Entradas etiquetadas como Desarrollo Sostenible

RETO ECOLOGICO

RETO ECOLOGICO

Ovidio Roca

Vivimos en un único mundo, en un único ecosistema y no existen fronteras ni aduanas que frenen los efectos de los daños ambientales producidos en cualquier lugar del planeta; indefectible y rápidamente estos se extienden de polo a polo, desde las pequeñas islas a los continentes, en los países pobres y los ricos, sin que nadie pueda excluirse.

El cambio climático se viene anunciando hace muchos años y nadie se decide a tomar medidas serias y efectivas, para al menos paliarlo. Somos cada vez más víctimas de las inundaciones, sequias, terremotos, huracanes y otros desastres, que afectan la infraestructura de las ciudades y pueblos, a la agricultura, la producción de alimentos, el abastecimiento de agua, los medios de vida y la salud de millones de personas y finalmente a nuestra misma viabilidad como especie; una especie que es de lejos mucho menos adaptable para sobrevivir que cualquier otra.

Escuchamos o leemos, como parte de las noticias diarias y sin tomar mayor atención, que los incrementos en las concentraciones de dióxido de carbono tienen que ver con el uso de combustibles fósiles y los cambios en el uso del suelo; y que las concentraciones de metano y óxido nitroso se deben principalmente a la agricultura y la ganadería, y no lo relacionamos con nuestros hábitos de vida y tecnología.

Nos informan, que las concentraciones de gases en la atmosfera están influyendo para el derretimiento de los glaciares en los polos y las montañas; en los cambios del sistema hidrológico: inundaciones, aumento de la temperatura de mares y  lagos, acidificación de los océanos, etc. y aunque podemos percibirlo en nuestra vida diaria, esto influye poco para cambiar nuestros hábitos productivos y de vida.

Aunque el desmonte y la destrucción de los ecosistemas forestales sigue siendo un problema mundial, el uso cada vez mayor de la energía debido al crecimiento poblacional, tiene un impacto cada vez más crítico sobre todos los ecosistemas. Una energía que proviene de fuentes contaminantes: petróleo, carbón, la energía nuclear, etc.

El creciente impacto antrópico está produciendo además, la contaminación y acidificación de los océanos y deteriorando seriamente la vida de los corales y de miles de especies de peces y crustáceos. Se afecta también la migración y la consiguiente reproducción de las especies animales, vegetales y los peces en los ríos, y por ende su ciclo de vida y capacidad de supervivencia. Y aunque todo esto significa la desaparición de muchas especies que son fuente alimenticia del hombre (sin olvidar la belleza de la naturaleza y la biodiversidad), poco de esto nos induce a frenarla.

El problema es que nosotros, como personas y como ciudadanos, hemos delegado, mediatizado nuestras decisiones de vida, que dependemos totalmente de los burócratas “Insulsos”, insensibles y satisfechos. Ellos toman las decisiones que afectan nuestra vida y nuestro futuro, en función de sus propios  intereses y los de los negocios de las corporaciones internacionales, poniéndolos muy por encima de los nuestros.

Hasta ahora la disputa entre las naciones y sus grandes corporaciones, cada una en defensa de sus intereses, no les ha permitido ponerse de acuerdo y tomar decisiones serias en relación al tema ambiental; los del sur dicen que las naciones ricas deben correr con los costos de la reducción de la contaminación y los del norte nos dicen que dejemos de hacerlo y asumamos nuestros propios costos ambientales. Se retruca que no se está de acuerdo en tomar medidas ambientales que frenan el crecimiento, siendo que quienes crearon inicialmente el problema fueron ellos, los países que se hicieron ricos destruyendo la naturaleza durante su propio proceso de crecimiento.

El Protocolo de Kioto, diferenciaba el grado de responsabilidad por los impactos entre los Países Anexo I y no Anexo 1. Actualmente esa lista se ha modificado totalmente cuando países emergentes entran en la carrera contaminante. Ahora China se perfila como el  mayor emisor de carbono, en el tercer lugar la India y están en esta vía, Brasil, México y ahí por delante.

A todo esto, en nuestros países existe poca preocupación por el cambio climático tanto a nivel de la clase política, como de las personas, aun sabiendo que es importante cuidar y querer el entorno que posibilito y mantiene nuestra vida. Por tanto, si queremos de verdad  buscar soluciones para nuestro futuro, debemos actuar, comprometernos y recuperar las decisiones y el protagonismo como individuos.

Existe la esperanza, que mediante la toma de responsabilidad y protagonismo de los ciudadanos, de las familias y mediante la educación y capacitación se pueda lograr una toma de conciencia ambiental generalizada y militante. Necesitamos promover desde la infancia actitudes y comportamientos ciudadanos en pro de la vida y contra el consumismo irresponsable, contra la práctica de la obsolescencia programada diseñada para promover ventas, el desperdicio de cosechas y alimentos que terminan como basura y con más emisiones.

Un mecanismo práctico para enfrentar el problema, es crear incentivos y oportunidades en los negocios ambientales; decía Adan Smith “Al buscar su propio interés, el hombre a menudo favorece el de la sociedad mejor que cuando realmente desea hacerlo”. Necesitamos valorizar económicamente los valiosos servicios que proveen los bosques, de manera que para sus propietarios tengan más valor en pie que cuando se los chaquea o desmonta. Debemos igualmente premiar económicamente a las empresas, comprando únicamente de aquellas que tienen certificación ambiental, que producen bienes durables, que cuidan el medio ambiente, manejan y reciclan la basura.

Y si realmente se quiere mantener el nivel de temperatura media del planeta, a un nivel de seguridad para el ser humano, necesitamos promover investigaciones en energías baratas, limpias y sostenibles, así como tecnologías que eviten las emisiones de metano de la ganadería y la agricultura. Es necesario investigar y cambiar las modalidades de transporte, promover el transporte masivo y aplicar tecnologías limpias; mecanismos que induzcan a las industrias de automotores a cambios radicales y el uso nuevas fuentes de energías. Para incentivar todo esto es correcto utilizar los impuestos a los combustibles fósiles.

La tarea es complicada porque afecta a los intereses de empresas y corporaciones que hacen negocios en esta crisis ambiental: los productores de petróleo, de carbón, la industria automotor y de transporte, las empresas de seguridad, etc.  Muchos de ellos frenan los avances tecnológicos por temor a los costos de reconversión hacia nuevas tecnologías más limpias.

Ya estamos inmersos en el cambio climático y nuestro reto ecológico es tomar las medidas adecuadas en lo local, nacional y global, para enfrentar sus efectos inmediatos y mitigar los mediatos. En lo personal, cada uno de nosotros, en defensa de nuestro bienestar y nuestro futuro, usando las redes sociales, los medios de comunicación y nuestro voto consciente, podemos lograr que se apliquen sanciones económicas y políticas a quienes contaminan o permiten la contaminación; no comprando de las empresas que afectan al medio ambiente y vetando y excluyendo de los cargos públicos, a los políticos y burócratas que no respetan ni trabajan en favor de un entorno ecológico y social, favorable a la vida humana.

Nos jugamos el futuro de nuestros descendientes y es necesario actuar en el día a día, pues como decía Ovidio Publio Nason: “El agua perfora la roca no por su fuerza sino por su constancia”.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

DEL CAMBIO CLIMÁTICO Y RECORDANDO A EINSTEIN

DEL CAMBIO CLIMÁTICO Y RECORDANDO A EINSTEIN

Ovidio Roca

El planeta y el ecosistema van a sobrevivir por millones de años y habrá vida; lo que es una buena noticia es que para los que creen en el karma y las sucesivas reencarnaciones; pero seguramente no la conseguirán en mamíferos, quizá en insectos como el “chulupi”, las cucarachas. Pues el tipo de vida como la conocemos hoy, seguro no habrá.

El planeta y la vida orgánica sobrevivió a muchas calamidades, una de las ultimas hace 65 millones de años, mato más del ochenta por ciento de la vida en el planeta y entre ellos a los dinosaurios, lo que permitió que unos pequeños mamíferos que sobrevivieron, pudieran prosperar y adaptarse a las nuevas condiciones sin el peligro de esos tremendos depredadores; de esos pequeños bichos es que venimos nosotros. En el futuro cercano, habrá otras especies que sobrevivirán a la bomba poblacional y poluyente que estamos generando; serán especies más adaptables al nuevo ambiente y muy diferentes a las actuales.

Entretanto, casi todos miramos angustiados las perspectivas y los impactos del cambio climático: un mundo de clima extremo, de sequias, desertificación, lluvias, inundaciones, olas de calor y de frío, tifones, huracanes. Unos se preocupan y lamentan y otros ante lo irreversible, se preparan para hacer negocios.

Al parecer hay más negocios inmediatos en reparar los daños causados por los fenómenos meteorológicos, en construir defensas y prestar servicios de seguridad, que en la prevención, el uso responsable de la naturaleza, la conservación del ecosistema y uso de tecnologías limpias que evitan el daño ambiental, acción que tiene buenos efectos, pero a largo plazo.

Por su parte los países y las agencias internacionales, cercadas por los intereses económicos de los grandes consorcios empresariales mundiales y los de cada país en particular (tanto en el área comunista como capitalista), miran displicentemente como se  desequilibra el actual ecosistema, en el que se desarrolló y puede vivir la especie humana.

A nivel de la institucionalidad internacional se han creado: La convención marco de las naciones unidas sobre el cambio climático; El protocolo de Kioto; los Mecanismos flexibles (Implementación conjunta; Mecanismo de Desarrollo Limpio y Comercio de emisiones). Son buenas iniciativas y las agencias se reúnen periódicamente para analizar el tema, se preocupan, pero no se ocupan y menos se ponen de acuerdo en reducir el impacto ambiental y frenar las actividades, las explotaciones y los negocios generadores de estos desajustes, en sus respectivos países.

A su vez, todos vemos sin inmutarnos como crece la población, aumenta exponencialmente la basura, se contaminan las aguas potables, los ríos y los océanos; disminuyen los peces, se destruyen los bosques y día a día desaparecen especies que permiten el equilibrio ecológico, por ejemplo para la polinización de las plantas.

Entonces, uno se pregunta la razón por la cual ante hechos evidentes de daño y desequilibrio ambiental, las personas, los países y las instituciones no toman acciones efectivas, y una respuesta siguiendo a Santos Noco Choco, es porque hacerlo da trabajo y ninguna ganancia monetaria y lo explica al decir: “el órgano más sensible del hombre es el bolsillo”.

Podemos ver además que el problema del desajuste climático no será igual para todos, ni para las regiones, ni para las personas de distinto nivel de ingresos.

A los países Nórdicos, les llegara el verano y probablemente sean favorecidos por el cambio climático, a los países del sur y áfrica les “ira como la mona”.

Los países y personas de alto nivel de ingresos podrán protegerse y serán clientes de emprendedores que lucran con los negocios del agua, la refrigeración, la protección de bienes y personas, la protección contra las inundaciones, etc.

Por tanto siguiendo a nuestro compatriota originario de Mojos, lo que debemos hacer es, dada la naturaleza humana,  lograr que los mecanismos de desarrollo limpio sean tan buenos o mejores negocios que aquellos que se originan por el desastre climático.

Aunque tenemos esperanzas de que algún rato tomaremos las decisiones correctas, recordamos a Einstein, cuando dice “Hay dos cosas infinitas; el universo y la estupidez humana, de la primera, tengo mis dudas“.
ovidioroca.wordpress.com

, , , ,

Deja un comentario

BAJO EL PARADIGMA DEL SOCIALISMO SIGLO XXI Y CON ESCASEZ DE PAPEL HIGIÉNICO

BAJO EL PARADIGMA DEL SOCIALISMO SIGLO XXI Y CON ESCASEZ DE PAPEL HIGIÉNICO

Ovidio Roca

Días atrás, leía en los Diarios que los comerciantes de la ciudad de La Paz no logran abastecerse de papel higiénico. Quiere decir que vamos por la misma senda del Socialismo Siglo XXI, más peligroso ahora porque está en su fase terminal.

Un socialismo que destruyo a Venezuela; cuya población en este momento se debate en una tremenda crisis de desabastecimiento, de violencia y de criminal represión contra los estudiantes y los ciudadanos que salen a protestar a las calles contra la bancarrota económica del país y la criminalidad desbordada. Un sistema político que destruyo la libertad y el aparato productivo del país. Un país que exporta diariamente tres millones de barriles de petróleo a los imperialistas gringos y chinos, por lo que recibe cada día  trescientos millones de dólares y aun así el pueblo no tiene que comer y tampoco papel higiénico; alguien dirá para que lo necesitan, si no comen.

Contrariamente a lo que afirma el portador de la luz: “nos estamos convirtiendo en potencia”, Bolivia sigue siendo un país dependiente, extractivista, pues el gas y los minerales constituyen el ochenta y cinco por ciento de nuestras exportaciones. Y pese a los millonarios ingresos percibidos en estos últimos ocho años, no se ha incentivado ni promovido la actividad productiva sostenible e innovadora y más bien se desalienta la inversión, se estatizan las empresas y se las torna ineficientes y burocráticas.

En Bolivia, por ahora y no por mucho tiempo más, la economía muestra una bonanza aparente debido a los excelentes precios internacionales del gas, los minerales y de la cocaína. Se reseña en la prensa, que entre el 2005 y 2012 el precio del gas natural, principal exportación nacional subió de 0,97 a 12,15 dólares, el millón de BTU; la o­nza troy de oro que valía 271  llegó a 1.660 dólares el año 2012; entre esos años, la libra fina de estaño pasó de 1,84 a 11,79 dólares.

Como consecuencia, en el año 2013 las exportaciones bolivianas registraron un récord histórico de 12.042 millones de dólares. Vendemos siete mil millones de dólares anuales de gas, 2.000 millones de minerales y el narcotráfico contribuye a su vez con cuatro mil millones de dólares.

Por lo anterior y por la plata que circula en las calles, mucha gente piensa que estamos en el mejor de los mundos y con una economía blindada contra la crisis; pero como podemos observar, el cacareado éxito económico no tiene nada que ver con la nacionalización, con el proceso de cambio o la gestión gubernamental, sino exclusivamente con el alza de precios de las materias primas, precios nunca antes vistos. En consecuencia la crisis se presentara cuando los precios de nuestras exportaciones bajen y lamentablemente en ese momento, la cocaína pasara a ser la fuente principal de dólares y la causa de una escalada de violencia y muerte.

Actualmente, en la época de bonaza del Estado Plurinacional, el setenta por ciento de la población vive en la informalidad, bajo una economía ilícita y cocalera, buscando subsistir penosamente con actividades mercantiles precarias, pero en el ámbito de la política gubernamental, que castiga  a las empresas productivas y a la economía formal.

La economía informal se financia mayoritariamente con dólares del narcotráfico, que se compran en las calles y quitan presión sobre los dólares del Banco Central. Son dólares que se reciclan en la economía ilícita, contrabando, comercio y en parte se blanquean en la construcción inmobiliaria, que deja apartamentos vacíos pues no hay capacidad de gasto de la gente para adquirir esa oferta creciente.

Esta oferta de dólares que entra clandestinamente al país, hace la diferencia con Venezuela y Argentina, que tienen problemas de libre disponibilidad de dólares para las necesidades de la población en sus transacciones diarias, como importaciones, ahorro, viajes, etc.

Los cuantiosos recursos por gas y minerales, recursos no renovables, que recibe el país, son mal manejados por el gobierno del MAS en gigantismo burocrático, subsidios políticos e inversiones irresponsables y con exorbitantes sobreprecios. Una planta de urea y una fábrica de papel en el Chapare, lejos de los mercados; canchas de futbol y coliseos capaces de albergar diez veces la población donde se los construye; aviones, helicópteros, autos caros y lujosos para la jerarquía, también palacios y el Museo de Orinoca, monumento narcisista al Ego (*).

Lo más grave es que día a día estamos cayendo en la anomia, se ha perdido la confianza en el Estado, en las políticas públicas, no se respetan las instituciones, no se cree en las leyes, en la justicia y solo los sectores y gremios que viven de la economía informal y el narcotráfico se encuentran en su ambiente. Y lo preocupante para el Estado de Derecho y la democracia es que el pueblo se está acostumbrando al desorden gubernamental y ven ya como normal, la corrupción, violencia, deterioro de los servicios públicos y lo más grave es, que se ha institucionalizado el miedo.

Bajo estas circunstancias, las propuestas de inversión responsable, de trabajo tesonero, de ahorro para las épocas de vacas flacas, son desechadas por la ilusión de vivir del Estado y de los dineros provenientes del auge de las materias primas, así como de la cocaína y el contrabando.

Sin embargo ya se avizora un nuevo ciclo de vacas flacas y ahí es donde el modelo populista fracasa y se hace más violento. Es cuando surge la necesidad de liderazgos responsables que impulsen el progreso, la justicia y la libertad en el país, con trabajo productivo e innovación como fuente de riqueza. Para ello harán falta las ideas, la doctrina y los planteamientos de la democracia liberal.

(*) Absalón erigió también un monumento para sí mismo (2 Samuel 18:18). Terminó su vida colgado (2 Samuel 14, 15 y 18).

 

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , , , , ,

Deja un comentario

Desarrollo Sostenible Refugio Ocorotu

PROPIEDAD RURAL, REFUGIO OCOROTU

!!! Una magnífica oportunidad de negocios para quienes creen en el desarrollo sostenible !!!.

A cien kilómetros de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia y distante tres kilómetros de la turística población de Buenavista, antigua Misión Jesuítica, se encuentran la propiedad privada llamada “Refugio Ocorotú”. Esta propiedad tiene una extensión de 150 ha y conserva uno de los pocos bosques tropicales húmedos no intervenidos, de gran biodiversidad y de fácil acceso en la zona. Con la próxima construcción del camino asfaltado que parte del Urubó y que bordea el Parque Amboró hasta Buena Vista, la distancia desde santa Cruz hasta la propiedad será de 67 Km.

La propiedad tiene las mejores condiciones para la agroforesteria, el cultivo de cacao y café, manejo forestal y actividades de ecoturismo y conservación.

Cuenta con instalaciones de agua potable y energía eléctrica y un conjunto de cuatro cabañas para familias o grupos con capacidad de seis personas cada una, además de una gran cabaña rústica para comedor, asimismo un área de camping, bar y piscina, canchas para juegos y áreas de esparcimiento. Existe un cannopy de 800 m de recorrido, que cuenta con cinco estaciones en las copas de los árboles; esto permite una visión espectacular del bosque. La salida es por un puente colgante (al momento el conjunto requiere de reparación)

En la  zona la precipitación anual es de 1.600 mm concentrados entre los meses de Noviembre a Febrero y con una temperatura media de 22° C; se considera una zona de transición entre el pie de monte subandino y la amazonia, con una elevación 400 metros, con pequeñas terrazas onduladas y disectadas por dos pequeños arroyos de agua permanente, el Sereboqui y el Ocorotú que desaguan en el rio Surutú.

La propiedad cuenta con un frondoso bosque húmedo subtropical, donde el bosque alto (>35 m) cubre el 60% de la reserva, el bosque mediano y en recuperación y los humedales cubren el saldo. Entre la flora nativa se destacan árboles como la mara o caoba, cedro, tajibo, cuchi, higuerón, pachiuva y frutos como el cacao o chocolate silvestre, guabirá y variedad de orquídeas, vainilla, helechos arbóreos, varias especies de palmeras y heliconias. En términos de fauna se encuentran variedad de monos, principalmente el manechi rojo (Alouatta Seniculus Sara), perezosos, taitetú tejones, jochis y otros.

En la propiedad se han construido senderos de interpretación con distintos tiempos de caminata y esfuerzo que van desde una hora hasta ocho horas. Esto permite realizar caminatas cruzando quebradas, arroyuelos, bosque primario y conocer la gran biodiversidad botánica y de aves existentes en la zona (se ha certificado la existencia de 423 especies diferentes entre el Refugio Ocorotú y el Hotel Flora y Fauna de Robin Clarke, que se encuentra colindante).

INFORMACION GENERAL

Dirección y responsables en Santa Cruz, Bolivia: Ovidio Roca y María del Pilar Urioste. Teléfono: +591/3  3220560

Correo electrónico: mpilaru@gmail.com

Correo electrónico: ovidroc@hotmail.com

En Google buscar “Refugio Ocorotu”

En ECO-INDEX: http://www.eco-index.org/search/resultss.cfm?projectID=403

Coordenadas geográficas, en latitud y longitud en el sitio de las cabañas.

Lat 17° 29! 55.39” S

Long 63° 38! 20.46” O

La propiedad se encuentra en Buena Vista Provincia Ichilo, frente al “Codo de los Andes” donde la cordillera andina que corre de sur a norte se vuelca al oeste y hacia el Pacifico, lugar donde se ha creado el Parque Nacional Amboró con una extensión de 637.000 ha que forma parte del corredor biológico Amboró Vilcabamba. Es uno de los Parques de mayor concentración de biodiversidad con más de 840 especies de aves, 2.961 especies de plantas vasculares y 127 especies de mamíferos, entre ellos el oso andino (Tremarctos ornatus) y la pava mutún copete de piedra (Pauxi unicornis).

, , , , , ,

Deja un comentario

QUE SERA LO QUE QUIERE EL PUEBLO.

QUE SERA LO QUE QUIERE EL PUEBLO.
Ovidio Roca

Todos pensamos de manera diferente; no se piensa igual en una choza que en un palacio decía Engels hace dos siglos. La gente piensa de acuerdo a dónde y cómo vive, como se gana la vida y entonces se acomoda y adapta a su entorno; pero es poco probable que alguien lo haga pensando en el largo plazo y en su viabilidad.
Nuestros ancestros cromañón, que vivieron en la última glaciación, aprendieron a cubrirse, construir su refugio, cazar, recolectar y conservar sus alimentos antes que llegue el crudo invierno, y el que no era eficiente y oportuno en estos quehaceres moría; solo sobrevivían los que eran más previsores, mas habilidosos y más adaptables. Se dice que por esto los europeos que viven en climas extremos son más previsores que aquellos de los climas cálidos, de la eterna primavera.
Y nos adaptamos no solo a las condiciones climáticas, sino también a las facilidades de acceso a los recursos y cuando nos acostumbramos a ello, nos es difícil cambiar, aun cuando las condiciones mudan y entonces ya es tarde.
Los que hicieron este nuestro país, empezaron con un amplio territorio y extensas costas en el Pacifico, luego en busca de la riqueza, la plata del cerro de Potosí, se enclaustraron en las montañas, donde se encontraba aquello que en esa época y ahora, tenía valor: la plata, el oro, las gemas, los esclavos y los mitayos.
Era y es, una sociedad aislada en el centro del continente y afincados lejos del mar, donde se movía el comercio mundial, la gente, las ideas, las innovaciones; con un mercado pequeño y dedicados a la actividad extractiva, por lo que el país careció de las condiciones y posibilidades para iniciar su industrialización y menos aún con la competencia de economías costeras más adelantadas e industrializadas.
En este ambiente se fueron desarrollando economías duales; totalmente primitivas, en el campo, enclaves tecnificados en las minas y el resto en total aislamiento y abandono, y así con pocos cambios llegamos al Siglo XXI, con estas diversas economías de distinto grado de desarrollo y de tecnología y manteniendo como base principal la economía extractiva de hidrocarburos y minerales.
En el transcurso de los últimos cincuenta años se desarrollaron algunos sectores agropecuarios modernos y otros permanecieron anteriores al arado; alguna industria y servicios modernos y otros artesanales, y mayoritariamente una gran economía mercantil, de comercio informal y últimamente vinculada a la economía y flujos de dinero provenientes de la cadena de la coca y cocaína. El proceso de cambio ha constitucionalizado este ch’enko de economías, mescla de estatismo con informalidad y alimentada por el narcotráfico.
Lamentablemente no pudimos desarrollar un cultura ciudadana de institucionalidad, como lo podemos comprobar en el día a día, con personas a quien le importa poco lo que se hace desde el Estado, no se inmuta con el desperdicio, las malas inversiones, la ineficiencia con que se maneja el Gobierno, pero siempre que les den lo que quieren y especialmente que los dejen en paz. Lo que una gran mayoría quiere del Estado, es que no interfiera en su actividad, que no los controlen, que dejen fluir libremente el curso de los negocios legales e ilegales, de coca, drogas y de contrabando, que no los molesten, que no los jodan. Ello viven al día y valorizan las ventajas del actual ambiente, que le permite ganar dinero, aun con las condiciones precarias de educación y dotación de recursos con que cuentan.
Pensando en estos procesos de condicionamientos y adaptación al entorno, la pregunta que podríamos hacernos los ciudadanos es: Existe algún interés de los beneficiarios de esta economía, plural, corporativa, informal (que incluye al 65% de las personas, las que se mueven en este ambiente como pez en el agua pese a sus baja formacion educativa), de cambiar el rumbo actual hacia una economía productiva, competitiva, basada en el conocimiento y la innovación?; y la respuesta, seguramente será que no.
Y la siguiente pregunta: Cual entonces el destino de aquellos ciudadanos que apuestan por una economía formal y legal, creen en la meritocracia, la iniciativa personal, la empresa privada en un ambiente de competitividad
y en el Estado de Derecho ?, y la respuesta es, quien sabe.
El gobierno ha adoptado una receta económica estatizante, que destruye el aparato productivo y competitivo, con empresas públicas con sobreprecio, mal diseñadas, peor localizadas, ineficientes y fallidas; un estado con acomodo político en las pegas públicas y un capitalismo salvaje en el sector informal y cocalero.
Pero como muy poca gente piensa en el largo plazo, pocos se dan cuenta que estamos creando una sociedad y una economía insostenible y que puede hundirnos a todos en el caos y la violencia, y esto ocurrirá cuando se acabe el ciclo de los buenos precios de los recursos naturales, especialmente del gas, o ya no podamos venderlo a los países vecinos y cuando estos algún rato decidan combatir el negocio de la droga y la ilegalidad conexa.
Por su parte la clase media, aquella que no es muy amigable con la receta del Estado Plurinacional, ha recibido una dosis sistemática de persecución y terror, y aquejada del síndrome de Estocolmo, hasta se siente agradecida por el hecho de estar vivos. Han llegado hasta a pensar que no tienen derechos humanos y que su relativa tranquilidad se la deben al gobierno, por ignorarlos, por no ser pasto de los fiscales extorsionadores, por no ser acosados, ni enjuiciados, ni avasalladas sus propiedades, ni encarcelados y muertos.
Debemos enfatizar, que en Democracia no es admisible que la mayoría decida en contra de los derechos e intereses de la minoría y de ser así esto no es democracia y por tanto es necesaria restablecerla.
El derecho de vivir en un marco de respeto y legalidad, no debe ser una opción y es importante alertar a la población de la necesidad de apostar por un modelo de desarrollo sostenible y viable, donde las minorías circunstanciales son respetadas. No es posible que por interés, aunque sea de una mayoría, nos convirtamos en un estado forajido, donde la violencia y la droga sea el pan de cada día.
Este país y sus ciudadanos merecen un futuro viable y mejor que al que nos están conduciendo y existen últimamente buenos augurios de que los políticos y la ciudadanía al fin se liberan de sus pequeños egos y rencores personales y entienden que hay que unirse en base a un programa, una propuesta de vida digna y que el líder que conduzca el proceso sea aquel que capte la confianza de la población y que es obligación de todos apoyarlo.
Debemos entender que no necesitamos promesas mágicas, que el camino que nos queda por delante es largo, que hay que construir confianza, construir democracia, construir instituciones, construir ciudadanía, construir empresas, economía y progreso, construir futuro.

ovidioroca.wordpress.com

, , , , ,

1 comentario

RESERVA DE CONSERVACION Y PROTECCION DE LA BIODIVERSIDAD, REFUGIO OCOROTU

RESERVA DE CONSERVACIÓN Y PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD, REFUGIO OCOROTU

El Proyecto de Conservación y Protección de la biodiversidad “Refugio Ocorotú”, se encuentra localizado a tres kilómetros de la población de Buenavista, antigua Misión Jesuítica, y a cien kilómetros, una hora y media por carretera, desde la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.
Esta Reserva Privada de Patrimonio Natural (RPPN) se encuentra mirando al “Codo de los Andes” de la Cordillera Andina, la que en ese punto se vuelca al Oeste, hacia el Pacifico.

La Reserva, está en una zona de transición ecológica, entre el pie de monte subandino y la amazonia, con una elevación 400 m.s.n.m, con pequeñas terrazas onduladas y disectadas por pequeños arroyos (Sereboqui y Ocorotu) y por el bosque húmedo subtropical, donde el bosque alto (>35 m) cubre el 60% de la Reserva; el bosque mediano y en recuperación y los humedales cubren el saldo. La precipitación pluvial anual en el área es de 1.600 mm, concentrada entre los meses de Noviembre a Febrero y la temperatura media de 22° C.

El Refugio Ocorotú, localizado frente al Parque Nacional Amboro, es una Reserva Privada de Patrimonio Natural que se inició el año 1993, con una extensión de 150 ha y conserva uno de los pocos bosques tropicales húmedos no intervenidos, de gran biodiversidad y de fácil acceso de la zona.
Colindando con la reserva privada, en una extensión de 12 ha, se encuentran las instalaciones turísticas del Refugio Ocorotú. El lugar cuenta con agua potable, energía eléctrica y servicio telefónico. Aquí se reciben los grupos de investigadores o turistas que quieran convivir durante algunos días, en un ambiente natural y libre de estrés.

Entre la flora de la Reserva se destacan árboles como la mara o caoba, cedro, tajibo (Tabebuia spp.), ficus, variedad de orquídeas, vainilla, helechos arbóreos, varias especies de palmeras y heliconias. En términos de fauna se encuentran al menos cinco variedad de monos, principalmente el Manechi rojo (Alouatta Seniculus Sara), perezosos, taitetú (pecarí) tejones, pacas, murciélagos y otros.

Objetivos principales:
• Conservar los valores ecológicos dentro del área destinada a la RPPN.
• Contribuir a mantener el equilibrio natural para la conservación de la flora y de la fauna de la región sirviendo como refugio de aves migratorias y de la fauna nativa de la zona.
• Conservar la biodiversidad característica del ecosistema de transición con especies de varias regiones ecológicas.
• Constituirse en un centro para la investigación y educación en biodiversidad.

Logros principales, hasta la fecha:
• Consolidación del área de la Reserva.
• Elaboración del plan de manejo de la reserva y su aprobación legal.
• Enriquecimiento de 10 ha de bosque secundario con especies maderables nativas.
• Adquisición de una parcela adyacente a la Reserva, de 12 hectáreas y la construcción de cuatro cabañas para familias o grupos con capacidad de seis personas cada una, cabaña para eventos, cabaña rústica para comedor, área de camping, bar y piscina, canchas para juegos y áreas de esparcimiento.
• En la Reserva se han construido senderos de interpretación con distintos tiempos de caminata y esfuerzo que van desde una hora hasta ocho horas. Esto permite conocer la gran biodiversidad botánica y de aves existentes en la zona (se ha certificado la existencia de 423 especies diferentes entre el Refugio Ocorotú y el Hotel Flora y Fauna de Robin Clarke, que se encuentra colindante).
• Construcción de un cannopy de 800 m de recorrido, que cuenta con cinco estaciones en las copas de los árboles; esto permite una visión espectacular del bosque. La salida es por un puente colgante (al momento requiere reparación)
• Rescate de animales.
• Establecimiento de un programa de paseo en botes por el río Surutú, adyacente a la Reserva.
• Investigación del mono aullador rojo boliviano (alouatta seniculus sara) endémico de la zona.

Experiencia y Necesidades:
• La constitución de reservas privadas naturales constituyen un mecanismo efectivo para la conservación de la biodiversidad; sin embargo, sus costos de mantenimiento no logran ser cubiertos con los recursos personales de los responsables del proyecto. En este caso de los responsables, ambos jubilados, destinan gran parte de sus ingresos al mantenimiento pero, no son suficientes y como consecuencia el mantenimiento no es adecuado y la infraestructura sufre deterioro y no puede ser repuesta.
• Es preocupación de los propietarios de las reservas privadas el poder captar fondos por medio del ecoturismo e investigación o fondos de fijación de carbono, para poder cubrir parte de los costos de operación y de mantenimiento de la reserva y, eventualmente, poder ampliarla. Una opción sería el atraer socios que, realicen inversiones en mejoramiento y protección de las mismas y establecer un fondo financiero que permita su mantenimiento y conservación.

Programa de Actividades
• Mejorar y ampliar los senderos de interpretación y elaborar las cartillas educativas para cada sendero.
• Mejorar la protección de la zona para evitar la caza furtiva.
• Vincular el proyecto con un programa internacional que pueda dar asistencia técnica y financiera en cuanto al manejo de reservas, al ecoturismo, gestiones para captar fondos, mejorar la infraestructura, investigación y protección del área y evitar la caza.
• Buscar socios interesados, que aporten técnica y financieramente, para consolidar y proteger esta zona de gran biodiversidad y belleza natural y eventualmente adquirir una mayor superficie de los colindantes y destinarla a reservas de protección.
• Constituir una red de reservas privadas en bosques tropicales, para conseguir asesoramiento técnico que promueva la sostenibilidad financiera de las mismas y las posibilidades para incorporar las reservas privadas en el mecanismo de desarrollo limpio como fijación de carbono y otros.
• Lograr el apoyo de entidades conservacionistas con donaciones hasta lograr la sostenibilidad y continuidad del proyecto.

Referencias:
Refugio Ocorotu, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, Municipio Buena Vista.
Coordenadas geográficas, en latitud y longitud de las cabañas del Refugio.
Lat 17° 29! 55.39” S
Long 63° 38! 20.46” O
En Google existe bastante información buscando, Refugio Ocorotu.
Responsables:
María del Pilar Urioste; Ovidio Roca.
Dirección: Santa Cruz, Bolivia Teléfono: +591/3 3220560
Correo electrónico 1: mpilaru@gmail.com
Correo electrónico 2: ovidroc@hotmail.com

PARQUE NACIONAL AMBORO
El Parque Nacional Amboró, con una extensión de 637.000 ha, forma parte del Corredor biológico Amboró- Vilcabamba. Este es uno de los Parques de mayor concentración de biodiversidad, con más de 840 especies de aves, 2.961 especies de plantas vasculares y 127 especies de mamíferos, entre ellos el oso andino (Tremarctos ornatus) y la pava mutún copete de piedra (Pauxi unicornis).

, , , , ,

1 comentario

CRÓNICA ANTICIPADA DE UN SUICIDIO COLECTIVO.

CRÓNICA ANTICIPADA DE UN SUICIDIO COLECTIVO.

Ovidio Roca

Se habla tanto del calentamiento global, del desequilibrio ambiental y se hace tan poco, que nos preguntamos cual es la ventaja del conocimiento y la información sobre este vital asunto, si solo sirve para mostrarnos nuestra derrota.
La respuesta puede ser que ninguna; pues una gran mayoría seguirá pensando y preocupándose exclusivamente de sus negocios y sus ganancias, mientras el destino del planeta y el de ellos mismos está en juego. Pero existe una comunidad humana preocupada, que comprende, que sabe que conocer es actuar y caminar por la senda del desarrollo sostenible, y que el objetivo de la economía debería ser finalmente, asegurar la calidad de vida para todos nosotros y en necesario equilibrio con el ecosistema Tierra, Gaia, Pachamama, del que somos parte.

Vivimos en la era de la “Civilización el Espectáculo” y de la publicidad; que crea e impulsa obsesivamente el deseo de consumir. Se ha impuesto la idea que la felicidad es comprar, consumir y los comerciantes para satisfacer e incrementar aún más esta demanda y sus ganacias, crean necesidades artificiales. Las industrias por su parte, diseñan productos de obsolescencia planificada, lo que impulsa y obliga a seguir consumiendo.
Dijo Mujica (de sospechosa y extraña austeridad entre los presidentes socialistas de la ALBA), refiriéndose a las notas periodísticas que lo califican como el Presidente más pobre de América “Yo no soy pobre, pobres son los que precisan mucho para vivir, esos son los verdaderos pobres, yo tengo lo suficiente”.

El crecimiento económico y el extractivismo es el actual paradigma dominante, tanto del Capitalismo de Estado, (socialismo tipo ALBA) y del Capitalismo Mercantil, y ambos consideran a la naturaleza como su almacén de recursos, de beneficios y depósito de su basura.
Este paradigma presupone el crecimiento ilimitado y considera que si la economía no crece, no habrá ganancias ni empleo y por tanto el objetivo es crecer y consumir, aun bienes y servicios innecesarios.
Olvidamos que tenemos un solo planeta; hoy sobresaturado de población y de basura. El uso del espacio físico para el hábitat e infraestructura humana, crece desmesuradamente impulsado por el extractivismo salvaje y a costa, de la destrucción de los ecosistemas, del medio ambiente, los bosques, los acuíferos y la biodiversidad; que son los que crean las condiciones climáticas adecuadas para la vida de nuestra especie humana.
La tierra agrícola se expande a costa de los ecosistemas y no es capaz de mantener altos rendimientos de producción de alimentos, sin aumentar desmesuradamente, el consumo de petróleo, carbón y derivados (combustibles, fertilizantes y pesticidas), todos ellos recursos limitados y no renovables.
En esta perspectiva el reto es buscar un modelo de Desarrollo Sostenible, que posibilite mejorar el nivel medio de vida de la sociedad, con equilibrio poblacional, ecológico, justicia social y bienestar. Una economía opuesta al actual paradigma de crecimiento, que sobrepasa los límites naturales y biofísicos del Planeta y del medio ambiente y genera la emisión de gases que producen el calentamiento global, afectando la calidad y viabilidad de la vida humana.

Por tanto nuestra búsqueda y la respuesta tienen que ser integrales; se hace necesario reducir el crecimiento poblacional, disminuir el consumo a lo necesario y trabajar en la innovación y tecnologías para conseguir energías renovables y el uso integral y sostenible de los recursos naturales, evitando la producción de desechos dañinos.

Estudios recientes indican que la actual economía global tiene cinco veces el tamaño de la de hace cincuenta años. Si continuamos con este ritmo de producción, el año 2050 será de 80 veces mayor y con una población que sobrepasara los 9 mil millones. Dice el PNUMA que en el año 2050 para mantener esa población se necesitaran de tres planetas. Se puede deducir que si no se logran colonizar tres nuevos planetas, se deberá reducir la población humana a un tercio.
En la actual economía de crecimiento ilimitado, los productores y los consumidores sólo toman en cuenta sus propios costos y beneficios directos para sus decisiones económicas y empresariales y no consideran las externalidades y costos ambientales, es decir los costos y beneficios que afectan a la sociedad como un todo.
Instituciones y profesionales, en busca de alternativas viables para el futuro de la humanidad, desde hace tiempo vienen discutiendo y explorando nuevos modelos de economía, entre ellos:

– Economía verde. PNUMA
Economía verde es, “aquel sistema económico que es compatible con el ambiente natural, que es amigable con el medio ambiente, es ecológico y, para muchos grupos, es también socialmente justo”.

– Economía Azul. Gunter Pauli
La economía azul quiere aprender de la naturaleza, de su conocimiento acumulado durante millones de años. En la naturaleza no hay desperdicio, no hay basura, toda materia y energía se transfiere en forma de cascada de una especie a otra. Esa cascada de nutrientes supone la utilización del desecho de unas especies como recurso de otras.

– Gestión sin crecimiento. Peter Víctor
Equilibrar la capacidad productiva de la economía al nivel de los gastos, sin necesidad de mantener la economía en expansión con el tiempo. Los beneficios de una mayor productividad se derivan hacia más tiempo libre – una mejor vida.

– Prosperidad sin crecimiento. Tim Jackson
El crecimiento económico que hemos conocido sufre un agotamiento terminal. “Antes del final del siglo nuestros hijos y nietos tendrán que afrontar un clima hostil, escasez de recursos, destrucción de hábitats, especies diezmadas, escasez de alimentos, migraciones masivas y, casi inevitablemente, la guerra”. Para evitarlo, tiene que florecer lo que Susan George ha llamado “un hedonismo alternativo” que cultive valores intrínsecos como la auto-aceptación, la afiliación y la comunidad. Antes tiene que cambiar y radicalmente, la sociedad civil.

, , , ,

Deja un comentario

EL RIO PIRAI Y TACUAREMBO

EL RIO PIRAI Y TACUAREMBO

Ovidio Roca

En la década de los setenta, muchas familias cruceñas pasábamos el fin de semana disfrutando del rio Piraí (1). En esa época el rio tenia bastante agua y de forma permanente; en las orillas habían grandes arboles que nos daban sombra, el agua era limpia y fresca y en el curso principal, llegaba arriba de la cintura de los bañistas.

Ahora, cuando miro el Piraí al pasar por el puente hacia el Urubó (2), me da pena verlo convertido en un inmenso y sucio arenal, con apenas un hilo de agua altamente contaminada; salvo obviamente cuando llega un turbión.

Esto es producto básicamente de la deforestación en toda la cuenca, que ha facilitado la erosión de sus arenosas orillas y la colmatación del lecho del rio, además de sufrir los vertidos de aguas contaminadas en todo el curso del rio.

De existir voluntad para recuperarlo, es posible hacerlo ejecutando proyectos productivos y de protección, aprendido de las experiencias que sobre este aspecto se tienen tanto en Colombia como Ecuador y coordinándolos con los respectivos municipios.

El Plan de Uso del Suelo de Santa Cruz (PLUS), establece una faja de protección en las orillas de los ríos y cursos de agua y en el caso específico del rio Piraí (B-P1) es de mil quinientos metros, desde la orilla. En este bosque de protección no puede haber asentamientos humanos, ni actividad agrícola, es exclusivamente de protección.

Cumpliendo el PLUS y los Planes de Ordenamiento Municipal, es posible diseñar un programa de recuperación del rio Piraí en la que el Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (SEARPI) tiene la competencia. Igual para el rio Grande o Guapay (3).

Una de las primeras acciones que habría que realizar es la delimitación de la franja de protección y establecer los mecanismos para que esta franja de sea respetada y tenga el control efectivo y la tuición del Municipio respectivo, la Gobernación y el SEARPI.

Un primer aspecto a considerar es que esta iniciativa debe ser conjunta entre la actividad privada y el Gobierno Municipal y para ser sostenible el programa necesita que se asignen contratos de manejo de la franja de protección, en tramos claramente definidos. Cada tramo necesita tener un dueño, un responsable y esta actividad de manejo debe generar ganancias para el ejecutor, de manera que sea sostenible. Si la actividad no se encara como un negocio rentable, y el Municipio y la Gobernación no garantizan la seguridad jurídica y protección efectiva, el programa será un fracaso.

Tenemos que entender que la ordenación de cuencas es un trabajo de largo plazo y por tanto las reglas del juego deben ser estables y mantenerse en el tiempo.

Una forma de encarar el manejo es realizando en las orillas sembradíos de tacuarembó (4) (guadúa angustifolia). Esta gramínea crece 10 cm cada día y cada rodal produce 30 a 35 Ton/ha/año de materia vegetal.

El tacuarembó, con su particular sistema radicular entretejido, contribuye a la conservación y recuperación de los suelos, pues amarra y sostiene el suelo en las laderas y orillas de los ríos de tal forma que evita la erosión y permite que en el entorno crezcan otras plantas y se sustente una gran biodiversidad de insectos, aves, animales, etc.

Su enraizamiento, además de controlar el escurrimiento de las aguas de lluvia y evitar la erosión de las orillas, permite la infiltración del agua que alimenta los acuíferos locales. De esta manera una hectárea de tacuarembó puede almacenar hasta treinta mil litros de agua, la que en época seca se devuelve al río.

Las aguas del rio al arrastrar menos sedimentos, los que son retenidos por los sembradíos de tacuarembó, tienen mayor capacidad de arrastre de arenas y poco a poco cavan, profundizan y estabilizan el cauce.

Este bambú criollo tiene además un efecto purificador y embellecedor del entorno. Las laderas y orillas de los ríos cubiertas con el mismo son paisajes dignos de contemplación y admiración. Es además un gran productor de oxígeno y fijador de dióxido de carbono, que lo hace un candidato para los bonos de carbono.

Otra variedad criolla de bambú. El guapá (Guadua paniculata) se desarrolla en zonas mas secas y sus hojas y yemas se utilizan como forraje para ganado, las varillas para diversos usos artesanales.

Al margen de los beneficios ambientales, protección de las orillas y profundización del cauce del rio. El aprovechamiento, bajo manejo, del tacuarembó se convierte en un negocio rentable, especialmente por su rápido crecimiento y por ende su pronta cosecha.

Sus principales usos económicos y productivos son:

Artesanales: Por su forma, flexibilidad, dureza y resistencia, el tacuarembó es un adecuado material para la elaboración de muebles, artesanías y multitud de enseres.

Arquitectónico: por su resistencia y versatilidad, es un insustituible material de construcción de viviendas de toda clase, casas de lujo, cabañas turísticas y es auxiliar en la construcción, donde se la usa en andamios o como soporte de encofrados.

Agroindustrial: Alrededor de las plantaciones de tacuarembó se inicia una serie de nuevas industrias, como es la fabricación de laminados, aglomerados, pulpa para papel, palillos, muebles, instrumentos musicales, artesanías y hasta alcohol y alimento.

Para ser efectivo el Plan de debe contemplar el desarrollo integral de la cadena productiva, identificando el mercado para esta materia prima vegetal, y los talleres e industrias de transformación que permiten tener productos disponibles para la venta.

Referencias etimológicas:

(1) Piraí: guaraní. palometa, piraña
(2) Urubó: guar. urubú; gallinazo, sucha.
(3) Guapay: guar. guapoi; bibosi (ficus indica): guar. y; rio. Otra versión, Guapay; chiquitano. Guapá (guadia paniculata): guar. y; rio.
(4) Tacuarembó: guar. takuára; bambú y guar. tembó; vástago, falo.

, , ,

1 comentario

EN LA BUSQUEDA DEL TESORO; DEL CAPITAL NATURAL

EN LA BUSQUEDA DEL TESORO; DEL CAPITAL NATURAL

Ovidio Roca

Encontrar el tesoro, extraerlo y comercializarlo es el oficio de los buscadores de fortuna. No son creadores, constructores; son los extractores y recolectores de los tesoros de la naturaleza; pues no buscan inventar, producir, fabricar, sino extraer del suelo la plata, el oro, el estaño, el gas; recursos todos no renovables, en una practica centenaria que marca la historia económica de nuestro país y la cultura de nuestro pueblo.

Este comportamiento forma parte del accionar tradicional de todos los países periféricos: producir y exportar exclusivamente materias primas (minerales, hidrocarburos) y alimentos, sujetos a las constantes variaciones de los precios y de los términos de intercambio y viviendo bajo la dependencia de la tecnología ajena. Tecnología y patentes de invenciones, que en los países desarrollados generan mucho más ganancias que las materias primas.

La actividad extractiva de los recursos naturales es parte del natural ciclo económico de los pueblos y se convierte en un problema por la dependencia de los mismos, así se lo ha señalado con la expresión “la maldición de los recursos naturales”. Vivir de la riqueza natural es fácil y no promueve la cultura del trabajo y además, por la revaluación del tipo de cambio que se genera en la época de altos precios, se resta competitividad y se desincentiva a los demás sectores de la economía.

Los impactos de esta maldición varían según el contexto sociopolítico; en un país poco diversificado como el nuestro, con una casi total dependencia de las exportaciones de recursos naturales, un ambiente de corrupción y debilidad institucional, la maldición se magnifica.

Otro aspecto a destacar es que mientras en la economía mundial, los países desarrollados generan el proceso técnico y de innovación, que se difunde rápidamente a través de la industrialización; en los países periféricos, este progreso técnico solo se orienta hacia las actividades de exportación.

En este nuevo milenio, cuando prevalece una economía basada en el conocimiento, nuestra obligación es cambiar de paradigma y aprender a crear y producir tecnologías innovadoras y amigables con el entorno, de lo contrario no lograremos subsistir.

Una coyuntura que limita el cambio, son los excepcionales precios de las materias primas en estos últimos años, que induce a que utilicemos y exportemos al máximo las materias primas, minerales e hidrocarburos, sin pensar que luego cuando se acaben o sean sustituidos, no tendremos los recursos financieros ni la capacidad tecnológica para solventar nuestras necesidades mas apremiantes.
Y esto tiene que ver con una visión equivocada del progreso, que a estas alturas requiere de una revisión del modelo de desarrollo; hacia uno mas global, con nuevas tecnologías, menos consumista y apuntando hacia la sostenibilidad económica, social y ambiental.
Para ello es preciso cambiar el enfoque de la educación; necesitamos filósofos y científicos, primero para saber como convivir en sociedad y luego, como producir los bienes que requerimos para sustentarnos sin destruir la biosfera.

Actualmente nuestra formación escolar y académica está distante de la ciencia y la tecnología y por tanto de la innovación y la invención. Los resultados de los exámenes de admisión en nuestras universidades muestran sistemáticamente que los postulantes no saben las operaciones aritméticas, no entienden lo que leen y finalmente optan mayoritariamente por ser abogados esperando llegar a políticos o fiscales.

Necesitamos por tanto establecer una educación para el desarrollo humano, en procura de una mejor sociedad, con respeto al prójimo y al entorno global y una educación científica y tecnológica que nos permita generar actividades productivas que no destruyan el ecosistema.

Políticas educativas y comerciales que promuevan el surgimiento de inventores e innovadores. Instituciones económicas y sociales que generen incentivos monetarios y morales apropiados para promoverlos; fuertes incentivos para las nuevas tecnologías y sus patentes y resguardo ante el eventual ataque de aquellas industrias que se ven amenazadas por el progreso y cambio tecnológico.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

PERTINENCIA DE LA UTOPÍA

PERTINENCIA DE LA UTOPÍA

Ovidio Roca

NUEVA ECONOMÍA PLURINACIONAL (NEP)

El Gobierno gasta millones de dólares en convencernos que la NEP es un tremendo éxito del Estado plurinacional. Deberíamos preguntarnos cuales son las bondades de este nuevo y maravilloso modelo de desarrollo, pues salvo los sectores informales el resto no están felices con el. Lo que vemos es una economía extractiva que no crea riqueza y si violencia, lo que hace es vender lo que existe en la naturaleza, el capital natural; vendemos el gas y los minerales que irremediablemente se acabaran y mientras mas vendamos mas pronto llegara el colapso; también destruimos los bosques por la madera o para la coca, y con estas actividades extractivas generamos poco empleo. La fabricación de mocochinchi seguramente genera más puestos de trabajo y muchos más cuando “los guerreros del arcoíris” erradiquen la Coca Cola.

En conclusión, el aparente éxito de la NEP se logra a costa de “vender las joyas de la abuela”, las joyas de la madre tierra, y las hojas procesadas de la coca nostra.

Y este no es un problema exclusivo de Bolivia sino, con matices, los de la economía de consumo global, que con su insensato crecimiento esta destruyendo la naturaleza, la belleza, lo que es agradable para vivir, produciendo además una avalancha de basura, de desechos, de contaminación y cometiendo un flagrante ecocidio.

INVIABILIDAD DEL MODELO CONSUMISTA

El ciudadano común se siente afectado por los impactos de su entorno inmediato, la falta de empleo, la pobreza, las enfermedades, la contaminación del aire, del agua, la basura, el calor y la sequía, pero no lo relaciona con el problema socio ecológico global y poco le importa la naturaleza, aun en algo cercano para nosotros en Santa Cruz, como la acelerada destrucción de la Reserva Forestal del Chore, del Parque Amboró o la desaparición del manechi del Sara y la paraba azul.

Por ahora los turistas disfrutan del paisaje, de los ríos y las playas limpias, del bosque exuberante y diverso. Recién cuando se lo destruye o contamina, tanto el empresario hotelero como nosotros entendemos el valor de la naturaleza.

Los bienes más importantes para nuestra vida, el aire, el agua, el clima, la biodiversidad, el paisaje, son bienes libres y al serlo no tienen precio y por tanto no son valorizados ni cuidados y peor aun, como en el proceso productivo no se los costea, no se internaliza el valor de estos bienes libres, disfrazando así la ineficiencia de las empresas y del actual proceso productivo. La lluvia, por ejemplo, vale mucho y cuesta nada.

El objetivo de las empresas debería ser el lograr su ganancia produciendo las cosas esenciales que se necesitan para el bien vivir. Pero una economía en permanente expansión, con el afán de vender se necesita crear demanda artificial mediante la propaganda y vender lo que es más lucrativo. Producimos más cosas superfluas que las realmente esenciales; se fabrican bienes con periodos de obsolescencia cada vez más cortos y eso contribuye al despilfarro de materias primas y la generación de desechos. Se producen miles de productos inútiles, pero aquellos bienes necesarios, los que no están acompañados de demanda monetaria no se producen.

DESARROLLO SOSTENIBLE

Ante la inviabilidad de este modelo depredador surgió la idea del Desarrollo Sostenible que se contrapone a la idea del crecimiento ininterrumpido. El Desarrollo Sostenible no es una mera preocupación romántica por el entorno, los pajaritos y las flores; es una exigencia de futuro y bienestar para la humanidad, una exigencia para no retornar a situaciones de carencia extrema.

Tampoco se trata de mitificar el pasado, como el retorno a las comunas y sistemas agrícolas primitivos. La realidad es que la agricultora itinerante de tumba y quema, destruye el bosque y logra rendimientos agrícolas miserables (salvo que se siembre coca) que perpetúan la pobreza, y a costa de un inmenso deterioro ambiental.
Se trata realmente del presente y de nuestro futuro, y por ello es imperativo utilizar la ciencia y tecnología para lograr una producción limpia y sostenible, que use cada vez menos materias primas.

Las recomendaciones del Desarrollo Sostenible, de cómo actuar y que hacer, han sido presentadas en múltiples estudios y foros y tienen que ver con el control poblacional, con modificar el enfoque de la estructura del consumo de bienes y usar los recursos de manera responsable.

Se propugna esencialmente una economía, que no consuma los recursos renovables por encima de su tasa de regeneración; recursos no renovables por encima de su tasa de sustitución y vertido de residuos por encima de sus posibilidades de asimilación.

Aplicar procesos productivos que internalicen los costos sociales y ambientales y muestre el verdadero valor de los bienes producidos. Una economía que privilegie los productos con valor agregado generado por el trabajo y la innovación tecnológica.

Aplicar procesos de producción más eficientes, aumentar el reciclaje y la reutilización y conseguir una mayor eficiencia energética, para ahorrar materias primas y energía.

Como estas medidas disminuyen el consumismo y por tanto frenan la producción industrial como la conocemos; surge inmediatamente la preocupación de como generamos empleo e ingresos para las personas en una economía que no crece permanentemente.
Un camino es promover una economía de consumo material reducido e inmaterial masivo (mas software que hardware), usando las modernas tecnologías para dar satisfacción a las reales necesidades humanas.

Como el Estado no conoce el coste real de su intervención, actúa sistemáticamente de forma ineficiente e irresponsable, y como consecuencia gran parte de los gastos de los consumidores y de las administraciones públicas, se dedican a corregir o evitar los males causados por la propia economía y no a producir bienes y servicios esenciales.

En consecuencia se debe propender hacia el Estado mínimo a través de la descentralización autonómica y municipal a todos los niveles, asociándose luego a nivel global y por encima de las fronteras para lograr los más variados fines al margen y fuera de los Estados.

La especulación financiera y bursátil es la causa de las grandes crisis, por lo que es necesario establecer una banca libre, donde sus agentes estén sometidos y cumplan estrictamente las normas y principios tradicionales del derecho y un sistema de banca con un coeficiente de caja del 100% para los depósitos a la vista.

Es necesario modificar las pautas del trabajo, por ejemplo, ampliar (como lo sugiere Carlos Slim) las horas de trabajo a doce por día y reducir los días de trabajo a tres por semana, con el consiguiente ahorro de energía y liberación de tiempo para dedicarse entre otros oficios creativos y recreativos, por ejemplo trabajo por Internet y donde sea posible, cultivos familiares de autoconsumo.

El progreso que anhelamos es para vivir mejor, no para vivir peor durante más tiempo, y el error surge cuando confundimos crecimiento con progreso. Una economía que necesita crecer permanentemente es inviable en un mundo de recursos limitados.

Es una economía que tiene similar comportamiento al andar en bicicleta, si se detiene o dejamos de pedalear, caemos; por ello el reto es revisar el modelo económico y tecnológico, promover pautas éticas y avanzar aprendiendo de los errores; se trata de un esfuerzo sostenido y de largo plazo pues debe actuar sobre el natural comportamiento egoísta de las personas.

Construir un mejor presente y futuro es responsabilidad de las elites intelectuales, morales y las familias, trabajando sobre la mente y el corazón de las personas, empezando con los niños, creando conciencia para conservar el ecosistema del que somos parte.

, ,

1 comentario