RETO ECOLOGICO

RETO ECOLOGICO

Ovidio Roca

Vivimos en un único mundo, en un único ecosistema y no existen fronteras ni aduanas que frenen los efectos de los daños ambientales producidos en cualquier lugar del planeta; indefectible y rápidamente estos se extienden de polo a polo, desde las pequeñas islas a los continentes, en los países pobres y los ricos, sin que nadie pueda excluirse.

El cambio climático se viene anunciando hace muchos años y nadie se decide a tomar medidas serias y efectivas, para al menos paliarlo. Somos cada vez más víctimas de las inundaciones, sequias, terremotos, huracanes y otros desastres, que afectan la infraestructura de las ciudades y pueblos, a la agricultura, la producción de alimentos, el abastecimiento de agua, los medios de vida y la salud de millones de personas y finalmente a nuestra misma viabilidad como especie; una especie que es de lejos mucho menos adaptable para sobrevivir que cualquier otra.

Escuchamos o leemos, como parte de las noticias diarias y sin tomar mayor atención, que los incrementos en las concentraciones de dióxido de carbono tienen que ver con el uso de combustibles fósiles y los cambios en el uso del suelo; y que las concentraciones de metano y óxido nitroso se deben principalmente a la agricultura y la ganadería, y no lo relacionamos con nuestros hábitos de vida y tecnología.

Nos informan, que las concentraciones de gases en la atmosfera están influyendo para el derretimiento de los glaciares en los polos y las montañas; en los cambios del sistema hidrológico: inundaciones, aumento de la temperatura de mares y  lagos, acidificación de los océanos, etc. y aunque podemos percibirlo en nuestra vida diaria, esto influye poco para cambiar nuestros hábitos productivos y de vida.

Aunque el desmonte y la destrucción de los ecosistemas forestales sigue siendo un problema mundial, el uso cada vez mayor de la energía debido al crecimiento poblacional, tiene un impacto cada vez más crítico sobre todos los ecosistemas. Una energía que proviene de fuentes contaminantes: petróleo, carbón, la energía nuclear, etc.

El creciente impacto antrópico está produciendo además, la contaminación y acidificación de los océanos y deteriorando seriamente la vida de los corales y de miles de especies de peces y crustáceos. Se afecta también la migración y la consiguiente reproducción de las especies animales, vegetales y los peces en los ríos, y por ende su ciclo de vida y capacidad de supervivencia. Y aunque todo esto significa la desaparición de muchas especies que son fuente alimenticia del hombre (sin olvidar la belleza de la naturaleza y la biodiversidad), poco de esto nos induce a frenarla.

El problema es que nosotros, como personas y como ciudadanos, hemos delegado, mediatizado nuestras decisiones de vida, que dependemos totalmente de los burócratas “Insulsos”, insensibles y satisfechos. Ellos toman las decisiones que afectan nuestra vida y nuestro futuro, en función de sus propios  intereses y los de los negocios de las corporaciones internacionales, poniéndolos muy por encima de los nuestros.

Hasta ahora la disputa entre las naciones y sus grandes corporaciones, cada una en defensa de sus intereses, no les ha permitido ponerse de acuerdo y tomar decisiones serias en relación al tema ambiental; los del sur dicen que las naciones ricas deben correr con los costos de la reducción de la contaminación y los del norte nos dicen que dejemos de hacerlo y asumamos nuestros propios costos ambientales. Se retruca que no se está de acuerdo en tomar medidas ambientales que frenan el crecimiento, siendo que quienes crearon inicialmente el problema fueron ellos, los países que se hicieron ricos destruyendo la naturaleza durante su propio proceso de crecimiento.

El Protocolo de Kioto, diferenciaba el grado de responsabilidad por los impactos entre los Países Anexo I y no Anexo 1. Actualmente esa lista se ha modificado totalmente cuando países emergentes entran en la carrera contaminante. Ahora China se perfila como el  mayor emisor de carbono, en el tercer lugar la India y están en esta vía, Brasil, México y ahí por delante.

A todo esto, en nuestros países existe poca preocupación por el cambio climático tanto a nivel de la clase política, como de las personas, aun sabiendo que es importante cuidar y querer el entorno que posibilito y mantiene nuestra vida. Por tanto, si queremos de verdad  buscar soluciones para nuestro futuro, debemos actuar, comprometernos y recuperar las decisiones y el protagonismo como individuos.

Existe la esperanza, que mediante la toma de responsabilidad y protagonismo de los ciudadanos, de las familias y mediante la educación y capacitación se pueda lograr una toma de conciencia ambiental generalizada y militante. Necesitamos promover desde la infancia actitudes y comportamientos ciudadanos en pro de la vida y contra el consumismo irresponsable, contra la práctica de la obsolescencia programada diseñada para promover ventas, el desperdicio de cosechas y alimentos que terminan como basura y con más emisiones.

Un mecanismo práctico para enfrentar el problema, es crear incentivos y oportunidades en los negocios ambientales; decía Adan Smith “Al buscar su propio interés, el hombre a menudo favorece el de la sociedad mejor que cuando realmente desea hacerlo”. Necesitamos valorizar económicamente los valiosos servicios que proveen los bosques, de manera que para sus propietarios tengan más valor en pie que cuando se los chaquea o desmonta. Debemos igualmente premiar económicamente a las empresas, comprando únicamente de aquellas que tienen certificación ambiental, que producen bienes durables, que cuidan el medio ambiente, manejan y reciclan la basura.

Y si realmente se quiere mantener el nivel de temperatura media del planeta, a un nivel de seguridad para el ser humano, necesitamos promover investigaciones en energías baratas, limpias y sostenibles, así como tecnologías que eviten las emisiones de metano de la ganadería y la agricultura. Es necesario investigar y cambiar las modalidades de transporte, promover el transporte masivo y aplicar tecnologías limpias; mecanismos que induzcan a las industrias de automotores a cambios radicales y el uso nuevas fuentes de energías. Para incentivar todo esto es correcto utilizar los impuestos a los combustibles fósiles.

La tarea es complicada porque afecta a los intereses de empresas y corporaciones que hacen negocios en esta crisis ambiental: los productores de petróleo, de carbón, la industria automotor y de transporte, las empresas de seguridad, etc.  Muchos de ellos frenan los avances tecnológicos por temor a los costos de reconversión hacia nuevas tecnologías más limpias.

Ya estamos inmersos en el cambio climático y nuestro reto ecológico es tomar las medidas adecuadas en lo local, nacional y global, para enfrentar sus efectos inmediatos y mitigar los mediatos. En lo personal, cada uno de nosotros, en defensa de nuestro bienestar y nuestro futuro, usando las redes sociales, los medios de comunicación y nuestro voto consciente, podemos lograr que se apliquen sanciones económicas y políticas a quienes contaminan o permiten la contaminación; no comprando de las empresas que afectan al medio ambiente y vetando y excluyendo de los cargos públicos, a los políticos y burócratas que no respetan ni trabajan en favor de un entorno ecológico y social, favorable a la vida humana.

Nos jugamos el futuro de nuestros descendientes y es necesario actuar en el día a día, pues como decía Ovidio Publio Nason: “El agua perfora la roca no por su fuerza sino por su constancia”.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: