Entradas etiquetadas como comunitarismo

CUENTOS QUE LE CUENTAN A LA GENTE

CUENTOS QUE LE CUENTAN A LA GENTE

Ovidio Roca

A la gente le gustan los cuentos y por eso tienen tanto éxito y audiencia los saca suertes y los populistas. En nuestro país nos contaron el cuento del socialismo, el mismo cuento que se usó y se usa en todas partes para engatusar a las masas y que emociona especialmente a las audiencias de bajo nivel de ingreso y educación. Dependiendo del cuentista y del cliente se enfatizan cosas como comunitarismo, indigenismo, pachamamismo, patrióticas nacionalizaciones,  empresas públicas y  sobre todo, bonos y subsidios  que es lo que más gusta a la gente.

Los cuentistas también nos asustan con los relatos del coco neoliberal y nos cuentan de los exorticios y conjuros que hay que realizar para deshacernos de las empresas capitalistas y lograr la felicidad socialista. Para empezar hay que demonizar y joder a la empresa privada (la de los opositores no la suya que es buena) fuente de todos los males, aplicando avasallamientos a las propiedades de los otros, prohibiciones a las exportaciones (menos a la cocaína), controles de precios, veto a los transgénicos, terrorismo tributario, manejo de las normas laborales y un sin fin de trámites largos y onerosos que solo pueden ser facilitados previa propina que depende de la cara del pavo y por si acaso cualquier otra traba que perjudique las inversiones de los cochinos capitalistas. Como son gobierno, de yapa y para causar terror, acosan y amedrentan a los opositores y sus familias.

Detrás de todo este cuento, lo que finalmente buscan es dinero y poder. Poder sobre todo y sobre todos y esto lo hacen arrasando con todo lo que encuentran a su paso: bosques, aguas, tierras, minas, pueblo, indígenas, opositores y guiados por su afán de poder y dinero que es su única ideología.

Cada cuentista tiene su cato de coca o de poder; los del Chapare piensan en un estado cocalero autónomo, con aeropuerto internacional línea blanca, industria gasífera y de precursores, carreteras atravesando el TIPNIS hacia San Ignacio de Mojos y La Paz. También extender su territorio avasallando los  Parques y Reserva Naturales del Isiboro Sécure, Carrasco, Amboró, Chore y esto para ampliar los cultivos de coca y las fábricas de línea blanca. Para financiar estos negocios, usan la plata de los otros, bajo el mecanismo del  “le meto nomas” y palo al que joda.

Los otros plurinacionales, usando su cato de poder, incursionan en el cobro de comisiones por adjudicación de obras públicas, negocios inmobiliarios, contrabando masivo, transporte, pegas públicas y depositan su platita en los seguros bancos internacionales capitalistas. No por nada los Gobiernos de los países signatarios del Socialismo Siglo XXI han sido reconocidos como los campeones mundiales de la corrupción.

Mientras tanto, la economía nacional es cada es cada vez más extractivista, menos diversificada y de bajo nivel de desarrollo industrial y empresarial. A su vez la población, que aunque se caracteriza por ser emprendedora,  en su gran mayoría está poco capacitada y motivada para trabajar en una economía moderna y de producción competitiva, la que exige preparación tecnológica para poder progresar y por tanto tienen temor a un régimen y una economía que exija formalidades y destrezas.

En este ambiente  la población halla su solución para sobrevivir, en la informalidad; de aquí que gran parte de la gente tiene temor del cambio hacia una economía formal y un Estado democrático, que exija un orden jurídico y el cumplimiento de las leyes y peor aún, temen que cualquier gobierno que suba por elecciones no pueda soportar las presiones de los grupos de activistas y movimientos sociales, sindicatos, narcotraficantes, grupos armados y bloqueadores del régimen cocalero y que el nuevo Gobierno se desestabilice y caiga llevándonos al caos.

Como nada dura, ellos también se irán dejando tras sí una herencia maldita; fundamentos institucionales podridos de populismo, un Estado dividido étnicamente y desvinculado socialmente, ciudadanos que carecen de una cultura común compartida. El problema es que esto no se arregla retocando el tipo de cambio, las tarifas de los combustibles y servicios públicos o haciendo algunas correcciones en el sistema legal, sino que demandan un cambio sustancial de actitud y voluntad de construir un nuevo Estado, con democracia, educación, orden, responsabilidad social y ambiental.

Dejándonos de cuentos, en todas partes vemos que las sociedades solo progresan en un ambiente de estabilidad y seguridad jurídica, lo que permite invertir, innovar y diversificar la producción. En esta perspectiva los nuevos trabajos se orientan hacia la investigación y el desarrollo tecnológico, biotecnología, agroindustria, granjeros, manufacturas, artesanías, cadenas productivas, turismo, salud, cuidados de la tercera edad, medio ambiente, etc.

Todo nos señala que el futuro de los pueblos está en la economía del conocimiento y que los empleos requieren de cada vez mayor formación tecnológica, mientras que los trabajos rutinarios tienden a ser realizados por máquinas y computadoras; por lo que necesitamos educarnos y capacitarnos en ciencia, tecnología e innovación para encontrar trabajo y progresar y todo esto necesariamente en un ambiente de libertad y democracia, con alternancia de poderes y libres de repostulación y corrupción.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, , ,

Deja un comentario

POPULISMO, INFLACIÓN DE EXPECTATIVAS

POPULISMO, INFLACIÓN DE EXPECTATIVAS

Ovidio Roca

El discurso populista gubernamental ha generado en el pueblo una inflación de expectativas, muchas de las cuales están más allá de las posibilidades reales de la economía nacional, pero que los movimientos sociales exigen, pues el gobierno lo ofreció y porque los han acostumbrado a pedir y pedir cuesta nada y existe siempre la esperanza de conseguir algo gratis.
Se olvida a veces el pueblo, que les han prometido todo, pero solo les darán lo que piden, siempre que cueste nada y valga menos.

El Estado Plurinacional convive, hasta ahora, con los movimientos sociales; los llamados sindicatos, gremios, ayllus, pueblos indígenas; quienes lo seguirán apoyando en la medida que sea funcional a sus intereses particulares o puedan beneficiase del mismo.
Los ideólogos plurinacionales se dicen socialistas, comunitaristas, indigenistas; pero en esencia son populistas, maestros de la palabra no del trabajo, demagogos no productores, vendedores de ilusiones no creadores de riqueza y sobre todo pésimos administradores.

Producto del populismo, existe la creencia popular que solo hay que marchar, bloquear, para conseguir lo que se desea y también recibir lo que “haiga” antes que se acabe, pues no se trata de producir sino de repartir y cuando empieza la espiral de pedidos, algunos razonables y muchos no, cada grupo se va radicalizando para no quedar atrás, siguiendo el dicho criollo, “el que no llora no mama” y “el que se atrasa se queda sin leche”; pero sobre todo con la idea que hay que pedir, aunque la teta no aguante.
Cuando no se tiene confianza en el futuro, lo que importa es el hoy; lo importante es llenar la tripa ahora, mañana veremos.
Con esta cultura populista, comunitarista, inmediatista se pierde el rumbo; pues no se busca, producción, trabajo, inversión, seguridad jurídica, paz, tranquilidad; no se procura construir las condiciones para crear riqueza licita, se pide repartir lo que “haiga”, pues eso les ofrecieron.
La mayoría de los apegados al gobierno no quieren trabajo, quieren pegas, y los que están lejos de la teta gubernamental, quieren que no los molesten y dejen que la coca crezca, se cristalice, que los chutos y los truchos lleguen.
No se dan cuenta que detrás de esta economía ilegal, de la perdida de la moral, del trabajo fecundo, de la responsabilidad, viene la barbarie de los carteles de narcotraficantes y contrabandistas, y estamos creando un país donde la vida vale nada, la familia no existe, la coca crece, se cristaliza, blanquea, y se convierte en verdes; los caminos del narcotráfico se expanden y el tráfico fluye.

Hasta ahora el país no ha explotado gracias a nuestra cultura ritualista y festiva, lo que evita la confrontación fanática religiosa, política o racial y como además tenemos una moral relajada, por lo general no llegamos a ser extremistas, de esta manera hemos podido hasta ahora más o menos, convivir a pesar de nuestras diferencias.
Es conocido que el éxito de los partidos socialistas en el mundo, se ha sustentado en las promesas con las que manejan las masas y con el control de la calle, y su fracaso ha sido la gestión de la economía (en criollo tener desayuno, almuerzo, cena y últimamente también papel higiénico), campo este último donde todos han fracasado.

En este momento, los políticos del gobierno ya saben que se acaban los años de las vacas gordas, que la economía les va a pasar la factura, que las expectativas que ellos crearon les serán cobradas con creces y que las masas reaccionan y aunque se muestran serviles ante una autoridad fuerte, están siempre dispuestas a sublevarse contra una autoridad débil. Por ello se han preocupado de comprarse a las Fuerzas Armadas, a la Policía y están fortaleciendo sus grupos de espionaje y paramilitares.
Los ideólogos plurinacionales lo saben, lo aprendieron de Hitler, de Stalin, de Castro: Solo mediante el miedo se logra, se asegura la lealtad absoluta.

Una mitad de la sociedad boliviana esta atemorizada, sus derechos humanos y políticos violados y considera que debe haber una alternativa de un país democrático, un país viable, donde se permita a la gente prosperar y vivir en paz.
Esta alternativa, antítesis al fementido socialismo, comunitarismo y indigenismo del gobierno, es la liberal y republicana, exitosa en los países más desarrollados, que explica lo que todo el mundo sabe, pero pocos practican: que la pobreza se derrota con el trabajo, con esfuerzo privado, con ahorro e inversiones y con el achicamiento del Estado que es un mal administrador, peor empresario y culpable de una corrupta cultura de tramitología burocrática.

Estos proponen recuperar el Estado Democrático, para que este último realice su verdadero trabajo, cual es mantener el orden público y la administración de justicia, una justicia justa para todos.

Promuevan una acción decidida para consolidar una institucionalidad pública y privada, orientada a crear las condiciones de entorno favorable para que el desarrollo se produzca. Un desarrollo centrado en la persona humana y en sus capacidades, que sea simultáneamente pensamiento y acción.
Los liberales, republicanos, propugnan la eliminación del dirigismo en la economía, de los corruptos trámites y regulaciones, y proponen implantar una verdadera economía competitiva y de mercado, con educación técnica de alto nivel y un Estado de Derecho.
Todo esto cuesta esfuerzo y exige responsabilidad y el problema es que la gente gusta más de las promesas, de las ilusiones, que del trabajo y la responsabilidad.

Que lejos estamos de Churchill, un Estadista que le dice a su pueblo en 1940, cuando ya Europa había sido invadida y era el único país que enfrentaba al Nacional Socialismo, “Solo les puedo ofrecer; sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas”.
Y el pueblo ingles lo siguió, el nazismo fue derrotado y Hitler se suicidó.

ovidioroca.wordpress.com

, , , , , ,

Deja un comentario