Entradas etiquetadas como modelo masista

MODELO POLITICO Y SOCIOECONOMICO MASISTA

Ovidio Roca

(Tesis para optar al título de Licenciado. Información tomada de los medios y la calle)

Institucionalidad del masismo cocalero y su estrategia

El Estado democrático se crea para proporcionar bienestar a los ciudadanos en el marco de un Estado de Derecho. A su vez, el modelo sindicalista cocalero trabaja para el bienestar e intereses exclusivos del cacique y del gremio.

El Manual Básico del líder populista latinoamericano contempla: Reformar la Constitución para perpetuarse en el poder; tener un aparato y un sistema de justicia propio y contar con un enemigo causante de todos los males y problemas del país, actuales y por venir. El enemigo interno son los neoliberales y el externo el Imperialismo Yanqui.

El modelo del Estado populista cocalero (un Estado que ha venido recibiendo ingentes recursos, fruto de los altos precios internacionales de las materias primas y también como producto del narcotráfico) dispone como política de gobierno, el control sobre las finanzas del Estado, el crédito y endeudamiento público.

Para perpetuarse en el poder engordaron el sector público y la burocracia, la que usan para las manifestaciones de apoyo a su gestión; también crearon un conjunto de bonos y subsidios, que cuando disminuyan los ingresos no podrán cubrirlos.

Tiene control discrecional sobre el aparato coercitivo: policía, ejército, movimientos sociales y de la capacidad legislativa para dictar normas contra todo lo que se le oponga y para aquello que su apetito disponga; tienen también bajo su control el poder electoral, el poder judicial con jueces y fiscales sumisos y controlan cada vez más, los medios de comunicación. En fin “l’etat c’est moi”.

El gobierno sigue el plan de estatizar la propiedad de los recursos naturales,  el sistema económico y los medios de comunicación y transporte. Trabaja diariamente para eliminar las empresas privadas y evitar la existencia de instituciones fuertes y sólidas; la acumulación de capital económico y social licito; las organizaciones cívicas y religiosas; es decir necesitan dividir y evitar la consolidación de instituciones y organizaciones fuertes que lo puedan enfrentar. Ellos quieren tener personas aisladas, y mendicantes, que esperan la dadiva de los gobernantes y que se contentan con un bono o una limosna.

El discurso ideológico del masismo cocalero y lo que hace en la práctica

El Gobierno populista cocalero maneja un discurso ideológico con un colorido embalaje étnico, esa mezcla de mito del buen salvaje con conceptos de la izquierda populista.

Proponen un Gobierno: de y para los indígenas, para los pobres y los discriminados. Y al contrario vemos al gobierno supuestamente indígena, discriminando y violentando agresivamente a los pueblos originarios del TIPNIS y combatiendo a los hermanos del CONAMAQ.

Postulan la defensa del medio ambiente y la Pachamama; y contra toda norma (más precios inflados), construyen la carretera del TIPNIS y últimamente han avanzado sobre Pando, la Chiquitania y Parque Noel Kempff Mercado; atravesando Parques Nacionales y Territorios indígenas para facilitar la penetración cocalera y el narcotráfico. Y a lo largo del país, surgen las explotaciones mineras de los chinos y aliados del Gobierno, contaminado los acuíferos, los ríos y las sementeras.

Hablaron de la despolitización de la justicia. Y ahí vemos a jueces y fiscales correteando y encarcelando a todo aquel que piense diferente al gobierno, como en las épocas del inkario y la inquisición.

Ofrecieron, en cinco años, convertir al país en industrial a partir de la industrialización de cuatro materias primas: Hidrocarburos, electricidad, litio, minerales y hierro. Y ya no tenemos gas y los grandes proyectos mineros fracasaron por avasallamiento e inseguridad jurídica.

Postularon la modernización y desarrollo de la economía campesina, cooperativa, micro empresarial y empresarial; con soberanía alimentaria y obtención de mercados externos. Y ahora importamos los alimentos y lo que avanza es la coca y el narcotráfico.

Consolidar la unidad territorial de los nueve Departamentos. Y hoy como nunca se agudizan los conflictos entre regiones y entre municipios.

Lograr la seguridad ciudadana reforzado el trabajo policial. Y el nivel de inseguridad, atracos y robos y asesinatos llegan al paroxismo.

Resultados de sus políticas para la ciudadanía

Ausencia de Estado de derecho: derechos de propiedad, de libertad económica, igualdad ante la ley y confianza de cumplimiento de los contratos. El sector económico y las empresas para desarrollarse necesitan de estas instituciones que el Estado debe garantizar; sin ellos, las personas y empresas no tienen ningún incentivo para trabajar, invertir e innovar.

Políticas permisivas con la informalidad, el contrabando, el narcotráfico, que ha generado una situación de anomia e instaurado un modelo de Estado anarco-corporativista.

La Constitución actual, aunque defectuosa pone algunas restricciones al Gobierno y de alguna manera los limita o los pone en evidencia; pero como sabemos, hacen leyes “ad hoc” para castigar a los opositores mientras ellos incumplen cualquier norma que no satisfaga sus afanes de poder.

Inseguridad. Para el pueblo que no tiene guardaespaldas pagados por el tesoro nacional, e inseguridad agravada para cada dueño de casa, de empresa, de propiedad agrícola.

El narcotráfico y la economía delincuencia crecen como un cáncer, que en una primera instancia cohabita con el gobierno pero en algún momento lo puede sustituir si afecta a sus intereses de constituir un Narco-Estado.  Esta expansión del narcotráfico que lo corrompe todo, está llevando la violencia al campo, a las ciudades y a las familias y cada día tenemos más muertos  en las calles.

Desempleo creciente. Sólo una minoría tiene un trabajo decente; la mayoría, más del setenta por ciento, vive en la informalidad. Los bonos son un subsidio de desempleo, no un empleo. No hay empleo formal, porque se está destruyendo el aparato productivo.

Corrupción. Carecen de suficiente equipo profesional capacitado y con experiencia para implementar y gestionar el Estado y lo peor es que usan la fidelidad política y no la capacidad y el mérito como un criterio para la elección de los servidores públicos. Las empresas públicas se han convertido en un botín y funcionan ineficientemente.

La ineficiencia de la burocracia, los excesivos controles y regulaciones producto de su receta populista y castrochavista, vuelven ineficaces las políticas y la gestión pública y paralizan las empresas y la producción.

Calidad de vida desmejorada por el desastre de los servicios públicos y el deterioro del medio ambiente. Los burócratas, juegan su propio juego, no informan adecuadamente a sus jefes y no proporcionan todos los detalles que permitan tomar decisiones

Las clases medias e intelectuales se sienten frustrados por el modelo indigenista: excluyente de la cultura mestiza nacional y alejada de la cultura de la ciencia, la innovación y la tecnología y se agudizan las diferencias regionales y étnicas.

Como las decisiones están centralizadas se toma decisiones sin considerar la diversidad del país y eso hace incurrir en errores de juicio y de política. Cuando tratan de descentralizar las decisiones para evitar estos peligros, pierden control de los puntos clave para el poder y puede deteriorarse aún más. Surgen conflictos institucionales internos, las rivalidades entre grupos y pugnas personales, afectan a la gobernabilidad del aparato político.

Crece y se expande una burocracia ineficiente y corrupta, que impone barreras, trabas y trancas innecesarias, repetitivas y caras, que impiden, dificultan y encarecen la actividad productiva formal, lo que termina por detener o frenar el desarrollo de las empresas e inviabilizar el desarrollo del país.

La mirada ideológica les hace perder el conocimiento de la realidad social y por ello desatienden las necesidades de la población; los mitos y símbolos del sistema: indígenas, pobres, madre tierra, se desgastan y pierden validez y credibilidad.

Corolario

Lo que se intenta describir arriba, es el modelo populista castrochavista, que siguieron varios países vecinos y que algunos siguen aplicándolo: entre ellos, Venezuela y Bolivia. Ya salieron del mismo Ecuador, Argentina, Brasil y les está costando muelas componer el país; la Argentina es el más damnificado de estos.

Si miramos a Venezuela y el drama humano que vive su pueblo, con más de cuatro millones de personas que tuvieran que salir como pudieron para conseguir comida, medicinas y quedando el saldo sin agua, sin electricidad, y por supuesto sin comida ni medicinas.

Este es el peligro cierto que nos tocará vivir si no cambiamos de modelo económico y político masista. La solución existe y es unirse y enfrentar al populismo y generar un cambio de modelo hacia una democracia liberal republicana y bajo un régimen federal.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

,

Deja un comentario