Entradas etiquetadas como Liberalismo

CORONAVIRUS Y LECCIONES DEL LIBERALISMO Y POPULISMO

Ovidio Roca

La cuarentena a la que estamos sometidos y por mucho tiempo más, nos da la oportunidad de meditar entre otros aspectos, sobre nuestro futuro en relación con el trabajo, la salud, la economía y la política. De comprobar en la práctica diaria, sobre la esencia del populismo y la del liberalismo que no se reduce exclusivamente a la propiedad y el capital como se afirma, sino la libertad humana y en toda su extensión.

Permite ver y meditar sobre las consecuencias funestas que trae el estatismo y  las expropiaciones de las propiedades de aquellos emprendedores que innovan y producen, realizada por los Gobiernos populistas, desconociendo sus derechos y libertades económicas, civiles y políticas. Asimismo evidenciar las inmensas ineficiencias y distorsiones que generan los monopolios estatales al interior de la economía.

En su tiempo Stalin desmanteló cientos de fábricas en la Alemania de la posguerra; las embarcó en trenes hacia la Unión Soviética pero jamás las pudieron hacer funcionar y producir. El Partido Comunista soviético era el dueño de todas esas fábricas, pero ni eso los salvó de la debacle económica que por su ineficiencia les sobrevino a finales del siglo XX.

Fidel Castro expropió todas las grandes haciendas productivas y las empresas privadas de la Isla. Hoy Cuba es uno de los países más miserables del planeta y el Partido Comunista Cubano es dueño de todo y produce nada más que exiliados y miseria.

Los masistas, entre otras varias inversiones truchas, compraron en mil millones de dólares una planta de urea; la pusieron cerca de los cocales chapareños, lejos y aislada de los mercados y no funcionó. Pero esto no importa pues la comisión fue más de trescientos millones de dólares, color verde coca. Esto lo graznó (twitteo) un Urubú que sobrevolaba por la zona y escucho claramente: el negocio, el “qhatu”, el “deal” que celebraban los interfectos, mientras acullicaban coca yungueña.

Las dolencias y secuelas del coronavirus chino y el reforzamiento del populismo, nos están enseñando que cuando se interrumpen nuestros derechos fundamentales de libertad económica y empresa, todo se distorsiona.  Se confirma igualmente que la justicia social tan cacareada por los populistas no son las dadivas del partido, sino el libre acceso y en igualdad de oportunidades para todas las personas: a la educación, a los recursos, al trabajo, la propiedad y al libre mercado.

Por su parte, la izquierda que sabe muy bien manejar los temores y sentimientos de amor, odio y frustraciones de la gente, está aprovechando hábilmente el ambiente de anarquía y desazón exacerbado por la pandemia, para aplicar una estrategia internacional de expansión geopolítica.
Siguen con el conocido método comunista del agit-prop, para generar el caos: movilizan a la población que se encuentra perturbada y le señalan al capitalista y empresario, como el enemigo causante de todos sus problemas. Ellos se desahogan y con violencia producen disturbios, desmanes y destrucción de bienes privados y públicos en las diversas ciudades. Lo vimos en Chile, una de las sociedades más prósperas y estables de Latinoamérica, antes en Ecuador, Perú, Brasil y ahora en los Estados Unidos, causando inseguridad e inestabilidad y sobre todo buscando desmoralizar a la sociedad con sus acciones violentas y debilitar con ello las defensas del Estado democrático.

Esta misma violencia es la que vemos en Bolivia, orientada y extendida mediante los movimientos sociales, y motorizada por minúsculos grupos de activistas del terror, bien organizados, motivados, adoctrinados y financiados por el masismo cocalero. Lo vimos últimamente en K’ara K’ara, Yapacaní, San Julián, Chapare, etc.

Nos enfrentamos a un tremendo riesgo, pues la población atemorizada y sin rumbo espera que alguien los ayude y solucione sus problemas  y esto lo hace mirando esperanzada a los líderes políticos populistas y demagogos (Y ahora quien podrá defenderme!! Yo, el Chapulín colorado/azul).
Con esta actitud las personas pierden su responsabilidad personal, su autoestima, su identidad, su creatividad e iniciativa y se sienten frágiles y dependientes y es sobre esta dependencia que la dirigencia política populista construye los cimientos de su poder y lo hace de manera cínica y demagógica, ofreciendo soluciones que no tienen.

La miseria y sufrimiento social no es como dicen los populistas, el resultado automático de la aviesa voluntad de la derecha, sino muy por el contrario el resultado de las fórmulas utópicas y aplicadas por los socialistas en búsqueda de la sociedad perfecta y como siempre con nefastos resultados. Las personas y los pueblos deben madurar y aprender a ser responsables de su vida y no esperar que los caudillos y caciques los organicen y finalmente los manipulen.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , ,

Deja un comentario

DE RECETAS Y COCINEROS

Ovidio Roca

La cúpula masista inventora del Estado plurinacional cocalero y actual propietaria del gobierno, siempre menciona que los opositores no tienen propuestas mientras que ellos sí las tienen; algo que no es cierto pues todos tenemos nuestras recetas, buenas o malas y lo que debemos preguntarnos, pues finalmente de esto se trata, es: hacia qué tipo de vida y sociedad nos conduce cada una de ellas.

La sabiduría popular enseña que la práctica es la forma de validar las teorías y la recetas: primero tenemos que comprobar  si con la receta que nos ofrecen se prepara un guiso que nos alimenta y da satisfacción, o uno que nos causa diarrea. También es importante aprender de la experiencia histórica, analizando objetivamente que les ha ocurrido a los pueblos bajo gobiernos populistas; por ejemplo ver cómo le fue a los cubanos, a los coreanos, como le está yendo a los venezolanos y a que costo están saliendo de su drama populista los ecuatorianos, los uruguayos, los argentinos y pronto nosotros.

RECETA DEL POPULISMO Y SOCIALISMO COMUNITARIO

La experiencia histórica nos muestra que el programa de los gobiernos populistas es un modelo autoritario, una receta económica que se ha demostrado fallida en todas partes, una lista de consignas ideológicas y no un programa de gestión con soluciones viables.

Por estrategia siempre mantienen al frente un enemigo externo e interno causante de todos los males del país y a los que hay que combatir, pues los culpables de todo lo malo son los otros, los imperialistas, los neoliberales, los opositores.

Una típica receta populista y socialista tiene como condimentos el Estatismo, el centralismo y el autoritarismo, más una despiadada destrucción del medio ambiente, la continua persecución de los ciudadanos y el avasallamiento de los pueblos indígenas que habitan las tierras orientales de Bolivia.

Como es ajena a su ideología, el partido populista cocalero rechaza el sistema Republicano, la Democracia representativa, el racionalismo e individualismo moderno, la cultura cívica liberal y el Estado de Derecho y mantiene costumbres y procedimientos políticos caracterizados por el caudillismo, el liderazgo carismático, el corporativismo y las jerarquías autoritarias.

Siguiendo esta receta, en Bolivia se mantiene una permanente inseguridad jurídica, nos atosigan con Leyes y Decretos que por orden y a gusto del Jefazo son aplicados por sus serviles jueces y fiscales, manteniendo atemorizada a la ciudadanía y evitando cualquier intento de resistencia o de oposición.

RECETA DEMOCRATICA LIBERAL

La receta Democrática liberal es simple, se cree en la libertad, en las personas, en su libre iniciativa y  en un Estado que da seguridad jurídica para la vida y la propiedad de todos los ciudadanos.

El liberalismo democrático tiene ya una larga historia, la transitaron muchos países y especialmente los de Europa del Norte quienes actualmente son los que tienen la mejor calidad de vida; pues finalmente de esto se trata: de calidad de vida y bienestar, un bienestar logrado  con trabajo y responsabilidad.

Es un sistema que busca contar con un ambiente institucional sólido y confiable para promover el desarrollo, la inversión y los negocios; mantiene adecuadas políticas públicas y una burocracia meritocrática que cumpliendo la ley genera confianza y estimula la inversión. Son Gobiernos que mantienen fluidas relaciones internacionales basada en el respeto mutuo, el intercambio de ideas, de cultura y el comercio.

Los países más exitosos son los que practican un capitalismo competitivo, innovador, productivo y de libre mercado y no el Capitalismo financiero, especulativo y monopólico de algunos otros países y aún menos el Capitalismo monopólico de Estado que es el que aplican los socialistas y populistas.

El objetivo guía es la calidad de vida de los ciudadanos, la producción sostenible, el consumo responsable, no el consumismo y esto con un modelo productivo basado en el esfuerzo privado, la  ciencia y la tecnología. Esto conduce hacia un ambiente de libertad, de educación, salud, calidad del medio ambiente y sostenibilidad del ecosistema.

COROLARIO

Se sabe que la gente busca cosas simples pero importantes: su felicidad, su seguridad, tener un sentido para su vida, una familia unida y buenos amigos y esto indudablemente se logra con mayor facilidad en un Estado Federal y Democrático.

En consecuencia y si realmente queremos progresar, debemos optar entre la responsabilidad individual o el colectivismo: Si adoptamos una mentalidad de responsabilidad e interés propio racional, podremos conseguir libertad, justicia y progreso o por el contrario podemos continuar con la mentalidad del populismo y la dadiva, con sus consecuencias de esclavitud, violencia y pobreza.

La experiencia nos muestra que las masas son más influenciadas por las emociones que por los hechos, por lo que los Gobiernos populistas se hacen rápidamente del manejo casi absoluto de los medios de comunicación mediante los cuales difunden diariamente sus discursos demagógicos y racistas con lo que mantienen totalmente ilusionada, controlada y amedrentada a la población.

Una respuesta positiva frente a esta situación es la actual rebelión de las clases medias, las redes sociales,  que con los mensajes, el “feis”,  el “guasap” y procurando no caer en la trampa racista y sexista, enfrentan al populismo y a los gobiernos centralistas y autocráticos; gobiernos que de ninguna manera ofrecen un futuro de paz y progreso.

El reto es encontrar la manera de unir y canalizar toda esta fuerza y resistencia ciudadana y joven, para recuperar la democracia y construir el país libre y productivo que todos necesitamos.
ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

HUELLAS Y CICATRICES DE LA HISTORIA CRUCEÑA NO OFICIAL

Ovidio Roca

La cuestión regional tiene un doble origen: histórico y democrático. Por su origen histórico, tiende a la identidad. Por su origen democrático, a la libertad”. (Jean-Claude Casanova).

Hay huellas y cicatrices que evidencian esos errores y pautas que se repiten una y otra vez en nuestra historia Colonial, Republicana y ahora Plurinacional. Durante la era Colonial los distintas Provincias del Alto Perú hacían su vida de manera más o menos autónoma, aunque  respondiendo a los dictámenes de los centros de poder: el Virreinato de Lima y el Virreinato del Rio de la Plata. Estos Virreinatos coloniales competían entre sí por controlar la riqueza de Potosí y cuya posesión explica la cruenta y larga guerra que actuó como la partera de Bolivia.

La Audiencia de Charcas nació como parte del Virreinato del Perú y cuando en 1.778 se crea el de Buenos Aires, pasa a pertenecerle. Luego en 1810 cuando se da la Guerra de la Independencia de las Provincias Unidas del Rio de La Plata, el Virreinato del Perú recupera a Charcas. Por su parte Charcas que dependía sucesivamente de estos dos Virreinatos, siempre busco tener una relación directa con la monarquía española y no a través de sus Virreyes.

La conformación de Bolivia en 1825 se produjo mediante la adhesión de varias Provincias autónomas que buscaban un centro aglutinador. Algunos líderes orientales entusiasmados por la riqueza de Potosí, el prestigio de la Audiencia de Charcas y la famosa Universidad Mayor Real y Pontificia San Francisco Xavier,  optan por unirse a la naciente República de Bolívar, aunque de nada les sirve pues siguen marginadas y menos libres que antes.

Instalada la Republica, el Estado Centralista minero nunca tuvo una relación fluida con las otras provincias y menos con aquellas alejadas y sin riquezas mineras. Santa Cruz y los pueblos del oriente eran pobres, estaban aislados, estaban lejos de todas partes y carecían de las riquezas minerales que movían el interés de los gobernantes, los que pese a las permanentes demandas, no atendía los pedidos de Santa Cruz para su vinculación nacional e internacional y las postergaban, como ocurrió por ejemplo con Puerto Busch.

Santa Cruz se mantuvo aislada hasta mediados del siglo anterior, cuando en 1953 el Gobierno de la Revolución Nacional decide incorporarla al país mediante una carretera asfaltada, buscando tener un área de producción agrícola y un espacio territorial para trasladar los excedentes poblacionales de los pueblos andinos; migrantes éstos que al llegar actúan como mitimaes para tener control sobre el territorio y la población.

Con la apertura de las vías de comunicación la región tuvo acceso a los mercados y como consecuencia la producción agropecuaria y agroindustrial creció exponencialmente y Santa Cruz se convirtió en el centro más dinámico de crecimiento económico y poblacional del país. Pero como la vinculación con el Estado central era forzada, Santa Cruz mantuvo siempre un espíritu de rebeldía y autonomía.

En la época actual, la del Estado Plurinacional cocalero, los masistas cuando hablan del país de la llanura y el chaco, se repiten y mencionan siempre los mismos calificativos: “separatistas que tratan de dividir el país, racistas, discriminadores, regionalistas”. Estas ideas reiterativas, obsesivas, muestran sus deseos y temores; lo que quieren y lo que los asusta y mientras la historia transcurre tumultuosa, diversa y azarosa, ellos siguen obsesionados con sus mismas ideas fijas.

Desde sus orígenes los pueblos orientales han querido ser autónomos en sus decisiones, y su orientación ideológica siempre estuvo dirigida hacia la libertad y el estado de derecho, aquel que garantiza la convivencia civilizada entre todos los ciudadanos. Sin embargo en los últimos tiempos la dirigencia regional, por temor y por interés termino tranzando con el poder, y buscando mantener su bienestar y sus negocios acepto dejar de lado sus principios autonómicos, la democracia, la libertad de expresión y aceptaron además la economía estatista y dirigista y políticas económicas y monetarias del Gobierno, pese a que estas incentivan la informalidad y afectan al desarrollo de la producción y la competitividad de la región y del país.

La historia deja huellas y cicatrices por lo que en procura de superarlas y construir un país unido en su diversidad y donde se respete la cultura e idiosincrasia de cada pueblo, es obligación de los dirigentes y de los pueblos definir su propio futuro y asumir la responsabilidad de su destino.

El reto es adoptar el manejo autónomo de la región como parte de un Estado Republicano Federal, que respete la idiosincrasia de los distintos pueblos, que promueva una economía liberal y competitiva y trabaje en el permanente fortalecimiento de las instituciones básicas, como el poder legislativo, el poder judicial y electoral, que son los órganos del Estado encargados de preservar los derechos, garantías y libertades ciudadanas.

Ahora y como antes también lo fue, la exigencia para los lideres, los intelectuales, los empresarios, el pueblo, sigue siendo la búsqueda de la libertad, de una democracia de calidad que es la que nos conduce hacia un mejor y más responsable desarrollo; un desarrollo sostenible, con una cultura humanista y tecnológica, con responsabilidad y cuidado del medio ambiente y con más transparencia, menos corrupción y menos pobreza.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

LA FATAL PERSISTENCIA DE LA ILUSIÓN

Ovidio Roca

Con mucha frecuencia se oye una frase atribuida a Winston Churchill: “Si a los 20 años no eres socialista, no tienes corazón; si a los 40 años no eres liberal, no tienes cerebro“.

El impacto generado en las personas por las circunstancias de su vida y por la seducción de las promesas e ilusiones de una vida mejor, que escuchan de líderes carismáticos y demagógicos, es crucial en la formación de la mentalidad de los jóvenes. Las personas y especialmente aquellas nacidas a mediados del siglo anterior que fueron ilusionadas por las promesas del socialismo, el comunismo y la revolución cubana, aún creen en la falacia de que el socialismo es humanista, progresista y que su receta económica y política favorece al pueblo.

Lo extraño es que si se mira la realidad de los países de la Unión Soviética, Cuba, Corea o Venezuela, podemos verificar que en su gestión de gobierno ellos han destruido a los pueblos y a su economía, causado hambre, enfermedades, muerte y miseria y la eliminación física o judicial de todo aquel que se les enfrente, pero la ilusión persiste y es mucho más fuerte que la realidad.

Estas creencias sobre el socialismo perduran en el tiempo pese a las pruebas de su fracaso y a la miseria física y moral que con su ideología y política han acarreado a los pueblos. Una manera de entender esta actitud es considerando que las ideologías son movidas por la fe y no por la razón y especialmente si se decide ignorar la historia y reemplazar nuestra razón por las ilusiones.

Producto de esta mentalidad en Bolivia y en el mundo en general, se critica de una manera sui géneris el accionar de los gobiernos populistas y su incapacidad para garantizar la libertad, la economía, el bienestar, la salud de los ciudadanos, y de una manera censurable se les reclama por los medios: “Ustedes se dicen de ideología  popular y socialista, pero en los hechos actúan fomentando el capitalismo y el mercantilismo” y también critican al Gobierno por algunas leyes que no les conviene: “Seguimos con leyes de Goni y los neoliberales en un gobierno revolucionario, como el que pregonan”.

Estos articulistas demócratas hacen sus reproches como si de verdad el socialismo y el comunismo alguna vez haya favorecido a la libertad y la felicidad de las personas y llama la atención que para conservar su ilusión socialista, no miran objetivamente la miseria de Cuba, de Venezuela, la satrapía de Nicaragua y el camino hacia la  pobreza y anarquía a la que nos conduce el socialismo comunitario cocalero del MAS.

CULTURA POLÍTICA Y MIGRANTES RURALES

En la mentalidad de los migrantes campo ciudad, podemos ver reflejada una fuerte influencia  producto tanto de las circunstancias de su vida cotidiana, como la del discurso emocional y las promesas de los demagogos.

Estos jóvenes han crecido en un ambiente de pobreza e informalidad, donde el uso de la violencia física es permanente y su experiencia está relacionada a una tradición familiar y comunitaria autoritaria. Por ello, en procura de asegurar su supervivencia y buscando su seguridad, están preparados para  aceptar un programa político que combina la promesa del vivir bien a costa del Estado y aceptan y apoyan el comportamiento totalitario de los gobernantes, caudillos, jefes de sindicatos y especialmente al partido populista gobernante y esto a pesar de ver la actuaciones despóticas del gobierno, políticas públicas inadecuadas y antipopulares.

Estos migrantes que llegan a las  ciudades en procura de sobrevivir a cualquier costa, lo hacen ejerciendo todo tipo de oficios y especialmente aquellos relacionados con labores manuales diversas, comercio minorista, contrabando, transporte; actividades que exige mucho esfuerzo y poca formación.

Esta inclinación por el dirigismo y el populismo es generalizado y lo vemos cada día y también lo escuchamos de dirigentes e intelectuales, lo que nos muestra la forma efectiva en que las ilusiones y el discurso falaz afectan la mentalidad de las personas y obviamente esta la defensa de sus propios intereses económicos y de poder.

Continuamente se repite que hace falta educación, la comprensión y aceptación de los valores democráticos y de los derechos y deberes ciudadanos y eso es cierto, pero lo que la gente busca en primera instancia son oportunidades ciertas de trabajo y superación social y económica y esto por supuesto conlleva la existencia de un estado de derecho, democracia, propiedad privada y libre mercado, lo que implica una totalidad.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

ESTADO PLURINACIONAL POPULISTA EN TIEMPOS DE VACAS Y LLAMAS FLACAS

Cuentos e historias explicados  con “chuis” y no con hamburguesas gringas.

Ovidio Roca

Por no tan extrañas circunstancias el discurso populista y estatista es el preferido por las masas latinoamericanas, las que ilusionadas por las promesas no asumen personalmente el duro trabajo de construir su futuro. Es por esto que algunos analistas afirman que los latinoamericanos no creen en el liberalismo porque significa asumir responsabilidades y derechos individuales y sociales y ante esto prefieren la ilusión de que los líderes y el Estado solucionara todos sus problemas: “Basta de realidades, queremos promesas” podría ser su emblema y declaración de deseos.

Bolivia ingresa al siglo XXI conducida por un partido populista hacia el estatismo, el indigenismo y el control absoluto de los poderes del Estado, incluido el electoral. Es también la época durante la cual todos los gobiernos populistas Latinoamericanos prosperaban financiados por la increíble alza del precio de las materias primas, hidrocarburos, minerales y el narcotráfico.

Las ideas socialistas, corporativistas y la ilusión populista, obnubilaban a las masas que esperaban recibir todo de un Estado Benefactor, mientras que las propuestas de trabajo tesonero, de ahorro e inversión responsable son desechadas por la ilusión de vivir a costa del Estado, el que engordaba con el auge de las materias primas, de la cocaína y el contrabando.

Por su parte muchos progres europeos bajo el paradigma del buen salvaje, apoyaban todo proyecto revolucionario latinoamericano y este su sentimiento guiaba el dinero de instituciones y personas hacia las ONG que trabajaban promoviendo proyectos políticos de izquierda e indigenistas; pero por supuesto mientras éstos sudacas permanezcan lejos de su casa.

Como popularmente se dice, “otra cosa es con guitarra” y así vemos como los populistas durante más de diez años hicieron una pésima gestión gubernamental, derrocharon los recursos públicos que ellos no generaron, gastándolos de manera ineficiente, despilfarradora y corrupta, mientras el gasto público, la burocracia y la inversión improductiva crecían exponencialmente, una gran parte de ésta financiada por endeudamiento.

Se multiplico la economía informal y se dio amplia libertad para que los sectores de capitalismos salvajes y vinculados con el circuito del contrabando y la coca hagan sus negocios y en lugar de apoyar y promover la diversificación de la actividad productiva, el gobierno con medidas políticas y judiciales atenta permanentemente contra los derechos de propiedad, las empresas, la agricultura y  cualquier actividad formal de los que considera opositores.

El modelo populista con sus variantes, desde los típicamente comunistas de nacionalizaciones masivas, colectivismo y estatismo económico como en Cuba, hasta el capitalismo mercantilista de los compañeros del MAS, prevalecieron durante estos años, pero ahora están preocupados pues con la caída de los ingresos y de las reservas del gas están en graves problemas. Sin embargo ellos mantienen la confianza, aún tienen la cocaína y saben que con el  miedo, el  temor, más las ilusiones y esperanzas se controla a los pueblos y si algo falla pueden vender el país a los chinos.

En general el pueblo se olvida que lo correcto es guiarse por los resultados y no por las ilusiones y fantasías; no por lo que se dice, sino por lo que se ve, y ahora que se avizora con más fuerza un nuevo ciclo de vacas flacas está de vuelta la necesidad del trabajo productivo y la innovación como fuente de riqueza y ahí hacen falta las ideas, la doctrina y los planteamientos del liberalismo democrático. Podemos seguir el camino de Venezuela o de Cuba, o podemos apostar a lo que están empezando a hacer en Argentina, Chile y Perú y desde hace rato hacen los países del norte de Europa; es hora de elegir y realizar.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

,

Deja un comentario

POPULISMO Y POSVERDAD

Ovidio Roca

En el país se intentó establecer un sistema democrático, con leyes, procedimientos e instituciones que regulen y garanticen la vida en sociedad. El problema es que los operadores no cumplieron su rol con honestidad e idoneidad por lo que las instituciones no lograron consolidarse, crear una cultura democrática y ganar credibilidad ante la población, por lo que el sistema devino en un autoritarismo y populismo que la gente mayoritariamente rechaza. Ahora al carecer de alternativas efectivas, la sociedad se desenvuelve en la anomia y bajo el arbitrio de grupos corporativos que disputan el poder entre sí y con los herederos de lo que queda del antiguo régimen.

Como resultado no hemos logrado construir una cultura de trabajo, propositiva y creativa, sino que se ha instalado una cultura rentista y extractivista donde los unos, usando el aparato del Estado disfrutan del poder económico y político y el resto se acomoda; o practica la cultura el bloqueo para oponerse a la autoridad que detestan y de paso perjudicar al resto hasta conseguir sus miserables demandas.

El Gobierno mantiene una eficaz estrategia comunicacional con la que convencen a la población que viven en el mejor de los mundos, un mudo de informalidad y extractivismo con la que convive la mayor parte de la población. Esta labor de desinformación está en manos de los Llunkus del poder,  lo que en otros lares se llaman de intelectuales orgánicos, cuyo trabajo es elaborar relatos sensacionalistas que engordan las expectativas del pueblo y que convierten en verdad todo aquello que necesita ser creído como cierto, aunque no lo sea.

Presentan como un éxito la Política económica gubernamental, indicando que gracias a la nacionalización, la economía está blindada, que no pasa nada con el déficit comercial y no es cierto que cae la producción de gas y de los alimentos; por lo que podemos seguir gastando, pues nuestra moneda es más fuerte que el dólar y eso nos permite traer todo de contrabando dando trabajo a nuestros esforzados y sacrificados comerciantes informales. No se les ocurre mencionar los diez años de altísimos precios del gas y minerales, que les cayó del mercado internacional.

Como resultado el gobierno tiene a sus aliados dedicados a actividades ilegales, mientras que no se lleva bien con las regiones donde predominan las actividades productivas y legales.

No se menciona ni se busca alternativas productivas y de innovación y se mantiene el país, en los moldes que los populistas cocaleros conocen y entienden, con una mayoritaria economía informal financiada por el narcotráfico que es la que financia especialmente el comercio de contrabando hacia adentro y fuera del país, generando la abundancia que vemos en los mercados y en las urbanizaciones como medio de consolidar el derecho propietario de las tierras, así como acumular en inversiones inmobiliarias.

El populismo cocalero no cree ni practica los valores democráticos, lo asumen de manera formal por un asunto acomodo internacional y evitar el rechazo de algunas instituciones internacionales como las Naciones Unidas y la OEA. Evo que practica la cultura del verticalismo autoritario sindical, es franco y directo en sus expresiones, no como sus llunkus que las disfrazan. Él dice: “Le meto nomas y que arreglen los abogados” o, “La llamada independencia de poderes está al servicio del imperio norteamericano”.

Para salir de este entuerto, el pueblo y los partidos políticos democráticos deben unirse y asumir con firmeza el modelo democrático y la economía competitiva y de mercado, caso contrario deben acomodarse al modelo populista cocalero y aprender a convivir con él o en su caso migrar. Todo lo demás es paja.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

GUERRA DE  RELIGIONES,  EL ISLAM CONTRA LOS INFIELES 

Ovidio Roca

Durante las últimas décadas, permanentemente nos vemos sacudidos por noticias de los actos terroristas cometidos por fanáticos islamitas, quienes en nombre de dios atacan a los infieles, vale decir al resto del mundo.

Como sucedió en todo el planeta, el mundo musulmán en ese su enorme y diverso territorio se ha venido desarrollando sobre realidades sociales y culturales distintas entre sí y con respecto a las otras culturas, especialmente la occidental. La población musulmana al igual que la católica es importante, llega a más de mil trescientos millones de fieles y es la religión que en la actualidad más crece en el planeta.

Desde antes y especialmente durante la guerra fría, las potencias occidentales por intereses políticos y económicos, principalmente el petróleo, intervinieron muchos países entre estos los del oriente medio e impidieron  que estos encuentren libremente su camino y definan y consoliden las estructuras y modalidades de su propio modelo de gobierno y poder, que no necesariamente debía ser el modelo occidental democrático.

El dominio colonial europeo sobre el territorio árabe y musulmán, lo fracturó y debilitó, dividiéndolo en una serie de estados rivales con identidades nacionales forzadas, que reemplazaron el mundo más poroso e interrelacionado de los viejos imperios. Con esto se destruyó y distorsionó su proceso civilizatorio y ahora ellos se vengan de sus enemigos, matándolos y causándoles el terror.

Amplias masas del mundo musulmán consideran que la Yihad, al que llaman Guerra Santa, es el último recurso para prevenir la desaparición de su identidad islámica, frente a las dinámicas de la secularización y modernización del capitalismo global.

Los Islamitas cuando toman el poder en algún país, implementan la teocracia que unifica y centraliza el poder y reglamenta la forma de vida de los seguidores, y mientras las potencias occidentales los atacan con armas, los yihadistas que se sienten y se ven invadidos y desgarrados, usan lo que tienen a mano para causar el temor a sus enemigos, los infieles, matando indiscriminadamente a la población civil, buscando como estrategia el efecto mediático y por tanto amplificando el terror y el odio de unos y otros.

Isis es una franquicia del yihadismo que compran fanáticos y desquiciados, los que usan eficientemente el terror y el impacto Mediático en las redes del internet. Como estrategia, la yihad, el terrorismo islámico, no ataca necesariamente a los poderes reales sino a sus símbolos, pues ellos no poseen fuerzas armadas, ni aviación, ni navíos para combatir, pero disponen de una enorme capacidad de odio y destrucción por su fanatismo y capacidad de inmolación y esperando como recompensa un cielo de goce sensual y con 73 huríes que lo esperan.

En occidente luego de un largo y penoso proceso civilizatorio los países coloniales y colonizados procurando superar sus rencores, han coincidido en  que la mejor opción es adoptar la institucionalidad y los valores democráticos y religiosos inclusivos y de respeto al ser humano y su diversidad étnica y cultural.

Las personas en su casa, en su hogar, encuentran su seguridad y el amor familiar y es el lugar donde invitamos a nuestros amigos, y es de norma que los invitados respetan el hogar y los valores y creencias de los dueños de casa y como contraparte ellos respetan los valores de los invitados y así se logra una mejor y sana convivencia.

Lamentablemente el Islamismo en su versión fanatizada, es la única religión que usa el terrorismo para combatir y en su caso exterminar a quienes no comparten su fe. Y la experiencia enseña que no deberíamos invitar ni permitir la entrada a nuestra casa a quienes por no compartir su fe nos consideran sus enemigos y para combatirnos llevan el puñal y la bomba bajo el poncho.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

LAS FORMALIDADES DEMOCRATICAS Y LA HIPOCRESÍA INTERNACIONAL

Ovidio Roca

A la caída de la Unión Soviética y luego del fracaso del modelo guerrillero, los partidos de la izquierda latinoamericana impulsados por Cuba se organizan en el Foro de San Pablo y rediseñan la estrategia de toma y control del poder, usando ahora la formalidad democrática.

Siguiendo esta lógica, aplican los procedimientos formales de la democracia, pero no su espíritu y de esta manera se dedican a aprobar nuevas Constituciones que les permite hacer lo que les venga en gana. Usan el mecanismo electoral para asumir el poder, luego imponen su propia Constitución, que también incumplen cuando les conviene.

Los gobiernos populistas a pesar de su pésima gestión económica e irrespeto a los derechos ciudadanos, se mantienen en el poder pues cuentan con los recursos del Estado. Los pilares que los sostienen en el poder son: tener bajo su control los poderes legislativo, judicial y electoral y sobre todo el apoyo irrestricto de las Fuerzas Armadas y la policía, más la benevolencia de los burócratas internacionales.

El que los Gobernantes asuman el poder mediante elecciones no garantiza que el gobierno sea una democracia legítima y está claro
que el enemigo de la democracia liberal no es la falta de plebiscitos, es el manejo del pueblo desde la cúspide sin derechos ni libertades, es decir bajo una tiranía.

Cuando el pueblo siente el peso de la tiranía y el hambre, producto de las malas políticas económicas reacciona frente al poder defendiéndose y atacando desesperadamente con lo que tiene a la mano, aunque en condiciones de desventaja frente al aparato represivo del gobierno que tiene a su servicio las fuerzas armadas, policías y grupos de choque paramilitares, más los dólares del erario nacional.

Venezuela ha creado y financia organismos internacionales para que apoyen a su gobierno, como la ALBA, UNASUR y tiene otros que la defienden a cambio de prebendas. Estos burócratas internacionales, con escasas y honrosas excepciones (Secretario OEA), hipócritamente dicen  que todo Gobierno merece el mayor respeto al haber sido electo siguiendo un procedimiento eleccionario, pero a nadie le preocupa analizar si el procedimiento electoral para su aprobación fue justo, informado y democrático y principalmente si estos Gobiernos respetan la libertad y los derechos humanos y ahora deciden no ver como el pueblo, hoy  el de Venezuela, mañana otros, muere en las calles. El extremo de lo absurdo son los burócratas de la  FAO que premiaron a Venezuela por sus éxitos en la lucha contra el hambre, no $abemos a cambio de que.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

 

, ,

Deja un comentario

APRENDER DE LOS BUENOS EJEMPLOS Y CAMBIAR LA RECETA POPULISTA

Ovidio Roca

Cuando los gobiernos populistas terminan de desarmar el país, enfrentar entre sí a sus habitantes y sobre todo dilapidar los recursos; eventualmente se ven obligados a salir o son expulsados del poder. Luego es a otros a quien les queda la dura e ingrata tarea de reconstruir el país, la sociedad, la economía y esto implica trabajo y sacrificios que el pueblo cebado de populismo y demagogia no está dispuesto a aceptar.

Aquí empiezan los problemas, especialmente por las diversas visiones de sociedad y de la economía que tienen los grupos poblacionales como producto de su diversa herencia cultural e histórica. Unos pocos de cultura hispano mestiza e influidos de alguna manera con el republicanismo y el liberalismo, aspiran a un Estado democrático con leyes, libertades individuales y propiedad privada; mientras otros que mantienen la cultura tribal, comunitarista, derivada luego en sindical, prefieren un Estado proteccionista, una sociedad comunitaria y un liderazgo vertical y mesiánico.

Es por demás evidente que nuestra economía nacional, estatista, basada en la explotación de recursos naturales, cocalera, informal y contrabandista, no es viable ni en lo económico, ni en el concierto internacional de países que quieren vivir en democracia y con seguridad. Por esto hace falta y de manera urgente, un rediseño de la estructura política económica nacional y el establecimiento de un ambiente de seguridad jurídica y física, para que los innovadores y emprendedores puedan desarrollar sus iniciativas en un esquema de libertad y sana competencia.

Podemos verificar a lo largo y ancho del planeta que las sociedades más libres y exitosas en lo económico y social, son aquellos Estados Democráticos y con economía de mercado. Ellos tienen un Estado mínimo y no proteccionista; la oferta y la demanda regulan la economía y el Estado solo interviene para asegurar el estado de derecho, las libertades individuales, la libre competencia, mantener la estabilidad de los procesos económicos y garantizar a la población el acceso a ciertos bienes y servicios considerados de necesidad absoluta para la dignidad humana.

Por esto y buscando el bienestar de nuestra población en su conjunto, vemos la necesidad de estudiar y aprender del ejemplo de los países exitosos: en su modelo de economía, su democracia, su sistema educativo, su sistema de libertad, asuntos en los cuales las instancias políticas, empresariales y sociales, se deberían comprometer impulsando una amplia tarea educativa y de reeducación de la población.

En lo político, necesitamos plantearnos y concertar una única visión de país y dada la diversidad cultural de la población, conformar un Estado Republicano, Democrático y Federal donde quepan las particularidades culturales de cada uno de nuestros pueblos y regiones, conformados como Estados federales.

En el proceso de transformación económica y productiva de lo que se trata no es dejar de hacer inmediatamente lo que estamos haciendo (agricultura, industria, minería), sino hacerlo de manera distinta y más eficiente, apostando como eje vertebrador en toda la cadena de valor, el conocimiento, la innovación, la preocupación por la sostenibilidad, el medio ambiente, la eficiencia energética y  la sustitución de combustible fósiles; con esto seguramente lograremos cambiar el modelo de producción hacia uno más sostenible.

Se trata de rescatar los principios que sustentan al Estado de Derecho: división de poderes, legalidad, legitimidad y protección de los derechos fundamentales. Todo esto en un marco de solidaridad, aplicando el principio de subsidiariedad y como objetivo el bien común.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

RECETA POLITICA ECONOMICA DEL POPULISMO PLURINACIONAL

Ovidio Roca

La gota horada la roca, no por su fuerza sino por su constancia”: Publio Ovidio Nasón.

Lo siguiente ha sido repetido muchas veces, pero no lo bastante:

El MAS acusa permanentemente a la oposición de no tener programa y proyecto de país y enarbolan muy orgullosos el suyo; un Programa con el que aspiran al poder eterno y sin límites y que sigue el modelo de Cuba, Corea del Norte, Venezuela; el mismo que en esos países causo inseguridad, desesperación, miseria y ahora lo hace en el nuestro.

Lo que las personas del común entendemos como un verdadero programa y gestión de gobierno es simple y es aquel, que aplicando un modelo adecuado, ejecutado en libertad y por gente honesta e idónea, hace las cosas bien y para beneficio y bienestar de todos los ciudadanos y no solo de los gobernantes.

El problema es que extrañamente los pueblos tiene una gran propensión a ser engañados por ofertas y promesas demagógicas, especialmente de líderes populistas carismáticos quienes luego de tomar el poder aplican sus típicas practicas estatistas y totalitarias con lo que consiguen arruinar y destruir los países y los pueblos.

Cuando hay recursos lo gastan y ofrecen al pueblo dadivas y bonos insostenibles y cuando se acaban los recursos se endeudan y multiplican las promesas, que el pueblo recibe con esperanza aunque sean mentirosas y siempre que no les cueste nada. Cuando las cosas se ponen feas, los populistas centralizan todos los poderes del Estado, destruyen la institucionalidad y establecen un régimen totalitario y de fuerza.

Sin embargo todo tiene un límite y el pueblo necesita reaccionar antes que hayan sido domados y capados como en Cuba y Nor Corea, pues después es tarde. Son los jóvenes y especialmente las mujeres los heroes de estas lides pues aún tienen esperanzas y ganas de pelear por su futuro.

Cuando eventualmente, por la reacción popular ante la crisis, miseria y desesperación, los populistas se ven obligados a dejar el poder están seguros  que los Gobiernos que vienen se darán el trabajo, con mucho esfuerzo y sacrifico, de levantar el país y crear nueva  riqueza y saben que pronto el pueblo, contagiado de populismo, se sentirá molesto porque tiene que trabajar para salvar la situación y nuevamente les darán cabida, como viene ocurriendo desde los años cuarenta del siglo anterior en la argentina y otros países populistas. Parece cuento, pero es historia repetida.

Todos los albanicos (de la ALBA) preparan y venden el mismo plato populista aunque añadiendo condimentos y aderezos locales; la siguiente es la receta de política económica del populismo boliviano, que recomendamos no cocinar ni comer:

Se utiliza el indigenismo y la identificación étnica de gran parte de la población andina con el presidente plurinacional y lo usan como su base de apoyo popular.

Concentran el poder, para lo cual rediseñan las antiguas instituciones republicanas bajo un solo comando central, el Ejecutivo, y el Legislativo, Judicial, Electoral y órganos como Ejército y Policía obedecen exclusivamente al Jefe del Gobierno Único. Eso de la división e independencia de poderes, les es aberrante.

Establecen un Estado dirigista con un sector público desmesurado, interventor del mercado y único agente de la justicia social y de la distribución del bienestar. Un Estado protector y regulador, que promete más no proporciona al pueblo, alimentación, salud, vivienda y calidad de vida.

La soberanía no reside en el pueblo sino en los Lideres del Estado Plurinacional y las personas y asociaciones existen con el solo propósito de mejorar y desarrollar el poder, el prestigio y el bienestar de sus líderes.

Los masistas, como buenos demagogos, son expertos en ofrecer y eventualmente en distribuir recursos y prebendas, pero no en crear riqueza. Por su falta de profesionalismo y de criterio empresarial y tecnológico, no invierten, sino gastan en proyectos inviables y actúan desfasados de la realidad industrial y de mercado. Practican un capitalismo de Estado y con presupuestos hiper-inflados invierten en industrias mal localizadas, peor diseñadas y luego pesimamente gestionadas.

Dicen defender y proteger la industria y el comercio y lo hacen prohibiendo  las exportaciones, al contrario del liberalismo que pugna por abrir los mercados nacionales al comercio internacional y maximizar el intercambio.

El Gobierno cocalero impone sus normas sobre el resto del país y las hace cumplir a la fuerza; son normas y prácticas estatales que  interfieren y bloquean el funcionamiento libre del mercado, con controles de precios y salarios, moneda sobrevaluada, control de exportaciones y terrorismo impositivo exclusivamente para el sector formal y no se les escapan ni los serenateros.

Aplican un sistema estatista y dirigista que no permite que el sistema económico se  ajuste a sí mismo mediante la flexibilidad de precios, la libertad contractual, la quiebra y liquidación de los proyectos fracasados y la acumulación de beneficios para los exitosos.

Como contrapartida existe una creciente y activa economía informal, que irrespeta toda norma y practica un capitalismo cocalero salvaje, que genera el flujo de dólares del narcotráfico para el contrabando y a la que se acoge el setenta por ciento del empleo nacional.

Permanentemente presionan a los empresarios y negocian con ellos para permitirles su vida, su futuro y consentirles continuar con sus negocios a cambio de una parte de sus ganancias y su neutralidad o apoyo político. En este ambiente y condiciones, existen cada vez menos empresas privadas en el exiguo mercado formal.

Los populistas para conservar el poder, controlan toda la información a través de la propaganda de los medios de Estado o controlados por éste. Buscan consolidar un gobierno de partido único y el culto al líder; promueven la exaltación del indigenismo, la restricción de la libre expresión, la vigilancia masiva y el empleo generalizado del terror y la represión política, policial y judicial contra los opositores y contra cualquier atisbo de pensamiento libre.

Usan las instituciones y los mecanismos agrarios para ocupar  y repartir las tierras de la amazonia y el chaco, con el objetivo es colonizar estos extensos territorios y usar la presión poblacional andina  para dominar las poblaciones oriundas.

La respuesta sensata ante este modelo populista cocalero que cada día destruye  la institucionalidad, la ciudadanía, la libertad, como lo hacen sus socios en Venezuela, como lo hicieron en Cuba y ahora en Corea del Norte donde un patán histérico amenaza la paz mundial es: cambiar el modelo populista y comunitarista del MAS, por una República Democrática Federal y una economía de libre mercado.

Cuando la gente supera el miedo y cuando los jóvenes y especialmente las mujeres deciden construirse otra vida en libertad, allí empiezan a caerse los tiranos.
ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario