Archivo para la categoría Desarrollo Santa Cruz

OLVIDO DE LA HISTORIA y EL GRAN HERMANO

OLVIDO DE LA HISTORIA y EL GRAN HERMANO
Ovidio Roca
Se dice que la historia es la memoria colectiva de un pueblo y aquello que lo une; es por ello que los regímenes totalitarios y para someterlos, se empeñan en robarles la memoria, quitarles el espíritu y dividirlos.
Cuando olvidamos nuestro pasado y nuestras tradiciones, dejamos de ser parte de una comunidad y quedamos solos e inermes. Para lograr esta amnesia los ideólogos populistas, ya sea nazis o socialistas, cambian la historia, reescribiéndola cada día, y así anulan la cultura y el sentimiento que une a las personas.
A pesar de esto, la gente, el pueblo; lucha por mantener su historia y su cultura, manteniendo el compromiso de un futuro común y compartido. En la lucha política la oposición generalmente invita a recordar esa historia y un pasado en el que las cosas no eran tan malas como ahora, y como el revisar el pasado, conduce a rectificar el presente y mejorar el futuro, el gobierno totalitario se empeña en borrarles la memoria, en “quitarle el alma a los kharas”, como dice la Tesis de Shinahota.
Al respecto, Hannah Arendt nos explica: “El sujeto ideal del régimen totalitario no es ni el nazi ferviente ni el comunista convencido, sino el hombre para el cual la distinción entre hecho y ficción y entre verdadero y falso ha dejado de existir”.
Y siguiendo esta estrategia de cambiar la historia, últimamente en Trinidad y cuando el masismo celebraban la toma del último bastión opositor, el Gran Hermano se mandó el cuento del Inca Moxos: “Fue Moxos la frontera que resistió la invasión colonial, ahí se refugiaron los herederos del Inca Moxos, ha sido la cuna de los debates sobre la construcción de una sociedad plurinacional post colonial”.
La realidad histórica nos enseña que los mojeños vivieron en la amazonia antes de la existencia del gran Imperio Incaico; que no existió un Inca Moxos y que los mojeños, de origen arawak, no hablaban quechua.
Para mantener nuestra identidad y no dejarse amilanar, necesitamos conocer y difundir nuestros fastos e historias locales y no olvidarlos; entre estas la magnífica historia de Mojos, anterior al imperio incaico y aprender de ella.
Entre los años 800 a.c y 1200 d.c. y en la región amazónica de Mojos, trabajó y prosperó una población de más de dos millones de personas. Una gran civilización hidráulica, de la que tenemos mucho que aprender, que controló las inundaciones cíclicas y las sequías. Ellos utilizaron avanzados conocimientos de ingeniería y planificación para controlar las inundaciones y las técnicas desarrolladas para contrarrestarlas fueron los sistemas de camellones, lomas, canales y terraplenes, constituyendo impresionantes sistemas de drenaje a gran escala, asociadas a lagunas artificiales y el establecimiento de áreas de cultivo y asentamientos humanos en las partes altas de montes islas y lomas naturales y artificiales. Sus restos los podemos ver claramente cuando sobrevolamos el Beni. (*).
Los ideólogos y escribas del Estado Plurinacional siguiendo las estrategias de dominio comunes a todo totalitarismo, pretenden anular en las personas quitándoles su espíritu de resistencia y su autoestima, borrándoles su herencia cultural y su pasado. Por esto el empeño por cambiar los signos, los nombres, las instituciones, las tradiciones, las fiestas, los héroes.
Orwell nos muestra la importancia del manejo de la memoria histórica como método para manipular a las masas y en su famoso libro “1984”cita: “Quien controla el pasado, controla el futuro; quien controla el presente, controla el pasado”. Este axioma tiene una interpretación evidente: el futuro será de quienes han manipulado el pasado, hasta el punto de modelarlo a su antojo. No lo permitamos.

Nota:
(*) Consultar: Beni un pueblo de pueblos en las llanuras inundables de Mojos, en: ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, , , ,

Deja un comentario

TAXÍMETRO EN SANTA CRUZ

TAXÍMETRO EN SANTA CRUZ

Ovidio Roca

Nuevamente se menciona el asunto del taxímetro; tanta discusión de los munícipes para un tema tan sencillo, pues lo único que hay que hacer es copiar lo bueno que hacen los vecinos. Se trata de aplicar en el taxímetro exactamente la tarifa que se usa en la ciudad de La Paz y todos en paz.
Es evidente que en La Paz los costos que se incurre en un vehículo, por su topografía extrema, son más altos en combustible y mantenimiento que en Santa Cruz; pero esto no importa, vale la pena utilizar la misma tarifa, pues se trata de importar el producto de la autoridad municipal y defensa de su bolsillo que hacen los paceños.
En Santa Cruz pululan los taxistas del Chapare, de Cochabamba, de Potosí y sobre todo de La Paz, estos últimos ahora abundan mucho más empujados por el Teleférico y lo primero que aprenden; no son los nombres de las calles, ni donde queda la Plaza principal o el mercado mutualista, sino cuanto cobrar.
Cuando reclamo por la elevada tarifa, mencionando que cobran mucho más del doble que en La Paz o Cochabamba, ellos dicen: esto es Santa Cruz. Esto es Santa Cruz, significa que aquí la gente es boluda, no defiende su bolsillo y paga las tarifas más caras de Bolivia.

ovidioroca.wordpress.com

Deja un comentario

DEMOCRACIA PLURINACIONAL

DEMOCRACIA PLURINACIONAL
Ovidio Roca
Relato sobre las trágicas ocurrencias en la vecindad de cocalandia, comarca donde los dólares no crecen en los árboles pero si en los arbustos, esperando que nuestros nietos y bisnietos entiendan lo que nos sucedió y no debe repetirse.
Es muy común el deseo que alguien satisfaga nuestras necesidades en lugar de hacerlo con esfuerzo y responsabilidad propia; por eso escuchamos con satisfacción las promesas y ofertas de un futuro mejor (aun sin la seguridad de que estas serán cumplidas), pues la esperanza es siempre más atractiva que la realidad.
Esto nos ayudaría a explicar el por qué los pueblos eligen gobernantes populistas, maestros en endulzarles los oídos y también el por qué no quieren enterarse (pese a la experiencia propia y de los vecinos) que cuando se acaba la riqueza producida anteriormente, se acaba la fiesta. Poco les interesa adoptar y promover las prácticas y la cultura del trabajo, el ahorro y la creatividad propia de los países prósperos y productivos, aquellos donde quieren migrar luego en busca de mejor vida.
Una vez más la fiebre del populismo se extiende por Latinoamérica, con su versión sesgada de una democracia electorera y permanente reelección de sus caudillos. En Bolivia ocurre lo propio con su versión plurinacional, que se caracteriza además por su énfasis étnico, sindical y corporativo, y donde siguiendo el libreto se impone la masa con sus intereses inmediatos y se atropellan los derechos humanos e individuales.
En cocalandia, la anarquía y el estatismo conviven: por un lado grupos sindicales y corporativos que se manejan bajo sus propias normas y por otro; los dueños del Estado plurinacional burocrático y centralizado. Un tercer componente son las reducidas clases medias con ideas democráticas; ellos son más o menos liberales e individualistas pero carentes de organización y viven asediadas por el estatismo y el sindicalismo.
Esto tiene ocurrencia en un país de economía primaria y de bajo nivel tecnológico; extractivista y mercantilista, que no logro establecer una economía industrial y se maneja bajo un modelo económico dual, en el que conviven: emprendedores informales (viven al margen de las leyes) y cuya fuente de recursos se vincula con el circuito de la coca, el contrabando, el comercio informal, y por otro lado, quienes usan el estatismo para su beneficio (viven del Estado).
Todo esto en un Estado en el cual, con el producto industrializado del negocio cocalero se financia y facilita la economía informal de contrabandistas, chuteros, cooperativistas mineros, comerciantes y negociantes de toda laya, que se expanden por todo el país y allende las fronteras.
El grupo palaciego populista, de mestizos blancoides, maneja tanto el aparato del Estado como al presidente indígena, quien disfruta a lo grande de su rol. Los palaciegos con gran habilidad política y vinculación internacional, especialmente con el Foro de Sao Pablo, han copado y bastardeado las instituciones republicanas y las centralizan en manos del Ejecutivo; manejan el aparato del Estado y sus mecanismos de coerción y captación de recursos económicos y están absolutamente convencidos que son los propietarios de las instituciones y sus bienes, los que usan a su arbitrio. Una muestra de ello es que se informa oficialmente a la población que solo destinaran dineros, que son públicos, cuando las autoridades locales sean afines y tributarias al grupo de poder.
Esta percepción es aceptada y favorecida en el país por la generalizada creencia de la población, producto de la mentalidad estatista que ha prevalecido en el país; que quien asume, quien gana o compra una función pública, lo hace como propietario de la institución y sus recursos. No se percatan que en los países de democracia avanzada, las personas que ejercen los cargos públicos lo hacen como servidores públicos, funcionarios que son pagados por los dineros del erario nacional para administrar las instituciones con honestidad, eficiencia e idoneidad y en beneficio de la ciudadanía.
En su práctica gubernamental, el grupo de poder aplica siempre el mismo libreto; una política económica estatista, irracional y perniciosa y que funciona mientras existen recursos que gastar y gocen de las ventajas circunstanciales de los altos precios de las materias primas. Como verdadero gobierno populista, prometen falazmente una distribución igualitaria de la riqueza que no produjeron; contrario al liberalismo y el sentido común, que indica que los ingresos se producen y se ganan.
A su paso destruyen el sector productivo nacional, generando inseguridad para la propiedad privada; aplican mecanismos para controlar las exportaciones de las empresas; manejan la política cambiaria promoviendo el contrabando y desincentivando a los exportadores; expropian empresas, las burocratizan y las quiebran; hacen inversiones con grandes sobreprecios en proyectos mal diseñados y peor localizados y solo guiados por las comisiones y algún interés regional, por lo general cocalero. Con todo esto, se afecta a las empresas productivas, se incentiva la informalidad y se destruye la producción.
Como producto de esta nueva realidad económica y política, actualmente se encumbran en conflictivo equilibrio, dos grupos sociales; los indígenas aimara quechua y el grupo mestizo palaciego. El mito de lo indígena lleva al Presidente a afirmar en sus declaraciones internacionales: “en Bolivia mandamos los indios”. Una afirmación errónea, pues debería decir: aquí manda un grupo palaciego blancoide y algunos mestizos aimaras asimilados que los sirven.
Los ideólogos plurinacionales manipulan la opinión pública: con las mayorías indígenas usan el discurso indigenista y con prebendas captan a los movimientos sociales y grupos de interés corporativo para afirmar su poder. Hacen crecer una burocracia estatal donde los más incompetentes son los que administran las empresas e instituciones y a su vez, como parte de la estrategia de control territorial, el gobierno cocalero moviliza desde los andes hacia las llanuras a grupos de colonizadores “mitimaes aimaras y quechuas” para ampliar su dominio territorial, político y económico sobre las regiones mestizas del oriente.
Para manipular a los indígenas, los ideólogos populistas usan hábilmente el mito del presidente indígena, muy conveniente en un país de mayoritaria raigambre aimara y quechua y con el cual muchos se sienten representados y reivindicados. Se trata además de un líder que surge desde las bases sindicales, de una realidad económica emergente, la de los Sindicatos y Federaciones de cocaleros, el nuevo poder económico de los grupos informales que son mayoría en el país.
A continuación, los emborrachan de pachamamismo y para ello en los actos oficiales que se realizan cotidianamente, utilizan prácticas ritualistas, culturalistas y folclóricas (fruto del sincretismo de lo aimara y quechua con lo occidental) y así vemos, para la foto, a la nueva oligarquía indígena andina con vestidura presuntamente autóctonas y el infaltable sombrero europeo, que asumen erróneamente como marca de lo indígena.
Como todos los populistas, sufren de la alucinación del presente, por la que piensan en términos lineales y no ven las consecuencia más allá del aquí y ahora, o quizá no les importe, pues como alguien dijo en Francia, “después de mi el diluvio”.
Hasta ahora y en Bolivia, este modelo populista que algún llunku llama Evonomics o el milagro boliviano, ha funcionado gracias a anteriores decisiones de inversión y actuales altos precios de los hidrocarburos y materias primas; más el hábil uso que hacen del Presidente Morales, un icono que expresa con gran éxito los mitos, deformaciones y falencias del país y que los ideólogos populistas manejan a su arbitrio.
Después vendrá el diluvio y si queremos preservarnos y sobrevivir necesitamos construir una alternativa, un gran “arca” democrática y ahí precisamos de las universidades, los intelectuales, los políticos honestos y sobre todo de la ciudadanía democrática, para generar un gran alternativa al populismo cocalero y evitar el desastre anunciado.
ovidioroca.wordpress.com

, , , , , ,

Deja un comentario

DESCUBRIMIENTO DEL ARBOL

DESCUBRIMIENTO DEL ÁRBOL
Ovidio Roca
Como muchos vecinos, aprovecho la madrugada para ir al Parque de la ciudad donde nos reunimos cada día para disfrutar al menos una hora de la frescura y el bello paisaje que nos regala la vegetación existente. También para caminar y hacer algún ejercicio que nos mantiene lejos de los hospitales y clínicas.
Son épocas del cambio climático, en las pocas cuadras que camino hasta llegar al Parque, los ardientes rayos de un sol rojo me caen a plomo y eventualmente recibo el golpe de ráfagas de viento caliente y contaminado. Cuando llego al lugar y camino bajo los tupidos mangos, siento que todo cambia, el resplandor del sol se atenúa, la temperatura baja al menos cuatro grados y se puede respirar con facilidad y agrado; sin olvidar la sinfonía de los tordos.
Es el descubrimiento del árbol; un Parque sin arboles no sirve y por eso son valorados aquellos que fueron antiguas quintas llenas de árboles viejos y frondosos, los que se expropiaron para la ciudad.
Hace un tiempo los vecinos del Plan 12 de Hamacas veníamos comentando que, se habilitaría la extensa área verde existente y que colinda con la Avenida Principal” del barrio, construyendo allí un Parque municipal. Es un área de alrededor de dos hectáreas con algunas áreas de vegetación alta, una pequeña laguna hoy seca, pero con una hermosa y tupida arboleda a su alrededor.
Los antiguos pobladores decían que el Plan de Uso del Suelo había calificado esta área para Parque. Lamentablemente, hace unos días una topadora entro al área y arraso el terreno, luego pusieron un cartel de Propiedad en Venta.
No tengo certeza, salvo el relato de los antiguos vecinos, de que el área en cuestión este destinada a Parque y no vivienda o puede que luego cambiaron el uso del suelo para valorizarlo como área habitacional. Lo que si se, es que la Alcaldía recibe un millón y cuarto de dólares por día y esta es una ciudad que necesita oxigenar y enfriar su espacio por lo que hacen falta más áreas arboladas, por lo que podría hacer un favor a los vecinos mejorándoles su hábitat y su humor.
Simplemente gastando menos en gigantografias del Alcalde, pueden comprar el terreno y hacer felices a los tordos, los tiluchis y a los cruceños.

ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

DE LEYES, COSTUMBRES Y CAPRICHOS

DE LEYES, COSTUMBRES Y CAPRICHOS
Ovidio Roca
En el estado de anomia plurinacional que vivimos, se dice que no vale la pena ni leer las leyes que se producen, pues solo son literatura barata y de mala calidad y lo único que tiene vigencia y se aplica es: “le meto nomas” y después que arreglen “los que sabemos”.
Como efecto del proceso de cambio se ha perdido el principio de autoridad y el respeto a la ley; por lo que la anarquía, la inseguridad, el asalto y la confrontación, forman parte de nuestro diario vivir. Vemos por doquier propiedades avasalladas y loteadas, municipios tomados por bandas masistas que se disputan entre ellas el botín. La población no sabe ya qué hacer, la policía brilla por su ausencia, los ciudadanos miran espantados como los distintos grupos se disputan los cargos municipales a palos y usando el apoyo de bandas de delincuentes. Entre tanto la basura se acumula en las calles, los servicios públicos se suspenden y la infraestructura se deteriora.
Como parte de este escenario, escuchamos las declaraciones ante los medios de comunicación del Abogado de un chutero preso, exponiendo lo que constituye ya una extendida costumbre plurinacional:
“Mi cliente actuó como nos enseñó el Presidente: que bloqueando se consigue lo que uno quiere y no hay otra mejor manera. La gente compra chutos (*) porque son más baratos y son cómplices de esta situación, el COA y la Aduana, que cobran por dejar pasar y también los Municipios que cobran por dar permiso de circulación. Igualmente tienen culpa las autoridades nacionales y deberían procesarlos también a ellos y no atentar contra el más débil; un pobre chutero como mi cliente, con autito de tres mil dólares, mientras nadie molesta a los dueños de Toyota de doscientos cincuenta mil dólares, como mucha gente del gobierno”.
Como consecuencia de esta práctica social, ya nadie cree y con razón, en la policía, en los fiscales y jueces y lo peor es que como producto de su desesperación los pobladores de varias localidades, dejan salir sus bajos instintos y actúan criminalmente, azotando, enterrando vivos, quemando y matando a presuntos delincuentes. Cuando un país entra en este estado de anomia y anarquía, lamentablemente sigue en esa espiral y es difícil que salga adelante.
El Gobierno por presiones de los países vecinos o porque alguien se dio cuenta de lo insostenible de esta situación, está tratando de enmendar algunos de estos problemas, pero con medidas aisladas y coyunturales. Por un lado se resisten a nacionalizar los chutos y aunque no lo dicen, creen también necesario disminuir los subsidios de los carburantes. Sin embargo no tienen en su programa evitar la perdida de la institucionalidad y la creciente inseguridad ciudadana.
Un gobierno de gran arrastre popular como el MAS si no fuera demagógico podría haber intentado de manera paulatina, corregir por ejemplo estas distorsiones de precios de los carburantes y eliminar así el contrabando. Algo se hizo con la campaña de conversión de vehículos hacia gas natural licuado para sustituir la gasolina, pero no lo suficiente. Al respecto llama la atención que algunos miembros de la oposición critiquen estos pretendidos ajustes de precios y aunque saben que es lo correcto lo critican solo por afán proselitista.
Sabemos que las medidas parches no solucionan los problemas y que se requiere de un tratamiento integral, tanto en el régimen económico como en lo institucional, creando la necesaria confianza en las leyes e instituciones para establecer un adecuado ambiente de trabajo y negocios, que atraiga inversión y cree empleos estables y mejor remunerados.
Parece que es necesario tocar fondo de verdad como en las épocas de la UDP, para que la gente acepte que el Gobierno tome medidas de ajuste, serias y de largo plazo, destinadas a implementar una economía competitiva.
(*) Vehículos usados y de contrabando que vienen de los países asiáticos y otros más robados en países vecinos.
ovidioroca.wordpress.com

, , ,

Deja un comentario

MIGRACIÓN COMO INSTRUMENTO POLÍTICO

MIGRACIÓN COMO INSTRUMENTO POLÍTICO

Ovidio Roca

Santa Cruz, Beni y Pando, son pueblos con mentalidad proclive a la modernidad, al progreso; que valora al individualismo y el esfuerzo propio, así como la tradición y valores cristianos y mantienen una actitud alegre y hospitalaria. Estas características y la bohemia los lleva a ser excesivamente permisivos y por tanto victimas de grupos agresivos y corporativos que rápidamente los avasallan.

Esta su actitud de apertura al cambio, y la valorización del éxito, antes que la clase o etnia, como valor social, ayudo a la región oriental y especialmente a Santa Cruz, a lograr mejores condiciones y ambiente de desarrollo que el resto del país, lo que atrajo una importante migración. Muchos de estos migrantes se integraron fácilmente a esta sociedad, aportando con nuevas ideas, técnicas, conocimientos y formando parte importante de la construcción y el progreso regional. Ellos también son cambas, pues como dijo un colla “el camba nace donde quiere, en Potosí o en Alemania”.

Por el contrario aquellos que llegan a la región, al pueblo y no se integran, no son inmigrantes, son colonizadores. Estos colonizadores (en actitud o proyecto de mitimae) de tradición comunitaria y corporativa solo se identifican con su gremio, su cultura de origen y rechazan los valores y tradiciones de la sociedad oriental, no se identifica con ella, la critican y desprecian.

La semana anterior, en el cambódromo, se disfrutó de la espectacular entrada de los residentes paceños y allí habían más de cincuenta mil de ellos, entre bailando y aplaudiendo, además de otros treinta y poco mil espectadores provenientes de toda la geografía nacional. Recordemos que la ciudad de Santa Cruz en el año 1950 tenía solo cincuenta mil habitantes, bastante menos que los que estaban ese día en el cambódromo.

El gobierno como parte de su proyecto de poder cocalero-corporativista y de tinte indigenista, está realizando un traslado poblacional, una migración acelerada hacia la región de la llanura. Esta migración forzada, es problemática por la cantidad y velocidad con que se produce, y al ser impulsada y digitada geopolíticamente se la percibe como un avasallamiento y no algo natural y pacifico que permite un pacífico y paulatino proceso de asimilación y complementación.

En realidad se trata de una estrategia de dominación, que usa la migración para avanzar en la ocupación territorial, sigue luego el control de la economía por sus gremios y finalmente, el golpe orquestado que elimina de un zarpazo a la dirigencia opositora local y deja temblando al resto.

Todo pueblo para mantener su unidad e identidad, necesita respeto a sus valores y forma de vida. Los norteamericanos uno de los países de mayor y más diversa inmigración superaron los problemas del multiculturalismo y hoy en día, cualquier inmigrante se percibe así mismo con estadounidense y respeta el marco legal e institucional del país que eligió para vivir, y lo hace sin tratar de imponer y afectar los derechos de los demás, manteniendo además y sin mayores conflictos la cultura de su pueblo de origen.

Dice con sabiduría el Papa Francisco: “Para mí, la gran revolución es ir a las raíces, reconocerlas y ver lo que esas raíces tienen que decir el día de hoy. No hay contradicción entre revolucionario e ir a las raíces. Más aún, creo que la manera para hacer verdaderos cambios es la identidad. Nunca se puede dar un paso en la vida si no es desde atrás, sin saber de dónde vengo, qué apellido tengo, qué apellido cultural o religioso tengo”.

La preservación de nuestros valores y cultura es fundamental para conservar nuestra identidad. Un pueblo como el de Mojos y Chiquitos, que fue libre desde el inicio, que eligió desde el primer día de su fundación en 1561 a su Gobernador, no puede desfallecer y ahora tiene la oportunidad de unirse, elegir a sus verdaderos y genuinos representantes y actuar y votar conjuntamente para preservar su futuro, su libertad y su forma democrática de vida.

ovidioroca.wordpress.com

, , , , , , ,

Deja un comentario

INFORMALIDAD, ILEGALIDAD Y COOPERATIVAS MINERAS

INFORMALIDAD, ILEGALIDAD Y COOPERATIVAS MINERAS
Ovidio Roca
Desde la época colonial, Bolivia país asentado en las montañas andinas, al centro del continente y lejos del desarrollo costero y el comercio marítimo, fundó su economía en la explotación de las minas (especialmente de minerales preciosos como la plata) y la mano de obra indígena. En consecuencia no se incentivó una estructura productiva diversificada y menos una cultura industrial tecnológica capaz de generar empleo para su población.
Es tanto así, que los campesinos que siguen migrando a las ciudades, al no encontrar empleo lo inventan y crean una diversidad de oficios de baja tecnología: en el transporte, el comercio, la artesanía, la construcción, los servicios. Se apoderan de las calles y plazas e instalan sus quioscos y sus pequeños talleres; los menos pobres establecen microempresas unipersonales o familiares de subsistencia, de tecnologías simples y escasa inversión, bajísima rentabilidad y bajos salarios, precarias condiciones de trabajo y desprotección en el campo de la seguridad social.
Estos sectores informales producen bienes y servicios necesarios y autorizados, pero carecen de licencias y registros para ejercer sus actividades económicas, no dan facturas, ni pagan impuestos. De manera que en su actividad diaria se encuentran en conflicto entre las formalidades y normas de la economía y sus propias actividades informales, lo que los impulsa a agremiarse como forma de autoprotección; y luego haciendo uso de su capacidad de organización y movilización, se vincula a los movimientos populistas en busca de protección y poder político.
En los últimos años con el auge de los precios de los minerales y la permisividad gubernamental para el cultivo de la coca, se ha impulsado una cultura de la ganancia fácil e inmediata, la que se logra, sin necesidad de mayores aportes de capital y tecnología en el sector de la coca, de los minerales y el lavado de dólares. De esta manera muchos grupos informales, en busca de mayores ganancias, han derivado hacia una economía ilegal y delincuencial; de contrabando masivo, narcotráfico, cultivos prohibidos, tráfico de vehículos robados, de armas y el blanqueo de capitales.
Una de estas actividades de alto impacto negativo, inducida por el auge de precios y la permisividad, es la que realizan cientos de pequeñas y medianas empresas mineras bajo el rotulo de “cooperativas”, llamadas así para darles un tinte social. Estas “cooperativas” prevalidas de alguna protección política, están apropiándose de tierras agropecuarias, reservas mineras estatales y concesiones de propietarios privados. Estas organizaciones no pagan impuestos e incumplen toda clase de regulación, habida y por haber.
La minería cooperativista, se la realiza en condiciones precarias y con poco capital y escasa o ninguna tecnología y sobre todo sin el mínimo cuidado por el medio ambiente; en consecuencia se destruyen y contaminan acuíferos, se envenenan las aguas y los ríos con mercurio, arsénico y otros productos altamente contaminantes y se lo hace así, como ellos lo dicen, “porque son pobres” y asumen que la ecología es una moda de los ricos, olvidándose que la ecología somos todos los demás y que tenemos derecho a que respeten el ambiente en el que todos vivimos.
Últimamente y con la nueva ley minera, se extiende el área de concesiones hacia Santa Cruz y el precámbrico, área que cuenta con minerales no tradicionales, como oro, tantalio, piedras semipreciosas, uranio, y otros como hierro, calcáreos. Esta actividad extractiva y sin mayor control, afecta especialmente a la ganadería de la Chiquitania donde se encuentra el sesenta y cinco por ciento de la ganadería departamental. Los propietarios sufren por la invasión de los cooperativistas mineros en sus propiedades, por el aprovechamiento desmedido de las aguas de los arroyos y el envenenamiento con mercurio tanto de las aguas, como de las pasturas y el ganado.
Estos “cooperativistas” se están asociando con empresas ilegales brasileñas que les alquilan sus maquinarias haciendo grandes ganancias sin comprometerse directamente con la depredación minera de los cooperativistas, quienes tienen la protección de sectores del gobierno. Esta práctica extractivista de personas y grupos con poder e influencia política, generan además de riqueza fácil, una cultura, “usos y costumbres” que impiden cualquier cambio tecnológico y cuidados ambientales que encarezcan sus operaciones.
Este tipo de economía informal e ilegal que tenemos en el país no genera desarrollo sostenible ni contribuye a construir un país próspero y menos aún en este nuestro único planeta, cada vez más globalizado e interconectado y en el cual las inversiones y por ende el progreso se radica donde existe libertad e institucionalidad y donde se concentra la innovación, la inteligencia y las habilidades personales.
Sin embargo, dadas nuestras condiciones de atraso tecnológico y empresarial, necesitamos en una primera etapa apoyar y modernizar a esa gran masa poblacional que actualmente trabaja en la informalidad, facilitando y abaratando el costo de su formalización y capacitando a las personas para hacer lo que saben, pero con más eficiencia y dentro de un modelo de respeto de normas ambientales y al prójimo. A su vez un trabajo necesario y urgente es ir controlando y eliminando las actividades ilegales de procesamiento de coca, minería informal, contrabando y lavado de dinero.
ovidioroca.wordpress.com

, , , ,

Deja un comentario