Entradas etiquetadas como Santa Cruz

APRENDAMOS DE NUESTRA PROPIA EXPERIENCIA

Ovidio Roca

Durante varios años fuimos felices flotando sobre densas nubes de gas que ahora se disipan, por lo que rápidamente nos encaminamos hacia un aterrizaje forzoso que ni las hojas de coca lograrán frenar y que será muy duro y peligroso. Algunos analistas mencionan que no hay recursos para continuar disfrutando del sueño populista de los bonos, la subvención a las empresas y pegas públicas, los combustibles y tucuimas, salvo con más deuda o emisión monetaria.

Por su parte el Gobierno presume de una economía exitosa, aquella que se muestra en los mercados abarrotados de productos importados. Una economía que será insostenible en el corto plazo, sobre todo en un mundo de producción competitiva, de empleo tecnológico y con países que están combatiendo las drogas y la informalidad que les afecta en sus fronteras. Es una economía de importación, pues no se construyó empresas productivas sostenibles y que generan nuevo valor; se trata de una economía extractiva y de base cocalera, vinculada al contrabando, la informalidad, el narcotráfico y que estuvo apoyada con mucha plata del gas, que ahora ya escasea.

En consecuencia cada vez se nos complica más el mantener las subvenciones gubernamentales y se hace problemático el endeudamiento (salvo el letal con los chinos). Como ya no se puede vivir exclusivamente de las materias primas hay que ponerse a trabajar y potenciar el aparato productivo industrial, agropecuario y de servicios para que el país pueda seguir avanzando.

Las próximas elecciones definirán el rumbo y modelo de país para los próximos años, ojala no nos equivoquemos. El problema es cómo entender adecuadamente el rumbo de la economía en un ámbito fuertemente politizado y con una población que careciendo de formación para enfrentar al nuevo mundo de competencia tecnológica, tiene temor en asumir los nuevos retos que demanda una economía sostenible y prefieren optar por el continuismo insostenible y los cuentos populistas.

Nuestro reto como ciudadanos es construir una economía productiva y competitiva, lo que es un trabajo difícil pues requiere de un gran esfuerzo y largo plazo; empezando por formar a los jóvenes para afrontar el futuro en este mundo cambiante, cada vez más interrelacionado y que conducido por las nuevas tecnologías avanza a grandes saltos. En esencia se trata de aplicar un modelo ya conocido y probado, pero que quiere responsabilidad y esfuerzo, basado en la iniciativa privada y con un Estado mínimo, responsable de garantizar las seguridades físicas y jurídicas de las personas y de las inversiones.

Pensando en positivo, en el oriente tenemos una experiencia económica y productiva que deberíamos mejorar y reforzar. Hasta ahora y a pesar de la política estatista y anti empresarial del gobierno del MAS, Santa Cruz mantiene aún un sector agroindustrial agroexportador y con valor agregado que produce el setenta por ciento de los alimentos que se consumen en el país y aporta con el treinta por ciento del Producto Interno Bruto Nacional. Innegablemente el oriente es la región más dinámica del país y esto se podría explicar porque la región no vivió ni vive del centralismo, ni mayormente del extractivismo de los minerales y los hidrocarburos y más bien de una importante actividad privada productiva especialmente en el campo agropecuario, agroindustrial y de servicios.

Se trata por tanto de realizar en cada región del país y de acuerdo a su localización, entorno y circunstancias, aquello que mejor corresponda para mejorar la infraestructura y las condiciones de producción y de vida de todos los habitantes.

En el caso del oriente y para seguir avanzando es importante impulsar el sector de las empresas tecnológicas, los agronegocios, la manufactura avanzada, la biotecnología y los servicios industriales. Todo esto con una permanente actitud por proteger y conservar el ecosistema y la biodiversidad de la que somos parte, pues si la destruimos nos destruimos nosotros mismos.

La industria de manos de la tecnología tiene que aumentar su productividad para competir internacionalmente y se necesita establecer negocios de clase mundial que puedan atender al cliente más exigente y no solo depender del mercado local. Todo esto implica necesariamente un Estado de Derecho, un ambiente de libertad económica, seguridad jurídica y física.

Un problema que hay que superar es la carencia de nuevos líderes empresariales y políticos con visión nacional y mundial. Santa Cruz pese su importancia económica carece de peso político y de propuesta explicita de país y peor aún se evidencia una ausencia de vocación de poder y una fuerte sumisión ante el centralismo. Son las jóvenes generaciones y los nuevos liderazgos quienes deben definir el rumbo y asegurar el futuro.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , ,

Deja un comentario

CUENTOS DE PUEBLO ANTIGUO EN LENGUAJE POLÍTICAMENTE INCORRECTO

Ovidio Roca

(Todos razonamos influidos por nuestro entorno y circunstancias. SNCHY)

La ecléctica cultura machista del oriente y las “Patronas”.

Allá por mediados del siglo XIX y principios del XX, en los pueblos cruceños y especialmente en sus áreas rurales, los hacendados se movían bastante, manejando su ganado o viajando por negocios a Mojos, a la frontera argentina o brasilera y eran sus esposas, la Patrona, quien tenía a su cargo la administración de la Estancia, de la Hacienda, el manejo del personal y los problemas del día a día. Algunas familias, en la época de la goma hacían “en bollo” el consabido viaje a Paris y Londres, aventura que duraba cerca de un año.

La patrona organizaba y controlaba las diversas labores cotidianas: cuidado del chaco, los potreros, la ordeña y la fabricación de queso y cuando se carneaba la fabricación del charque; también la fabricación de jabón de lejía y velas de sebo, del empanizado y el azúcar baya y algo de alcohol resacao; en el Beni además se hacía chivé de yuca y chipilo de plátano verde. En la vida pueblerina las mujeres estaban a cargo de la casa y la comida, algunas de la pulpería y otras eran maestras de escuela. Eran por lo general las mujeres quienes manejaban los negocios y el cuidado y unidad de la familia.

Como se vivía en comunión con la naturaleza, el entorno biológico enseñaba que nacemos con sexo, hormonas y conformación física para ciertas funciones. La convivencia natural con la fauna: toros, vacas, gallos, gallinas, gatos, gatas, hacía reconocer como natural la diferencia de los sexos y los muchachos con paloma hacían chivi de pie y detrás de un árbol y las peladas con pan lo hacían de cuclillas a espaldas del árbol. Se conocía por la propia vivencia y por dichos de los más sabidos, que el desarrollo biológico creó la diferenciación entre machos y hembras y la reproducción sexual y que luego la sociedad fue creando ciertos roles sociales.

Alguna vez aparecía un niño amanerado, al que se lo llamaba fresco; éste ya algo mayor trabajaba, no en el campo, sino en labores de la casa, ayudante de cocina, de panadería y limpieza; se consideraba que había nacido desviado pero eso no lo humillaba ni discriminaba, otros nacían chuecos o bizcos, era un problema de la naturaleza.

En esta cultura antigua del mundo de lo natural y del sentido común, lo importante era el resultado, no el sexo de quien producía algo; por ejemplo celebrábamos un buen locro y no importaba si lo cocinaba un hombre, una mujer o un fresco, lo que importaba era su buena sazón y así en delante.
Ahora se ideologizan al extremo las cosas, lo que lleva hacia una forma de tiranía de minorías que quieren imponer su particular punto de vista.

De la cultura biológica a la moderna identidad de género

En nuestra historia biológica, luego que nuestra especie baja de los árboles y empezamos a caminar erguidos, la pelvis se hizo más estrecha y asimismo el canal de parto, por lo que este tuvo que producirse antes de que madure el feto y de que nuestra cabeza y cerebro crezcan. Es por esto que nacemos inmaduros y se requiere de atentos cuidados por varios años y ahí se crean fuertes vínculos emocionales, entre la pareja y con el hijo, y en ese cuidar nace el afecto, el amor y nos hacemos humanos.

Ahora caminábamos mirando al frente y veíamos el mundo de otra manera y en este nuestro caminar, adoptamos roles diferentes según los dones de la naturaleza y aprovechando las ventajas comparativas. Así se dio el rol del macho cazador y recolector que fabrico armas y medios de transporte y el de las hembras que por las limitantes de la maternidad hacen su vida más sedentaria alrededor de hogar, lo que les permitió el descubrimiento de la agricultura y artesanía.

Se reconoce que las personas son diferentes biológicamente por su sexo y esto es bueno de ver en la vida íntima, privada y social, pero no en el ámbito profesional y político, donde sobre el sexo debe primar la idoneidad profesional.

En estos tiempos del posmodernismo, algunos ya no se definen por su ser biológico sino por sus circunstancias y su entorno y consideran que la vivencia interna e individual, tal como cada persona la siente, define el género el cual podría corresponder o no con el sexo biológico. Ahora ya se habla de más de doscientos géneros opcionales y van aumentando.

Al respecto, hace un tiempo leímos en la prensa que en un concurso de belleza de Miss España se eligió  a una persona no biológicamente femenina, sino fabricada por los cirujanos; quitando algo de aquí, como bolas y pene y poniendo algo por allá, como tetas y nalgas de silicona; pero al escucharla oímos su inconfundible voz de macho ibérico; esa persona no es una mujer y menos podría ser una Miss Universo.

Los cirujanos más hábiles podrían promover una Miss Silicona, para dar a conocer su pericia y satisfacer los gustos del cliente.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

PLATA SUCIA Y CHARLAS PERIPATÉTICAS 

Ovidio Roca

Pecunia non olet.

En la antigua Roma, la orina pertenecía a la ciudad y era recolectaba para el curtido de los cueros y el blanqueado de la togas de lana. El Emperador Vespasiano decide imponer una tasa a la orina que diariamente se vertía en las letrinas de Roma y que era recogida en la Cloaca Máxima (la red pública de alcantarillado). A partir de entonces, los artesanos que la necesitaban en sus negocios debían pagar el nuevo impuesto por su uso.

Fisco alcaldil

Un par de caminadores cotidianos del Parque Municipal, preocupados le dicen al encargado: Los grifos están chorreando y se pierde mucha agua, por favor solicite al municipio que los arreglen. Pasan dos semanas y sigue igual y preguntan nuevamente al encargado y él dice; todo bien ya vino una comisión de la alcaldía, con el técnico, el chofer y un fotógrafo y sacaron las fotos. Pasaron otras dos semanas y nada y nuevamente preguntan; la respuesta es que el Jefe no ha podido ver las fotos.

En los Parques se tiene un sistema automático para rociar las canchas y los jardines y como es automático eso ocurre todos los días, llueva, truene o relampaguee. Por el ambiente lluvioso, las canchas están anegadas y fangosa y los plantas ídem y cuando se le explica al encargado del gasto y el perjuicio que esto significa, dice que eso del regado automático es para ahorrar personal y costo para la alcaldía. Parece que ellos piensan que el agua es gratis. Cerrá ese grifo!.. Yaa!!!

Engordando a mansalva las arcas municipales.

Lo siguiente lo he conocido de varios amigos viejos, quienes me comentan haber sido asaltados por la Alcaldía. Uno de ellos me contó que por el año 80 realizó un trabajo de artesanía para una institución y le pidieron una factura, como él no tenía registro fue a la Renta y pidió que le emitan una factura a nombre del comprador; pagó los impuestos que la pidieron y se la dieron. Hace poco se enteró por la prensa que era deudor a la Alcaldía por impuestos de hace cuarenta años y por una suma mayor de lo que facturó en su momento. Se asustó y fue a la Alcaldía y un amigo lo llevo a una oficina donde le dijeron que le realizarían una rebaja importante si pagaba inmediatamente y así lo hizo en un Banco. Días después fue a sacar algo de dinero de su Cuenta bancaria y le dijeron que no tenía pues la Alcaldía lo había confiscado todo.

Después me enteré de varias personas que habían sido igualmente afectadas; una de estas me comentó que por los años ochenta tuvo un Vagón de Panchitos y que al poco tiempo tuvo que cerrar pues no le dio resultado y ahora después de cuarenta años aparece en la prensa como deudor a la Alcaldía. Apartá esas manos!.. Yaaa!!!

Los casos que relato son de viejos de mis épocas y me imagino que de estos hay muchos, pues ha de ser una campaña de recaudaciones a la mala. Pecunia non olet, pero duelet.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

CRISTÓBAL RODA DAZA, ANÉCDOTAS PERSONALES

Ovidio Roca

La Casa de la Cultura de Santa Cruz, era por los años ochenta administrada por ciudadanos vinculados a la cultura, los mismos que eran elegidos por los grupos artísticos y culturales para conformar un Directorio. Tuve el honor de participar en ese Directorio junto a Aida Mckeny, Gunter Holzman Marcelo Arauz, Alcides Parejas, Cecilia Kenning, Alvaro Flores, Ruber Carballo.
Los recursos eran escasos y una de las tareas de los Directores era conseguir fondos y apoyos de Empresas, Instituciones y personas amantes de la cultura, también se recibían delegaciones de artistas las que en algunos casos hacían presentaciones gratuitas en la Casa.

En una ocasión vino del exterior una gran delegación a la que decidimos agasajar con un día de campo tradicional, por lo que Aidita pidió a Cristóbal Roda nos preste su hermosa quinta que tenía cerca de Warnes. Llegado el día, ya algo atrasado fui con mi esposa a la fiesta en un jeep que tenía y en ese camino solitario y arenoso el vehículo se paró y no arrancaba; estaba en esos afanes cuando pasa Cristóbal en una hermosa camioneta, se para y trata de hacer funcionar mi cacharro y me dice: “vayan ustedes pues el acto ya comenzó, yo los veo después. Cristóbal se queda allí en pleno sol bregando con el cacharro mientras nosotros nos íbamos en su elegante camioneta con aire acondicionado”.

En las épocas de la UDP, estaba como Embajador Cubano el esposo de la Poro, hermana de mi querida amiga Susana Seleme. El embajador pasaba más tiempo en Santa Cruz y cuando yo visitaba a Susana hablábamos con él de todo y nada de política. Él se interesaba por los aspectos productivos e innovadores, recuerdo que le comenté sobre la cría de alevines de pacú que estaba iniciándose en las colonias japonesas y en una ocasión fuimos a ver cómo operaban.

Gracias a su vinculación con Santa Cruz organiza una visita a Cuba y los invitados con todo pago fueron personajes cruceños y amigos de Susana como fue mi caso. Fuimos invitados Cristóbal Roda, Ivo Kuljis, Álvaro Flores, Jaime Pomier, y dos o tres más.
Llegamos a la Habana y allí nos esperaban unos autos oficiales que directamente nos condujeron al Hotel Habana Libre, donde nos alojaron a todo dar. Teníamos un programa de visitas variado, fuimos a conocer un ingenio azucarero, una fábrica de ron Havana Club, visitamos a Ramón Castro un hermano de Fidel el que en el Valle de Picadura, un campo donde se dedicaba a la genética animal, nos mostró una famosa vaca Ubre Blanca que tenía un récord mundial de producción de leche.

Nuestros días estaban ocupados, salíamos temprano y siempre guiados por el chofer y un guardia y nunca estuvimos solos o caminamos solos por las calles. Los últimos días fuimos de paseo en un pequeño barco por la costa donde pescamos y nadamos. El capitán del barco una persona muy simpática nos comentó que él estuvo en la Sierra Maestra con el grupo de Fidel y luego nos comenta: cualquier rato vamos Bolivia y hacemos allí una guerrilla y tumbamos el gobierno. En ese momento Cristóbal que disfrutaba de un mojito y de un pescado que había sacado y puesto en la parrilla, le dice: “cuando vayan a ir a Bolivia nos avisan primero para que nos vengamos para acá”.

Un gran empresario y una persona sencilla al cual más.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

EDUCACIÓN Y RESPONSABILIDAD CIUDADANA

Ovidio Roca

Las ciudades y centros poblados del país son un espacio de nadie; más bien de la informalidad y donde prima la  total indiferencia de los ciudadanos, quienes siempre esperan que la autoridad tome cuenta de toda situación. Lo irónico del asunto es que aunque ellos esperan todo del Estado y son felices escuchando sus promesas, no creen para nada en las autoridades y funcionarios públicos, pues saben que con estos es poniendo: poniendo plata, poniendo votos o poniendo presión.

La situación en Santa Cruz es aún más crítica, pues es un pueblo que ha crecido explosivamente y donde la mayor parte de la población son migrantes que llegan en situación precaria. Lo problemático es que gran parte de estos nuevos habitantes no se sienten identificados cultural y emocionalmente con la ciudad; no la sienten suya, no la quieren, no la cuidan, no la respetan y menos respetan a los vecinos y residentes.

Los comerciantes invaden las calles y áreas verdes y a los pobladores al parecer poco le importa y aceptan de facto esta situación, pues los apoyan comprando sus mercancías en las calles en lugar de ir al mercado o la tienda, unos pocos pasos más allá. En otras ciudades como La Paz, Sucre o Potosí los mercados, que son manejados por las mismas personas que en Santa Cruz, son más limpios y ordenados y también más baratos; la diferencia está en que tanto las autoridades como los pobladores de esas ciudades no son tan permisivos.

Recuerdo que hace algo de veinte años se construyó un gran mercado en un pueblo camino a San Ramón y desde entonces no he visto que lo usen porque los comerciantes están asentados a la orilla de la carretera y los viajeros compran desde las ventanillas de los vehículos y luego botan las cáscaras y basuras al piso.

En cualquier ciudad latinoamericana, para no mencionar a Europa, los peatones cruzan la calle por los pasos de cebra; basta pararse al inicio y señalar que se va a cruzar y automáticamente los vehículos paran y respetan el paso de cebra y al peatón. Esto en Santa Cruz no se aplica y si lo intentamos, los conductores aceleran para atropellarnos.

Cosa curiosa; en el mundo más o menos civilizado los ómnibus tienen paradas señaladas para que suban y bajen los pasajeros, en nuestro pueblo paran en cualquier lugar, especialmente en las esquinas y el desorden vehicular importa un comino.

Después de años de permisividad y negocios compartidos, el Municipio ha decidido valientemente, seguro una mujer, poner orden en la ciudad. La gente oriunda aplaude, se alegra, pero no hace nada, por lo que en este ambiente donde siempre se ha permitido y consentido el desorden esto lamentablemente no funcionará; salvo que la población cambie su actitud permisiva y cómoda y decida actuar respetando las leyes y disposiciones; entre estas no comprar en los lugares no autorizados ni acondicionados para este fin; respetar las normas de tráfico; el cuidado del medio ambiente y practicar el respeto a los demás.

Se insiste en que la educación y la cultura de responsabilidad ciudadana empieza con la predica y el ejemplo en la familia, la escuela, las instituciones municipales, los medios de comunicación, las organizaciones civiles y se cimienta con el amor a su ciudad, a sus vecinos y a sí mismos.

En su Manual, nuestros Jóvenes de Jigote con gran razón nos dicen: “para que la norma se cumpla debe haber congruencia entre ley, moral y cultura. La ley es la normativa, la moral son las normas interiorizadas y la cultura son los comportamientos promovidos. El divorcio entre estos frustra la experiencia de vivir bien en la ciudad”.

Como dice el dicho: Todo pueblo tiene las calles, el tráfico, los mercados y las autoridades que se merece.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

ANDREINA EN BETO CARRERO WORLD, PARQUE DE DIVERSIONES.

Andreina Roca Aguilera

Partimos de Pontal do Paraná hacia Beto Carrero World en Santa Catarina, Brasil, en el camino vimos la estatua de la libertad en miniatura y subimos al mirador, estaba muy alto, allí fuimos con el tío Jorge, Claudia, Angélica, Jorgeduardo, Leo, Paty y yo.

Cuando llegamos vimos un castillo de colores, entramos a comprar las entradas. Alquilamos un carrito para Leo, todo era hermoso y colorido. Mientras caminábamos nos íbamos sacando fotos, una en un cisne que llevaba una bolsa para bebés, otra  en un establo con los caballos, también fuimos a una montaña rusa pequeña, luego fuimos a Madagascar nos sacamos fotos y luego fuimos a un zoológico y vimos cebras, jirafas. Hipopótamos, leones, leonas, tigres blancos, monos, etc.

En Madagascar nos subimos en una balsa que nos llevó por un rio y nos enseñan las estatuas de los personajes principales de Madagascar, pasamos por un túnel, me moje mucho. Asistimos al show de Madagascar  y era muy lindo, eran las escenas más divertidas y misteriosas.

Fuimos a una montaña rusa de agua, tardamos una hora esperando para subir, así que nos perdimos el show de acrobacias, pero cuando subimos estuvo muy divertido porque caía con fuerza y te mojabas.

Luego subimos a la que era la montaña rusa más grande del Parque y yo estaba muy nerviosa y cuando estábamos a punto de bajar me puse a llorar de susto y que ya no quería porque estaba muy alto, pero después me calme, dimos muchas vueltas, había una bajada que parecía que tus pies iban a tocar el suelo y había una vuelta doble. La parte que más me gusto fue la de la bajada y luego la vuelta, estuvo súper divertido.

Fuimos a un show de autos, hacen trucos en autos y motos, dan vueltas, saltan en ramplas, se persiguen, las motos se paraban en una rueda y en dos ruedas los autos, estuvo súper, pero parecía que se iban a volcar.

Fuimos a la casa del terror. Un hombre nos daba las instrucciones y un hechicero habla de cosas espantosas para que nos asustemos, y pasamos a otro cuarto donde habían esqueletos y sale uno que se levantó rápido y nos asustó, también apareció un hombre vestido de esqueleto, pasamos por muchos pasillos y no sabíamos que iba a aparecer, las almas perdidas caminaban por todos lados y era como un laberinto y no sabíamos si nos íbamos a encontrar con un alma perdida, entramos a otra habitación donde había una mujer moviéndose en la cama y la cama también se movía, la mujer movía sus brazos como para tocarnos pero no nos tocaba porque no se podía, solo si alguien tocaba a los que actuaban, pasamos por mas pasillos y encontramos la puerta de salida pero apareció un hombre con una escopeta. Yo salí riendo a carcajadas y un chico salió corriendo y espantado.

También fuimos al show de la historia de Beto Carrero, contaban la historia de cómo se volvió vaquero, cuando defendía al pueblo, etc. Por eso se hizo en su honor el Beto Carrero World. El dio sus terrenos para que construyan el parque, invirtió mucho para construir el Parque.

También nos subimos a un tren donde se mostraba todo el lugar y había una cueva con dinosaurios que se movían, la cueva tenía agua, los dinosaurios parecían reales. Pasamos por un túnel, vimos muchos animales, pasamos al lado de una laguna y me divertí mucho.

De vuelta a Pontal do Paraná. Adiós Beto Carrero World.

El nombre real de Beto Carrero es Joao Batista Sergio Murad.

Me divertí mucho y es una experiencia que nunca olvidare.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

Tristán Roca y el consenso popular lopista

28 DE AGOSTO DE 2016

Por Jorge Coronel Prosman

* Investigador – Filosofía UNA

El escritor y periodista Tristán Roca Suárez (Santa Cruz, Bolivia, 1826 – San Fernando, Paraguay, 1868), fundador y director del primer periódico cruceño, La Estrella del Oriente, fue diputado y prefecto de su ciudad natal hasta que, exiliado por motivos políticos, llegó a Paraguay –donde dirigió El Centinela– hace ciento cincuenta años, en medio de la Guerra de la Triple Alianza, para cumplir un interesante y decisivo papel en la historia de nuestro país, en el que murió fusilado.

Hace ciento cincuenta años, en un momento clave de la Guerra de la Triple Alianza, llegó a Asunción, a mediados de 1866, el doctor Tristán Roca, político e intelectual boliviano. Tras la victoria de Curupayty en septiembre, las acciones bélicas estaban en una fase de letargo, con el prestigio de Mitre deshecho y agudos conflictos entre los líderes militares aliados, incluso entre Caxias y el comandante de la armada brasileña, Tamandaré. Entre tanto, López necesitaba encontrar un modo de conseguir que sus soldados siguieran desafiando su casi inevitable destino. Roca, que tenía experiencia de periodista en su Santa Cruz natal, publicó en El Semanario, el periódico oficial paraguayo, una elogiosa crónica del triunfo en Curupayty que le valió el acercamiento al presidente, con quien empezó a discutir sobre estrategias políticas.

El Mariscal era consciente de que estaba ante una nueva etapa en la guerra. Había pasado la euforia de la oligarquía comercial, que se había ilusionado en la fase ofensiva en Corrientes, Mato Grosso y Uruguayana y ya era parte de un plan definitivamente abandonado. Por otra parte, si bien se habían detenido las acciones bélicas de la Alianza, también los intentos de mediación, de Chile y luego de Estados Unidos, para poner fin a la guerra habían quedado por el camino. Urgía un nuevo plan. Y allí entró la figura clave del doctor Tristán Roca, que, con su experiencia como prefecto y líder de la Sociedad Progresista de Bolivia, pasó a integrar el selecto grupo de asesores políticos de López junto con el canciller José Berges, Natalicio Talavera, Aveiro, director del archivo nacional, el inglés Thompson y los generales Barrios y Díaz.

Tanto en Asunción como en Areguá y hasta en el cuartel general de López en Paso Pucú, Roca mantuvo una intensa actividad que le permitió conocer profundamente el pensamiento de los principales actores políticos del país. Supo de los anhelos de la burguesía asuncena de comerciar los principales productos del país –yerba mate, algodón, madera, ganado– en los mercados internacionales, y de su desacuerdo con la continuación a cualquier precio de esta guerra totalmente opuesta a sus intereses, y conoció las primeras disputas por el poder.

Pero, sobre todo, como Talavera y Berges, entendió que se debía lograr el consenso entre las clases populares, los soldados del frente de batalla, las mujeres del campo que seguían produciendo alimentos, los trabajadores del ferrocarril, los de la fundición, los marineros, los artesanos que seguían fabricando desde ropas hasta ácidos de apepú para los telégrafos. Comprendió que había que apelar a esa población, ajena a posibles negocios en el mercado internacional, sin ningún interés en trabajar en los yerbales ni en las estancias particulares y que luchaba por conservar su porción de tierra en la que seguir cultivando, sus animales domésticos y su producción alimentaria familiar, sin otras pretensiones monetarias. Por esa peculiaridad de Paraguay peleaban. Esa era la gente a la que debía llegar el nuevo mensaje.

La inesperada muerte del general Díaz apresuró la necesidad de llevar información a las trincheras. Entre abril y julio de 1867, en plena guerra, surgieron cuatro periódicos: El Semanario, El Centinela, El Cabichuí y El Cacique Lambaré. Por primera vez circulaban en Paraguay periódicos ilustrados y periódicos en guaraní. Roca era formalmente el director-responsable de El Centinela, que apareció el 25 de abril de 1867, definido como «serio-jocoso» y dirigido ya a ese nuevo público de trinchera para buscar la cohesión de las clases subalternas de Paraguay.

Cada uno de los cuatro periódicos tenía sus propios objetivos. El Semanario, vocero del Gobierno, dedicado a noticias y novedades formales, apuntaba a la élite de Asunción. El Centinela, con sus grabados y análisis, también se dirigía a ese público, pero la inclusión de páginas en guaraní denotaba ya la intención de llegar a otro sector. El Cabichuí, totalmente satírico y con innovadores grabados anónimos de artistas del frente de batalla, apuntó a lo más profundo del combatiente y su familia. Finalmente, El Cacique Lambaré, totalmente en guaraní, completó la estrategia comunicativa de ese particular Estado Mayor de López, con Tristán como principal asesor.

Ese grupo trazó una estrategia para comunicarse con los sectores populares realmente nueva y definió perfectamente el objetivo de llegar con un nuevo mensaje a nuevos sectores y no ya solo a los lectores de Asunción. El análisis de la necesidad de fortalecer el consenso popular en torno al presidente, de lo imperioso de buscar el apoyo popular a los posibles grandes sacrificios que se avecinaban, supuso una tarea fenomenal en la que posiblemente el doctor Roca tuvo un papel destacado.

De ninguna manera cabe deducir, de la adopción de esta nueva estrategia política, que López repentinamente se interesara por estos sectores en un acceso de sensibilidad social; sí manifiesta una consciencia de las contradicciones existentes desde hacía más de veinticinco años entre las aspiraciones populares y las de la élite comercial y ganadera que poco a poco se iba convirtiendo en propietaria de grandes extensiones de tierra. Contradicciones que el doctor Roca, con su experiencia en Bolivia, y también en Brasil, donde había vivido exiliado, supo reconocer. Roca también sabía que en Argentina, desde la dictadura del general Rosas, se planteaba la necesidad de despojar de sus tierras a los indígenas para lograr un aumento doble, de propiedad y de mano de obra, dos elementos indispensables para una economía en expansión. De modo similar, contratar trabajadores siempre había sido difícil en Paraguay por la preferencia general de trabajar en la tierra propia, en la propiedad familiar.

Con la muerte del general Díaz, y la de Natalicio Talavera, afectado por la epidemia de cólera en el frente, la capacidad de análisis del grupo asesor se vio muy disminuida. Y, al ser descubierta la conspiración contra López, Berges, el general Barrios y el doctor Roca fueron detenidos y fusilados.

Al caer presos los principales miembros de la oligarquía asuncena, los sectores populares no reaccionaron ni los defendieron, sino que apoyaron al Mariscal. Por una curiosa ironía del destino, esa fue la mejor prueba de su excelente trabajo de comunicación, que había logrado formar un consenso popular lopista en contra de la élite comercial.

 

NOTAS RELACIONADAS

2302

,

Deja un comentario