Archivo para la categoría economía Bolivia

ECONOMÍA SON EXPECTATIVAS

Publicado por Eju.tv  22/01/2011-11:47

Ovidio Roca

La naturaleza nos enseña que la vida surge y progresa adaptándose y dominando su entorno y los organismos que no lo hacen desaparecen. La gente actúa de la misma manera y según sus expectativas y las señales que recibe de su entorno diseñan sus propias estrategias de vida en procura de sobrevivir.

Las expectativas de la población boliviana sobre el futuro del país son cada vez más sombrías. Se vive además de una crisis política y social, una crisis alimentaria y energética realmente grave. La situación se percibe cada vez más caótica, el gobierno está perdiendo el control; la receta estatista y populista no funciona y ahora falta hasta lo principal para la vida, la comida. Por otra parte los seguidores del actual gobierno han perdido ya la confianza en la capacidad de sus líderes para manejar la complejidad de la economía y del aparato del Estado.

Los sectores productivos y gran parte de la ciudadanía trabajadora piensan que no se avizora ninguna recuperación del país mientras no cambie el enfoque en el manejo de la economía, pues la producción no se recuperará mientras no haya seguridad jurídica sobre las tierras e inversiones; mientras se sigan aplicando medidas de control de precios y comercialización, que distorsionan las señales del mercado e impiden su funcionamiento

Quizá no deberíamos quejarnos de lo que está ocurriendo, pues el Vicepresidente siempre fue muy claro en cuanto a su proyecto político. Es un proyecto de poder total que conduce hacia el comunismo como en Cuba y así lo dejamos pasar. Si se usa el indigenismo y al indio, es por la simple estrategia de utilizar las reivindicaciones de la mayoritaria población local y hacerlas funcionales al proyecto; y también para satisfacer también el gusto por el folcklorismo de los “progre” extranjeros que le dieron recursos y cobertura internacional, no olvidemos que ellos gustan del buen salvaje y lo exótico siempre que no vayan a ensuciar sus ciudades.

En el mundo actual de las comunicaciones y el Internet podemos conocer cómo funcionan los sistemas económicos y políticos en los distintos países, y cuáles de ellos dan resultados favorables para sus ciudadanos y cuáles no. Ya no hay cortinas de hierro o de bambú como en las épocas del comunismo soviético, que evitaban que el pueblo conozca que más allá de su paraíso comunista había un mundo de libertad y prosperidad. Pero lamentablemente, como siempre el deseo de creer en mitos y promesas es más fuerte que asumir la responsabilidad por su propio destino y esta actitud parece ser innata pues se repite una y otra vez en la historia de los pueblos.

Si nuestra meta, como lo señaló el Vicepresidente estalinista y nuestro Presidente sindicalista-cocalero, es el paraíso Cubano; en este mundo de las comunicaciones fácilmente podemos informarnos y saber cómo es ese paraíso y ver si nos gustará, en el papel de pueblo no de dirigente. Esto se lo puede hacer por Internet y mejor aun viajando allí; pero en este caso ganando, transportándose, comiendo y viviendo como cubano. Ir como turista o como amigo de Fidel es otra cosa.

Hace más de cincuenta años, el pueblo cubano que antes de 1960 fue uno de los más modernos y desarrollados de América, vive enjaulado y temeroso, sobreviviendo con un poco de “alpiste” que se le provee vía su libreta de racionamiento con la que nacen, perdiendo cada día su capacidad de reacción y competividad. Reciben alimentos y algunos productos básicos que ni siquiera se los dio la Revolución. Refiriéndose a que cada vez se eliminan más artículos de la libreta nos dice Yoani Sánchez, “quizás el cambio más importante puede ocurrir en la mentalidad de las personas, cuando sientan que la pequeña porción de alpiste ya no está siendo colocada en el interior de la jaula, cuando comiencen a sentir la presión real de cada uno de los barrotes”. Entonces surge la esperanza de que la gente por necesidad y por desesperación pueda romper la jaula, derribar a su captores y reconstruir su vida en esa hermosa isla.

La Revolución comunista cubana fue un fracaso económico desde el inicio, sobrevivió subvencionada por los rusos que querían una base frente a los Estados Unidos y esto duro hasta que también fracaso su sistema y luego de unos años agarro la posta Chávez apoyado en el petróleo de los venezolanos; subsidio que ahora está siendo retaceado.

En estos momentos los Castro, ahora agobiados por el fracaso económico han decidido echar a la calle a la mitad de la población empleada. Población de libreta de racionamiento, amedrentada y sin ninguna preparación de emprendedorismo, ni acceso mercados de abastecimiento; no sabe qué hacer ni cómo proceder y ahora bruscamente se ven obligados a buscársela como puedan.
Ellos estuvieron acostumbrados a ser empleados del Estado, a asistir a su fuente de trabajo por un sueldo miserable de veinte dólares al mes que ni siquiera lo recibían pues lo utilizan para pagar a los supervisores para que lo mantengan en los cotos de caza que son las empresas del gobierno y donde todos “sacaban” lo que podían mientras hacían que trabajaban, para luego intercambiarlos con sus compañeros de las otras empresas.

Cuando el modelo ya no da más, cuando ya no llega la plata de afuera pues los rusos fracasaron y Chávez ya está cortando la mamadera, la solución “revolucionaria” es echar la gente a la calle.

Desde siempre los poderes totalitarios se mantienen por el temor y solo cuando la gente lo pierde o lo domina, puede erguirse y buscar su libertad. El muro de Berlín fue derribado cuando el poder omnímodo de la URSS empezó a resquebrajarse y los guardias armados empezaron a dudar del poder comunista. Un día cualquiera, una persona cruzo ilegalmente el muro hacia la libertad y no le dispararon, al día siguiente pasaron dos y tampoco murieron y luego fueron cientos, miles, millones que se alzaron y juntos derribaron el muro y el poder totalitario del partido comunista alemán.

La esperanza es que la crisis económica y el hambre impulsen al pueblo boliviano a pasar por encima del gobierno y de la pinche oposición y derriben este experimento social indigenista, que no tiene capacidad de conducirnos hacia una economía productiva y sostenible que dé trabajo, bienestar y prosperidad a todos los ciudadanos bolivianos. Mientras tanto a comprar su yuquita que ahora está a 100 Bs la @ y criar gallinas criollas.

ovidioroca.wordpress.com

 

Enviad

 

, , ,

Deja un comentario

TODO TIEMPO PASADO FUE MEJOR

Ovidio Roca

Generalmente tendemos a pensar que todo pasado fue mejor y ahora con la pandemia que estamos sufriendo, se nos muestra que esto es verdaderamente cierto. Parece que necesitábamos que se nos diga, que estamos sobrepasado el umbral de seguridad frente a la naturaleza, que somos vulnerables y que hemos llegado a los límites.

Hasta ahora habíamos vivido con una falsa sensación de seguridad y esta es una de las razones por las que hemos tardado en reaccionar ante esta pandemia global; no nos sabíamos tan vulnerables y ahora el coronavirus nos viene a confirmar esta idea de los límites y de los cuales irresponsablemente nos habíamos olvidado.

Sabemos que no todo es permanente: la vida de las sociedades y de los ecosistemas está en un frágil equilibrio dinámico y cuando se produce un fuerte desajuste: destrucción de los bosques, ecocidio, contaminación, guerras mundiales, pandemias sanitarias, se rompe este equilibrio y entramos en graves crisis. Dicen que vivir es estar siempre a las puertas de la muerte y que el sobrevivir es estar previendo y resolviendo permanentemente las problemas.

Después de esta pandemia que nos tiene enclaustrado, encapsulados y temerosos, la perspectiva futura nos muestra que las consecuencias económicas y sociales del coronavirus serán más peligrosas y más letales que el propio virus y si pandemias como éstas se repiten con frecuencia, la especie humana seguramente será desbastada y expulsada del paraíso y vendrá otra especie más sensata e inteligente a sustituirnos. Decía una Premio Nobel que serán los Chulupis.

El sistema inmunitario se pone a prueba cada día y la salud de un organismo y de una sociedad está en su capacidad de generar anticuerpos, de asimilar experiencias; de reponerse y recuperarse de las crisis una y otra vez y en función de cuál sea nuestra capacidad de superar las crisis viviremos más, o seguramente menos. Las crisis son recurrentes y extendidas y ahora nos dirigimos desde la crisis sanitaria hacia la crisis económica y social, totalmente inter relacionadas; por lo que necesitamos estar trabajando permanentemente en evitar y paliar los retos que se nos presentan.

El desarrollo tiene diferentes dimensiones: económica, social, política, jurídica, medioambiental, cultural, etc., las que se interrelacionan e influencian unas con otras, por lo que es imprescindible crear nuevos paradigmas, innovar y avanzar unidos y solidarios. En lo inmediato, tenemos la necesidad de alimentar a una población creciente y en medio del cambio climático y hacerlo sin destruir el planeta durante el proceso. Este desafío, si queremos sobrevivir implica respetar los límites, no aumentar las emisiones, no promover la deforestación, no contaminar las aguas, los ríos y océanos de la casa en la cual vivimos y no exacerbar la pobreza.

Debemos tener en cuenta que las decisiones que nos garantizaron éxitos en el pasado no nos garantizan éxitos futuros, porque cada vez estamos en un entorno diferente, muy disruptivo y en el cual la única constante es el cambio y así debemos asumirlo. Esto implica nuevas tecnologías, nuevas formas de convivencia, de trabajo, de producción industrial, manejo de desechos, cultivos y consumo.

Con la actual paralización de la economía y con la población confinada, la producción y el consumo se reducen y solo permite cubrir las necesidades básicas de supervivencia mientras la miseria avanza y nos consume. Con respecto a la alimentación y sin la cual perecemos, una de las opciones para ayudar en su solución puede encontrarse en la biotecnología. La innovación desde la biotecnología puede contribuir con semillas mejoradas que aseguren más producción en menos superficie y cultivos más resistentes al ataque de plagas y al estrés que genera el cambio climático.

En este ambiente de crisis de salubridad y económica, resalta una típica contradicción en los mercados de trabajo: los más productivos y socialmente necesarios son los que reciben las peores remuneraciones tanto en dinero como en prestigio, mientras que trabajos inútiles o prescindibles están bien remunerados y en la cúspide de la escala social.

Por nuestra mentalidad y experiencia pensamos que la riqueza se encuentra en las materias primas y su explotación; hemos vivido del oro, de la plata, del gas y ahora pensamos en el litio. No entendemos que para que una comunidad goce de mayor riqueza y bienestar hay que crear riqueza, fomentar la producción y desarrollar las tecnologías para producirla mejor. Estas son las cosas que pueblos exitosos han hecho para progresar, pero nosotros: Janiwa!!

La riqueza no es un bien existente, hay que generarla, producirla. Sin extraer y procesar las materias primas como minerales y petróleo, no hay riqueza útil y tampoco la hay en la tierra fértil sin labrar, sembrar y cosechar.
Vivimos en una época en la cual; en los países exitosos prolifera el conocimiento y la información aplicados a la producción y con economías competitivas y globalizadas. El libre mercado y no el estatismo, son el motor esencial de su crecimiento en un ambiente de respeto al ecosistema, seguridad jurídica, libertad y competitividad empresarial. Camino se hace al andar, empresa al emprender.

En los países sometidos al Populismo cocalero, esto no lo comparten y dicen: Janiwa, Kawsachun coca.
ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

EN TIEMPOS DE PESTE NECESITAMOS UNA BUEN RECETA Y BUENOS COCINEROS PARA SOBREVIVIR.

Ovidio Roca

Notas para preservar la memoria histórica del periodo masista cocalero.

 En los momentos actuales de pestes recurrentes, ahora más que nunca, necesitamos preparar una estrategia de gestión pública y privada, para actuar y salir adelante de los efectos de dos de ellas: la del masismo cocalero y la del coronavirus chino, dos enfermedades virulentas que han destruido y están destruyendo la economía boliviana y la vida y salud de sus habitantes.

Ahora todo está parado, la gente está confinada y pocos salen a trabajar y esto seguirá así por lo menos durante los próximos dos años, hasta que se dispongan las vacunas para el coronavirus y remedios para los infectados. Como casi nadie produce, así van las ventas, por lo que la gente no tiene ingresos y tampoco pueden pagar los impuestos y si no se los pagan, cómo se financia el gasto público que es lo único que ahora crece. En consecuencia seguiremos con el endeudamiento y la emisión de papel moneda. Nada bienaventurados seran los niños, pues ellos heredaran las deudas.

Ante esta peste necesitamos una estrategia de gestión de crisis, que implica saber dónde vamos y de dónde venimos; vale decir cuál es la situación actual de la estructura y la superestructura económica del país y cuál es el modelo de política económica que vamos a adoptar para salir de la crisis.

Estamos sufriendo las secuelas del masismo en lo político económico y del coronavirus en nuestra salud personal y económica, y es para esta nueva realidad que tenemos que reinventar la economía, las instituciones, las formas de producción y de consumo y nuestra relación con el ecosistema, el cual por nuestra actitud destructiva nos está pasando la factura con el cambio climático y la pandemia del coronavirus.

Nuestra situación actual

Hay recetas políticas y también culinarias para todos los gustos, unas engordan y otras te envenenan, por tanto lo sensato es averiguar el estado de salud de quienes las han comido.  Para esto se puede hacer un viaje por Cuba, Venezuela y Nicaragua, lo que sería ilustrativo para conocer lo que ocurre hoy en nuestra américa bajo el modelo castrochavista y sus resultados sobre la vida, la libertad, la economía y la salud de la población. Y otro por los países desarrollados del Norte de Europa o de los Estados unidos para ver otra cara de la medalla.

En alrededor de dos años cuando tengamos la vacuna para el coronavirus disponible para los que no se infectaron y la cura para los que enfermaron y sufren de las secuelas, especialmente pulmonares, podremos reanudar nuestras vidas y lo tendremos que hacer con una economía destruida, ahorros menguados y sin muchas expectativas sobre nuestro futuro.

La experiencia populista cocalera y sus efectos

La manera de cómo vivimos, como trabajamos, lo que vemos en nuestro entorno, lo que escuchamos y leemos va configurando nuestra conciencia y valores. Por eso es necesario a fuer de ser reiterativos, ver objetivamente lo que ocurre bajo los modelos castrochavistas y populistas, para no ser engatusados por ellos. No olvidemos que la izquierda es increíblemente buena para la demagogia y la propaganda y han aprendido que lo que importa a la gente, es lo que cree que pasó y no lo que ocurrió en realidad. Son expertos en mentiras y manipulación emocional, promueven odios y rencores entre la población y son hábiles en presentarse como salvadores y mesías, cuando en realidad son los dueños del sistema que históricamente ha venido matando a millones de personas por opresión, hambre y miseria.
Así manipulan a las personas y a las instituciones nacionales e internacionales (Defensoría del Pueblo, OMS).

Por ejemplo en Bolivia, el masismo tiene un discurso con el cual se atribuyó la bonanza gasífera que generó inmensos recursos para el Estado gracias a los altos precios internacionales. La verdad es que este negocio del gas viene de gestiones e inversiones realizadas por gobiernos anteriores y mucho antes de que ellos asuman el poder o que siquiera existan. Tenemos el Contrato Bolivia-Brasil (GSA) firmado en 1992; el gasoducto al Brasil; construido en 1999; el gasoducto interno Yacuiba-Rio Grande (GASYRG), gestionado entre 2001-2002. Además del contrato de venta de gas con Argentina, cuyas diferentes versiones datan de los anos 1960s, 1999, 2001, 2004 y 2006, esto incluye el propio gasoducto que también es un proyecto de la década de los sesenta.

Lo que los masistas verdaderamente si hicieron; fue autorizar la explotación de la amazonia por grupos de cooperativistas masistas, en asociación con mafias chinas para la explotación del oro a gran escala y con el uso intensivo de mercurio, de barcazas y combustible subvencionado. Estas cooperativas (mafias) auríferas vinculados a los chinos y colombianos al año 2017, sólo dejaron por concepto de regalías alrededor de 35 millones de dólares de un total de 1.500 millones de dólares exportados, según datos oficiales.

La sociedad es una construcción social

Este modelo populista cocalero es enemigo de la empresa legal, no otorga ninguna seguridad jurídica y ahuyenta a los inversionistas formales nacionales y extranjeros y favorece y promueve la informalidad y la corrupción. La actitud de la población ante esta situación de anomia, es a su vez no respetar ninguna norma social o ambiental.

Como respuesta a este ambiente sicologico, la población al haber asimilado la cultura del populismo y no tener incentivos, espera todo de los otros y especialmente del papá Estado y de sus dádivas y consideran esta forma de vida como un derecho humano.

La verdad es que en ninguna parte del mundo estos planes sociales insostenible, han mostrado ser la solución al problema de la pobreza, por el contrario la agravan. Este asistencialismo, no solo genera más pobreza, sino que va creando una perversa cultura por la cual hay gente que se siente con derecho a ser mantenida por un reducido grupo de personas que todas las mañanas se levanta para ir a trabajar, haga frío, calor, llueva, haya bloqueos o paro de transporte.

El masismo cocalero, maneja permanentemente la confrontación y busca la adhesión de la gente a su movimiento, apelando al odio y el enfrentamiento racial y no a la complementariedad. Usa profusamente el argumento racial y no el democrático de los valores ciudadanos, donde la persona se expresa y se define, no por características étnicas sino como ciudadano y por sus valores intelectuales y morales. Esta es la cultura que heredamos del masismo y con las que nos toca lidiar.

Resumiendo, en diez años los masistas recibieron más recursos que todos los gobiernos de los últimos cien años; parte se lo robaron, parte lo malgastaron y el saldo lo despilfarraron en elefantes azules y luego de trece años de ineficiencia, corrupción, destrucción de la institucionalidad y de la economía, lo que queda es  una maraña de planes sociales, de empleo público y de canchitas de pasto sintético, que le gustan a Evo, demostrando no ser este el camino indicado para terminar con la pobreza, por el contrario nos condena a ser cada vez más pobres y tal vez un estado fallido si seguimos por este camino.

Buscando otras recetas

Las recetas se aplican sobre realidades socioeconómicas, geografía y cultura especifica. En el país tenemos un gran retraso tecnológico por lo que es muy difícil lograr industrializar el país en base a nuestros propios capitales y la posibilidad de generar nuestra propia tecnología es remota,  por lo cual las opciones  de competir en el mercado internacional son casi nulas.
La cuestión ahora, además de preocuparnos seriamente de la educación y la formación tecnológica de nuestra gente, es identificar hacia cuales áreas rentables podemos enfocarnos para superar el actual extractivismo y que sea en áreas donde seamos productivos y competitivos.

Por supuesto las áreas tecnológicas son imprescindibles en esta actual economía del conocimiento y quizá no seamos muy competitivos en equipos y microchips; sin embargo un área productiva prometedora y que tiene que ver con las necesidades básicas del ser humano, cual es la alimentación y el medio ambiente sano para vivir, puede ser una de las alternativas. Se trata de ingresar a la nueva agroindustria y agricultura asociada a la biotecnología, al cuidado del medio ambiente, la conservación de los bosques, que tiene que ver con la alimentación, el suministro de agua limpia, el secuestro y conservación del carbono. Y aquí surge la economía ecológica como una buena opción.
Esto ligado por supuesto a lo que se denomina la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) que es una forma de dirigir las empresas basado en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

Todo esto funciona además, con un enfoque filosófico muy simple, pero que requiere de voluntad, trabajo y responsabilidad para lograrlo: Seguridad jurídica, libertad, democracia, propiedad privada, libre mercado.  Son los postulados del liberalismo democrático que apuesta a la responsabilidad personal y afirma que el progreso material y moral, depende de la libertad individual, la propiedad, el libre pensamiento y libre mercado, los elementos esenciales del capitalismo.

Sin embargo y hablando en buenos matatos, las recetas son unas y los cocineros son otros y el plato no siempre resulta igual, puede ser mejor o peor pues depende de la variedad y calidad de los ingredientes y de la capacidad y la sazón del cocinero y de algún ingrediente secreto que se le añade o se le quita. Para lograrlo busquemos a “los buenos”, los mejores en cada campo para que trabajen, cada uno en su área. En la Presidencia de un Estado se necesita un Estadista y no un Periodista, por muy bueno que sea; en la cocina un Cocinero y no un Carpintero y así por delante.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

NUEVAS ELECCIONES, NUEVO ENFOQUE, NUEVO PAIS

Ovidio Roca

En la pasada elección la población fue a votar con la consigna de expulsar del gobierno al cocalero y lo hizo aplicando el voto útil. La gente comentaba antes y después de la elección y también en las filas de votación: Me da pena no votar por Oscar pero necesitamos salir de la dictadura y fue así que creció  Meza.

Después vino lo que todo el mundo sabe, pero que nadie se lo esperaba; la decidida reacción de una nueva generación ciudadana, molesta por la situación económica y ausencia de libertades, más el masivo fraude electoral que hizo de detonante y que impulso a los jóvenes, al lado de sus instituciones cívicas, a levantarse, acorralar y destituir al tirano. En veintiún días cambio el cuadro político, el dictador cocalero salió pelando desde su aeropuerto Chapareño invitado por el Pejechavo8 mexicano al que le está yendo de la chingada con su huésped cocalero rechazado por la ciudadania.

Ahora vamos hacia unas nuevas elecciones pero con un fundamental cambio de enfoque: Del “voto en contra” (de Evo) al “voto en favor” de un Proyecto de país. Un país que debe ser construido en época de vacas flacas, en un ambiente internacional recesivo y complicado y con reacciones de los grupos sociales, realmente inexplicables.

El masismo durante su gobierno hablaba de su éxito económico, de la “evonomic”, se especulaba de las grandes riquezas logradas con la nacionalización de los hidrocarburos, las que sabemos fueron logradas no por la pseudo nacionalización sino por la racha de  altísimos precios y demanda internacional del gas y minerales. Nunca se les ocurrió, aprovechando de esta bonanza coyuntural e inesperada, aplicar  un plan de desarrollo estructural y productivo para el país.

El próximo Gobierno recibirá muchas deudas y nada de plata y para más yapa estará inmerso en un ambiente externo e interno tensionado por los problemas sociales de desigualdad, de una sensación ciudadana de exclusión del sistema político, de la percepción que la democracia en las últimas décadas no ha cumplido con el pueblo y especialmente, por el desencanto por la persistencia de la pobreza pese al boom de las materias primas que genero ese masivo flujo de recursos. Recursos que fueron malgastados sin haber logrado una mejora estructural y sostenible de la calidad de vida de la población. Un desencanto que tiene sus particularidades en los distintos países, por lo que vemos a nuestro alrededor un estallido social cargado de furia destructiva y vandálica, más aguda y bestial en algunos de ellos.

Es importante es no rendirse ante los difíciles momentos que tendremos que pasar y menos pensar que con Evo todo era mejor. La situación actual es diferente, ya no hay plata, pero el modelo democrático y productivo es viable no así el modelo dictatorial cocalero.

Urgentemente necesitamos de un Plan de Gobierno en un marco doctrinal de respeto a la democracia, la propiedad privada, la seguridad jurídica; con un Estado que regule y proteja la vida, la libertad y evite los monopolios, lo más lejos de un Estado centralizador e inversor y fundamentalmente con un equipo humano de gente honesta, idónea y proba.

En lo operativo y dados los menores ingresos por el gas, por la minería en crisis y la construcción en problemas; las esperanzas inmediatas están en el agricultura, la ganadería y la agroindustria, por lo que los productores se encaminan al uso de la biotecnología para incrementar los rendimientos de sus actividades productivas, demandando una política nacional que aliente y no desincentive la producción en todos los rubros y las exportaciones. Esto no implica dejar de lado un trabajo serio y profesional en la identificación de campos de hidrocarburos.

Durantre el anterior gobierno masista se farrearon todo y durante los diez años de vacas gordas no guardaron nada, por lo que ahora y más que nunca necesitamos de buenos conductores y operadores para enfrentar la reconstrucción del país y su economía en situación de escasez.
Lo sensato para garantizar la idoneidad de las de funcionarios públicos encargados de la gestión del país, es hacerlo mediante concurso público y examen de competencia, administrado por las Universidades.

Necesitamos fundamentalmente una sociedad consciente de sus responsabilidades, derechos y obligaciones y ahora hay que estar unidos, atentos y con “ojo al charque” cuidándolo de los suchas.
El problema político y de los movimientos sociales no ha concluido, el masismo está fuerte, activo y con rabia; la economía masista vinculada a la coca y el narcotráfico sigue sólida y sus militantes buscarán cada resquicio para retornar al poder en Bolivia. A nivel internacional la red del narcotráfico internacional está activa y más aún en los países castrochavistas, más México. Los actuales desórdenes de Chile, Colombia y Bolivia, están vinculados con las movidas de Venezuela y Cuba, ellos buscan debilitar la institucionalidad de los países democráticos y convertirlos en tierra libre para del narcotráfico que es su fuente de ingresos.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , ,

Deja un comentario

LA ECONOMÍA BOLIVIANA FUE RECONOCIDA COMO LA MÁS EXITOSA DE LATINOAMERICA.

Ovidio Roca

El populismo cocalero y castrochavista, para financiar sus operaciones se integró al narcotráfico internacional garantizando en sus países el libre tráfico y excluyendo la presencia de instituciones imperialistas. Instituciones liberales y capitalistas que interfieren en la política de los países y pretenden controlar y combatir este ilícito y criminal negocio; también cínicamente promueven la democracia y la libertad de los ciudadanos, conspirando así con la necesidad de dominio e impunidad que necesita el castrochavismo para mantenerse indefinidamente en el poder.

Existe una fracción de la población boliviana, asociada al MAS, que quiere mantener su modo de vida basado en la coca, el narcotráfico y el contrabando, por lo que procura preservar el statu quo y defienden al Gran hermano, quien es el que garantiza este modelo de economía, concede garantías para el narcotráfico y facilita la vinculación con las redes internacionales.

Analistas internacionales hablan de la economía boliviana como la más exitosa de Latinoamérica, sin preguntarse antes  que la impulso y si es sostenible, si los bonos ofrecidos y las millonarias inversiones fueron exitosas o meros elefantes blancos.

Sabemos que el Populismo sin plata no funciona. Evo recibió una rica herencia de yacimientos de gas certificados, contratos firmados y gasoductos a los mercados, más precios excepcionales y además se endeudo hasta el jopo y para más yapa se gastó las reservas internacionales.

Lo tiro todo, lo robo, lo malgasto y cuando se acabó se fue y al partir a su periplo dejo un mensaje a los bolivianos: Ahí nos vidrios!; trabajen, hagan plata y me avisan cuando haiga, para volver a gastar.

Evo en su exilio dorado, territorio del Peje Chavo, declaró ante la prensa internacional que en Bolivia sus opositores racistas lo discriminaban por su cara de indio. Esto me recuerda a su amigo camba, aquel que se hace el loco para peerse a gusto, ahora él se hace el indio para ídem.

El Chapare es un Estado independiente en el cual se aplica exclusivamente la ley de la coca nostra. El territorio de esta Satrapía aumenta continuamente en superficie e influencia; las Provincias como Ichilo de Santa Cruz y otras del Beni y Cochabamba han sido paulatinamente anexionadas y el Chapare sigue expandiéndose al ritmo de la coca.
El territorio donde gobierna el Evo, es una Satrapía cocalera y ahora en su ausencia (pues viajó a conversar con el Cartel de Sinaloa y a comer tacos con el Peje) quedo al mando su representante Andrónico quien según las fuentes, siguiendo fielmente las instrucciones del Gran Hermano comanda las huestes cocalera y coordina con los carteles internacionales de narcotraficantes.

Como producto de todo esto se ha creado en el país una nueva cultura social para la cual: ser Dictador es un derecho humano y reelegirse indefinidamente contraviniendo la Constitución es también su derecho humano. Construir Palacios y Museos al Ego, adquirir lujosos aviones, helicópteros y autos blindados para el Gran Hermano, es su gustito y su derecho humano; bloquear las ciudades y dejarlas sin alimento es un derecho humano; lanzar dinamita en manifestaciones urbanas afectando a los ciudadanos, es un derecho humano; quemar bienes públicos, las casas de los vecinos, destruir puentes, asaltar supermercados, robarlos y quemarlos es un derecho humano y no existe ninguna ley que les exija el resarcimiento de los daños, pues no se puede contravenir un derecho humano.

Como corolario de esta aventura cocalera la situación económica que deja el masismo se presenta complicada, aunque ellos no lo entienden así o no les importa. Dijo Luis XV Rey de Francia: “Después de mí, el diluvio” y Evo I Rey del Chapare: “Fiarime caserito, con coquita te lo he de pagar”.

KAUSACHUN COCA. JALLALLA EVO

 

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

EL DESAFIO DE RECONSTRUIR LA ECONOMIA E INSTITUCIONALIDAD NACIONAL

Ovidio Roca

El populismo es una enfermedad moral que se ha virilizado en las poblaciones latinoamericanos, destruyendo las instituciones, la economía y sobre todo la dignidad humana, pues la población considera que no puede valerse por sí misma y que necesita del Estado populista para que le satisfaga sus necesidades.  Mientras más larga es la enfermedad, más larga y complicada es la convalecencia, el cuerpo esta deteriorado, las defensas bajas y los ánimos por los suelos; la sociedad domada y domesticada, mueve la cola y pide al amo bienes gratuitos de educación, salud, seguros de vejez; pide avanzar para que todos seamos iguales, pero de manos de una burocracia estatal y no como fruto de la libertad y el esfuerzo individual.

El populismo actúa como una droga y genera adicción, es como el tabaco, el alcohol, la cocaína, el crack y cada una más fuerte que la otra, por lo que cuesta mucho salir de su adicción.

En estos días hemos visto la reacción de la población, en Ecuador, en Chile y también en la Argentina, ante la eliminación de subsidios de la gasolina y del transporte, esto nos muestra que cualquier decisión que afecte los costos básicos de vida de la población, como tarifas de transporte y gasolina subsidiada, los exacerba y ellos explotan.

Da mucho que pensar, que en uno de los países de mayor nivel de ingreso y menor nivel de pobreza de Latinoamérica, como es Chile, las protestas por el alza de unos centavos en el billete del metro hicieron explotar un sentimiento de frustración de una ciudadanía que se siente al margen de la senda de desarrollo y que reacciona de forma salvaje contra todo y contra todos. Se observó en las calles masas exaltadas que no respetan al prójimo ni a sus propiedades y los queman, roban y destruyen. Ha desaparecido el respeto a la autoridad; una autoridad que a su vez no se hace respetar y tampoco hace respetar las leyes y a los ciudadanos.
Seguramente detrás de todo esto hay grupos populistas de interés internacional y una ideología impulsando este estallido; una que cree que el Estado liberal es el enemigo, que la democracia es represora y que ve la propiedad privada como una fuente de problemas.

Al contrario de este modelo populista y que está arraigado en la mente de la masa, los liberales demócratas apuestan a la persona, a la libertad y proponen soluciones bajo el modelo de economía de mercado: Una economía competitiva y con un mínimo de regulaciones para liberar la capacidad de innovación de la gente; un tipo de cambio monetario equilibrado, un bajo nivel de endeudamiento, sistema tributario y gasto público reducido y sin déficit fiscal ni financiero. Se postula como valores ciudadanos, que trabajar por tener una mejor calidad de vida es lo justo y necesario y que la cultura ciudadana entiende y acepta que existen derechos y obligaciones; que todo tiene su costo y que la vida en sociedad exige responsabilidad, respeto a las leyes, a las personas y al fruto de su trabajo.

El problema es que en la mentalidad populista no entra para nada el “principio de la escasez”, del que deriva el concepto de costo. Un costo que nadie quiere pagar. Macri intento aplicar en argentina una economía de mercado y además afirmó que en su gobierno no se robó ni se abusó del poder. El problema es que en su gobierno para comer había que laburar, mientras que en la receta populista, “Kristina roba, pero para comer, no hay que laburar”. Los argentinos son adictos al peronismo, a veces intentan escapar pero pronto vuelven al vicio, hasta el Papa no puede dejarlo.

Por tanto aplicar en estos nuestros países una cura económica de tipo liberal, sería casi imposible por la resistencia de la gente adicta al populismo. Una experiencia boliviana nos muestra que en la época de la UDP (años ochenta), cuando la crisis llego al extremo la inflación se comía los salarios  y dejo a la gente apabullada y dispuesta a aceptar soluciones dolorosas con tal de salir del problema. En ese momento se necesitó y se encontró un Estadista con ideas claras y con la fortaleza para aplicar medidas de shock a un paciente que estaba tan desesperado que acepto aguantar los dolores de la cura. El paciente se curó pero luego de varios años (2006) llego una peste castrochavista y el pueblo se infectó nuevamente de populismo.

Actualmente vivimos en una nueva sociedad, la sociedad de la tecnología y la información donde todos estamos conectados y mal o bien informados, pero seguimos gobernados con normas ya agotadas y que no responden a estos tiempos ni a los intereses y motivaciones de las actuales generaciones. Nos enfrentamos a un mundo globalizado, otros problemas, otras realidades y otra mentalidad de la población, por lo que se necesitan nuevas soluciones. Sin embargo existe poca preocupación de los dirigentes políticos para entender y satisfacer las necesidades de esta nueva era y esta nueva ciudadanía.

Ahora se necesita rápidamente una cura, hay que buscar un buen Doctor y una nueva y mejor receta. Varios países la encontraron; se trata de ir, ver, aprender y luego aplicarla de acuerdo a las características del paciente, pero sin dudar; también se puede preguntar a la Señora Google o a Siri.
ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

MODELO ECONÓMICO POPULISTA COCALERO CUANDO LA PLATA SE ACABA

Ovidio Roca

Nota: Recordando las clases de economía en la UAGRM, donde tenía como compañeros a un colla y a un cara de colla. Un relato de la crisis del modelo populista cocalero y su hundimiento en tiempos de cambio.

En una de esas múltiples declaraciones de campaña que le preparan; Evo destacó demagógicamente el crecimiento económico sostenido de Bolivia, con políticas de inclusión social, de redistribución de la riqueza a través de bonos sociales, el fortalecimiento de la demanda interna y la acelerada reducción de la extrema pobreza y pidió a la población reflexionar acerca de la situación que viven los países vecinos a los cuales retornó el neoliberalismo (Chile, Brasil, Uruguay, Perú, Ecuador) con numerosas reformas económicas y sociales que afectan a los más pobres. Cada quien ve la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

Si revisamos las críticas a la política económica liberal que hace Evo, podemos ver lo que a criterio del Gobierno populista es bueno y adecuado. “En sus planes (los neoliberales) presentaron racionamiento y reestructuración de la inversión pública. Sustituir el extractivismo, que significa, cerrar las minas, cerrar el sector hidrocarburífero y eso es volver al pasado, claro ese grupo político viene también de quienes empezaron a privatizar desde 1995 o 1985 y la historia se repite y todos los programas podemos revisar”… “Los opositores Plantean suprimir la inversión de proyectos que no dan renta económica al Estado (…) esa forma de programa qué quiere decir, que no va a haber inversión pública”.

En consecuencia podemos ver que es bueno para el MAS: no racionalizar la inversión publica, mantener el extractivismo e invertir en proyectos que no son rentables.

El modelo económico del gobierno populista cocalero, de esencia centralista, estatista y extractivista, para tener tranquila a la población usa de los subsidios y entre ellos el de la gasolina; un modelo que funciona mientras haya plata.

A su vez el Gobierno fiel a su modelo ideológico, en lugar de alentar el incremento de la producción chantajea y desalienta a los emprendedores y les restringe o prohíbe las exportaciones, mientras como Estado realizan inversiones en empresas no viables ni rentables a las que luego el próximo Gobierno tendrá que buscarles una solución.
En estos últimos años el Gobierno ha recibido (sin haberlos generado) los ingresos más altos de nuestra historia y los ha malgastado. Ahora tenemos el déficit público más alto de Latinoamérica y que oscila por encima del 8% del PIB y como consecuencia se produce una caída constante de las reservas internacionales.
El endeudamiento es creciente y  se tiene un exagerado gasto corriente, el que es urgente reducir para disminuir el déficit fiscal y esto implica reducir la burocracia del gobierno y de las empresas públicas sobredimensionadas y quebradas.

Como consecuencia el próximo gobierno heredará graves problemas, entre estos una deuda externa de 10.747 millones de dólares, más del doble que la que teníamos el 2005 cuando llegó a 4.935 millones de dólares.

El masismo cuando estalle la crisis, para cubrir los déficits según nos dicen los analistas, adoptaría las siguientes alternativas dentro de su lógica populista, aunque sin dar soluciones y más bien complicar el problema:
1.-Seguir gastando las Reservas Internacionales Netas (RIN).
2.- Aumentar la Emisión monetaria.
3.- Dejar de pagar los aportes laborales de los funcionarios públicos a los Fondos de Pensiones.
4.- Gastarse la plata de los Fondos de Pensiones, con lo que los jubilados y bonosolistas quedan jojo.
5.- Emitir papeles o bonos del Tesoro General para financiar gastos en proyectos inviables, ilusiones que el Gobierno gusta ofrecer al pueblo, mientras se queda con las comisiones y sobreprecios.

Luego el MAS siguiendo el ejemplo castrochavista, aumentará la represión y usara a los movimientos sociales, la policía y el ejército para amedrentar a la población. Por lo demás dejará que la cosa fluya, que la coca circule y los carteles del narcotráfico prosperen y luego vendrá la hecatombe, la inseguridad y ciudadanos salir corriendo, como ahora los venezolanos, buscando quien los acoja y sin saber cómo sobrevivir.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

PROPUESTAS DE ECONOMIA Y DE PAIS

Ovidio Roca

Yo soy yo y mi circunstancia”. José Ortega y Gasset.

La economía alto peruana se desarrolló desde su inicio como una actividad  tributaria y al servicio de las necesidades de la economía española, por lo que  estuvo centrada en la extracción minera del oro, la plata y posteriormente el estaño, luego el petróleo y esto para servir a las demandas y necesidades de los países centrales.
El asiento del Estado y del poder político del país estuvo y está centralizado en el área andina minera y el resto del país le era desconocido; tal es así que por carecer de conocimiento y presencia en todo el territorio se fue perdiendo casi la mitad de la superficie que tenía al inicio de su creación y esto por guerras, venta de territorio en el caso del Acre o cambiado por un caballo un extenso territorio en la frontera con San Matías.

Como nos encontramos al centro del Continente, lejos de las costas y los circuitos del comercio, del progreso y abocados al extractivismo no pudimos incorporarnos mental y técnicamente al desarrollo industrial que se inició en Inglaterra en 1760 y luego esto se hizo muy dificultoso por la distancia tecnológica y la competencia con el resto del mundo globalizado. Ahora que ingresamos a la cuarta revolución industrial, la de la inteligencia artificial, también estamos en problemas.

En consecuencia mantenemos una economía extractivista y mercantilista y últimamente con el avance de la economía de la coca casi todo lo importamos, desde los alimentos hasta las manufacturas y el mayor problema es que una gran parte de la población informal se mueve en el negocio ilegal del narcotráfico, el contrabando, el comercio informal y como esto satisface sus necesidades, lo considera bueno. Y aunque en una perspectiva de mediano plazo esto es insostenible, cuando una sociedad tiene grandes necesidades y limitaciones piensa solo en lo inmediato.

La situación del desarrollo del país por tanto, no es sólo resultante de los factores humanos, sino como indicábamos de un conjunto de elementos condicionantes, económicos y no económicos, externos e internos al país, así como por la geografía, vías de comunicación, educación y el tipo de inserción del país en el contexto económico mundial.

En consecuencia cuando pensamos en propuestas para el desarrollo del país debemos considerar la cultura y formación de la población y cuáles son las características nacionales de las fuerzas productivas y evaluar hacia cuales áreas y sectores productivos podemos enfocarnos para superar el actual extractivismo. Estas consideraciones son importantes al elaborar y proponer modelos de desarrollo productivo, pues si la alternativa y el modelo que les ofrecemos a la población boliviana, mayoritariamente informal, es cambiar hacia una economía legal y de trabajo formal con altos niveles de capacitación y competitividad, ahí chocamos con sus intereses y expectativas y no los aceptara.

Considerando nuestra realidad socioeconómica, geográfica y cultural, deberíamos pensar en un nuevo modelo de economía, centrado en lo que poseemos: territorio, recursos ecológicos y humanos en el contexto y la circunstancia de este gran problema para la humanidad cual es la destrucción de los ecosistemas y la masiva contaminación que induce al cambio climático.

El argumento es simple, como nosotros somos parte del ecosistema, si este se desequilibra no sobrevivimos pues necesitamos de un clima adecuado, del aire, del agua limpia y de la flora y la fauna para vivir, por tanto una área productiva prometedora es aquella que tiene que ver con las necesidades básicas del ser humano, la alimentación y el ambiente sano y ahí tenemos la nueva agricultura asociada a la biotecnología; el cuidado del medio ambiente y la conservación de los bosques lo que tiene que ver con el secuestro y conservación del carbono y el suministro de agua limpia y aquí surge la economía ecológica.
En consecuencia debemos enfocarnos hacia actividades en las cuales seamos productivos y competitivos y por supuesto las áreas tecnológicas son imprescindibles pues estamos insertos en la actual economía del conocimiento.

Una propuesta de gobierno debe orientarse hacia lo que se llama economía sostenible y economía ecológica, un modelo de desarrollo que propone una sociedad respetuosa con el entorno; que no sólo valora los beneficios económicos sino también el cuidado del ecosistema, la salvaguarda de especies animales y vegetales, así como de un equilibrio ambiental. Una economía alejada del consumismo, centrada en lo local y que busca producir y suplir una demanda alimentos, con una nueva agricultura con uso de la biotecnología; manejo forestal, calidad ambiental, preservación de acuíferos, agua pura, clima soportable y predecible, ecosistema equilibrado, reciclaje, y esto es algo en lo que podemos trabajar.

Esto implica por supuesto un entorno institucional que otorgue seguridad jurídica para que las personas puedan desarrollar sus iniciativas y en un ambiente de democracia, libertad, estabilidad de normas sociales y ambientales que se cumplen y bajo un modelo federal pues las decisiones se toman en cada ecosistema y en cada región.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

 

, ,

Deja un comentario

APRENDAMOS DE NUESTRA PROPIA EXPERIENCIA

Ovidio Roca

Durante varios años fuimos felices flotando sobre densas nubes de gas que ahora se disipan, por lo que rápidamente nos encaminamos hacia un aterrizaje forzoso que ni las hojas de coca lograrán frenar y que será muy duro y peligroso. Algunos analistas mencionan que no hay recursos para continuar disfrutando del sueño populista de los bonos, la subvención a las empresas y pegas públicas, los combustibles y tucuimas, salvo con más deuda o emisión monetaria.

Por su parte el Gobierno presume de una economía exitosa, aquella que se muestra en los mercados abarrotados de productos importados. Una economía que será insostenible en el corto plazo, sobre todo en un mundo de producción competitiva, de empleo tecnológico y con países que están combatiendo las drogas y la informalidad que les afecta en sus fronteras. Es una economía de importación, pues no se construyó empresas productivas sostenibles y que generan nuevo valor; se trata de una economía extractiva y de base cocalera, vinculada al contrabando, la informalidad, el narcotráfico y que estuvo apoyada con mucha plata del gas, que ahora ya escasea.

En consecuencia cada vez se nos complica más el mantener las subvenciones gubernamentales y se hace problemático el endeudamiento (salvo el letal con los chinos). Como ya no se puede vivir exclusivamente de las materias primas hay que ponerse a trabajar y potenciar el aparato productivo industrial, agropecuario y de servicios para que el país pueda seguir avanzando.

Las próximas elecciones definirán el rumbo y modelo de país para los próximos años, ojala no nos equivoquemos. El problema es cómo entender adecuadamente el rumbo de la economía en un ámbito fuertemente politizado y con una población que careciendo de formación para enfrentar al nuevo mundo de competencia tecnológica, tiene temor en asumir los nuevos retos que demanda una economía sostenible y prefieren optar por el continuismo insostenible y los cuentos populistas.

Nuestro reto como ciudadanos es construir una economía productiva y competitiva, lo que es un trabajo difícil pues requiere de un gran esfuerzo y largo plazo; empezando por formar a los jóvenes para afrontar el futuro en este mundo cambiante, cada vez más interrelacionado y que conducido por las nuevas tecnologías avanza a grandes saltos. En esencia se trata de aplicar un modelo ya conocido y probado, pero que quiere responsabilidad y esfuerzo, basado en la iniciativa privada y con un Estado mínimo, responsable de garantizar las seguridades físicas y jurídicas de las personas y de las inversiones.

Pensando en positivo, en el oriente tenemos una experiencia económica y productiva que deberíamos mejorar y reforzar. Hasta ahora y a pesar de la política estatista y anti empresarial del gobierno del MAS, Santa Cruz mantiene aún un sector agroindustrial agroexportador y con valor agregado que produce el setenta por ciento de los alimentos que se consumen en el país y aporta con el treinta por ciento del Producto Interno Bruto Nacional. Innegablemente el oriente es la región más dinámica del país y esto se podría explicar porque la región no vivió ni vive del centralismo, ni mayormente del extractivismo de los minerales y los hidrocarburos y más bien de una importante actividad privada productiva especialmente en el campo agropecuario, agroindustrial y de servicios.

Se trata por tanto de realizar en cada región del país y de acuerdo a su localización, entorno y circunstancias, aquello que mejor corresponda para mejorar la infraestructura y las condiciones de producción y de vida de todos los habitantes.

En el caso del oriente y para seguir avanzando es importante impulsar el sector de las empresas tecnológicas, los agronegocios, la manufactura avanzada, la biotecnología y los servicios industriales. Todo esto con una permanente actitud por proteger y conservar el ecosistema y la biodiversidad de la que somos parte, pues si la destruimos nos destruimos nosotros mismos.

La industria de manos de la tecnología tiene que aumentar su productividad para competir internacionalmente y se necesita establecer negocios de clase mundial que puedan atender al cliente más exigente y no solo depender del mercado local. Todo esto implica necesariamente un Estado de Derecho, un ambiente de libertad económica, seguridad jurídica y física.

Un problema que hay que superar es la carencia de nuevos líderes empresariales y políticos con visión nacional y mundial. Santa Cruz pese su importancia económica carece de peso político y de propuesta explicita de país y peor aún se evidencia una ausencia de vocación de poder y una fuerte sumisión ante el centralismo. Son las jóvenes generaciones y los nuevos liderazgos quienes deben definir el rumbo y asegurar el futuro.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , ,

Deja un comentario

PROPUESTA DE PAIS HACIA UN ESTADO DEMOCRÁTICO FEDERAL

Ovidio Roca

Se habla mucho de propuestas y recetas para vivir mejor y más aún en esta etapa electoral. Para no equivocarse lo más práctico es ver y asimilar lo que hacen bien los países democráticos exitosos aplicándolo, adaptado a nuestra realidad e idiosincrasia y alejarse de esas prácticas fracasadas que en nuestra vecindad practican los gobiernos populistas de Cuba, Venezuela, Nicaragua y que el masismo sigue de manera obtusa.

Aquí no se necesita de grandes algoritmos, sino usar el sentido común que nos dice que es bueno aplicar las recetas que dan buenos resultados y que es una estupidez cocinar una receta que no genera provecho o causa infecciones; salvo que se lo haga con malas intenciones como en el populismo.

Vivimos en un mundo que cambia rápidamente y en todos los ámbitos, por lo que tenemos que capacitarnos, formarnos para aprender cómo hacer cosas nuevas y mejores en lo productivo y buenas prácticas en lo social, tales como respetarnos entre nosotros, respetar las normas de convivencia y evitar caer en el autoritarismo, las drogas, la violencia y especialmente cuidar nuestro ecosistema pues si lo destruimos nos destruimos a nosotros mismos.

Por ejemplo; hace más de setenta años Costa Rica decidió cambiar de rumbo, eliminó el Ejército y dedicó esos recursos a la educación, capacitó a su gente, aprendió a respetar el medio ambiente y las leyes y ahora viven en paz. El país no incursiono en guerras internacionales ni internas, lo contrario de lo que ocurrió con sus vecinos centroamericanos que siguieron igual y ahora huyen angustiados escapando de la violencia y miseria de sus países.

Cuando se habla de democracia, desarrollo y economía sostenible, los países nórdicos son un modelo a imitar pues ellos mantienen uno de los más altos niveles de vida. Entre estos países esta Suecia que el año pasado recibió el reconocimiento como líder de economía sustentablemente equilibrada y robusta a nivel mundial en las tres dimensiones: Medioambiente, Social y Gobernanza. Ellos lo hicieron bien y si nosotros no tomamos en cuenta estos ejemplos, difícilmente podremos sobrevivir.

Los países democráticos modernos han ido avanzando rápidamente hacia la economía del conocimiento, pues se ha comprobado que no son las materias primas la base de la riqueza, sino que lo es la educación, la cultura emprendedora y la permanente investigación, los componentes indispensables del crecimiento y del progreso.

Recordemos el mal ejemplo de los países de economía extractivista y primaria como Venezuela, que confirma eso de la “maldición de los recursos naturales” y el cómo Evo Morales fiel a la práctica populista, repite el libreto que mantiene y ahonda el subdesarrollo: “Es una obligación explotar los recursos naturales (…)Algunos partidos quieren acabar con el llamado Estado extractivista (…) la derecha no quiere aprovechar los recursos naturales”.

El liberalismo como Propuesta de país, postula que el éxito y el progreso de una sociedad empieza no en el Estado, sino en las personas, sus valores y la educación individual y ciudadana; con la promoción de una cultura que aprecie y premie la excelencia, el trabajo creativo y productivo, que rechace la mediocridad, el fraude y la corrupción; una cultura que genere un alto nivel de conciencia ética y de respeto a la ley sin excepciones de ningún tipo.
Con una economía de mercado, de libre iniciativa y el pleno reconocimiento del derecho de propiedad privada como clave para creación de empleo y la prosperidad del país.
Con un modelo de economía productiva centrado en la generación de valor agregado sobre la base de la competitividad, el desarrollo y la innovación.

Reconociendo que el motor de la creación de empleo productivo, son las iniciativas individuales y las empresas privadas y no el Estado, cuyo rol es el de proporcionar un entorno normativo, fiscal, cultural y ético, que garantice y estimule la actividad productiva privada.

Entendiendo que un país plagado de leyes que solo se usan para favorecer al gobierno y complican el trabajo de las personas, su empresa y su vida, no es lo mejor, y más bien se debería eliminar ese enjambre de malas leyes, empezando por aquellas que perjudican la libertad y el trabajo del ciudadano.

El sistema impositivo es una herramienta de dinamización de la economía y no debe alcanzar nunca niveles confiscatorios que inhiban el ahorro, la inversión y desincentiven el trabajo y el esfuerzo. El gasto público necesita estar sometido a un riguroso control para impedir un endeudamiento que genere inflación e hipoteque a las futuras generaciones.

Es clave para la consolidación del Estado de Derecho y el correcto funcionamiento de nuestro sistema democrático; una efectiva separación de poderes y una autentica independencia del Poder Judicial y esto se logra con más efectividad con un Estado Federal fuerte y eficiente y capaz de reconocer la pluralidad histórica y cultural de la nación boliviana. Bajo este esquema corresponde al Estado ser el guardián de las reglas del juego y el garante de la seguridad jurídica para los operadores económicos y sociales.

Estos lineamientos de política demandan la inmediata reforma del Poder Judicial, Poder Electoral y del Tribunal Constitucional que necesitan ser despolitizados y reestructurados totalmente con funcionarios idóneos y con principios éticos. Asimismo avanzar hacia la necesaria reforma Constitucional para establecer un Estado Democrático Federal.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario