SENTIDO COMUN AUSENTE Y ELECCIONES AL FRENTE

Ovidio Roca

La democracia y la economía formal no están entre las prioridades de la población infectada de populismo”. SNCHY.

Lo que se nos viene para los próximos años es complicado tanto en lo económico, social y también en el contexto internacional, por la posible reacción de los países democráticos frente a los narco populismos cada vez más radicalizados.
En nuestro país se acabó el ciclo de las vacas gordas y para salir adelante tenemos por un lado la vía fácil populista, estatismo, coca y narcoterrorismo que concluye como en Venezuela; o el camino difícil de la democracia,  que requiere de duro trabajo para la reconstrucción institucional y del aparato productivo y esto con poca plata, pero asegura viabilidad en el futuro.

Los demócratas vamos a unas elecciones para nominar, no un caudillo que discursee o regale cuentos, sino un Ejecutivo que tenga la capacidad de gestionar nuestros intereses en un mundo cambiante y apostando a un mejor futuro para todos los ciudadanos. Una persona que conozca la realidad de la sociedad en la cual vivimos; sus necesidades, los recursos con los que se cuenta y las posibilidades de llevar a cabo planes eficaces a corto, mediano y largo plazo y sin proponer utopías engañosas.

Cuando se enfrentan las crisis se necesita de líderes con carácter y fortaleza; aprendimos el año 80 con el Dr. Paz, que ante situaciones desesperadas se requieren soluciones radicales, pero los líderes actuales no se arriesgan y aplican paños tibios, lo que finalmente termina en infecciones y muerte. No olvidemos que el ciclo del gas y los buenos precios de estos últimos años ya se acabó y para muchos grupos sociales la única alternativa es la coca y el narcotráfico. De seguir así y sin una oposición creíble y programa de gobierno viable, la gente que es pragmática aplicara el viejo dicho: Si no puedes vencerlos únete a ellos. Kausachun coca!!.

Es decir que necesitamos de un estadista, un verdadero Estadista que sea capaz de tomar medidas que son buenas a largo plazo, aunque en lo inmediato resultan impopulares. Y aquí está la diferencia entre un político común y un estadista, pues el primero solo piensa en el triunfo electoral mientras que el segundo en las generaciones que vendrán. El ejemplo lo tenemos en Argentina donde la población ante la inefectividad del gobierno decide volver al pasado, pensando erróneamente que el pasado fue mejor.

Estamos en una fase electoral en la cual el Gobierno populista cocalero, que tiene todas las instituciones bajo su absoluto control está conduciendo al país vía elecciones truchas hacia una narco dictadura, siguiendo los pasos de Venezuela y con asesoramiento cubano.

Existen solo tres candidaturas que se destacan en las intenciones de voto: las del masismo que tiene el control del aparato del Estado y maneja discrecionalmente los recursos públicos. Ellos cuentan con el apoyo de una población que convive con la economía de la coca, el contrabando y el narcotráfico y se siente insegura de competir en una otra economía formal y competitiva.

Las dos candidaturas viables de la oposición, tienen el apoyo de una clase media y de emprendedores que entienden que la economía populista en el mediano plazo nos conduce a la dictadura, la miseria y con el agravante de la violencia de los carteles del narcotráfico que proliferaran aún más.

El problema es que estos candidatos en lugar de elaborar una estrategia de unidad para ganar las elecciones; por sus egos y personalismos se encuentran en una guerra feroz entre sí y con esto están apoyando al candidato del MAS.

A su vez, el Gobierno Populista Cocalero tiene las cosa claras; ganar las elecciones a como dé lugar y si no logran mayoría parlamentaria, tomaran el poder de todas maneras. El principal Ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) Jacinto Herrera, advirtió que si el Movimiento Al Socialismo (MAS) no logra 2/3 en la futura Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) se movilizará para lograr la aprobación de sus leyes. En realidad nos dice: yo y mis huestes somos la ley.

El candidato opositor con mayor apoyo electoral, Carlos Mesa, es brillante en su oficio de periodista y orador, pero no tiene las condiciones de estadista y lo ha demostrado. Sin embargo si el pudiera controlar un poco su ego, podría armar un equipo de gobierno con los mejores profesionales del país, cada uno en su área y sin ningún ll’unku y amarraguato que lo endiose y así podría hacer un buen gobierno.

Se dice que el sentido común es el menos común de los sentidos,  y así nomás había sido. El problema es que si no logramos parar electoralmente al MAS y su proyecto cocalero; no solo nos perjudicamos a nosotros, sino que les dejamos una nefasta herencia a nuestros hijos y nietos. Vale la pena mirar a Venezuela, Nicaragua, Cuba y no seguir su camino. Lamentablemente los partidos de oposición parecen haber perdido el rumbo, se olvidan de quién es el enemigo, no se unen y se dedican a destruirse mutuamente.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: