Entradas etiquetadas como Política

POR VIA DEL DESASTRE, EL VIRUS CHINO NOS ENSEÑARA A EDUCARNOS Y SER RESPONSABLES PARA VIVIR MEJOR

Ovidio Roca. Recordando a Pipieta.

En el transcurso de su historia, los diferentes pueblos avanzaron dificultosamente por la vida; unos por la senda del trabajo en la agricultura, la artesanía, la industria, las tecnologías y con una cultura centrada en el esfuerzo individual. Otros, portando la cultura de la conquista y la explotación, lo hicieron esclavizando a pueblos menos evolucionados y explotando los recursos naturales y mineros.
A nosotros nos tocó este segundo escenario, contaminado en  los últimos años por la peste comunista y populista del castrochavismo y en estos momentos golpeados por el coronavirus chino.

En Rusia, Lenin decía que: “Comunismo es Capitalismo de Estado más Dictadura del proletariado” (en realidad, del partido del proletariado).

El Imperio comunista Chino está aplicando eficazmente esa regla y lo hace utilizando las nuevas herramientas digitales, bajo un sistema tecno totalitario y un estricto control social. Tienen empresas estatales y otras privadas al servicio de los Gobernantes y los grandes empresarios (los más ricos del mundo) son todos miembros del partido.
El Partido Comunista garantiza a estos empresarios comunistas, una mano de obra dócil, sin derechos sociales ni económicos y con sueldos entre 150 y 300 dólares mensuales.
El Estado tiene la banca pública y la economía bajo su férreo control, y para favorecer las exportaciones maneja una moneda inconvertible y manipulada y algo a destacar de los comunistas chinos; es que a diferencia de los populistas latinoamericanos ellos practican efectivamente el capitalismo salvaje y no han caído en la tentación de los controles de precios.

El populismo latinoamericano inspirado en el comunismo, se ha hecho carne en nuestras poblaciones. Sus líderes prometen al pueblo la abundancia y una sociedad en la cual todos seremos iguales; pero de manos de una burocracia estatal y de partido, no como fruto de la libertad y el esfuerzo individual. Como resultado la población está permanentemente alabando al Jefe en procura de los bonos, los servicios gratuitos y las abundantes jubilaciones sin la necesidad de aportar; que fue lo que les prometieron y no cumplen.

La cultura populista latinoamericana, vinculada la castrochavismo, no entiende para nada el “principio de la escasez”, del que deriva el concepto de costo, un costo que nadie quiere pagar. Los populistas no conciben que para tener una mejor calidad de vida se requiere de trabajo, asumir planamente los derechos y las obligaciones; que todo tiene un costo y que la vida en sociedad exige respeto a las leyes, responsabilidad personal y social.
Por estos antecedentes, aplicar en Bolivia la urgente y necesaria cura para la crisis económica, institucional y social que empezamos a enfrentar; utilizando recetas de tipo liberal y en plena crisis, será muy complicado por la resistencia que opondrá la gente adicta al populismo; salvo que la solución venga por el desastre. Un desastre como la aguda crisis económica social e institucional que se nos viene, como producto de la pandemia coronavirica.

Nuestra experiencia histórica nos muestra que en la época de la UDP (1982), cuando la crisis llegó al extremo y la inflación se comía diariamente los salarios, la gente desesperada estaba dispuesta a aceptar soluciones dolorosas con tal de salir del problema.

Se hablaba de ello, pero nada se hacía y se necesitó de un Estadista con ideas claras, con fortaleza programática y de solido carácter, para aplicar unas medidas de shock (el 21060) a un paciente que estaba tan desesperado que acepto aguantar los dolores de la cura.
La inflación se detuvo, el paciente se curó y el país prosperó; pero luego de varios años llegó la peste castrochavista y la de los malos políticos, que infectaron al pueblo de populismo. Hay que buscar al buen médico, al Estadista.

Actualmente son otros los problemas, otras las realidades, por lo que se necesitan nuevas y urgentes soluciones; sin embargo existe poca preocupación de los dirigentes políticos y empresariales en entender y satisfacer las necesidades de esta nueva realidad y ciudadanía.

El modelo capitalista de economía: financiero y consumista, tiene que adaptarse a la nueva sociedad post coronavirica y utilizar los cambios tecnológicos para estructurar un capitalismo democrático y liberal centrado en las personas y con una economía sostenible y ecológica.

Lo que nos enseña la experiencia es que:

El contar con instituciones sólidas, eficientes y basada en meritocracia, ayuda a administrar mejor el país y resolver exitosamente el problema siempre presente de la escasez.

Que en esta moderna economía, la obtención de ganancias se basa fundamentalmente en el conocimiento y en la innovación, por lo que necesitamos urgentemente revalorizar el trabajo productivo e innovador para seguir adelante.

Esta nueva economía centrada en la tecnología de la información y el conocimiento, necesita ser acompañada con un sistema educativo sólido como base de la producción, la productividad y la competitividad, en lo que estamos sumamente atrasados.

Como norma los mercados deben gestionarse con prudencia y en aras del bien común, de manera que los beneficios del crecimiento se distribuyan de forma equitativa. Igualmente lograr la prestación eficiente de servicios sanitarios y educativos a la mayoría de la población; y para garantizar nuestra propia supervivencia necesitamos contar con respuestas y acciones adecuadas ante el cambio climático.

El virus chino nos enfrenta a la urgente necesidad de garantizar las necesidades básicas que tenemos como seres humanos; que son el alimento, la salud y la seguridad. Esto nos conduce al renacimiento de la revolución agrícola y las prácticas ambientales que nos dan un ambiente sano.

Estos son temas que se repiten permanentemente pero que no se asumen, esperemos que finalmente lo hagamos empujados por el temor a las pandemias y al Profesor Pipieta.

ovidioroca.wordpress.com

, , , ,

Deja un comentario

ECONOMÍA SON EXPECTATIVAS

Publicado por Eju.tv  22/01/2011-11:47

Ovidio Roca

La naturaleza nos enseña que la vida surge y progresa adaptándose y dominando su entorno y los organismos que no lo hacen desaparecen. La gente actúa de la misma manera y según sus expectativas y las señales que recibe de su entorno diseñan sus propias estrategias de vida en procura de sobrevivir.

Las expectativas de la población boliviana sobre el futuro del país son cada vez más sombrías. Se vive además de una crisis política y social, una crisis alimentaria y energética realmente grave. La situación se percibe cada vez más caótica, el gobierno está perdiendo el control; la receta estatista y populista no funciona y ahora falta hasta lo principal para la vida, la comida. Por otra parte los seguidores del actual gobierno han perdido ya la confianza en la capacidad de sus líderes para manejar la complejidad de la economía y del aparato del Estado.

Los sectores productivos y gran parte de la ciudadanía trabajadora piensan que no se avizora ninguna recuperación del país mientras no cambie el enfoque en el manejo de la economía, pues la producción no se recuperará mientras no haya seguridad jurídica sobre las tierras e inversiones; mientras se sigan aplicando medidas de control de precios y comercialización, que distorsionan las señales del mercado e impiden su funcionamiento

Quizá no deberíamos quejarnos de lo que está ocurriendo, pues el Vicepresidente siempre fue muy claro en cuanto a su proyecto político. Es un proyecto de poder total que conduce hacia el comunismo como en Cuba y así lo dejamos pasar. Si se usa el indigenismo y al indio, es por la simple estrategia de utilizar las reivindicaciones de la mayoritaria población local y hacerlas funcionales al proyecto; y también para satisfacer también el gusto por el folcklorismo de los “progre” extranjeros que le dieron recursos y cobertura internacional, no olvidemos que ellos gustan del buen salvaje y lo exótico siempre que no vayan a ensuciar sus ciudades.

En el mundo actual de las comunicaciones y el Internet podemos conocer cómo funcionan los sistemas económicos y políticos en los distintos países, y cuáles de ellos dan resultados favorables para sus ciudadanos y cuáles no. Ya no hay cortinas de hierro o de bambú como en las épocas del comunismo soviético, que evitaban que el pueblo conozca que más allá de su paraíso comunista había un mundo de libertad y prosperidad. Pero lamentablemente, como siempre el deseo de creer en mitos y promesas es más fuerte que asumir la responsabilidad por su propio destino y esta actitud parece ser innata pues se repite una y otra vez en la historia de los pueblos.

Si nuestra meta, como lo señaló el Vicepresidente estalinista y nuestro Presidente sindicalista-cocalero, es el paraíso Cubano; en este mundo de las comunicaciones fácilmente podemos informarnos y saber cómo es ese paraíso y ver si nos gustará, en el papel de pueblo no de dirigente. Esto se lo puede hacer por Internet y mejor aun viajando allí; pero en este caso ganando, transportándose, comiendo y viviendo como cubano. Ir como turista o como amigo de Fidel es otra cosa.

Hace más de cincuenta años, el pueblo cubano que antes de 1960 fue uno de los más modernos y desarrollados de América, vive enjaulado y temeroso, sobreviviendo con un poco de “alpiste” que se le provee vía su libreta de racionamiento con la que nacen, perdiendo cada día su capacidad de reacción y competividad. Reciben alimentos y algunos productos básicos que ni siquiera se los dio la Revolución. Refiriéndose a que cada vez se eliminan más artículos de la libreta nos dice Yoani Sánchez, “quizás el cambio más importante puede ocurrir en la mentalidad de las personas, cuando sientan que la pequeña porción de alpiste ya no está siendo colocada en el interior de la jaula, cuando comiencen a sentir la presión real de cada uno de los barrotes”. Entonces surge la esperanza de que la gente por necesidad y por desesperación pueda romper la jaula, derribar a su captores y reconstruir su vida en esa hermosa isla.

La Revolución comunista cubana fue un fracaso económico desde el inicio, sobrevivió subvencionada por los rusos que querían una base frente a los Estados Unidos y esto duro hasta que también fracaso su sistema y luego de unos años agarro la posta Chávez apoyado en el petróleo de los venezolanos; subsidio que ahora está siendo retaceado.

En estos momentos los Castro, ahora agobiados por el fracaso económico han decidido echar a la calle a la mitad de la población empleada. Población de libreta de racionamiento, amedrentada y sin ninguna preparación de emprendedorismo, ni acceso mercados de abastecimiento; no sabe qué hacer ni cómo proceder y ahora bruscamente se ven obligados a buscársela como puedan.
Ellos estuvieron acostumbrados a ser empleados del Estado, a asistir a su fuente de trabajo por un sueldo miserable de veinte dólares al mes que ni siquiera lo recibían pues lo utilizan para pagar a los supervisores para que lo mantengan en los cotos de caza que son las empresas del gobierno y donde todos “sacaban” lo que podían mientras hacían que trabajaban, para luego intercambiarlos con sus compañeros de las otras empresas.

Cuando el modelo ya no da más, cuando ya no llega la plata de afuera pues los rusos fracasaron y Chávez ya está cortando la mamadera, la solución “revolucionaria” es echar la gente a la calle.

Desde siempre los poderes totalitarios se mantienen por el temor y solo cuando la gente lo pierde o lo domina, puede erguirse y buscar su libertad. El muro de Berlín fue derribado cuando el poder omnímodo de la URSS empezó a resquebrajarse y los guardias armados empezaron a dudar del poder comunista. Un día cualquiera, una persona cruzo ilegalmente el muro hacia la libertad y no le dispararon, al día siguiente pasaron dos y tampoco murieron y luego fueron cientos, miles, millones que se alzaron y juntos derribaron el muro y el poder totalitario del partido comunista alemán.

La esperanza es que la crisis económica y el hambre impulsen al pueblo boliviano a pasar por encima del gobierno y de la pinche oposición y derriben este experimento social indigenista, que no tiene capacidad de conducirnos hacia una economía productiva y sostenible que dé trabajo, bienestar y prosperidad a todos los ciudadanos bolivianos. Mientras tanto a comprar su yuquita que ahora está a 100 Bs la @ y criar gallinas criollas.

ovidioroca.wordpress.com

 

Enviad

 

, , ,

Deja un comentario

HISTORIAS Y CUENTOS POLÍTICAMENTE INCORRECTOS, EN TIEMPOS DE LA PANDEMIA POPULISTA COCALERA

Ovidio Roca

Escritos del año uno del coronavirus.

Quién olvida su historia está condenado a repetirla”: Ruiz de Santayana.

Toda generación necesita conocer y aprender de la historia. Cuando se olvida el pasado y no se aprende de esa experiencia, se tiene muchas probabilidades de volverla a repetir. Por esto no podemos olvidar la trágica historia del periodo que nos tocó vivir a los bolivianos bajo el populismo cocalero y luego el castigo del coronavirus.
Hay varias cepas del virus: la China Wan, la “Evo orín oca” que luego mutó a “Evo orín coca” y que es mucho más letal. Habrá otras en los próximos meses.

Mientras me escondo del contagio viral, trato de evitarlo escuchando música y comiendo chuño como aconsejan los alteños; chivé como recomiendan los benianos y tomando vino patero, como recetan los tarijeños.

Currículo de un Jefe indio del Sur (Chávez dixit)

 Desde su natal Orinoca Evo se trasladó a Oruro, dejando solas (y alegres)  las llamas y las ovejitas de su papá; dos de las cuales dieron su vida para que el futuro Presidente pase de curso en la escuelita primaria de su pueblo.
En Oruro trabajo de todo y también como trompetista de la Banda Imperial de Oruro. En sus ratos libres, durante las mañanas, practicaba el fútbol y luego se deleitaba con un “rostro asado” regado con una buena aqha.

Empujados por la crisis y la mama coca, toda la familia se fue para el Chapare y allí se consiguió un Cato. Se hizo conocer como futbolista y gracias a su carisma ascendió a dirigente de fútbol en uno de los Sindicatos cocaleros y luego a Presidente de las seis Federaciones de cocaleros del Chapare, cargo que detenta hasta hoy.
Como dirigente cocalero instauro la práctica del bloqueo sistemático y por meses para debilitar al gobierno, paralizar el tránsito de los policías y facilitar el negocio de la coca, su procesamiento y transporte desde el Chaparesuyo (no nuestro, del Evo, pues es suyo) al mercado internacional.

En su estrategia comunista de poder, el Foro de San Pablo para el caso de Bolivia utilizó, no la lucha de clases, sino el racismo y la identificación étnica. Ellos eligieron al que Chávez llamaba Jefe Indio del Sur y lo posicionaron como icono indígena para encabezar su proyecto populista de dominación. Luego le enviaron entrenadores políticos, pero como dice Evo: no entiendo. Sin embargo, usando hábilmente su instinto empieza su trabajo desde el Chaparesuyo Cocalero, enamorando a los productores de coca, a las masas indígenas del país y luego a los trabajadores informales. El Foro con su oscura inteligencia y plata venezolana, consigue  hacerlo presidente y así ampliaron su área de dominio en Latinoamérica.

La enseñanza chapareña del bloqueo se constituye en una práctica cotidiana de los masistas: “Déjenlos sin comida” instruye el prófugo desde México y lo repite fielmente el dirigente cocalero Huarachi: “Les vamos a dar cátedra de cómo se hace un paro, un bloqueo, vamos a cercar La Paz”.

El peso de los votos y la con$ultoría comunista española de Podemos

Con el voto del 30% de la población que está asentada en el área rural de Bolivia se elige al 50% de los Diputados. El 70% de la población del área urbana elige el otro 50%. Por tanto el voto de una persona que vive en la ciudad equivale a un tercio del voto en zonas campesinas.
Fueron modificaciones a la ley electoral realizadas por el MAS, buscando favorecerse con el voto étnico y lo hizo con la a$esoría de expertos españoles con coleta, que apoyan a sus cómplices comunistas y les cobran muy bien en kilos de billetes verdes y en kilos de blanca. En eso son capitalistas.

El manejo del dinero por los capitalistas y los socialistas.

 En 1947 el Secretario de Estado, George C. Marshall, proponía un plan integral de reconstrucción para Europa, cuya economía e infraestructura después de la guerra mundial estaba totalmente destruida.
El año siguiente, 1948, el Congreso Estadounidense aprobó un plan de cooperación en el que se destinó una ayuda económica de 12.000 millones de dólares para la reconstrucción del continente europeo.
El paquete de ayudas estaba dedicado a la producción de materias primas, alimentos, fertilizantes, equipos, vehículos y en definitiva, al desarrollo de la industria de esos países.

Entre los años 2006 al 2019, gestión de Evo Morales, se gastaron 310.000 millones de dólares, es decir como 26 veces lo asignado en su momento para la reconstrucción de toda Europa, que funciono y para todos.
El paquete de ayudas masistas se destinó a comprar fábricas inservibles, museos, palacios, aviones, autos, helicópteros, canchitas de fútbol y en especial al enriquecimiento de la cúpula cocalera; funciono para los masistas y no así para los bolivianos.

Complicidad populista y apoyo Kitschnerista:

El argentino Adolfo Pérez Esquivel informó que ha postulado formalmente al expresidente de Bolivia, Evo Morales, para el Premio Nobel de la Paz.

Gracias al socialismo tendremos un premio nobel. Jallalla

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

TRASTORNO BIPOLAR POPULISTA

Ovidio Roca

Disquisiciones en tiempos de pestes y virus. 

Estamos empeñados en encontrar la vacuna para los virus, que son plagas biológicas letales y con el mismo empeño deberíamos buscar otra para el populismo, que es una plaga sicológica.

Según Wiki, estos virus biológicos y sicológicos (coronavirus y populismo cocalero) necesitan la célula de otro ser vivo y vulnerable para vivir: puede ser la célula de un animal, una planta o una bacteria. Una vez dentro del organismo que sirve de “huésped”, el virus infecta sus células y se multiplica para sobrevivir hasta terminar con su huésped y brincar a otro.

Ambas plagas son mortales y necesitan de protocolos de protección y tratamiento clínico. Hagamos algo en favor de la especie humana, encontremos la vacuna; no muramos de peste ni de hambre.

De la utopía a la distopía

 Los socialistas se manejan por dogmas y clichés ideológicos, se aferran a ellos y no se acomodan a la cambiante realidad social del mundo y su dinámica tecnológica y cultural. Y una característica histórica de la izquierda, es su ineficiencia en la gestión gubernamental y esto no es algo circunstancial, sino estructural.
Creen que todo lo anterior, producto de los conservadores y neoliberales,  debe ser destruido para luego construir desde cero una nueva sociedad, pura y perfecta, la utopía socialista.

No aceptan el mundo tal como dialécticamente se ha venido construyendo, sino que se empeñan en construir otro a su imagen y semejanza, caiga quien caiga y aunque en el empeño las víctimas se cuenten por millones. Postulan que el producto de este sacrificio de dos o más generaciones, lograra un luminoso futuro. Sin embargo la realidad histórica nos muestra que la utopía nunca ha funcionado, pero ellos afirman que sí; aunque lo que realmente consiguieron es una verdadera distopía y en esto son realmente los mejores.

El populista ama y odia al pueblo, lo conquista y atrae declarándole su amor y lo controla ejerciendo su dominio. Porque te quiero te aporreo, dice la canción criolla.

Con el fracaso y la caída de la URSS, los comunistas de todos lados empezaron a reunirse para planificar el cómo prevalecer y medrar. En Latinoamérica se formó el Foro de San Pablo, donde se plantearon una nueva estrategia política de dominio, más allá del marxismo y la lucha de clases y que incorpora las características y contradicciones locales.

Siguiendo esta estrategia los ideólogos del masismo elaboraron un discurso indigenista y populista, en realidad aimara y chapareño, para embelecar a la población especialmente campesina, logrando infectarlos, entusiasmarlos y lo consiguieron de la misma manera con los grupos informales y cocaleros. Con esto lograron captar una importante masa de población, teniendo en cuenta que el setenta por ciento de los trabajadores del país son informales.

Vale la pena resaltar que cuando un populista, socialista o masista alcanza al poder, no es la realidad lo que le importa, prescinde de ella por principio y se dedica diligentemente a llevar a la práctica sus teorías utópicas de poder, pero muy bien remuneradas para ellos. El pueblo y la sociedad no importan, solo son su campo de experimentación y aprovechamiento y el producto sólo puede ser el caos, el fracaso del sistema económico, la miseria. Gobernar contra la realidad es arriesgado, Gobernar prescindiendo de lo real es la garantía de la catástrofe.
Lo extraño es que repiten básicamente un experimento muchas veces fracasado; lo vimos en la URSS, en China antes de hacerse capitalistas salvajes, en Cuba, Nicaragua, Venezuela, etc.  Y lo más extraño, es que mucha gente luego de haberse infectado por esta peste, no genero anticuerpos, por lo que nuevamente se infecta. Encontremos la vacuna.

En el Beni hay pocos casos de coronavirus y el otro día hablando de esto un amigo y amigo de Ruber, me dijo que el “moincho de cuatro aguas” es de lo mejor.

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario

EN TIEMPOS DE PESTE NECESITAMOS UNA BUEN RECETA Y BUENOS COCINEROS PARA SOBREVIVIR.

Ovidio Roca

Notas para preservar la memoria histórica del periodo masista cocalero.

 En los momentos actuales de pestes recurrentes, ahora más que nunca, necesitamos preparar una estrategia de gestión pública y privada, para actuar y salir adelante de los efectos de dos de ellas: la del masismo cocalero y la del coronavirus chino, dos enfermedades virulentas que han destruido y están destruyendo la economía boliviana y la vida y salud de sus habitantes.

Ahora todo está parado, la gente está confinada y pocos salen a trabajar y esto seguirá así por lo menos durante los próximos dos años, hasta que se dispongan las vacunas para el coronavirus y remedios para los infectados. Como casi nadie produce, así van las ventas, por lo que la gente no tiene ingresos y tampoco pueden pagar los impuestos y si no se los pagan, cómo se financia el gasto público que es lo único que ahora crece. En consecuencia seguiremos con el endeudamiento y la emisión de papel moneda. Nada bienaventurados seran los niños, pues ellos heredaran las deudas.

Ante esta peste necesitamos una estrategia de gestión de crisis, que implica saber dónde vamos y de dónde venimos; vale decir cuál es la situación actual de la estructura y la superestructura económica del país y cuál es el modelo de política económica que vamos a adoptar para salir de la crisis.

Estamos sufriendo las secuelas del masismo en lo político económico y del coronavirus en nuestra salud personal y económica, y es para esta nueva realidad que tenemos que reinventar la economía, las instituciones, las formas de producción y de consumo y nuestra relación con el ecosistema, el cual por nuestra actitud destructiva nos está pasando la factura con el cambio climático y la pandemia del coronavirus.

Nuestra situación actual

Hay recetas políticas y también culinarias para todos los gustos, unas engordan y otras te envenenan, por tanto lo sensato es averiguar el estado de salud de quienes las han comido.  Para esto se puede hacer un viaje por Cuba, Venezuela y Nicaragua, lo que sería ilustrativo para conocer lo que ocurre hoy en nuestra américa bajo el modelo castrochavista y sus resultados sobre la vida, la libertad, la economía y la salud de la población. Y otro por los países desarrollados del Norte de Europa o de los Estados unidos para ver otra cara de la medalla.

En alrededor de dos años cuando tengamos la vacuna para el coronavirus disponible para los que no se infectaron y la cura para los que enfermaron y sufren de las secuelas, especialmente pulmonares, podremos reanudar nuestras vidas y lo tendremos que hacer con una economía destruida, ahorros menguados y sin muchas expectativas sobre nuestro futuro.

La experiencia populista cocalera y sus efectos

La manera de cómo vivimos, como trabajamos, lo que vemos en nuestro entorno, lo que escuchamos y leemos va configurando nuestra conciencia y valores. Por eso es necesario a fuer de ser reiterativos, ver objetivamente lo que ocurre bajo los modelos castrochavistas y populistas, para no ser engatusados por ellos. No olvidemos que la izquierda es increíblemente buena para la demagogia y la propaganda y han aprendido que lo que importa a la gente, es lo que cree que pasó y no lo que ocurrió en realidad. Son expertos en mentiras y manipulación emocional, promueven odios y rencores entre la población y son hábiles en presentarse como salvadores y mesías, cuando en realidad son los dueños del sistema que históricamente ha venido matando a millones de personas por opresión, hambre y miseria.
Así manipulan a las personas y a las instituciones nacionales e internacionales (Defensoría del Pueblo, OMS).

Por ejemplo en Bolivia, el masismo tiene un discurso con el cual se atribuyó la bonanza gasífera que generó inmensos recursos para el Estado gracias a los altos precios internacionales. La verdad es que este negocio del gas viene de gestiones e inversiones realizadas por gobiernos anteriores y mucho antes de que ellos asuman el poder o que siquiera existan. Tenemos el Contrato Bolivia-Brasil (GSA) firmado en 1992; el gasoducto al Brasil; construido en 1999; el gasoducto interno Yacuiba-Rio Grande (GASYRG), gestionado entre 2001-2002. Además del contrato de venta de gas con Argentina, cuyas diferentes versiones datan de los anos 1960s, 1999, 2001, 2004 y 2006, esto incluye el propio gasoducto que también es un proyecto de la década de los sesenta.

Lo que los masistas verdaderamente si hicieron; fue autorizar la explotación de la amazonia por grupos de cooperativistas masistas, en asociación con mafias chinas para la explotación del oro a gran escala y con el uso intensivo de mercurio, de barcazas y combustible subvencionado. Estas cooperativas (mafias) auríferas vinculados a los chinos y colombianos al año 2017, sólo dejaron por concepto de regalías alrededor de 35 millones de dólares de un total de 1.500 millones de dólares exportados, según datos oficiales.

La sociedad es una construcción social

Este modelo populista cocalero es enemigo de la empresa legal, no otorga ninguna seguridad jurídica y ahuyenta a los inversionistas formales nacionales y extranjeros y favorece y promueve la informalidad y la corrupción. La actitud de la población ante esta situación de anomia, es a su vez no respetar ninguna norma social o ambiental.

Como respuesta a este ambiente sicologico, la población al haber asimilado la cultura del populismo y no tener incentivos, espera todo de los otros y especialmente del papá Estado y de sus dádivas y consideran esta forma de vida como un derecho humano.

La verdad es que en ninguna parte del mundo estos planes sociales insostenible, han mostrado ser la solución al problema de la pobreza, por el contrario la agravan. Este asistencialismo, no solo genera más pobreza, sino que va creando una perversa cultura por la cual hay gente que se siente con derecho a ser mantenida por un reducido grupo de personas que todas las mañanas se levanta para ir a trabajar, haga frío, calor, llueva, haya bloqueos o paro de transporte.

El masismo cocalero, maneja permanentemente la confrontación y busca la adhesión de la gente a su movimiento, apelando al odio y el enfrentamiento racial y no a la complementariedad. Usa profusamente el argumento racial y no el democrático de los valores ciudadanos, donde la persona se expresa y se define, no por características étnicas sino como ciudadano y por sus valores intelectuales y morales. Esta es la cultura que heredamos del masismo y con las que nos toca lidiar.

Resumiendo, en diez años los masistas recibieron más recursos que todos los gobiernos de los últimos cien años; parte se lo robaron, parte lo malgastaron y el saldo lo despilfarraron en elefantes azules y luego de trece años de ineficiencia, corrupción, destrucción de la institucionalidad y de la economía, lo que queda es  una maraña de planes sociales, de empleo público y de canchitas de pasto sintético, que le gustan a Evo, demostrando no ser este el camino indicado para terminar con la pobreza, por el contrario nos condena a ser cada vez más pobres y tal vez un estado fallido si seguimos por este camino.

Buscando otras recetas

Las recetas se aplican sobre realidades socioeconómicas, geografía y cultura especifica. En el país tenemos un gran retraso tecnológico por lo que es muy difícil lograr industrializar el país en base a nuestros propios capitales y la posibilidad de generar nuestra propia tecnología es remota,  por lo cual las opciones  de competir en el mercado internacional son casi nulas.
La cuestión ahora, además de preocuparnos seriamente de la educación y la formación tecnológica de nuestra gente, es identificar hacia cuales áreas rentables podemos enfocarnos para superar el actual extractivismo y que sea en áreas donde seamos productivos y competitivos.

Por supuesto las áreas tecnológicas son imprescindibles en esta actual economía del conocimiento y quizá no seamos muy competitivos en equipos y microchips; sin embargo un área productiva prometedora y que tiene que ver con las necesidades básicas del ser humano, cual es la alimentación y el medio ambiente sano para vivir, puede ser una de las alternativas. Se trata de ingresar a la nueva agroindustria y agricultura asociada a la biotecnología, al cuidado del medio ambiente, la conservación de los bosques, que tiene que ver con la alimentación, el suministro de agua limpia, el secuestro y conservación del carbono. Y aquí surge la economía ecológica como una buena opción.
Esto ligado por supuesto a lo que se denomina la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) que es una forma de dirigir las empresas basado en la gestión de los impactos que su actividad genera sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

Todo esto funciona además, con un enfoque filosófico muy simple, pero que requiere de voluntad, trabajo y responsabilidad para lograrlo: Seguridad jurídica, libertad, democracia, propiedad privada, libre mercado.  Son los postulados del liberalismo democrático que apuesta a la responsabilidad personal y afirma que el progreso material y moral, depende de la libertad individual, la propiedad, el libre pensamiento y libre mercado, los elementos esenciales del capitalismo.

Sin embargo y hablando en buenos matatos, las recetas son unas y los cocineros son otros y el plato no siempre resulta igual, puede ser mejor o peor pues depende de la variedad y calidad de los ingredientes y de la capacidad y la sazón del cocinero y de algún ingrediente secreto que se le añade o se le quita. Para lograrlo busquemos a “los buenos”, los mejores en cada campo para que trabajen, cada uno en su área. En la Presidencia de un Estado se necesita un Estadista y no un Periodista, por muy bueno que sea; en la cocina un Cocinero y no un Carpintero y así por delante.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

LA LOCA HERENCIA MASISTA

Ovidio Roca

Recopilación de Notas escritas el año 2017, mirando lo que ocurre alrededor y con la esperanza de que algunos jóvenes lean y conozcan como es esta peste masista y no lo olviden. Un relato para nuestros nietos esperando que la actual historia no se repita

Solo les puedo ofrecer sangre sudor y lágrimas”. Dijo Churchill a sus conciudadanos en la Segunda Guerra Mundial y extrañamente lo apoyaron, lo siguieron y juntos triunfaron.

EL POPULISMO COCALERO Y SUS PROMESAS MENTIROSAS

Los populistas no tienen la mentalidad ni el interés por la generación de valor, su propensión es hacia el gasto y el consumo. Siguiendo esta filosofía en su propaganda política son hábiles para ofrecer a la población regalos y bonos, no siempre sustentables y cuando toman el poder y tienen los instrumentos del Estado y lo usan para endeudarse y para emitir dinero. Se enloquecen y empiezan a gastar como locos hasta que dejan exhaustas las arcas el Estado y en bancarrota los países. Luego, algún día, vendrá alguien para arreglar la situación; que tendrá que trabajar, exigir trabajo, producir y ahorrar, con lo que la población se molestara y protestara y así siguiendo el ciclo los populistas retornan al poder, para gastar.

Estos socialistas, populistas cocaleros y ramas anexas, tienen una mentalidad, y una estructura ideológica dogmática y centralizada. Todo se maneja alrededor del discurso que los ideólogos fabrican para cada escenario y que el  Jefe, el Cacique cocalero repite. En nuestro país con errores ortográficos y de sintaxis.

El discurso demagógico del populismo ha calado hondo en la mentalidad popular, ellos se posicionan en su papel de víctimas y héroes de una lucha heroica contra el “malévolo capitalismo” y con ello han dominado por completo todos y cada uno de los aspectos de la vida de los individuos. La población, especialmente la informal y los empleados públicos, están satisfechos con la oferta masista que les promete oportunidades de trabajos en la “ruta de la coca” y pegas públicas y a cambio ceden sus libertades civiles y derechos políticos.

Como al régimen no le gustan las malas noticias, los ll’unkus burócratas están entrenados para alabar y promover permanente y exclusivamente los proclamados éxitos del régimen y denunciar que cualquier crítica a los resultados de sus desatinos, robos, pillerías y mala gestión, son falacias inventadas por el imperialismo y los neoliberales.

En  nuestro país, los masistas tienen como propuesta una mezcla de mitos socialistas e indigenistas y prácticas estatistas, corruptas y dictatoriales, las que en estos trece años han mostrado resultados catastróficos. Gracias a ellos ahora vivimos en un país con un Estado Plurinacional muy especial:

-Un Estado Corporativo cocalero en el cual no existe una visión de país libre y democrático, sino la de un conglomerado de intereses gremiales y étnicos, sin proyección trascendente de Nación y de Estado.

-Un país donde el partido de gobierno tiene en sus manos la totalidad del aparato del Estado, sus recursos, sus empresas, su parlamento, sistema electoral, su jueces, sus fiscales, su ejército, su policía, etc., etc.

-Un Estado populista y centralista en el que el masismo vía migración, la colonización y el reparto de tierras, busca romper la identidad y culturas locales del oriente y lo hace dando vía libre a la coca, al comercio y la minería informal y depredadora del medio ambiente, especialmente en los ríos amazónicos.

-Un país de economía extractivista, donde el ochenta por ciento de sus exportaciones son de productos primarios y no renovables.
El gas natural, gracias a la escalda de los precios internacionales más la coca y el narcotráfico, generan el flujo de dólares que ha producido una gran la bonanza económica, mientras la estructura productiva y la ética del trabajo se deterioran. Por lo que más temprano que tarde nos encontraremos como Venezuela.

-En un país en el cual la informalidad llega a alrededor del 70% de las personas y donde éstas y especialmente los contrabandistas, no necesitan de las divisas del Banco Central como producto de las exportaciones formales, sino que tienen a su disposición y a la vuelta de la esquina, una inmensa fuente de dólares provenientes del narcotráfico.

Los ingresos del Estado, bastante altos por la actual coyuntura de precios y que son alegremente malgastados, permite a los que están en el poder enriquecerse y hacer ricos a quien ellos deseen, mediante los negocios con compras y sobreprecios, comisiones por adjudicación de contratos y obras, pegas por doquier, autorizaciones para explotación de desmontes mineros, vía libre para contrabando y la ampliación de cocales, regalos y prebendas por doquier, etc, etc.

En Bolivia a diferencia de Venezuela y Argentina, cuyos habitantes claman por dólares, en el nuestro existe un abundante suministro de dólares del narcotráfico. Estos dólares alimentan el contrabando de ida y vuelta y se blanquean en la construcción, en el comercio, en el sector inmobiliario, etc.

El masismo impone una relación de dominación a sus bases que llama de democracia comunitaria y exige una actitud sumisa, de unanimidad y consenso sin el menor atisbo de pensamiento crítico. Es un proyecto de dominación totalitario con una receta económica que ha mostrado ser un fracaso, excepto por la “ruta de la coca”, pues es centralista, estatista, monoproductor, extractivista, lo que equivale a perder la vía de la diversificación, la innovación y del futuro. Se está trabajado en vincular la “ruta de la coca” con la “ruta de la seda”.

El modelo populista cocalero no da ninguna seguridad jurídica y ahuyenta a los inversionistas formales nacionales y extranjeros y favorece y promueve la informalidad y la corrupción. La actitud de la población ante esta situación de anomia, es no respetar a su vez ninguna norma social o ambiental.

El masismo cocalero, maneja la confrontación y busca la adhesión de la gente a su movimiento, apelando al odio y el enfrentamiento racial y no a la complementariedad. Usa profusamente el argumento racial y no el democrático de los valores ciudadanos, donde la persona se expresa y se define, no por características étnicas sino como ciudadano y por sus valores intelectuales y morales.

Vale la pena recordar que la receta alternativa al populismo es simple, pero requiere voluntad, trabajo y responsabilidad para lograrlo: Seguridad jurídica, libertad, democracia, propiedad privada, libre mercado. Lo contrario es pobreza e ignorancia más totalitarismo y sumisión y luego correr desesperadamente hacia el paraíso de los gringos, rogando que nos dejen entrar.

Esperemos que cuando haya que reconstruir el país, su economía y sus instituciones, aparezca alguien y diga como Churchill: “Solo les puedo ofrecer sangre sudor y lágrimas” y que alguien lo siga.

ENDEUDAMIENTO Y DERROCHE MASISTA

En Bolivia el MAS recibió de arriba y sin que les cueste nada, los mayores recursos económicos de la historia nacional, producto del gas y los buenos precios internacionales; además endeudaron al país como nunca y lo dejaron quebrado. No solo se gastaron las reservas sino que multiplicaron la deuda del Estado por tres.

Para enriquecerse invirtieron en industrias compradas con sobreprecios escandalosos y sin ningún criterio de productividad y competitividad; ahora son elefantes azules que arrojan millonarias pérdidas. Son empresas que no generan utilidades sino pérdidas y cuyo objetivo fue enriquecer a la burocracia del gobierno y generar negocios para los jefes y sus amigos.

Deuda pública
Jimena Costa decía que desde que Evo Morales asumió el gobierno el 2006, la deuda contratada por el Estado llegó a once mil y medio millones de dólares (11.485.458 dólares) para diferentes programas y proyectos financiados básicamente por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Corporación Andina de Fomento (CAF), Banco Mundial y alguna deuda bilateral.
A su vez la deuda interna alcanzo el año 2017 a 29.645 millones de bolivianos (4.253 millones de dólares), un 5,1% más que en 2015.
Estas cifras las dio a conocer el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) con datos del estatal Instituto Nacional de Estadística (INE) y la petrolera Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

QUE TAREA QUEDA POR DELANTE

Como dice el dicho: Cuando uno no sabe dónde va, cualquier camino en bueno. Por tanto definamos claramente nuestras metas y busquemos el mejor camino.

Como es sabido, no hay soluciones económicas puras; existen muchos factores sociales y políticos que se incorporan. En el país la institucionalidad ha sido destruida y corrompida, por lo que en una futura gestión de gobierno democrática, sin perder el rumbo del modelo de libertad económica y con apoyo de los mejores profesionales, se deben realizar las correspondientes reformas en la macro y microeconomía, las que son inseparables de las necesarias reformas políticas que aseguren la democracia, la libertad el derecho al trabajo y la propiedad privada.

Los Estados deben garantizar los derechos democráticos y entre ellos de manera destacada los llamados derechos políticos; libertad de pensamiento, opinión y expresión, de reunión y asociación, de participación política y de respeto a la voluntad popular y que según la doctrina liberal  “se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”.

Para enfrentar la necesaria reconstrucción de Bolivia, después de estos años de peste populista cocalera, tenemos que actualizarnos y capacitarnos en las nuevas tecnologías para poder acceder a los trabajos que se avecinan, por lo que necesitamos trabajar con responsabilidad y propiciar un Estado que nos dé educación, seguridad jurídica y certidumbre en el futuro, para que cada uno de nosotros podamos desarrollar nuestras iniciativas, nuestros emprendimientos. Para esto vale la pena ver como lo hacen y trabajan las sociedades exitosas, ninguna de las cuales es por supuesto socialista (ver como ejemplo de socialismo a Cuba, Nicaragua, Venezuela).

En el mundo dinámico y de la permanente revolución del conocimiento, de las nuevas tecnologías y la innovación, el nuevo proceso educativo debe enseñar competencias genéricas y aplicables en cualquier momento y espacio, como: lógica, matemáticas, creatividad, inteligencia social y habilidades de cómo aprender, para incorporar la inteligencia artificial a nuestro diario vivir. Esta economía del conocimiento significa además, formas, métodos y maneras de abordar y resolver problemas; de “Knowhow” “y  “KnowWho”, (conocer cómo y conocer quién), herramientas y medios de producción para lograr a su vez más conocimiento y más y mejores productos y servicios útiles para la sociedad.

Nuestros países han quedado rezagados del proceso de desarrollo y la cuestión es identificar hacia cuales áreas rentables podemos enfocarnos para superar el actual extractivismo y que sea en áreas donde seamos productivos y competitivos. Por supuesto las áreas tecnológicas son imprescindibles en esta economía del conocimiento y quizá no seamos muy competitivos en microchips; sin embargo un área productiva prometedora y que tiene que ver con las necesidades básicas del ser humano, cual es la alimentación y el medio ambiente sano para vivir puede ser una de las alternativas. Se trata de ingresar a la nueva agroindustria y agricultura asociada a la biotecnología, al cuidado del medio ambiente, la conservación de los bosques, que tiene que ver con el secuestro y conservación del carbono y el suministro de agua limpia. Y aquí surge la economía ecológica

Para lograrlo busquemos a “los buenos” en cada campo para que trabajen en su área. En la Presidencia de un Estado se necesita un Estadista y no un Periodista por muy bueno que sea; en la cocina un Cocinero y no un Carpintero y así por delante.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

NOTAS VARIAS SOBRE CULTURA POLÍTICA POPULISTA

Ovidio Roca

DE TUMBO EN TUMBO; DEL TOTALITARISMO MONÁRQUICO AL TOTALITARISMO CASTRO CHAVISTA.

Hace tres siglos las Monarquías europeas  tenían todo el poder, el que estaba en manos de un pequeño grupo de aristócratas, mientras el resto de la población debía arrodillarse ante ellos sin la posibilidad de progresar. Hoy casi todos se arrodillan ante los líderes populistas cocaleros.

Estos populista castrochavistas orientan su discurso hacia las mayorías, los más pobres y menos favorecidos y promueven un Estado centralizado y poderoso que promete solucionar todos los problemas de la sociedad. Así han logrado hábilmente que buena parte de la población los identifique como los luchadores de las causas justas, los protectores de los más necesitados. Sin embargo su colectivismo y dominio absoluto de todos los medios de producción, no difiere en lo absoluto de las monarquías de siglos atrás.

VIVIMOS COMO PENSAMOS O PENSAMOS COMO VIVIMOS

Nuestras opiniones y actitudes dependen del modelo ideológico que vamos construyendo como producto de nuestra práctica de vida y de la asimilación de principios éticos y morales. Con estas nuestras opiniones y acciones podemos favorecer a la comunidad o podemos usarla solo para nuestro beneficio.

En el país existe un estado de anomia social, de anarquía, de una total falta de respeto a la autoridad, provocada por el descrédito de las principales instituciones y sobre todo de aquellas que son las encargadas de la ley y de mantener el orden público. De esta manera y como producto de la experiencia cotidiana, se descree en las autoridades y las leyes; no se respeta ninguna norma o procedimiento y si no se consigue que estas satisfagan nuestras demandas, directamente se procede a la protesta violenta, bloqueando calles y vías.

Mucha gente tiene pensamientos y actitudes contradictorias y duales y para sobrevivir actúa, ya sea como audaces emprendedores cuentapropistas y esto en el duro ámbito de una economía informal y también con una mentalidad corporativista y estatista que exige del Estado y las autoridades que solucionen absolutamente todos sus problemas aun los personales. En consecuencia nuestra sociedad en general no sabe cómo articularse y ordenarse al margen de un Poder Central, ya sea Estatal o Corporativo; la ausencia generalizada de valores cívicos y virtudes personales y sociales lo hace imposible.

SÍNDROME DE DEPENDENCIA CENTRALISTA

Es común leer declaraciones de los dirigentes de los grupos sociales populistas: “Esto bajará a consulta de las bases en todos los Departamentos”. La consulta no es horizontal, viene de arriba, cerca de la nube donde el Caudillo habita, hacia el yermo suelo de los mortales.

Las autoridades municipales, sindicales y deportivas, luego de ser posesionadas anuncian que van a viajar a la ciudad de La Paz: para rendir tributo, reclamar o pedir algo. Es el ritual de la dependencia mental y crematística que se asume y se invoca ante el centralismo. No hacemos nuestro trabajo, no decidimos, ni afrontamos nuestros retos, queremos que se nos dé, que se nos autorice; es la mentalidad del vasallaje. Mientras por su parte los jefes políticos y corporativos dicen: yo le meto nomas, que los abogados arreglen. Todo esto nos muestra una sociedad enferma de impotencia y de arbitrariedad.

IZQUIERDA TOTALITARIA Y DERECHA DEMOCRÁTICA LIBERAL

En la época de la Revolución Francesa se colocaron a la derecha del Presidente del Parlamento, los que estaban a favor del Rey y del veto real, a la izquierda los que estaban en contra del Rey y en el centro los indecisos.

Hoy es la derecha liberal la que propone Estados más limitados, con poderes más restringidos, con una democratización de los medios de producción a través del florecimiento de la empresa privada y las posibilidades de desarrollo y progreso para todos los individuos. Sin embargo, la doctrina socialista totalitaria y absolutista ha continuado imponiéndose y no ha sido por casualidad. Es el síndrome de Estocolmo o un virus populistas.

COMO INFORMACIÓN: La cepa del virus Evo orín oca, mutó a Evo orín coca, que es mucho más letal. Evitar asistir a las manifestaciones del MAS.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario