EL CONTROL DE CAMBIOS Y EL PROCESO DE CAMBIO

EL CONTROL DE CAMBIOS Y EL PROCESO DE CAMBIO
Ovidio Roca
Nuestros políticos e ideólogos populistas, tienen sus recetas económicas típicas e inamovibles y con ellas preparan los mismos menús, que producen indigestiones, severos cólicos y aun la muerte. Lo inexplicable es que los ciudadanos las aceptan; una de estas malas recetas bolivarianas, es “control de cambios con salsa picante”.
Siguiendo esta receta, en Venezuela ya tienen tres tipos de cambio oficiales y uno paralelo; en la Argentina K, el cambio paralelo no es negro sino blue y se dice en esferas oficiales, que están llegando a Bolivia espías para copiar su modelo económico de cambio cocalero.
Es característico de los políticos bolivarianos, su obsesión revolucionaria por controlarlo todo, con lo que terminan destruyendo tanto el aparato digestivo y productivo del país, como el régimen financiero; afectando con esto la economía y especialmente la de los más pobres. Cuando toman el poder, pretenden que es para siempre e insisten en mandar y decidir sobre todo y sobre todos: sobre qué comer, qué producir, a qué precio vender, controlan las exportaciones y sobre todo la vida y la libertad de las personas.
Son autócratas que creen tener más capacidad e inteligencia para orientar el rumbo de la economía, que las miles y miles de personas, que con sus decisiones de compra expresan sus prioridades y señalan la adecuada orientación a la producción.
Mencionaba que una de las obsesiones de estos políticos dirigistas, es el control de cambios de las divisas. Se olvidan del proceso natural de la oferta y demanda y en su lugar aplican sus peculiares reglamentaciones para su compra y venta; aplican también algunas variantes, como el régimen de cambios múltiples, tipos preferenciales más favorables, para determinadas importaciones y salidas de capital. Este mecanismo lo usan no sólo en función de objetivos cambiarios o de balanza de pagos, sino como instrumento de política económica y enriquecimiento personal.
Venezuela lleva ya once años de este tejemaneje cambiario y con esto, además de haber creado una clase boliburguesa multimillonaria, han logrado liquidar la producción nacional agropecuaria e industrial y esto gracias a la competencia de las importaciones a tasa de cambio sobrevaluada. Esta situación se ha podido mantener así y por varios años, porque Venezuela es el país que tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo y recibe diariamente del imperialismo norteamericano y chino, millones de dólares por su exportaciones petroleras.
El modelo funciona muy bien para los miembros y socios del club chavista quienes reciben los dólares y hacen las importaciones con millonarios sobreprecios; parte de los productos van a las tiendas del Estado y el resto al mercado negro. Como consecuencia la actividad productiva agropecuaria e industrial nacional se desincentiva y desaparece y el pueblo sufre por el desabastecimiento.
En Argentina llevan también algunos años cocinando el control cambiario y como resultado el precio del dólar en el mercado oficial está muy por encima, de cuando comenzaron con los controles. Este control o cepo cambiario, trajo de postre a la economía argentina; el mercado paralelo, incremento de la inflación, reducción de las exportaciones y trabas crecientes a las importaciones.
Esta paranoia ya la vivimos en Bolivia, con el gobierno izquierdista de la UDP, cuando de manos de genios de la economía populista y dirigista, conseguimos una inflación record de veinte mil por ciento anual y el más desastroso desorden y desabastecimiento. El país sobrevivió apenas y gracias al suministro de dólares del narcotráfico y la eficiencia mercantilista del pueblo, que contrabandeaba de todo y trayéndolo de todas partes. Choqehuanca decía hace poco: “Pero poco a poco la comunidad internacional tiene que entender que cuando estamos hablando de la coca, estamos hablando del Banco de la vida”.
En esa época de histeria revolucionaria e inflacionaria, mucha gente se enriqueció; los que debían en bolivianos, pagaban con centavos y muchos banqueros y ejecutivos de bancos se hicieron multimillonarias, manejando y dándose créditos en bolivianos e hicieron lo propio con el control de la venta de divisas; algunos también blanqueando los dólares del narcotráfico.
La situación podía haber seguido en ese ritmo, dentro de una total anarquía e incertidumbre, pues las crisis no tienen fondo; pero se dio una coyuntura favorable y el pueblo, en el año 1985, eligió un Estadista quien asumió la responsabilidad de gobernar, y sin pensar en las próximas elecciones aplico una política antipopular (para los populistas), de libertad de mercado y de regimen cambiario, con lo que incentivo la inversión, el trabajo y la producción y dio al país un largo periodo de estabilidad y prosperidad.
En cuanto al control de cambios; en Bolivia a diferencia de otros países es difícil aplicarlo de manera integral y efectiva, por la gran economía informal existente y porque se tiene una fuente alternativa de divisas a las del Banco Central y esta es el narcotráfico y el Banco de la vida (*), que financia los negocios de la informalidad y el blanqueo de capitales. Por tanto el control cambiario se circunscribe al ámbito de las empresas formales y se lo ejerce aplicando fuertes impuestos a las transacciones financieras y un alto spread en la compra venta de divisas; que por supuesto el mercado informal, poco más del setenta por ciento de la economía, ignora y evade.
Este modelo económico facilita a una gran masa de población, hacer su negocio de la informalidad y del despojo de las arcas del Estado, por lo que necesitan mantenerlo pese a ser insostenible ética y económicamente. La buena noticia para los ciudadanos que creen en la honradez, la justicia y el respeto a los demás; es que está creciendo rápidamente un frente amplio, la Concertación Unidad Demócrata, que podrá cambiar este socialismo corporativo, con coca y persecución; por una democracia liberal con trabajo digno, pan y libertad.
Notas:
(*) Según fuentes generalmente bien informadas, el ingreso anual de dólares por los negocios de la droga en Bolivia, supera los cuatro mil millones de dólares.
ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: