DE CAMBIOS Y RECAMBIOS TRUCHOS

DE CAMBIOS Y RECAMBIOS TRUCHOS

Ovidio Roca
Con el proceso de cambio, se cambia el discurso y los actores; pero el resto y especialmente la economía siguen igual o peor. Y definitivamente peor si hablamos de la justicia; con lo que se cumple la intención de recambiar todo para que nada cambie.

En este cambalache mundial y plurinacional, durante los últimos años la izquierda se resbala hacia la derecha en materia económica, con el inconveniente que optan por el Capitalismo de Estado y el manejo de las empresas por una burocracia partidaria inepta y corrupta. Por su parte la derecha se enajena y adopta posturas izquierdistas, especialmente en el terreno social.

La nueva izquierda deja también de lado algunos dogmas del marxismo-leninismo “clásico”, que se sustentaba en la eliminación de la propiedad privada, el control total de los medios de producción y el ejercicio terrorista de un poder político centralizado y omnipresente. Actualmente de lo que se trata, es que los dirigentes permanezcan indefinidamente en el poder y vivir bien en la  elegante onda del “gauche-caviar”. Nada que ver con aquellos militantes revolucionarios de antes, austeros, rudos, olorosos, capaces de sacrificar todo confort y proyecto personal en aras de los intereses del partido.

En la nueva onda del proceso de recambio revolucionario, los intelectuales izquierdistas llevan la batuta y lo hacen desde la comodidad de los salones universitarios, los auditorios de elegantes hoteles y las ONG (por supuesto en los países capitalistas). En este ambiente encuentran amplia satisfacción para sus actividades intelectuales y  fungen como consultores para los procesos de recambio en Latinoamérica. Ellos inventan Constituciones, crean mitos revolucionarios, elaboran discursos orientados a demonizar el neoliberalismo y la inversión extranjera y canalizan el apoyo logístico y control político del castrochavismo. En fin, critican al modelo económico capitalista, el mismo que luego los gobiernos populistas aplican en su plan de gobierno. En pago de estos sus afanes, los intelectuales progre cobran muy buenos dólares.

Siguiendo esta moda, hemos visto al Presidente Morales viajando en su lujoso avión particular hasta la sede del imperio, en procura de convencer a los cochinos burgueses para que vengan a invertir sus dólares en Bolivia.

Si revisamos la historia reciente de Bolivia, vale la pena tomar nota del periodo del Presidente Siles Zuazo y el rol de la izquierda. Siles estuvo sitiado por la izquierda y boicoteado por el sindicalismo trotskista, los que con un maximalismo delirante llevaron al país al desorden, la desesperación y a su peor crisis. Una inflación del ocho mil por ciento, la que en unos periodos llego a veinte mil por ciento. La reacción de la población y la madurez de Siles, al decidir recortar su mandato, dio paso al Dr. Víctor Paz y el Pacto por la Democracia y en 1985 con la promulgación del DS 21060 se logró poner orden en la economía y reordenar el país y sus instituciones.

Como parte de su trabajo de mistificadores, los intelectuales castrochavistas en sus fantasiosos relatos se olvidan de la realidad histórica y solo resaltan el mito de la pureza revolucionaria, algo  que es totalmente desmentido por la práctica de más de diez años de Socialismo Bolivariano, donde se mostró que en medio de la increíble bonanza de las materias primas, no se avanzó en solucionar  los problemas estructurales de la pobreza, que es producto del modelo económico populista, estatista, extractivista, la ineficiencia en la gestión y el latrocinio y la corrupción desmedida. Confírmenlo visitando por ejemplo, Venezuela.

En el caso de Bolivia, se olvidaron poner en esa su mistificada historia, los denodados esfuerzos de un pueblo, una nación, que desde mediados de los años ochenta, penosamente venía reconstruyendo la democracia, en condiciones precarias y con escasez de recursos; acosadas además por el feroz hostigamiento cocalero, el que paralizaba al país y causaba temor y desasosiego; tan es así que la gente finalmente acepto al bloqueador en el gobierno, con la esperanza de poder vivir en paz.

Volviendo al cacareado éxito del proceso de cambio, recordemos que el MAS recibió reservas gasíferas probadas, gasoductos construidos y contratos suscritos con nuestros vecinos y además tuvieron la inmensa suerte, de que el precio del gas que hasta el 2005 estaba en menos de los dos dólares por millar de BTU, subió con el auge de las materias primas y el petróleo, a más de doce dólares, es decir seis veces más. De esta manera los masistas se beneficiaron en su gestión con más de 70.000 millones de dólares, a lo que hay que añadir las remesas de los bolivianos en el exterior en ese mismo periodo por  10 mil millones de dólares. Mucho más que lo recibido en toda la vida Republicana de este país.

Es importante destacar que como parte de su política de control político, los instrumentos del Estado no se usan para lograr el orden, el bienestar y el reparto equitativo de las cargas, sino como instrumentos punitivos y de coerción. La política impositiva no se orienta a recaudar de manera equitativa recursos para el bienestar de la población, sino para castigar al presunto opositor; los fiscales y jueces están prestos para utilizar su ley y sentar la mano a los contestatarios y las regulaciones y normas se usan diligentemente para coartar la libre expresión y la libertad de información.

Todo esto genera inseguridad e incertidumbre y ahora el MAS argumenta y chantajea, diciendo que la estabilidad en el país solo se la consigue con  la permanencia del Evo en el poder y que cualquier otro candidato opositor, seria bloqueado por los movimientos sociales, generándose inestabilidad política, social y económica.

Para entender y entendernos es importante que clarifiquemos y explicitemos el modelo de país que cada uno de nosotros pretende. Algunos aspiramos a un país moderno, con cultura humanística, ciencia, tecnología e innovación; un gobierno democrático, de leyes, separación e independencia de poderes y economía formal. Otros se sienten más cómodos en el ámbito del caudillismo, lo informal y de corporaciones autónomas que trabajan en actividades colindantes con la ilegalidad y el narcotráfico; porque sienten que no pueden ser competitivos en un ambiente de legalidad y formalidad.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: