Archivo para la categoría Política, economía Bolivia

LA EXTRAÑA FASCINACIÓN DEL POPULISMO

Ovidio Roca

Cabe preguntarse cuál es el secreto de esa letal fascinación por el populismo que nos induce a votar por ellos, aun cuando conocemos tanto aquí como en otros países los nefastos resultados de su gestión gubernamental.

Un pueblo, dicho en términos sencillos, procura un sistema de gobierno que nos permita vivir juntos y en paz, respetándonos los unos a los otros y a la propiedad fruto de nuestro esfuerzo y nuestra creatividad. Mejor aún si le añadimos un poco de “salud, dinero y amor”, más arte y cultura.

Y en cuanto al sistema para lograrlo; la democracia es el modelo que ha demostrado ser el menos malo, aunque sólo puede funcionar cuando cada quien toma consciencia de su propio valor como persona y no enajena ninguno de sus derechos y obligaciones, menos aún el de elegir libremente a sus representantes en elecciones libres, informadas y transparentes. Algo que no debemos olvidar en las elecciones del próximo mes de Octubre.

Los demagogos populistas dicen a los electores aquello que quieren oír; son expertos en jugar con las ilusiones y temores de la gente y en ofrecer recetas mágicas para su vida, no siempre susceptibles de ser cumplidas. Se especializan en reforzar sus miedos y sus odios, en crear el enemigo necesario y afinar técnicas comunicativas para aderezar la información (verdadera o falsa). Su mejor negocio es el uso de la propaganda demagógica y la posverdad.

El populismo ofrece estas ilusiones de progreso, de manos del Estado y con mínimo esfuerzo de nuestra parte. El sistema funciona y florece mientras hay dinero para repartir (materias primas e incurriendo en masiva corrupción y narcotráfico) pero sale en retirada sangrienta cuando éste se acaba, pues surge el temor de los líderes populistas de ser juzgados y obligados a rendir cuentas de sus latrocinios, por lo que intentan atrincherarse y mantenerse en el poder a como dé lugar. Por esto una definición practica del populismo es: “proyecto político demagógico que sacrifica el futuro por un presente efímero”.

Lo más grave es que la corrupción y la incapacidad de los gobiernos populistas dictatoriales, más el narcotráfico y los carteles terroristas inherentes al sistema, tornan inviables los países y luego la gente escapa buscando un lugar mejor para vivir. Cuatro millones de venezolanos desesperadas recorren angustiados por las américas buscando algo que comer y cuando llegan por miles a los países, saturan y colapsan los servicios públicos y crece la molestia de los nacionales por esta invasión a su espacio, con lo que empieza la reacción de rechazo contra los migrantes desplazados.

Al respecto, cada día vemos y leemos del desastre y miseria que sufren  los venezolanos, cubanos, nicaragüenses con la peste populista y esto nos conduele, pero consideramos que esto no pasara con nosotros (pese a que aplicamos el mismo modelo) y nos justificamos diciendo que cada pueblo y país es diferente, por lo que esto no nos ocurrirá.

En Bolivia se nos dice que está presente y es endémica la peste populista “LinevoH1N1”, por lo que es necesario vacunarse para evitar esta enfermedad que es mortal y virulenta, pero no lo hacemos. Esto se explica porque nadie aprende por experiencia o dolencia ajena, e insistimos en seguir la misma senda de los países que aplicaron el modelo económico y social populista con nefastos resultados.

El modelo populista cocalero se caracteriza en lo político, por ser estatista, caudillista, centralista y en lo económico, extractivista que vive de la  explotación de recursos naturales. Al aparato del Estado se lo usa en actividades de represión y compra de apoyo político con bonos y negocios turbios y para gastar los recursos públicos en empresas industriales fracasadas para el país; pero que son negocios bien remunerados y bien comisionados para los dirigentes.

La variante populista cocalera promueve además, una economía informal basada en la coca y el narcotráfico y eso hace que lo apoye esa población vinculada al contrabando y la informalidad, con lo que finalmente el modelo se constituye en el  ambiente ideal para los carteles y mafias internacionales de la droga y la violencia.

Es hora de que empezamos a entender que  la democracia liberal es el único sistema que garantiza la convivencia armoniosa, la legalidad y el desarrollo civilizado y controla mediante separación e independencia de poderes la corrupción desenfrenada de los caudillos populistas y pseudo democráticos. Se dice que no hay Maduro que no se pudra, ni Cabello que no se caiga, ni Evo que no sea expulsado del paraíso. Hagamos con nuestro voto en Octubre que esto sea cierto en Bolivia.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

CONSULTANDO OTRAS VISIONES SOBRE NUESTRA ECONOMÍA Y POLÍTICA NACIONAL

Ovidio Roca

La política debe basarse en la realidad y la política es justamente, el arte de saber defender un ideal sobre la base de las realidades. Y estas realidades son las realidades históricas, culturales, demográficas, (económicas) y geográficas”: De Gaulle:

Bolivia hasta ahora mantiene una aparente bonanza gracias a las exportaciones de gas y seguirá así hasta que se agoten las reservas heredadas; se siga aumentando el endeudamiento interno y externo especialmente con China y se mantenga el aporte tecnológico del gobierno populista, el que ha integrado la cadena productiva: coca del chapare, urea del chapare, cocaína para el mundo.

Estuve por el norte cruceño, por Yapacaní y poco más allá; una región que cada vez es más Chapareña y donde me encontré con un amigo que conocí años atrás en Villa Tunari. Charlamos largo y tendido y el me comentaba su visión de las cosas, sobre el acontecer nacional y como percibe el futuro desde su experiencia y perspectiva personal; más o menos en los siguientes términos:

“Nuestra economía no es competitiva por problemas de cultura  tecnológica y de localización nacional, con un mercado reducido, un país encerrado en el centro del continente y sin acceso a las costas. Esto nos limita a trabajar en algunas actividades agropecuarias y artesanales para el nivel local, y especialmente la coca, el tráfico, el comercio y el contrabando y esto nos lo garantiza el Evo. Pensar en economías tecnológicas es complicado por nuestro bajo nivel educativo y la distancia a los mercados externos, que por lo demás son mucho más desarrollados y más competitivos”.

“Por otra parte sería muy difícil reducir los cultivos de coca que sustentan nuestra economía doméstica, que aunque mayormente se destinan al narcotráfico generan importantes ingresos para la población y financian su comercio y contrabando; por esto no creo que la oposición pueda ofrecer a la población algo diferente de lo actual. Un nuevo gobierno difícilmente podrá impulsar una industria y manufactura competitiva a nivel internacional. Además sustituir los cultivos de coca por cultivos lícitos y de producción de alimentos es complicado por la reacción de una parte del pueblo que tiene una mentalidad corporativa y sindicalista y además que no se sienten preparados para asumir ellos solos su responsabilidad y prefieren la seguridad y beneficio económico que le dan los sindicatos y el Estado cocalero con un Gobierno que aunque sea estatista y dictatorial, finalmente les ofrece seguridad. Por tanto un nuevo gobierno sería permanentemente bloqueado por los movimientos sociales, funcionarios públicos, grupos de contrabandistas y narcotraficantes que no querrían cambiar de modelo y no le darían el menor chance de gobernar. No olvidemos que la gente razona acorde a su bolsillo y no se arriesgarán a pasar: “de la malo conocido, a lo bueno por conocer”.

Pensando en lo que ocurre en nuestro Estado plurinacional, lo dicho por este amigo parece ser realista; el problema es que siempre pensamos en el corto plazo y no tomamos en consideración que este modelo político y  económico vigente en los países castro chavistas: extractivista, corporativista y estatista, no es sostenible ni viable en el tiempo; además que ya ha mostrado su fracaso y esta llevado a su población a la miseria y al éxodo. De continuar con este modelo tampoco tendremos cabida en una sociedad de leyes y de respeto al prójimo y la naturaleza, por lo que a mediano plazo nos convertiríamos en parias frente a la comunidad democrática internacional.

Dicen los teóricos que: El cómo vivimos, como nos ganamos la vida, lo que vemos en nuestro entorno, lo que escuchamos y leemos, va configurando nuestra conciencia y valores. Es decir que tanto el sistema político, la estructura económica, la base productiva y el accionar de las instituciones del país van condicionando la  consciencia social del ciudadano, quien para poder sobrevivir se adapta y adecua a esta realidad. Una realidad que aunque resulte ser nefasta no se puede evadir y menos escapar de ella, pues la opresión de las tiranías es tanto física como mental y solo se logra liberarse de ella con cultura, trabajo y decisión.

Para cambiar del modelo económico y político cocalero, hacia uno democrático, sostenible y con futuro, necesitamos urgente de un ciudadano comprometido y partidos políticos idóneos; por tanto si queremos avanzar no hay otra salida que asumir nuestra propia responsabilidad personal y ciudadana y trabajar en el duro proceso de cambio de modelo y reconstrucción nacional.

ovidioroca.wordpress.com

 

, ,

Deja un comentario

CUENTOS DEL PUEBLO GRANDE

Ovidio Roca

No existe una verdad única sobre un evento, sino varias verdades o varias experiencias de vida las que juntas, cada vez pueden contar una historia diferente.

Problemas del crecimiento poblacional explosivo

La ciudad de Santa Cruz de la Sierra el año de 1950 tenía 42.000 pobladores y en 68 años (2018) ya tiene 1.700.000 habitantes, es decir que se ha multiplicado en más de 40 veces.

Este explosivo crecimiento producto de la inmigración ha dejado en minoría a la población originaria, los que son ahora alrededor del treinta por ciento. Como producto de esta agresiva expansión poblacional sobre una sociedad de inicio semi rural, se ha producido una ciudad ajena, sin dueño y con ausencia de autoridad pública, donde cada cual busca sobrevivir como puede y ganarse sus pesos. Los riesgos de este rápido crecimiento migratorio de culturas diferentes, más una urbanización rápida y en la última etapa sin planificación, tiene efectos agudos en la infraestructura y la inestabilidad social, que exacerban las disparidades socioeconómicas y crean condiciones insalubres que facilitan además la propagación de enfermedades.

Esta explosión demográfica más una actitud permisiva de la población originaria, una débil autoridad municipal y la prevalencia de discursos de intolerancia pueden llevar peligrosamente a la ingobernabilidad y la violencia.

La difícil tarea de asumir nuestra responsabilidad
En Santa Cruz, todos los días sufrimos las dificultades de circulación especialmente en las áreas cercanas a los mercados, esto por los abusivos asentamientos de los comerciantes y luego por sus permanentes enfrentamientos con la policía; una situación de nunca acabar por la necesidad y empecinamiento de los vendedores.
La solución podría ser simple, pero requiere de algo difícil de conseguir: se llama responsabilidad y educación ciudadana. Si nosotros, ¡todos nosotros!, decidiéramos comprar exclusivamente en las áreas autorizadas, se acabó el problema.

Si no hay compradores no hay ventas y por tanto no hay vendedores; esto que parece tan obvio, poco se lo plantea, ni se lo cuestiona y menos se lo practica. En los medios de comunicación se relatan estos violentos enfrentamientos, pero casi nunca se lee una opinión pidiendo a la gente que por responsabilidad ciudadana no compre en la calle; se critica al comerciante pero no al comprador y así creamos una cultura de la irresponsabilidad. Pero así nomás había sido.

Agresión gratuita al pueblo que los acoge.

En toda la ciudad vemos que se tira basura a las calles como una práctica natural de casi todos los transeúntes, ya sean originarios como afuereños.

Muy temprano voy a caminar al Parque los Mangales y siempre veo un par de simpáticas señoras quienes recogen diariamente y en grandes bolsas la basura plástica arrojada en este hermoso paseo. El marido camina aparte, me imagino que acomplejado al igual que yo por no hacer lo mismo y esto como fruto de nuestros extraños atavismos culturales. Un día vinieron unas muchachas muy simpáticas: era un desafío; acumularon basura se hicieron una “selfie” y nunca más volvieron. Algo es algo.

Conversando de esto con una señora de allende los mares, me comentaba que esto es más común en ciudades de alta migración, pues algunos migrantes no se sienten ligados a la ciudad que los acoge y más bien la adversan y la agreden y generalmente lo hacen tirando basura. Es que no se sienten identificados con ella, ni la quieren, pues están allí obligados por la necesidad y sus circunstancias.

Boicot a la producción y las exportaciones

En Santa Cruz desde el momento que se tuvo acceso vial a los mercados nacionales e internacionales se empezó a desarrollar una moderna agroindustria y agricultura de exportación, la que nunca tuvo restricciones gubernamentales. En la actualidad el modelo económico masista de dirigismo de la economía, con los cupos y autorizaciones de exportación se tiene agobiados a los empresarios y agricultores y seguramente terminaran por hacer quebrar toda iniciativa lícita en el país. La coca y cocaína no tienen mayores problemas, siempre que se respete la cuota y pague la tarifa.

En las épocas pre-plurinacionales, los cocaleros bloqueaban las carreteras que pasan por el Chapare, facilitando la salida de su coca procesada y de paso frenando las exportaciones del país. Hoy son los ministros y parlamentarios los que mediante leyes hacen lo mismo, bloqueando las exportaciones. La misma chola con otra pollera.

En el modelo económico populista cocalero, contraviniendo a Adam Smith, el precio no se fija por la oferta y la demanda sino se lo consigue con Decretos o mediante el bloqueo. En estos días y aplicando esta doctrina los soyeros de la zona Este, San Julián y Cuatro Cañadas, dicen que no retrocederán en su pedido de un precio justo por la soya y seguirán bloqueando la carretera que conecta Santa Cruz con el Beni. Es el proceso de cambio, el paso del liberalismo responsable al populismo estatista cocalero.

ovidioroca.wordpress.com

 

, , ,

Deja un comentario

LA OPCION DEMOCRATICA EXIGE RESPONSABILIDAD Y ADAPTACION A LA NUEVA ECONOMIA MUNDIAL

Ovidio Roca

Vivimos en una nueva etapa de la economía mundial, la del conocimiento y la innovación, en la cual se modifica rápidamente la forma de producir y donde los productos mismos cambian permanentemente. En el ámbito de la geopolítica internacional, se renueva la guerra fría y resurge el realineamiento de los países: los totalitarios de discurso populista y los estados capitalistas liberales y ambos proyectos políticos disputándose diariamente espacios de hegemonía.

Los pueblos y naciones pueden optar por seguir el camino de la Democracia, una sociedad de hombres libres y responsables de su propio destino, con una economía de iniciativa privada y democrática, o por el Populismo, con un Estado protector y con masas sometidas a un caudillo omnipotente.

En Latinoamérica el populismo se instaló aplicando una política que hace al ciudadano cada vez más dependiente de las mercedes del Estado y del partido de Gobierno y lo hizo con mayor contundencia en los últimos veinte años, aplicando una política económica estatista y dictatorial que está destruyendo el Estado de derecho y la economía productiva. Un ejemplo patético de éste mal es Venezuela un país antes riquísimo,  donde ahora no hay libertad, seguridad, ni comida, ni agua, ni luz, aun menos servicios de salud y la gente por millones huye desesperada del desastre castrochavista, y este es el escenario con el que nos tenemos que enfrentar.

En los últimos veinte años el populismo tuvo una buena racha en Latinoamérica; se aprovecharon de los altos precios de las materias primas, especialmente del petróleo y minerales, pero con su ineptitud y corrupción dejaron a los países en la miseria y ahora sus caudillos (fabulosamente ricos) empiezan a ser apartados del poder.

Los gobiernos democráticos que heredan el desastre dejado por los populistas, deben enfrentar el duro trabajo de la reconstrucción de su país, de su economía y sus instituciones, para lo cual precisan tomar medidas drásticas. Este proceso de reconstrucción de la economía destruida por el populismo se da en el contexto de una nueva economía mundial, de nuevas tecnologías, nuevos trabajos, nuevos productos, por lo que se deben destinar recursos para capacitar a la población y generar fuentes de empleo sostenibles. Debemos considerar que al vivir en este mundo nuevo y en permanente cambio, con estas nuevas tecnologías y trabajos aun no definidos y donde es imposible saber cuáles serán las necesidades del mundo en cinco y diez años, debemos considerar que la creatividad es lo que cuenta y de ahí la importancia de ajustar nuestros métodos de enseñanza: como el aprender a aprender, desarrollar la lógica y la imaginación y todo esto como un proceso continuo de educación.

El modelo populista cocalero que se aplica actualmente en el país, es primario, extractivista, estatista y para mantener tranquila a la población les otorgan subsidios, jubilaciones y crean pegas públicas insostenibles y ante la caída de los ingresos de gas y minerales, para financiarse gastan las reservas nacionales y endeudan el país. Promueven o consienten asimismo una economía informal basada en la coca y el narcotráfico, por lo que consiguen el apoyo de toda esa población de baja calificación educacional y que trabaja en este ambiente vinculado al contrabando y la informalidad.

Los países desarrollados del ámbito democrático se orientan hacia el trabajo creativo, la creación de valor, la innovación, la tecnología y su población trabaja y se capacita para producir y vivir bien y procura hacerlo en paz, con respeto al prójimo y al medio ambiente, disfrutando de los valores culturales y la seguridad que dan las instituciones democráticas

En una democracia el Estado no está orientado a la actividad industrial y productiva; su responsabilidad es garantizar la seguridad de los ciudadanos, la propiedad y el “Estado de derecho” e impulsa y promueve las industrias de nuevas tecnologías bajo iniciativa privada, mientras que las industrias estatizadas por el populismo necesitan ser privatizadas y dejan de recibir subsidios, por tanto están obligadas a modernizarse para competir en un mercado libre.

Se necesita igualmente reducir y regular el gasto del Gobierno en bonos y subsidios que se otorgan para mantener artificialmente bajas las tarifas de los servicios públicos estatizados (energía, transporte público, gas, agua potable, etc.). Esto obliga a modernizar las empresas, tornarlas más eficientes y sus servicios más baratos.

Los verdaderos empresarios y los trabajadores formales coinciden en la urgencia de tomar acciones efectivas, monetarias y de control, para hacer frente al contrabando; un flagelo que está acabando poco a poco con la producción nacional, desde la agrícola hasta la industrial.

Todo esto es necesario pero complicado de aplicar en el país, pues no es compartido con la mayoritaria población que en un ochenta por ciento informal y que bajo el modelo populista se acostumbró al empleo público, a vivir en la economía vinculada con la coca, el narcotráfico y el contrabando. Por tanto tomar decisiones de ajustes drásticos asusta a los políticos que buscan el favor de los votantes por lo que no se animan a pedirles mayor trabajo y responsabilidad. En un momento difícil Churchill dijo a sus ciudadanos: “No tengo nada que ofrecer sino sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”, y salvó a su país y al mundo del nazismo.

El futuro del país está complicado por lo que si queremos incorporarnos a la órbita de los países democráticos, corresponde asumir como ciudadanos la responsabilidad de construir este mejor futuro, con mejor educación, trabajo productivo legal y sostenible como un legado para nuestros hijos y nietos.

ovidioroca.wordpress.com

Deja un comentario

ESPECTACULO PLURINACIONAL COCALERO

Ovidio Roca

Es por demás conocida la propensión del ser humano de guiarse por sus intereses, pero aún más por sus ilusiones y esperanzas, por lo que siempre esperan que alguien le facilite todas las soluciones para su vida; si no fuera así no tendríamos populistas, saca suertes, yatiris, astrólogos, q’ananchiris, curanderos y tampoco hubiera Licenciados politiqueros.

A los latinoamericanos les gusta las telenovelas y los espectáculos, de ahí que se sienten muy impresionados y atraídos por el populismo; los bolivianos escuchan felices los cuentos del MAS y sus discursos demagógicos que ensalzan e inventan unos logros (dizque nacionalizaciones y otras vainas) que aseguran ser exitosas. Con plata heredada esto les sale fácil, el problema empieza cuando hay que trabajar y generarla.

Los políticos populistas son actores muy hábiles para ilusionar al pueblo, entendiéndose pueblo como los pobres, los indígenas y todos aquellos sin privilegios económicos o políticos; los que luego son usados como fuerza de choque para conseguir poder y riqueza, pero solo para los dirigentes. Estos políticos populistas dicen conocer y representar los deseos del pueblo y utilizan un discurso demagógico, confrontativo y maniqueo que se mueve siempre en los extremos.

Ellos no representan, sino que aseguran ser el pueblo mismo; son esencialmente mediáticos les gusta el show, el pueblo los adora y se siente feliz cuando le ofrecen hacerse cargo de sus vidas. El problema está en que acompañan su discurso populista con una práctica económica estatista, absolutista y que se encargan de centralizar y tomar en sus manos todas las instituciones creadas por el Estado democrático, distorsionándolas y utilizándolas a su favor y que termina por hundir al país. Este acto teatral lo escenifica cada Presidente en su país, en su “suyu” y de acuerdo a su propio estilo interpreta su papel y arma su ¡show time!.

En nuestro país, el “jefe indio del sur”, organiza y participa diariamente del show, para luego ser el show mismo, donde muestra que no tiene nada que decir ni hacer en favor del país, al margen de promoverse como el gobernante eterno. Recordando sus tiempos de sindicalista y futbolero y ahora con el dinero público se solaza mandando construir canchas de futbol, coliseos, museos y palacios en su honor, también un hipódromo en la llajta y ahora que descubrió el Golf, algo de eso veremos en al Chapare.

Usando la plata de los bolivianos, se compra el mejor y más lujoso avión para asistir a todos las reuniones internacionales sin saber mayormente de que se tratan y disfruta especialmente en aquellas donde se encuentra con sus hermanos mayores: cubanos, venezolanos, nicaragüenses, chinos, rusos e iraníes.

Como es de suponer en un ambiente como éste, sin seguridad jurídica ni incentivos para la inversión, no es posible ser formal ni hacer negocios lícitos, por lo que todos terminan por ser informales.

Pareciera incomprensible que luego que los actuales gobernantes hayan “mostrado la hilacha” y de haber sufrido los resultados del fracaso de su modelo económico y su pésima gestión de gobierno (que actualmente se sustenta con el narcotráfico y el endeudamiento) la gente se empecine en seguir apoyando algo que sabe que no es sostenible en el tiempo y que los conduce a la opresión y a la miseria. Una explicación sería el temor de la gente al cambio, para el cual no se sienten preparados, pues eso de ingresar y competir en la nueva economía mundial, más competitiva, innovativa y tecnológica, los asusta.

El pasar de la economía primaria y extractiva; de la coca, del comercio callejero, el contrabando y el narcotráfico a la manufactura y a la moderna industria y servicios sofisticados que requiere de nuevos conocimientos de los que se carece, lo ven imposible por lo que se aplica el adagio: “es mejor lo viejo conocido que lo nuevo por conocer”.

De parte de la oposición surgen unos desordenados movimientos de resistencia los que logran poco éxito dado el embeleco del pueblo por la predica populista y además que ellos están permanentemente enfrentados entre sí y sin presentar mejores opciones ni mostrar fortaleza. Doria Medina y muchos otros, les piden a los dirigentes opositores que deben entender que el principal enemigo no es Morales sino la división, por lo que es vital unificar los votos por el candidato con mayores probabilidades y de esta manera posibilitar una segunda vuelta que sería catastrófica para Evo porque todas las oposiciones se unirían contra él.

Ergo, cada pueblo en función de sus especificidades debe ajustar y desarrollar su estrategia de liberación y hay que empezar ya. En Cuba llevan 60 años intentándolo y como van las cosas pasaran algunos años más; lo que no es muy alentador.

ovidioroca.wordpress.com

, ,

Deja un comentario

CITAS Y NOTAS DEL PERIODO PLURINACIONAL (UNO)

Ovidio Roca

Metarelatos  dedicados a un lector foráneo que quiera conocer la difícil vida de un pueblo bajo el populismo cocalero; son retazos de nuestra historia que nos muestran de dónde venimos, como vamos, con quien andamos y avizorar hacia dónde nos encaminamos.

En la URSS con la inviable receta económica y política del comunismo, sus purgas y hambrunas, se asesinaron más de 80 millones de personas y se destruyó la economía de ese inmenso Imperio, el que rápidamente se derrumbó y disgregó. A la caída de la Unión Soviética los “cuadros” comunistas latinoamericanos buscaron nuevas formas de acceder al poder e inventaron el llamado Socialismo del Siglo XXI,  el que usando demagógicamente la democracia y las elecciones truchas, tomó el control de la vida y hacienda de sus pueblos usando para ello un discurso populista y aplicando un Capitalismo de Estado Salvaje, con lo que se llevó a la miseria y la opresión a los pueblos, especialmente de Cuba, Venezuela, Nicaragua  y se lo está logrando en Bolivia.

Como estos líderes populistas saben que la ilusión se acaba cuando las tripas suenan; para protegerse controlan y digitan las fuerzas armadas y la policía y para mayor seguridad organizan y arman sus Movimientos Sociales y Colectivos ciudadanos, y especialmente un Equipo muy sofisticado de inteligencia y contrainteligencia made in cuba, que es una simbiosis de la KGB rusa con creatividad caribeña, el G2pro.

Cuando ya están asentados en el poder, la institucionalidad y las leyes republicanas no tienen vigencia, salvo aquellas que les conviene. El respeto a los derechos políticos de los opositores son puras charlas. Ellos son prácticos y le meten nomas; te espían, te corrompen, te meten preso y te destruyen a ti, a tu familia y amigos, pues para estos dictadores populistas la institucionalidad y la ley funciona al ritmo de sus intereses y apetitos.

Los populistas no saben producir, pero saben robar y gastar: además de haber vendido el gas, anteriormente descubierto, a precios excepcionales se gastaron todas las reservas y luego se endeudaron como nunca y pronto le brincarán a los Fondos de Pensiones y jubilaciones, con lo que liquidaran a los de la tercera edad, como se les dice elegantemente a los viejos. Lo más destacado de su Gestión de Gobierno, al margen del apoyo militante a los cultivos de coca y su cadena productiva del narcotráfico, es haber gastado los recursos del pueblo a manos llenas, destruido la institucionalidad en el país y asentado la cultura de la informalidad, la corrupción y el bloqueo.

En cuanto a las instituciones; la Policía es sindicada de trabajar mayormente con los narcotraficantes y a solicitud del Jefe aporrear a los opositores. Los jueces y fiscales, buscan delitos en los opositores y los inventan para quedar bien con el gobierno y de paso enriquecerse extorsionando al ciudadano que no goza del aval del régimen.

Pululan cientos de miles de empleados públicos que fingen trabajar, pero que no fingen cobrar, sino que cobran y proliferan las empresas improductivas que existen gracias al subsidio del Estado.

Los empresarios para sobrevivir se asocian con los dueños del Gobierno, mientras que la población ante la inviabilidad de trabajar en una economía formal y productiva, rápidamente ingresa a la economía de la coca, a su industrialización y al narcotráfico. Un amplio sector se dedica al lavado de los dólares por lo que cientos de miles de comerciantes surcan las fronteras, luego hormiguean por las calles y mercados abarrotados de artículos y alimentos de contrabando; una actividad que liquida la producción nacional.

La cultura populista cocalera distorsiona totalmente los valores de la sociedad. Una última encuesta de opinión muestra que para la percepción ciudadana, la corrupción y la delincuencia son los problemas principales; pero irónicamente no así, “el narcotráfico y la calidad de la justicia” que la fomentan. De esta manera, los ciudadanos bolivianos coexistiendo en una sociedad con instituciones destruidas y corrompidas, de autoridades venales que solo se mueven por el interés político y las coimas, terminan por no creer en nada y en nadie: huyen de los funcionarios públicos, de los jueces y fiscales y de todo tipo de autoridad y se hunden en la anomia.

El populismo termina destrozando los países, y cuando eventualmente dejan el poder para tomarse unas vacaciones en Miami, los gobiernos sucesivos no se animan a tomar las duras medidas necesarias para corregir el desastre, o lo hacen a medias, por lo que la situación económica se complica y la gente olvidándose del origen del problema, argumenta que antes estábamos mejor y quieren retornar al gobierno populista. Nuestros vecinos claman: ¡Volvé Kristina, volvé te queremos!.

Sabemos y lo podemos ver a nuestro alrededor, que el Populismo y el Capitalismo de Estado han fracasado en todas partes, en Cuba, Venezuela, etc. Hay una única salida y es un cambio hacia una propuesta liberal, la Democracia y la Economía de Mercado capitalista, que condice con la libertad política y económica y que triunfó en los países donde se la aplicó.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

TERAPIA PARA PACIENTES INFECTADOS DE POPULISMO

Ovidio Roca

  1. Y DALE CON EL POPULISMO

Nota: “Es necesario conocer la sintomatología y etiología de la enfermedad para saber cómo tratarla”. SNCHY

Vemos preocupados lo que ocurre en nuestra vecindad: en Venezuela, gente desesperada que sale de su país huyendo de la miseria; el drama sanguinario nicaragüense; el masoquismo de los cubanos que después de sesenta años se resignan y aceptan el castrismo. Pero como siempre, pensamos que Bolivia es diferente y aquí no pasara nada, pese a que allá y aquí se cocina con la misma receta populista.

Existen variantes entre los países de cómo hacer un puchero y en cada uno se usan los ingredientes disponibles, pero al final siempre es un puchero, un locro. En Bolivia el ingrediente principal de nuestro locro político y económico, además de un falso discurso indigenista y pachamamico, es un pueblo de sacrificados y obsesivos contrabandistas y una amplia producción de coca y sus derivados que financian este comercio.

  1. SITUACIÓN EN LOS PAÍSES QUE SALIERON O ESTÁN EN VÍAS DE SALIR DEL POPULISMO

Como resultado de las política populistas y la consecuente corrupción, el Presidente argentino Macri recibió el país hecho un desastre, con la economía y empresas quebradas por el Gobierno kitchnerista, donde Kristina robaba, no a manos llenas sino a sacos llenos.

El Presidente Macri temeroso de la reacción del pueblo, adicto desde Perón y Eva a las pegas, los bonos, los subsidios, aplicó las necesarias medidas de ajuste para salir de la crisis, pero lo hizo a medias con lo que solo consiguió mantener la crisis. En las próximas elecciones seguramente muchos votarán por Kristina y la harán Presidente: pues con ella se comía y no había necesidad de laburar.

En Bolivia la actividad económica es primaria, las industrias son poco diversificadas y de baja productividad; el Gobierno populista cocalero aplica una política económica estatista que determina los precios, los salarios y autoriza la producción y las exportaciones de todo producto, excepto coca y sus derivados. Con este escenario, entre el 70 y el 80% de la población y para subsistir a como dé lugar trabaja bajo un régimen informal, dedicándose especialmente a la producción de coca y derivados y a las actividades  mercantiles relacionadas con el contrabando e importaciones de electrodomésticos, textiles, alimentos procesados y también frescos como verduras, frutas, pescado y la carne, que anteriormente eran producidos por los empresarios, campesinos y agricultores nacionales.

La economía informal es una actividad “informalmente” permitida y exenta de impuestos, registros, certificaciones, normas ambientales y de seguridad social y no se pregunta el origen de su capital; aunque sabemos que el  principal financiamiento en dólares para las operaciones comerciales y de contrabando es el narcotráfico que aporta cerca de cinco mil millones de dólares anuales para estas operaciones. El problema para el futuro del país, es que el dinero del delito nunca es neutro y al lavarse, al legalizarse, este dinero ensucia las instituciones políticas, económicas y financieras.

Por su parte las empresas formales deben respetar las normas, pues tienen un nombre, una inversión, una personería, una marca, un prestigio y por tanto están sujetas al control y la sanción correspondiente en caso de incumplimiento de las normas del trabajo, normas ambientales, sociales y de calidad. Por tanto con la inseguridad jurídica, el peso boliviano sobrevaluado y las trabas a la actividad formal, es mejor dedicarse a la coca y traer de contrabando lo que haga falta.

Una buena parte de los bolivianos pensando en una sociedad viable y respetada internacionalmente, apuestan por la formalidad, por un país de leyes, un Sistema democrático y eso implica derrotar al Estado Corporativo cocalero que mantiene un liderazgo autoritario.

El problema empieza luego de un eventual triunfo, pues será necesario ordenar la institucionalidad y la economía producto del desastre que deja el populismo. Se parte sin recursos; las reservas de gas se las gastaron y no las repusieron, se gastaron las reservas del Banco central, se endeudaron como nunca, destruyeron la base productiva y la institucionalidad del país. Ordenar todo esto implica mucho trabajo y sacrificio y lo más seguro es  que la gente infectada de populismo reaccione aplicando lo que aprendió del sindicalismo Chapareño: marchas y bloqueos para defender un régimen que les garantiza su negocio cocalero, el contrabando y el reparto de bonos y prebendas para los fieles.

De seguir con el modelo populista cocalero la suerte y el futuro del país será dramático, si quisiéramos ver lo que se nos viene solo necesitamos mirar, pero sin usar anteojeras ideológicas, el resultado del populismo en la vida social y económica de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Los grandes cambios se hacen mediante terapia de shock, pero es difícil hacer entender a una persona que sufre de peritonitis que su dolencia no se sana con paños fríos y mate de coca, sino que hay que operar, sacar el apéndice y desinfectar.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario