Entradas etiquetadas como Bolivia

DE LA REVOLUCION RUSA A LA CHAPAREÑA

Ovidio Roca

Cuentos e historias explicados  con “chuis” y no con hamburguesas gringas.

Se afirma y con razones, que la democracia liberal es el menos malo de los sistemas político económicos y que ha sido el comunismo, ahora el populismo, el que ha generado los mayores desastres, como la destrucción del aparato productivo y de las instituciones de los países donde se lo trata de aplicar, además de genocidios, corrupción, crímenes y miseria.

Vale recordar que en este Noviembre se cumplen cien años de la revolución comunista en Rusia la que levanto grandes expectativas en el mundo entero y finalmente dejó como herencia un saldo de cien millones de muertos y un tremendo fracaso económico y social.

Los pueblos influidos por el comunismo, ahora devenido en populismo, olvidan la historia y no enfrentan ni asumen la solución de sus problemas y piden al Estado que lo haga por ellos; pero extrañamente, quizá por masoquismo, se muestra serviles ante los gobiernos fuertes y siempre están dispuesto a sublevarse contra una autoridad débil.

Montado en el indigenismo y financiado por las ONG internacionales, especialmente europeas, el MAS desde el Chapare cocalero tomo el poder, cancelo la República de Bolivia e inauguró el Estado Plurinacional. Coincide su ascenso al poder y para satisfacción de sus bolsillos, con un extraordinario salto del precio de las materias primas en el mercado internacional.

Gobiernan aplicando el modelo castrochavista del control absoluto del poder, la desaparición del estado de derecho, el control de los medios de comunicación y el uso del aparato judicial para perseguir, encarcelar y conseguir el exilio de los opositores. Ahora buscan desesperadamente quedarse en el gobierno por siempre, lo que les garantizaría la impunidad y la satisfacción del poder absoluto.

Los masista y socialistas son maestros del discurso falaz y aunque viven en un mar de corrupción y abuso de poder, cuando los denuncian o señalan dicen que sus detractores no tienen moral para cuestionarlos.

Con el MAS ha crecido esa  cultura y practica clientelar y corporativa que conlleva un sistema de privilegios para la nueva  burguesía plurimúltiple de cocaleros, narcotraficantes, contrabandistas, comerciantes, transportistas ilegales, avasalladores de tierras, mineros ilegales y muchos otros, que se camuflan en falsos sindicatos y movimientos sociales, que son los instrumentos de movilización, militancia y atrincheramiento de los grupos de presión, los mismos que son el sustento del masismo.

Estos grupos corporativos, llamados movimientos sociales, apoyan a Evo en defensa de sus propios “derechos adquiridos” los mismos que ven amenazados en caso de que se produzca un cambio democrático en la conducción del país y se establezca un gobierno de leyes, de ética y una economía productiva y formal. El ciudadano no afín al gobierno busca por su parte distanciarse del Estado populista, pues por su experiencia tiene una gran desconfianza en las nuevas instituciones gubernamentales y un gran temor por su permanente accionar ilegal y abusivo contra el ciudadano. Todo esto por la resistencia de los grupos informales y narcotraficantes, complicará el proceso de reconstrucción del país y de sus instituciones.

Los masistas recibieron el gobierno y los recursos del país para construir y lograr la felicidad de los bolivianos, pero los malgastaron, se los robaron y hasta se quedaron con el cambio.

La gota horada la piedra, no por su fuerza, sino por su constancia”:  Ovidio Publio Nason.

ovidioroca.wordpress.com

 

Anuncios

Deja un comentario

CAMBIA, TODO CAMBIA SI VOTAMOS NULO

Ovidio Roca

Vivimos en el mundo de las apariencias, de eso que llaman corrección política, un lenguaje falaz que trata de esconder las intenciones y no decir con franqueza lo que se piensa; un mundo de las medias verdades, de maniobras envolventes, de personalidades hipócritas y serviles al poder.

Hasta los Dictadores de antes eran más honestos, ejercían el poder de frente y sin disfraces y por su parte la oposición no transaba ni negociaba los intereses de sus seguidores. Ahora las dictaduras populistas son gobiernos totalitarios que viven promoviendo elecciones tramposas con las que pretenden hacer creer a las instituciones internacionales de su actitud democrática.

El próximo mes de Diciembre nos enfrentamos a una más de las fraudulentas votaciones organizadas por el MAS, con la que quieren demostrar al mundo que son demócratas, aunque en realidad ejercen y practican una  cultura totalitaria y verticalista. En estas elecciones pretenden que el pueblo ratifique a los funcionarios del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional, los que ya fueron elegidos por el gobierno para serles fieles y funcionales.

Los masistas, de forma artera, en lugar de posesionar directamente a sus masistrados que luego actuaran como jueces y verdugos, lo hacen hipócritamente: Primero eligieron a su gente, personas que serán serviles a sus intereses y luego los ponen en una lista; convocan a elecciones y nos dicen que votemos libremente, pero solo por esos serviles y lo hacen para que validemos a estos sus masistrados que de ninguna manera van a juzgarlos y sancionarlos, pero si lo harán con los opositores e indiferentes.

En esta práctica viciada del ejercicio electoral, confundimos la formalidad con el contenido, parecería que lo importante es el hecho de votar y no la acción consciente de decidir, de elegir libremente aquello que consideramos correcto y adecuado a nuestros intereses legítimos. Ahora se vota siguiendo consignas, ya sea por temor, por dinero o por acomodos y ventajas que nos ofrecen.

De lo que verdaderamente se trata con todo esto, es lograr la Repostulación de Evo Morales y con ello mantener el poder y la cocasuya sin que nadie cuestione y juzgue el totalitarismo y la corrupción, y esto se les garantiza eligiendo a sus funcionarios; lo cínico es que  pretenden que estos sus funcionarios sean validados por el pueblo.

Tenemos la opción de no votar, pero con eso les dejamos la vía libre, la opción correcta es decirles que no pueden seguir engañándonos y con el VOTO NULO mostrarles que no convalidamos su lista de jueces y masistrados.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

SER BIOLÓGICO Y SER SOCIAL

Ovidio Roca

Aristóteles define al hombre como un animal político (zoon politikon) lo que significa que los seres humanos necesariamente tenemos que vivir en sociedad, pues el Ser humano no es solo algo biológico. Los seres vivos nacen genéticamente programados para ser lo que son y no pueden hacer otra cosa más allá de su programa biológico; por su parte el ser humano evoluciono desde su ser biológico hacia su ser social para vivir y desarrollarse en una sociedad, que es un sistema de vida y no solo un agregado de individuos.

La historia de la humanidad nos muestra que las poblaciones humanas establecieron un lugar para vivir y fundaron un Estado que define las reglas de juego para la buena convivencia. Estas poblaciones guiadas por sus elites se organizaron inventando y conformando un orden social, establecieron normas, procedimientos, jerarquías, religiosidad, estado de derecho y órdenes políticos y así pasamos de la Horda a la Tribu, al Régimen Feudal, la Monarquía, la Democracia, el Comunismo y ahí por delante. Este orden establecido no es solo subjetivo e individual, sino que existe en el imaginario colectivo del grupo social.

Siguiendo esta lógica, modernamente las  Constituciones de los países democráticos más desarrollados establecieron como funciones principales del Estado: consagrar los derechos y deberes fundamentales de las personas, establecer los límites al ejercicio del poder político y particular y las garantías para la defensa del ciudadano, además de establecer pautas mínimas para la convivencia pacífica y armónica, y por supuesto no contemplan el sueño de gobernar para siempre.

Una constante de los pueblos latinoamericanos es que buscan ser protegidos por líderes y caudillos y su ideal es el Estado benefactor. Siguiendo este camino, en Bolivia hemos entrado de pleno al populismo y al indigenismo bajo una perspectiva que mira al pasado y como consecuencia en la época del “proceso de cambio” ya no nos animamos a asumirnos como ciudadanos, personas con derechos y responsabilidades ante la ley y ante nuestros conciudadanos y más bien nos refugiamos en la tribu. Nos resistimos a construir un futuro con nuestro propio esfuerzo y voluntad y nos cobijamos en la biología; queremos derechos no por ser personas, ciudadanos, sino por ser: indígenas, negros, blancos, hombres, homosexuales, mujeres, lesbianas.

El progreso de la humanidad y los avances hacia una vida mejor lo modelan pequeños grupos de innovadores que miran hacia al futuro y no los grupos que miran al pasado. Según Ortega y Gasset, el valor de las elites (políticas, intelectuales) reside en su capacidad para autoimponerse obligaciones y vivir al servicio de valores exigentes, sin los cuales la civilización sería imposible.

En el siglo XXI los habitantes de los pueblos que marchen en la senda del progreso necesitan asumirse como ciudadanos de un Estado democrático y de libre mercado y avanzar hacia los nuevos conocimientos tanto culturales como tecnológicos, como la informática, la biotecnología, la inteligencia artificial, con lo que se lograran las capacidades para conseguir una mayor calidad de vida. Los que se queden mirando al pasado se enfrentaran a la extinción, por lo que el reto es asumir totalmente nuestra responsabilidad plena; vale decir personas que habitan en un Estado como sujetos de derechos civiles y políticos.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

,

Deja un comentario

DEL PROCESO DE CAMBIO AL PROCESO DE RECONSTRUCCIÓN

Ovidio Roca

La sociedad está en constante renovación y la experiencia histórica nos muestra que los cambios políticos fueron hechos por un pequeño grupo organizado: una vanguardia y luego la masa, mucha gente motivada, decidida, fervorosa y entusiasta, pero que no son  la mayoría, ni para la revolución, ni para ninguno de los grandes procesos que mueven al mundo.

En la Rusia Zarista un pequeño grupo organizado y decidido tomo el poder y luego su ejemplo se expandió por el mundo; posteriormente y como producto de su propia inviabilidad e inoperancia el régimen comunista se derrumbó después de causar más de quince millones de muertes de su propio pueblo. Lo singular es que nadie lo ataco, ni lo empujo; se cayó solo y como en el desorden la única entidad con capacidad de manejar la situación era la KGB (el mecanismo represivo del régimen) sus miembros asumieron la totalidad del poder político y económico, se apoderaron de los bienes del Estado y se los repartieron; pero esta vez bajo un modelo neocapitalista donde los empresarios y nuevos ricos eran ellos.

El comunismo había muerto, viva el capitalismo!; lo mismo se dio luego en Rumania, en Egipto y otros muchos lugares, estos neocomunistas se tildan de demócratas, se apoderan del aparato del Estado, de todas las propiedades y empresas estatales y se convierten en los mayores capitalistas, los nuevos ricos y poderosos.

A la caída del socialismo real la izquierda latinoamericana se reúne (en 1990) en el llamado Foro de Sao Pablo y allí siguiendo a Fidel Castro, Lula y otros, diseñan la nueva estrategia para la conquista y conservación del poder en esta nueva era.

Ellos saben que para mantenerse en el poder, necesitan colocar a su gente con el control del aparato del Estado y de todas las instituciones y agrupaciones del país: del ejército, la policía, el poder legislativo, judicial, electoral, las organizaciones sociales, los medios de comunicación, es decir de todo el aparato; además de contar con sus grupos de presión con poncho o con corbata, pero bien pagados.

Establecieron que es prioritario impedir la creación y funcionamiento de toda organización económica y social que permita a la oposición organizarse.

También conformaron una red, un mecanismo de mutuo apoyo político, económico y logístico entre países Castrochavistas y con los regímenes socialistas del resto del mundo. Por ejemplo, la Inteligencia cubana maneja los sistemas de seguridad y electorales en estos países.

En esta nueva era, los populistas, los nuevos comunistas, toman el poder y practican el Estatismo y mercantilismo y mientras crean su propia burguesía se asocian y negocian con burgueses locales, otorgándoles privilegios y monopolios estatales, permitiéndoles prosperar mientras sean sumisos al poder y paguen las correspondientes comisiones, después son desechables.

Actualmente la población está cada vez más informada y a través de las redes sociales tiene mayor participación y presencia política, por esto es que en Cuba y países dictatoriales el acceso a internet es limitado. Y en estas circunstancias lo que permanentemente pide la ciudadanía, la que vive de su propio esfuerzo y no se acoge a eventuales ventajas políticas y raciales es lograr la unidad y un frente unido, la asociación de organizaciones ciudadanas y de partidos políticos democráticos para que pueda llevar una agenda de gobierno a buen término.

Una tarea prioritaria que se demanda es la desburocratización y achicamiento del Estado Central y la realización de una real y efectiva descentralización y promoción de los gobiernos Departamentales y Municipales, así como contar con instituciones confiables y servidores públicos elegidos por mérito, que garanticen la eficiencia administrativa, el respeto de los derechos de las personas, de los pueblos y del ecosistema.

Ante este pedido se hace urgente, unir y consolidar el frente democrático, político y ciudadano para que asuma la conducción de los procesos electorales y acceder al Gobierno para llevar adelante las urgentes reformas del Estado, ejecutando políticas públicas de largo aliento para cambiar al país, en lo económico, político y judicial, entre otras cosas.

La agenda de reconstrucción contempla que es tarea fundamental del Estado garantizar la libertad ciudadana y los derechos a la propiedad; construir un país donde se valora y respeta al ciudadano que cumple la ley y aporta con su trabajo y conocimiento al desarrollo de la sociedad; una sociedad en la cual todos somos iguales ante la ley sin privilegios de sexo o tipo racial. Un país donde prevalece la libertad y donde cada uno de los ciudadanos, respetando los derechos de los demás y sin ningún privilegio del gobierno, pueda llevar adelante sus proyectos. Un país donde los ciudadanos tengan confianza y respecto por las instituciones y servidores públicos, pues no es viable que todo asunto tenga que ser dirimido en las calles con bloqueos que perjudican a todos.

Es urgente transitar del extractivismo hacia la economía productiva, avanzando en materia de innovación, industrialización, educación y empleo. Aunque hay principalmente tres tipos de riqueza: recursos naturales, energía y conocimiento, hasta ahora hemos utilizado los minerales y el gas, dejando de lado la economía del conocimiento que surge en los últimos tiempos como impulsor de un nuevo tipo de sociedad, con la ingeniería genética, la inteligencia artificial y la nanotecnología.

Cuando caiga Evo y si no hay partidos y organización para dirigir el país, el grupo palaciego continuara apoderándose de todo y así seguirán siendo los poderosos capitalistas, por lo que en esta tarea de reconstrucción nacional las personas, los líderes políticos y sociales, las instituciones, las empresas, tienen mucho que decir, más bien que hacer.

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario

GEOPOLÍTICA, RACISMO Y COLONIZACIÓN

Ovidio Roca

Samuel  Huntington decía en su famoso libro, que el choque de civilizaciones dominará la política a escala mundial y esto lo vemos confirmado cada día en el ámbito del conflicto internacional y nacional.

Mientras la sociedad civilizada avanza hacia construcción de Estados donde los derechos de las personas son políticos y por tanto correspondan a todos los ciudadanos, hay otros como Bolivia donde por estrategia de mercadeo político retroceden hacia la etnia, donde se impone el Cacique y sus vasallos responden a tradiciones y normas tribales. Lo irónico es que los inventores hispano mestizos de esta estrategia envolvente, serán más a la corta que a la larga sus víctimas.

En todas partes los grupos de poder usan la política para promover sus propios intereses y también para definir su identidad, practicando lo que dicen los expertos geopolíticos: “la política local es la política de la etnicidad y la política global es la política de las civilizaciones y los pactos político económicos”.

La Civilización se define por elementos objetivos comunes, como lengua, historia, religión, costumbres, instituciones, y por la auto identificación subjetiva de la gente, y estos elementos, que conforman o definen una civilización no se dan plenamente en la sociedad boliviana, que es producto de un amplio mestizaje. En Bolivia conviven entremezcladas principalmente dos sub civilizaciones: la cultura hispano mestiza y la andina aimara quechua.

Este mestizaje étnico, cultural y el sincretismo religioso ha servido de amortiguador para evitar mayores conflictos en el país, pero actualmente el gobierno en su afán de manipular y mantener el apoyo de los pueblos quechua y aimara está rompiendo con esta cultura que ha dado frutos positivos, y ahora busca mediante el uso de lo étnico enfrentar a la sociedad, privilegiando  la cultura religiosa andina, la historia, instituciones y la auto identificación, lo que llevara a conflictos que el mestizaje había evitado.

El poder se basa en la capacidad de imponer creencias ficticias a realidades sumisas; el socialismo cocalero es un discurso emocional y de práctica dictatorial cuyo único objetivo es asumir el poder y utilizar los recursos del Estado para perpetuarse en el poder y usan para ello todas las armas y se encaraman sobre las espaldas del pueblo y eso lo hacen muy bien.

El proceso de cambio es el proyecto de un grupo de la izquierda boliviana vinculado al castrochavismo, con el que se tomó el control del país promoviendo un icono indígena mediático, al que pusieron en el trono para servirse de él; pero ahora le tienen miedo, un gran temor que no esconde su odio reprimido, por lo cual para congraciarse con el ahora “Jefe”, caen en la adulonería más hipócrita, abyecta y vergonzosa.

Ahora está claro que el proyecto del masismo indigenista y cocalero no está dirigido a la construcción de una Nación Boliviana, sino a un Estado aimara quechua, que busca dominar a los pueblos mestizos e indígenas del país.

Para el control de la región no andina, las llanuras del país, que tienen otra cultura se utiliza el mecanismo de colonización y control. Los masistas avasallan la zona oriental utilizando la migración masiva de los pueblos andinos pues saben que cuando los pueblos colonizadores toman y cultivan la tierra y siembran su kato de coca, se enraízan en ella y la controlan. Con esta estrategia colonizadora de los mitimaes, más la cultura de la coca y el narcotráfico, se está produciendo aceleradamente una sustitución, un cambio demográfico y cultural, que a la larga será resistida por la población que está siendo colonizada y excluida. Los empresarios orientales que por temor y negocios han decidido apoyar al MAS deben comprar sus Departamentos en Miami, pues cuando los masistas ya no los necesiten serán desechados.

El problema para el masismo es que sigue un modelo de política económica inviable, como lo vemos en Venezuela, Cuba y otros países. Su receta es la de una política estatista,  extractivista y depredadora y se olvidan que el mundo avanza hacia otra dirección, hacia nuevas formas de producir y comerciar en liberad y como producto de iniciativas privadas, potenciando la economía del conocimiento, de la informatización y del avance científico y tecnológico en todos los sectores de actividad y donde el actor no es el Estado, ni el grupo étnico o religioso sino  el ciudadano ilustrado y libre.

Hasta ahora los masistas se sienten exitosos, pues pudieron cosechar ingentes recursos como producto de los buenos precios del gas y minerales y del endeudamiento, durante la década anterior los que gastaron alegremente. Al margen de los gastos burocráticos, los economistas dicen que se gastaron más de cinco mil millones de dólares en proyectos que no se basan en el mercado y la rentabilidad, sino en las coimisiones que pagan los contratistas y en los caprichos de los Jefes y Caciques.

Entramos a una nueva etapa la de las vacas flacas aunque queda la coca y el contrabando, y en cuanto al ámbito internacional estamos cada vez más aislados, Evo con su apoyo a Venezuela se está cayendo de maduro y no se da cuenta que después de maduro viene podrido y para mantenerse siguiendo la receta castrochavista, empieza el terror y la represión aún más dura.

ovidioroa.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

REFLEXIONES PERIPATETICAS SEPTEMBRINAS

Ovidio Roca

Hemos transitado por más de once años por la senda del indigenismo y populismo cocalero y ahora sus beneficiarios por nada quieren soltar la mamadera. Si rememoramos la historia, el Foro de Sao Pablo contribuyo a crear un Icono con la etiqueta #evo indígena, el que posicionaron  con éxito pues lo folclórico tenía predicamento nacional e internacional. Usando esta marca registrada, el grupo palaciego detenta actualmente el poder total del país y además tuvieron la suerte de recibir como herencia de los gobiernos neoliberales: reservas probadas de gas y minerales, gasoductos hacia los mercados, buenos contratos de exportación y  de yapa el mercado internacional les regalo unos precios antes nunca vistos. Si a eso le añadimos la “coca nostra”, tenemos un cuadro de altísima bonanza económica que les ha permitido gastar a troche y moche y hacer que las inversiones en empresas fallidas y los gastos dispendiosos del gobierno pasen desapercibidos. Pero ahora esto se está acabando y ahora ante el rechazo viene la segunda fase: carestía para los trabajadores y clase media, expansión del narcotráfico y represión dura.

Actualmente la gente ve el futuro, cada vez con mayor incertidumbre, en una sociedad donde el indigenismo y el racismo enfrentan los pueblos y  solo queda el discurso populista que ofrece falsas esperanzas. La anarquía es total, cada corporación, o grupo de interés interpela a la autoridad, en la que no cree y por tanto bloquen diariamente para imponer sus intereses particulares y en este ambiente la ciudadanía carece de garantías y seguridad para transitar libremente.

Durante este proceso de cambio, se ha distorsionado la democracia y entre sus instrumentos, el sufragio, que es una herramienta y no el objeto de la misma; pues de lo que se trata es de elegir bien y con conciencia y no simplemente votar. A su vez las políticas estatales aplicadas no fomentan las actividades productivas, ni dan seguridad al que trabaja y produce bienes y servicios que requieren un tiempo de maduración. Son inexistentes las políticas que garantizan la propiedad y el fruto del trabajo; se promueve el estatismo y el mercantilismo. También se mantiene un tipo de cambio fijo y sobrevaluado respecto al dólar, mientras las monedas del resto de nuestros vecinos se vienen adecuando al mercado de divisas.

Con el crecimiento poblacional, en el mundo entero el territorio se ha convertido en un objeto escaso y por tanto es tomado y avasallado por los grupos más dinámicos para afianzar su dominio y poder. Los indígenas andinos y los movimientos campesinos cocaleros han venido tomado posesión del territorio amazónico y chaqueño, usando el aparato estatal, las leyes y su reconocida capacidad de movilización.

Para esta estrategia de mitimaes el gobierno usa sus normas y sus funcionarios, como un instrumento de colonización para tomar las tierras del oriente y sur. Usan como arma la Función Económica y Social (FES) que debe cumplir toda propiedad privada del área rural y como la FES es agropecuaria y no contempla criterios ecológicos y de preservación del medio ambiente, los bosques y las tierras, los propietarios se ven obligados a desmontar para demostrar el uso agrícola y ganadero.

Con esta su política el gobierno hace que el negocio más interesante sea contrabandear, importar y se castiga al productor y al exportador. Así se ganan como aliados a aquellos grupos dedicados a actividades ilegales, coca y contrabando, mientras que no se llevan bien con aquellos emprendedores de las regiones donde predominan las actividades legales, agricultura e industria.

Esta toma del control del país se facilita pues el populismo está en la impronta nacional, los bolivianos tenemos una cultura socialista y populista muy arraigada y esto lo notamos cuando leemos o escuchamos las críticas de los opositores. Estos opositores no defienden el liberalismo democrático, más bien critican a los masistas, afirmando que no son verdaderos socialistas pues asumen prácticas neoliberales y les piden mantener la ortodoxia socialista.

Durante estos once años, siguiendo la receta del castrochavismo los países populistas de Latinoamérica cada uno de ellos con sus propias especificidades, han venido practicando un capitalismo de estado y el mercantilismo, asociados con empresarios serviles a los que favorecen con privilegios y monopolios, siempre y cuando sean sumisos al poder y paguen las comisiones correspondientes.

Con esto han construido un Estado burocrático y devenido a empresario; un Estado frondoso e ineficiente, pésimo administrador, que genera corrupción, burocracia y clientelismo y no cumplen en lo más mínimo las funciones que le competen, como el orden público y la administración de justicia, dejándonos expuestos a la inseguridad y a la violencia. Para el control de su población, han recibido de los cubanos las técnicas del Estado policial: la represión constante pero selectiva, la compra de conciencias a través de la extorsión y el soborno, el espionaje y la delación.

Otro aspecto que llama la atención de los populistas  bolivianos, es que tienen una obsesión por elaborar normas, leyes y reglamentos, los que aprueban a mansalva pero que después ignoran y no cumplen, aplicando el axioma de un expresidente militar: Para mis amigos todo, para mis enemigos la ley y también la declaración Evista: le meto nomas y que después arreglen los abogados.

La oposición hasta ahora no logra organizarse y ponerse de acuerdo y el empresariado nacional y el cruceño  que en un principio pretendió resistir, se acomodó como pudo, aplicando ese dicho pragmático: “si no puedes vencerlos, únete a ellos” y ahora son socios exitosos. Al respecto, escuché en una reunión el sentir de muchos empresarios que en confianza comentaban su convencimiento de que si Evo y su combo no continua, el país se derrumba pues no hay otro líder que exprese y pueda manejar el sentimiento indigenista de gran parte de la población boliviana y consiga controlar la situación de una economía primaria, extractivista, nada diversificada y poco competitiva y que ellos logran dirigir aplicando esa su política pluriforme, que concede a cada sector: los informales, los cocaleros, los mercantilistas, los financista, etc, el modelo acorde a sus intereses.

A la pregunta ¿Qué hacer?, la respuesta es fácil; todo lo contrario del actual modelo populista: Necesitamos un Estado reducido y con servidores públicos seleccionados por mérito, idoneidad y honestidad; libertad plena y seguridad jurídica para las personas y su propiedad, establecer los límites al ejercicio del poder político y particular, y esto solo se logra si todos nos ponemos de acuerdo en un frente único y un proyecto para aplicar la democracia real y el desarrollo sostenible.

ovidioroca.wordpress.com

,

Deja un comentario

POPULISMO Y POSVERDAD

Ovidio Roca

En el país se intentó establecer un sistema democrático, con leyes, procedimientos e instituciones que regulen y garanticen la vida en sociedad. El problema es que los operadores no cumplieron su rol con honestidad e idoneidad por lo que las instituciones no lograron consolidarse, crear una cultura democrática y ganar credibilidad ante la población, por lo que el sistema devino en un autoritarismo y populismo que la gente mayoritariamente rechaza. Ahora al carecer de alternativas efectivas, la sociedad se desenvuelve en la anomia y bajo el arbitrio de grupos corporativos que disputan el poder entre sí y con los herederos de lo que queda del antiguo régimen.

Como resultado no hemos logrado construir una cultura de trabajo, propositiva y creativa, sino que se ha instalado una cultura rentista y extractivista donde los unos, usando el aparato del Estado disfrutan del poder económico y político y el resto se acomoda; o practica la cultura el bloqueo para oponerse a la autoridad que detestan y de paso perjudicar al resto hasta conseguir sus miserables demandas.

El Gobierno mantiene una eficaz estrategia comunicacional con la que convencen a la población que viven en el mejor de los mundos, un mudo de informalidad y extractivismo con la que convive la mayor parte de la población. Esta labor de desinformación está en manos de los Llunkus del poder,  lo que en otros lares se llaman de intelectuales orgánicos, cuyo trabajo es elaborar relatos sensacionalistas que engordan las expectativas del pueblo y que convierten en verdad todo aquello que necesita ser creído como cierto, aunque no lo sea.

Presentan como un éxito la Política económica gubernamental, indicando que gracias a la nacionalización, la economía está blindada, que no pasa nada con el déficit comercial y no es cierto que cae la producción de gas y de los alimentos; por lo que podemos seguir gastando, pues nuestra moneda es más fuerte que el dólar y eso nos permite traer todo de contrabando dando trabajo a nuestros esforzados y sacrificados comerciantes informales. No se les ocurre mencionar los diez años de altísimos precios del gas y minerales, que les cayó del mercado internacional.

Como resultado el gobierno tiene a sus aliados dedicados a actividades ilegales, mientras que no se lleva bien con las regiones donde predominan las actividades productivas y legales.

No se menciona ni se busca alternativas productivas y de innovación y se mantiene el país, en los moldes que los populistas cocaleros conocen y entienden, con una mayoritaria economía informal financiada por el narcotráfico que es la que financia especialmente el comercio de contrabando hacia adentro y fuera del país, generando la abundancia que vemos en los mercados y en las urbanizaciones como medio de consolidar el derecho propietario de las tierras, así como acumular en inversiones inmobiliarias.

El populismo cocalero no cree ni practica los valores democráticos, lo asumen de manera formal por un asunto acomodo internacional y evitar el rechazo de algunas instituciones internacionales como las Naciones Unidas y la OEA. Evo que practica la cultura del verticalismo autoritario sindical, es franco y directo en sus expresiones, no como sus llunkus que las disfrazan. Él dice: “Le meto nomas y que arreglen los abogados” o, “La llamada independencia de poderes está al servicio del imperio norteamericano”.

Para salir de este entuerto, el pueblo y los partidos políticos democráticos deben unirse y asumir con firmeza el modelo democrático y la economía competitiva y de mercado, caso contrario deben acomodarse al modelo populista cocalero y aprender a convivir con él o en su caso migrar. Todo lo demás es paja.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario