Entradas etiquetadas como China

CUENTOS CHINOS, GRINGOS Y DE LA CAMBIANTE TECNOLOGIA

Ovidio Roca

La historia económica nos muestra que las personas y la sociedad están en permanente cambio y adaptación y que el éxito que tienen los sistemas económicos está en su capacidad de asimilar e incorporar eficazmente al proceso productivo, las innovaciones tecnológicas.
Algunos países transitaron este largo camino; desde el crecimiento basado en los recursos naturales durante el siglo XIX, a la producción de manufacturas a inicios del siglo XX y de allí a la economía del conocimiento a fines del mismo siglo XX. Todo esto se produjo en un ámbito de competencia y libre mercado, donde el cambio tecnológico modifica la productividad, los precios y produce una permanente reasignación de recursos en la economía.

El Siglo XXI es marcado por avances tecnológicos significativos y en diferentes campos: robótica, inteligencia artificial (IA), nanotecnología, computación cuántica, biotecnología, Internet de las cosas (IoT), impresión 3D y vehículos autónomos. Todos ellos dan paso a la Cuarta Revolución Industrial.

Esta nueva Industria 4.0, que emerge en ámbitos caóticos y de incertidumbre, requiere de habilidades complejas como las que  tienen especialmente los técnicos y emprendedores que pueden solucionar estos complicados problemas y con la capacidad de crear e inventar sistemas y procesos acordes a las nuevas realidades y todo ello en un ámbito de alta competitividad, libre iniciativa y propiedad privada.

Por su parte y a contrapelo de la historia, los populistas latinoamericanos siguen con la consigna de la abolición de la propiedad privada; un objetivo de la doctrina comunista y que no permite la generación libre de los precios. Esto es una gran ventaja para ellos, pues imposibilita la contabilidad, el análisis de costos y la evaluación de proyectos y por tanto no se muestra plenamente el grado de ineficiencia, latrocinio y despilfarro de recursos y capital que realizan los gobiernos populistas.

Los Gobiernos populistas viven de los recursos que le dejan los anteriores gobiernos capitalistas y durante su gestión los dilapidan y se los roban, con lo cual y esto lo saben hacer bien, producen una profunda crisis económica, pobreza y miseria. Cuando terminan de gastar los últimos dólares y la economía entra en crisis; inmediatamente fortalecen sus mecanismos coercitivos y dictatoriales para someter y controlar a la población.

Los chinos comunistas, al margen del discurso, tienen un capitalismo salvaje, con propiedad privada para los jerarcas y sin ningún respeto con los trabajadores, con el medio ambiente y menos con la sociedad internacional.
Ellos si entienden muy bien el poder del mundo de la tecnología y sin ningún empacho y respeto por las patentes, copian todo avance que se produce en el planeta y lo industrializan utilizando su mano de obra esclava e inundan el mundo con su producción.
El Partido comunista chino, que necesita ampliar su poder, su territorio y presencia internacional, está procurando ocupar el lugar que dejan los Estados Unidos, al rehuir de sus responsabilidades globales. Siguiendo este plan, el Partido Comunista Chino está  logrando controlar a las instituciones internacionales que manejan el mundo, como la Organización Mundial de la Salud, las Naciones Unidas y también procura hacerlo con el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. La Alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos, envía sus funcionarios en Caracas que, usan un “bozal de arepa”, no hablan y engordan al igual que Maduro, Cabello, el al.
El mundo necesita el liderazgo de los países democráticos y especialmente del estadounidense, que debe recordar que el respeto por la libertad y la dignidad humana es el mejor camino hacia un futuro próspero y compartido de la humanidad. Necesitamos que los Estados Unidos elija pronto un buen Presidente para que asuma con el resto de los dirigentes de los países democráticos un verdadero y eficaz liderazgo mundial para el bien de todos.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , , ,

Deja un comentario

EL MUNDO CAMBIÓ Y NOSOTROS CAMBIAMOS O PERECEMOS

O muerte, o economía,
el dilema de hoy en día
”. j.ll.folch

Ovidio Roca

Diferentes estudios científicos señalan que los virus que nos vienen sacudiendo, están directamente asociados con la destrucción de los ecosistemas, la deforestación y el tráfico de animales silvestres para la instalación de los monocultivos. El cambio climático y coronavirus chino son dos plagas interconectadas, que ahora se juntan y nos golpean al unísono.

El virus surgió por mutación o manipulación y lo escondieron en China, pero él se liberó y viajó infectando a todo el mundo. En Diciembre del 2019 en Wuhan ya sabían del virus, pero dadas las prácticas autoritarias del régimen chino éste se esforzó, no por contener la peste que se venía, sino en contener la información.

El mundo está sufriendo, y muy molesto con esta actitud de los chinos el Estado de Missouri, USA, planteó una demanda contra Pekín:“ El gobierno chino mintió al mundo sobre el peligro y la naturaleza contagiosa de COVID-19, silenció a los denunciantes e hizo poco para detener la propagación de la enfermedad”, dictamino el Fiscal General, Eric Schmitt.

Después de Misuri se han anunciado numerosas demandas; una de ellas incluye a más de 40 países (hay que unirse a ellos) los cuales mediante una acusación formal piden una compensación billonaria por permitir el brote y después encubrirlo.

Producto de esta pandemia vivimos en un nuevo mundo, muy diferente de aquel en el cual nos sentíamos cómodos, pues trabajábamos, producíamos, hacíamos negocios, salíamos con nuestra familia y amigos y algunos viajaban por mundo entero. Ahora estamos confinados, encapsulados, todo ha cambiado y no sabemos muy bien cómo enfrentar esta nueva situación.

Esta pandemia y la crisis económica están aterrorizando a la población y cunde el  pánico y la histeria colectiva, que es viralizada por los medios de comunicación. Las empresas están cerradas y también los comercios, con lo que las recaudaciones tributarias están colapsadas. Y mientras el país está parado, la población que se siente inerme deja todo en manos del Estado y le piden mantener a las personas y a los empresarios entregándoles recursos para que puedan sobrevivir a la parálisis.

Con esto se alienta al Gobierno a concentrar todo el poder y las iniciativas; por lo que la sociedad democrática debe estar atenta a no caer en el Estatismo, el populismo, la perdida de la libertad, que es otro virus peor que el chino.

Cuando el coronavirus nos llegó y se expandió, dada la interconexión digital, nos aterramos con las noticias de la pandemia y las muertes y casi un tercio de la humanidad se puso y está en situación de confinamiento obligatorio. Se cerraron las fronteras nacionales, se instalaron controles internos, se expandió el paradigma de la seguridad y el control; se exige el aislamiento, el encapsulamiento y el distanciamiento personal y social.
Los únicos que están tranquilos y siguen haciendo negocios e ignorando la cuarentena, son los aguerridos cocaleros del Chapare que no han reducido su producción y menos sus exportaciones. Sus eficientes sistemas de transporte y de distribución del producto final son clandestinas y para ellos no hay leyes, ni fronteras, ni coronavirus. Con llujta, coca y alcohol, no hay virus que resista.

Está claro que mientras no haya vacuna, la pandemia seguirá entre nosotros sin que podamos hacer mucho más allá de la prevención y los cuidados básicos. Esta vacuna, nos dicen que tardará alrededor de un año y un tiempo adicional para su producción, certificación y transporte. Por lo que podría estar disponible para nosotros en  alrededor de dos años.

Son dos años en esta difícil situación y con la población hambrienta y demandando subsidios, cuando sabemos que ningún país sale adelante exclusivamente con subsidios del gobierno, bonos, canastas y bolsas “gratis” de los políticos; al contrario esos son los medios para hundirse aún más por ser insostenibles en el tiempo y hacerse a costa de la sobrevivencia de las empresas y la perdida de iniciativa de los ciudadanos.

La economía y la sociedad no resistirán este periodo de paralización de las personas y de la economía, puesto que aumentará la pobreza, las enfermedades y también los conflictos sociales. Por lo que siguiendo con responsabilidad las normas de protección y bioseguridad, necesitamos reiniciar paulatinamente las actividades de las empresas y la movilidad de las personas.

El mundo ha cambiado por lo que nosotros o cambiamos o desaparecemos; queda claro es que no podemos vivir encerrados, encapsulados, permanentemente, somos mamíferos, seres sociales y necesitamos estar juntos, abrazarnos, tener contacto físico. La amistad, la educación o el amor no se pueden practicar a distancia, necesitan del cuerpo a cuerpo; lo mismo que el trabajo y la producción.

En el pasado los grandes problemas se resolvieron siempre a través de una investigación básica que condujo a soluciones técnicas radicalmente nuevas y totalmente diferentes y que cambiaron todo, ahora también hay que hacerlo y urgente.
Esta crisis nos está confirmando que nuestro futuro debe cimentarse en el trabajo productivo, el progreso científico y tecnológico y en la nueva economía ecológica. Es también notoria la necesidad de un trabajo más coordinado entre el sector privado, el Estado y las universidades, para poner en marcha los proyectos que necesita el país en cada sector y región.

Por tanto se necesita invertir y trabajar para evitar nuestra dependencia de los combustibles fósiles, del crecimiento ilimitado en un espacio y ecosistema limitado y reducir el consumismo que continúa alimentando el desastre. Necesitamos incorporar nuevos modo de producción y comercialización, una nueva biotecnología para producir alimentos sin afectar al ecosistema y tecnologías para generar energía limpia para el planeta. La electrónica y la tecnología digital son parte del futuro.

Estamos viviendo tiempos políticos y de gran incertidumbre y estos actores sociales deben recordar que el pueblo, cuando está informado, no vota por derechas o izquierdas, sino por quien plantea soluciones realistas a sus necesidades que son esencialmente: trabajo, salud, educación, seguridad.

Se vienen tiempos difíciles de construcción de una economía y una nueva sociedad; esperemos que cuando haya que reconstruir el país, su economía y sus instituciones, aparezca no un demagogo haciendo promesas sino alguien como Churchill que en momentos críticos dijo en el Parlamento: “Solo les puedo ofrecer sangre sudor y lágrimas”, y que la gente entienda, asuma su responsabilidad y lo sigan.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , , ,

Deja un comentario

EN CAMINO HACIA UNA NUEVA ECONOMIA, POSTCORONAVIRUS

Ovidio Roca

Vivíamos con una gran sensación de seguridad, nos movíamos por todas partes, trabajando, haciendo negocios o por placer. Cuando descubrimos que a pesar de nuestra ciencia y cultura no podemos lidiar con una agresiva peste viral, entendimos la necesidad de cambiar el enfoque de nuestro trabajo y nuestra economía.

Sin embargo la dirigencia mundial y las nacionales, no se ponen de acuerdo en como actuar contra el coronavirus chino y su impacto en la vida de los países. Algunos los  paralizan totalmente, se aíslan y aíslan también a la población; se inmoviliza la economía y la población se esconde, pretendiendo que el virus no los va a encontrar.

Otros postulan que hay que seguir trabajando, aplicando los cuidados sanitarios adecuados, buscando las vacunas y manteniendo la actividad productiva; pues hagamos lo que hagamos tarde o temprano indefectiblemente nos vamos a contagiar y muchos morirán porque tienen enfermedades de base y por la edad, por lo que hay que seguir adelante.

Lo bueno, es que en el proceso una gran población generará anticuerpos y se sanara, por tanto la idea es avanzar y no escondernos, pues corremos el riesgo de entrar en una gran desesperación, anarquía y morir por causa de la violencia, hambre, miseria y otras enfermedades.
Como todos nos contagiaremos, la estrategia es aplicar medidas sanitarias hasta que se logre la vacuna, que es la solución y la idea es cuidarnos para enfermarnos de a poco y evitar un colapso en el sistema de salud hospitalario y la disposición de fallecidos.

Recordemos que en la época del descubrimiento de américa, los conquistadores que habían tenido cientos de años de contacto con los virus de los resfriados, lo sufrían pero no morían, mientras por el contrario los indígenas americanos que estuvieron aislados, enfermaron y morían por millones.

Lo que está claro es que a consecuencia del desequilibrio del ecosistema y el cambio climático, los virus que antes no teníamos en nuestro entorno aparecen y para los mismos no tenemos anticuerpos. Por tanto tenemos tomar conciencia de que debemos de hacer algo al respecto y esto es respetar el ecosistema.

En general y en los últimos tiempos, la economía mundial ha funcionado siguiendo dos líneas básicas: la globalización y lo que luego se conoció como revolución tecnológica, la que se consolido posteriormente como economía digital.

Durante los últimos veinte o treinta años se acelera la globalización, bastante diferente a la que existió en épocas anteriores, por la escala y la rapidez del intercambio internacional de bienes y de la información; que en las últimas décadas explotó a niveles sin precedentes. Las facilidades para viajar, el internet, los acuerdos comerciales y las economías se desarrollaron con rapidez y se combinaron para crear un sistema que es más interdependiente que nunca.

Con plata, seguridad y salud, el mundo se convirtió en un enjambre turístico y de negocios, el que se movía de aquí para allá impulsados por la interconexión digital y las promesas de paraísos remotos y excitantes.
Habia un turismo de masas, alentado por los “viajes baratos y con todo incluido”, por lo que cientos de millones de personas se aventuraron a conocer el mundo para satisfacer su curiosidad, sus emociones y sensaciones. Con esa movilidad extrema crecieron la aviación comercial, los hoteles, las agencias de viajes y los guías turísticos, alimentando con una lluvia de dólares, euros y divisas varias, las economías locales. Ahora todo esto se ha frenado con el coronavirus.

Por la globalización y al caer las fronteras, los sistemas digitales posibilitaron la gestión global de las empresas y esto permitió y empujo el traslado de los centros fabriles de los países desarrollados hacia aquellos países más atractivos por el bajo nivel de salarios y la disciplina laboral. China, el país más poblado del planeta, se apoderó del negocio atrayendo las inversiones al ofrecer su mano de obra semiesclava, de bajos salarios y sin derechos sociales ni políticos y así vemos que producto de la globalización, el desfase tecnológico y el ansia de ganancias de los empresarios, en el mundo y especialmente en nuestros mercados latinoamericanos todo equipo y producto viene de China.

Sin embargo ahora con el coronavirus y el aislacionismo, las cadenas de suministro fueron interrumpidas y las personas empezaron a buscar fuentes alternativas en su entorno cercano, incluso si estas eran más caras. Frederick Kempe, Presidente del Atlantic Council, ha llamado la atención sobre la amenaza que representa esta dependencia excesiva de China para las cadenas de suministro cruciales, que van desde productos farmacéuticos hasta materiales de tierras raras utilizados en casi todos los equipos de alta tecnología.

La pandemia finalmente nos mostró el peligro de la extrema dependencia que tenemos con las fábricas chinas y orientales, en la que caímos por la globalización y nuestro desfase tecnológico; por esto se está planteando el imponer medidas proteccionistas para favorecer la producción doméstica, lo que por una parte encarecerá el producto, pero por otra permitirá el desarrollo de industrias y de medianas empresas locales, inviables por hoy.

Este nuevo escenario hará que la industria manufacturera occidental, empiece a traer a sus países gran parte de sus empresas y especialmente las de la China y la guerra comercial internacional combinada con la epidemia del coronavirus, hará que gran parte de las actividades productivas sean automatizadas. Veremos un cambio en los modos de producción y los modos de consumo, el  Internet es el sistema de organización en esta nueva economía y se multiplicaran los mecanismos como las impresoras 3D, las entregas rápidas (Pedidos Ya) y de paso el proteccionismo se expandirá.

La nueva economía post coronavirus se orientara también hacia la reorganización de la economía mundial, en busca de un comercio internacional donde la competencia se dé entre países libres y donde los regímenes que usan mano de obra semiesclava se vean obligados a la apertura política e institucional y el respeto al ser humano y al ecosistema en el que vivimos.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , , ,

Deja un comentario

ELECCIONES EN UNA POBLACION CON SÍNDROME AGUDO DE POPULISMO, ESTATISMO Y EVISMO

Ovidio Roca

En China se unen los extremos más negativos del comunismo y el capitalismo. En este inmenso Imperio Comunista gobierna un Estado totalitario policial, que esclaviza a su población y la tiene absolutamente controlada, ahora aún más por medio de la tecnología digital (palo e internet). Allí se ha conformado un grupo de Empresarios comunistas que practican el capitalismo salvaje, sin ningún respeto por los trabajadores quienes no tienen ningún derecho laboral o social y que trabajan una docena de horas al día por salarios de subsistencia y sin derechos sociales. Estos Empresarios Comunistas Capitalistas muy creativos y con una masa de trabajadores comunistas a su disposición, que no tienen “derecho a bloqueo”, han logrado constituirse en la clase más rica del mundo y a su inmenso país en una potencia económica mundial. El cuidado del medio ambiente es un chiste que no se les ocurre practicar, ni en su país y menos en los países populistas a los cuales les dan créditos y les cobran en materias primas, especialmente oro.

Los castrochavistas de la misma comparsa de los chinos y los rusos, usan ese mismo discurso socialista y explotan a sus ciudadanos mientras construyen las más grandes fortunas, robando a su pueblo y vendiendo los recursos naturales a sus socios chinos y rusos y a precios de gallina muerta. En Bolivia unos Licenciados, Maestros del fraude y la mentira y usando la cara de indio de Evo, instalaron la cultura del populismo, la violencia y el bloqueo constante, pues por cualquier motivo se paralizan las vías perjudicando al ciudadano trabajador y las actividades formales, mientras se favorece a los traficantes de coca y al narcotráfico.

Gran parte de los bolivianos, producto de su vivencia y precaria situación socioeconómica, no se imagina vivir en un país con una economía competitiva, formal y productiva, pues sienten que carecen de formación técnica para competir en un ambiente legal y competitivo. El problema es que estos ciudadanos formados así no confían en sí mismos, ni en la iniciativa privada, en la innovación, la competitividad y menos se animan a arriesgar su peculio para producir algo y ganarse la vida legalmente. Dice el Evo: “Si la derecha volvería, Qué bonos, qué rentas, qué programas mi riego mi agua. Va a desaparecer eso”.

El problema es que este tipo de economía populista es inviable y la hemos visto fracasar en todo el mundo y el mejor ejemplo actual es la tragedia venezolana. Como resultado de la misma vemos a los ciudadanos de los países populistas huyendo desesperado por miles y millones hacia países capitalistas, los que para protegerse les ponen infinidad de trabas. Muchos de estos migrantes ilegales mueren en su intento de buscar una vida mejor y otros tienen que deambular miserablemente por países extranjeros donde los tratan malamente.

Pese a que lo dicho es una realidad palpable, extrañamente la gente se sigue ilusionando por el populismo y comunismo. Las personas piensan como viven y en el caso boliviano gran parte de su población se adaptó a vivir en un modelo de economía precaria e informal que se sustenta en la coca, el narcotráfico, el contrabando y las pegas estatales y por tanto apoya al MAS que le garantiza sobrevivir y a algunos enriquecerse en este Estado informal y delincuencial que es el que conocen.

Como dice el dicho “cada pueblo tiene el gobierno que se merece” y así vemos como los opositores se ocupan de inventar y contar chismes y echarse barro entre ellos, buscan debilitarse y lograr que el candidato cocalero cumpliendo con el síndrome de Evo sea Presidente. El cocalero que cuenta con apoyo patético de los opositores y de una militancia fiel a sus propios intereses cocaleros, harán de Evo inicialmente Senador y luego Presidente.
Cumpliendo con su síndrome, algunas personas de la oposición se hacen las puristas y se ensañan criticando los mínimos errores de los que son o deberían ser sus aliados; esto no solo es patético sino también es autodestructivo. Para más yapa, los masistas usando el sistema de circunscripciones rurales cocaleras, con solo el 30% de los votos tendrán mayoría en ambas cámaras, Así ha sido estipulado por la Ley masista 421 de Octubre de 2013, que fija las circunscripciones privilegiadas.
El masoquismo triunfara y los inkautos serán felices como los venezolanos comiendo basura.

Sin embargo y para bien nuestro, existe gente honesta, que con errores y tropiezos sigue adelante en este mundo duro y cambiante, sin claudicar ni doblegarse, batallando y manteniendo sus principios democráticos en pro de la paz, la prosperidad y la libertad de las familias bolivianas.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

EL GRAN HERMANO Y LA MANIPULACIÓN DEL CIUDADANO

Ovidio Roca

En su estrategia de sometimiento al pueblo y lograr el control absoluto de cada persona, la China está desarrollando un mecanismo denominado “Sistema de Crédito Social” que puntúa a los habitantes del país en base a sus acciones cotidianas. Es un mecanismo que califica a los individuos según su comportamiento, incluida su solvencia financiera, la actividad política y su buen o mal comportamiento, lo que permite que obtengan descuentos en servicios públicos o préstamos o por lo contrario se les puede prohibir usar el transporte público o que sus hijos no puedan ingresar a las mejores escuelas; son parámetros que pueden llegar a determinar que un juez declare que un habitante es una mala persona en base a acciones como negarse a pagar sus deudas, mentir ante la Corte, entre otros.

Esta es una distopia que se está extendiendo desde China a Cuba y los países populistas de Nicaragua, Venezuela y Bolivia y cuenta con un gran apoyo tecnológico y logístico del nuevo imperio mundial. En Venezuela el gigante chino de telecomunicaciones ZTE está ayudando a construir un sistema que supervisa el comportamiento de los ciudadanos a través de una nueva tarjeta de identificación llamada “el Carnet de la Patria” que usa la misma tecnología de las “tarjetas inteligentes de ciudadanos” del Sistema de Crédito Social chino.

El “Carnet de la Patria”, tiene un microchip para catalogar y puntuar a la población de acuerdo a su comportamiento y fidelidad al régimen y de esta manera dar premios solo a quienes son leales. En el trámite para obtener el Carnet de la Patria, los usuarios tienen que registrar sus cuentas bancarias, datos de familiares, cuentas en redes sociales y con su código especial QR, su participación en eventos electorales. El documento cuenta también con una billetera digital que se articula dentro de un sistema estatal de pago electrónico y en el cual los portadores pueden recibir distintos bonos monetarios, alimentos subsidiados como la Bolsa de alimentos de los CLAP, servicio de salud, pasajes por parte del Estado venezolano y también para comprar gasolina subsidiada.

Varios analistas han informado mediante la prensa, que el Carnet de la Patria almacena y transmite datos de sus titulares a servidores de las computadoras del Estado y que el Carnet está vinculado a los programas sociales del gobierno, de los que depende la mayoría de los venezolanos para sobrevivir. Asimismo se asegura que el carnet se usa como método de control social, aplicando una política de exclusión social, así como de coacción y la compra de votos durante las elecciones regionales de Venezuela de 2017, las elecciones municipales de 2017 y las elecciones presidenciales de 2018.

Según empleados del sistema de tarjetas y capturas de pantalla de datos de usuarios revisados por Reuters, la base de datos del gobierno almacena detalles como cumpleaños, información familiar, empleo e ingresos, inmuebles propios, historial médico, beneficios estatales recibidos, presencia en las redes sociales, membresía de un partido político y si una persona votó y por quien, números de teléfono, correos electrónicos, domicilios, participación en eventos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) e incluso si la persona tenía una mascota, o un amante.

En Bolivia son más prácticos y expeditivos “para mis amigos todo, para mis enemigos la ley masista”, es la divisa. Para los leales y los que son útiles, hay pegas públicas, negocios conjuntos, impunidad y protección por cualquier delito y pegas diplomáticas, como exilio dorado, para quienes cometen delitos muy evidentes y forman parte de la hermandad cocalera. Es de norma el seguimiento de la vida y hacienda de los opositores reales y presuntos, usando los sistemas de seguridad de patente cubana, que permite caerle al opositor cuando es oportuno, sentando terror y negros precedentes.

Se comenta que en Bolivia para modernizarse y seguir el modelo de control ciudadano del imperio Chino y los regímenes castro chavistas, ya se está empezando a ejercer el control electrónico de la vida del ciudadano, iniciándose con la “billetera móvil” y la habilitación y registro de los celulares de las personas que los usaran para realizar las compras del doble aguinaldo y de paso dejando en manos del gobierno toda su información personal, de sus relaciones, de su trabajo y economía.

Estamos comenzando a vivir lo que se conoce como sociedad orwelliana, ​ una sociedad distópica donde se manipula la información  y se practica la vigilancia masiva y la represión política  y social de las personas, práctica  que es relatada en la conocida novela 1984.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , , , ,

Deja un comentario