RIQUEZA Y VALORES

Los hombres se equivocan si se creen libres; su opinión está hecha de la consciencia de sus propias acciones y de la ignorancia de las causas que las determinan”. Baruch Spinoza

Ovidio Roca

Historias y relatos de la época plurinacional

Somos producto y hechura de nuestra historia, de ahí la importancia de conocerla, superar errores y adecuarnos a las nuevas circunstancias y valores.

Los conquistadores españoles y portugueses, de quienes descendemos los criollos, llegaron a estas tierras en busca de las especies, del oro y la plata, con el afán de enriquecerse y acumular riquezas y luego retornar a su hogar. Sus descendientes producto de un largo proceso de mestizaje se quedaron, desencantaron y poblaron estas tierras.

La colonización anglosajona se produjo un siglo después que la ibérica y estos colonizadores no aspiraban a retornar enriquecidos a Europa; ellos fugitivos de una situación de intolerancia religiosa, económica y política, deseaban echar raíces en el nuevo continente y en este su afán, con el tiempo y gracias al trabajo tesonero y la innovación, fueron más ricos que los descendientes de los conquistadores ibéricos, por lo que estos les tienen envidia y poco los quieren.

Desde entonces y hasta ahora, en nuestra mente y en nuestra cultura latinoamericana, el concepto de riqueza se reduce a la de un tesoro que se descubre y extrae: los minerales, el gas y petróleo y la madera que talamos de los bosques y cualquier otro recurso explotable. Esto muy por el contrario del verdadero concepto de riqueza y especialmente el aceptado en estos tiempos: que la riqueza es producto del capital humano, del trabajo, la cultura, el conocimiento científico, la innovación y de la institucionalidad; riqueza que permite a los pueblos desarrollarse, prosperar y vivir en paz interna y externa.

Los países donde la riqueza proviene de la innovación, de la actividad intelectual y social, la que difícilmente puede ser expropiada, son sociedades más estables y menos violentas y es por demás sabido, que las guerras se dan más frecuentemente en los lugares donde existe riqueza natural y material, oro plata, petróleo, etc, todo aquello que se puede capturar y apropiar.

De ahí que se afirma, que la mejor receta para avanzar satisfactoriamente hacia el progreso económico y una armoniosa convivencia social, es la existencia de una comunidad de derecho, de hombres educados, libres y responsables, ética, trabajo, tecnología y contar con partidos políticos serios y con valores.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: