ECONOMÍA, AHORRO Y GESTIÓN PÚBLICA

ECONOMÍA, AHORRO Y GESTIÓN PÚBLICA
Ovidio Roca
Algunos economistas consideran, que el pasaje bíblico de José interpretando los sueños del Faraón sobre las siete vacas gordas y las siete vacas flacas, podría ser el primer análisis económico realizado, pues enseña la lógica del ahorro ya que la escasez es además, producto del mal manejo de la abundancia, quedando allí de manifiesto que toda sociedad debe saber producir, invertir, gastar y guardar lo necesario.
Pero pese a los siglos transcurridos, aun no terminamos de entenderlo y menos aplicarlo. Existe el criterio generalizado en nuestro país de que los recursos del Estado y de las Instituciones deben ser gastados totalmente, y que es una medida de la eficiencia administrativa hacerlo en su totalidad; olvidándose que existen épocas de vacas gordas (como la actual) y de vacas flacas, y que la buena gestión y el consiguiente ahorro para las épocas difíciles, en urgente y necesario.
Los países que son exitosos ahorran y para ello constituyen Fondos Soberanos; en Latinoamérica los tenemos en Chile, con el Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES), constituido el año 2007 para ahorrar los mayores ingresos por el alza de los precios del cobre. Por su parte Panamá, previendo más ingresos para el Canal a partir del año 2015, se adelanta y el 2012, crea el Fondo de Ahorro de Panamá (FAP).
Hace ocho años, los bolivianos le dieron al MAS, sus vacas para que se las cuide y en lugar de hacerlo éstos se las comieron o las vendieron. Estas vacas tienen un valor, según Doria Medina, de 120 mil millones de dólares; cifra nunca antes recibida por el país en toda su vida republicana.
En el análisis de la gestión de las instituciones de gobierno, existe también un error de percepción, pues prima la visión contable, se mide el gasto y se olvidan de la eficacia y eficiencia de la gestión; poco les importa evaluar si la asignación de recursos está correctamente estudiada y priorizada, si las obras fueron ejecutadas correctamente y a un precio correcto y competitivo.
Aunque el dinero es muy importante, lo es más el entorno institucional, no puede haber una buena administración si no hay un ambiente de seguridad, de reglas de juego, claras y permanentes, de un árbitro confiable en caso de controversias.
Se olvida también que un primer elemento de la buena gestión institucional es la jefatura, la gerencia; se dice que el pez se pudre por la cabeza y esto significa que cuando una institución tiene una administración con funcionarios corruptos y sin idoneidad para para el cargo, esta institución no sirve para el ciudadano, ni para la sociedad, solo a su propia burocracia.
Otro aspecto fundamental es contar con una planta administrativa con funcionarios seleccionados por mérito y con capacidad profesional y experiencia para cada uno de los cargos. Esto permite contar con un equipo motivado que realiza su trabajo de manera eficiente, con ganas y con orgullo por el trabajo bien hecho. No sirve a la sociedad ese burócrata agazapado en su pega y presto a dar el zarpazo contra el ciudadano despistado que va a realizar un trámite, o subiendo el nivel jerárquico de decisión, a la empresa que busca conseguir un contrato.
Es importante recordar que el impulso al desarrollo de Santa Cruz se lo dio con el Comité de Obras Públicas, que hizo de un pueblo sin servicios de agua, luz y pavimento, una ciudad vivible y progresista, y esto se lo realizo con un presupuesto anual de entre uno y dos millones de dólares, que es lo que recibe actualmente la Alcaldía en un solo día. En el Comité, cada uno de los funcionarios, ingresaba previa selección por mérito, y todos se sentían orgullosos de trabajar por el desarrollo de su pueblo y lo hacían sin horario ni horas extras, desde el portero hasta el presidente.
Lamentablemente, en los últimos años hemos entrado en una vorágine imparable de corrupción e ineficiencia en la administración de las instituciones públicas, las que se han convertido en una presa que se pelea a palos y mordiscos, Las pocas Alcaldías que mostraron eficiencia y para mencionar solo dos, Buena Vista y La Guardia, fueron tomadas por los movimientos sociales del gobierno y ahora son presa de hordas corruptas; e ignorantes de todo lo que no sea su propio interés y que permanentemente entre ellos mismos, no paran de disputarse la presa.
Algunas sociedades se desarrollaron y progresaron porque se dotaron vía educación, de un ambiente de valores y principios que reconocen en el trabajo, la honestidad, el respeto, la paz ciudadana; unas virtudes esenciales. Así se puede verificar que las sociedades menos corruptas son las más libres y desarrolladas.
En gran medida, la conciencia ciudadana está influenciada por la relación económica entre la institución y el propio ciudadano. Dado que la mayoría de los pobladores de nuestro país no tributan, éstos perciben que todo lo que les da la institución y la autoridad como dueña de la misma, es un regalo y por tanto mientras tienen la posibilidad de recibir algo gratis, los aceptan y los apoyan. Otra situación se presenta cuando el ciudadano es un contribuyente responsable, que exige de la autoridad el buen uso de los recursos que le entrego para su administración y la buena aplicación en pro del bien común.
Cuando los ciudadanos y vecinos aceptan el accionar corrupto e ineficiente de los funcionarios públicos, los están avalando y en ese caso se aplica el viejo aforismo que dice: todo pueblo tiene el gobierno que se merece.
ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: