Archivo para la categoría economía Bolivia

ELEGIR ENTRE PROMESAS O RESPONSABILIDADES

Ovidio Roca

Los masistas son expertos vendedores de mitos; durante más de 13 años el discurso político y propagandístico del MÁS atribuyó a la llamada nacionalización la bonanza económica del país, ocultando que fueron los altísimos precios internacionales de los hidrocarburos y el incremento del IDH los que explican los mayores ingresos del Estado. A eso hay que añadir las exportaciones de coca y sus derivados que financian el contrabando, el crecimiento inmobiliario y una cierta bonanza, aunque no sostenible, de la economía.

Ahora se acabó la plata, se acaba el gas y las empresas en las que se gastó cientos de millones de dólares están en quiebra; los prestamistas están cobrando las inmensas deudas y unos cobran en dólares y otros en territorio y recursos naturales. El pueblo enfermo de populismo ya no cree en las instituciones, ni en nada ni en nadie; se acabó la fiesta y hay que poner en orden el país, pero los jaraneros no quieren saber de poner la casa en orden y aceptar que hay que empezar a capacitarse, a trabajar en serio, a producir y arreglar las cuentas.

En Bolivia, país de economía primaria, las reservas de gas cayeron, hay problemas para cumplir los contratos de exportación y se encogen las reservas para abastecer la demanda local; mientras por su parte el Gobierno continua con su modelo económico estatista y de galopante corrupción populista y cocalera.

Esta economía populista cocalera se podría mantener estable dependiendo de cómo actúen los países vecinos, en su afán de protegerse de la coca, el contrabando y el narcotráfico que les afecta. El problema es que este comercio es el que sostiene al régimen populista y si se recibe una presión internacional fuerte esta economía ilegal se caerá y obligara a la ciudadanía responsable a realizar un cambio de modelo para mejorar las condiciones de vida en el país. Sin embargo, la percepción común (en un país con ochenta por ciento de empleo informal) es que si eliminamos las actividades ilegales y de baja tecnología la población mayoritariamente se quedará sin trabajo.

La perspectiva que se nos presenta con el populismo es una segura caída de los ingresos, por lo que si queremos avanzar y no caer en la miseria, necesitaremos un nuevo modelo de economía, el que indudablemente está ligado al conocimiento y las nuevas tecnologías y esto lo tenemos que realizar bajo la conducción de uno de los candidatos que se han presentado a la contienda electoral de Octubre.

Para la elección entre los candidatos los debates poco ayudan, pues la gente vota según sus intereses de corto plazo y su vinculación con el modelo político y económico que representa cada uno de los aspirantes; candidatos de los cuales ya se tiene, aunque sesgada, una personal o corporativa percepción:

Lo que se percibe de Carlos Mesa es que es un brillante periodista y magnífico orador. Se lo recuerda como un mal presidente, inseguro en sus decisiones y que le gusta rodearse de amiguitos que le hacen coro. En caso de gobernar Mesa y por lo que se vio en su gestión actuará como lo hizo en su momento Hernán Siles, atribulado y sin saber qué hacer ante la anarquía y espantosa inflación que enfrento y que también ahora vendrá, pero ahora sin el Doctor Paz. Seguramente Mesa no tomará decisiones difíciles de tipo cambiario, reducción del gasto público y equilibrio fiscal, por lo que la situación se volverá caótica. En estas circunstancias la población que está integrada a la actual informalidad cocalera y contrabandista, pedirá a gritos que Evo continúe.

Oscar Ortiz es un buen Gerente tiene las ideas clara, cuenta con la simpatía internacional de los países democraticos y puede formar un buen equipo de gobierno con gente idónea, que la hay, para afrontar la difícil situación económica e institucional que dejará el masismo y que Mesa por su carácter no podría enfrentar. Tiene poca llegada a nivel nacional y popular.

El exitoso posicionamiento de Evo es fruto de los ideólogos populistas del Foro de San Pablo, quienes lo convirtieron en el icono indígena de una mayoría de población de raigambre campesina. Es el jefe de los sindicatos cocaleros que dan sustento a la economía informal a la cual la población, por la falta de desarrollo del país y de educación técnica, se halla vinculada en un setenta u ochenta por ciento.

Evo es un dirigente campesino que no tuvo oportunidad, como gran parte de los campesinos bolivianos, de formarse intelectualmente. El sabe arengar, apuntar y denigrar al enemigo, pues es lo que hace un dirigente sindical; argumentar y proponer modelos de sociedad, de economía y de gestión es otro cantar, por tanto no le conviene debatir. Es por eso que el Linera dice que él lo representara en los debates, pero que para no aburrirse piden que vengan de a seis o más asnopositores.

Ante esta situación y dado que la economía populista, extractivista y cocalera que ofrece Evo y que gusta a los informales es insostenible; hace falta un programa de gestión que nos permita educarnos y capacitarnos para ingresar paulatinamente a una economía sustentable, pues de lo contrario en un corto plazo caeremos como en Venezuela, en la miseria y pasto de los carteles de la droga y viviendo en permanente violencia y temor.
Por tanto la situación nos exige que todos asumamos nuestra responsabilidad como ciudadanos, trabajar duro en la actual coyuntura y decididos a capacitarnos pensando en el mediano plazo. Y lo más importante, que nos pongamos de acuerdo para hacer un frente común contra el populismo, pues si no lo hacemos: la luna se esconderá y el sol se escapará y habrá llanto y miseria de las guaguas y de nosotros los achachis.

ovidioroca.wordpress.com

 

Anuncios

, , , , ,

Deja un comentario

LA OPCION DEMOCRATICA EXIGE RESPONSABILIDAD Y ADAPTACION A LA NUEVA ECONOMIA MUNDIAL

Ovidio Roca

Vivimos en una nueva etapa de la economía mundial, la del conocimiento y la innovación, en la cual se modifica rápidamente la forma de producir y donde los productos mismos cambian permanentemente. En el ámbito de la geopolítica internacional, se renueva la guerra fría y resurge el realineamiento de los países: los totalitarios de discurso populista y los estados capitalistas liberales y ambos proyectos políticos disputándose diariamente espacios de hegemonía.

Los pueblos y naciones pueden optar por seguir el camino de la Democracia, una sociedad de hombres libres y responsables de su propio destino, con una economía de iniciativa privada y democrática, o por el Populismo, con un Estado protector y con masas sometidas a un caudillo omnipotente.

En Latinoamérica el populismo se instaló aplicando una política que hace al ciudadano cada vez más dependiente de las mercedes del Estado y del partido de Gobierno y lo hizo con mayor contundencia en los últimos veinte años, aplicando una política económica estatista y dictatorial que está destruyendo el Estado de derecho y la economía productiva. Un ejemplo patético de éste mal es Venezuela un país antes riquísimo,  donde ahora no hay libertad, seguridad, ni comida, ni agua, ni luz, aun menos servicios de salud y la gente por millones huye desesperada del desastre castrochavista, y este es el escenario con el que nos tenemos que enfrentar.

En los últimos veinte años el populismo tuvo una buena racha en Latinoamérica; se aprovecharon de los altos precios de las materias primas, especialmente del petróleo y minerales, pero con su ineptitud y corrupción dejaron a los países en la miseria y ahora sus caudillos (fabulosamente ricos) empiezan a ser apartados del poder.

Los gobiernos democráticos que heredan el desastre dejado por los populistas, deben enfrentar el duro trabajo de la reconstrucción de su país, de su economía y sus instituciones, para lo cual precisan tomar medidas drásticas. Este proceso de reconstrucción de la economía destruida por el populismo se da en el contexto de una nueva economía mundial, de nuevas tecnologías, nuevos trabajos, nuevos productos, por lo que se deben destinar recursos para capacitar a la población y generar fuentes de empleo sostenibles. Debemos considerar que al vivir en este mundo nuevo y en permanente cambio, con estas nuevas tecnologías y trabajos aun no definidos y donde es imposible saber cuáles serán las necesidades del mundo en cinco y diez años, debemos considerar que la creatividad es lo que cuenta y de ahí la importancia de ajustar nuestros métodos de enseñanza: como el aprender a aprender, desarrollar la lógica y la imaginación y todo esto como un proceso continuo de educación.

El modelo populista cocalero que se aplica actualmente en el país, es primario, extractivista, estatista y para mantener tranquila a la población les otorgan subsidios, jubilaciones y crean pegas públicas insostenibles y ante la caída de los ingresos de gas y minerales, para financiarse gastan las reservas nacionales y endeudan el país. Promueven o consienten asimismo una economía informal basada en la coca y el narcotráfico, por lo que consiguen el apoyo de toda esa población de baja calificación educacional y que trabaja en este ambiente vinculado al contrabando y la informalidad.

Los países desarrollados del ámbito democrático se orientan hacia el trabajo creativo, la creación de valor, la innovación, la tecnología y su población trabaja y se capacita para producir y vivir bien y procura hacerlo en paz, con respeto al prójimo y al medio ambiente, disfrutando de los valores culturales y la seguridad que dan las instituciones democráticas

En una democracia el Estado no está orientado a la actividad industrial y productiva; su responsabilidad es garantizar la seguridad de los ciudadanos, la propiedad y el “Estado de derecho” e impulsa y promueve las industrias de nuevas tecnologías bajo iniciativa privada, mientras que las industrias estatizadas por el populismo necesitan ser privatizadas y dejan de recibir subsidios, por tanto están obligadas a modernizarse para competir en un mercado libre.

Se necesita igualmente reducir y regular el gasto del Gobierno en bonos y subsidios que se otorgan para mantener artificialmente bajas las tarifas de los servicios públicos estatizados (energía, transporte público, gas, agua potable, etc.). Esto obliga a modernizar las empresas, tornarlas más eficientes y sus servicios más baratos.

Los verdaderos empresarios y los trabajadores formales coinciden en la urgencia de tomar acciones efectivas, monetarias y de control, para hacer frente al contrabando; un flagelo que está acabando poco a poco con la producción nacional, desde la agrícola hasta la industrial.

Todo esto es necesario pero complicado de aplicar en el país, pues no es compartido con la mayoritaria población que en un ochenta por ciento informal y que bajo el modelo populista se acostumbró al empleo público, a vivir en la economía vinculada con la coca, el narcotráfico y el contrabando. Por tanto tomar decisiones de ajustes drásticos asusta a los políticos que buscan el favor de los votantes por lo que no se animan a pedirles mayor trabajo y responsabilidad. En un momento difícil Churchill dijo a sus ciudadanos: “No tengo nada que ofrecer sino sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”, y salvó a su país y al mundo del nazismo.

El futuro del país está complicado por lo que si queremos incorporarnos a la órbita de los países democráticos, corresponde asumir como ciudadanos la responsabilidad de construir este mejor futuro, con mejor educación, trabajo productivo legal y sostenible como un legado para nuestros hijos y nietos.

ovidioroca.wordpress.com

Deja un comentario

COMENTARIO SOBRE EL MODELO DE ESTADO POPULISTA Y CENTRALISTA Y DE REPUBLICA FEDERAL Y DEMOCRATICA

Ovidio Roca

El populismo es una receta que ilusiona a la gente y se vende muy bien; se la ha probado con muchas variantes y con diferentes aliños y al final siempre resulto ser un veneno amargo; será un problema de masoquismo o de malos gustos?. En cada país y como producto de su proceso social y político, el populismo adquiere sus propios matices y sabores, pero en lo esencial mantiene su discurso demagógico y orientado a endulzar los oídos del pueblo con ambiciosas promesas de imposible realización.

Los populistas, demagógicamente, se proclaman firmes defensores de los pobres, de los indígenas, del medio ambiente y la madre tierra y eligen como su necesario enemigo externo al imperialismo gringo, pero no al chino más nefasto y depredador. Mantienen como sus enemigos internos a los que llaman neoliberales y capitalistas, vale decir a sus opositores, que son los responsables y no el gobierno, del malestar económico, social y político que experimenta el pueblo.

En su práctica gubernamental usan el Estado como su botín privado y hacen todo lo contrario de lo prometido en su discurso: Desconociendo su  obligación de “preservar el medio ambiente” el gobierno masista autorizo la explotación de la Amazonia por grupos de los llamados cooperativistas, quienes en asociación con mafias chinas explotan las cuencas de los ríos amazónicos con grandes barcazas y usando masivamente el mercurio con el que envenenan y destruyen el ecosistema. Estas cooperativas mineras truchas y sus socios chinos, han hecho aprobar leyes que le dan el derecho de explotar recursos naturales en áreas fiscales y protegidas, territorios indígenas, reservas naturales y donde se les viene en gana y prácticamente exentas de impuestos y del cuidado del medio ambiente. Datos oficiales indican que las mafias auríferas, durante el año 2017, pagaron por concepto de regalías alrededor de 35 millones de dólares y declararon un total de 1.500 millones de dólares por exportación del metal amarillo; probablemente el doble.

En cuanto a los indígenas y por denuncia de éstos la ONU instó al Gobierno “indígena” de Evo Morales a “respetar los derechos fundamentales de los pueblos indígenas” para que éstos ejerzan “sus derechos de acuerdo con los estándares internacionales sobre derechos humanos”.

El modelo de los  gobiernos populistas es básicamente centralista, estatista, de extractivismo, de coca y corrupción, con lo que se convierten rápidamente en Narco Estados cayendo en el lucrativo negocio de las drogas, las que rápidamente se convierte en el motor de sus economías.

Como la norma populista cocalera es “meterle nomas”, el Gobierno actúa sin respetar ninguna norma legal, social o ambiental, generando con ello una total inseguridad para los ciudadanos y para las inversiones y como consecuencia la economía formal colapsa y la población para sobrevivir actúa de la misma forma generando una permanente movilización, donde cada gremio y sector defiende con bloqueos y en las calles sus intereses particulares, no siempre lícitos.

Hasta ahora los masistas han disfrutado de una jornada larga y abundante en dólares  del gas y la coca, corrupción y borrachera de poder, ahora ya empieza el Ch’akhi, la resaca, los dolores de tripas y de cabeza y cada vez con menos plata, menos compinches albanicos y más rechazo internacional y de los propios ciudadanos bolivianos.

Para recuperar la democracia y desarrollar la economía del país, se hace urgente cambiar de modelo y aplicar aquel que han demostrado ser exitoso, como el de la República Federal y Democrática con políticas que garanticen el estado de derecho y la propiedad privada e  impulsen y faciliten la libre competencia y la generación de riqueza sostenible, lo que no se logra con más dirigismo estatal sino liberando la economía e imponiendo y acatando leyes justas. Solo en este ambiente los emprendedores y empresarios se orientarán por factores económicos y competitivos, dedicándose a producir más y mejor en vez de estar supeditados a los planes de los burócratas y pidiendo al Gobierno beneficios y ventajas exclusivas.

La Republica Federal y Democrática debe promover un crecimiento inclusivo y atender la exigencia legítima de protección y seguridad de sus ciudadanos; reafirmar la identidad y cultura nacional y la soberanía medioambiental, económica, comercial, fiscal y avanzar con la revolución del conocimiento hacia la transformación digital y con tecnologías de punta; todo esto aplicado a nuestra producción agrícola, forestal, minera, hidrocarburífera, industrial y de servicios, bajo el modelo de desarrollo sostenible.

En resumen, un buen modelo de economía y sociedad es el que produce bienestar y seguridad para la población, por tanto de lo que se trata es de aplicar una receta alternativa al populismo; la que es bastante simple pero que requiere de voluntad firme, honestidad, democracia, libre mercado, seguridad jurídica, propiedad privada, eficiencia, trabajo y responsabilidad para lograr trabajos productivos en actividades legales y con seguridad social. Lo contrario es continuar con lo de siempre totalitarismo y sumisión, con pobreza e ignorancia y luego después del fracaso, correr desesperadamente hacia el paraíso capitalista, hacia la frontera gringa, rogando que nos dejen entrar.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

EL DRAMA Y PELIGROS DE LA TRANSICIÓN DEL POPULISMO A LA DEMOCRACIA

Comentarios apocalípticos de la eventual transición.

Ovidio Roca

Se avizora que en los próximos años la situación del país se presentara por demás complicada, pues además de enfrentamos a la caída de las reservas y  producción de gas, de minerales y de otras materias primas, nos enfrentamos a la falta de competitividad de nuestra economía, primaria y poco diversificada; de instituciones sin credibilidad y personal carente de formación tecnológica y acostumbrados a la dependencia del Estado y para más yapa el cambio climático, lo que configura un peligroso camino hacia un Estado fallido.

Como herencia del populismo cocalero nos encontraremos con una economía formal debilitada, la preeminencia de la economía informal y actividades financiadas por el circuito del narcotráfico, además de una institucionalidad corroída por la corrupción y la ineptitud; por lo que si queremos cambiar de modelo de economía y tendremos que enfrentar seriamente el reto de reconstruir desde la base una sociedad y un país en un mundo globalizado e interdependiente, para el que no estamos preparados cultural y técnicamente.

Viendo este panorama apocalíptico, el proceso de reconstrucción económica e institucional del país será muy difícil y el problema es que una mayoría de la población no está dispuesta a afrontar los sacrificios que este proceso implica y peor aun cuando esperamos que alguien y no nosotros mismos, debe arreglar el entuerto.

La economía popular y el abastecimiento alimenticio está a cargo de miles de pequeños agricultores, los que se enfrentan el inminente cambio climático que obligará a cambiar los hábitos y técnicas de cultivos: se necesitará establecer nuevos épocas y ciclos de cultivos y usar especies más resistentes a los climas extremos de sequía, calor, lluvias y vientos y por ahora no tenemos capacitación en las tecnologías requeridas para afrontar este cambio.

Sabemos que el entorno económico y social moldea nuestra consciencia y bajo el régimen del actual Estado populista cocalero una parte importante de la población que estaría dispuesta a trabajar formalmente pero no puede hacerlo por las miles de regulaciones e impuestos del Estado que son imposibles de cumplir, por lo que la informalidad se presenta como una opción a la cual la gente se acomoda rápidamente para poder subsistir. Ante esta situación mucha gente dirá: para que cambiar, para qué todo este tremendo sacrificio si con este Gobierno y la economía cocalera, más el financiamiento del narcotráfico y el contrabando nos abastecemos sin mayores problemas.

Tenemos por tanto que decidir qué tipo de país queremos; la opción más fácil es seguir con el populismo cocalero, el país tribal, corporativo, de economía informal y financiada por el extractivismo y el circuito coca cocaína, un sistema político estatista en el cual los cargos en las reparticiones del Estado, no son para trabajar profesionalmente y con idoneidad y eficiencia; son pegas, son lugares para conseguir ventajas y recaudaciones y el único mérito para ejercerlas es la confianza del Caudillo y de sus llunkus.

Pero debemos evaluar si esto es sostenible y si el entorno de países vecinos y la comunidad internacional lo soportara, quizá no por principios democráticos sino por el impacto que reciben del narcotráfico, la drogadicción y la violencia que les exporta el populismo cocalero boliviano.

Una otra alternativa es la democracia liberal, lo que es más complicado pues exige voluntad y trabajo sacrificado, pues se trata de rehacer un país desde sus cimientos morales, institucionales y económicos y para esto se requiere una sociedad y un liderazgo creíble y comprometido. Este modelo alternativo de sociedad y democracia liberal, además de garantizar un estado de derecho, respeto a la propiedad y la libertad económica, necesita reconstruir las instituciones estatales y dotarles de personal idóneo rompiendo con la tradición de los Gobiernos populistas.

Se dice que jóvenes que son aquellos que no están comprometidos con el pasado y tienen un futuro por delante; ellos tienen el ímpetu necesario, pero por ahora carecen y necesitan crear un sistema institucional de gestión política formal y trascendente y ahí por delante, mientras la población persiguiendo la meta definida, el proyecto de sociedad democrática, cada uno desde su trinchera, su entorno y haciendo uso de sus capacidades y posibilidades debe avanzar, apoyando y construyendo esas metas. “Alea iacta est”.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

POPULISMO PLURINACIONAL Y SU TRANSITO HACIA LA DEMOCRACIA Y ECONOMIA DE MERCADO

Ovidio Roca

Se dice que si preparamos un guiso siguiendo una receta, por ejemplo de “patasca”, tendremos casi siempre este puchero criollo y aunque la mano del cocinero hace las diferencias, siempre será una patasca.

Vale decir que cuando cocinamos como lo hacen en Cuba, Venezuela, Nicaragua, aplicando la receta populista de estatismo, despilfarro, peguismo estatal y nos llenamos de subsidios que funcionan de épocas de bonanza de las materias primas, estaremos bien por un tiempo; pero cuando se acaba la plata y llega la época de las vacas flacas, que es cuando a los populistas los sacan del poder, hace falta que alguien trabaje y tome medidas duras e impopulares para arreglar el desastre que produjeron los populistas con su receta.

Como esta tarea de componer, de arreglar, es complicada, cuesta y afecta a todos, empieza el problema, porque los adictos al régimen no quieren perder sus pegas y ventajas y piden que vuelvan los demagogos.

Podemos ver en Argentina lo que se nos viene, pero no será antes de sufrir las dramáticas fases venezolana y nicaragüense; de miseria y matanzas que ya se avizora.

Esto de la receta y la patasca es cierto, aunque con variantes que tienen que ver con las características de cada economía nacional, su entorno geográfico y particularmente con los hábitos y características de su población. Una nota especial de la economía boliviana la dan los miles y miles de obsesivos, habilidosos y sacrificados campesinos, micro empresarios y contrabandistas, que se financian con los recursos del circuito de la coca cocaína y que abastecen de alimentos y bienes de uso diario a toda la población.

La economía boliviana es en un setenta por ciento informal y los miles de cuentapropistas se ganan la vida haciendo todo tipo de trabajos: servicios variados, pequeña agricultura, artesanías, comercio, contrabando, producción cocalera; esto más el aporte del narcotráfico, hacen que no se sienta en el corto plazo los efectos de la crisis populista de la misma manera que se lo sufre en Cuba, Venezuela y Nicaragua, que no tienen disponible una fuente alternativa de dólares a la oficial como en la Bolivia cocalera.

Una gran parte de la población quisiera trabajar formalmente pero no puede hacerlo por las miles de regulaciones e impuestos del Estado, imposibles de cumplir, por lo que el pueblo para subsistir se refugia en la informalidad que es una economía de subsistencia, una economía popular que aunque no aporta al Estado tampoco recibe nada de él y solo le pide que se aleje y les permita subsistir, pues lo único que ven de parte de la burocracia estatal son los cientos de trámites para multiplicar los pesos que éstos se meten al bolsillo.

En todo caso es importante diferenciar este tipo de economía informal, de la economía ilegal y delincuencial que afecta la vida, la salud y la propiedad de los demás y que de alguna manera es socia favorecida por los  regímenes populistas.

Como una exigencia para enfrentar la debacle y el proceso destructivo que se produce en los regímenes populistas y castrochavista y que continuara con nosotros; es asumir la tarea de diseñar la forma en que haremos la transición del populismo hacia una economía moderna, formal y productiva. Esto tiene que hacerse teniendo en cuenta las particulares características del país y de su población; se requieren de soluciones propias y creativas, pero siempre usando y canalizando esa fortaleza de la economía popular y trabajando en la capacitación de la población a los desafíos tecnológicos y climáticos que se avecinan.

El cambio de modelo económico, el que necesariamente debe ser de shock, tendrá que darse después de que sobrevenga el desastre, como el que vivimos durante la época de la UDP con esa inflación que llego al veinte mil por ciento anual y que tenía desesperada a la población. Por suerte en esa época el Dr. Siles actuó sensatamente y sabiendo que él no podía manejar el desastre, renuncio y dio paso para que se elija a un Estadista, el Dr. Paz que tomo medidas drásticas y de shock: cambio real y flexible de la moneda, liberalización del mercado, libertad de precios y un arancel único de importaciones; modificación del régimen impositivo que de más de trecientos impuestos se redujeron a siete y se dio un fuerte fomento a las exportaciones; con todo esto se dio seguridad jurídica lo que permitió que la economía y la producción se estabilice. Fue duro y doloroso como una operación quirúrgica, pero funciono.

Actualmente y a nivel mundial estamos ingresando a un cambio de paradigma, por una parte el cambio climático de lluvias, sequias y temperaturas extremas y cambiantes que modificara nuestra forma de vivir y de convivir armónicamente con el ecosistema y que nos obliga a aprender nuevas maneras de producir en la agricultura y también: qué, cuando, como y donde producir y con semillas adaptadas al nuevo régimen climático.

Asimismo con las nuevas tecnologías se están diseñando en el mundo formas novedosas de producir bienes y servicios, por lo que debemos dar énfasis a la educación innovadora tecnológica y dentro de esta a la biotecnología, la electrónica y también asignar un nuevo rol al Estado, cual es garantizar la convivencia pacífica y próspera de todos los ciudadanos y no el de exaccionar a la población como lo hace ahora con la elaboración y uso abusivo de leyes e impuestos para consolidar su poder y atacar a sus oponentes.

Para esto hace falta una gran campaña de educación y concientización sobre lo que es una sociedad viable y esto es trabajo especialmente de aquellos  que tienen un futuro por delante; los jóvenes, los colectivos y plataformas ciudadanas, activistas sociales y los grupos de opinión que necesitan ponerse de acuerdo sobre un Frente Democrático de Unidad Nacional y un grupo de Gerentes capaces de administrar de forma eficiente el aparato del Estado.

Así nomás había sido y será, si es que queremos ingresar al mundo de la  modernidad y el desarrollo sostenible; entre tanto estamos mal pero nos dicen que vamos bien.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , , ,

Deja un comentario

CULTURA POLÍTICA PLURINACIONAL

Ovidio Roca

El discurso de los dirigentes políticos y los intelectuales influye en la creación de una ideología, de un imaginario colectivo, que es el conjunto de mitos y creencias (conscientes o no) con las que cada individuo y cada sociedad en su conjunto se explica a sí mismo y al mundo.

En esta lógica, los dirigentes masistas han venido construyendo la ideología y cultura del Estado Plurinacional y lo hacen a su imagen y semejanza, mediante los reiterativos discursos y declaraciones públicas de sus ideólogos los que expresan una cultura y perfil psicológico digno de estudio y que vale la pena compilar para información de los psicopatólogos del futuro. Estas son algunas intervenciones de las últimas semanas.

JUEGO DEMOCRÁTICO, CHUTAZOS Y RODILLAZOS EN LOS HUEVOS

Aquí están viniendo a Yungas, ex viceministros de ADN, de Banzer, de Goni para confundir con talleres, seminarios. Si fuera cocalero de Yungas a chutazos sacaría de aquí, porque no tienen ninguna moral ni autoridad para seguir confundiendo”. Evo

RACISMO Y COCA

La ideología masista es bifronte, una la coca y la otra el racismo, como nos enseña el Licenciado.

Evo es  el presidente que despenalizó el acullicu de la hoja de coca en la ONU, el indígena insultado y amenazado de muerte  por la derecha que en el pasado quiso “liquidar” el consumo de coca y a los productores del arbusto”. “El desprecio a Evo es el desprecio a ustedes, es el desprecio a las polleras, es el desprecio al color de piel…”. “No es para amargarse sino para saber cómo es la pelea: q’aras contra indios, q’aras y gringos contra trabajadores, campesinos y pueblo, esa es la pelea”. Linera en Yungas.

KAUSACHUM COCA, HUAÑUCHUM YANQUIS.

Evo Morales se dio a conocer públicamente como trompetista de la Banda Real Imperial (1976 y 1977) y participó del majestuoso Carnaval de Oruro, posteriormente se trasladó al Chapare y tuvo una exitosa carrera como jugador de futbol y dirigente máximo de las seis Federaciones de cocaleros, de la cual sigue siendo su Presidente y permanente defensor de la hoja de coca.

Evo afirma que: “Así como defender el gas, es una cuestión económica, o el agua es defender la vida, defender la coca es defender nuestra identidad”. En el acto de lanzamiento de la nueva serie de billetes del Banco Central de Bolivia manifestó: “Tengo un reclamo, yo también soy culpable, ¡no está la hoja de coca!”.

Luego resaltó: “La hoja de coca, los productores y sobre todo los sindicalistas de los movimientos sociales vamos a ser inmortales, porque lo que hicimos en poco tiempo es algo inalcanzable desde la fundación de la república y eso es solo con la unidad del pueblo boliviano”. “Tarde o temprano, legalmente y limpiamente y públicamente, tenemos que entrar con la hoja de coca a todos los países del mundo, porque nosotros podemos demostrar que la coca es alimento y es medicamento”. Evo, Día Nacional el acullico de la coca.

EL SECRETO UNO: LAS GANANCIAS BLANCAS ENCUBIERTAS

Según Jeremy McDermott (InSight Crime 2014) el costo de producción de un kilo de cocaína de alta pureza en el Chapare sería de 2.000 dólares y es vendido a los traficantes en 8.000 dólares.

Datos de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), indican que el excedente de coca convertido en cocaína, es de 56.370 millones de dólares y los traficantes la venderían en 225.482 millones de dólares. Cifras inverosímiles porque superan el PIB nacional, que al 2017 era de 33.810 millones de dólares.

EL SECRETO DOS: EL AHORRO COLATERAL ESCONDIDO

El Senador del MAS, Efraín Chambi, revela un segundo secreto: “Estamos construyendo un nuevo edificio con recursos de austeridad (el Palacio de Evo), No estamos tocando presupuestos nuevos, sino con los ahorros nuevos de la Asamblea, limitando el papel higiénico”. El secreto esta en cagarla y no limpiarse.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

MITOS Y MENTIRAS QUE AYUDAN A ENGAÑARNOS

Ovidio Roca

Los políticos y especialmente los populistas, trabajan apelando a la emoción y no a la razón, por esto suelen minimizar los problemas económicos y técnicos de la sociedad y creen que con promesas y discursos voluntaristas van a resolver los asuntos que requieren de trabajo, conocimiento y ciencia. Esta estrategia de los políticos se aprovecha de la conocida propensión de las personas por guiarse por las ilusiones y las esperanzas, pues si no fuera así no tendríamos políticos demagogos y tampoco licenciados maniobreros, saca suertes, yatiris y curanderos.

Olvidamos que el objetivo personal es el de una vida creativa, plena y grata en sociedad, para lo que necesitamos una formación integral basada en principios y valores éticos, que propicien la educación de los ciudadanos y también con aquellos que impulsan el conocimiento técnico y científico, la innovación y la competitividad para que las personas puedan desarrollar todo su potencial.

En nuestras escuelas, seguimos impartiendo una educación formalista y memorista, cuando necesitamos formar a los jóvenes para afrontar el futuro en un mundo cambiante, cada vez más interrelacionado y que avanza a grandes saltos impulsado por la ciencia y la tecnología.

Como información, el nuevo Índice Mundial de Innovación, publicado por el INSEAD y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, sitúa Bolivia a la cola, en el puesto 117 de un total de 126 países a nivel mundial y como el menos innovador de Sudamérica con excepción de Venezuela.

Como ejemplos del estilo de la propaganda gubernamental, distorsionadora y envolvente, están las informaciones sobre el control presupuestario en las que solo se refieren a la cantidad de la inversión pública y no a los resultados, ni a la calidad y oportunidad de la misma; se preocupan por medir la ejecución, el gasto, pues el que gasta todo y se endeuda en esta lógica plurinacional es el capo; pues no interesa el producto como realmente lo valora una buena ama de casa que compra lo necesario, al menor costo y de la mejor calidad.

También hablan del PIB, aunque el pueblo no conoce este índice, o no le cree o poco le interesa, pues lo que ellos ven y sienten es el cómo la economía afecta sus tripas y su calidad de vida.

En ese juego de indicadores y estadísticas, nos dice un Ministro que estamos felices con el bajo índice de desempleo: 3.3%, aunque sabemos que en los países con un gran mercado laboral informal (el nuestro bordea el setenta por ciento) una baja tasa de desempleo solo señala que “la gente se las busca” en mercados de trabajo precarios e informales y hasta delincuenciales. Tampoco se habla ni se toma en cuenta la calidad, la estabilidad y los beneficios sociales de la fuente de empleo.

Pero lo que es incomprensible es que luego de conocida la hilacha de los gobernantes populistas y de haber sufrido por el fracaso de su mala gestión, la gente se empecine en seguir apoyando algo que sabe o debería saber que no funciona para bien. La conclusión es que en una población enferma de populismo, mientras la economía y la crisis no toque fondo, no aceptara cambiar de modelo lo que confirma el dicho: “Todo pueblo tiene el Gobierno que se merece”.

El reto es que luego del triunfo del: ¡Bolivia dijo No!, pasemos a: Construyamos una nueva Bolivia democrática, próspera y sostenible para todos.

ovidiorocawordpress.com

, , ,

Deja un comentario