PROPUESTAS DE ECONOMIA Y DE PAIS

Ovidio Roca

Yo soy yo y mi circunstancia”. José Ortega y Gasset.

La economía alto peruana se desarrolló desde su inicio como una actividad  tributaria y al servicio de las necesidades de la economía española, por lo que  estuvo centrada en la extracción minera del oro, la plata y posteriormente el estaño, luego el petróleo y esto para servir a las demandas y necesidades de los países centrales.
El asiento del Estado y del poder político del país estuvo y está centralizado en el área andina minera y el resto del país le era desconocido; tal es así que por carecer de conocimiento y presencia en todo el territorio se fue perdiendo casi la mitad de la superficie que tenía al inicio de su creación y esto por guerras, venta de territorio en el caso del Acre o cambiado por un caballo un extenso territorio en la frontera con San Matías.

Como nos encontramos al centro del Continente, lejos de las costas y los circuitos del comercio, del progreso y abocados al extractivismo no pudimos incorporarnos mental y técnicamente al desarrollo industrial que se inició en Inglaterra en 1760 y luego esto se hizo muy dificultoso por la distancia tecnológica y la competencia con el resto del mundo globalizado. Ahora que ingresamos a la cuarta revolución industrial, la de la inteligencia artificial, también estamos en problemas.

En consecuencia mantenemos una economía extractivista y mercantilista y últimamente con el avance de la economía de la coca casi todo lo importamos, desde los alimentos hasta las manufacturas y el mayor problema es que una gran parte de la población informal se mueve en el negocio ilegal del narcotráfico, el contrabando, el comercio informal y como esto satisface sus necesidades, lo considera bueno. Y aunque en una perspectiva de mediano plazo esto es insostenible, cuando una sociedad tiene grandes necesidades y limitaciones piensa solo en lo inmediato.

La situación del desarrollo del país por tanto, no es sólo resultante de los factores humanos, sino como indicábamos de un conjunto de elementos condicionantes, económicos y no económicos, externos e internos al país, así como por la geografía, vías de comunicación, educación y el tipo de inserción del país en el contexto económico mundial.

En consecuencia cuando pensamos en propuestas para el desarrollo del país debemos considerar la cultura y formación de la población y cuáles son las características nacionales de las fuerzas productivas y evaluar hacia cuales áreas y sectores productivos podemos enfocarnos para superar el actual extractivismo. Estas consideraciones son importantes al elaborar y proponer modelos de desarrollo productivo, pues si la alternativa y el modelo que les ofrecemos a la población boliviana, mayoritariamente informal, es cambiar hacia una economía legal y de trabajo formal con altos niveles de capacitación y competitividad, ahí chocamos con sus intereses y expectativas y no los aceptara.

Considerando nuestra realidad socioeconómica, geográfica y cultural, deberíamos pensar en un nuevo modelo de economía, centrado en lo que poseemos: territorio, recursos ecológicos y humanos en el contexto y la circunstancia de este gran problema para la humanidad cual es la destrucción de los ecosistemas y la masiva contaminación que induce al cambio climático.

El argumento es simple, como nosotros somos parte del ecosistema, si este se desequilibra no sobrevivimos pues necesitamos de un clima adecuado, del aire, del agua limpia y de la flora y la fauna para vivir, por tanto una área productiva prometedora es aquella que tiene que ver con las necesidades básicas del ser humano, la alimentación y el ambiente sano y ahí tenemos la nueva agricultura asociada a la biotecnología; el cuidado del medio ambiente y la conservación de los bosques lo que tiene que ver con el secuestro y conservación del carbono y el suministro de agua limpia y aquí surge la economía ecológica.
En consecuencia debemos enfocarnos hacia actividades en las cuales seamos productivos y competitivos y por supuesto las áreas tecnológicas son imprescindibles pues estamos insertos en la actual economía del conocimiento.

Una propuesta de gobierno debe orientarse hacia lo que se llama economía sostenible y economía ecológica, un modelo de desarrollo que propone una sociedad respetuosa con el entorno; que no sólo valora los beneficios económicos sino también el cuidado del ecosistema, la salvaguarda de especies animales y vegetales, así como de un equilibrio ambiental. Una economía alejada del consumismo, centrada en lo local y que busca producir y suplir una demanda alimentos, con una nueva agricultura con uso de la biotecnología; manejo forestal, calidad ambiental, preservación de acuíferos, agua pura, clima soportable y predecible, ecosistema equilibrado, reciclaje, y esto es algo en lo que podemos trabajar.

Esto implica por supuesto un entorno institucional que otorgue seguridad jurídica para que las personas puedan desarrollar sus iniciativas y en un ambiente de democracia, libertad, estabilidad de normas sociales y ambientales que se cumplen y bajo un modelo federal pues las decisiones se toman en cada ecosistema y en cada región.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

 

Anuncios

, ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: