FOLCLORE PLURINACIONAL EN RITMO ELECTORAL

FOLCLORE PLURINACIONAL EN RITMO ELECTORAL
Ovidio Roca
Revisando la prensa tomamos el pulso diario de la realidad social y cultural del Estado Plurinacional, cada vez más lejos de la democracia y la legalidad, pero siempre multifacética y creativa.
Leemos en los diarios, del cada vez mayor protagonismo de las comunidades andinas, aimaras y quechuas; las que viven y actúan bajo una cultura corporativa y de ayllus y una estructura organizativa vertical, en la que se niega todo tipo de disenso y confrontación de ideas.
Encontramos un ejemplo de esto en la declaración de Apolinar Quito, Secretario Ejecutivo de la Federación de Campesinos de La Paz, Túpac Katari y dirigente de los “ponchos rojos”, quien advierte que en las 20 provincias del Departamento no permitirán ingresar a los partidos de oposición a realizar sus campañas electorales: “La decisión orgánica es que en las provincias no vamos a permitir a ningún partido de la derecha neoliberal porque nos ha costado sangre y luto llegar al poder”.
Ante la consulta del periodista, Quito declaro que: “los campesinos si conocen la Constitución Política del Estado que garantiza la libre transitabilidad, pero igual no se permitirá llegar al área rural a las organizaciones políticas de oposición”. Se repite el “se acata pero no se cumple”.
El debate político no es una práctica plurinacional. Nos ilustra el Presidente Evo: “Qué autoridad, qué moral tiene para debatir conmigo porque ellos han privatizado y han regalado las empresas del Estado, recursos naturales a las transnacionales. ¡Que vaya a debatir con su abuela!, que vaya a debatir con la gente de se escapó fuera de Bolivia, yo no tengo nada que debatir con estos señores”.
Todo esto y más, forma parte del folklore andino y se repite en zonas de El Alto, el altiplano paceño y comunidades de Oruro y Potosí y en las regiones del chapare y del oriente donde están asentados los mitimaes, (*) y donde impera el “voto comunitario”, vale decir unanimidad impuesta a punta de chicotazos.
Los migrantes del ande transportan sus prácticas folclóricas y de organización y mando donde van, sea a los yungas, al trópico y los llanos. En el Chapare sede del MAS; una de las principales dirigentes cocaleras y amiga del Evo, Leonilda Zurita, acaba de anunciar que: “es decisión tomada el no permitir que opositores al régimen hagan campaña electoral en El Chapare”. La Nilda añadió: “si quieren pueden ir”, pero “ella no puede garantizar” la seguridad de los opositores que ingresen en esta zona. Una hermosa tierra agobiada por los cocaleros y por la violencia de los linchamientos.

Por principio, las comunidades aimaras y quechuas desconocen el Estado de derecho y aplican sus propias normas y de su exclusiva conveniencia. Dirigentes del gremio: “chuteros”, contrabandistas y ramas anexas, manifiestan a la prensa: “Nosotros estamos planteando que haya una nueva nacionalización de autos indocumentados de la región andina (…) ahora estamos en espera y no vamos a permitir el ingreso del Control Operativo Aduanero (COA), estamos en estado de alerta, tenemos de 500 a 600 autos indocumentados, si ingresan vamos a defender nuestro derecho”.
Luego viene una brillante explicación pachamamica: “Antes teníamos muchas llamas, burros, caballos y en eso trasladábamos productos, ahora con el cambio climático sabemos que no hay paja en la serranía, entonces está seco nomás, y por esa razón hemos conseguido auto indocumentado, porque las llamas han muerto”.
El evento electoral de Octubre, es ocasión para que escritores y novelistas del mundo vengan a conocer el Estado Plurinacional, para encontrar nueva inspiración y relanzar lo real maravilloso. Se garantiza elecciones “a la quete”, piedras arrechas y danzantes, leche de coca, pollos gay, chutos y chutas, ponchos rojos, visita a la biblioteca de los 25 mil libros leídos y releídos por una sola y misma persona; el museo de Orinoca donde se guardan restos de las cascaras de naranja y la chompa que Evo no se sacó ni una sola vez durante su infancia y adolescencia. De paso puede visitar el lago navegable más alto del mundo, el inmenso mar de sal, las Misiones Jesuíticas de Mojos y Chiquitos, los aviones del presidente, del vice y los ministros y no se olviden de saborear el charque con chivé en El Tapacaré (Trinidad), las salteñas potosinas y el fricasé paceño, acompañado de unas frías y otras, cálidas. Vale la pena.
Notas: (*) Mitimaes o Mitmacunas (del quechua: esparcir): Eran las familias destinadas por el Incario para colonizar nuevas tierras; quebrar la resistencia de poblaciones recientemente conquistadas, defender la seguridad del estado incaico y difundir su cultura. Cumplían pues funciones militares, políticas, económicas y culturales.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: