Entradas etiquetadas como migracion

CUENTOS DEL PUEBLO GRANDE

Ovidio Roca

No existe una verdad única sobre un evento, sino varias verdades o varias experiencias de vida las que juntas, cada vez pueden contar una historia diferente.

Problemas del crecimiento poblacional explosivo

La ciudad de Santa Cruz de la Sierra el año de 1950 tenía 42.000 pobladores y en 68 años (2018) ya tiene 1.700.000 habitantes, es decir que se ha multiplicado en más de 40 veces.

Este explosivo crecimiento producto de la inmigración ha dejado en minoría a la población originaria, los que son ahora alrededor del treinta por ciento. Como producto de esta agresiva expansión poblacional sobre una sociedad de inicio semi rural, se ha producido una ciudad ajena, sin dueño y con ausencia de autoridad pública, donde cada cual busca sobrevivir como puede y ganarse sus pesos. Los riesgos de este rápido crecimiento migratorio de culturas diferentes, más una urbanización rápida y en la última etapa sin planificación, tiene efectos agudos en la infraestructura y la inestabilidad social, que exacerban las disparidades socioeconómicas y crean condiciones insalubres que facilitan además la propagación de enfermedades.

Esta explosión demográfica más una actitud permisiva de la población originaria, una débil autoridad municipal y la prevalencia de discursos de intolerancia pueden llevar peligrosamente a la ingobernabilidad y la violencia.

La difícil tarea de asumir nuestra responsabilidad
En Santa Cruz, todos los días sufrimos las dificultades de circulación especialmente en las áreas cercanas a los mercados, esto por los abusivos asentamientos de los comerciantes y luego por sus permanentes enfrentamientos con la policía; una situación de nunca acabar por la necesidad y empecinamiento de los vendedores.
La solución podría ser simple, pero requiere de algo difícil de conseguir: se llama responsabilidad y educación ciudadana. Si nosotros, ¡todos nosotros!, decidiéramos comprar exclusivamente en las áreas autorizadas, se acabó el problema.

Si no hay compradores no hay ventas y por tanto no hay vendedores; esto que parece tan obvio, poco se lo plantea, ni se lo cuestiona y menos se lo practica. En los medios de comunicación se relatan estos violentos enfrentamientos, pero casi nunca se lee una opinión pidiendo a la gente que por responsabilidad ciudadana no compre en la calle; se critica al comerciante pero no al comprador y así creamos una cultura de la irresponsabilidad. Pero así nomás había sido.

Agresión gratuita al pueblo que los acoge.

En toda la ciudad vemos que se tira basura a las calles como una práctica natural de casi todos los transeúntes, ya sean originarios como afuereños.

Muy temprano voy a caminar al Parque los Mangales y siempre veo un par de simpáticas señoras quienes recogen diariamente y en grandes bolsas la basura plástica arrojada en este hermoso paseo. El marido camina aparte, me imagino que acomplejado al igual que yo por no hacer lo mismo y esto como fruto de nuestros extraños atavismos culturales. Un día vinieron unas muchachas muy simpáticas: era un desafío; acumularon basura se hicieron una “selfie” y nunca más volvieron. Algo es algo.

Conversando de esto con una señora de allende los mares, me comentaba que esto es más común en ciudades de alta migración, pues algunos migrantes no se sienten ligados a la ciudad que los acoge y más bien la adversan y la agreden y generalmente lo hacen tirando basura. Es que no se sienten identificados con ella, ni la quieren, pues están allí obligados por la necesidad y sus circunstancias.

Boicot a la producción y las exportaciones

En Santa Cruz desde el momento que se tuvo acceso vial a los mercados nacionales e internacionales se empezó a desarrollar una moderna agroindustria y agricultura de exportación, la que nunca tuvo restricciones gubernamentales. En la actualidad el modelo económico masista de dirigismo de la economía, con los cupos y autorizaciones de exportación se tiene agobiados a los empresarios y agricultores y seguramente terminaran por hacer quebrar toda iniciativa lícita en el país. La coca y cocaína no tienen mayores problemas, siempre que se respete la cuota y pague la tarifa.

En las épocas pre-plurinacionales, los cocaleros bloqueaban las carreteras que pasan por el Chapare, facilitando la salida de su coca procesada y de paso frenando las exportaciones del país. Hoy son los ministros y parlamentarios los que mediante leyes hacen lo mismo, bloqueando las exportaciones. La misma chola con otra pollera.

En el modelo económico populista cocalero, contraviniendo a Adam Smith, el precio no se fija por la oferta y la demanda sino se lo consigue con Decretos o mediante el bloqueo. En estos días y aplicando esta doctrina los soyeros de la zona Este, San Julián y Cuatro Cañadas, dicen que no retrocederán en su pedido de un precio justo por la soya y seguirán bloqueando la carretera que conecta Santa Cruz con el Beni. Es el proceso de cambio, el paso del liberalismo responsable al populismo estatista cocalero.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

PARA QUE HACERLO FÁCIL, SI PODEMOS HACERLO DIFÍCIL

PARA QUE HACERLO FÁCIL, SI PODEMOS HACERLO DIFÍCIL

Ovidio Roca

Durante el siglo anterior las cosas eran fáciles de entender; había unos burgueses que exprimían de los proletarios y se enriquecían apropiándose de la plusvalía generada por su trabajo. Lo que correspondía hacer era liquidar a los cochinos capitalistas y estatizar los medios de producción. No había, indignados, ni propuestas identitarias, esos problemas actuales de clases medias.

En la Bolivia Republicana, nos identificábamos como cambas, collas y chapacos; luego con el estado plurinacional se complico el espectro y ahora tenemos dos naciones dominantes, aimaras y quechua; los llunkus variopintos y treinta y cuatro michi naciones indígenas, además de los etcéteras o interculturales, y desapareció la Nación Boliviana.

Actualmente por culpa de algunos sociólogos (no de aquellos de libro grueso sino de los mixtificadores de policopiado y buena garganta) los problemas pasan a ser más simbólicos; dejamos de lado la economía, las relaciones de producción y los intereses de clase y entramos en el mundo de la psicología y sociología y esto de manos de intelectuales financiados por el capitalismo al que dicen detestar. Y por ahí va la cosa capitán Barbosa, y así será mientras haya gas, minerales y buenos precios, después sálvese quien pueda.

Estos mixtificadores manejando algunas propuestas socialistas y de reivindicación étnica, pero sobre todo con ansias de poder y dominación, han tenido la habilidad de conseguir apoyo económico y político del Foro de San Pablo para encandilar a las masas y encumbrar a líderes indígenas, que luego instrumentan y usan.

Dueños absolutos del poder gubernamental, tienen como meta avasallar y colonizar al resto de la nación boliviana. Su estrategia totalitaria de dominación contempla el uso del indigenismo de una parte de la población andina para avanzar en la ocupación de los llanos orientales y usando a los migrantes, los movimientos sociales y la nueva pluriburguesia, se apoderan de la economía y las instituciones regionales. Finalmente con un golpe orquestado, eliminan a la dirigencia opositora local, enjuiciándolos, encarcelándolos, exiliándolos, extorsionándolos y comprando a los más baratos, que después de usarlos desecharan. En el 2008 reportaba Bruno Recua Neto, vía tarechi desde Brasileia: “Se entraron por el canchón, mataron algunos, secuestraron al Cacique y ahora nos están corriendo de la casa”.

PANDO EN LA ENCRUCIJADA
Este accionar del gobierno plurinacional lo podemos apreciar en todo el oriente y Tarija, pero con mayor crueldad, cinismo y procacidad en Pando, un pueblo de escasa población y localizado en un área estratégica para los intereses mercantiles aimara – quechua.

La masiva colonización ha excluido al pandino oriundo, al hombre de la selva, el héroe de la Columna Porvenir; ahora son los colonizadores masistas los dueños del territorio, en un espacio estratégico sobre la triple frontera. Sitio ideal para el proyecto geopolítico y los intereses mercantilistas, el contrabando y el narcotráfico.

Los datos estadísticos nos muestran que Cobija en los últimos diez años triplico su población, pasando de veinte mil a sesenta mil habitantes. La mayoría de la población está compuesta por comerciantes paceños, orureños y cochabambinos y los nuevos barrios se llaman Evo Morales, García Linera, Juan Ramón Quintana y otro, “33 Caminhones”.

Montevideo era un pequeño poblado ribereño, ahora es la localidad de Pando con mayor crecimiento y se llama Puerto Evo. Allí llegan los camiones con mercadería desde Chile y otros orígenes, para pasarla al Brasil y algo al Perú. En el lugar no existe otra ley ni autoridad que la del “control social”, de los comerciantes y contrabandistas, que dicen ser de Orinoca. (Puerto Evo, está en la ribera del rio Rapirran, en la triple frontera: Placido de Castro – Brasil y Santa María – Perú).

Con este escenario es que estamos entrando en el proceso electoral en el cual además del uso abusivo del dinero y los bienes públicos, nos encontramos con un territorio ocupado y donde el voto del colonizador es el que va a decidir el destino de ese pueblo. No el voto del oriundo que quiere a su pueblo, ni el del migrante que piensa echar raíces y constituir allí su hogar; sino del colonizador que está circunstancialmente en el lugar movido por una estrategia política, o en procura de una coyuntura de negocios, una oportunidad de tráfico. Por esto es doblemente importante la actitud y responsabilidad electoral de los pandinos, y la de aquellos que quieren a Pando como su hogar; para unirse y votar en las elecciones preservando así su futuro.

Como todo pueblo, los habitantes de la llanura (mojos y chiquitos) somos producto de nuestra historia, de nuestras costumbres, de nuestras tradiciones, una amalgama de los corazones y las mentes. Un pueblo desde su inicio mestizo, de cultura inclusiva y abierta al mundo, un pueblo trabajador que exige respeto a sus valores y forma de vida. Y estos valores son los que nuestros genuinos representantes deben preservar y defender en un marco democrático y para ello debemos votar y elegir con mucho cuidado, mirando quienes son los candidatos, quienes sus amigos, de donde vienen y adónde van.

Debemos tener en cuenta que los parlamentarios electos, van a decidir por acción o por omisión el futuro de los bolivianos y el de sus descendientes, por eso es bueno saber por quién votar. Y para esto hay que proceder como cuando buscamos un mecánico, un zapatero, un zafrero, preguntándonos si sabe hacer correctamente su trabajo. Y en este caso como el trabajo es legislar, fiscalizar y cuidar que las cosas se hagan bien en favor de todos los bolivianos; deberíamos preguntarnos por la calidad de la persona, de su honestidad, su idoneidad y experiencia para el cargo.

ovidioroca.wordpress.com

, , , , , , , ,

Deja un comentario