Entradas etiquetadas como Educación

POR VIA DEL DESASTRE, EL VIRUS CHINO NOS ENSEÑARA A EDUCARNOS Y SER RESPONSABLES PARA VIVIR MEJOR

Ovidio Roca. Recordando a Pipieta.

En el transcurso de su historia, los diferentes pueblos avanzaron dificultosamente por la vida; unos por la senda del trabajo en la agricultura, la artesanía, la industria, las tecnologías y con una cultura centrada en el esfuerzo individual. Otros, portando la cultura de la conquista y la explotación, lo hicieron esclavizando a pueblos menos evolucionados y explotando los recursos naturales y mineros.
A nosotros nos tocó este segundo escenario, contaminado en  los últimos años por la peste comunista y populista del castrochavismo y en estos momentos golpeados por el coronavirus chino.

En Rusia, Lenin decía que: “Comunismo es Capitalismo de Estado más Dictadura del proletariado” (en realidad, del partido del proletariado).

El Imperio comunista Chino está aplicando eficazmente esa regla y lo hace utilizando las nuevas herramientas digitales, bajo un sistema tecno totalitario y un estricto control social. Tienen empresas estatales y otras privadas al servicio de los Gobernantes y los grandes empresarios (los más ricos del mundo) son todos miembros del partido.
El Partido Comunista garantiza a estos empresarios comunistas, una mano de obra dócil, sin derechos sociales ni económicos y con sueldos entre 150 y 300 dólares mensuales.
El Estado tiene la banca pública y la economía bajo su férreo control, y para favorecer las exportaciones maneja una moneda inconvertible y manipulada y algo a destacar de los comunistas chinos; es que a diferencia de los populistas latinoamericanos ellos practican efectivamente el capitalismo salvaje y no han caído en la tentación de los controles de precios.

El populismo latinoamericano inspirado en el comunismo, se ha hecho carne en nuestras poblaciones. Sus líderes prometen al pueblo la abundancia y una sociedad en la cual todos seremos iguales; pero de manos de una burocracia estatal y de partido, no como fruto de la libertad y el esfuerzo individual. Como resultado la población está permanentemente alabando al Jefe en procura de los bonos, los servicios gratuitos y las abundantes jubilaciones sin la necesidad de aportar; que fue lo que les prometieron y no cumplen.

La cultura populista latinoamericana, vinculada la castrochavismo, no entiende para nada el “principio de la escasez”, del que deriva el concepto de costo, un costo que nadie quiere pagar. Los populistas no conciben que para tener una mejor calidad de vida se requiere de trabajo, asumir planamente los derechos y las obligaciones; que todo tiene un costo y que la vida en sociedad exige respeto a las leyes, responsabilidad personal y social.
Por estos antecedentes, aplicar en Bolivia la urgente y necesaria cura para la crisis económica, institucional y social que empezamos a enfrentar; utilizando recetas de tipo liberal y en plena crisis, será muy complicado por la resistencia que opondrá la gente adicta al populismo; salvo que la solución venga por el desastre. Un desastre como la aguda crisis económica social e institucional que se nos viene, como producto de la pandemia coronavirica.

Nuestra experiencia histórica nos muestra que en la época de la UDP (1982), cuando la crisis llegó al extremo y la inflación se comía diariamente los salarios, la gente desesperada estaba dispuesta a aceptar soluciones dolorosas con tal de salir del problema.

Se hablaba de ello, pero nada se hacía y se necesitó de un Estadista con ideas claras, con fortaleza programática y de solido carácter, para aplicar unas medidas de shock (el 21060) a un paciente que estaba tan desesperado que acepto aguantar los dolores de la cura.
La inflación se detuvo, el paciente se curó y el país prosperó; pero luego de varios años llegó la peste castrochavista y la de los malos políticos, que infectaron al pueblo de populismo. Hay que buscar al buen médico, al Estadista.

Actualmente son otros los problemas, otras las realidades, por lo que se necesitan nuevas y urgentes soluciones; sin embargo existe poca preocupación de los dirigentes políticos y empresariales en entender y satisfacer las necesidades de esta nueva realidad y ciudadanía.

El modelo capitalista de economía: financiero y consumista, tiene que adaptarse a la nueva sociedad post coronavirica y utilizar los cambios tecnológicos para estructurar un capitalismo democrático y liberal centrado en las personas y con una economía sostenible y ecológica.

Lo que nos enseña la experiencia es que:

El contar con instituciones sólidas, eficientes y basada en meritocracia, ayuda a administrar mejor el país y resolver exitosamente el problema siempre presente de la escasez.

Que en esta moderna economía, la obtención de ganancias se basa fundamentalmente en el conocimiento y en la innovación, por lo que necesitamos urgentemente revalorizar el trabajo productivo e innovador para seguir adelante.

Esta nueva economía centrada en la tecnología de la información y el conocimiento, necesita ser acompañada con un sistema educativo sólido como base de la producción, la productividad y la competitividad, en lo que estamos sumamente atrasados.

Como norma los mercados deben gestionarse con prudencia y en aras del bien común, de manera que los beneficios del crecimiento se distribuyan de forma equitativa. Igualmente lograr la prestación eficiente de servicios sanitarios y educativos a la mayoría de la población; y para garantizar nuestra propia supervivencia necesitamos contar con respuestas y acciones adecuadas ante el cambio climático.

El virus chino nos enfrenta a la urgente necesidad de garantizar las necesidades básicas que tenemos como seres humanos; que son el alimento, la salud y la seguridad. Esto nos conduce al renacimiento de la revolución agrícola y las prácticas ambientales que nos dan un ambiente sano.

Estos son temas que se repiten permanentemente pero que no se asumen, esperemos que finalmente lo hagamos empujados por el temor a las pandemias y al Profesor Pipieta.

ovidioroca.wordpress.com

, , , ,

Deja un comentario

DE LA GLOBALIZACIÓN A LA GLOCALIZACIÓN A IMPULSO DE CORONAVIRUS.

Ovidio Roca

La ambición desmedida por la riqueza y el poder nos acompañó en el camino hacia la globalización, una travesía durante la cual los países menos desarrollados y sus pobladores van perdiendo su autonomía y su identidad en manos de potencias económicas y culturas internacionales.
Y por allí andábamos a tumbos, pero entusiastas, hasta que caímos en el abismo del coronavirus, que nos mostró despiadadamente que habíamos equivocado de ruta.

Asumiendo la forma tradicional de aprender, vale decir a golpes y porrazos, esta pandemia del coronavirus debería llevarnos a peguntarnos si esta nuestra forma de vida consumista y depredadora del ecosistema, es viable para nuestra especie homínida (poco sapiens) y pensar en la necesidad de practicar una vida más libre, más natural, más frugal, en comunión y contacto con nuestros semejantes y con la naturaleza.

La sociedad humana ha venido construyendo una sociedad globalizada, con sobrepoblación, urbes inmensas, consumismo, continuos viajes aéreos, turismo masivo, cadenas de suministros a miles de kilómetros y lamentablemente, con una extrema desigualdad en el reparto de la riqueza y en los sistemas de salud públicos.
Con la globalización y el afán de mayores ganancias, las empresas prefirieron importar antes que producir, así es que acuden a países de mano de obra semi esclava y barata por lo que, entre otros muchos, los componentes médicos se fabrican en China, se refinan en la India y terminan en las farmacias y hospitales de todo el mundo.
Ahora con los problemas del transporte y logística, las empresas internacionales se han dado cuenta del extremo peligro que significa aunar dependencia y distancia. Otra cosa que también nos enseña la crisis del  coronavirus chino es la necesidad de tener la capacidad de enfrentar autónomamente cualquier situación adversa, de ahí la importancia de la educación, la tecnología propia, la innovación y la ciencia.

Esperemos que una vez que pase la crisis y como enseñanza de los graves problemas en las cadenas de suministro, modifiquemos nuestro sistema productivo e industrial. No se trata de llegar al aislacionismo total, sino de buscar la complementariedad evitando la total dependencia de suministros vitales que pueden afectarnos en periodos de crisis de transporte y que nos hace dependiente de interesas externos.

La nefasta experiencia coronavirica que ahora nos golpea y de la que nadie se escapa, nos hace ver una otra ruta a explorar: la “Glocalización” de la que ya se hablaba en los años ochenta bajo la consigna de: “Pensar Globalmente y Actuar Localmente“.

Mientras los Estados Nacionales buscan desesperadamente icorporarse a las actuales corrientes globales, a nivel local surgen respuestas innovadoras y creativas que de un modo u otro van enfrentando estas posiciones. Glocalizacion, es la combinación de elementos locales con los mundiales o globales; significa tener una estructura flexible que permite desde lo regional adaptarse a las demandas globales; con un entorno local que conserva su independencia y autosuficiencia económica y mantiene su cultura e identidad; lo que parece ser una buena alternativa.

Ahora y con este nuevo mundo coronavírico, tenemos una sociedad confinada, secuestrada, temerosa y en vías de una crisis psicológica y económica mundial, por lo que con la dura experiencia que estamos pasando deberíamos pensar en cambiar de modelo de vida y de sistema económico y social.

Olvidamos que lo importante es la gente; que ella sea feliz, se conserve sana y cuente con productos alimenticios suficientes para una dieta sana y frugal; que el objetivo en la vida no es solo la fabricación masiva de artículos, bienes y servicios que no son esenciales, ni útiles y que solo se los producen y venden por un especulativo afán de lucro.

Cada país en función de sus características propias, necesita encontrar y aplicar la receta para su organización política y de desarrollo; la cual por la experiencia adquirida necesita tener una visión orientada hacia la ampliación de las capacidades de la gente, de la ciencia y la tecnología, en lugar centrarse exclusivamente en la dependencia tanto externa, como interna de las materias primas y la explotación de los recursos naturales.
La ciencia y la tecnología deben ayudarnos a reducir nuestro impacto sobre el ecosistema, para que los tengamos mejores y más diversos, llenos de vida, un ambiente sano, más calidad de vida, mejores paisajes, playas y ríos limpios y sanos.

En estos tiempos difíciles hemos visto con mayor claridad las falencias de las instituciones nacionales e internacionales. Las instituciones supranacionales, en las que prevalecen los intereses ideológicos han sido incapaces de actuar de forma eficaz y coordinada; la Organización de las Naciones Unidas ha mostrado que carece de medios y posibilidades de plantear políticas públicas para toda la población y la burocracia internacional se limita a emitir alguna recomendaciones poco objetivas e inducidas ideológicamente, como lo hacen vergonzantemente la OMS y la CIDH.

Por tanto necesitamos asumir nuestro propio destino y organizarnos como sociedad y como país para encontrar las soluciones y tomar decisiones lo más cercano al origen de los problemas y de la población afectada, como se lo pretende hacer en un Estado Democrático y Federal pensando globalmente y actuando localmente.

Debemos entender que el incremento de la desigualdad económica amenaza con fracturar nuestras sociedades: aumenta la delincuencia y la inseguridad, socava la lucha contra la pobreza y hace que cada vez más personas vivan con más temor y menos esperanza.

Necesitamos contar con una mejor seguridad y a todo nivel, esto no implica tener un Ejército, cuyo rol está volcado a enfrentamientos internacionales; pensemos en Costa Rica, que sin ejército o gracias a no tenerlo, tiene más seguridad, estabilidad y progreso que sus vecinos militarizados.

Necesitamos construir un país más seguro, de una economía más productiva e igualitaria, fortalecer la seguridad alimentaria, desarrollar una agricultura sostenible y con respeto al ecosistema, una amplia base tecnológica y una infraestructura de servicios, internet, bases de datos y de telecomunicaciones, bien establecida.

Todo lo anterior lo dicen muchos, machacona y permanentemente y algunos lo creen pero casi nadie lo practica. Como siempre ha sucedido los ideales democráticos serán posibles gracias a una ciudadanía autónoma y responsable, y una cosa que quedo claro de esta experiencia corona vírica es que los Estados-nación están de vuelta y han llegado para quedarse.

ovidioroca.wordpress.com

, , , , ,

Deja un comentario

UNA ESPECIE CONSUMISTA Y DEPREDADORA

Ovidio Roca

El pensamiento científico nos concedió ventajas como especie y prevalecimos sobre las demás y así rápidamente nos reprodujimos y extendimos hasta copar casi todo el ecosistema; un ecosistema que tiene límites que siempre olvidamos.

Avasallamos y destruimos el hábitat vegetal y animal y cosechamos el coronavirus. Y ahora mientras permanecemos encerrados y escondidos de este virus, vamos de confinados a finados, por efecto del virus o por la miseria que vendrá. En este nuestro periplo nos olvidamos que formamos parte del ecosistema y que cuando lo desequilibramos nos afecta también a nosotros.

Luego de varios días de pandemia, la especie homínida disminuye su movilidad depredadora y la vida natural renace. Vemos hermosas noticias: Las aguas en los canales de Venecia, ante la falta de turistas y la cuarentena por el coronavirus están transparentes y llena de cisnes, peces y delfines, y guardando la distancia se vieron cientos de peces en un canal de Santa Cruz de la Sierra y me cuentan de Cochabamba y la laguna Alalay con aguas claras, la que recuerdo oscura y nauseabunda.

Esto nos muestra que somos la especie más invasora de un ecosistema frágil y maravilloso y nos enseña que tenemos mucho que hacer para cuidar el ecosistema y así cuidarnos a nosotros mismos.

Sabemos que la peste no desaparecerá en pocos días o meses, se queda para rato; entretanto necesitamos aprender a sobrevivir en esta nueva realidad;  la cuarentena será larga y debemos cuidar de la vida, pero esta debe ser sustentable económica y socialmente.
En esta coyuntura nuestra tarea para sobrevivir, además de cambiar nuestros hábitos depredadores y ecocidas, es: Como científicos y empresas investigar y producir vacunas y más vacunas para los virus mutantes, de este y de los que vendrán. Entre tanto necesitamos realizar test masivos para detectar la enfermedad y aislar a los afectados.
Asimismo, nosotros el pueblo y con los debidos cuidados necesitamos trabajar y producir, sino después del confinamiento vendrá el desabastecimiento, la pobreza y la enfermedad.

ovidioroca.wordpress.com

, , , , ,

Deja un comentario

NOTAS VARIAS SOBRE CULTURA POLÍTICA POPULISTA

Ovidio Roca

DE TUMBO EN TUMBO; DEL TOTALITARISMO MONÁRQUICO AL TOTALITARISMO CASTRO CHAVISTA.

Hace tres siglos las Monarquías europeas  tenían todo el poder, el que estaba en manos de un pequeño grupo de aristócratas, mientras el resto de la población debía arrodillarse ante ellos sin la posibilidad de progresar. Hoy casi todos se arrodillan ante los líderes populistas cocaleros.

Estos populista castrochavistas orientan su discurso hacia las mayorías, los más pobres y menos favorecidos y promueven un Estado centralizado y poderoso que promete solucionar todos los problemas de la sociedad. Así han logrado hábilmente que buena parte de la población los identifique como los luchadores de las causas justas, los protectores de los más necesitados. Sin embargo su colectivismo y dominio absoluto de todos los medios de producción, no difiere en lo absoluto de las monarquías de siglos atrás.

VIVIMOS COMO PENSAMOS O PENSAMOS COMO VIVIMOS

Nuestras opiniones y actitudes dependen del modelo ideológico que vamos construyendo como producto de nuestra práctica de vida y de la asimilación de principios éticos y morales. Con estas nuestras opiniones y acciones podemos favorecer a la comunidad o podemos usarla solo para nuestro beneficio.

En el país existe un estado de anomia social, de anarquía, de una total falta de respeto a la autoridad, provocada por el descrédito de las principales instituciones y sobre todo de aquellas que son las encargadas de la ley y de mantener el orden público. De esta manera y como producto de la experiencia cotidiana, se descree en las autoridades y las leyes; no se respeta ninguna norma o procedimiento y si no se consigue que estas satisfagan nuestras demandas, directamente se procede a la protesta violenta, bloqueando calles y vías.

Mucha gente tiene pensamientos y actitudes contradictorias y duales y para sobrevivir actúa, ya sea como audaces emprendedores cuentapropistas y esto en el duro ámbito de una economía informal y también con una mentalidad corporativista y estatista que exige del Estado y las autoridades que solucionen absolutamente todos sus problemas aun los personales. En consecuencia nuestra sociedad en general no sabe cómo articularse y ordenarse al margen de un Poder Central, ya sea Estatal o Corporativo; la ausencia generalizada de valores cívicos y virtudes personales y sociales lo hace imposible.

SÍNDROME DE DEPENDENCIA CENTRALISTA

Es común leer declaraciones de los dirigentes de los grupos sociales populistas: “Esto bajará a consulta de las bases en todos los Departamentos”. La consulta no es horizontal, viene de arriba, cerca de la nube donde el Caudillo habita, hacia el yermo suelo de los mortales.

Las autoridades municipales, sindicales y deportivas, luego de ser posesionadas anuncian que van a viajar a la ciudad de La Paz: para rendir tributo, reclamar o pedir algo. Es el ritual de la dependencia mental y crematística que se asume y se invoca ante el centralismo. No hacemos nuestro trabajo, no decidimos, ni afrontamos nuestros retos, queremos que se nos dé, que se nos autorice; es la mentalidad del vasallaje. Mientras por su parte los jefes políticos y corporativos dicen: yo le meto nomas, que los abogados arreglen. Todo esto nos muestra una sociedad enferma de impotencia y de arbitrariedad.

IZQUIERDA TOTALITARIA Y DERECHA DEMOCRÁTICA LIBERAL

En la época de la Revolución Francesa se colocaron a la derecha del Presidente del Parlamento, los que estaban a favor del Rey y del veto real, a la izquierda los que estaban en contra del Rey y en el centro los indecisos.

Hoy es la derecha liberal la que propone Estados más limitados, con poderes más restringidos, con una democratización de los medios de producción a través del florecimiento de la empresa privada y las posibilidades de desarrollo y progreso para todos los individuos. Sin embargo, la doctrina socialista totalitaria y absolutista ha continuado imponiéndose y no ha sido por casualidad. Es el síndrome de Estocolmo o un virus populistas.

COMO INFORMACIÓN: La cepa del virus Evo orín oca, mutó a Evo orín coca, que es mucho más letal. Evitar asistir a las manifestaciones del MAS.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

ELEGIR ENTRE PROMESAS O RESPONSABILIDADES

Ovidio Roca

Los masistas son expertos vendedores de mitos; durante más de 13 años el discurso político y propagandístico del MÁS atribuyó a la llamada nacionalización la bonanza económica del país, ocultando que fueron los altísimos precios internacionales de los hidrocarburos y el incremento del IDH los que explican los mayores ingresos del Estado. A eso hay que añadir las exportaciones de coca y sus derivados que financian el contrabando, el crecimiento inmobiliario y una cierta bonanza, aunque no sostenible, de la economía.

Ahora se acabó la plata, se acaba el gas y las empresas en las que se gastó cientos de millones de dólares están en quiebra; los prestamistas están cobrando las inmensas deudas y unos cobran en dólares y otros en territorio y recursos naturales. El pueblo enfermo de populismo ya no cree en las instituciones, ni en nada ni en nadie; se acabó la fiesta y hay que poner en orden el país, pero los jaraneros no quieren saber de poner la casa en orden y aceptar que hay que empezar a capacitarse, a trabajar en serio, a producir y arreglar las cuentas.

En Bolivia, país de economía primaria, las reservas de gas cayeron, hay problemas para cumplir los contratos de exportación y se encogen las reservas para abastecer la demanda local; mientras por su parte el Gobierno continua con su modelo económico estatista y de galopante corrupción populista y cocalera.

Esta economía populista cocalera se podría mantener estable dependiendo de cómo actúen los países vecinos, en su afán de protegerse de la coca, el contrabando y el narcotráfico que les afecta. El problema es que este comercio es el que sostiene al régimen populista y si se recibe una presión internacional fuerte esta economía ilegal se caerá y obligara a la ciudadanía responsable a realizar un cambio de modelo para mejorar las condiciones de vida en el país. Sin embargo, la percepción común (en un país con ochenta por ciento de empleo informal) es que si eliminamos las actividades ilegales y de baja tecnología la población mayoritariamente se quedará sin trabajo.

La perspectiva que se nos presenta con el populismo es una segura caída de los ingresos, por lo que si queremos avanzar y no caer en la miseria, necesitaremos un nuevo modelo de economía, el que indudablemente está ligado al conocimiento y las nuevas tecnologías y esto lo tenemos que realizar bajo la conducción de uno de los candidatos que se han presentado a la contienda electoral de Octubre.

Para la elección entre los candidatos los debates poco ayudan, pues la gente vota según sus intereses de corto plazo y su vinculación con el modelo político y económico que representa cada uno de los aspirantes; candidatos de los cuales ya se tiene, aunque sesgada, una personal o corporativa percepción:

Lo que se percibe de Carlos Mesa es que es un brillante periodista y magnífico orador. Se lo recuerda como un mal presidente, inseguro en sus decisiones y que le gusta rodearse de amiguitos que le hacen coro. En caso de gobernar Mesa y por lo que se vio en su gestión actuará como lo hizo en su momento Hernán Siles, atribulado y sin saber qué hacer ante la anarquía y espantosa inflación que enfrento y que también ahora vendrá, pero ahora sin el Doctor Paz. Seguramente Mesa no tomará decisiones difíciles de tipo cambiario, reducción del gasto público y equilibrio fiscal, por lo que la situación se volverá caótica. En estas circunstancias la población que está integrada a la actual informalidad cocalera y contrabandista, pedirá a gritos que Evo continúe.

Oscar Ortiz es un buen Gerente tiene las ideas clara, cuenta con la simpatía internacional de los países democraticos y puede formar un buen equipo de gobierno con gente idónea, que la hay, para afrontar la difícil situación económica e institucional que dejará el masismo y que Mesa por su carácter no podría enfrentar. Tiene poca llegada a nivel nacional y popular.

El exitoso posicionamiento de Evo es fruto de los ideólogos populistas del Foro de San Pablo, quienes lo convirtieron en el icono indígena de una mayoría de población de raigambre campesina. Es el jefe de los sindicatos cocaleros que dan sustento a la economía informal a la cual la población, por la falta de desarrollo del país y de educación técnica, se halla vinculada en un setenta u ochenta por ciento.

Evo es un dirigente campesino que no tuvo oportunidad, como gran parte de los campesinos bolivianos, de formarse intelectualmente. El sabe arengar, apuntar y denigrar al enemigo, pues es lo que hace un dirigente sindical; argumentar y proponer modelos de sociedad, de economía y de gestión es otro cantar, por tanto no le conviene debatir. Es por eso que el Linera dice que él lo representara en los debates, pero que para no aburrirse piden que vengan de a seis o más asnopositores.

Ante esta situación y dado que la economía populista, extractivista y cocalera que ofrece Evo y que gusta a los informales es insostenible; hace falta un programa de gestión que nos permita educarnos y capacitarnos para ingresar paulatinamente a una economía sustentable, pues de lo contrario en un corto plazo caeremos como en Venezuela, en la miseria y pasto de los carteles de la droga y viviendo en permanente violencia y temor.
Por tanto la situación nos exige que todos asumamos nuestra responsabilidad como ciudadanos, trabajar duro en la actual coyuntura y decididos a capacitarnos pensando en el mediano plazo. Y lo más importante, que nos pongamos de acuerdo para hacer un frente común contra el populismo, pues si no lo hacemos: la luna se esconderá y el sol se escapará y habrá llanto y miseria de las guaguas y de nosotros los achachis.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , , ,

Deja un comentario

CUENTOS DEL PUEBLO GRANDE

Ovidio Roca

No existe una verdad única sobre un evento, sino varias verdades o varias experiencias de vida las que juntas, cada vez pueden contar una historia diferente.

Problemas del crecimiento poblacional explosivo

La ciudad de Santa Cruz de la Sierra el año de 1950 tenía 42.000 pobladores y en 68 años (2018) ya tiene 1.700.000 habitantes, es decir que se ha multiplicado en más de 40 veces.

Este explosivo crecimiento producto de la inmigración ha dejado en minoría a la población originaria, los que son ahora alrededor del treinta por ciento. Como producto de esta agresiva expansión poblacional sobre una sociedad de inicio semi rural, se ha producido una ciudad ajena, sin dueño y con ausencia de autoridad pública, donde cada cual busca sobrevivir como puede y ganarse sus pesos. Los riesgos de este rápido crecimiento migratorio de culturas diferentes, más una urbanización rápida y en la última etapa sin planificación, tiene efectos agudos en la infraestructura y la inestabilidad social, que exacerban las disparidades socioeconómicas y crean condiciones insalubres que facilitan además la propagación de enfermedades.

Esta explosión demográfica más una actitud permisiva de la población originaria, una débil autoridad municipal y la prevalencia de discursos de intolerancia pueden llevar peligrosamente a la ingobernabilidad y la violencia.

La difícil tarea de asumir nuestra responsabilidad
En Santa Cruz, todos los días sufrimos las dificultades de circulación especialmente en las áreas cercanas a los mercados, esto por los abusivos asentamientos de los comerciantes y luego por sus permanentes enfrentamientos con la policía; una situación de nunca acabar por la necesidad y empecinamiento de los vendedores.
La solución podría ser simple, pero requiere de algo difícil de conseguir: se llama responsabilidad y educación ciudadana. Si nosotros, ¡todos nosotros!, decidiéramos comprar exclusivamente en las áreas autorizadas, se acabó el problema.

Si no hay compradores no hay ventas y por tanto no hay vendedores; esto que parece tan obvio, poco se lo plantea, ni se lo cuestiona y menos se lo practica. En los medios de comunicación se relatan estos violentos enfrentamientos, pero casi nunca se lee una opinión pidiendo a la gente que por responsabilidad ciudadana no compre en la calle; se critica al comerciante pero no al comprador y así creamos una cultura de la irresponsabilidad. Pero así nomás había sido.

Agresión gratuita al pueblo que los acoge.

En toda la ciudad vemos que se tira basura a las calles como una práctica natural de casi todos los transeúntes, ya sean originarios como afuereños.

Muy temprano voy a caminar al Parque los Mangales y siempre veo un par de simpáticas señoras quienes recogen diariamente y en grandes bolsas la basura plástica arrojada en este hermoso paseo. El marido camina aparte, me imagino que acomplejado al igual que yo por no hacer lo mismo y esto como fruto de nuestros extraños atavismos culturales. Un día vinieron unas muchachas muy simpáticas: era un desafío; acumularon basura se hicieron una “selfie” y nunca más volvieron. Algo es algo.

Conversando de esto con una señora de allende los mares, me comentaba que esto es más común en ciudades de alta migración, pues algunos migrantes no se sienten ligados a la ciudad que los acoge y más bien la adversan y la agreden y generalmente lo hacen tirando basura. Es que no se sienten identificados con ella, ni la quieren, pues están allí obligados por la necesidad y sus circunstancias.

Boicot a la producción y las exportaciones

En Santa Cruz desde el momento que se tuvo acceso vial a los mercados nacionales e internacionales se empezó a desarrollar una moderna agroindustria y agricultura de exportación, la que nunca tuvo restricciones gubernamentales. En la actualidad el modelo económico masista de dirigismo de la economía, con los cupos y autorizaciones de exportación se tiene agobiados a los empresarios y agricultores y seguramente terminaran por hacer quebrar toda iniciativa lícita en el país. La coca y cocaína no tienen mayores problemas, siempre que se respete la cuota y pague la tarifa.

En las épocas pre-plurinacionales, los cocaleros bloqueaban las carreteras que pasan por el Chapare, facilitando la salida de su coca procesada y de paso frenando las exportaciones del país. Hoy son los ministros y parlamentarios los que mediante leyes hacen lo mismo, bloqueando las exportaciones. La misma chola con otra pollera.

En el modelo económico populista cocalero, contraviniendo a Adam Smith, el precio no se fija por la oferta y la demanda sino se lo consigue con Decretos o mediante el bloqueo. En estos días y aplicando esta doctrina los soyeros de la zona Este, San Julián y Cuatro Cañadas, dicen que no retrocederán en su pedido de un precio justo por la soya y seguirán bloqueando la carretera que conecta Santa Cruz con el Beni. Es el proceso de cambio, el paso del liberalismo responsable al populismo estatista cocalero.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

DEL DISCURSO PACHAMAMICO E INDIGENISTA A LA DURA REALIDAD POPULISTA COCALERA

Ovidio Roca

El MAS se presentó ante la población boliviana con un discurso pachamamista e indigenista; de defensores de la Madre Tierra y de los indígenas originarios, pero en la práctica realizo todo lo contrario: Facilitó la destrucción de los bosques para sembrar coca, para el negocio de la madera y para consolidar las tomas de tierras, que son una constante. Y en cuanto a los indígenas, al margen de los cocaleros y algunos grupos altiplánicos afines, el resto ha sido apaleado y correteado por los grupos armados del régimen y ni que hablar de la corrupción que llego a niveles nunca vistos. Sin embargo en todos los ámbitos insisten con su discurso del vivir bien, que en el país ya nadie les cree y afuera tampoco.

Aunque el 2014, Evo postulo en la ONU: Un nuevo orden mundial que debe construirse sobre la base de la hermandad de los pueblos y en armonía con la Madre Tierra para el “vivir bien”; él sabe que para mantenerse en el poder necesita apoyo político y esto se logra con plata, y una forma fácil de conseguirla es haciéndose el de la vista gorda con la pachamama y permitir la producción e industrialización de la coca, que según dicen puede cosechar más de cuatro mil millones de dólares por año y eso financia, entre otros, la cadena del contrabando y el comercio informal, que aparte de dar trabajo a mucha gente nos abastece de bienes y servicios y alimentos dando una imagen de bonanza; aunque como daño colateral perjudique a los agricultores y productores nacionales.

Asimismo los masistas nos dicen que no se cumplirá sentencia del TIDN (Tribunal Internacional de Derechos de la Naturaleza) que en su sentencia concluyó que el Estado Plurinacional de Bolivia “ha violado los derechos de la naturaleza y de los pueblos indígenas del TIPNIS (Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure) en calidad de defensores de la Madre Tierra” y sanciono al Gobierno imponiendo una serie de medidas para preservar el territorio. La respuesta en la práctica fue, “Yo le meto nomas”.

La madre tierra nos está pasando la factura por nuestro irresponsable comportamiento; el cambio climático empieza a generar catástrofes medioambientales que afectan a millones de personas alrededor del mundo: lluvias, vientos y sequías desmesuradas y a destiempo azotan la producción agrícola y la infraestructura en todos lados. Olas de calor, fríos extremos, huracanes, incendios forestales, aumento del nivel de los mares, inundaciones, sequías y la falta de agua limpia. Fenómenos que, con el paso del tiempo se intensificarán hasta el extremo de crear grandes conflictos humanos por la pérdida de hábitats y de cultivos, lo que induce a una migración ambiental forzada y masiva de hombres y animales.

Nos dicen los expertos que el cambio climático terminara con destruir los ecosistemas y la civilización humana allá por el año 2050, es decir en apenas treinta años; lo vemos venir y nos preocupa, pero nada hacemos para evitarlo como personas y como Estados.

El futuro depende de nuestras decisiones y para frenar el cambio climático y nuestra eventual destrucción, los movimientos ecologistas plantean trabajar armónicamente y a nivel mundial (pues se trata de un solo planeta y un único ecosistema) en las siguientes áreas: Economía sostenible y ecológica. Descarbonización total de la economía, utilizando energías renovables y reduciendo los gases de efecto invernadero. Parar la deforestación y trabajar en la reforestación y conservación de los bosques y sus ecosistemas. Evitar la contaminación de los acuíferos subterraneos y proteger los ríos y cuencas. Eliminar los plásticos que inundan y contaminan las tierras y océanos. Frenar el crecimiento poblacional. Eliminar el consumismo, promover el consumo responsable e implementar el desarrollo sostenible.

En procura de nuestro bienestar y seguridad necesitamos trabajar seriamente para frenar el cambio climático, garantizando así nuestra seguridad alimentaria y nuestra vida; esto implica investigación y políticas de Estado que den seguridad jurídica a los agricultores y la acción responsable, efectiva y cotidiana de cada uno de nosotros cuidando nuestro entorno y nuestro ecosistema.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , ,

Deja un comentario