Archivo para la categoría Socialismo

UN PUEBLO EN PROCESO DE CAMBIO HACIA EL DESASTRE

Ovidio Roca

Historias y relatos de la época plurinacional

Conocer el arte de impresionar la imaginación de las masas, es conocer el arte de gobernar”: Maquiavelo

La historia nos muestra que el objetivo de los partidos populistas es consolidar un proyecto de poder (Evo aclara: “para quedarse por siempre”) utilizando y movilizando a las masas,  con consignas y discursos simples pero de gran alcance e impacto popular. Mensajes que apuntan a la emoción y poco al pensamiento y la racionalidad, pero que ayudan eficazmente a  la cosecha de votos.

Ellos saben que las masas siguen a los caudillos, a los dirigentes carismáticos con más activismo que inteligencia; a gente de acción más que de pensamiento. Además, en la politiquería lo que importa es el impacto emocional que las promesas despiertan en el pueblo y poco interesa si un proyecto es posible y viable; pues son las promesas las que ilusionan y despiertan el interés y las expectativas populares, con consignas y promesas que son difundidas y comunicadas masivamente por los intelectuales y comunicadores del partido, dando siempre mayor primacía a las imágenes que a las ideas; promesas que finalmente no se cumplen.

De aquí que en los últimos tiempos y con la generalización de la tecnología de las comunicaciones; el acercamiento a la masa votante y especialmente a las urbanas,  se lo hace mediante las redes sociales. Hace poco, García Linera explicaba esto a los dirigentes masistas: “Política que no está en los medios, política que se pierde. Dirigente que no está en los medios, dirigente que se pierde“. Actualmente en Bolivia alrededor del noventa por ciento de los medios está en manos del Gobierno.

Como parte de su estrategia de distracción de la opinión pública y de terror, el Gobierno y sus aliados se dedican sistemáticamente a enjuiciar y amedrentar a sus detractores, a sus enemigos; los opositores y librepensantes y a impedir y boicotear la gestión institucional de toda autoridad opositora electa; Gobernadores, Alcaldes y cualquier otra que no responda a sus intereses.

El profesionalismo, idoneidad y moralidad de los funcionarios públicos es ignorado en favor de la alineación política, por lo que la corrupción se expande y se constituye en uno de los costos más elevados de la administración  estatal. Se afirma que más del cuarenta por ciento del gasto gubernamental va a la corrupción.

La población al estar convencida que las leyes solo usan en beneficio del propio gobierno, no acude a las instancias formalmente legales. De esta manera los conceptos de cultura democrática, de respeto a la ley, gestión eficiente y transparente se tornan lejanos y esta mala experiencia y la ausencia de alternativas viables genera una cultura de anomia y amoralidad, que luego se hace parte consustancial del comportamiento del pueblo.

Los cómplices del Gobierno: sindicatos y gremios corporativos, para exigir las prebendas prometidas y de paso afirmar su poder periódicamente disputan con éste, utilizando la cultura del bloqueo y el enfrentamiento. El ciudadano que no forma parte de alguna corporación, se siente desvalido y si puede sale del país, pues sabe que como individuo no tiene el menor chance de que se le respeten sus derechos.

El socialismo y el populismo se mantiene mientras hay dinero, pues por principio sus promotores y cultores solo saben despilfarrar y no generar riqueza y esto lo hemos visto en la historia latinoamericana: Castro que vivió siempre del subsidio (inicialmente ruso y venezolanos después)  logro que Cuba importe azúcar y Chávez y Maduro, que Venezuela importe gasolina.

Para ganarse las masas los populistas criollos les ofrecen impunidad, bonos y prebendas, además de privilegios étnicos (para la etnia dominante); pero las dadivas sólo pueden mantenerse en situaciones de buenos precios de las materias primas como los que tuvimos durante los últimos diez años. Cuando los precios caen estos beneficios son insostenibles, pero la presión social evita que se los elimine y entonces se acude al endeudamiento, se gastan las reservas y así se continúa con el despilfarro, dejando un pasivo impagable en las espaldas de las próximas generaciones.

El país hasta ahora no ha podido generar una base industrial y productiva, por lo que un setenta por ciento de la población vive en la informalidad y gran parte de estas actividades: comercio, contrabando, transporte y alguna construcción inmobiliaria se financian por el narcotráfico, que algunos afirman alcanza anualmente a más de cuatro mil millones de dólares y son los que aceitan esta economía informal. Es por esto que en el país se vive una aparente bonanza, aunque insostenible y peligrosa por su fuente ilegal de financiamiento.

Las soluciones dada nuestra ausencia de liderazgo y decisión, de nuestros temores e incoherencias, quizá solo se den por el desastre. Esperemos que después de esta turbulencia populista, después de la tormenta, venga la calma y la paz y nos dediquemos al duro trabajo de la reconstrucción de la economía y la recuperación de la cultura y la practica democrática.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

EL GRAN HERMANO

Ovidio Roca

Archivos recuperados 2010

Los cambios son para bien y para mal y para entender hacia donde nos conduce el proceso de cambio masista y actuar en consecuencia, es necesario comprender el pensamiento de los conductores, sus ideólogos y especialmente el sentimiento del Gran Hermano. Una buena guía para esto es releer a Orwell y su famosa novela 1984; esta novela publicada en 1949, es la que siempre se menciona cuando se habla de gobiernos totalitarios y con toda razón, pues permanece absolutamente vigente.

En ella se señala que la primera manifestación de sumisión del pueblo al partido dominante es el acatamiento de sus tres grandes slogans: “La guerra es la paz; la libertad es la esclavitud; la ignorancia es la fuerza”.
Estas tres consignas constituyen el resumen del pensamiento del “Ingsoc” y es lo que un miembro del Partido necesita aceptar para ser un buen militante.

Este pensamiento postula, que la única manera de alcanzar la paz es mantenerse en estado de guerra contra las otras dos potencias imperiales. (El enemigo necesario, externo e interno).

Que la sumisión al Partido es la única manera de mantener un sentimiento de seguridad, de libertad, pues en caso contrario mueres, dejas de existir. (Sumisión absoluta al líder del partido)

El falseamiento de la realidad es la base del sistema: creer las mentiras oficiales e impuestas hará fuertes a los militantes para mantenerse dentro del juego propuesto por el Partido; cuanto más ignorante sean, tienen menos riesgo de descubrir incoherencias, menos posibilidades de caer en el “crimental”.

Los ideólogos del régimen plurinacional con la Tesis de Sinahota, expresan con toda claridad esta lógica, cuando postulan su intencionalidad de: “Quitar el alma a los k’haras”. Esto lo aclaran cuando dicen en la misma tesis: “en la batalla política los símbolos culturales son fundamentales, pues están vinculados a la reproducción del poder y fortalecen o debilitan la percepción de la gente sobre la sociedad y el mundo y de como éste se halla ordenado”.

Es necesario reiterar que para que el sistema de dominación funcione, es necesario acabar con la cultura, la libertad y la disidencia, por lo que el “crimental” (crimen del libre pensamiento) es el mayor delito para cualquier régimen totalitario, y para evitarlo hay que terminar con sus causas. Hay que manipular el pasado y si es necesario hacerlo inexistente, de ahí la consigna del partido, del Ingsoc: “Quien controla el presente controla el futuro. Quien controla el pasado controla el presente”.

Por esto es fundamental la labor de la prensa libre y de los “libre pensantes”, pues permiten hacer conocer a la población, más allá de las consignas del régimen, sus atroces mentiras y falacias. Es tarea de la prensa libre mostrar, enseñar a la gente a ver la realidad cotidiana; despejar el velo ideológico de engaños y mentiras con que los obnubilan todos los días y sobre todo de lo más peligroso: las esperanzas engañosas que tan bien saben vender los ideólogos k’aras del masismo.

ovidioroca.wordpress.com

Deja un comentario

POPULISMO Y ESTATISMO: LA FORMULA FATAL

Ovidio Roca

Historias y relatos de la época plurinacional

Gran parte de la población del Estado Plurinacional ha sido moldeada en el populismo y el estatismo y cree además en el discurso socialista e indigenista. El caldo de cultivo de esta creencia proviene en principio del temor por su incierto futuro y de la necesidad de sentirse protegida por el grupo, el sindicato, el caudillo.

Sus dirigentes sindicales y políticos, por herencia ideológica de los antiguos líderes mineros y los actuales q’aras castrochavistas; están inmersos en un ch’enko discursivo, un popurrí mezcla de jilakatismo, indigenismo, estatismo, comunismo, trotskismo, anarquismo, socialismo siglo 21 y socialismo comunitario; pero en el fondo solo es un burdo populismo, corporativismo y demagogia, con el que mantienen al pueblo embaucado.

El éxito del populismo está en su discurso emocional, que apela a los temores y poco a la razón.  Un discurso en el que además se culpa de todos los males que aquejan al pueblo, a los anteriores gobernantes, a la vieja política, a los neoliberales y al imperialismo y luego ofrece conducir un proceso de cambio con pachamamismo, honestidad, inclusión indígena y aunque nada de esto cumplen, ahí van campantes hasta que la economía y el pueblo unido les pare el carro.

Hechura de sus circunstancias, aunque solo en el discurso, la mayoría de la población boliviana odia a los capitalistas y desprecia la economía de mercado, tiene pasión por el dirigismo estatal, son fanáticos de la estatización y nacionalización de las empresas y consideran al Estado como el único instrumento para resolver todos los problemas de la sociedad y de la economía; pero en su praxis diaria y para sobrevivir, son capitalistas y mercantilistas militantes que rápidamente se organizan de forma corporativa para defender su forma de vida y de trabajo y ejercer presión sobre las autoridades, las que saben dueñas absolutas del aparato del Estado y sus instrumentos.

Mientras en el liberalismo clásico se reconocen solo tres funciones al Estado: seguridad, justicia e infraestructura, en el imaginario de casi todos los latinoamericanos y en especial de los bolivianos, está fuertemente implantado el estatismo, la convicción del tata Estado omnipotente, del estado empresario y ningún ejemplo del fracaso de este modelo (Rusia, Cuba, Nor Corea, Venezuela) los hace cambiar de opinión. Los mismos empresarios por debilidad y comodidad, no asumen sus propios riesgos y buscan siempre la protección y la teta del Estado.

Es importante destacar que en los países más desarrollados, no consideran que el Estado deba invertir en actividades productivas y empresariales, pues esto está a cargo de la iniciativa privada. Estos mismos países donde se respeta la propiedad privada y el libre mercado prosperan y dan surgimiento a las clases medias, que son las que dan estabilidad y pragmatismo político a las sociedades modernas y con esto también se logra que una gran parte de los ciudadanos tenga una vida digna.

Confirmando la mentalidad estatista del Gobierno, García Linera en una de sus frecuentes alocuciones, cuestionó que al momento no exista alguna empresa productiva promovida por los gobiernos regionales, una realidad que según él va en contrasentido con las inversiones efectuadas por la administración del presidente Evo, para la creación de empresas estatales de carácter productivo y sin recurrir a fondos externos entre ellas: Papelbol, Ingenio Azucarero, Planta de Amoniaco y Urea, Teleféricos, etc.

Reconocidos profesionales bolivianos se han referido a estas millonarias y desastrosas inversiones: La Planta de Urea del Chapare cocalero a 837 Km de la frontera y más de mil del mercado, tiene como costo de transporte por tonelada 400 dólares, más los 137 dólares de costo de producción, suman 537 dólares de costo puesto en frontera, mientras el precio de mercado es de 177 dólares. Ergo, se pierde menos no produciendo.

Las tres líneas de teleférico que cotizó Ronald Mac Lean, Alcalde de La Paz, iban a costar 18 millones de dólares. Tremenda diferencia respecto a las cinco líneas de la época plurinacional, que cuestan más de 500 millones de dólares.

Un experto en hidrocarburos  señalaba que lo único que YPFB tiene para mostrar luego de diez años y 1.600 millones de dólares de gasto en exploración, es el  descubrimiento de unos supuestos 28 millones de barriles de petróleo y nada de gas en el campo Boquerón, ya existente. Un petróleo, cuyo costo hasta ahora es de 80 dólares por barril.

Para entender todo esto, hay que saber que el negocio de los políticos populistas y no el del país, está en la adjudicación de contratos, aunque “después de ellos, el diluvio”.

Los pueblos en su  permanente lucha por la libertad y como dueños y creadores de su destino, tienen la necesidad de enfrentar y superar a las ideologías centralistas y absolutistas que usan el Estatismo; vale decir el  aparato y los recursos, económicos e institucionales del Estado y también el Populismo; ideología que permite el manejo y control del pueblo a través de sus emociones, sus ilusiones y temores, para así erradicar la Fórmula nefasta: Populismo + Estatismo = Fracaso Económico + Corrupción.

Sabemos de esto, pero las ilusiones son más fuertes y creíbles que la realidad y ahí nos va.

ovidioroca.wordpress.com

 

Deja un comentario

LA PRAXIS ECONOMICA, MAS ALLA DEL DISCURSO SOCIALISTA COMUNITARIO

Crónicas y relatos de la época plurinacional

Ovidio Roca

La fiesta populista, orquestada por el Foro de Sao Paulo y con la batuta castrochavista, atrajo a gran parte de los países latinoamericanos. Bolivia entre ellos, se adhirió a la fiesta y sus gobernantes tuvieron la suerte que les cayó plata a raudales por la suba de las materias primas; luego encandilados por el poder y el dinero perdieron el rumbo de la buena gestión gubernamental y se dedicaron a tirar la plata en una borrachera de ineficiencia y corrupción.

Como consecuencia no se trabajó en lo importante, vale decir estructurar una economía diversificada y productiva, promover empresas competitivas y fortalecer la institucionalidad y la libertad ciudadana. Por el contrario, el partido gobernante y su instrumento político utilizan la predica populista, convive con la informalidad y no ofrece soluciones sino promesas, mientras culpan a los otros por todos los problemas habidos y por haber.

A causa de las políticas estatistas y dirigistas del gobierno, el sector formal y empresarial de la economía está cada vez más reducido e imposibilitado de prosperar; por ello cuando la población urbana y los campesinos migrantes buscan empleo, no lo consiguen y por tanto encuentran su  supervivencia en el autoempleo y la informalidad. La posibilidad de formar parte de la economía formal moderna, que exige conocimiento, tecnología e información, también les es vedada por su bajo nivel educacional; aunque siempre queda alguna pega de ministro.

Como consecuencia de esta economía primaria extractivista y la aguda ausencia de educación e institucionalidad; el setenta por ciento la población boliviana subsiste con los trabajos informales e ilegales; mientras otros buscan en el Estado un proveedor que satisfaga sus necesidades personales y corporativos, sin preocuparse ni entender eso de políticas públicas o de seguridad jurídica; pues este no es su ámbito de vida y acción.

Esta práctica de vida y en ausencia de leyes que se cumplen e institucionalidad eficaz, ha enseñado a la población que deben organizarse corporativamente y que todo lo que necesitan solo lo pueden lograr bajo presión, con marchas y bloqueos y luego a negociar los pliegos y las prebendas.

En su precariedad, los trabajadores informales son feroces y sacrificados capitalistas, que no respetan ningún límite ni norma y menos los derechos del vecino y del medio ambiente. Su objetivo básico es sobrevivir a cualquier costa, sin respetar nada ni a nadie, pues tampoco creen ni confían en nadie. Repiten dogmáticamente los mitos de la izquierda con los que siempre fueron engañados y odian a los empresarios sin entender que ellos mismos (que son pragmáticos cuando se trata de ganar plata) son unos verdaderos capitalistas salvajes.

Los pequeños empresarios mineros, mayoritariamente de origen campesino e indígena y de bajo nivel económico; se presentan como cooperativistas y usan el mito socialista y anti empresario para disfrazar su verdadero ser y se dicen de cooperativistas para mantener la pose y el discurso de izquierda. Aprovechan muy bien su asociación política con el gobierno, dándoles apoyo armado y militante, para luego obtener beneficios y privilegios en concesiones y reservas mineras de Comibol, incumplir normas en general y ambientales en particular; no ser fiscalizados ni exigidos y solo pagar algún impuesto nominal.

Lo lógico y practico sería que estos presuntos cooperativistas asuman su verdadero ser capitalista, se organicen en empresas privadas productivas, se asocien y mejoren de tecnología y cumplan con las normas impositivas, sociales, ambientales y esto es bueno para ellos y para el país. Esto por supuesto requeriría un cambio en la política económica del gobierno, que además debería garantizar la seguridad jurídica para estos nuevos empresarios y también para los pocos que aún quedan.

El problema es que mientras subsista el actual ambiente de anomia, inseguridad, populismo y Estado centralista y empresario; los demagogos reinan, dominan y conducen al pueblo con ilusiones y promesas. En las últimas épocas esto les funcionó, pues había plata, pero cuando disminuyeron tanto los precios como los volúmenes de gas y comienza la época de las vacas flacas, cunde el pánico, la desilusión, el descreimiento, los reclamos y las dudas sobre los mitos del socialismo comunitario, por lo que el gobierno se dedica con gran diligencia a aplicar el miedo, el terror y se amplía las razias contra los pueblos rebeldes y purgas contra su propia gente, ya sean indígenas o cooperativistas.

Lo que nos enseña la historia, es que no ha existido autoridad política totalitaria sin la utilización del miedo, porque éste es el mecanismo para condicionar e inducir al ciudadano a obedecer. Pero es el terror que une lo físico con lo sicológico, lo que funciona mejor y hacia allí apuntan “los buenos”. Maquiavelo, que sabía de esto, recomendaba al Príncipe: “es mejor ser temido que ser amado, pues el miedo es el sustento del poder”.

Por la caída de la economía en los últimos tiempos y el incremento de las demandas de sus seguidores y grupos de choque, los que ya no gozan de los buenos precios y negocios de antes; la  aspiración de la cúpula masista de entronizarse en el poder, por y para siempre, se les hace cuesta arriba, por lo que de ahora en adelante actuaran con mayor desesperación y serán aún más violentos. Por tanto, para mantener su control del poder y del Estado apuntan desesperadamente, como dijo el jefe, a jugar un segundo tiempo y con rodillazos en los huevos.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

LOS JUEGOS DEL BLOQUEO

LOS JUEGOS DEL BLOQUEO

Historias y relatos de la época plurinacional

Ovidio Roca

Erase una vez en Bloquevo, un hermoso país distante de las costas del mar océano y escondido entre montañas y cocales. Un feudo bendecido por la pachamama y la mamablanca, donde el Gran Visir no necesita estar muy enterado de esas prácticas de la lectura y escritura; pero es esencial que el Chambelán tenga jopo blanco y haya leído al menos veinte mil libros de los gruesos y gordos y uno de estos debe ser: Las mil noches y una noche.

Los escribas y fariseos del Gran Visir, acuciosamente redactan miles de leyes y reglamentos para implicar, complicar y perseguir a los vasallos. Conmovido por esta amarga situación, un distinguido amauta pidió que el pueblo sea juzgado leyendo las hojas de coca (de yungas) pues esto sería más justo e imparcial que con la justicia actual; pero los jilacatas decidieron que en el feudo se aplica una sola ley: la voluntad del Gran Visir.

En las altísimas montañas y durante las frías noches del invierno, el agudo grito de los Yatiris da inicio a los saturnales, e inmediatamente las piedras arrechas empiezan con sus danzas y en su afán reproductivo generan tremendos choques; huancas y de los otros, los que producen derrumbes que aplastan algunas lagartijas y quirquinchos y de paso varios inkautos e inkabuses.

Los carnavales, los bloqueos y el futbol, son los principales deportes de los habitantes de estas tierras prodigiosas y se los practica asiduamente. El más importante y el que constituye la obsesión, la manía, la pasión nacional es: los juegos del bloqueo, que rememoran las famosas gestas del Ivo quien por estas, logro ser coronado como bloqueador epónimo y luego Gran Visir.

En las justas se compite por los galardones: 
Premio al bloqueo más largo del año. Premio al bloqueo con mayor cantidad de muertos. Premio al bloqueo que generó mayores pérdidas a los productores, transportistas y comerciantes. Premio al bloqueo que perjudico a la mayor cantidad de Departamentos. Premio al bloqueo que secuestró la mayor cantidad de policías. Premio al Bloqueo que uso mayor cantidad de dinamita, exaltando así la  dignidad del pueblo bloqueador.

La expectativa de los jugadores, está en que aquel que consiga la mayor cantidad de preseas, será nombrado Gran Visir; pues todos recuerdan que en su momento y gracias a las gestas cocaleras, el pueblo desesperado y angustiado nombro Gran Visir al bloqueador y esto lo hicieron con la ilusión de que se olvide de su deporte preferido y se dedique exclusivamente al futbol, mucho menos perjudicial. El problema, es que el mal ejemplo cunde y ahora hay muchos que quieren ascender al poder y para ello practican los juegos y los rituales del bloqueo, perjudicando a todos y todas y generando aún más desorden y pobreza.

Así nomás había sido, la vida de este pueblo inkauto, que aún no logra entender el porqué es castigado por los manes. 


ovidioroca.wordpress.com

Deja un comentario

RECONSTRUCCION DEL ESTADO NACIONAL Y CAMBIO DE PARADIGMA

RECONSTRUCCION DEL ESTADO NACIONAL Y CAMBIO DE PARADIGMA

Ovidio Roca

Bolivia aún no se ha consolidado como EstadoNación;esun país en proceso deintermitente construcción y actualmentebajo la hegemonía de un gobierno absolutista, que luego de haber fraccionado al país, trata de controlar las innumerables facciones corporativasque permanentemente se le escapan de las manos; cada una de ellas con su propia estrategia de supervivencia.Y lo peor es, que este movimiento populista e indigenista a cargo del gobierno nacional, carece de una verdadera propuesta de país y de futuro viable y para todos.

El instrumento político gobernante, es como la huiphala una colcha de retazos, un conglomerado de grupos y movimientos sociales,que los teóricos populistas q’aras procuranatar utilizando una predica populista e indigenista, con la que procuran atraer y rejuntara los grupos de la economía informal y controlar a las dos nacionalidades indígenas mayoritarias, la aimara y la quechua que les dan sustento, pues a las otras treinta y tantas del discurso plurinacional, sololas ven solo como folklore.

A la población criolla mestiza y peor cuando piensa y opina, la ven como peligrosa y por tanto la persiguen. A los opositoreslos encarcelan,les siguen decenas de procesos judicialesy envían en su persecución multitud de fiscales, jueces, tinterillos y huayralevas. A su vez controlan prebendalmente y por el temor a los grupos empresariales. Ellos saben muy bien y lo utilizan:que solo el miedo gobierna a los hombres, que ninguna otra cosa resulta y ninguna otra cosa dura bastante.

A diferencia de las dictaduras golpistas del siglo anterior y solopara efectos de imagen internacional, todos los regímenes populistas del SSXXI, mantienen algunos elementos formales de la democracia representativa, pero firmemente controlados y digitados para asegurarles su permanencia en el poder. Su debilidad sin embargo es que son gobiernos que saben gastar y no crear las condiciones para producir bienes y riqueza, y cuando se acaban los ahorros, cuando no hay nada que llevar a la mesa; el hambre y la desesperación hacen que el pueblo decida expulsarlospor incapaces y corruptos.  Hemos visto como los pueblos cansados, emputados y lideradospor una oposición unida, puede echarlos del poder, tal como ocurrió en Argentina, Brasil y pronto lo hará en Venezuela.

No olvidemos que la gente, más allá de los planteamientos ideológicos, “tensiones creativas y maniobras envolventes”, piensa con el estómago y el bolsillo. Y aunque el gobierno dice que no hay propuestas, el pueblo sabe lo que quiere;por lo que pidelibertad, trabajo y seguridad para su patrimonio y para poder llegar a su casa sin sobresaltos; quiere salud y educación para él y sus familiares; pretende una sociedad donde no se asfixie al individuo y tampoco se lo masifique.

El Gobierno actual, como todo Estado centralista y absolutista, no respeta la diversidad y la disidencia, por lo que en Bolivia un país por lo demás variado, está cada vez más extendida la idea de un Estado Democrático Federal, donde se respete esta rica diversidad cultural y en el que la población se autogobierne y construya su futurorespetandosus tradiciones, costumbres y creencias, y cuando se vincula a la cultura nacional y global, quiere hacerlo desde su propia identidad.

El Federalismo se sustenta en el principio de subsidiariedad, que en su definición más amplia señala que todo asunto debe ser resuelto por la autoridad más cercana al problema. Vale decir que el poder de decisión nunca debe estar en un nivel superior al estrictamente necesario.

El paradigma autonómico que pretende el pueblo boliviano, incluye a todos los habitantes del país sin masificarlos. Es un modelo que esta insertado en  una cultura democrática y de futuro común y compartido; con un sistema de libre mercado y una economía del conocimiento, diversificada, sostenible y globalizada.

Ahora cuando a nivel nacional y global nos enfrentamos a tremendos desafíos,  como consecuencia de la especulación  financiera, la corrupción desmedida especialmente en el Estado, la crisis energética, la crisis ambiental y las guerras religiosas;necesitamos de partidos políticos serios, de líderes y Estadistas, de un pueblo que piense responsablemente en el largo plazo y asuma sus obligaciones y tareas, como padre, como educador, como productor, como servidor público idóneo ycomo ciudadano responsable de su destino.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

LA OBSESIVA PERSISTENCIA DE LA ILUSION

LA OBSESIVA PERSISTENCIA DE LA ILUSION

Ovidio Roca

Los teóricos k’aras del masismo para su conquista del poder y del aparato del Estado, elaboraron un discursoindigenista y populista, en realidad aimara y chapareño,lograndoentusiasmarlos y lo consiguieronde la misma manera con los grupos informales y cocaleros. Con estolograroncaptar una importante masa de población, teniendo en cuenta que el setenta por ciento del empleo en el país es informal.

En este concurso de promesas, los pueblos originariosescucharon del masismo la oferta de un Estado centralizado yde improntaindígenaque satisfacería todas sus necesidades y el resto de la población el de un Estado permisivo con la informalidad. Luego continuando con la fiesta, escribieron una novela constitucional que rellenaron con dulces ilusiones y promesas, privilegios y mitos; pero sobretodo se les ofreció vivir con poco esfuerzo y como ricos.

De mano de los estalinistas, sevincularonal Castrochavismo y asumieron el discurso populistadel Socialismo Siglo 21 en su variante de socialismo comunitario; un discurso que con el tiempo, la ineficiencia y la corrupción se fue agotando, pues los dirigentes masistas en el gobierno, excluyeron a los indígenas del oriente que cuida sus montes y a la clase media que cuida su trabajo formal y su profesión. Siguiendo con esto,se comieron la herencia yacabaron con las reservas de gas;la corrupción se masifico, luego los precios bajaron, la pobreza crece y las ilusiones se apagan.

Como todo lo que se consigue fácil se va igual de fácil, luego de la fiesta y el jolgorio hay que arreglar el desastre y poner en orden la casa y esto significa orden, trabajo, reconstrucción de la economía y la institucionalidad y esto demanda esfuerzo y exige sacrificios.

La experiencia actual con los regímenes castrochavistas, muestra que cuando estos son expulsados del poder y asume un nuevo Gobierno queempieza a arreglar el desastrey este pideal pueblo mayor orden y trabajo, la masa protesta y lo culpa por todos los problemas y añora a los populistas;irónicamente esosmismos que antes dilapidaron los recursos. Y este es un círculo que se repite: trabajo y construcción y luegodiscurso populista, promesas,corrupción y derroche.

Y aunque sabemos que lo importante son los hechos, los resultados y no las promesas y las buenas intenciones, ocurre que la ilusión del Poder ydel Estado omnipotente, promovida por el discurso populista de los caudillos,obnubila al pueblo que no se resiste a su fascinación. Cualquiera pensaría que la gente ya habría aprendido la lección, pero al parecer no es así, pues para la mentalidad populista predominante lo importante son las promesas, el cuento y esto lamentablemente funciona.

Antiguamente los cambas en el campo decían: “en la arena y con un palito, se hacen grandes chacos y potreros”. Es la trágica y absurda historia de los pueblos, la que se recogeen unconocido grafiti argentino: “basta de realidades, queremos promesas”. Esta esuna consigna por demás extendida yaunque deja pocos resquicios abiertos para la construcción de un modelo de sociedad progresista,trabajadora y responsable, no queda otra que encontrarlos y mientras más pronto mejor.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario