ANDREINA DE VIAJE POR SANTA MARTA COLOMBIA

Andreina Roca Aguilera

Santa Marta tiene tren,
Santa Marta tiene tren
pero no tiene tranvía.
Si no fuera por las olas, caramba,
Santa Marta moriría, caramba:
Los Wawancó

Llegamos a Santa Martha y hacía mucho calor y nos fuimos directo al Hotel, desde el taxi vimos la ciudad, es muy bonita y no vi ningún tranvía. Cuando llegamos al Hotel Costa Azul, lo primero que quise ver  era la piscina, que es muy hermosa, hasta tiene un  resbalín de elefante.

Fuimos a las habitaciones  y la vista es muy hermosa y se podía ir al mar con solo bajar unas gradas, pero el mar no me gustó mucho porque el agua era negra, no había olas y era muy caliente.

Al otro día fuimos a otra playa, no la del hotel, y mientras caminábamos vimos el cartel del Acuario y Museo del mar y anunciaba que se podía alimentar y tocar a los tiburones. Entramos y vimos variedad de peces, lo mejor de todo fue que alimente a los tiburones, a las tortugas y a las rayas y también toqué a las tortugas y los tiburones.

Otro día estábamos en la playa y mi mamá fue a averiguar de los paseos y cuando volvió nos contó que un señor le ofreció alquilar un yate en 123 dólares por persona, pero como éramos muchos nos lo rebajo y lo alquilamos.

Fuimos por medio mar a una isla llamada Playa Cristal y las olas en el mar estaban de hasta tres metros y parecía que nos íbamos a volcar. Llagamos a la Playa Cristal y de verdad era transparente pero solo en la parte de buceo. Íbamos a ir a otras playas pero no lo hicimos porque las olas eran muy grandes; luego nos volvimos en el yate hacia el puerto y buscamos un bus para ir al Hotel. Cuando llegamos a la habitación sentimos un olor feo y llamamos a la recepción para que nos cambien de habitación y nos llevaron al piso 5.

Fuimos luego en una lancha al Acuario para ver el espectáculo de los delfines y el show estuvo increíble. Mi mama me compro a mí y a mi hermanita Anialia unas manillas para poder nadar e interactuar con los delfines. Estuvo super divertido porque hacían muchas cosas, daban besitos, les tocabas las aletas, te mostraban trucos, les acariciabas la pancita y luego se despedían. A mí me dios un beso en la boca y a mi mama le hizo una broma.

Nos divertimos mucho haciendo castillos de arena, buscando conchas, averiguar qué tipo de animal hacia agujeros en la arena (eran cangrejos).

Yo le hice una cola de sirena a mi hermanita Anialia con arena y dibuje mujeres bronceándose al sol, con solo arena y algas.

Pero llego la hora de volver y el día entero volamos para llegar a Santa Cruz.

ovidioroca.wordpress.com

 

 

 

Anuncios

, ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: