Archivo para la categoría mitimaes, conquista territorial

ENTRE LAS TRADICIONES, LAS LEYES Y LA POLÍTICA NOS ESTAMOS INCENDIANDO

Ovidio Roca

En el país se carece de una tradición y cultura de uso y manejo sostenible de las tierras y poco nos preocupa la preservación de los ecosistemas, áreas forestales y ríos; esto viene de herencias culturales antiguas e irresponsabilidad moderna.

Gran parte del territorio del Departamento de Santa Cruz es devorado por las llamas, producto de un método irresponsable de deforestación y quema autorizada por el Gobierno. Hasta ahora más de 500.000 has de bosques han sido quemados y vemos como los campos arrasados, animales y plantas incluidos aumentan en la Chiquitanía y esto tiene que ver con leyes obsoletas, malas tradiciones culturales, irresponsabilidad de los campesinos y peores decisiones políticas de dominación y de poder del Gobierno.

El área de expansión de la agricultura fue desde los años sesenta Santa Cruz, donde por su disponibilidad de tierras agrícolas y la baja densidad poblacional permitía el traslado de personas y comunidades desde las zonas andinas más pobladas. Estos colonizadores con cultura agrícola perteneciente a otros ecosistemas, sentían hostil el bosque al que llegaban y que en su cultura se llamaba sach’a y a sus pobladores sach’a runa, es decir salvajes. Es por esto que cuando colonizan las tierras del oriente, impulsados por la Ley agraria, la FES y su tradición cultural lo tumban y lo queman. Esta práctica ancestral es ahora ampliada y reforzada por el interés no solo de la agricultura sino de la producción cocalera, materia prima de la cocaína; un cultivo que permite grandes ganancias con poco esfuerzo, pero con muchos contactos.

La ley agraria es, vale la redundancia, agraria, ya que cuando se dictó no se hablaba de ecología, preservación del medio ambiente o cambio climático. La idea era producir alimentos y para mostrar que la tierra se destinaba a ese uso había que desmontarla. No se consideró en esa época que la preservación, la forestación y el manejo de bosques constituyen elementos para la determinación de la FES, la función económica y social, que garantiza la tenencia.

Vale la pena recordar que en Bolivia la tierra no es de la persona sino del Estado y para conservar su tenencia, cada dos años se debe certificar que se esté cumpliendo con la FES, la función económica y social pues si no, es revertida. Es lógico por tanto que el usufructuario, ya que no dueño, de la tierra perciba que no hay garantía de largo plazo.

Para establecer la FES se aplica una Ley que no considera la capacidad de uso mayor de las tierras, su uso agrícola, forestal o de preservación y si a eso le añadimos una cultura y tradición que busca tumbar el monte para civilizarlo, más el interés del gobierno de acelerar el traslado poblacional y dominio del territorio, la cosa se pone color de hormiga.

En estos trece años el MAS en su programa de colonización del oriente ha realizado dotaciones irresponsables de tierras en áreas forestales sin tener en cuenta el PLUS, que es donde se generan mayormente las quemas que con los vientos se descontrolan y nos llevan a este desastre.

Nuestra economía agrícola, la que garantiza nuestro sustento cotidiano se basa en un calendario agrícola que se fue estableciendo y adoptando por las experiencias de miles de años y que no señala cuándo arar, sembrar y cosechar y ahora con el cambio climático rápidamente se están modificando estos ciclos del clima y de la naturaleza. Hemos sido tan insensatos destruyendo los bosques, los ecosistemas y rompiendo estos ritmos de la naturaleza, tal vez de manera irreversible, por lo que ahora surge la incertidumbre y tendremos problemas para garantizar nuestro sustento cotidiano.

Mientras tanto podemos seguir tumbando monte y quemando, es el proceso de cambio poblacional y del uso del suelo.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, ,

Deja un comentario

PROCESO DE CAMBIO Y SU ESTRATEGIA DE PODER COCALERO USANDO EL RACISMO Y TODA FORMA DE DISCRIMINACION

Ovidio Roca

(Para la memoria histórica del periodo masista cocalero).

Nos ilustra el Evo: “La democracia basada en las minorías y mayorías es una democracia importada de Europa: Cuando hay mayorías y minorías, siempre hay resentidos. Aunque la mayoría tenga razón, las minorías que pierden, ya quedan resentidas y hay peleas, a veces por intereses personales o sectoriales”. Por tanto: “el modelo a recuperar es el de las comunidades indígena originaria campesinas, que se basa en la unanimidad y en los consensos”.

Mejor aún el sistema populista cocalero que impulsa el Proceso de Cambio, donde el Jefe manda y ordena y el resto obedece. Aquí la jerarquía pasa por los Q’ananchiris y Jilakatas que controlan a los yanaconas y q’arasikis y para ampliar su espacio de dominio territorial y área de expansión cocalera se usan las agresivas huestes colonizadoras, los mitimaes.

Siguiendo su estrategia repostuladora y utilizando el poder de la coca y la confrontación étnica, discurseaba el Jefe:

Yo sé hermanos que aquí no solamente con el 90%, 100% (de apoyo). Hermano alcalde de Morochata, si me garantizan el 100% (de votos), lo que ustedes pidan el próximo año”. Evo.

El dirigente potosino Rojas, durante el acto de campaña electoral y de promulgación de la ley de creación del nuevo  municipio de San Pedro de Macha expreso lo importante y fundamental, que es: “Emitir un voto cerrado a favor del candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) Evo Morales, en las elecciones generales”. También advirtió a los opositores, en presencia del presidente Morales, la presidenta de la Cámara de Senadores, Adriana Salvatierra; y de otras autoridades departamentales, municipales y dirigentes, lo siguiente:

En esta nuestra tierra de Tomás Katari hay kataris malos (que) no van a permitir a los partidos neoliberales entrar aquí. Si van a entrar a la tierra de Tomás Katari, en español dicen víbora, ¿la víbora qué hace?, envenena. Estos kataris van a envenenar a los q’aras (blancos). Por eso, que no se atrevan a entrar a la tierra de Tomás Katari”, advirtió el dirigente, entre arengas de “¡wañuchun q’aras!” (mueran los blancos).

En este neo sistema inkaico cocalero, el Jefe expolia a la población y reparte migajas entre quienes les sirven fielmente y especialmente entre los más ll’unkus. Al respecto un estudio del Banco Mundial señala que en Bolivia las empresas formales, pagan en impuestos (nacionales, municipales y otros) un 83,7% del total de las utilidades. “Esta sería la cifra más alta del mundo” y la pregunta es: ¿alguien podría dudar que esto configura el peor ambiente para hacer negocios, forjar empresas y crear empleo de calidad?.

Los populistas, en nombre de la solidaridad social quitan el fruto de su esfuerzo a quienes trabajan duro y todos los días para conseguirlo y lo reparten entre sus votantes, vía bonos y prebendas. En consecuencia cada vez hay menos trabajadores, menos productores agropecuarios e industriales y más de aquellos que consumen sin producir, utilizando al Estado para que se apropie de las ganancias de los trabajadores, de las empresas productivas y las transfiera  a sus seguidores a cambio de votos. Y así transcurre el ritmo del país.

El Totalitarismo es un ciclo por lo demás antiguo. Todo comienza con la ignorancia; la ignorancia genera miedo; el miedo genera odio y el odio genera violencia. La violencia provoca más violencia, hasta que la única ley viene dictada por la voluntad del más fuerte. Jallalla Evo.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

GEOPOLITICA Y COLONIZACION

Ovidio Roca

Desde las épocas del Alto Perú, luego República de Bolivia, el Estado Central y los empresarios basaron su economía en la explotación minera y los indígenas del altiplano. La clase política andina que formaba parte del Estado Minero, vivió del Centralismo, de los minerales, de los negocios y de pegas en la burocracia gubernamental. Para no perder los privilegios de tener el Gobierno bajo su control, evitó toda inversión que potencie al resto del país y también a Santa Cruz; una población lejana a la que siempre consideraron separatista.

Actualmente en su afán de dominio territorial y político el grupo castrochavista cocalero, sigue usando a los indígenas aimara y quecha y ahora para controlar y dominar los valles y el oriente. Al igual que lo hizo el Imperio Incaico con los mitimaes, los masistas dominan las poblaciones vecinas colonizándolas y  sustituyendo su población por otros grupos étnicos. Esta estrategia de  invasión y colonización tiene como resultado lo que llaman en Europa, la Gran Sustitución. (Renaud Camus ha señalado que la promoción de la inmigración masiva en Europa, sumada a las altas tasas de nacimiento de los hijos de inmigrantes, hará que en pocas décadas las ahora “minorías” se conviertan en mayorías en el territorio europeo).

En su plan de dominio, el Gobierno Centralista usa todo el aparato del Estado y entre ellos el INRA, mediante el cual realiza un reparto político de tierras a los grupos andinos, dejando de lado a los originarios de la región y sin tomar tampoco en cuenta, por ejemplo en Santa Cruz, el Plan Departamental del Uso del Suelo y menos preocuparse del daño ambiental que se produce avasallando los Parques y Áreas Forestales. Los expertos repiten permanentemente que la deforestación y la ampliación de la frontera agrícola incrementan los riesgos  del país ante los fenómenos naturales y el cambio climático y así vemos como siete Departamentos de Bolivia estuvieron en emergencia debido a las  inundaciones, riadas y  deslizamientos producto de las intensas lluvias; pero los pachamamicos del MAS no se lo creen.

Este mes de Marzo del 2019, José Serrate Presidente del Bloque Cívico Chiquitano, denuncio que al municipio de San José de Chiquitos” siguen trayendo gente de afuera y a la gente del lugar no la toman en cuenta para nada, se debería consultar a nuestras comunidades y municipios que son dueños de las tierras”, reclamó.

“Si sumamos todos los municipios, ahora pasamos las 1.000 comunidades en toda la Chiquitanía, y son pura gente del interior”, afirmó Serrate, a tiempo de cuestionar, que desde el Gobierno no se toma en cuenta a la gente nativa para la entrega de tierras.

El pasado jueves, (21 de Marzo) sesenta y nueve comunidades se asentaron en una extensión de 130.000 hectáreas en el municipio de San Miguel, luego de ser beneficiadas por una serie de resoluciones emitidas desde el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT) y el INRA.

El alcalde de San Miguel, Óscar Hugo Dorado, denunció que detrás de la entrega de resoluciones que autorizan la dotación de 70.000 hectáreas de tierras para favorecer a 1.700 familias del occidente del país y afines al Gobierno, está el exalcalde de San Miguel de Velasco y hoy Viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Pedro Damián Dorado.

No se trata de oponerse a la dotación de tierra fiscal, sino que se cumpla la ley: respeto al uso mayor de la tierra según el PLUS, prioridad a los oriundos de la Provincia y del Departamento en la dotación de tierras fiscales y respeto de los migrantes a la cultura regional. Se trata de construir un país que nos incluya a todos sin exclusiones pero respetando la ley, las diferencias culturales y trabajando para el bien común

Lamentablemente la región no tiene capacidad ni liderazgo para defender su territorio y su identidad; la elite o clase económica y política oriental no tienen vocación de país y no le interesa asumir el poder gubernamental, prefieren dedicarse a sus negocios, mejor si asociados con el gobierno y dejando a los centralistas andinos, ahora los masistas, esos engorrosos asuntos de Estado. Como dice el dicho: Si no puedes vencerlos únete a ellos, por lo que esta parte de la población que no ve perspectivas de futuro se acomoda y se adapta.

La esperanza está en las mujeres y grupos de jóvenes que defienden su futuro como un estado democrático y donde exista respeto de los derechos humanos y políticos para todos. Cualquier rato se darán las condiciones o ellos las crearan y surgirá como en Venezuela un líder que aglutine las aspiraciones de todas las regiones del país.

Jóvenes son los que no tienen compromiso con el pasado”. José Ingenieros.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

EL CAMBIO CLIMÁTICO, CONOCEMOS SUS ORIGENES, SUS EFECTOS Y POCO NOS IMPORTA

Ovidio Roca

El clima de la Tierra nunca ha sido estático y se ha ido modificando especialmente por causas geológicas durante milenios; actualmente vivimos un acelerado cambio y esta vez por efectos de la acción humana.

El cambio climático genera una modificación brusca del ecosistema, del régimen de lluvias, vientos, temperaturas; en fin de las condiciones a las que nos hemos adaptado en milenios tanto nosotros, los animales y las plantas de nuestro entorno y por haber logrado esta adaptación es que podemos vivir con cierto confort en este nuestro planeta.

Nuestra economía agrícola que nos da el sustento, se basa en esas rutinas del clima y de la naturaleza, que nos dicen cuándo arar, sembrar y cosechar y sin ella la civilización humana no hubiese llegado hasta aquí. Un proceso de readaptación natural de las especies, las que sobrevivan a las nuevas condiciones que genera el cambio climático, es sumamente largo, de siglos y debemos considerar que el cambio que diezma algunas especies puede favorecer a otras, especialmente insectos que afectarán los cultivos.

En Octubre de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los que lamentablemente no se aplican al no contar con el respaldo efectivo de grandes  países y tampoco de una gran mayoría de la población mundial que dice que le preocupa pero no cambia sus hábitos de consumo, de destrucción de la naturaleza y producción masiva de basura cada vez menos biodegradable.

Los líderes del Estado plurinacional, se precian de ser indígenas ecologistas e indigenistas y manejan un demagógico discurso pachamamico; pero para la Comisión del Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza que analizó el caso del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure, Tipnis y los impactos que causaría una carretera y que no se dejaron engañar, son solo ecocidas y etnocidas.

Pese a que se ha demostrado que la mejor tecnología para combatir el cambio climático es la conservación de los bosques, Bolivia en los últimos trece años ha sufrido la pérdida de un total de diez mil cuatrocientos kilómetros cuadrados de bosque. La mayor deforestación está vinculada a la expansión agrícola y pecuaria para producir alimentos e impulsada por la inseguridad de la tenencia tanto por avasallamiento, como del criterio que maneja el INRA para su titulación, de que si no se tala todo el bosque no se cumple con la función económica social, y luego a los chaqueos y desmontes indiscriminados de los avasalladores de tierras en territorios indígenas y reservas forestales; últimamente en el Choré en Ichilo; Valle de Tucabaca en Roboré y en Guarayos. Esta es una desforestación descontrolada que impacta en los ciclos hidrológicos locales y cambia los patrones de precipitación, con aumento de riesgos de sequías e inundaciones.

Paradójicamente es durante el gobierno de los masistas pachamamicos, que se produce este grave retroceso en la protección del medio ambiente: han dejado de lado e incumplen la ley del medio ambiente, ley forestal, los mecanismos de control de uso del suelo y desvirtuado la Superintendencia Forestal. En consecuencia han abandonado el manejo forestal sostenible en el que Bolivia tenía un sitial mundial importante. La política de protección de bosques y tierras se incumple y se abandonan las áreas protegidas y se permite su avasallamiento por grupos cocaleros y proyectos gasíferos y mineros, sin el menor cuidado ambiental.

Por un puñado de dólares o yuanes; estos defensores de la Pachamama y de los pueblos originarios permiten a sus amigos del Imperialismo Chino: expulsar a los indígenas originarios de sus territorios, destruir la naturaleza, los animales, las plantas, y envenenar con mercurio los ríos amazónicos explotando el oro. También se permite y facilita, que los llamados movimientos sociales enviados por el gobierno como mitimaes, destruyan los bosques para colonizar el oriente, mal explotar la madera, apropiarse de las tierras y sembrar coca.

Es consenso pleno de la comunidad científica internacional, aunque Trump lo niegue y al Evo poco le importe; que el cambio climático es causado por la acción humana sobre los ecosistemas y que tiene sus orígenes y efectos en la emisión de gases  de efecto invernadero, sobreexplotación de los recursos no renovables, deforestación, contaminación de las aguas, por lo que es nuestra responsabilidad para sobrevivir, para preservar nuestra vida y nuestro futuro como seres humanos, trabajar seriamente sobre estos temas. Necesitamos cuidar nuestros bosques e investigar y conocer el nuevo ritmo de los ciclos agrícolas para determinar las épocas y lugares adecuados para nuestra actividad agropecuaria, tanto cultivos perennes como temporales y  adelantar la adaptación de las semillas a las nuevas condiciones mediante los avances de la ciencia de la biotecnología con semillas transgénicas resistentes a la sequía y a nuevas plagas, lo que reduce el uso de los agroquímicos o permite sustituirlos por otros nuevos pesticidas menos contaminantes, significando menos impactos ambientales y más ahorro en los costos de producción.

El problema es que más allá del discurso poco hacemos y muchos poderosos y con influencias deciden negarlo: “Las temperaturas de la brisa del viento están llegando a menos 60 grados, la más fría registrada. En los próximos días, se espera que se enfríe aún más. La gente no puede durar afuera ni siquiera por unos minutos.  ¿Qué diablos está pasando con el calentamiento global?. Por favor Vuelve rápido, te necesitamos. Donald Trump, Muralista y Climatólogo.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

EL DISCURSO RACISTA Y PACHAMAMICO DEL MAS; UNA ESTRATEGIA DE PODER Y CONQUISTA TERRITORIAL

Ovidio Roca

En su estrategia política para la conquista del poder los ideólogos socialistas del Foro de Sao Pablo, diseñaron para aquellos países con mayoritaria población indígena una estrategia racista y de enfrentamiento con el mestizo blancoide, al que califican de neoliberal y explotador del pueblo y de la naturaleza, y en contrapartida dibujaron una imagen del indígena como persona pachamamista y explotada por el sistema. Hace poco decía el Evo que eran la “reserva moral de la humanidad”; se refería por supuesto a quienes lo apoyan, no a los indígenas con criterio propio y que lo adversan.

Luego sacralizaron las palabras racismo, discriminación, proceso de cambio, que son utilizadas por los grupos de activistas gubernamentales para manipular la opinión pública y así declarar culpable y enemigo del pueblo al ciudadano de cualquier color de piel y con pensamiento propio, por el solo e imperdonable delito de ser opositor al grupo gobernante.

El racismo ha sido siempre un mecanismo que permite eliminar de la competencia y del mercado a ciertos grupos que nos perjudican y molestan, y para visibilizarlos y excluirlos se utilizan los rasgos étnicos, culturales o religiosos. El racismo fue usado durante los gobiernos “neoliberales” y ahora lo utiliza activamente el grupo de poder masista; primero contra los blancoides opositores y luego contra todo aquel que se les oponga sin fijarse si es indígena o mestizo.

En el ejercicio del poder los masistas rápidamente se olvidan de la pachamama, especialmente  cuando se trata de incrementar el cultivo de coca, devenida en mercancía y no hoja sagrada; entonces se tumba el monte a troche y moche, se colocan pesticidas y fertilizantes para aumentar la producción y en su proceso de industrialización cocainera se utilizan ácidos y químicos que contaminan los acuíferos y matan la biodiversidad; y ni hablar de la exploración minera, con el cianuro, el mercurio y tuti cuanti, así el famosos discurso ecologista termina naufragando. Así comprobamos que el ecologismo, el pachamamismo, el cuidado de la madre tierra, es un eslogan que termina cuando hay un buen negocio, sea con la hoja sagrada, con los minerales de la madre tierra o la madera de los bosques y áreas protegidas.

Para avanzar y construir país libre y democrático, es necesario convenir que intrínsecamente todos somos ciudadanos, personas iguales ante la ley y que ni unos ni otros, hombres o mujeres, más blancos o más negros, somos mejores o peores y lo que verdaderamente nos identifica y califica es nuestro aporte personal a la sociedad. Somos lo que somos, no por una herencia genética sino por nuestro ser social como producto del entorno en que nos criamos, la cultura familiar, la educación y formación técnica y los valores éticos de respeto por uno mismo y por los demás; por tanto lo importante es crear oportunidades de educación, trabajo y riqueza para todos.

Si observamos a los gobernantes y especialmente a los populistas, podemos verificar que el ejercicio del poder los enloquece a todos y con más fuerza a quienes no tiene principios y fortaleza de carácter, dejando salir la calidad de persona que verdaderamente son; pues reiteramos, no es asunto de sexo, de raza ni de color; sino de ética, de buenos y malos hábitos y peores gustos.

El presidente cocalero y futbolero, que se identifica como indígena, hace lo que le place y se satisface en construir aquello que le gusta para deleitarse observándolo cuando pasea en sus tours nacionales: coliseos y canchas de pasto sintético, museos personales, elefantes blancos (esto cuando no está en su avión por el mundo internacional de los VIP’s), prometiendo prebendas a sus seguidores y prometiéndoles bonos y subvenciones de todo género, aunque insostenibles.

Migración del altiplano hacia las tierras bajas la hubo desde los años cincuenta del siglo anterior; pero colonización orquestada, política y con intención colonizadora, sustitución poblacional y de toma de territorios, usando las instituciones y recursos del Estado, se dio con en el proyecto cocalero del masismo. El gobierno populista del MAS de prevalencia aymara en su plan de expansión de fronteras, busca colonizar un territorio y una población que les es ajena y que desde su perspectiva racista y centralista considera hostil y separatista; para ello utiliza discrecionalmente las instituciones creadas por ley republicana para garantizar el adecuado uso del suelo y la protección de los bosques (el INRA y la ABT) y en este plan, organiza los traslados poblacionales andinos, los mitimaes, para promover el avasallamiento del oriente; tanto de sus tierras como de su gente.

A su vez con nuestra actitud depredadora de los recursos naturales, hemos desequilibrado al ecosistema, por lo que la naturaleza se rebela y nos muestra su mala cara: el cambio climático, sequias inundaciones, incendios, escasez de agua potable y de alimentos y así entenderemos que el racismo y el ecologismo de los populistas cocaleros es una estrategia de poder que busca manipular y dominar a la población, enriquecerse hoy y rápido, sin pensar a que costo social y ambiental, lo que definitivamente es malo para todos: populistas y opositores.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

Deja un comentario