Entradas etiquetadas como federalismo

AUTONOMÍA SE HACE AL ANDAR

Ovidio Roca

El saber popular acuña frases tales como: del dicho al hecho, del discurso a la acción y en esta misma línea de expresión, hace un tiempo en Santa Cruz se decía: “Autonomía se hace al andar” y con esto se quería expresar que no podemos quedarnos en la pura charla y que las autonomías Municipales y Departamentales son parte de un proceso de largo aliento para la construcción política e institucional de unas Autonomías Departamentales en camino hacia el Federalismo.

En esto debemos ser honestos, coherentes y actuar en consecuencia, pues muchas autoridades locales han venido emborrachando la perdiz y pasan su tiempo haciendo discursos autonómicos reclamando más competencias, pero no cumplen ni de lejos con las que tienen. Lo correcto es ejercerlas en su integridad  y como resultado de esta práctica y mejores resultados, trabajar para  ampliarlas.

Si se hubiera querido avanzar en el proceso autonómico, se tendría que haber empezado por ejercer las 36 competencias exclusivas que otorga a los Departamentos el artículo 300 de la Constitución y que a la Ley Marco de Autonomías faculta sin condiciones.

Las deformaciones de la estructura económica y social, bajo el modelo estatista, populista y cocalero, explican no solo el comportamiento acomodaticio de las clases empresariales del país sino también, por ejemplo, el actual desplazamiento del proletariado minero de la conducción política y sindical de la COB en favor de los grupos cocaleros y comerciantes quienes pertenecen a la actividad económica más rentable y activa del país: productores de coca, pasta base, cocaína, actividad ilegal que representa el vínculo más activo de Bolivia con el mundo. Esto coincide con lo que señalaba Marx: “es el ser social el que determina la conciencia, no la conciencia la que determina el ser social”.

Se acusa a los líderes empresariales cruceños de que se interesan más por sus negocios que por la autonomía y esto se explica porque la economía está controlada y condicionada por las decisiones políticas del gobierno centralista, que acosa al sector empresarial privado mientras privilegia un modelo doble de economía: uno centralista y estatista para beneficio del grupo palaciego y otro de economía informal para los sectores y movimientos sociales y corporativos que sustentan al gobierno mientras viven de todo tipo de negocios informales e ilegales. No olvidemos que la base productiva condiciona lo político e institucional y cuando se tenga seguridad jurídica, la inversión y el desarrollo empresarial será más eficiente y acelerado.

Una sociedad natural tiene diversas clases sociales posicionadas según sus capacidades y oportunidades, pero que deciden trabajar juntas al servicio del bien común. Los políticos y para hacer honor a su función como representantes del pueblo, no pueden estar al servicio de ninguna clase o sector determinado sino del bien común.

El discurso demagógico de los socialistas y populistas plantea una sociedad sin clases, aunque en realidad es una sociedad de solo dos clases: la cúpula dominante por encima de todo y de todos y el resto.

Se dice que la política es el arte de lo posible y ahora que Santa Cruz  cuenta con un Estatuto Autonómico, aunque recortado y limitado, hay que usarlo al máximo asumiendo plenamente todas las competencias que se nos permiten, buscando potenciar al Departamento y su economía.

Lo que vale y corresponde es que los ciudadanos y sus líderes se dediquen a potenciar la región, construir y avanzar en lo político, institucional, productivo y económico y eso se logra con acciones prácticas, educando, industrializando, produciendo mejor, preservando nuestro ecosistema, asegurando así un mejor futuro para nuestros hijos y lo importante es no perder el rumbo y avanzar de frente hacia el Federalismo y la reducción del Estado centralista.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, , , ,

Deja un comentario

DEL POPULISMO CENTRALISTA A LA REPUBLICA DEMOCRATICA Y FEDERAL

Ovidio Roca

Para mis amigos todo para mis enemigos la ley”. Oscar Benavides Expresidente Peruano.

Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo decía el Manifiesto, ahora su secuela recorre el mundo: el Populismo.

En los últimos tiempos se ha  cambiado el  método para acceder y controlar el poder, se están dejando  de lado los golpes militares e ingresamos a una mecánica populista, electoralista y el manejo del pueblo mediante el temor y la manipulación.

Se usa abusivamente el aparato y recursos del Estado y con complicidad de los llunkus parlamentarios se elaboran cientos de leyes. Estas leyes y decretos redactados de forma ambigua son aún más peligrosos dado el actual sistema judicial, presto a acatar las instrucciones del gobierno para penalizar y amedrentar a la población.

Sufrimos de un gobierno centralista que dispuso de muchos recursos económicos y logísticos y de una oposición endeble y atemorizada; situación que luego de doce años de tiranía nos esta llevado a un estado tal de desesperación que esperamos la solución aunque sea por el desastre: como esperar que se hunda el país con la esperanza que se ahoguen los masistas y nosotros podamos salvarnos.

El populismo ama a las masas porque son fáciles de adoctrinar y de manipular, de mantenerlas como pongos atados a las dádivas del Estado, al Jefazo. Sin embargo el deterioro de la economía y el desgaste, ineficiencia y corrupción del gobierno está impulsando las protestas ciudadanas, con paros y bloqueos masivos de las organizaciones sociales y además el uso del arma efectiva de las clases medias que son las redes sociales por internet, como lo reconoce el mismo Evo.

Algunos cuantos que todavía intentan confundir a Bolivia, me di cuenta la mentira 21 de febrero de 2016, de esa mentira a la mentira del Código Penal del 2018 y quien sabe, hermanas y hermanos, una de las debilidades que tenemos son redes sociales”. Evo Morales

Después de la farra populista, de la devastación de las instituciones democráticas, de la destrucción de la economía productiva, viene la ardua tarea de reconstruir la Republica Federal, la institucionalidad democrática, la economía, la confianza ciudadana. Son épocas difíciles pues mucha gente aún cree que los bonos y promesas del populismo, que se reciben sin esfuerzo, son mejores que la responsabilidad y el trabajo que exige construir una economía y una sociedad sólida y estable.

Es de esperar que se logre el fortalecimiento de los partidos políticos, la unidad de los ciudadanos honestos y trabajadores, el consenso para una conducción unitaria del proceso democrático y la permanente opinión, orientación e información de las redes sociales.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

SUBSIDIARIEDAD Y FEDERALISMO CONTRA EL CACIQUISMO Y CENTRALISMO

Ovidio Roca

Aristóteles en su libro “La Política” describe la ciudad, la polis, como una comunidad de comunidades y afirma que solo en el marco de estructuras como la familia, la casa, la aldea y de su mediación cultural, puede el hombre llegar al pleno despliegue de esas sus capacidades sociales que lo distinguen de los demás seres vivientes. El filósofo griego afirmaba que lo mejor para la polis es la diversidad entre sus ciudadanos y no su homogeneidad.

En estos escritos Aristóteles avanza sobre lo que llamamos actualmente el Principio de Subsidiariedad o de Competencia Suficiente, que en su definición más amplia, dispone que un asunto debe ser resuelto por la autoridad más próxima al objeto del problema. Se trata por tanto de que los ciudadanos decidan ellos mismos lo que les concierne y no deleguen a los niveles superiores sino las cuestiones que se refieren a finalidades o intereses comunes.

Generalmente en la práctica política y por la permanente angurria de poder de los gobernantes, este principio no se aplica porque los gobiernos centrales tienen una irresistible tendencia a concentrar todos los poderes y a sustituir el principio de competencia suficiente por el de omni competencia, la concentración total del poder en el Gobierno Central.

Donde vemos efectivamente plasmado el principio de subsidiariedad, es en el modelo Federal Democrático, una forma de organización política con un Estado central y distintos entes territoriales autónomos que se relacionan entre si conforme a lo dispuesto en su Constitución Federal. En esta Constitución se establece cómo se distribuyen las competencias entre las distintas instituciones: Estado Nacional, Departamentos, Provincias, Municipios, cada una de ellos disponiendo de su propio Gobierno y su propia Constitución y asimismo de representantes legislativos y tribunales de justicia propios.

En este marco, el reparto de competencias entre el Estado Nacional y los entes territoriales autónomos establece que si una competencia no está detallada en la Constitución Nacional Federal, pertenece a los Departamentos y así sucesivamente. Las competencias nacionales se reducen a la política exterior, la seguridad, la política social y la economía (comercio exterior, mercados de trabajo). Obviamente que existe una interrelación con el poder central, sin embargo en las cuestiones ejecutivas, políticas y judiciales que atañen a sus territorios los estados federales son independientes de la autoridad central para decidir sobre ellos.

En Bolivia y muchos otros países, las Provincias son anteriores al Estado Nacional y estos pueblos provinciales son un producto particular de una larga historia y tradiciones. Son comunidades que tienen sus lenguas, usos, costumbres y fronteras, que deben ser reconocidas y respetadas y son los valores humanos, las creencias, las historias, esperanzas y amores compartidos los que dan sentido a esa su cultura, por tanto es necesario algún grado de autonomía entre los pueblos si queremos preservar la identidad y el ser cultural de cada cual.

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario

DEMOCRACIA FEDERAL

Ovidio Roca

Bolivia como muchos otros países, acoge en su interior diversas culturas sociales y  políticas. Algunos de sus pueblos son tradicionalmente afectos al centralismo, al corporativismo y otros son más individualistas, democráticos y liberales. Mientras que algunos esperan que el Estado se haga cargo de su vida, mediante bonos y prebendas, dejando así el porvenir en sus manos,  otros reivindican el esfuerzo personal y consideran como tarea exclusiva del Estado, el crear un ambiente institucional que garantice la vida, la propiedad, la iniciativa personal, la producción.

Estas distintas visiones muestran la necesidad de establecer un régimen político administrativo, donde cada pueblo en función de sus perspectivas de vida y de futuro, establezca su forma de organización, modelo de economía y régimen de libertades ciudadanas. El Federalismo que no homogeneiza a los habitantes sino que les permite mantener sus respectivas nacionalidades, costumbres y creencias, es una solución a los problemas de países como Bolivia que tienen divisiones étnicas, religiosas, sociales.

Actualmente rige un Estado centralista, socialista y corporativo cocalero, caracterizado por la ineficacia gubernamental, avanzada corrupción, vacíos de poder local, una permanente violencia delincuencial y policial y falta de resultados en el sistema político y económico.

El centralismo decide todo desde la ciudad de La Paz: cuánto vale el pan y la sal; los sueldos y las pegas; si se puede exportar o no azúcar o soya. Lo que está al margen de cualquier regulación gubernamental es el contrabando, la coca y sus derivados, los que se rigen bajo el régimen del poder corporativo cocalero.

En el actual régimen corporativo cocalero, cada grupo aplica su propia ley y exige sus privilegios sectoriales en medio de pugnas por el control de los negocios. Esta anarquía da paso a los sindicatos de contrabandistas, los carteles de las drogas y el crimen organizado. Las instituciones del Estado se debilitan y se reduce la idoneidad y capacidad profesional de los servidores públicos.

Como el Estado socialista corporativo no tiene posibilidades de tener satisfechos a todos, surgen las pugnas. Los grupos corporativos presionan y chantajean a las autoridades nacionales para obtener sus prebendas y beneficios, sean justas o no. Su fortaleza está en que sus miembros que actúan disciplinadamente, pues tienen una estructura vertical y están sujetos a sanciones corporales y económicas en caso de disidencia.

Frente a la incompetencia de los Gobiernos centralistas y autocráticos; al corporativismo cocalero, el populismo,  la corrupción, surge el Federalismo. Un Estado Federal democrático, bajo un régimen de autonomías que practica la subsidiaridad, vale decir que un asunto debe ser resuelto por la autoridad (normativa, política o económica) más próxima al objeto del problema. Esto significa que en todos los niveles, la autoridad inferior no delega su poder hacia la autoridad superior, más que en los terrenos que escapan a su competencia.

En suma se trata de recuperar y devolver a las personas, a la sociedad civil, su iniciativa, sus libertades,  recursos y propiedades, los que están siendo confiscadas por el Estado centralista y dilapidados por una burocracia partidaria  corrupta e ineficiente.

Bolivia como país diverso cultural y étnicamente, tiene como su mejor opción construirse en un Estado Federal, bajo un régimen de autonomía de todos sus regiones y con mecanismos cooperación entre estas y las naciones que lo constituyen. Esto exige una firme decisión y toma de  responsabilidad personal de parte de toda la ciudadanía.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

APUNTES PARA UNA CRUZADA DE LIBERACION DEL TOTALITARISMO

APUNTES PARA UNA CRUZADA DE LIBERACION DEL TOTALITARISMO (1)

Ovidio Roca

“El totalitario, en primer lugar, transforma las instituciones y normas que rigen el país, buscando fortalecerse y perpetuarse en el poder. Revestido de legalidad, el totalitario cierra los caminos que permiten la alternancia pacífica en el gobierno. No basta con la reforma institucional, sino que necesita controlar la opinión pública a través del monopolio o fiscalización de la información y la educación. De esta manera, el totalitario adoctrina, transmite valores, y a través de la propaganda crea la verdad oficial, lo políticamente correcto.
El Gobierno, su partido y sus aliados se convierten en la voz del país, identificándose con la nación, el Estado o el pueblo, de manera que criticar es mentir, crispar o ser antipatriota”: Hannah Arendt, 1951 (quien conoció el nazismo y el genocidio).

Buscando liberarse de un nuevo tipo de totalitarismo, que usando las urnas está tomado control de la vida y hacienda de los pueblos latinoamericanos (el llamado Socialismo del Siglo XX), surgen tibios y desordenados movimientos de resistencia y propuestas de acción liberadora.
Se ha escrito y se propone acertadamente, estrategias de no violencia para combatir esta epidemia y se señala la de Gandhi, que funciono porque los Ingleses, civilizados y cumplidores de la ley, no violentaron sus propios principios de legalidad e institucionalidad, ni aun para combatir a Gandhi. Pero seguramente, el mismo Gandhi no triunfaría contra el totalitarismo de Castro y Chávez, pues para ellos la institucionalidad y la ley no tienen vigencia, sino cuando les conviene, y el respeto a los derechos políticos de los opositores son vainas. Para estos caudillos, la institucionalidad y la ley funcionan al ritmo de sus apetitos, al de sus tripas. Ergo, cada pueblo en función de sus especificidades debe ajustar y desarrollar su propia estrategia de liberación.
El argumento vivencial y objetivo para oponerse a este proyecto totalitario, es además del irrespeto por el ciudadano y su libertad, la demostrada inviabilidad económica e institucional de la receta castro-chavista, que viene bajo el rotulo de socialismo y que en realidad es el viejo Capitalismo de Estado y Dirigismo económico.
Quieren controlar el mercado, las exportaciones, los precios, el tipo de cambio; pensando que algún burócrata es más inteligente que las millones de personas que con sus innumerables compras diarias y buscando la mejor opción del mercado, lo regulan automáticamente.
Combaten la propiedad privada y quieren estatizarlo todo; lo hacen con las grandes empresas en funcionamiento, y para poner otras, compran maquinarias con sobreprecio y luego no saben como manejarlas, ni a las unas ni a las otras.
Remedando la lucha de clases de Marx, están promoviendo la mortal lucha de etnias, “diseñada” irónicamente por aquellos que deben identificarse próximamente en el Censo del Estado Plurinacional, como “ninguno”.
Hasta ahora, han destruido la institucionalidad democrática y dado paso al retorno al estado tribal. Un Cacique, un jilakata y miles de pequeños dirigentes sindicales y gremiales, dedicados a conseguir su sustento y sus gustitos, ejerciendo todo tipo de actividades mercantiles y expoliativas, donde se destacan las relativas a la coca, el contrabando y la explotación minera informal.
A diferencia de los típicos estados absolutistas totalitarios, el boliviano tiene que coexistir con esos miles de sindicatos, gremios, ayllus, pueblos, movimientos sociales, todos autónomos, y que apoyan al Gobierno central en la medida que sea funcional a sus intereses o puedan beneficiase del mismo.
Estos grupos no obedecen ninguna ley, no pagan ningún tributo, no se preocupan en lo mínimo del impacto ambiental, y para su tráfico ilícito ignoran la existencia de aduanas y límites internacionales.
Los ideólogos del “proceso de cambio” en su busca del Socialismo han parido un nuevo paradigma, el “Anarco Corporativismo Cocalero”.
El problema es que una parte importante de la sociedad, no percibe los peligros de este modelo económico, estatista, inviable y su pésima gestión. Son especialmente aquellos sectores que viven del lavado de dólares y los de la economía informal, cuyos negocios están en bonanza por la abundancia de dinero, producto de los excepcionales precios de las materias primas, (precios que no duraran) y de los abundantes dólares del narcotráfico (que lamentablemente duraran).
Y no entienden que de continuar este camino, indefectiblemente nos llevara a la destrucción de la economía productiva del país, de la moral ciudadana, y caeremos en la narco dependencia; violencia, guerra de Carteles y matanzas inmisericordes.

Contra este paradigma y en la busca de construir un país moderno y con futuro, es un imperativo avanzar en una cruzada por el rescate de los derechos fundamentales del ser humano: libertad individual, libertad económica, derecho a la propiedad, igualdad ante la ley, estado de derecho y confianza en las instituciones, que son la base de la sociedad.

Esta cruzada conlleva una lucha de largo aliento, y que tiene al menos dos tareas inmediatas para realizar: El debilitamiento y derrumbe del régimen totalitario (a lo que también ayuda su propia ineptitud en el manejo de las políticas y gestión publica); y preparar una plataforma de trabajo y una institucionalidad de recambio, para manejar la etapa de crisis económica, social y de seguridad, que sobreviene luego de la caída de los regímenes totalitarios.

Para la enfrentar al totalitarismo y como parte de la primera tarea, esta la necesidad de conocernos y conocer a nuestro adversario, como explica Sun Tzu (Siglo V, A.C).
“Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo y en cien batallas, nunca saldrás derrotado.
Lo que es de máxima importancia en la guerra es atacar la estrategia del enemigo. Lo segundo mejor es romper sus alianzas mediante la diplomacia. En tercer lugar viene atacar a su ejército.
Defiéndete cuando no puedas derrotar al enemigo, y ataca al enemigo cuando puedas vencerle. Uno se defiende cuando su fuerza es inadecuada; ataca cuando es abundante.” Sun Tzu.
Se necesita entender el funcionamiento específico del aparato de la dictadura y de sus aliados, para introducir en su maquinaria una cuña que la paralice. Entender también la actitud del grupo gobernante cuya ansia de poder no se satisface sólo con tenerlo, con disfrutar de las mieles del poder, sino que necesitan que todos lo perciban y que se sometan a él, que le teman por ser poderosos e impunes, que los admiren. Y entendiéndolos, poder enfrentarlos.
Los partido populistas tributarios del Socialismo del Siglo XXI, toman el poder por elecciones y luego de conquistarlo trabajan para quedarse con el para siempre. Llegan al Gobierno, aprovechando la mala gestión de los gobiernos anteriores y la molestia del pueblo, y ofrecen demagógicamente lo que identifican como estigmas y reivindicaciones más sensibles para los grupos mayoritarios y más manejables de cada país, y trabajan eficazmente sobre esos elementos.
Luego de afianzados en el poder y dueños del aparto del Estado, incumplen todas sus promesas y se concentran en destruir la oposición y consolidar y mantener el poder de manera indefinida.

¿QUE OFRECIERON Y QUE ESTAN HACIENDO EN BOLIVIA?

Gobierno de y para los indígenas, para los pobres y los discriminados. Y al contrario vemos un gobierno supuestamente indígena, discriminando y agrediendo a los pueblos originarios del TIPNIS y combatiendo a los hermanos del CONAMAQ.
Defensa del medio ambiente y la Pachamama. Y contra toda norma y pagando inflados precios, construyen la carretera del TIPNIS, atravesando un Parque Nacional y violentando un Territorio indígena, facilitando así la penetración cocalera y el narcotráfico. Y a lo largo del país crecen las explotaciones mineras ilegales de los aliados del Gobierno, contaminado los acuíferos, los ríos, las sementeras y destruyendo el ecosistema.
Despolitización de la justicia. Y ahí vemos a jueces y fiscales correteando y encarcelando a todo aquel que piense diferente al gobierno, como en las épocas de la inquisición.
Convertir al país en industrial en los próximos cinco años a partir de la industrialización de cuatro materias primas: Hidrocarburos, electricidad, litio, minerales y hierro. Y ya no tenemos gas, Jindal se fue y con ella la industria siderúrgica, los grandes proyectos mineros fracasaron por avasallamientos e inseguridad jurídica.
Modernización y desarrollo de la economía campesina, cooperativa, micro empresarial y empresarial, con soberanía alimentaria y obtención de mercados externos. Y avanza la coca y ahora importamos gran parte de nuestros alimentos.
Consolidar la unidad territorial de los nueve Departamentos. Y hoy como nunca se agudizan los conflictos entre regiones y entre municipios.
Seguridad ciudadana, reforzar el trabajo policial. Y el nivel de inseguridad, atracos y robos y asesinatos, nos lleva al paroxismo.
QUE MANEJAN Y COMO LO USAN PARA SU DISFRUTE.
Tiene control sobre las finanzas del Estado, el crédito y endeudamiento publico. Recibe ingentes recursos fruto de los altos precios internacionales de las materias primas, y también como producto del narcotráfico y lo usan para inflar el aparato del Estado y la burocracia. Han creado un conjunto de bonos y subsidios, que cuando disminuyan los ingresos no podrán cubrir y gastan ingentes recursos en proyectos fallidos, mal diseñados y con precios inflados.
Tienen control discrecional sobre el aparato coercitivo, policía y ejército; de la capacidad legislativa para dictar normas contra todo lo que se le oponga y para aquello que su apetito disponga: Tienen también bajo su control el poder electoral, el poder judicial con jueces y fiscales sumisos y controlan cada vez más, los medios de comunicación.
El gobierno ha estatizado la propiedad de los recursos naturales, el sistema económico y los medios de comunicación y transporte.
Procuran eliminar las empresas privadas e impiden la existencia de instituciones fuertes y sólidas y la acumulación de capital económico y social licito.
Dividen y evitan la consolidación de instituciones y organizaciones que los puedan enfrentar. Necesitan tener personas aisladas, y mendicantes, que esperan la dadiva de los gobernantes y que se contentan con un bono o una limosna.

EN QUE SE SUSTENTAN PARA JUSTIFICAR PERMANENCIA EN EL GOBIERNO:

Apariencia de legalidad: La comunidad internacional asume, por el mero ejercicio electoral, que es un gobierno legal y mucha gente cree que es un gobierno legítimo y debe obedecerlo.

Apoyo político y logístico externo: El gobierno recibe apoyo de Venezuela, Cuba e Irán, para el control y manejo del aparato de inteligencia y represión.

Manejan los factores sicológicos e ideológicos para afirmar su dominación sobre la ciudadanía, como la adscripción étnica, con la que han logrado el apoyo de una parte importante de la población que se identifica con el líder indígena gobernante.

LOS FRUTOS ENVENENADOS DEL GOBIERNO TOTALITARIO

Políticas permisivas, con la informalidad, el contrabando, con el narcotráfico, que ha generado una situación de anomia e instaurado un modelo de Estado anarco-corporativista-cocalero.
Inseguridad. Para el pueblo que no tiene guardaespaldas pagados por el tesoro nacional, e inseguridad agravada para cada dueño de casa, de empresa, de propiedad agrícola.
El narcotráfico y la economía delincuencial crecen como un cáncer que en una primera instancia cohabita con el gobierno, pero en algún momento lo puede eliminar y a la sociedad boliviana, si afecta a sus intenciones de constituir un Narco-Estado. Esta expansión del narcotráfico que lo corrompe todo, esta llevando la drogadicción y violencia al campo, a las ciudades y a las familias y cada día amanecemos con mas muertos en las calles.
Desempleo creciente. Sólo una minoría tiene un trabajo decente. La inmensa mayoría vive en la informalidad. Los bonos son un subsidio de desempleo, no un empleo. Disminuye el empleo formal porque se esta destruyendo el aparato productivo y la gente capacitada emigra buscando mejores oportunidades.
Corrupción. Las empresas públicas se han convertido en un botín, una fuente de pegas para los amigos del gobierno y funcionan ineficientemente.
Proyectos sin estudios serios de mercado, de factibilidad económica y financiera y menos aun de impacto ambiental. Lo que importa es mostrar que se esta haciendo y competir deslealmente con la empresa privada. De paso ganar comisiones extraordinarias con las compras y contratos.
Calidad de vida desmejorada, por el desastre de los servicios públicos y el deterioro del medio ambiente.
Armamentismo, compra masiva de armas y aviones que implica dinero que se le sustrae al pueblo desviándolo de un fin útil (educación, salud, etc.).
Judialización; de una forma febril y atropellada se elaboran cientos de leyes y luego se las incumple; solo aplican aquellas fabricadas “ad hoc” para perseguir y castigar a los opositores.
Carecen de suficiente equipo profesional capacitado y con experiencia para implementar y gestionar el Estado y usan la fidelidad política y no la capacidad y el merito como criterio para la elección de los servidores públicos.
Los mitos y símbolos del sistema: indígenas, pobres, madre tierra, se desgastan y pierden validez y credibilidad.
Anteojos ideológicos les hacen perder el conocimiento de la realidad social y por ello desatienden las necesidades de la población.
Se desconoce el rol básico del Estado, que es fundamentalmente el de promover y cuidar la seguridad, la institucionalidad, vale decir garantizar reglas del juego claras y estables. Sin ellas, las personas no tienen ningún incentivo para trabajar, invertir e innovar.
Cunde la ineficiencia, la burocracia, los excesivos controles y regulaciones que paralizan las empresas y la producción.
La inseguridad jurídica e incumplimiento de los contratos, ha expulsado la inversión privada, nacional e internacional.
Se agudizan las diferencias regionales y étnicas y las clases medias, los intelectuales y los técnicos, se sienten frustrados por el modelo indigenista, excluyente de la cultura mestiza nacional y alejada de la ciencia, la innovación y la tecnología.
Conflictos institucionales internos, las rivalidades entre grupos y pugnas personales, afectan a la gobernabilidad del aparato del Estado. Pugnas internas por posiciones de poder crean inestabilidad. Sectores subalternos del Ejército y de la Policía que han sido excluidos de las prebendas y bonos, resisten al régimen.
La política exterior se ejerce con un marcado sesgo ideológico y estilo folklórico, y no para ampliar el intercambio comercial y cultural; con lo que se pierde importantes mercados para la producción nacional. Las relaciones con nuestros vecinos son inconstantes y emocionales, con rachas de amor y odio.
Toman decisiones centralizadas, sin considerar la diversidad del país y eso hace incurrir en errores de juicio y de política y cuando tratan de descentralizarlas pierden el control institucional y regional, pues sus esbirros cuando escapan del control del poder central siguen sus propias agendas, hacen sus propios negocios.

BUSCANDO SALIDAS Y RESPUESTAS. EL “QUE HACER” DE LENIN.

Todo gobierno, aun los totalitarios, dependen necesariamente de la población, de su cooperación, obediencia y sumisión y del efectivo apoyo de las instituciones de la sociedad, y mientras más rápido la pierda, el pueblo puede reconducir el camino hacia su libertad.
Para avanzar, es preciso lograr la unión y compromiso de la población y organizar un frente unido en defensa de la democracia, que permita reconstruir el país y liberarnos del inminente desastre económico, institucional y moral al que nos conduce el régimen totalitario.

Como plataforma de unidad, se necesita una propuesta clara, concertada entre los miembros democráticos de la oposición y un de liderazgo unitario que cuente con efectivo apoyo popular.

El gobierno tiene controladas las instituciones represivas, Ejército y Policía y paralelamente crea mecanismos paramilitares y parapoliciales. Sera difícil, si no imposible, enfrentar a la dictadura si la policía y las fuerzas armadas se mantienen plenamente leales y sumisas al régimen, por lo que es urgente conseguir apoyo de los miembros profesionales de ambas fuerzas para el retorno a un régimen democrático y de respeto a la institucionalidad.

Los gobiernos totalitarios tienen ventajas abrumadoras en una confrontación directa, por lo que la estrategia de no violencia, necesita mucha disciplina para evitar la confrontación armada, a pesar de las provocaciones y brutalidades del régimen. Los dirigentes tienen que estar siempre alerta ante la presencia de agentes provocadores cuya misión es incitar a los manifestantes a la violencia.

Es imperativo contar con el Plan de acción global y estrategia de acción, y especialmente un Estado Mayor, responsable de coordinar la estrategia global y las tácticas locales, además de un sistema de comunicaciones, prensa y vocería, que oriente la información hacia la sociedad nacional e internacional.

La publicidad de los objetivos y metas del movimiento democrático posibilitan que la población entienda la propuesta de país democrático que hay que alcanzar y además facilita que muchos afectos al régimen cambien de opinión, al ver que existen mejores alternativas que las actuales.

Las modernas comunicaciones vía internet, las redes sociales y la radio, son el mecanismo actual y más efectivo para coordinar y publicitar las acciones de oposición.

Usando las redes sociales se hace necesario también buscar la colaboración y coordinación internacional contra gobiernos totalitarios y vinculados al narcotráfico, que se convierten en una fuente de violencia y drogadicción para la sociedad mundial.
Es necesario destacar y poner en evidencia la verdadera cara de los dictadores, su ignorancia, su ineptitud, el uso atrabiliario del poder para su beneficio personal, su arrogancia, su corrupción, su demagogia, su megalomanía, su cinismo, sus mentiras y engaños. Y no olvidar que la palabra hiere, pero la burla, la chacota, el sarcasmo mata y especialmente a personalidades sociópatas

Hay que prever desde el principio un plan de emergencia para atender el desorden social, económico y de gobernabilidad que surge luego que cae todo régimen de fuerza, con el fin de evitar la desilusión y el descontento que surge al ver que no todo se soluciona mágicamente, aclarando que esto es un proceso de reconstrucción, luego de que el cuerpo social ha sufrido una infección virulenta de anomia y populismo.

El Estado Mayor del frente unitario, bajo una plataforma de principios y acción, proyecta una sola visión de futuro,y une y coordina a la multiplicidad de grupos e instituciones civiles que existen y las que se puedan recuperar de manos del gobierno: La familia, partidos políticos, comités cívicos, pueblos indígenas, organizaciones religiosas, cooperativas, instituciones económicas, ONGs democráticas, sindicatos, colegios profesionales, federaciones y asociaciones estudiantiles, movimientos sociales, asociaciones gremiales, organizaciones de derechos humanos, asociaciones culturales, fraternidades organizaciones ecologistas, grupos musicales, sociedades literarias, clubes deportivos y otras varias.
Estas entidades son las bases sociales y organizacionales mediante las cuales la gente ejerce su influencia en la sociedad y tiene capacidad de resistir a los grupos del gobierno, pero necesitan coordinación y direccionalidad para ser efectivas.
Los individuos aislados que no son miembros de estas organizaciones, por lo general se hallan incapacitados para producir un impacto significativo en la sociedad, mucho menos en el gobierno, y ciertamente no en una dictadura. Por lo tanto, si su autonomía y libertad puede ser suprimida por los dictadores, la población quedará indefensa.
El crecimiento y fortalecimiento de las instituciones autónomas: sociales, económicas, culturales y políticas, amplia el “espacio democrático” de la sociedad y limita el control de la dictadura.
Se construye una sociedad cada vez mas independiente fuera del control totalitario del Gobierno y con el tiempo, la combinación de resistencia y construcción de instituciones conduce a la libertad.

En procura de consolidar el desarrollo, la democracia y ampliar la autonomía, corresponde en su momento, instaurar sistemas federales con competencias amplias para los Gobiernos Departamentales y Municipales e indígenas, que permitan decisiones acordes a sus propias visiones y necesidades.

Bibliografía.
(1) Gene Sharp: De la Dictadura a la Democracia. Un Sistema Conceptual para la Liberación.
Información de prensa: Praxis Gubernamental (Varios); Dichos y Hechos (L&M); Del poder so gosteto (Anon.).

, , , , , ,

Deja un comentario

UN PAIS DOS SISTEMAS

UN PAIS DOS SISTEMAS

Ovidio Roca

El Proyecto de Nación Boliviana, pactado en 1825 entre las Provincias Autónomas del Alto Perú, se cae a pedazos. Fue destruido con complicidad y desidia nuestra, el apoyo militante de sindicatos cocaleros y perpetrada su devastación final por unos chapuceros aprendices de brujo, que ofrecieron construir el Socialismo Andino del “vivir bien” y buscando dólares y apoyo político, se enredaron con el Chavista Socialismo del Siglo XXI y luego con cada sátrapa totalitario que les ofrece sustento. Una mala lectura de veinte mil libros y de las arrugas de sin cuenta de venerables ancianos.

Henchidos de soberbia, con peinado oficial de raya al medio o con jopo al viento, los nuevos líderes proclamaron demagógicamente la supremacía indígena y el vivir bien, pero a costa de la hoja sagrada. Un chenko con el que han logrado exitosamente, incentivar la economía informal, extractivista y mercantilista; extender la siembra ilegal de coca y destruir la economía productiva y la empresa privada nacional. Quebrantaron igualmente, los cimientos mestizos de la abigarrada sociedad boliviana. Son desastres que se generan por ese afán desmedido de poder y gloria de algunos extraños personajes.

“Metiéndole nomás”, y a golpe de cercos, bloqueos y mañosas leyes, liquidaron la institucionalidad dificultosamente lograda y los lazos de solidaridad entre los miembros de una frágil nación boliviana, logrando aterrizar exitosamente en la anomia total.

A contrapelo del esquema centralista y totalitario diseñado por nuestros aprendices de brujo, la realidad social parió un engendro “anarco corporativista” de grupos dispersos de sindicatos, gremios, colectividades, etnias (en lenguaje vernáculo: cocaleros, chuteros, contrabandistas, jacus, narcotraficantes, seudo-cooperativistas mineros, ayllus, comunarios, movimientos sociales, etc.) , que buscan sobrevivir y enriquecerse a cualquier costa y cuya única ley es la defensa de sus propios intereses de grupo; los que se imponen al Gobierno y la ciudadania, a fuerza de marchas, bloqueo, dinamita, palo, piedra; sin la mínima proyección de Estado Nacional, y que el Gobierno ni con su policía, su ejército, sus jueces y fiscales, puede ya controlar.

El régimen ha tenido éxito hasta ahora, porque cogió la ola de altos precios de materias primas y mientras estos se mantengan podrá navegar más o menos tranquilo y seguir con el presterío y la farra populista, aderezada con dólares del narcotráfico.

Pero si queremos perdurar y avanzar como sociedad y no debatirnos en la crisis económica, violencia y anarquía que caracteriza a los Estado fallidos, nuestro desafío es reconstruir el país, un mejor Estado nacional que comparta los principios de legalidad y democracia y merezca respeto propio e internacional. Un país para todos los bolivianos, que sea más prospero, más incluyente, más solidario y responda adecuadamente a la pluralidad de intereses de sus habitantes.

Dada la disparidad de criterios y visiones, fruto del desbarajuste masista, tendríamos que transitar por los diversos caminos que nos señalan las esperanzas y expectativas prevalecientes en el país. Para unos: Departamentos constituidos en Estados Federales que apuestan a la cultura democrática y economía de mercado y para otros; Departamentos con régimen corporativista y comunitario. En fin, un país Federal con sistemas estaduales diversos.

Asistidos por Jano, dios romano de las puertas, de los comienzos y los finales, algún ciudadano de ese Imperio (derrotado por los indígenas americanos según nos enseña Evo) podía ver al mismo tiempo el pasado y el porvenir. Ahora con Google (otros con la coca), vemos on line el pasado y el presente; y razonando que al usar la misma receta, se cocina similar locro, un “nupcial” ají de fídeos o un potente y mas apropiado ají de papalisa, fácilmente podemos atisbar el porvenir.

Por tanto nos es fácil verificar el sabor y las consecuencias de la receta comunista. Solo se requiere estudiar y visitar los países donde se la cocino. Y para evitar el sesgo cultural, es mejor ver el resultado de su aplicación en un mismo país, una misma cultura, historia y geografía.

Podremos comprobar entonces, que la Alemania Federal democrática y de libre mercado es exitosa, mientras que la Alemania comunista se convirtió en un estado totalitario; su población se empobreció aceleradamente y que además, su modelo de gestión destruyo totalmente su medio ambiente, para finalmente colapsar.

Lo podemos ver también actualmente en las Coreas; la comunista medioeval, pobre y esclavizada y la Corea del Sur un ejemplo de sociedad libre, desarrollada económica, tecnológica y culturalmente.

También en Cuba, que en los años 50 del Siglo anterior era uno de los países mas desarrollados de América latina y ahora se debate en la pobreza y la opresión totalitaria.

Pocas personas y pueblos aprenden de la experiencia ajena, pues por alguna extraña razón, la ilusión es más fuerte que la realidad y siempre surge la esperanza de que algún caudillo, un iluminado (pronto convertido en déspota), solucionara todos los problemas, aun los personales.

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, escribe el poeta español Antonio Machado.

Empecemos a caminar: aquellas personas y comunidades que siguen la tradición del comunitarismo y del ayllu, pueden en un Estado federal legislar y desarrollar libremente su visión de sociedad y avanzar aprendiendo de sus errores y aciertos.

Y lo mismo, para aquellos que prefieran la democracia y la libre empresa, ciudadanos que no quieren vivir bajo el totalitarismo, la violencia de grupos informales, de guerras de narcotraficantes. Pero como nada es gratis, hay que trabajar y se tiene la tarea, desde el hogar y desde las instituciones locales de armar un nuevo Estado Federal acorde a sus visiones e intereses comunes. “Caminante, son tus huellas el camino y nada más”.

, , ,

Deja un comentario