CUANDO LA DESESPERACIÓN E INGENUIDAD SE JUNTAN

Ovidio Roca

Los pueblos latinoamericanos aman a los populistas carismáticos y por ello los encumbran y cuando estos toman el poder deciden que será para siempre, pues a su entender así lo pide el pueblo (la bestia inmadura y nada carismática fue producto de una mala herencia).

Luego y de una manera por demás acuciosa se dedican a prostituir y destruir las instituciones; sobre todo la justicia, la que es utilizada por el gobierno para perseguir y amedrentar a los opositores; se liquidan las empresas privadas con lo que se genera desempleo, hambre y miseria; se incrementa la informalidad, la corrupción y el narcotráfico, con lo que se genera la inseguridad y la violencia por lo que la gente angustiada busca escapar hacia países más seguros, democráticos y de economía de mercado, por supuesto nadie se va a Cuba o Nicaragua.

Vemos en los últimos días a gente desesperada saliendo de sus países como pueden y de la manera más precaria, con rumbo hacia cualquier lugar, pero lejos.

Millones de venezolanos empobrecidos avanzan sobre Colombia, Ecuador, Perú; los más ricos o menos pobres ya se fueron a Miami.

Más dramática es la marcha de miles de hondureños hacia el territorio del Imperialismo que le enseñaron a odiar; marchan desesperadamente y a pie a los Estados Unidos.

Este es un país que tiene instituciones sólidas y una población que trabaja todos los días y que cuenta con seguridad para su vida, sus empresas y emprendimientos y donde se premia a los innovadores y exitosos. Un país cuya economía no está dirigida y digitada desde las oficinas gubernamentales, sino que son las fuerzas del mercado y la competitividad las que promueven la innovación y el Progreso. Un país serio que puede darse el lujo de hasta tener presidentes imbéciles, pero controlados por la sólida institucionalidad vigente.

Los sacrificados migrantes se ilusionan y creen ingenuamente que podrán ingresar ilegalmente al paraíso gringo y que apenas cruzada la frontera serán ricos y felices y vivirán así para siempre.

La progresista comunidad internacional se conduele de estos desesperados migrantes, pero por alguna extraña razón considera como culpables de esta desgracia humana a los Estados que protegen sus fronteras de los migrantes ilegales y no a los Gobiernos populistas y dictatoriales, que con su ineptitud, corrupción y manejo discrecional y atrabiliario han conducido a su pueblo a la miseria y a esta desesperación que los obliga a huir de su país como pueden en busca del sueño americano. Los que vivimos bajos regímenes castrochavistas no solo tenemos que condolernos de las víctimas de las dictaduras sino pensar que hacer, pues seguramente ésta vía crucis se repetirá con nosotros.

El desastre populista afecta no solo a los países que actualmente lo padecen y soportan, sino a Latinoamérica, a los Estados Unidos y el mundo democrático, por lo que tienen que pensar y muy en serio en ayudar a los pueblos a liberarse de la lacra populista que los oprime y cambiar a esos Gobiernos Populistas y Dictatoriales que son los causantes de la destrucción de sus países, de su economía, su seguridad y responsables de los dramas humanos que vemos cotidianamente.

Asimismo y de manera urgente es necesario financiar un programa de desarrollo integral y con asistencia técnica, de modo que los habitantes de estos Estados fallidos puedan lograr las condiciones y capacidades para vivir y trabajar en su propia patria y construir a su gusto y sabor, su propio destino.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: