huele a Pachamama!, decía emocionado uno de los invitados; un progre español con ropa de marca, también olorosa y viáticos caros.

NUEVA RELIGION
El gobierno plurinacional establece un nuevo culto religioso, la Iglesia renovada pachamamista, a lo que Groucho Marx acoto: “La religión pachamamista es la cocaína del pueblo”.

SOCIALISMO COMUNITARIO
Receta del socialismo comunitario en la Cumbre Antiimperialista:
Expulsar embajadas gringas, nacionalizar los recursos naturales, crear un parlamento tipo “le meto no más” y después que arreglen ellos.
Los enemigos son, además del imperialismo y los países europeos, nuestros vecinos de la Alianza del Pacifico, países democráticos que trabajan y producen para mejorar y progresar.
Mucha plata, 95.000 millones de dólares, cinco veces más que en 25 años de gobiernos anteriores, fue el gasto realizado en 7 años por el gobierno plurinacional socialista comunitario.

CENSO: PLAN DE EXCLUSION DEL 58 % DE LOS BOLIVIANOS POR SER MESTIZOS.
Declaraciones antes de conocerse los resultados del Censo:

“Los que se consideran mestizos dentro de Bolivia no tienen territorio, cultura, religión ni idioma, por lo que no fueron considerados en el Censo de Población y Vivienda del 21 de noviembre”, dijo Félix Cárdenas, Viceministro de Descolonización.
“Se contabilizará el número de mestizos en el país si los entrevistados señalan pertenecer a esta categoría, pero el dato “anecdótico” no será procesado”, explico Ricardo Laruta, Director del Instituto Nacional de Estadística (INE).

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

YO UN BOLIVIANO NINGUNO

YO UN BOLIVIANO NINGUNO
Ovidio Roca
El próximo 21 de Noviembre se realizara el Censo Nacional, una herramienta estadística para ajustar y proyectar políticas públicas. Sus ejecutores impulsados por su síndrome totalitario, lamentablemente lo han convertido en un instrumento ideológico para demostrar una mayoría étnica, y el tema en debate y parece ser el único, es la pregunta sobre identificación étnica y las opciones religiosas del pueblo, que se ha decidido no conocerlas.
La consecuente polémica levantada sobre el mestizaje, quedó ya cerrada y trucada con el ultimo anuncio de las autoridades del Ejecutivo, limitando nuestra respuesta a llenar la casilla de una de las famosas 57 naciones indígenas o decidirse por la opciones: Boliviano – ninguno – otro.
Para la mayoría de la población, un coctel racial y cultural, que ha venido construyendo la patria y nación boliviana, la opción no es difícil, nos han hecho “gata parida”, nos han excluido de sus casillas y ahora lo que toca es decidir por la opción que nos queda: boliviano ninguno.
Todo esto como sabemos tiene un trasfondo y una explicación. Históricamente el libreto de los sistemas dictatoriales y absolutistas (fascismo y comunismo) es cambiarlo todo, para que la historia empiece con ellos, pero fundamentalmente para justificar sus privilegios y poder recién adquiridos. Se cambian las leyes, y se fabrica rápidamente una contra cada reclamo de la oposición; se busca sustituir una ciudadanía republicana de iguales ante la ley por una engañosa ciudadanía étnica; se cambia el nombre del país, de las instituciones, se cambia la historia y los héroes; se construyen palacios, se erigen estatuas y se pone la cara del líder a todo y para todo.
Y como en nuestro caso el Presidente se asume como Indígena y la imagen que quieren vender es la de un país indígena, se aprovecha el censo para fabricar una justificación estadística.
Con este manejo ideológico, los datos del Censo serán sesgados y nada reales, por lo menos en los temas que estamos comentado, pues una de las característica de los pueblos y muy útil para sobrevivir en condiciones difíciles, es acomodarse hacia donde mejor soplan los vientos. Hace poco vimos en una encuesta sobre auto identificación étnica realizada por la Fundación UNIR, que confirma este acomodo, pues entre los años 2006 y 2011, un 22% de la población cambio su identificación pasando de ser mestizo a indígena, con la esperanza de verse favorecidos por las ventajas para las etnias (la que sabemos), que ofrece el actual gobierno. Y si la ventaja fuera ser choco, las peluquerías no darían abasto decolorando y tiñendo a troche y moche.
Finalmente, los bolivianos como casi todos los pueblos, somos una variopinta mescla de razas y cultura; un rico mestizaje étnico y cultural, y que crece con eso de la globalización y las comunicaciones, del machuque y el cruzamiento, y que desde nuestra identidad nos proyectamos a la ciudadanía del mundo. Y por eso sabemos que el proyecto del Gobierno mas allá de su retorica y grandilocuencia, no es de reivindicación étnica, sino de poder, de coca y de negocios.
C`est la vie.

, ,

Deja un comentario