Entradas etiquetadas como Santa Cruz

EDUCACIÓN Y RESPONSABILIDAD CIUDADANA

Ovidio Roca

Las ciudades y centros poblados del país son un espacio de nadie; más bien de la informalidad y donde prima la  total indiferencia de los ciudadanos, quienes siempre esperan que la autoridad tome cuenta de toda situación. Lo irónico del asunto es que aunque ellos esperan todo del Estado y son felices escuchando sus promesas, no creen para nada en las autoridades y funcionarios públicos, pues saben que con estos es poniendo: poniendo plata, poniendo votos o poniendo presión.

La situación en Santa Cruz es aún más crítica, pues es un pueblo que ha crecido explosivamente y donde la mayor parte de la población son migrantes que llegan en situación precaria. Lo problemático es que gran parte de estos nuevos habitantes no se sienten identificados cultural y emocionalmente con la ciudad; no la sienten suya, no la quieren, no la cuidan, no la respetan y menos respetan a los vecinos y residentes.

Los comerciantes invaden las calles y áreas verdes y a los pobladores al parecer poco le importa y aceptan de facto esta situación, pues los apoyan comprando sus mercancías en las calles en lugar de ir al mercado o la tienda, unos pocos pasos más allá. En otras ciudades como La Paz, Sucre o Potosí los mercados, que son manejados por las mismas personas que en Santa Cruz, son más limpios y ordenados y también más baratos; la diferencia está en que tanto las autoridades como los pobladores de esas ciudades no son tan permisivos.

Recuerdo que hace algo de veinte años se construyó un gran mercado en un pueblo camino a San Ramón y desde entonces no he visto que lo usen porque los comerciantes están asentados a la orilla de la carretera y los viajeros compran desde las ventanillas de los vehículos y luego botan las cáscaras y basuras al piso.

En cualquier ciudad latinoamericana, para no mencionar a Europa, los peatones cruzan la calle por los pasos de cebra; basta pararse al inicio y señalar que se va a cruzar y automáticamente los vehículos paran y respetan el paso de cebra y al peatón. Esto en Santa Cruz no se aplica y si lo intentamos, los conductores aceleran para atropellarnos.

Cosa curiosa; en el mundo más o menos civilizado los ómnibus tienen paradas señaladas para que suban y bajen los pasajeros, en nuestro pueblo paran en cualquier lugar, especialmente en las esquinas y el desorden vehicular importa un comino.

Después de años de permisividad y negocios compartidos, el Municipio ha decidido valientemente, seguro una mujer, poner orden en la ciudad. La gente oriunda aplaude, se alegra, pero no hace nada, por lo que en este ambiente donde siempre se ha permitido y consentido el desorden esto lamentablemente no funcionará; salvo que la población cambie su actitud permisiva y cómoda y decida actuar respetando las leyes y disposiciones; entre estas no comprar en los lugares no autorizados ni acondicionados para este fin; respetar las normas de tráfico; el cuidado del medio ambiente y practicar el respeto a los demás.

Se insiste en que la educación y la cultura de responsabilidad ciudadana empieza con la predica y el ejemplo en la familia, la escuela, las instituciones municipales, los medios de comunicación, las organizaciones civiles y se cimienta con el amor a su ciudad, a sus vecinos y a sí mismos.

En su Manual, nuestros Jóvenes de Jigote con gran razón nos dicen: “para que la norma se cumpla debe haber congruencia entre ley, moral y cultura. La ley es la normativa, la moral son las normas interiorizadas y la cultura son los comportamientos promovidos. El divorcio entre estos frustra la experiencia de vivir bien en la ciudad”.

Como dice el dicho: Todo pueblo tiene las calles, el tráfico, los mercados y las autoridades que se merece.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, ,

Deja un comentario

ANDREINA EN BETO CARRERO WORLD, PARQUE DE DIVERSIONES.

Andreina Roca Aguilera

Partimos de Pontal do Paraná hacia Beto Carrero World en Santa Catarina, Brasil, en el camino vimos la estatua de la libertad en miniatura y subimos al mirador, estaba muy alto, allí fuimos con el tío Jorge, Claudia, Angélica, Jorgeduardo, Leo, Paty y yo.

Cuando llegamos vimos un castillo de colores, entramos a comprar las entradas. Alquilamos un carrito para Leo, todo era hermoso y colorido. Mientras caminábamos nos íbamos sacando fotos, una en un cisne que llevaba una bolsa para bebés, otra  en un establo con los caballos, también fuimos a una montaña rusa pequeña, luego fuimos a Madagascar nos sacamos fotos y luego fuimos a un zoológico y vimos cebras, jirafas. Hipopótamos, leones, leonas, tigres blancos, monos, etc.

En Madagascar nos subimos en una balsa que nos llevó por un rio y nos enseñan las estatuas de los personajes principales de Madagascar, pasamos por un túnel, me moje mucho. Asistimos al show de Madagascar  y era muy lindo, eran las escenas más divertidas y misteriosas.

Fuimos a una montaña rusa de agua, tardamos una hora esperando para subir, así que nos perdimos el show de acrobacias, pero cuando subimos estuvo muy divertido porque caía con fuerza y te mojabas.

Luego subimos a la que era la montaña rusa más grande del Parque y yo estaba muy nerviosa y cuando estábamos a punto de bajar me puse a llorar de susto y que ya no quería porque estaba muy alto, pero después me calme, dimos muchas vueltas, había una bajada que parecía que tus pies iban a tocar el suelo y había una vuelta doble. La parte que más me gusto fue la de la bajada y luego la vuelta, estuvo súper divertido.

Fuimos a un show de autos, hacen trucos en autos y motos, dan vueltas, saltan en ramplas, se persiguen, las motos se paraban en una rueda y en dos ruedas los autos, estuvo súper, pero parecía que se iban a volcar.

Fuimos a la casa del terror. Un hombre nos daba las instrucciones y un hechicero habla de cosas espantosas para que nos asustemos, y pasamos a otro cuarto donde habían esqueletos y sale uno que se levantó rápido y nos asustó, también apareció un hombre vestido de esqueleto, pasamos por muchos pasillos y no sabíamos que iba a aparecer, las almas perdidas caminaban por todos lados y era como un laberinto y no sabíamos si nos íbamos a encontrar con un alma perdida, entramos a otra habitación donde había una mujer moviéndose en la cama y la cama también se movía, la mujer movía sus brazos como para tocarnos pero no nos tocaba porque no se podía, solo si alguien tocaba a los que actuaban, pasamos por mas pasillos y encontramos la puerta de salida pero apareció un hombre con una escopeta. Yo salí riendo a carcajadas y un chico salió corriendo y espantado.

También fuimos al show de la historia de Beto Carrero, contaban la historia de cómo se volvió vaquero, cuando defendía al pueblo, etc. Por eso se hizo en su honor el Beto Carrero World. El dio sus terrenos para que construyan el parque, invirtió mucho para construir el Parque.

También nos subimos a un tren donde se mostraba todo el lugar y había una cueva con dinosaurios que se movían, la cueva tenía agua, los dinosaurios parecían reales. Pasamos por un túnel, vimos muchos animales, pasamos al lado de una laguna y me divertí mucho.

De vuelta a Pontal do Paraná. Adiós Beto Carrero World.

El nombre real de Beto Carrero es Joao Batista Sergio Murad.

Me divertí mucho y es una experiencia que nunca olvidare.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

Tristán Roca y el consenso popular lopista

28 DE AGOSTO DE 2016

Por Jorge Coronel Prosman

* Investigador – Filosofía UNA

El escritor y periodista Tristán Roca Suárez (Santa Cruz, Bolivia, 1826 – San Fernando, Paraguay, 1868), fundador y director del primer periódico cruceño, La Estrella del Oriente, fue diputado y prefecto de su ciudad natal hasta que, exiliado por motivos políticos, llegó a Paraguay –donde dirigió El Centinela– hace ciento cincuenta años, en medio de la Guerra de la Triple Alianza, para cumplir un interesante y decisivo papel en la historia de nuestro país, en el que murió fusilado.

Hace ciento cincuenta años, en un momento clave de la Guerra de la Triple Alianza, llegó a Asunción, a mediados de 1866, el doctor Tristán Roca, político e intelectual boliviano. Tras la victoria de Curupayty en septiembre, las acciones bélicas estaban en una fase de letargo, con el prestigio de Mitre deshecho y agudos conflictos entre los líderes militares aliados, incluso entre Caxias y el comandante de la armada brasileña, Tamandaré. Entre tanto, López necesitaba encontrar un modo de conseguir que sus soldados siguieran desafiando su casi inevitable destino. Roca, que tenía experiencia de periodista en su Santa Cruz natal, publicó en El Semanario, el periódico oficial paraguayo, una elogiosa crónica del triunfo en Curupayty que le valió el acercamiento al presidente, con quien empezó a discutir sobre estrategias políticas.

El Mariscal era consciente de que estaba ante una nueva etapa en la guerra. Había pasado la euforia de la oligarquía comercial, que se había ilusionado en la fase ofensiva en Corrientes, Mato Grosso y Uruguayana y ya era parte de un plan definitivamente abandonado. Por otra parte, si bien se habían detenido las acciones bélicas de la Alianza, también los intentos de mediación, de Chile y luego de Estados Unidos, para poner fin a la guerra habían quedado por el camino. Urgía un nuevo plan. Y allí entró la figura clave del doctor Tristán Roca, que, con su experiencia como prefecto y líder de la Sociedad Progresista de Bolivia, pasó a integrar el selecto grupo de asesores políticos de López junto con el canciller José Berges, Natalicio Talavera, Aveiro, director del archivo nacional, el inglés Thompson y los generales Barrios y Díaz.

Tanto en Asunción como en Areguá y hasta en el cuartel general de López en Paso Pucú, Roca mantuvo una intensa actividad que le permitió conocer profundamente el pensamiento de los principales actores políticos del país. Supo de los anhelos de la burguesía asuncena de comerciar los principales productos del país –yerba mate, algodón, madera, ganado– en los mercados internacionales, y de su desacuerdo con la continuación a cualquier precio de esta guerra totalmente opuesta a sus intereses, y conoció las primeras disputas por el poder.

Pero, sobre todo, como Talavera y Berges, entendió que se debía lograr el consenso entre las clases populares, los soldados del frente de batalla, las mujeres del campo que seguían produciendo alimentos, los trabajadores del ferrocarril, los de la fundición, los marineros, los artesanos que seguían fabricando desde ropas hasta ácidos de apepú para los telégrafos. Comprendió que había que apelar a esa población, ajena a posibles negocios en el mercado internacional, sin ningún interés en trabajar en los yerbales ni en las estancias particulares y que luchaba por conservar su porción de tierra en la que seguir cultivando, sus animales domésticos y su producción alimentaria familiar, sin otras pretensiones monetarias. Por esa peculiaridad de Paraguay peleaban. Esa era la gente a la que debía llegar el nuevo mensaje.

La inesperada muerte del general Díaz apresuró la necesidad de llevar información a las trincheras. Entre abril y julio de 1867, en plena guerra, surgieron cuatro periódicos: El Semanario, El Centinela, El Cabichuí y El Cacique Lambaré. Por primera vez circulaban en Paraguay periódicos ilustrados y periódicos en guaraní. Roca era formalmente el director-responsable de El Centinela, que apareció el 25 de abril de 1867, definido como «serio-jocoso» y dirigido ya a ese nuevo público de trinchera para buscar la cohesión de las clases subalternas de Paraguay.

Cada uno de los cuatro periódicos tenía sus propios objetivos. El Semanario, vocero del Gobierno, dedicado a noticias y novedades formales, apuntaba a la élite de Asunción. El Centinela, con sus grabados y análisis, también se dirigía a ese público, pero la inclusión de páginas en guaraní denotaba ya la intención de llegar a otro sector. El Cabichuí, totalmente satírico y con innovadores grabados anónimos de artistas del frente de batalla, apuntó a lo más profundo del combatiente y su familia. Finalmente, El Cacique Lambaré, totalmente en guaraní, completó la estrategia comunicativa de ese particular Estado Mayor de López, con Tristán como principal asesor.

Ese grupo trazó una estrategia para comunicarse con los sectores populares realmente nueva y definió perfectamente el objetivo de llegar con un nuevo mensaje a nuevos sectores y no ya solo a los lectores de Asunción. El análisis de la necesidad de fortalecer el consenso popular en torno al presidente, de lo imperioso de buscar el apoyo popular a los posibles grandes sacrificios que se avecinaban, supuso una tarea fenomenal en la que posiblemente el doctor Roca tuvo un papel destacado.

De ninguna manera cabe deducir, de la adopción de esta nueva estrategia política, que López repentinamente se interesara por estos sectores en un acceso de sensibilidad social; sí manifiesta una consciencia de las contradicciones existentes desde hacía más de veinticinco años entre las aspiraciones populares y las de la élite comercial y ganadera que poco a poco se iba convirtiendo en propietaria de grandes extensiones de tierra. Contradicciones que el doctor Roca, con su experiencia en Bolivia, y también en Brasil, donde había vivido exiliado, supo reconocer. Roca también sabía que en Argentina, desde la dictadura del general Rosas, se planteaba la necesidad de despojar de sus tierras a los indígenas para lograr un aumento doble, de propiedad y de mano de obra, dos elementos indispensables para una economía en expansión. De modo similar, contratar trabajadores siempre había sido difícil en Paraguay por la preferencia general de trabajar en la tierra propia, en la propiedad familiar.

Con la muerte del general Díaz, y la de Natalicio Talavera, afectado por la epidemia de cólera en el frente, la capacidad de análisis del grupo asesor se vio muy disminuida. Y, al ser descubierta la conspiración contra López, Berges, el general Barrios y el doctor Roca fueron detenidos y fusilados.

Al caer presos los principales miembros de la oligarquía asuncena, los sectores populares no reaccionaron ni los defendieron, sino que apoyaron al Mariscal. Por una curiosa ironía del destino, esa fue la mejor prueba de su excelente trabajo de comunicación, que había logrado formar un consenso popular lopista en contra de la élite comercial.

 

NOTAS RELACIONADAS

2302

,

Deja un comentario

SALUD Y CAMINATAS PERIPATÉTICAS 

Ovidio Roca

Todos los días a las seis de la mañana un grupo de bonosolistas camina por un arbolado Parque de la ciudad el que en sus épocas fue una Quinta, aclaro esto porque ahora los Parques no tiene árboles. Vienen a disfrutar de la fresca, la sombra, el verdor de los árboles y el parloteo y trino de los pájaros. Caminan y conversan de modo natural sin celulares y comentan de todo y de nada,  practicando esa terapia del desahogo que los libera de las tensiones. Luego hacen algún ejercicio y todo esto  antes de hacer los mandados, lavar los platos de la noche anterior y hacer el desayuno para su mujer.

Estos amigos caminantes, millonarios de espíritu y de vida y más bien yescones en lo material, no van al médico, ni toman remedios por lo que se ven y se sienten sanos a pesar de la petaca de unos chocos. Uno de ellos decía que con los huesos frágiles por la vejez, hay que evitar las caídas y no ir al médico pues así te conservas bien.

Frente al Parque y en un radio de treinta metros hay tres grandes tiendas farmacéuticas, más grandes que los Supermercados, de donde la gente sale con grandes bolsas de remedios.

Con respecto de la salud leí un artículo de esa buena prensa, BBC Mundo, donde se comentaba que ahora se diagnostican rápidamente las enfermedades y solo para vender píldoras. Luego explica: Es muy, muy fácil dar un diagnóstico, puedes hacerlo en dos segundos, pero luego es casi imposible deshacerse de este diagnóstico. Una vez que te ponen la etiqueta de alguna enfermedad, ya seas un niño, un adulto o un viejo, la misma puede perseguirte por el resto de tu vida y por tanto obligarte a comprar la consabida receta.

En realidad se trata del negocio: si logras convencer al público de que los malestares y dolores de su vida son fácilmente solucionables con una píldora, entonces tendrás un fenómeno de mercadeo que generará decenas de millones de dólares cada año.

Pero el futuro de la industria farmacéutica no se limita a recetarle a la gente pastillas porque está enferma o no puede hacerle frente a ciertas situaciones; en el futuro imaginado por las grandes farmacéuticas, no tomaríamos drogas para mejorarnos, sino para mantenernos en la flor de la vida.

Los medicamentos, profesional y éticamente recetados, son necesarios y el medicamento genérico cuenta con el mismo principio activo, la formula farmacéutica y la composición del producto original y cuesta mucho menos. Para que se lo produzca legalmente es necesario que se reduzca al mínimo el tiempo de vigencia de la patente de manera que estos puedan ser libremente producidos.

Lo importante y lo ético es que para todos los trastornos médicos y psicológicos, debe tenerse cuidado de no etiquetar y recetar a la gente y más bien, simplemente educarla. Como dicen Paya y Humberto, la caminata, los ejercicios, el aire fresco, el verdor de la vegetación, el desahogo de la coversa y las buenas y menos buenas ayudan a mantenerse sano, ante lo dicho Jorge se hace el sueco o el japonés.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

PARA MIS ENEMIGOS LA LEY

Ovidio Roca

En una de mis caminatas matutinas conocí a un bonosolista que vive  en la zona de la Botella de Mendocina, esa de color naranja que los masistas luego pintaron de azul; y nos contaba que en su barrio se estaba trabajando puro ladrillo y cemento, haciendo un remedo de Parque, olvidándose que un Parque es naturaleza, son árboles frondosos que nos protejan del sol y de los vientos y nos muestran ese su verdor de esperanza.

Según los vecinos de la Avenida Principal de Hamacas, hace tiempo el Plan Regulador definió como área verde municipal, una extensa área de más de cinco manzanas y se decía que allí se construiría uno de los Parques más grandes de Santa Cruz. El área permaneció mucho tiempo con árboles y barbecho y hace unos años los del Municipio hicieron una canchita de futbol y luego una de básquet y el año pasado alguien alambro más del setenta por ciento del área y puso un cartel de: Propiedad Privada.

Según los vecinos lo que ocurrió es que dos muñecudos de la Alcaldía: una dirigenta política y un pariente político del bueno; habían comprado los terrenos a precio de gallina muerta, al no poder ser comercializada por las restricciones del Plan de Uso del Suelo.

Como el poder es para usarse, los muñecudos habrían cambiado el uso del suelo y ahora quieren hacer allí unos condominios de lujo. En la pequeña área que quedó para uso público, la Alcaldía está construyendo unos paseos para disfrute del Condominio y valorizar aún más estos terrenos.

Así lo comentan los vecinos y vaya algún valiente y averigüe. Sera esto verdad, será mentira y aunque es peligroso vale la pena verificarlo; alguien creíble e independiente podría hacerlo, podría ser algún Diputado, El Defensor del Pueblo cruceño, algún Fiscal, alguna institución cívica, aunque no es muy probable.
Un amigo chucuta que escuchaba el cuento y que se crio conociendo lo que significan las mieles y las hieles del poder y sabiendo además lo que significa ser amigo o enemigo de la burocracia estatal poderosa e implacable, nos reflexionaba: Ninguno de nosotros pertenece a la burocracia gobernante, tampoco somos del partido de gobierno, ni de los sindicatos, ni de las logias; “somos solo ciudadanos respetuosos de la ley, por tanto somos nada”, por lo que les aconsejo: “callaros nomas”.

Luego de un largo silencia alguien dijo: Recuerdo a un Presidente Latinoamericano que resumió lo que expresó nuestro amigo, cuando dijo: “Para mis amigos todo, para mis enemigos la Ley”. Y ahora la pregunta es, quien podrá defendernos?: El Chapulín Colorado!, síganme los buenos, ciudadanos. ¡A lo que hemos llegado!.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

ANDREINA DE VIAJE POR CHIQUITOS

Andreina Roca Aguilera

Durante el carnaval fuimos a una cabaña a la orilla de una laguna, en Santa Rosa de la Mina un poco  más allá de San Ramón. Desde San Ramón salen dos caminos uno a la derecha, que me dijeron va a Chiquitos y el otro a Mojos. Me contó mi abuelo que cuando llegaron los españoles no encontraron alma viviente, pero de tanto en tanto veían unas casas como hornos de tiluchi, pero de paja, que tenían unas puertas chiquititas y ellos pensaban que era de enanos y decían las chozas de los chiquitos.

En la laguna le dimos de comer a los peces, hay muchos y son tragones, después fuimos con mi abuelo a navegar en  el Kayak y aprendí a remar y después ya lo maneje solita y ya soy capitana de kayak. Lleve a mi abuela Pilar y después a mi tía Vanya a pasear por toda la laguna.

La laguna tiene poca agua y hay pocos pájaros, no como antes que habían muchos y de todas clases, solo vimos seis gallaretas chocas, una garza, un cuervo víbora y uno  de los negros, pero no patitos zambullidores. Buscamos cocodrilos y encontramos uno, pero se asustó y se escondió.

Nos metimos a la piscina y jugamos con globos de agua y con mi primo Donato les echamos espuma a todos. Con mi tío Ernesto hicimos muchas pizzas y con mi tía Kate empanadas, yo solita hice cupcakes muy ricos.

Jugamos monopoly entre todos y esa noche no había tantas luciérnagas como antes, hay hartas pero no como lo había antes.

A todos nos gustó el viaje, pero lo triste es que la abuela Claudia va a vender la casa de Santa Rosa de La Mina.

ovidioroca.wordpress.com

 

,

Deja un comentario

JUSTO BAZÁN

Ovidio Roca

Cuentos de Pueblo

Como todos los que vivimos en Santa Cruz en los años cincuenta, yo también conocí a Justo Bazán, lo veía por la Plaza principal y el Mercado Nuevo de la calle Sucre, con su sombrero y saco blanco cuchuqui, vendiendo periódicos, lotería y el Bristol, que servía para conocer el pronóstico  del clima para todos los meses del año y también para poner nombres a los niños, siguiendo el Santoral que estaba incluido.

Comía donde podía y especialmente en un café restaurante que quedaba al lado del Correo Central en la Plaza Principal (esquina Ayacucho e Independencia). Llegaba y pedía: “marche un plato de Ñ y S” (ñervos y sobras).

Él era un verdadero Republicano, admirador de Napoleón y fanático de Francia y su  Revolución. Un día caminaba por la Plaza 24 de Septiembre, en la vereda de la Alcaldía y vio pasar a una señora que le caía antipática y a su paso gritó muy fuerte: “vieja rancia”. La señora que tenía influencias se consiguió un paco y fue tras Bazán para meterlo preso. Él se defendió diciendo: esta vieja es sorda y mentirosa  yo no dije vieja rancia, yo grite “viva Francia”.

El 17 de Octubre del 2002 se estrenó la obra teatral de Gonzalo de Córdoba: “Justo Bazán, el hacedor de sueños” en la sala de bolsillo Casateatro (Calle Junín, frente al Correo nuevo), una obra que recrea la vida de este loco insigne.

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario