Entradas etiquetadas como elecciones

EL DESAFIO DE RECONSTRUIR UN PAIS Y UNA SOCIEDAD DEMOCRATICA

Ovidio Roca

El manejo político de las sociedades latinoamericanas en los últimos setenta años ha sido complejo; tiempo atrás los grupos comunistas para tomar el poder e inspirados en Cuba apostaron por la guerrilla y les fue como la mona; luego de la caída de la Unión Soviética y con el Foro de San Pablo surge el llamado Socialismo del Siglo XXI que apostó por la toma del gobierno mediante elecciones, lográndolo en varios países y con nefastos resultados para la economía y la libertad de los ciudadanos. Luego se llegó a pensar que no se necesitaban nuevas fórmulas porque se había encontrado en la democracia populista lo más acorde a sus aspiraciones; manejar a su sabor las elecciones y el poder que nunca cambia de manos, sin embargo su incapacidad de generar economía, producción y bienestar los hizo fracasar y fueron ganando la repulsa de los ciudadanos y ahora están aún peor pues se acabó el financiamiento venezolano, aunque les queda el del narcotráfico.

Lo que hemos visto en estos años de populismo son Gobiernos que han mostrado su absoluta incapacidad para generar producción y una desmedida corrupción, por lo que para financiarse se vinculan con el narcotráfico y carteles terroristas tornando inviables sus países y haciendo que la gente salga corriendo en busca de un lugar mejor donde vivir.

Estos movimientos comunistas que de inicio utilizaron la violencia armada en la etapa guerrillera y luego la táctica electoral; en estos últimos dos años, manejan una nueva estrategia para retomar el poder y son el caos social y los disturbios callejeros. Esto lo vemos en varios países de la región y también en Chile, que suponíamos que era el modelo más exitoso de economía y democracia liberal. Como vemos en el comunismo todo cambia pero todo sigue igual.

En Bolivia gracias a un liderazgo decidido y la valiosa acción del pueblo estamos tratando de salir del caos populista cocalero. Por ahora nos toca trabajar en dos frentes bastante complicados: por un lado recuperar la economía y el aparato productivo del país en una fase de recesión económica mundial y por otra reconstruir la institucionalidad destruida,  por lo que necesitamos estar unidos y contando con la gente más idónea posible para recuperar el país y hacerlo en un marco democrático. El problema es que no sabemos elegir a nuestros dirigentes.

En nuestra vida cotidiana cuando contratamos un cocinero, un chofer o un médico, usamos la racionalidad y el sentido común y buscamos alguien que efectivamente sepa cocinar, manejar un vehículo o tratar las dolencias de las personas; pero cundo elegimos un político no nos preguntamos si tiene experiencia y conocimiento para gobernar el país, si tiene plan de gobierno y capacidad para dirigir un equipo de colaboradores idóneos. De seguro que no, pues la preocupación es: si es carismático, si es joven, hombre, mujer, blanco, negro, indio, homosexual; lo que importa es la imagen, como luce y poco nos preocupa si tiene la capacidad y el carácter para realizar la difícil tarea de gobernar; todo esto como si se tratara de un concurso de popularidad para actores de telenovela. El problema es que el sentido común es el menos común de los sentidos.

Se vienen tiempos difíciles para nuestra sociedad  y necesitamos contar con una ciudadanía comprometida y líderes con capacidad, fortaleza y responsabilidad para enfrentar estos nuevos tiempos de recesión económica, cambio tecnológico, caos y disturbios sociales y para esto necesitamos utilizar el sentido común para elegir a la gente más idónea y con propuesta, voluntad y capacidad de gobernar.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

NUEVAS ELECCIONES, NUEVO ENFOQUE, NUEVO PAIS

Ovidio Roca

En la pasada elección la población fue a votar con la consigna de expulsar del gobierno al cocalero y lo hizo aplicando el voto útil. La gente comentaba antes y después de la elección y también en las filas de votación: Me da pena no votar por Oscar pero necesitamos salir de la dictadura y fue así que creció  Meza.

Después vino lo que todo el mundo sabe, pero que nadie se lo esperaba; la decidida reacción de una nueva generación ciudadana, molesta por la situación económica y ausencia de libertades, más el masivo fraude electoral que hizo de detonante y que impulso a los jóvenes, al lado de sus instituciones cívicas, a levantarse, acorralar y destituir al tirano. En veintiún días cambio el cuadro político, el dictador cocalero salió pelando desde su aeropuerto Chapareño invitado por el Pejechavo8 mexicano al que le está yendo de la chingada con su huésped cocalero rechazado por la ciudadania.

Ahora vamos hacia unas nuevas elecciones pero con un fundamental cambio de enfoque: Del “voto en contra” (de Evo) al “voto en favor” de un Proyecto de país. Un país que debe ser construido en época de vacas flacas, en un ambiente internacional recesivo y complicado y con reacciones de los grupos sociales, realmente inexplicables.

El masismo durante su gobierno hablaba de su éxito económico, de la “evonomic”, se especulaba de las grandes riquezas logradas con la nacionalización de los hidrocarburos, las que sabemos fueron logradas no por la pseudo nacionalización sino por la racha de  altísimos precios y demanda internacional del gas y minerales. Nunca se les ocurrió, aprovechando de esta bonanza coyuntural e inesperada, aplicar  un plan de desarrollo estructural y productivo para el país.

El próximo Gobierno recibirá muchas deudas y nada de plata y para más yapa estará inmerso en un ambiente externo e interno tensionado por los problemas sociales de desigualdad, de una sensación ciudadana de exclusión del sistema político, de la percepción que la democracia en las últimas décadas no ha cumplido con el pueblo y especialmente, por el desencanto por la persistencia de la pobreza pese al boom de las materias primas que genero ese masivo flujo de recursos. Recursos que fueron malgastados sin haber logrado una mejora estructural y sostenible de la calidad de vida de la población. Un desencanto que tiene sus particularidades en los distintos países, por lo que vemos a nuestro alrededor un estallido social cargado de furia destructiva y vandálica, más aguda y bestial en algunos de ellos.

Es importante es no rendirse ante los difíciles momentos que tendremos que pasar y menos pensar que con Evo todo era mejor. La situación actual es diferente, ya no hay plata, pero el modelo democrático y productivo es viable no así el modelo dictatorial cocalero.

Urgentemente necesitamos de un Plan de Gobierno en un marco doctrinal de respeto a la democracia, la propiedad privada, la seguridad jurídica; con un Estado que regule y proteja la vida, la libertad y evite los monopolios, lo más lejos de un Estado centralizador e inversor y fundamentalmente con un equipo humano de gente honesta, idónea y proba.

En lo operativo y dados los menores ingresos por el gas, por la minería en crisis y la construcción en problemas; las esperanzas inmediatas están en el agricultura, la ganadería y la agroindustria, por lo que los productores se encaminan al uso de la biotecnología para incrementar los rendimientos de sus actividades productivas, demandando una política nacional que aliente y no desincentive la producción en todos los rubros y las exportaciones. Esto no implica dejar de lado un trabajo serio y profesional en la identificación de campos de hidrocarburos.

Durantre el anterior gobierno masista se farrearon todo y durante los diez años de vacas gordas no guardaron nada, por lo que ahora y más que nunca necesitamos de buenos conductores y operadores para enfrentar la reconstrucción del país y su economía en situación de escasez.
Lo sensato para garantizar la idoneidad de las de funcionarios públicos encargados de la gestión del país, es hacerlo mediante concurso público y examen de competencia, administrado por las Universidades.

Necesitamos fundamentalmente una sociedad consciente de sus responsabilidades, derechos y obligaciones y ahora hay que estar unidos, atentos y con “ojo al charque” cuidándolo de los suchas.
El problema político y de los movimientos sociales no ha concluido, el masismo está fuerte, activo y con rabia; la economía masista vinculada a la coca y el narcotráfico sigue sólida y sus militantes buscarán cada resquicio para retornar al poder en Bolivia. A nivel internacional la red del narcotráfico internacional está activa y más aún en los países castrochavistas, más México. Los actuales desórdenes de Chile, Colombia y Bolivia, están vinculados con las movidas de Venezuela y Cuba, ellos buscan debilitar la institucionalidad de los países democráticos y convertirlos en tierra libre para del narcotráfico que es su fuente de ingresos.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , ,

Deja un comentario

TENEMOS QUE VOTAR CON RESPONSABILIDAD Y EN DEFENSA DE NUESTROS INTERESES COMUNES Y DE LARGO PLAZO

Ovidio Roca

Después del desastre populista causado por el masismo en nuestro país, el siguiente gobierno y esperamos que sea un gobierno democrático, tiene que lidiar con una economía y una institucionalidad destrozada y tendrán que hacerlo sin plata; por tanto tendrá que ser con “piense”. El problema es que alguna población borracha de populismo, quiere seguir con la farra y no está dispuesta a apretarse el cinturón y trabajar.

Tenemos un ejemplo de esto, aquí  al lado en la Argentina; ellos intentaron curarse de la peste populista y confiaron en Macri pero él no se animó a cortar por lo sano el bodrio Kitchnerista, la enfermedad populista y arreglar de una vez el desastre económico y social heredado. Intentó hacer algo pero aplicando paños tibios y estas medidas no pararon la infección y tampoco gustaron a nadie y menos a los millones de nuevos empleados públicos del Kitchnerismo, a los millones de jubilados sin haber aportado un solo peso, a los “dueños” de las empresas públicas quebradas y a todos esos que tienen miedo a perder sus prebendas. Y por lo que se ve venir en la próxima elección la Kristina será en los hechos la Presidente.

Este es el escenario político económico que se nos avecina, pues nosotros también venimos aplicando la misma receta castro chavista. Entre tanto la oposición boliviana en lugar de buscar la unidad y de trabajar en mejorar sus propuestas y preparar sus equipos, sigue destruyéndose mutuamente.

En nuestra vida cotidiana cuando vamos a contratar a un cocinero, un plomero o cualquier servicio, lo primero que hacemos es averiguar si sabe de su oficio y si es una persona de confianza, pues lo vamos a dejar entrar a nuestra casa. Sin embargo cuando vamos a elegir un Presidente o un asambleísta; servidores públicos a quienes vamos contratar y pagar para que administren el Estado en el cual vivimos, no lo hacemos y así nos va. Olvidamos que el próximo mes de Octubre estamos convocados para la elección de un Presidente quien manejara nuestra nación y afectara nuestra economía y nuestro futuro y cuya tarea no es hacer discurso y promesas sino conducir un país. Debemos por tanto elegir a un Estadista con capacidad, carácter y las ideas claras y acompañado de  un equipo idóneo, pues tiene por delante la dura tarea para reconstruir el país y para esto se debe tener un plan y un programa de lo que hay que hacer y cómo hacerlo.

Tenemos que enfrentar graves problemas heredados de la mala gestión que realizó el masismo y que nos deja instituciones corrompidas, un alto nivel de gasto público, una excesiva e incompetente burocracia y un déficit fiscal creciente, atraso cambiario, alto endeudamiento interno y externo, tarifas de los servicios públicos artificialmente bajas y una extendida economía informal vinculada al narcotráfico. Arreglar todo esto exige de una serie de medidas que a la gente no le gusta, por eso es importante entender y el explicar la grave situación como se reciben los negocios del país, para que la gente entienda y el desafío y trabajo que se tiene por delante. Solo un político dijo la dura verdad a los ciudadanos; Winston Churchill, cuando expreso: solo les puedo ofrecer: blood, toil, tears and sweat (Sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor) y salvó al país y al mundo del nazismo.

Nos enfrentamos a decisiones muy importantes que definirán el rumbo de nuestra vida, por lo que es necesario unir nuestras voluntades y unir nuestros votos para derrotar al populismo. En los próximos días debemos revisar las encuestas sobre intención de voto y teniendo en cuenta estos datos, los candidatos que no tienen chance deben renunciar a su postulación y exhortar a sus seguidores a votar por el candidato que tenga más posibilidades y nosotros los ciudadanos debemos votar por éste candidato y así derrotar al populismo cocalero.

Si no tenemos el candidato ideal votemos por aquel que nos permita salir del populismo cocalero y exigir al Presidente electo que constituya un  equipo de Gobierno con la gente más calificada del país y para ejecutar un programa liberal y democrático. Los miembros de este equipo deben ser elegidos por sus méritos, para que con responsabilidad, idoneidad y pensamiento propio trabajen por el futuro del país y no esté preocupados como los mediocres, en hacerle zalemas al jefe.

Critican los masistas que algunos ciudadanos y partidos opositores bajo el concepto de voto útil llamen a votar por Mesa, aunque este no goza de sus simpatías; un argumento es que se trata de elegir entre un eccema y el cáncer; el eccema se cura con jabón de lejía y unto con sal, mientras el Cáncer es con radio y quimioterapia, mucha plata y mucho tiempo.

Por tanto debemos votar para derrotar la dupla ilegal, pues solo de esta manera podremos parar el desastre que significaría un nuevo periodo masista, incapaz, corrupto y usurpador y restaurar la democracia y el Estado de Derecho.

Luego de las elecciones y si gana la opción democrática, esta deberá trabajar en la reconstrucción de la institucionalidad y el sistema productivo, y tendrá la permanente oposición y boicot del régimen cocalero y narcotraficante, pero como contraposición tendrá un gran apoyo internacional y del pueblo democrático.
En caso de que continúe el masismo, este podrá usar el narcotráfico como fuente de financiamiento, pero tendrá fuerte resistencia de los vecinos afectados por este tráfico ilicito y el Gobierno masista al igual que el de Cuba y Venezuela, será sancionado y bloqueado por la comunidad internacional, por lo que el pueblo boliviano seguirá sufriendo las penurias por la ineficiencia y abusos del régimen y el impacto del aislamiento internacional.
Nadie en su sano juicio confiaría en entregarle por ejemplo a Evo, Kristina o Maduro, su plata para que vaya al mercado a realizar las compras del día y las del locro o el puchero; pero muchos se animan a dejarles la presidencia, administración y dirección de un país. Misterios de la política que cuestan muy caro.

ovidioroca.wordpress.com

 

,

Deja un comentario

ELEGIR ENTRE POPULISMO, COCA Y DICTADURA; O DEMOCRACIA, TRABAJO Y LIBERTAD

Ovidio Roca

Ahora hay dos caminos…volver al pasado o seguir con nuestro proceso; así de sencillo para entender la política y pensamiento en nuestra querida Bolivia”. La proclama del Evo desde su Palacio.

Extrañamente cuando se va a elegir a quien gobernara un país, nadie se preocupa de la viabilidad de su Programa de Gobierno, ni se pregunta si el candidato sabe leer y entiende lo que lee; si tiene capacidad y la suficiente fortaleza de carácter para tomar las decisiones difíciles en el campo económico, social e institucional; si tiene honestidad y firmeza como para no robar ni dejar robar y cumplirlo; si tiene capacidad para entender las interrelaciones con la economía y política y el cambio tecnológico mundial; así como la dinámica de cambio de este nuestro planeta aquejado por la crisis poblacional y ecológica; y fundamentalmente si cree en los valores democráticos y de respeto a la ciudadanía.

En las próximas elecciones tenemos dos caminos como señala el Presidente y debemos elegir entre dos modelos de Estado y de gobierno: O dejamos en el pasado el proceso de cambio; un Modelo populista, estatista y cocalero; o avanzamos con un Modelo democrático, de mercado y libertad, hacia un futuro mejor para nuestros hijos y nietos.

El modelo populista cocalero es el que venimos sufriendo desde el inicio del gobierno masista y con nefastos resultados; este modelo llamado proceso de cambio, es centralista y absolutista y tiene bajo su mando y control a todas las instituciones del Estado: el poder legislativo, judicial, electoral y las instituciones de seguridad como policía y fuerzas armadas y usando discrecionalmente los recursos públicos realiza inversiones en industrias y empresas, generalmente fallidas, de todo tipo. Un Estado centralizado, estatista y corrupto que practica una economía extractivista que se basa no en la modernidad, el conocimiento y las nuevas tecnologías, sino en la búsqueda de más gas, petróleo y minerales y con la coca como sustento.

Ellos recibieron hace trece años la despensa llena y tapeque surtido para rato, pero se lo robaron y lo dilapidaron; ahora sin plata la cosa será muy difícil, pues cuando la  plata se acaba los gustos y regalos también, por eso nos estamos híper endeudando y  vendiendo al país y esto no es sostenible, pues luego habrá que pagar y vendrán los chinos a cobrar sus préstamos.

El modelo de Estado democrático que postula la oposición; con separación e independencia de poderes; un estado regulador con economía de mercado, donde la iniciativa privada es responsable de la producción y de la inversión tal como lo señala Hayeck: “El Estado debe ser rector, regulador y vigilante de la actividad económica, pero no inversor, la sociedad debe llevar a cabo la actividad económica en el país pues las inversiones estatales resultan ser ineficientes”.

Además del Programa de Gobierno; para gobernar  se necesita un Gerente (un Estadista) y el Equipo ministerial que lo va a administrar, munido de las capacidades para cada función de gobierno. Y así como evaluamos un profesional cuando vamos a contratar algún servicio (mecánico, cocinero, albañil), debemos hacerlo con los candidatos pues van a administrar el Estado y nuestro destino, por lo que tenemos que preguntarnos y evaluar: Qué modelo de economía y de gobierno sigue el candidato; si tiene formación profesional, si ha mostrado y tiene carácter para lidiar con la crisis y asumir decisiones difíciles; si tiene capacidad y genera confianza para atraer equipos de gente idónea para la gestión del Estado y no solo ll’unkus del jefe; si tiene valores y principios éticos que nos garanticen un manejo honesto de los recursos públicos y que le pertenecen a todos; además necesitamos analizar quienes son sus amigos y compinches en el campo internacional y cómo anda la libertad y la economía en los países de esos su amigos.

Es fundamental tanto el modelo económico y político que se postula, como Programa y el Gerente que lo ejecuta. En nuestra vecindad tenemos los ejemplos de lo que resulta con la aplicación de cada modelo y tipo de gobierno, es cuestión de ver el trágico resultado en Venezuela y el buen desempeño de Chile.

El plan económico y de gobierno adecuado para la actual coyuntura, bajo un modelo democrático liberal, debería contemplar la reducción del gasto público, la simplificación y reducción tributaria, la reforma monetaria, reforma laboral, respeto a la propiedad privada, libertad económica de trabajo y de exportación. El fundamento del plan debería terminar con la cultura de los bonos y subsidios y empezar con la cultura de la innovación y del trabajo y con la construcción de un Estado descentralizado caminando hacia una Democracia Republicana Federal, con respeto a la historia e idiosincrasia de cada pueblo y de cada Departamento.

En los próximos años tendremos que enfrentar una desastrosa situación económica y social y para enfrentarla y superarla necesitamos contar con los mejores Gerentes y Estadistas, evitando caer en el error que señala SNCHY: “Para jugar un partido de fútbol se selecciona a los mejores jugadores, pero para gobernar un país se elige a presidentes caudillos, que se rodean de los mejores ll’unkus y amarraguatos”.

Decía Herbert Hoover, irónicamente: “Bienaventurados los jóvenes, porque ellos heredarán la deuda nacional”. Ayer vimos la movilización mundial de los jóvenes por el cuidado del medio ambiente, el próximo mes los jóvenes bolivianos deben elegir a quienes puedan ofrecerles construir juntos, un futuro mejor y sostenible.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, ,

Deja un comentario

FERIA ELECTORAL, CON ALASITAS E ILUSIONES 

Ovidio Roca

En sus discursos electorales y con gran persistencia, los masistas afirman que los opositores no tienen propuesta de país mientras que ellos sí la tienen. Y en efecto, no solo tienen una propuesta sino que la han aplicado en  el país y con ella se están enriqueciendo, mientras de paso y para no aburrirse, destruyen la libertad, la base productiva, la institucionalidad y la moralidad ciudadana. El sentido común nos enseña  que lo importante no es tener o no una propuesta, sino que la misma sirva para mejorar la calidad de vida de la población.

Los masistas y las instituciones cooptadas por el Gobierno; ejército, policía, jueces y fiscales se mantienen unidos por el hecho de que casi todos están de alguna manera involucrados con la corrupción, el contrabando, el narcotráfico y especializados en extorsionar al ciudadano y les preocupa que cuando pierdan el poder terminaran en una cárcel, por lo que apoyan al régimen para que siga mandando y protegiéndolos.

Para salir de esta trampa tenemos que entender que el problema es fundamentalmente el modelo, el sistema populista y el funcionario poco importa, pues quién represente al sistema es un patrocinador y cómplice de lo que ocurre. Lo negativo son sus políticas públicas, estatistas, centralistas y dirigistas, que son buenas para los dirigentes políticos pues les dan poder y los enriquecen, pero destruyen a los pueblos y espantan a sus habitantes quienes escapan, como lo vemos todos los días en latinoamérica buscando mejores horizontes.

Los grupos informales cocaleros y contrabandistas que son las bases más activas del MAS y cuyos ingresos dependen de esa gran economía de la coca, narcotráfico y contrabando, deben entender y para su bien, que este modelo político económico del que viven es insostenible y que en un futuro muy próximo su situación de vida será para peor. Para quien quiera comprobar que el modelo populista extractivista y cocalero no funciona, simplemente tiene que ver los resultados de la gestión gubernamental en Cuba, Venezuela, Nicaragua, donde se aplica la misma receta.

El régimen cubano que es el modelo y guía de los masistas y castrochavistas, no tiene nada que mostrar sino fracasos. Tiene una economía parasitaria y nunca pudo implementar una economía productiva; inicialmente vivió de los subsidios de Rusia y cuando cae la URSS entran en el famoso “periodo especial” donde la gente se morían de hambre, hasta que llega Chávez y le regala petróleo con el que pueden sobrevivir, pagándolo con los servicios de un equipo  de operadores y un sistema perverso de espionaje y control que tiene esclavizados a los venezolanos.

Los masistas hablan de la “epopeya heroica de la nacionalización de los hidrocarburos” que no ocurrió, y solo se mantienen en el poder por sus prácticas dictatoriales y de control absoluto de las instituciones del Estado y no porque su modelo de gestión haya sido bueno y exitoso, ni porque hicieron bien las cosas. La verdad es que recibieron una buena herencia y en dólares que alegremente dilapidaron, producto de las reservas de gas ya descubiertas, de ductos construidos y contratos de venta al Brasil y Argentina ya firmados por los gobiernos anteriores y además que el capitalismo en sus ciclos económicos les regalo con altos precios del gas como antes nunca vistos; a lo que añadieron un masivo endeudamiento interno e internacional, e ingresos por la coca. Pero esto ya se acabó y lo que se nos viene a los ciudadanos es lo mismo que ahora ocurre con los venezolanos. ¡A preparar los papeles, las pilchas y el tapeque, que muchos van a tener que salir pelando como lo hacen en Venezuela y Centroamérica!. De paso, aprendan a cantar y vender chicles en los colectivos.

Se ha comprobado mirando a los países exitosos, que la alternativa viable para el progreso de los pueblos es el desarrollo sostenible, pero es importante entender que este modelo de desarrollo requiere de trabajo, educación, seguridad jurídica y estabilidad pues todo proceso de inversión productiva y creación de valor requiere de un arduo trabajo de preparación, de siembra y cuidados antes de poder cosechar. Pero para muchos es más cómodo confiar en las promesas de que el Estado populista les dará todo lo que necesitan y lo único que les piden es su apoyo irrectristo.

El problema es que alguna oposición, contagiada de populismo no se anima a llamar las cosas por su nombre y en sus discursos empieza a cantinflear temerosos de la reacción del pueblo cuando se les diga la verdad: que hay que ser serios y ponerse a trabajar para tener un futuro para nuestros hijos, que no podemos vivir de las promesas de alasitas y de regalos, de la explotación de las materias primas, de la informalidad y el narcotráfico.

En estos tiempos electorales necesitamos discutir sobre proyectos y propuestas viables para el país, siguiendo el ejemplo de los países y regiones exitosas y superando esa práctica demagógica de las promesas, regalos o ataques personales al oponente, que es algo que no ayuda a la democracia. Un tema a destacar es que además de la propuesta de gestión de gobierno, hace falta la credibilidad del candidato y su partido, cimentada en el valor ético, moral y de idoneidad mostrado en el transcurso de su vida.

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario