CONSULTANDO OTRAS VISIONES SOBRE NUESTRA ECONOMÍA Y POLÍTICA NACIONAL

Ovidio Roca

La política debe basarse en la realidad y la política es justamente, el arte de saber defender un ideal sobre la base de las realidades. Y estas realidades son las realidades históricas, culturales, demográficas, (económicas) y geográficas”: De Gaulle:

Bolivia hasta ahora mantiene una aparente bonanza gracias a las exportaciones de gas y seguirá así hasta que se agoten las reservas heredadas; se siga aumentando el endeudamiento interno y externo especialmente con China y se mantenga el aporte tecnológico del gobierno populista, el que ha integrado la cadena productiva: coca del chapare, urea del chapare, cocaína para el mundo.

Estuve por el norte cruceño, por Yapacaní y poco más allá; una región que cada vez es más Chapareña y donde me encontré con un amigo que conocí años atrás en Villa Tunari. Charlamos largo y tendido y el me comentaba su visión de las cosas, sobre el acontecer nacional y como percibe el futuro desde su experiencia y perspectiva personal; más o menos en los siguientes términos:

“Nuestra economía no es competitiva por problemas de cultura  tecnológica y de localización nacional, con un mercado reducido, un país encerrado en el centro del continente y sin acceso a las costas. Esto nos limita a trabajar en algunas actividades agropecuarias y artesanales para el nivel local, y especialmente la coca, el tráfico, el comercio y el contrabando y esto nos lo garantiza el Evo. Pensar en economías tecnológicas es complicado por nuestro bajo nivel educativo y la distancia a los mercados externos, que por lo demás son mucho más desarrollados y más competitivos”.

“Por otra parte sería muy difícil reducir los cultivos de coca que sustentan nuestra economía doméstica, que aunque mayormente se destinan al narcotráfico generan importantes ingresos para la población y financian su comercio y contrabando; por esto no creo que la oposición pueda ofrecer a la población algo diferente de lo actual. Un nuevo gobierno difícilmente podrá impulsar una industria y manufactura competitiva a nivel internacional. Además sustituir los cultivos de coca por cultivos lícitos y de producción de alimentos es complicado por la reacción de una parte del pueblo que tiene una mentalidad corporativa y sindicalista y además que no se sienten preparados para asumir ellos solos su responsabilidad y prefieren la seguridad y beneficio económico que le dan los sindicatos y el Estado cocalero con un Gobierno que aunque sea estatista y dictatorial, finalmente les ofrece seguridad. Por tanto un nuevo gobierno sería permanentemente bloqueado por los movimientos sociales, funcionarios públicos, grupos de contrabandistas y narcotraficantes que no querrían cambiar de modelo y no le darían el menor chance de gobernar. No olvidemos que la gente razona acorde a su bolsillo y no se arriesgarán a pasar: “de la malo conocido, a lo bueno por conocer”.

Pensando en lo que ocurre en nuestro Estado plurinacional, lo dicho por este amigo parece ser realista; el problema es que siempre pensamos en el corto plazo y no tomamos en consideración que este modelo político y  económico vigente en los países castro chavistas: extractivista, corporativista y estatista, no es sostenible ni viable en el tiempo; además que ya ha mostrado su fracaso y esta llevado a su población a la miseria y al éxodo. De continuar con este modelo tampoco tendremos cabida en una sociedad de leyes y de respeto al prójimo y la naturaleza, por lo que a mediano plazo nos convertiríamos en parias frente a la comunidad democrática internacional.

Dicen los teóricos que: El cómo vivimos, como nos ganamos la vida, lo que vemos en nuestro entorno, lo que escuchamos y leemos, va configurando nuestra conciencia y valores. Es decir que tanto el sistema político, la estructura económica, la base productiva y el accionar de las instituciones del país van condicionando la  consciencia social del ciudadano, quien para poder sobrevivir se adapta y adecua a esta realidad. Una realidad que aunque resulte ser nefasta no se puede evadir y menos escapar de ella, pues la opresión de las tiranías es tanto física como mental y solo se logra liberarse de ella con cultura, trabajo y decisión.

Para cambiar del modelo económico y político cocalero, hacia uno democrático, sostenible y con futuro, necesitamos urgente de un ciudadano comprometido y partidos políticos idóneos; por tanto si queremos avanzar no hay otra salida que asumir nuestra propia responsabilidad personal y ciudadana y trabajar en el duro proceso de cambio de modelo y reconstrucción nacional.

ovidioroca.wordpress.com

 

Anuncios

, ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: