Archivo para la categoría economía Bolivia

CULTURA POLÍTICA PLURINACIONAL

Ovidio Roca

El discurso de los dirigentes políticos y los intelectuales influye en la creación de una ideología, de un imaginario colectivo, que es el conjunto de mitos y creencias (conscientes o no) con las que cada individuo y cada sociedad en su conjunto se explica a sí mismo y al mundo.

En esta lógica, los dirigentes masistas han venido construyendo la ideología y cultura del Estado Plurinacional y lo hacen a su imagen y semejanza, mediante los reiterativos discursos y declaraciones públicas de sus ideólogos los que expresan una cultura y perfil psicológico digno de estudio y que vale la pena compilar para información de los psicopatólogos del futuro. Estas son algunas intervenciones de las últimas semanas.

JUEGO DEMOCRÁTICO, CHUTAZOS Y RODILLAZOS EN LOS HUEVOS

Aquí están viniendo a Yungas, ex viceministros de ADN, de Banzer, de Goni para confundir con talleres, seminarios. Si fuera cocalero de Yungas a chutazos sacaría de aquí, porque no tienen ninguna moral ni autoridad para seguir confundiendo”. Evo

RACISMO Y COCA

La ideología masista es bifronte, una la coca y la otra el racismo, como nos enseña el Licenciado.

Evo es  el presidente que despenalizó el acullicu de la hoja de coca en la ONU, el indígena insultado y amenazado de muerte  por la derecha que en el pasado quiso “liquidar” el consumo de coca y a los productores del arbusto”. “El desprecio a Evo es el desprecio a ustedes, es el desprecio a las polleras, es el desprecio al color de piel…”. “No es para amargarse sino para saber cómo es la pelea: q’aras contra indios, q’aras y gringos contra trabajadores, campesinos y pueblo, esa es la pelea”. Linera en Yungas.

KAUSACHUM COCA, HUAÑUCHUM YANQUIS.

Evo Morales se dio a conocer públicamente como trompetista de la Banda Real Imperial (1976 y 1977) y participó del majestuoso Carnaval de Oruro, posteriormente se trasladó al Chapare y tuvo una exitosa carrera como jugador de futbol y dirigente máximo de las seis Federaciones de cocaleros, de la cual sigue siendo su Presidente y permanente defensor de la hoja de coca.

Evo afirma que: “Así como defender el gas, es una cuestión económica, o el agua es defender la vida, defender la coca es defender nuestra identidad”. En el acto de lanzamiento de la nueva serie de billetes del Banco Central de Bolivia manifestó: “Tengo un reclamo, yo también soy culpable, ¡no está la hoja de coca!”.

Luego resaltó: “La hoja de coca, los productores y sobre todo los sindicalistas de los movimientos sociales vamos a ser inmortales, porque lo que hicimos en poco tiempo es algo inalcanzable desde la fundación de la república y eso es solo con la unidad del pueblo boliviano”. “Tarde o temprano, legalmente y limpiamente y públicamente, tenemos que entrar con la hoja de coca a todos los países del mundo, porque nosotros podemos demostrar que la coca es alimento y es medicamento”. Evo, Día Nacional el acullico de la coca.

EL SECRETO UNO: LAS GANANCIAS BLANCAS ENCUBIERTAS

Según Jeremy McDermott (InSight Crime 2014) el costo de producción de un kilo de cocaína de alta pureza en el Chapare sería de 2.000 dólares y es vendido a los traficantes en 8.000 dólares.

Datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), indican que el excedente de coca convertido en cocaína, es de 56.370 millones de dólares y los traficantes la venderían en 225.482 millones de dólares. Cifras inverosímiles porque superan el PIB nacional, que al 2017 era de 33.810 millones de dólares.

EL SECRETO DOS: EL AHORRO COLATERAL ESCONDIDO

El Senador del MAS, Efraín Chambi, revela un segundo secreto: “Estamos construyendo un nuevo edificio con recursos de austeridad (el Palacio de Evo), No estamos tocando presupuestos nuevos, sino con los ahorros nuevos de la Asamblea, limitando el papel higiénico”. El secreto esta en cagarla y no limpiarse.

ovidioroca.wordpress.com

 

Anuncios

, ,

Deja un comentario

MITOS Y MENTIRAS QUE AYUDAN A ENGAÑARNOS

Ovidio Roca

Los políticos y especialmente los populistas, trabajan apelando a la emoción y no a la razón, por esto suelen minimizar los problemas económicos y técnicos de la sociedad y creen que con promesas y discursos voluntaristas van a resolver los asuntos que requieren de trabajo, conocimiento y ciencia. Esta estrategia de los políticos se aprovecha de la conocida propensión de las personas por guiarse por las ilusiones y las esperanzas, pues si no fuera así no tendríamos políticos demagogos y tampoco licenciados maniobreros, saca suertes, yatiris y curanderos.

Olvidamos que el objetivo personal es el de una vida creativa, plena y grata en sociedad, para lo que necesitamos una formación integral basada en principios y valores éticos, que propicien la educación de los ciudadanos y también con aquellos que impulsan el conocimiento técnico y científico, la innovación y la competitividad para que las personas puedan desarrollar todo su potencial.

En nuestras escuelas, seguimos impartiendo una educación formalista y memorista, cuando necesitamos formar a los jóvenes para afrontar el futuro en un mundo cambiante, cada vez más interrelacionado y que avanza a grandes saltos impulsado por la ciencia y la tecnología.

Como información, el nuevo Índice Mundial de Innovación, publicado por el INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, sitúa Bolivia a la cola, en el puesto 117 de un total de 126 países a nivel mundial y como el menos innovador de Sudamérica con excepción de Venezuela.

Como ejemplos del estilo de la propaganda gubernamental, distorsionadora y envolvente, están las informaciones sobre el control presupuestario en las que solo se refieren a la cantidad de la inversión pública y no a los resultados, ni a la calidad y oportunidad de la misma; se preocupan por medir la ejecución, el gasto, pues el que gasta todo y se endeuda en esta lógica plurinacional es el capo; pues no interesa el producto como realmente lo valora una buena ama de casa que compra lo necesario, al menor costo y de la mejor calidad.

También hablan del PIB, aunque el pueblo no conoce este índice, o no le cree o poco le interesa, pues lo que ellos ven y sienten es el cómo la economía afecta sus tripas y su calidad de vida.

En ese juego de indicadores y estadísticas, nos dice un Ministro que estamos felices con el bajo índice de desempleo: 3.3%, aunque sabemos que en los países con un gran mercado laboral informal (el nuestro bordea el setenta por ciento) una baja tasa de desempleo solo señala que “la gente se las busca” en mercados de trabajo precarios e informales y hasta delincuenciales. Tampoco se habla ni se toma en cuenta la calidad, la estabilidad y los beneficios sociales de la fuente de empleo.

Pero lo que es incomprensible es que luego de conocida la hilacha de los gobernantes populistas y de haber sufrido por el fracaso de su mala gestión, la gente se empecine en seguir apoyando algo que sabe o debería saber que no funciona para bien. La conclusión es que en una población enferma de populismo, mientras la economía y la crisis no toque fondo, no aceptara cambiar de modelo lo que confirma el dicho: “Todo pueblo tiene el Gobierno que se merece”.

El reto es que luego del triunfo del: ¡Bolivia dijo No!, pasemos a: Construyamos una nueva Bolivia democrática, próspera y sostenible para todos.

ovidiorocawordpress.com

, , ,

Deja un comentario

LA GENERACION ACTUAL Y EL POPULISMO COCALERO

Ovidio Roca

En el 2006, el MAS inicio su gestión de gobierno aplicando una receta socialista, populista y estatista que llamó Proceso de Cambio. Una receta que lleva invariablemente al mismo puchero (lloriqueo): destrucción de la libertad ciudadana, de la institucionalidad, de la economía, la ética y la cultura de vida de los ciudadanos.

El Proceso aplica el Capitalismo de Estado y se orienta hacia el  extractivismo de productos naturales y minerales, bajo la creencia populista de que la riqueza es un producto que se extrae, que se explota y no una creación de la cultura, de la innovación y el trabajo humano.

Se crea una enorme burocracia de partido y como consecuencia se dispara el gasto público y los subsidios. Las instituciones se agrandan, engordan y pierden en calidad, eficiencia institucional y honestidad de los funcionarios.

Cada día se fabrican miles de leyes y reglamentos que sirven para que la burocracia ya sea judicial, policial o administrativa se enriquezca, atemorizando y extorsionado al ciudadano y como consecuencia crece la informalidad, el contrabando y así la carga impositiva solo recae sobre unas pocas empresas formales que penosamente subsisten.

Los escasos opositores que logran acceder al control democrático de alguna institución pública son continuamente boicoteados  y desestabilizados, hasta que logran defenestrarlos, encarcelarlos o exiliarlos. Esta práctica genera una situación de precariedad, debilidad, inseguridad e inestabilidad de las instituciones.

Esto es lo que se llama Proceso de Cambio (pero no para mejor), que modela en la población una cultura de anarquía, huelgas, bloqueos, destrucción de la institucionalidad y sobre todo entroniza la desconfianza.

Como resultado el pueblo no confía en las autoridades ni en las instituciones y lo hacen con razón, pues saben que éstas solo responden al dinero y las órdenes del poder y esto conduce finalmente a una total ausencia de confianza en las leyes, normas e instituciones.

La población formada en este ambiente no respeta las normas ni a las personas, ahora diariamente pululan grupos de agitadores que no argumentan ni justifican sus demandas; solo exigen y su único argumento, su razón, es la fuerza.

Cuando el Gobierno tomo el poder el año 2006, coincidió con una época de buenos ingresos nacionales (por los altos precios del gas y los minerales) por lo que de inmediato entra en una borrachera de gastos y corrupción. No se piensa en el futuro y pese a que le aconsejaron la creación de Fondos de Ahorro e Inversión (como los Fondos Soberanos que manejan varios países europeos) siguiendo la lógica de ahorrar en “época de vacas gordas”. Recordemos que esto es lo que aconsejo José al Faraón de Egipto, un consejo que no le dio el Licenciado al Faraón Chapareño.

El Gobierno populista es centralista, se apropia de alrededor del setenta por ciento de los recursos del país y mantiene bajo su control a todas las instituciones de Estado. A nivel local los grupos corporativos con aval del Gobierno hacen exactamente lo mismo y se enquistan en las instituciones y las manejan para su provecho. Utilizando los recursos recibidos por el gas, más los del gran endeudamiento, realizaron malas y corruptas inversiones para gusto del Jefazo y ganancias y comisiones para sus seguidores: coliseos, canchas de fútbol, museos, palacios, aviones, helicópteros, son juguetes para solaz del Faraón Chapareño.

El MAS viene adoctrinando a la población diciéndoles que el Estado es el principal proveedor y el Faraón andino el único distribuidor de dadivas y castigos y que la forma de conseguirlo es con su adoración y apoyo abyecto; o en la versión Chapareña, con el reclamo movilizado pues el que no llora no mama. Una práctica en total contraposición con lo que se entiende como función de un Estado Democrático, cual es garantizar el pacto social y contribuir al bienestar, la paz y seguridad ciudadana.

No logran entender y tampoco les interesa saber, que con los inmensos recursos a su disposición en estos trece años, tuvieron la oportunidad de transformar la economía prevaleciente; primaria, extractivista y volcada a las materias primas, hacia  una economía diversificada, de modernas tecnologías y de prácticas ambientales sostenibles. Tampoco entienden, y esto por ser contrario a su visión ideológica, la importancia de tener un Estado mínimo, regulador y un sistema de mercado que asigna los recursos; modelo que llevó a los países del norte de Europa a alcanzar para sus ciudadanos, uno de los más altos niveles de bienestar y progreso.

Ahora que viene la época de las vacas flacas y de pagar las deudas, la difícil tarea que corresponderá realizar al próximo Gobierno es bajar el gasto público, mantener la disciplina fiscal y monetaria, reestructurar el Estado, disminuir la cantidad y  mejorar la calidad de los funcionarios públicos y aplicar un sistema tributario que no castigue al contribuyente. El objetivo es que la economía gane en competitividad; evitar que se deprecie la moneda y que los salarios reales crezcan por esa mayor productividad de la economía. Esto demanda creatividad y esfuerzo y a la larga construye economía sostenible y bienestar ciudadano.

Por la experiencia vivida sabemos que el pueblo de mentalidad populista, se opondrá a esta receta de trabajo y responsabilidad y lo hará “hasta las últimas consecuencias”, como lo vemos hoy en la Argentina. Un dato preocupante sobre la enfermedad populista y la estupidez humana, lo vemos en Venezuela un país que sufre una de las peores miseria y crisis social, y cuando la gente es consultada en un setenta por ciento dice que el Estado debe manejar la economía y las Empresas públicas.

Sin embargo no todo está perdido, frente el vacío y la inconsistencia de una oposición que aparentemente claudicó en la lucha contra el populismo, la autocracia y la impostura, surge una nueva generación; jóvenes que usando las nuevas tecnologías de información y comunicación están conformado las plataformas ciudadanas, unos nuevos espacios democráticos y de participación en las que hablando de una forma clara y valiente le dicen al gobierno, que Bolivia dijo No, que están violando la Constitución y los principios democráticos. Ellos son persistentes, creativos y con un nuevo lenguaje han conseguido la sintonía con los sentimientos de la población. Ahora corresponde pasar de la denuncia y la protesta hacia la propuesta y la consolidación de una alternativa de conducción del país.

 “Yo soy un masista, un politiquero de doble discurso, hablo del proceso, proceso de cambio, pero no cambia nada. Antiimperialista, pero vende patria, no hay nadie como yo”. Canción del folklore plurinacional.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

LA NEFASTA HERENCIA MASISTA CON LA QUE TENDREMOS QUE LIDIAR

Ovidio Roca

Los funcionarios y los panegiristas del MAS citan, demagógicamente, cifras macroeconómicas con las que buscan mostrar una buena gestión gubernamental; pero de lo que no hablan es que de ninguna manera generaron prosperidad ni buena empresa; ellos tuvieron la suerte de recibir una millonaria herencia de los anteriores gobiernos: reservas petrolíferas certificadas, gasoductos construidos hasta los mercados y contratos ya suscritos. Además y de yapa les cayó un regalo del capitalismo, una larga coyuntura de precios internacionales como antes nunca vistos, donde el petróleo pasa de los 20 dólares por barril a los 100 y hasta 140 dólares.

Ellos dilapidaron esta herencia, se gastaron los mayores ingresos que recibió el país en toda su historia, a lo que se suma también el mayor endeudamiento; recursos que dilapidaron en corrupción, en construir millonarios proyectos totalmente fracasados, museos, palacios, canchas de plástico, coliseos. Inversiones que caracterizan el ciclo de la política y cultura cocalera y que está dejando un país endeudado y enfermo de populismo. Una inversión buena para incrementar el PIB pero mala para el país y su gente.

Como siempre, luego de la borrachera, del desastre, viene la dura tarea de reconstruir la economía, la institucionalidad y la ética del trabajo y esto exige que se asuma la responsabilidad de poner orden; recomponer el aparato productivo y las finanzas, lo que implica tiempo, sacrificios y trabajo. A su vez la gente acostumbrada a las prebendas del populismo y que va a sentir los efectos del ajuste, dirá que con el MAS todo era mucho mejor y gratis.

En los otros países Castrochavistas, que aplicaron la misma receta, los ciudadanos desesperados sacaron a los populistas del Gobierno y los metieron presos y ahora están trabajando duro en reconstruir su país; otros están en proceso de expulsarlos, nos referimos a Venezuela y Nicaragua los que están en su fase de crisis terminal; la etapa represiva y genocida en la cual están asesinando a su población. Nosotros siguiendo el mismo modelo hacia allí vamos.

Evo, que es un dirigente campesino cocalero puesto en el gobierno por el Castrochavismo, en su lógica practica y campesina siente y  se pregunta: “El pueblo es sabio (y) si uno no responde, fuera pues!”. Pensamiento sabio e interpretación necia: “Yo mismo a veces no puedo entender que ya estoy 12 años de Presidente, qué está pasando digo, me pregunto. Claro, a veces no están atendiendo bien, falta todavía, hay nuevas necesidades pero hay resultados, el pueblo es sabio (y) si uno no responde; fuera pues!, pero sí hay resultados”. (Esto último, lo de los resultados, se lo hacen creer los chupatetillas que no quieren soltar la mamadera y el poder).

Nos olvidamos que un país que se proyecta libre y próspero hacia el futuro, requiere de valores, de trabajo creativo, de compromiso; un accionar ciudadano que transita por el ejercicio responsable de los derechos y el total cumplimiento de las obligaciones.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

AUTONOMÍA SE HACE AL ANDAR

Ovidio Roca

El saber popular acuña frases tales como: del dicho al hecho, del discurso a la acción y en esta misma línea de expresión, hace un tiempo en Santa Cruz se decía: “Autonomía se hace al andar” y con esto se quería expresar que no podemos quedarnos en la pura charla y que las autonomías Municipales y Departamentales son parte de un proceso de largo aliento para la construcción política e institucional de unas Autonomías Departamentales en camino hacia el Federalismo.

En esto debemos ser honestos, coherentes y actuar en consecuencia, pues muchas autoridades locales han venido emborrachando la perdiz y pasan su tiempo haciendo discursos autonómicos reclamando más competencias, pero no cumplen ni de lejos con las que tienen. Lo correcto es ejercerlas en su integridad  y como resultado de esta práctica y mejores resultados, trabajar para  ampliarlas.

Si se hubiera querido avanzar en el proceso autonómico, se tendría que haber empezado por ejercer las 36 competencias exclusivas que otorga a los Departamentos el artículo 300 de la Constitución y que a la Ley Marco de Autonomías faculta sin condiciones.

Las deformaciones de la estructura económica y social, bajo el modelo estatista, populista y cocalero, explican no solo el comportamiento acomodaticio de las clases empresariales del país sino también, por ejemplo, el actual desplazamiento del proletariado minero de la conducción política y sindical de la COB en favor de los grupos cocaleros y comerciantes quienes pertenecen a la actividad económica más rentable y activa del país: productores de coca, pasta base, cocaína, actividad ilegal que representa el vínculo más activo de Bolivia con el mundo. Esto coincide con lo que señalaba Marx: “es el ser social el que determina la conciencia, no la conciencia la que determina el ser social”.

Se acusa a los líderes empresariales cruceños de que se interesan más por sus negocios que por la autonomía y esto se explica porque la economía está controlada y condicionada por las decisiones políticas del gobierno centralista, que acosa al sector empresarial privado mientras privilegia un modelo doble de economía: uno centralista y estatista para beneficio del grupo palaciego y otro de economía informal para los sectores y movimientos sociales y corporativos que sustentan al gobierno mientras viven de todo tipo de negocios informales e ilegales. No olvidemos que la base productiva condiciona lo político e institucional y cuando se tenga seguridad jurídica, la inversión y el desarrollo empresarial será más eficiente y acelerado.

Una sociedad natural tiene diversas clases sociales posicionadas según sus capacidades y oportunidades, pero que deciden trabajar juntas al servicio del bien común. Los políticos y para hacer honor a su función como representantes del pueblo, no pueden estar al servicio de ninguna clase o sector determinado sino del bien común.

El discurso demagógico de los socialistas y populistas plantea una sociedad sin clases, aunque en realidad es una sociedad de solo dos clases: la cúpula dominante por encima de todo y de todos y el resto.

Se dice que la política es el arte de lo posible y ahora que Santa Cruz  cuenta con un Estatuto Autonómico, aunque recortado y limitado, hay que usarlo al máximo asumiendo plenamente todas las competencias que se nos permiten, buscando potenciar al Departamento y su economía.

Lo que vale y corresponde es que los ciudadanos y sus líderes se dediquen a potenciar la región, construir y avanzar en lo político, institucional, productivo y económico y eso se logra con acciones prácticas, educando, industrializando, produciendo mejor, preservando nuestro ecosistema, asegurando así un mejor futuro para nuestros hijos y lo importante es no perder el rumbo y avanzar de frente hacia el Federalismo y la reducción del Estado centralista.

ovidioroca.wordpress.com

, , , ,

Deja un comentario

ESTADO PLURINACIONAL COCALERO, EN PROCESO DE CAMBIO Y PERMANENTE MOVILIZACION

Ovidio Roca

A diferencia de los que dice el Licenciado, “Para que hacerlo fácil si podemos hacerlo difícil”, la gente gusta de las cosas simples y prácticas: busca su bienestar y el de su familia; construir una nación donde sea grato vivir, trabajar y progresar. Una sociedad de ciudadanos con iguales derechos, donde cada uno en su ser particular íntimo y familiar mantiene su propia identidad y no busca ser privilegiado ni discriminado por su diferencia étnica, religiosa o política, sino porque contribuye con su creatividad y esfuerzo a construir su futuro y una nación exitosa para todos.

El éxito de una verdadera democracia depende de la vigencia del Estado de Derecho y de un sistema de pesos y contrapesos claramente delimitados. La llamada democracia populista cocalera, al carecer de contrapesos, puede dedicarse en nombre de su mayoría a  aniquilar toda oposición, convirtiéndose en un Estado totalitario y corrupto.

Bolivia es un país donde la gente no confía en la justicia pues sabe que ella está exclusivamente al servicio del gobierno, de manera que la única forma de reclamar cuando se tiene capacidad de manejo de masas es mediante la presión callejera por lo cual y debido a esta ausencia de institucionalidad, casi todos los días en el occidente y ahora en el oriente, vemos proliferar masivas movilizaciones por demandas personales y de gremio, con paros, bloqueos, huelgas de hambre y como parte del folklore y el dramatismo nacional: extracción de sangre, tapiado, crucifixión.

Democracia en su esencia es responsabilidad ciudadana, separación de poderes, alternabilidad, respeto a los derechos  de los demás, justicia independiente, árbitro imparcial. El respeto a la persona como ciudadano y no como miembro de una tribu, un clan, una corporación, una logia o un afiliado del sindicato y del gobierno.

El llamado proceso de cambio hizo de todo para cambiar el país; desde el certificado de nacimiento, su nombre de pila y apellido, los códigos y las leyes, las fiestas, las fechas cívicas, los héroes y los santos. Todo se cambió y nada cambio para mejor: la corrupción, el atropello de los derechos humanos, la ineficiencia gubernamental, la economía, la actividad productiva, el narcotráfico y el contrabando empeoraron. Se talaron los bosques y las selvas pues desean que desaparezcan para ser colonizados por la coca.

Se instauro la democracia populista lo que significa que las leyes se cumplen solo cuando conviene al gobierno y las mismas están en permanente modificación y cambio para acomodarlas a sus intereses de conservar el poder; por ello y parafraseando a  Lope de Vega se podría decir: “Es ley lo que manda el Evorey.

El problema se agudiza aún más por la propuesta del populismo que en Bolivia combina tres factores letales: propuesta étnica, economía dependiente de los recursos naturales y poderes estatales dominados por el partido gobernante.

Los revolucionarios en el poder cambiaron el vestuario y de look, engordaron y se enriquecieron, sus millones crecieron y cambiaron de país para esconderse en paraísos de impunidad, donde esperan ir pronto a disfrutarlos. Quizá lleven algunos llunkus para que le amarren sus guatos, los sirvan y los adoren.

Actualmente la economía ya les complica el pastel y se tiene una aguda reducción de ingresos a pesar del endeudamiento irresponsable del Gobierno, lo que está limitando sus acciones. A su vez el apoyo externo de los países castrochavistas está menguado; Venezuela ya no es un apoyo, más bien un mal ejemplo y los cubanos subsisten por su venta de servicios de espionaje, “inteligencia” y técnicas de represión revolucionaria

Todo este ambiente de incertidumbre, de extrema corrupción y abuso sistemático, está haciendo reaccionar a la gente y posicionar a los Comités Cívicos. El pueblo al contar además con la permanente información que difunde un nuevo e importante actor que son  las redes sociales, con sus mensajes, convocatorias y denuncias por el “feis”, el “guasap”, está perdiendo el miedo. Esto hace que la gente se dé cuenta que una mejor opción es retomar el camino hacia el progreso y el desarrollo lo que implica recuperar la Republica, establecer el Estado Federal e instaurar una economía de mercado libre y competitiva.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

ESTADO PLURINACIONAL POPULISTA EN TIEMPOS DE VACAS Y LLAMAS FLACAS

Cuentos e historias explicados  con “chuis” y no con hamburguesas gringas.

Ovidio Roca

Por no tan extrañas circunstancias el discurso populista y estatista es el preferido por las masas latinoamericanas, las que ilusionadas por las promesas no asumen personalmente el duro trabajo de construir su futuro. Es por esto que algunos analistas afirman que los latinoamericanos no creen en el liberalismo porque significa asumir responsabilidades y derechos individuales y sociales y ante esto prefieren la ilusión de que los líderes y el Estado solucionara todos sus problemas: “Basta de realidades, queremos promesas” podría ser su emblema y declaración de deseos.

Bolivia ingresa al siglo XXI conducida por un partido populista hacia el estatismo, el indigenismo y el control absoluto de los poderes del Estado, incluido el electoral. Es también la época durante la cual todos los gobiernos populistas Latinoamericanos prosperaban financiados por la increíble alza del precio de las materias primas, hidrocarburos, minerales y el narcotráfico.

Las ideas socialistas, corporativistas y la ilusión populista, obnubilaban a las masas que esperaban recibir todo de un Estado Benefactor, mientras que las propuestas de trabajo tesonero, de ahorro e inversión responsable son desechadas por la ilusión de vivir a costa del Estado, el que engordaba con el auge de las materias primas, de la cocaína y el contrabando.

Por su parte muchos progres europeos bajo el paradigma del buen salvaje, apoyaban todo proyecto revolucionario latinoamericano y este su sentimiento guiaba el dinero de instituciones y personas hacia las ONG que trabajaban promoviendo proyectos políticos de izquierda e indigenistas; pero por supuesto mientras éstos sudacas permanezcan lejos de su casa.

Como popularmente se dice, “otra cosa es con guitarra” y así vemos como los populistas durante más de diez años hicieron una pésima gestión gubernamental, derrocharon los recursos públicos que ellos no generaron, gastándolos de manera ineficiente, despilfarradora y corrupta, mientras el gasto público, la burocracia y la inversión improductiva crecían exponencialmente, una gran parte de ésta financiada por endeudamiento.

Se multiplico la economía informal y se dio amplia libertad para que los sectores de capitalismos salvajes y vinculados con el circuito del contrabando y la coca hagan sus negocios y en lugar de apoyar y promover la diversificación de la actividad productiva, el gobierno con medidas políticas y judiciales atenta permanentemente contra los derechos de propiedad, las empresas, la agricultura y  cualquier actividad formal de los que considera opositores.

El modelo populista con sus variantes, desde los típicamente comunistas de nacionalizaciones masivas, colectivismo y estatismo económico como en Cuba, hasta el capitalismo mercantilista de los compañeros del MAS, prevalecieron durante estos años, pero ahora están preocupados pues con la caída de los ingresos y de las reservas del gas están en graves problemas. Sin embargo ellos mantienen la confianza, aún tienen la cocaína y saben que con el  miedo, el  temor, más las ilusiones y esperanzas se controla a los pueblos y si algo falla pueden vender el país a los chinos.

En general el pueblo se olvida que lo correcto es guiarse por los resultados y no por las ilusiones y fantasías; no por lo que se dice, sino por lo que se ve, y ahora que se avizora con más fuerza un nuevo ciclo de vacas flacas está de vuelta la necesidad del trabajo productivo y la innovación como fuente de riqueza y ahí hacen falta las ideas, la doctrina y los planteamientos del liberalismo democrático. Podemos seguir el camino de Venezuela o de Cuba, o podemos apostar a lo que están empezando a hacer en Argentina, Chile y Perú y desde hace rato hacen los países del norte de Europa; es hora de elegir y realizar.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

,

Deja un comentario