HISTORIAS Y MENTIRAS DE LA ERA PLURINACIONAL

Ovidio Roca

Nota precautoria: Relato apócrifo que compila fuentes del Cartel de la Mentira y de Confidencias, por lo que cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia o está en proceso de cambio.

Los consultores y activistas, movilizados y financiados por el Foro de Sao Pablo y los  Castrochavistas para la toma del poder en Bolivia, encuentran en un dirigente cocalero el icono ideal para fisonomizar este proceso político de cariz populista e indigenista, que inventaron  para la toma del país.

El eslogan con que promueven y encumbra al dirigente cocalero es: “Evo soy yo”. Es la imagen de un dirigente campesino que se muestra ante el pueblo en irrestricto disfrute del poder y haciendo y diciendo lo que una gran mayoría de la población quisiera hacer y decir, por lo que rápidamente se identifican con él.

El líder indígena cumple exitosamente su rol de figura emblemática del régimen y disfruta de hacer lo que le da la gana, sin que le importe nada ni nadie; como comprarse el avión más caro, irse a jugar futbol al Chapare, luego a Venezuela, Cuba o Irán; tener todas y cuantas chocas teñidas le apetezcan; insultar a quien envidia y odia, especialmente a los gringos imperialistas y apoyar a quienes estos hijos de la chingada detestan. De paso y para beneplácito de sus paisanos promueve y protege el cultivo de la coca y viabiliza su comercio para la blanca.

El “proceso de cambio” se fabrica cambiando los paradigmas basados en la institucionalidad, la eficiencia y la democracia y se lo conduce hacia el reino mágico del País de las maravillas, de los cuentos y los comics.

El caudillo gracias a su innata habilidad se convierte en un ídolo para las masas, las que verdaderamente lo idolatran y no interesadamente como los llunk’us. Una chasky, chaska ñawi, me comentaba el otro día; él no sabía, no conocía del problema del agua en La Paz, pero cuando se entera; “Super Evitoy  toma su Evomovil y sale a buscar lagunas vírgenes para abastecer de agua a Chuquiago marka y a su paso por El Alto practica la danza de la lluvia para llenar las represas y logra una inundación”.

Cuando pasa por el aeropuerto, coge el Evojet y se va pa Cuba para honrar a su protector y charlar con el “pana” Maduro y los otros deudos. Esa es la estresante vida de nuestro líder.

 

El disfruta de todo lo que hace y dice, pero especialmente de su corte de llunk’us blancoides que le lamen todo y a quienes desprecia, y se siente muy feliz cuando barren el suelo que pisa, recogen su basura  y le rinden pleitesía. Estos llunk’us saben que solo a su sombra pueden medrar y por eso trabajan para mantenerlo en el poder y así también ellos disfrutan de su miserable cuota.

El proceso de cambio da para todo: se promueve a los Licenciados truchos y a los  analfabetos; se pagan y cosechan doctorados “cum fraude”, concedidos por falsarios académicos. También se premias las maestrías de los burócratas, que inventan proyectos para generar millonarias comisiones y producen agujeros negros de impagables deudas públicas; para los que eventualmente vengan después.

Estos revolucionarios, al igual antes muchos otros, llegaron hambrientos de poder y riqueza, se alocaron y usando el trabajo que anteriormente pusieron unos y los precios que elevaron otros, se mostraron al mundo como una triste parodia de ricos, viajando en vuelos chárter a cualquier lugar del mundo y construyendo a precios súper inflados, teleféricos, palacios, palacetes con muebles importados y alfombras persas. Se hicieron sus propios museos y estatuas familiares y en los pueblitos perdidos de los andes sembraron canchitas de pasto sintético, las que están quemándose al sol al igual que los esmirriados cultivos, sin agua y con sed.

Muchos militantes del proceso cumplieron su sueño, otros quedaron en el camino o en la cárcel, sacrificados por la causa y ahora por los vientos que corren, al parecer les toca irse a todos, con pena y sin gloria.

Si la gente fuera sensata, quisiera e hiciera que estos nuestros populistas se fueran para siempre; pero esto es pedir peras al olmo o agua a los cerros, pues nuestros pueblos son masoquistas, estatistas y firmes creyentes en los gobiernos  mesiánicos. En argentina repiten el gobierno peronista cada vez que pueden pues aman a Evita y Cristina; en Cuba ya están cerca de los sesenta años de disfrutar del Castrismo y lo harán por muchos años mas según vemos por las interminables colas de adoración a los restos del líder. Venezuela y Bolivia pretenden seguir el ejemplo, hasta que el hambre, la sed y la yesquera generalizada los tumbe, o decidan por su cuenta irse para algún paraíso burgues a disfrutar de su riqueza.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: