Entradas etiquetadas como auto identificacion étnica

CUENTOS DEL ABSURDO: LOS COCINEROS COMUNITARISTAS

CUENTOS DEL ABSURDO: LOS COCINEROS COMUNITARISTAS

Ovidio Roca

Poco usamos el sentido común y menos aun cuando atañe a nuestros sentimientos y emociones. Un ejemplo típico de esto se da en el ámbito de la política, donde pese a los innumerables ejemplos de que la receta populista y estatista es mala y sus cocineros incompetentes para producir y hacer buena gestión pública, muchas personas se ilusionan, les creen y los siguen.

En su práctica cotidiana la gente sabe apreciar cuándo una comida es sana y sabrosa y cuando es una porquería, pero es totalmente inconsciente y crédula en lo referente a las recetas y ofertas políticas. La explicación está en que sabemos degustar, pero no razonar y nos ilusionamos fácilmente por las promesas de los políticos.

Hay que reconocer que los socialistas y populistas (recuerden la “agitprop” comunista) saben muy bien cómo vender su puchero y además como nos dicen que será gratis y habrá para todos, nos ilusionamos y no terminamos de aprender que con estas recetas comunitaristas y socialistas del siglo veinte o veintiuno, la comida que recibimos es dañina y terminamos enfermos o muertos de cólicos y diarreas y cautivos del cocinero.

Hace varios años, ya pasan dos décadas; salieron del Chapare cocalero y de algunas ONGs algunos cocineros, quienes usando recetas del Socialismo Siglo XXI y del Comunitarismo, nos presentaron su nuevo plato: “Puchero plurinacional”, que en realidad es el viejo puchero corporativista, condimentado con estatismo, autoritarismo, populismo, indigenismo  y xenofobia.

En búsqueda de clientela y para cautivar a los mestizos e indígenas utilizaron el sentimiento de revancha, de desquite por la discriminación étnica que les fue inferida por los criollos y durante años. Se les acrecentó también la autoestima con el eslogan “el Evo es como yo”. Algunos entenderían con esto que podemos hacer lo que nos dé la gana: tener aviones de 40 millones de dólares para ir a jugar futbol donde sea, tener las chocas y chocos que quisiéramos y que ningún fiscal puede cuestionarme por mis negocios de coca y contrabando y todo sería posible mientras el Cacique o Jilakata este al mando.

Para que los ayuden a conquistar el Gobierno, los cocineros se juntaron con los llamados movimientos sociales. Para ello hicieron contubernios con los dirigentes, para fines de negocios y de protección mutua; buscando así contar con masas activas y bloqueadoras para neutralizar las protestas sociales y regionales contra su gestión y recibir su apoyo en los frecuentes tinkus electorales.

En este restaurante plurinacional manda el Gran Jefe y su ayuco cocinero y lo hacen verticalmente sobre una corte servil y a su exclusivo servicio, condición de vasallaje que se extiende por todo el país. “Yo soy el único que manda en este país”, comunicaba el presidente Morales al que fue un verdadero Defensor del Pueblo, Rolando Villena.

En lo municipal se repite lo mismo y nuestro alcalduli afirma: “Parezco parido para ser alcalde, todo lo sé, estoy capacitado para liderar este grupo de gente”, y que sobre las nalgulis??

De manera simbólica estos populistas y comunitaristas conceden unos cuantos puestos y ponen a lavar las ollas a algunas mujeres y algunos indígenas y campesinos; esto a fin de simular una incorporación de las masas populares al  gobierno, aunque sin darles poder real para intervenir en las recetas y decisiones importantes de la cocina política y la economía.

Para efectos de propaganda internacional, de cuando en cuando se incauta algo de pichicata a los carteles de la droga y poco se ocupan de la coca y la pasta base, que es el negocio de las bases cocaleras.

Para mantener tranquila a la gente practican el asistencialismo con distribución de bonos, como el Bonosol que ahora llaman Renta dignidad y para financiarlo estatizaron la propiedad de cada uno de los bolivianos mayores de edad al año 1995. Esto quiere decir que expropiaron nuestras acciones de las empresas capitalizadas.

Toda esta propaganda se la hacía y funcionaba en época de vacas gordas, cuando la despensa estaba llena y se podía despilfarrar, pero a medida que aumenta la crisis, el puchero se hace escaso y el gobierno populista se debilita, se hace necesaria la afirmación del poder y lo hacen  promoviendo y exaltando al caudillo. Su corte de ll’unkus y amarraguatos nos dice: “Es la luz que ilumina América” y también, si no apoyan al Evo “El sol se va esconder y la luna se va escapar y todo será tristeza…”.

Paralelamente se potencian los organismos armados, se refuerzan los controles políticos y endurecen las políticas coercitivas. Se aumentan las propuestas de estatización y la apropiación de las empresas privadas y de sus rentas y se castiga a las empresas con multas millonarias; se coartan las libertades ciudadanas y la libre expresión y se endurece el papel punitivo de la justicia sobre todo aquel que discrepa con el gobierno, generalizándose la cárcel para los opositores o para cualquiera que joda.

Y colorín colorado este cuento aún no terminó, pues podemos seguir con la receta de populismo, tiranía, miseria y corrupción o podemos cambiarla y vivir mejor.

El futuro está por hacer y podemos construirlo juntos y sin exclusiones, con libertad, subsidiariedad, solidaridad, absoluto respeto al otro y al medio ambiente.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , , ,

Deja un comentario

DEL RACISMO SU CARA CONOCIDA

 

DEL RACISMO SU CARA CONOCIDA

Ovidio Roca

Los estrategas políticos utilizan distintas técnicas para la conquista del poder; en este caso los Licenciados del MAS apelan al racismo, que utiliza las características fácilmente identificables de las personas, tales como su color, idioma, religión y/o cultura, para excluir y evitar así cualquier competencia en la política, el poder y los negocios.

Para esta estrategia indigenista fabricaron un icono indígena exitoso; una cara conocida, con peinado raya al medio y chompa, que luego devino en chaqueta estrafalaria pero de diseñador caro. Con esta estrategia de mercadeo se logró ilusionar y captar la adhesión de muchos mestizos e indígenas andinos, que se identifican con él y quieren vivir como él.

El problema para el país, es que este plan exitoso de captura del poder y su práctica populista e indigenista de gobierno, está dejando miseria y resentimientos y terminara destruyendo o complicando un futuro deseable de convivencia para todos los ciudadanos.

Desde su fundación, Bolivia estuvo bajo la tutela de las corporaciones mineras, quienes la diseñaron como un Estado centralista y concentrado en la región donde están, tanto las minas, como la mano de obra indígena manejable y útil para esta explotación extractiva. El resto del país era monte y culebras; selvas, llanuras y  pueblos ignorados y nada  útiles para el Estado minero andino; tal es así que su territorio fue paulatinamente anexionado, hasta casi en un cincuenta por ciento, por los países vecinos.

El aparato del Estado, fue siempre una gran torta que se disputaban las distintas corporaciones y grupos de interés y se da un primer cambio de explotador con el surgimiento del estaño y la declinación de la economía de la plata. La Guerra, llamada federal del año 1900, entre grupos paceños y chuquisaqueños, se da por el control del aparato de gobierno y es impulsada por los nuevos y más competitivos actores económicos chucutas vinculados a la economía del estaño.

El actual  Estado Plurinacional, andino centralista, corporativo e indigenista, sigue la misma tónica extractivista anterior, con el agregado del gas, la coca y un fuerte impulso del gobierno por el control y expansión territorial a cargo de los mitimaes, colonos andinos, enviados para tomar y explotar totalmente el territorio.

En este país diverso, los pueblos de las llanuras son más abiertos y liberales y no comulgan con los gobiernos centralistas y populistas. Para dominarlos, los masistas utilizan el aparato del Estado y a los pueblos andinos por su cultura corporativa y capacidad de movilización. Para ello se reparten masivamente pegas públicas a sus seguidores mestizos e indígenas andinos y de esta manera, la cara de la burocracia estatal centralista: punitiva, intervencionista y extorsionadora, es percibida en el resto del país con estos rasgos étnicos y el ciudadano se olvida que el poder detrás del trono está detentado por una burocracia blancoide o k’ara, que manipula a estos indígenas y muestra alguno de ellos como actores principales de este drama plurinacional.

Es así, que en su vida cotidiana el camba, el chapaco, las clases medias democráticas y especialmente los jóvenes y los “libre pensantes”, se encuentran y enfrentan con la cara conocida del Estado Plurinacional en la faz andina del policía, que busca la forma de extorsionar al conductor de vehiculos, al productor y al comerciante; también con la tropa de fiscales, jueces y otros funcionarios estatales, que manejan y usan a su albedrio y provecho propio los juicios civiles, penales y asuntos de tierras y bosques y ahí por delante.

Para los Licenciados masistas, los pueblos andinos son útiles y funcionales, pues el colectivismo, el caudillismo y la propensión hacia el Estado totalitario lo tienen como matriz cultural heredada del imperio colectivista incaico. Como además saben marchar y obedecen al Inka, los usan como mitimaes para conquistar y tomar nuevos espacios territoriales y lo hacen aprovechando sus ventajas comparativas: su cohesión cultural y étnica, sus organizaciones comunitarias, su capacidad de movilización, su cultura corporativa e innatas habilidades comerciales.

Todo esto es aplicado exitosamente en la conquista territorial y política del oriente y el chaco; avasallando a sus poblaciones de cultura individualista, permisiva y poco acostumbrada al enfrentamiento cotidiano y loteando día a día sus tierras, sus trabajos, sus calles y mercados y hasta sus bailes y sus fiestas, generando resentimiento y rechazo y dando paso a un creciente sentimiento de xenofobia.

Es evidente que todas las personas tenemos diferentes características étnicas y culturales y lo importante para nuestro mutuo relacionamiento es “el respeto al otro y el derecho de cada uno a su propia diferencia”.

El derecho a la diferencia en un país diverso, multiétnico y multicultural como el nuestro, es fundamental y todos debemos asumir creativamente esta diversidad, construyendo un Estado Federal democrático, donde todos nos respetamos y somos iguales ante la ley.

En consecuencia una de las peores herencias que dejara el masismo; adicional a la destrucción de la institucionalidad, de la economía, de la inmensa deuda pública, el encumbramiento de la corrupción y tucuimas;  es la del racismo.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

DEFENSORIA DEL PUEBLO, CHARLAS Y PARLAS

DEFENSORIA DEL PUEBLO, CHARLAS Y PARLAS
Ovidio Roca

La figura del Defensor del Pueblo que deviene de la experiencia institucional del Ombudsman de Suecia, ha sido incorporada en nuestra Constitución:

Artículo 218 I. La Defensoría del Pueblo velará por la vigencia, promoción, difusión y cumplimiento de los derechos humanos, individuales y colectivos, que se establecen en la Constitución, las leyes y los instrumentos internacionales….
Artículo 220. .… La designación requerirá de convocatoria pública previa y calificación de capacidad profesional y méritos a través de concurso público, entre personas reconocidas por su trayectoria en la defensa de los derechos humanos.

El problema es que el proceso de selección de esta importante Autoridad del Estado, está siendo realizando de manera torpe y atrabiliaria, mostrando una vez más esa práctica abusiva de sometimiento institucional, que gusta tanto al Ejecutivo. Es evidente, como en otros casos, que se busca elegir alguien afín y sumiso al Gobierno.

Como el conocimiento de un idioma nativo ha sido utilizado como pretexto para excluir a varios candidatos no manipulables a este importante cargo, empecemos por este asunto.

Los idiomas nativos interesan fundamentalmente a quienes lo tienen como lengua materna, pues eso les da identidad y pertenencia y solo aprenden un nuevo idioma cuando hacerlo les facilita un mayor relacionamiento y comunicación.

Para la cultura nacional, es importante el conocimiento y preservación de las lenguas nativas, pero no tanto para la gestión pública, pues en este ámbito lo que interesa es la eficiencia administrativa en el logro de resultados, mensurables y predeterminados.

Se menciona que en Bolivia que existen 36 lenguas nativas y bajo la argumentación expuesta por los masistas, el Defensor tendría que hablar en lengua nativa para poder comunicarse con la gente. El problema es que esta Autoridad del Estado tendría que hablar 36 idiomas, pues si solo conociera uno de ellos, existiría una discriminación con todos los otros que hablan diferente lengua.

Como anécdota, sabemos que el Presidente habla medianamente el castellano y según dicen las malas lenguas, poco o nada de aimara o quechua, y esto no le impide comunicarse con la gente.

Decia que se aprende y se habla un otro idioma además del materno, para extender el ámbito de la comunicación, por ello es normal en la actualidad y en un mundo globalizado, que la gente utilice el inglés como “lingua franca”, procurando llegar a la mayor cantidad de gente y en más países.

Por ejemplo en China, hay más angloparlantes que en los Estados Unidos, y en la India se usa el inglés no solo para comunicarse con el resto del mundo sino para hablar entre sí por la gran cantidad de idiomas locales existentes. En Paraguay la gente es totalmente bilingüe, usa el guaraní como lengua íntima y familiar  y en la vida social y de negocios lo hace en castellano y aquellos que aspiran a conectarse con el mundo de los negocios, el turismo y la educación aprenden inglés.
En este preciso instante, hay más niños estudiando inglés en China que en los Estados Unidos. En china 350 millones de personas estudian inglés y existe  un programa masivo de enseñanza de inglés en las escuelas, que alcanza a unos 250 millones de niños, esto es varias veces superior al número de estudiantes en las escuelas y colegios de los Estados Unidos.

La india tiene 30 idiomas oficiales y 2000 dialectos. Un tercio de su población hablan inglés, unas 350 millones de personas, esto son  más personas hablando inglés que en los Estados Unidos e Inglaterra juntos.

Mientras hablamos del requisito del idioma nativo, nos estamos olvidando de lo importante, y es del perfil del Defensor del Pueblo y de las virtudes y capacidades que debe tener el postulante para ejercer esta función. Un cargo que debe ejercerse con probidad, eficacia y eficiencia.

Para el desempeño de cada actividad, se necesitan diferentes habilidades, conocimientos, experiencia, credibilidad, prestigio y cuando alguien requiere de un servicio busca la persona calificada para solucionar su problema o necesidad; en temas culinarios, busca un buen Chef, alguien que tiene pasión y experticia por el arte de la cocina. Si está enfermo busca un médico, y pregunta por uno que tenga prestigio, ética profesional y especialidad en el campo de su dolencia; lo mismo ocurre con un mecánico especialista, pues no es lo mismo una bicicleta que un avión.

En el caso del Defensor del Pueblo, lo menos que nos debe preocupar es su sexo o si habla algún idioma nativo; lo que nos interesa que sea apto y eficaz para cumplir su labor de defensa de nuestros derechos y esto tiene que ver con su conocimiento del ámbito jurídico e institucional en el cual debe  lidiar en defensa del ciudadano, tanto a nivel nacional, como de los organismos internacionales de derechos humanos. Para cumplir esta su tarea requiere de un compromiso demostrado en la defensa de los derechos humanos, prestigio, cultura ética y capacidad de liderazgo y de organización de equipos de trabajo. Igualmente una voluntad férrea para defender al ciudadano soportando el ambiente hostil, típico de gobiernos totalitarios. En suma un buen servidor público, dedicado a su trabajo con actitud y ética de acuerdo a sus funciones. Y como decían las viejas, no importa el color del gato sino que cace ratones.

Difícil tarea y especialmente en estos tiempos.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

SEGUNDA ETAPA (FASCISTA) DEL PROCESO DE CAMBIO: K’ARAS, ¡LLOKSI KAYMANTA!

SEGUNDA ETAPA (FASCISTA) DEL PROCESO DE CAMBIO: K’ARAS, ¡LLOKSI KAYMANTA!

Ovidio Roca

El MAS tomo el control del gobierno y del país en base a un proyecto socialista e indigenista; en realidad una propuesta populista y racista, que postula la preminencia de una etnia indígena sobre las otras y sobre los mestizos que somos la mayoría del país.

La primera fase de esta revolución populista, está siendo conducida por el Evolinerismo, donde el grupo k’ara maneja el icono indígena y a su nombre gobierna el país. Estos llunkus en procura de ganarse la voluntad del jefe, muestran un hipócrita y ridículo afán  por ensalzarlo y endiosarlo, aunque en realidad están trabajando para su propio beneficio.

Para efectos propagandísticos frente a la mayoría indígena del país, en los últimos años se avanzó hacia una indianizacion formal, y fruto de ello algunos indígenas y multitud de cholos asumieron, por esta su misma condición, los privilegios de vivir y lucrar del Estado, cosa que anteriormente estaba restringida a la cholocracia blancoide: Habemus Fondioc.

Sin embargo y por lo que hemos escuchado últimamente, esta situación está en vías de cambiar; Choquehuanka, dejando de lado el sexo de las piedras (ver nota) y las recetas afrodisiacas con papalisa; en la localidad de Irupana decide saltar a la palestra política y lo hace con una propuesta radical, racista y excluyente, la que no gustara ni a los unos ni a los otros; al proclamar:

Un día tiene que ser como en África. Personas con nuestros rostros tienen que estar en Palacio de Gobierno y en las instituciones (públicas), gente con nuestro rostro (en aymara). En el África todos los ministros son negros (no hay) un solo blanco”. Choquehuanca. Página Siete.

El canciller afirmó igualmente que la oposición no quiere el éxito de los indígenas y busca dividirlos. “Juntos tenemos que alcanzar (el poder), tenemos que unirnos, nos quieren dividir; (la oposición) no quiere el éxito de un gobierno indígena. Poco a poco nosotros tenemos que manejarnos, nos hemos organizado para gobernarnos, nosotros mismos, para gobernarnos nosotros mismos hermanos”.
Luego aseguró que los indígenas deberían tener cuidado con quiénes trabajan, porque antes incluso los opositores querían erradicar la coca y el acullico. “No podemos retroceder, no podemos estar con quienes nos querían hacer desaparecer, no podemos estar con esas personas que sienten asco de nosotros”.

Como vemos, estamos retrocediendo hacia fases tribales y muchas personas en lugar de asumirse como ciudadanos de un Estado democrático, de una nación de personas iguales ante la ley, persona jurídica y con derechos y obligaciones para con su sociedad, prefiere identificarse con una tribu étnica, en este caso la aimara.

Creo que Choquehuanka erro, le queda mejor el folklorismo que el fascismo, pues aquí la gente no tiene simpatía por esas poses paranoicas y fascistas como las del coreano Kim Jong-un. Los bolivianos, pese a nuestras diferencias, sabemos que necesitamos convivir juntos.

Si los radicales racistas logran reconducir la segunda etapa del proceso de cambio: ¡Temblad k’aras que vienen los aimaras de Choquehuanka y ni los llunkus blancoides se salvaran!.

 

(Nota):

Ilusionado con el relato de Choquehuanka y en procura de hacerme de una hacienda de piedras preciosas; puse en una cacha de madera, tres bolivianitas que me trajeron de La Gaiba y dos esmeraldas que compre en Bogotá, además de varias hojas de coca.

Cuando la luna está en cuarto creciente se escuchan ruidos y bulla proveniente de la cacha y luego nada. Ya pasan varios años y no nació ninguna cría; al parecer la piedras o son del mismo sexo o me falta algún embrujo andino de fertilidad. Les voy a poner unas papalisas.
ovidioroca.wordpress.com

 

 

, , ,

Deja un comentario

HISTORIAS DE UN PROYECTO DE PAIS INCONCLUSO

HISTORIAS DE UN PROYECTO DE PAIS INCONCLUSO

Ovidio Roca

Érase una vez, en un lejano e inmenso país situado en el centro del continente, poco poblado y encerrado entre montañas y selvas; lejos de las costas marítimas, que es por donde transitan las ideas, el comercio, la innovación, la industria, las mercancías. Un país y una sociedad que quedo aislada y estancada desde su inicio en el extractivismo, la economía informal y viviendo precariamente de los minerales y luego del gas.

Un país y un pueblo que como todos, es producto de su geografía, su historia y economía; de sus logros y derrotas; de las huellas que otros fueron dejando en su vida; de sus sueños y esperanzas y de las consecuencias de las buenas y malas decisiones que fueron asumiendo.

Una sociedad que necesita conocer y preservar su memoria histórica y aprender de ella, no olvidando que el futuro nos pertenece a todos y que Bolivia también nos pertenece a todos.

Cada uno de los pueblos que luego constituyeron la República de Bolivia, tuvieron una vida relativamente aislada e independiente durante la colonia y también durante la República. El Gobierno por su vez permaneció parapetado en la zona andina, donde están las minas y una gran concentración de nativos domesticados por el Imperio Incaico y acostumbrados al vasallaje y la mita.

A mediados del siglo anterior y como fruto de la Revolución Nacional, que impulso la  apertura de vías de comunicación y la vinculación con los mercados nacionales, se inicia la integración del país y con ello la región oriental progresó económicamente, pero no políticamente por lo que no logro consolidarse e influir en la construcción de un otro país, más diversificado, productivo y democrático.

En la última década, con la toma del poder por Evo Morales, se instala un proyecto populista llamado de Socialismo Comunitario, el que impone la cultura del ch’enko: estatismo, corporativismo, indigenismo e informalidad y se acelera la colonización territorial, cultural y política del oriente. Un modelo que destruye al país, su economía y la moral de sus ciudadanos y que brinda protección a la ignorancia, la incompetencia y la corrupción

En este sistema, los grupos de poder que manejan el Estado y sus empresas han vivido hasta ahora de las rentas del extractivismo y los buenos precios de las materias primas; a su vez la mayoría de la población sin capital ni educación y procurando una forma de supervivencia, aplica un modelo de capitalismo y libre mercado para el comercio informal, el contrabando y en las ultimas épocas, el narcotráfico.

Estas actividades informales cuentan con una actitud permisiva-selectiva de parte del Gobierno, mientras la economía formal, empresarial y productiva, por preconceptos ideológicos y de confrontación política, está sujeta a un sin fin de chantajes, trabas y regulaciones. En este ambiente se impone la dictadura corporativa y de los informales, ante la  cobardía y temor de las autoridades y la indolencia de los vecinos, a quienes impunemente se les avasalla la tranquilidad, la propiedad y la libertad.

Quienes manejan el poder, los castrochavistas, tienen como icono y fachada de este “proceso de cambio” a un dirigente cocalero, quien como producto de su experiencia y cultura sindical concibe al mundo y la política en los mismos términos del sindicalismo: decisiones verticales, defensa del gremio, contacto personal, activismo permanente, defensa contra otras estructuras de poder que pretenden controlarlos o regularlos.

En este esquema, los  movimientos sociales indígenas y mestizos privilegiados por la predica indigenista del gobierno, se encuentran en su salsa y disfrutando de mayores privilegios y permisividad, arrasan poco a poco con las clases medias de cultura más internacional y especialmente con los pueblos orientales, cambas y chapacos.

De esta manera, rápidamente y de forma agresiva se va imponiendo la dictadura corporativa cocalera, la que sienta soberanía sobre los pueblos y ciudades que van colonizando, tomado espacios y tierras a golpe de bloqueos, manifestaciones, tomas y marchas, mediante las cuales imponen el terror y privilegian sus intereses sobre el resto de la sociedad, la que inerme y acobardada no atina a defenderse, menos aún ante la ausencia de autoridad legal y coercitiva que garantice sus derechos.

Así temerosos y sin vislumbrar otras opciones ni pensar en el futuro, muchos grupos que están sometidos al Gobierno por el miedo y la complicidad, buscan acomodarse de cualquier forma a las circunstancias, viviendo de los negocios con el Estado o entrando en el esquema de la economía informal y delincuencial.

Se ha implantado el terror y una gran parte de la población no ven que exista fortaleza en la oposición, ni en el empresariado nacional y teme el cambio hacia la economía formal y el Estado de derecho y más aun a las necesarias medidas de ajuste para sanear la economía que habría que aplicar; por ende buscando subsistir prefiere agazaparse, mantenerse y ahondar en su economía informal y ligada al narcotráfico, pues allí se siente más competitiva y más cómoda.

La nefasta experiencia latinoamericana de los últimos años deberá enseñarnos a no repetir las erradas políticas económicas y sociales del Socialismo Siglo XXI, que han llevado al desastre a Venezuela,  Nicaragua, Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia, hecho que ocurre en la época de los mayores precios de los productos de exportación de estos paises, básicamente materias primas: hidrocarburos, minerales y productos agropecuarios.

Ahora que el ciclo populista en Latinoamérica está en vías de cerrarse con los triunfos democráticos en Argentina y Venezuela, este nuevo entorno político y económico de nuestras naciones vecinas puede ayudar a que la población boliviana reaccione y busque un mejor futuro, viable y para todos, con la expectativa que después de la oscura noche del masismo amanecerá y brillará la libertad.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

1 comentario

DEMOCRACIA PLURINACIONAL

DEMOCRACIA PLURINACIONAL
Ovidio Roca
Relato sobre las trágicas ocurrencias en la vecindad de cocalandia, comarca donde los dólares no crecen en los árboles pero si en los arbustos, esperando que nuestros nietos y bisnietos entiendan lo que nos sucedió y no debe repetirse.
Es muy común el deseo que alguien satisfaga nuestras necesidades en lugar de hacerlo con esfuerzo y responsabilidad propia; por eso escuchamos con satisfacción las promesas y ofertas de un futuro mejor (aun sin la seguridad de que estas serán cumplidas), pues la esperanza es siempre más atractiva que la realidad.
Esto nos ayudaría a explicar el por qué los pueblos eligen gobernantes populistas, maestros en endulzarles los oídos y también el por qué no quieren enterarse (pese a la experiencia propia y de los vecinos) que cuando se acaba la riqueza producida anteriormente, se acaba la fiesta. Poco les interesa adoptar y promover las prácticas y la cultura del trabajo, el ahorro y la creatividad propia de los países prósperos y productivos, aquellos donde quieren migrar luego en busca de mejor vida.
Una vez más la fiebre del populismo se extiende por Latinoamérica, con su versión sesgada de una democracia electorera y permanente reelección de sus caudillos. En Bolivia ocurre lo propio con su versión plurinacional, que se caracteriza además por su énfasis étnico, sindical y corporativo, y donde siguiendo el libreto se impone la masa con sus intereses inmediatos y se atropellan los derechos humanos e individuales.
En cocalandia, la anarquía y el estatismo conviven: por un lado grupos sindicales y corporativos que se manejan bajo sus propias normas y por otro; los dueños del Estado plurinacional burocrático y centralizado. Un tercer componente son las reducidas clases medias con ideas democráticas; ellos son más o menos liberales e individualistas pero carentes de organización y viven asediadas por el estatismo y el sindicalismo.
Esto tiene ocurrencia en un país de economía primaria y de bajo nivel tecnológico; extractivista y mercantilista, que no logro establecer una economía industrial y se maneja bajo un modelo económico dual, en el que conviven: emprendedores informales (viven al margen de las leyes) y cuya fuente de recursos se vincula con el circuito de la coca, el contrabando, el comercio informal, y por otro lado, quienes usan el estatismo para su beneficio (viven del Estado).
Todo esto en un Estado en el cual, con el producto industrializado del negocio cocalero se financia y facilita la economía informal de contrabandistas, chuteros, cooperativistas mineros, comerciantes y negociantes de toda laya, que se expanden por todo el país y allende las fronteras.
El grupo palaciego populista, de mestizos blancoides, maneja tanto el aparato del Estado como al presidente indígena, quien disfruta a lo grande de su rol. Los palaciegos con gran habilidad política y vinculación internacional, especialmente con el Foro de Sao Pablo, han copado y bastardeado las instituciones republicanas y las centralizan en manos del Ejecutivo; manejan el aparato del Estado y sus mecanismos de coerción y captación de recursos económicos y están absolutamente convencidos que son los propietarios de las instituciones y sus bienes, los que usan a su arbitrio. Una muestra de ello es que se informa oficialmente a la población que solo destinaran dineros, que son públicos, cuando las autoridades locales sean afines y tributarias al grupo de poder.
Esta percepción es aceptada y favorecida en el país por la generalizada creencia de la población, producto de la mentalidad estatista que ha prevalecido en el país; que quien asume, quien gana o compra una función pública, lo hace como propietario de la institución y sus recursos. No se percatan que en los países de democracia avanzada, las personas que ejercen los cargos públicos lo hacen como servidores públicos, funcionarios que son pagados por los dineros del erario nacional para administrar las instituciones con honestidad, eficiencia e idoneidad y en beneficio de la ciudadanía.
En su práctica gubernamental, el grupo de poder aplica siempre el mismo libreto; una política económica estatista, irracional y perniciosa y que funciona mientras existen recursos que gastar y gocen de las ventajas circunstanciales de los altos precios de las materias primas. Como verdadero gobierno populista, prometen falazmente una distribución igualitaria de la riqueza que no produjeron; contrario al liberalismo y el sentido común, que indica que los ingresos se producen y se ganan.
A su paso destruyen el sector productivo nacional, generando inseguridad para la propiedad privada; aplican mecanismos para controlar las exportaciones de las empresas; manejan la política cambiaria promoviendo el contrabando y desincentivando a los exportadores; expropian empresas, las burocratizan y las quiebran; hacen inversiones con grandes sobreprecios en proyectos mal diseñados y peor localizados y solo guiados por las comisiones y algún interés regional, por lo general cocalero. Con todo esto, se afecta a las empresas productivas, se incentiva la informalidad y se destruye la producción.
Como producto de esta nueva realidad económica y política, actualmente se encumbran en conflictivo equilibrio, dos grupos sociales; los indígenas aimara quechua y el grupo mestizo palaciego. El mito de lo indígena lleva al Presidente a afirmar en sus declaraciones internacionales: “en Bolivia mandamos los indios”. Una afirmación errónea, pues debería decir: aquí manda un grupo palaciego blancoide y algunos mestizos aimaras asimilados que los sirven.
Los ideólogos plurinacionales manipulan la opinión pública: con las mayorías indígenas usan el discurso indigenista y con prebendas captan a los movimientos sociales y grupos de interés corporativo para afirmar su poder. Hacen crecer una burocracia estatal donde los más incompetentes son los que administran las empresas e instituciones y a su vez, como parte de la estrategia de control territorial, el gobierno cocalero moviliza desde los andes hacia las llanuras a grupos de colonizadores “mitimaes aimaras y quechuas” para ampliar su dominio territorial, político y económico sobre las regiones mestizas del oriente.
Para manipular a los indígenas, los ideólogos populistas usan hábilmente el mito del presidente indígena, muy conveniente en un país de mayoritaria raigambre aimara y quechua y con el cual muchos se sienten representados y reivindicados. Se trata además de un líder que surge desde las bases sindicales, de una realidad económica emergente, la de los Sindicatos y Federaciones de cocaleros, el nuevo poder económico de los grupos informales que son mayoría en el país.
A continuación, los emborrachan de pachamamismo y para ello en los actos oficiales que se realizan cotidianamente, utilizan prácticas ritualistas, culturalistas y folclóricas (fruto del sincretismo de lo aimara y quechua con lo occidental) y así vemos, para la foto, a la nueva oligarquía indígena andina con vestidura presuntamente autóctonas y el infaltable sombrero europeo, que asumen erróneamente como marca de lo indígena.
Como todos los populistas, sufren de la alucinación del presente, por la que piensan en términos lineales y no ven las consecuencia más allá del aquí y ahora, o quizá no les importe, pues como alguien dijo en Francia, “después de mi el diluvio”.
Hasta ahora y en Bolivia, este modelo populista que algún llunku llama Evonomics o el milagro boliviano, ha funcionado gracias a anteriores decisiones de inversión y actuales altos precios de los hidrocarburos y materias primas; más el hábil uso que hacen del Presidente Morales, un icono que expresa con gran éxito los mitos, deformaciones y falencias del país y que los ideólogos populistas manejan a su arbitrio.
Después vendrá el diluvio y si queremos preservarnos y sobrevivir necesitamos construir una alternativa, un gran “arca” democrática y ahí precisamos de las universidades, los intelectuales, los políticos honestos y sobre todo de la ciudadanía democrática, para generar un gran alternativa al populismo cocalero y evitar el desastre anunciado.
ovidioroca.wordpress.com

, , , , , ,

Deja un comentario

CHOLETS A VISTA DE AUTOMÓVIL

CHOLETS A VISTA DE AUTOMÓVIL
Ovidio Roca
Con un bajo nivel educacional y escasa formación laboral y tecnológica, los pueblos aimara y quechua buscan sobrevivir en un país cuyas políticas estatistas y anti empresa privada, evitan que estas puedan prosperar y generar empleo formal y sostenible ni para ellos ni para nadie. Estos pueblos originarios validos de su innata habilidad para el comercio y el tráfico (son unos mercantilistas y capitalistas impenitentes), buscan la forma de ganarse la vida en actividades que no exigen calificación laboral, ni inversión de capital, ni controles. Y por ahí van como Pedro por su casa.
En estos años del proceso de cambio, la laxitud en el control de actividades relacionadas con el circuito de la coca y el contrabando, ha permitido actividades y tráficos que generan altas ganancias, posibilitando la conformación de una nueva burguesía chola, capitalista y plurinacional.
Un viaje por carretera desde la ciudad de El Alto hacia Santa Cruz, pasando por Oruro, Cochabamba y el Chapare nos permite apreciar al paso, la expresión arquitectónica de esta nueva burguesía, que ya quiere mostrarse y exponer con sus edificios, sus cholets de colorido psicodélico, su orgullo y su éxito. Cuando se escriba la historia de este periodo tendrá que mencionarse que en la arquitectura boliviana, hay un antes y un después de los cholets.
Mientras avanzamos por la carretera, vemos como la nueva moda arquitectónica se expande desde el Alto como una mancha de aceite iridiscente sobre el agua. La apreciamos en cada pueblito que pasamos, cuando a ambos lados de la vía vemos aparecer uno o varios de estos psicodélicos e inconfundibles edificios. Cuando llegamos a Quillacollo, es el apoteosis cholet; que luego continúa por Villa Tunari hasta la sucursal chapareña Yapacaní. Entrando a Buena Vista y adelante se ven menos; por ahora.
Estos cholets son sugestivas edificaciones de varios pisos y brillantes colores como los del aguayo y con típicos diseños andinos. Construcciones que empiezan a sustituir esos feos y tristes edificios de puro ladrillo, sin revoque ni acabado de la época anterior. En los cholets se expresa alegría, se juega con los vidrios polarizados y de amplio colorido, con ángulos, chaflanes, biseles; y con los frontis curvados; todo de un gusto extravagante que se asoma hacia los transeúntes, como una muestra de poder, orgullo y riqueza.
El proceso de cambio, por lo menos en este tipo de arquitectura ha mostrado un importante avance comentaba yo; pero su sostenibilidad económica en el mediano plazo es bastante dudosa, retrucaba el gato liberal que conduce como un maestro en esas difíciles y adrenalinicas carreteras de la geografía nacional.
ovidioroca.wordpress.com

, , , ,

Deja un comentario