Entradas etiquetadas como racismo

EPPUR SI MUOVE

EPPUR SI MUOVE

Ovidio Roca

Milena Fernández no necesito un telescopio, como lo hizo Galileo Galilei para descubrir la teoría heliocéntrica, ella simplemente hizo uso de su nariz y descubrió que algo huele mal en Oruro.
Lo evidente es que algo huele mal también en muchas ciudades del mundo y de Bolivia, por causa de deficiencias en los sistemas de drenaje, vertido de aguas servidas en los cursos de agua, acumulación de basuras en las calles y falta de cultura ciudadana de los vecinos que mean, arrojan y excretan cualquier cosa en las vías y parques públicos.

Llegando a Cochabamba y en el momento de bajar del avión se sentía el olor del río Rocha, sin turbión, por los vertidos de las curtiembres y otros misceláneos.
En Santa Cruz, en la zona Noroeste, se sentía ese aroma fétido de las lagunas de oxidación y como la gente protesto y dijo que olía mal, que hedía, la empresa de alcantarillado decidió poner una cobertura sobre la laguna y quemar el metano.

Actuar dando respuesta a la denuncia, es una buena opción empresarial, la otra y más acorde con el sentimiento plurinacional, hubiera sido acusar de racistas a los vecinos collas que pueblan esa zona y meterlos a la cárcel por oliscones.

El olor es un tema de cultura, antiguamente se decía que había muerto “en olor de santidad” quería decir que nunca se había bañado para evitar malos tocamientos a su propio cuerpo; también se menciona el cuento de las notas que enviaba Napoleón, excitado por el olor de la batalla, a la bella caribeña Josefina (la que tenía el mal gusto de bañarse), pidiéndole “no te bañes voy”.

La reacción de algunas personas de Oruro, que probablemente en su vida cotidiana no ayudan a evitar y menos a solucionar la causa de los malos olores, denota además de intolerancia, de persecución racista, un deseo de revancha por algunos presuntos problemas de discriminación que hubieran sufrido durante su infancia.

Ahora se usa el lenguaje políticamente correcto, que es no decir las cosas por su nombre; en realidad es nuestra cobardía, pues ya no hablamos ni escribimos por temor a esos fanáticos, que escudados en conceptos mal entendidos de racismo, discriminación, caen en lo mismo que denuncian y peor aún, en nombre de la dignidad y prevalidos de sus cargos, se ensañan contra una periodista que cometió el error de oler y decir con toda franqueza que algo olía mal, que era fétido y por eso le vienen haciendo la vida imposible, persiguiéndola con odio y con saña. Ella ya pidió disculpas una y mil veces, por su sensibilidad olfativa, pero necesitan humillarla, hundirla.

Lo normal en un servidor público municipal ante una queja o una denuncia de este tipo, es verificar técnicamente el hecho, revisar el sistema de acueductos y de recojo de basura y darle solución, en este caso en bien de esa acogedora ciudad de Oruro, donde cuando tenía menos años y menos colesterol, me comía un plato de “Intendente” yo solito.

Con mis disculpas a quien corresponda, “Eppur si huele”.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, ,

Deja un comentario

YO UN BOLIVIANO NINGUNO

YO UN BOLIVIANO NINGUNO
Ovidio Roca
El próximo 21 de Noviembre se realizara el Censo Nacional, una herramienta estadística para ajustar y proyectar políticas públicas. Sus ejecutores impulsados por su síndrome totalitario, lamentablemente lo han convertido en un instrumento ideológico para demostrar una mayoría étnica, y el tema en debate y parece ser el único, es la pregunta sobre identificación étnica y las opciones religiosas del pueblo, que se ha decidido no conocerlas.
La consecuente polémica levantada sobre el mestizaje, quedó ya cerrada y trucada con el ultimo anuncio de las autoridades del Ejecutivo, limitando nuestra respuesta a llenar la casilla de una de las famosas 57 naciones indígenas o decidirse por la opciones: Boliviano – ninguno – otro.
Para la mayoría de la población, un coctel racial y cultural, que ha venido construyendo la patria y nación boliviana, la opción no es difícil, nos han hecho “gata parida”, nos han excluido de sus casillas y ahora lo que toca es decidir por la opción que nos queda: boliviano ninguno.
Todo esto como sabemos tiene un trasfondo y una explicación. Históricamente el libreto de los sistemas dictatoriales y absolutistas (fascismo y comunismo) es cambiarlo todo, para que la historia empiece con ellos, pero fundamentalmente para justificar sus privilegios y poder recién adquiridos. Se cambian las leyes, y se fabrica rápidamente una contra cada reclamo de la oposición; se busca sustituir una ciudadanía republicana de iguales ante la ley por una engañosa ciudadanía étnica; se cambia el nombre del país, de las instituciones, se cambia la historia y los héroes; se construyen palacios, se erigen estatuas y se pone la cara del líder a todo y para todo.
Y como en nuestro caso el Presidente se asume como Indígena y la imagen que quieren vender es la de un país indígena, se aprovecha el censo para fabricar una justificación estadística.
Con este manejo ideológico, los datos del Censo serán sesgados y nada reales, por lo menos en los temas que estamos comentado, pues una de las característica de los pueblos y muy útil para sobrevivir en condiciones difíciles, es acomodarse hacia donde mejor soplan los vientos. Hace poco vimos en una encuesta sobre auto identificación étnica realizada por la Fundación UNIR, que confirma este acomodo, pues entre los años 2006 y 2011, un 22% de la población cambio su identificación pasando de ser mestizo a indígena, con la esperanza de verse favorecidos por las ventajas para las etnias (la que sabemos), que ofrece el actual gobierno. Y si la ventaja fuera ser choco, las peluquerías no darían abasto decolorando y tiñendo a troche y moche.
Finalmente, los bolivianos como casi todos los pueblos, somos una variopinta mescla de razas y cultura; un rico mestizaje étnico y cultural, y que crece con eso de la globalización y las comunicaciones, del machuque y el cruzamiento, y que desde nuestra identidad nos proyectamos a la ciudadanía del mundo. Y por eso sabemos que el proyecto del Gobierno mas allá de su retorica y grandilocuencia, no es de reivindicación étnica, sino de poder, de coca y de negocios.
C`est la vie.

, ,

Deja un comentario

RACISMO Y AUTOIDENTIFICACIÓN ÉTNICA

RACISMO Y AUTOIDENTIFICACIÓN ÉTNICA

Ovidio Roca

Desde siempre, los grupos dominantes han utilizado la ideología del racismo para justificar sus privilegios y afianzar su derecho a detentarlos. Buscando convencer sobre la legitimidad de sus prerrogativas, han usado argumentos de todo tipo, desde los religiosos y económicos hasta los biológicos; se postula por ejemplo, la existencia de pueblos y personajes elegidos por dios y de razas biológicamente superiores.

También se afirma engañosamente, que en el código genético existe un cierto determinismo capaz de explicar, la inteligencia en unos pueblos y por tanto su derecho a gobernar y su ausencia en otros, los que deben ser conducidos.

El racismo también jugó un importante rol para legitimar las “guerras étnicas”, con el afán de invadir y tomar los territorios y recursos de otros pueblos, menos dotados de capacidades económicas y bélicas para defenderse.

En esta pugna de intereses por el poder y el dominio, y dado el principio económico de la escasez, un amplio sector de la sociedad queda necesariamente excluido de los beneficios y para limitar y obviar sus exigencias, necesitan ser dominados, controlados y mejor aun, convencidos de la inevitabilidad de su situación de dependencia.

De estos y otros elementos se alimentan las ideologías racistas, que justifican para un reducido grupo, la legitimidad de sus privilegios económicos y políticos. Lo que se busca, no solo es mantenerlos, sino ampliarlos, y para ello es importante conservar exclusivamente para sí, el monopolio de las actividades económicas, el manejo político del Estado, el control al acceso de los puestos mas redituables.

Para un mejor manejo de la exclusión social, se construyen los estereotipos del grupo dominante y de los excluidos; utilizando características de fácil identificación, especialmente las de tipo racial y cultural, mismas que pueden ser fácilmente medidas o catalogadas: rasgos étnicos, color de piel, idioma, cultura y luego se los aplica como filtro para evitar que grupos sociales ajenos, puedan tener acceso competitivo a estos privilegios.

Actualmente con la descodificación del genoma humano, las justificaciones biológicas han quedado totalmente desacreditas, pues ahora sabemos con certeza de la existencia de una sola raza humana y de una misma matriz genética para toda la vida existente en el planeta.

Ergo, todos los seres vivos, desde las bacterias hasta las flores, y desde los cutuchis (cecilia) hasta los humanos, tienen un único origen y siguen las instrucciones escritas en el lenguaje universal del ADN.

Y somos una sola raza humana, con diferentes tipos raciales, diferentes etnias, diferentes pueblos y culturas, producto de la adaptación, durante millones de años, a las cambiantes condiciones ambientales y como resultado, la riqueza y belleza de la biodiversidad.

Ahora con base científica podemos reafirmar que la exclusión social, ya no puede justificarse por la raza, sino que es y sigue siendo producto de la ausencia de democracia, de educación, cultura, acceso a trabajos dignos, justicia y es en este ámbito que corresponde avanzar.

En Bolivia la emancipación de los indígenas se inicia seriamente con la Reforma Agraria de 1953 y continúa dificultosamente en las últimas décadas, cuando los gobiernos “neoliberales” aprueban un conjunto de leyes a favor de los grupos étnicos excluidos. Entre estos, La Reforma Educativa (Nº 1565 de 1994), la Ley Forestal (Nº 1700 de 1996) y la Ley INRA (Nº 1715 de1996) que les afirma su derecho de acceder a la propiedad agraria de manera colectiva y a consolidar las tierras que venían ocupando.
Con estas Leyes igualmente se estableció el concepto de Tierras Comunitarias de Origen (TCO) y mediante este mecanismo los pueblos indígenas lograron titular, de forma comunitaria, amplios espacios territoriales.

En aplicación de estas normas, los pueblos indígenas presentaron 258 demandas de TCO, de las cuales a la fecha 190 fueron tituladas (55 en el oriente y 135 en el altiplano y valles) con una superficie de 21 millones de hectáreas (12 millones en el oriente y 9 millones en el altiplano y valles).

Esta ventaja de acceso preferencial a las tierras para los indígenas y luego la promesa demagógica del MAS, de instituir un Estado Plurinacional, con fuerte presencia indígena y privilegios para las etnias originarias, hizo que la población de origen indígena se sienta empoderada y pese a ser mayormente mestiza, se auto identifique como indígena, y abjure de su condición de mestizo que no le otorga ningún privilegio.

Revisando las encuestas sobre la autoidentificación de la población boliviana realizadas por la Fundación UNIR, podemos ver que entre el 2006 y el 2011 un 22% de la población deja de identificarse como mestizo y pasa a definirse como indígena. Típico fenómeno de acomodo a una nueva realidad política y social.

AUTOIDENTIFICACION ETNICA SEGÚN ENCUESTA DE UNIR
2006: Indígena 18 % – Mestizo 69 %
2008: Indígena 17 % – Mestizo 73 %
2011: Indígena 38 % – Mestizo 47 %

Como vemos, esperanzados por las predicas del gobierno, los sectores sociales mestizos, rápidamente se han auto identificado como indígenas, y siguiendo la tradición lo primero que hacen es procurar la consolidación de estos privilegios (muchos de ellos expectaticios) y justificarlos. Y también de paso, excluir y discriminar al otro: al k’ara y al mestizo, usando las mismas descalificaciones que usaron contra ellos

Lo que recién ahora están empezando a comprender, es que el Gobierno del Proceso de Cambio, es híper centralista y que esta manejado por una pequeña fracción, de k’aras, mestizos y algún indígena; y que al final lo que interesa a este reducido grupo, es mantener y gozar de sus nuevos privilegios y para ello combatirán y erradicaran a quien le haga oposición: políticos, iglesias, clase media, liberales, y también los “hermanos indígenas” no sumisos a sus ordenes; pues de lo que finalmente se trata, al margen del discurso indigenista, socialista, pachamamista, es del poder, la maravillosa maquinita del poder.

Queda la esperanza y el reto, de que en algún momento y más pronto que tarde, todos nos encontraremos como seres humanos en una República Democrática, respetando al prójimo y valorando nuestra rica individualidad y diversidad.

,

1 comentario