Entradas etiquetadas como Islamismo

GUERRA DE  RELIGIONES,  EL ISLAM CONTRA LOS INFIELES 

Ovidio Roca

Durante las últimas décadas, permanentemente nos vemos sacudidos por noticias de los actos terroristas cometidos por fanáticos islamitas, quienes en nombre de dios atacan a los infieles, vale decir al resto del mundo.

Como sucedió en todo el planeta, el mundo musulmán en ese su enorme y diverso territorio se ha venido desarrollando sobre realidades sociales y culturales distintas entre sí y con respecto a las otras culturas, especialmente la occidental. La población musulmana al igual que la católica es importante, llega a más de mil trescientos millones de fieles y es la religión que en la actualidad más crece en el planeta.

Desde antes y especialmente durante la guerra fría, las potencias occidentales por intereses políticos y económicos, principalmente el petróleo, intervinieron muchos países entre estos los del oriente medio e impidieron  que estos encuentren libremente su camino y definan y consoliden las estructuras y modalidades de su propio modelo de gobierno y poder, que no necesariamente debía ser el modelo occidental democrático.

El dominio colonial europeo sobre el territorio árabe y musulmán, lo fracturó y debilitó, dividiéndolo en una serie de estados rivales con identidades nacionales forzadas, que reemplazaron el mundo más poroso e interrelacionado de los viejos imperios. Con esto se destruyó y distorsionó su proceso civilizatorio y ahora ellos se vengan de sus enemigos, matándolos y causándoles el terror.

Amplias masas del mundo musulmán consideran que la Yihad, al que llaman Guerra Santa, es el último recurso para prevenir la desaparición de su identidad islámica, frente a las dinámicas de la secularización y modernización del capitalismo global.

Los Islamitas cuando toman el poder en algún país, implementan la teocracia que unifica y centraliza el poder y reglamenta la forma de vida de los seguidores, y mientras las potencias occidentales los atacan con armas, los yihadistas que se sienten y se ven invadidos y desgarrados, usan lo que tienen a mano para causar el temor a sus enemigos, los infieles, matando indiscriminadamente a la población civil, buscando como estrategia el efecto mediático y por tanto amplificando el terror y el odio de unos y otros.

Isis es una franquicia del yihadismo que compran fanáticos y desquiciados, los que usan eficientemente el terror y el impacto Mediático en las redes del internet. Como estrategia, la yihad, el terrorismo islámico, no ataca necesariamente a los poderes reales sino a sus símbolos, pues ellos no poseen fuerzas armadas, ni aviación, ni navíos para combatir, pero disponen de una enorme capacidad de odio y destrucción por su fanatismo y capacidad de inmolación y esperando como recompensa un cielo de goce sensual y con 73 huríes que lo esperan.

En occidente luego de un largo y penoso proceso civilizatorio los países coloniales y colonizados procurando superar sus rencores, han coincidido en  que la mejor opción es adoptar la institucionalidad y los valores democráticos y religiosos inclusivos y de respeto al ser humano y su diversidad étnica y cultural.

Las personas en su casa, en su hogar, encuentran su seguridad y el amor familiar y es el lugar donde invitamos a nuestros amigos, y es de norma que los invitados respetan el hogar y los valores y creencias de los dueños de casa y como contraparte ellos respetan los valores de los invitados y así se logra una mejor y sana convivencia.

Lamentablemente el Islamismo en su versión fanatizada, es la única religión que usa el terrorismo para combatir y en su caso exterminar a quienes no comparten su fe. Y la experiencia enseña que no deberíamos invitar ni permitir la entrada a nuestra casa a quienes por no compartir su fe nos consideran sus enemigos y para combatirnos llevan el puñal y la bomba bajo el poncho.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

FUNDAMENTALISMO RELIGIOSO Y CONVIVENCIA HUMANA

FUNDAMENTALISMO RELIGIOSO Y CONVIVENCIA HUMANA
Ovidio Roca
Espantados, leemos todos los días de los horrores de la guerra religiosa, de fanáticos quienes en su afán de imponer su personal creencia, asesinan a sus semejantes. Para suerte nuestra, en Bolivia estamos aún alejados de esta barbarie y sin preocuparnos de lo que piense el prójimo practicamos nuestra religiosidad alegre, festiva, ritualista. En las regiones andinas se lo hace con un fuerte sincretismo con lo indígena, mientras en el oriente y por ahora, se apegan a la tradición y ritualidad española.
En general, por estos trechos se valora y respeta a la gente por lo que es; por su comportamiento en su vida cotidiana y sin preocuparse por sus creencias, las que se consideran personales. Esta cultura respetuosa, tolerante y hasta permisiva, evita que tengamos confrontaciones de tipo religioso, pues se cumple con el principio básico de convivencia civilizada, cual es dar cabida a todas las opiniones, creencias, religiones y credos. La gente vive su propia religiosidad y no se preocupa de imponer sus ideas, ni de catequizar a nadie.
Es un dicho popular, que respetos guardan respetos, por lo que como contrapartida no deberíamos aceptar de nadie, la intolerancia, el irrespeto al otro y a las leyes de la sociedad en que se vive.
En relación a las religiones, algunos afirman que el hombre crea los dioses a su imagen y necesidad. Durante la etapa primitiva de la humanidad, se tenía la presencia de los dioses de la naturaleza, de los fenómenos naturales, a quien se trataba de apaciguar con sacrificios y rogativas. Luego en la etapa heroica surgen dioses potentes y con todas las características y pasiones humanas. A medida que el poder se centraliza surge el dios único o casi único. En la biblia se aprecia el tránsito de Elohimm, o sea los dioses de la etapa de la sociedad politeísta y menos jerarquizada, hasta que uno de ellos, Yahvé, finalmente se impone.

Durante la Modernidad se abandona la creencia de que todo puede ser explicado mediante la religión, y se procede a elaborar explicaciones científicas de los fenómenos, es decir, se renuncia al mito y se da paso a la razón.

Así se explica, que el concepto que se tiene de dios refleja las condiciones de vida y cultura de cada sociedad, por ello la diversidad de dioses; la India tiene miles, y otros tienen tres a lo que se añaden muchos secundarios y algunos hablan de tener uno solo. Mientras más centralizado el poder el número de los dioses disminuye hasta que uno de estos asume el poder total. Al lado de los dioses se establece una casta de administradores los que a nombre de dios y el temor que todos tenemos a la muerte, maneja a los creyentes.

En su devenir, toda sociedad se enfrenta a nuevas realidades y necesita ir ajustando su cuerpo legal para adaptarse a ellas y así regular de mejor manera los distintos aspectos de su convivencia. El problema para el ciudadano se presenta cuando las normas legales y religiosas con pretensiones de verdad universal, se petrifican y limitan los avances de libertad de opinión, democracia y soberanía popular, de un modo que termina haciendo imposible la convivencia, la vida armoniosa en comunidades libres.
El gran avance del cristianismo fue su actualización a la modernidad, fruto de la reforma y la ilustración, lo que permitió separar la religión del Estado, cosa que no ocurrió con el Islam que quedo anquilosado en su pasado tribal.
En el islam no existe distinción entre el poder político y el religioso, entre el mundo de las leyes civiles y el mundo de la fe y la moral. Esta fusión entre religión y ley dificulta la posibilidad de lograr una vida en democracia, sus creencias les impiden compartir y convivir en paz con las sociedades modernas y secularizadas, que mantienen una separación entre el Estado y la religión, por lo que los islamitas solo pueden vivir en sociedades íntegramente musulmanas. Por lo que se trataría de convertir, expulsar o eliminar a los infieles.
El Islam es un credo tanto religioso como político y en esto reside su carácter agresivo y explosivo. Por lo que nos preguntamos si habrá la posibilidad de que la sociedad musulmana se democratice y para bien de todos logre separar la religión de la vida política o por el contrario seguirán con su yihad y tendrán que convertirnos o matarnos a todos los infieles hasta que queden solo ellos, los creyentes.
ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario