EL TOTALITARISMO CAPITALISTA

 

EL TOTALITARISMO CAPITALISTA

Ovidio Roca

China y Rusia reconduciendo la doctrina estalinista y maoísta, se han tomado la tarea de hacerse cargo, como imperios renacidos, del dominio del mundo. Países ambos de origen y esencia comunista, han dejado de lado sus pasados errores: economía planificada, propiedad y empresas estatales, nacionalizaciones; ahora ponen en manos de la iniciativa privada la actividad económica y se preocupan de atraer inversiones externas. Pueden entonces dedicarse con fruición a lo que les gusta y saben hacer muy bien: ejercer el poder absoluto; manejar el aparato del Estado, controlar los medios de comunicación y opinión, reprimir a la población y eliminar todo atisbo de libertad individual. Son gobiernos de partido único, detentan el  monopolio de la fuerza y del Estado aunando en si todos los poderes, y no están sujetos a fiscalización de nadie.

Este modelo se pensó aplicar en Cuba, pero los Castro tienen temor que los cubanos “mayameros”, vuelvan y controlen la economía y luego el poder político.

En esta escalada imperialista, China se está acercando a Latinoamérica pues necesita espacio territorial y materias primas, y dado la mentalidad populista y el odio que tienen los políticos de esta parte de américa por sus vecinos del norte (por haber sido exitosos),  son presa fácil para el totalitarismo capitalista.

China, el converso más exitoso, concentra el poder absoluto en manos de la casta burocrática del partido comunista y ante los fracasos de la economía estatizada, practican el más desaforado capitalismo, para ello privatizaron la tierra, las empresas y en su afán de crecer asumen una práctica ecocida, que atenta contra el ecosistema y la humanidad. Dejaron en manos de la iniciativa privada el ejercicio de la actividad económica, y el rol de estos sus empresarios capitalistas es hacer plata, aportar la cuota parte a la elite gobernante y no meterse en política. Son grupos empresariales competitivos cuyo único objetivo es el lucro y bajo esta lógica invaden los mercados mundiales pirateando tecnologías de los países creativos, sin respetar patentes y marcas de fábrica y usando la mano de obra barata. Tampoco se preocupan por los impactos ambientales, ni de ninguna clase de regulación. Por su parte el Estado totalitario capitalista garantiza a sus empresarios, abundante mano de obra barata y manejable, sin derechos sociales ni políticos, vale decir sin derecho a huelgas ni reclamos.

La experiencia de la URSS nos muestra como el vacío político, luego del fracaso del socialismo real y el derrumbe de Estado Soviético, es llenado y lo hacen rápidamente los grupos mejor organizados: la burocracia represora de la KGB y la mafia rusa, los que se apoderan del poder total y de los activos del estado soviético. Rusia se convirtió, casi instantáneamente, en una economía corrupto-mafiosa, petróleo dependiente.

Lo que podemos aprender de todo esto, es que los nuevos imperios, totalitario-capitalistas, tienen poder de decisión sin ninguna cortapisa ni fiscalización. El sistema de unipartidismo les permite el control hegemónico y allí no hay parlamentos ni negociaciones, ni opinión publica adversa. Ejercen el autoritarismo y en lo económico aplican una práctica capitalista salvaje, sin ninguna restricción social ni ambiental, de ahí su éxito económico a costa del futuro de la humanidad.

Por el contrario, la democracia liberal, con todas sus limitaciones,  establece límites al poder y otorga derechos y responsabilidades a los ciudadanos. Son gobiernos sujetos a fiscalización parlamentaria, con prensa libre y ciudadanos con derechos económicos, sociales y políticos y con gobernantes y partidos políticos que se alternan en el poder.

En estos últimos años de auge de precios de las materias primas, ha mejorado el nivel de vida de la población latinoamericana, aunque sea de manera circunstancial y no sostenible, por lo que la ilusión y las ofertas populistas son bien acogidas.

De ahí el auge del populismo  y el SSXXI (*), que reciben el apoyo de la población ilusionada de vivir permanentemente del Estado, gracias a pegas, negocios, bonos y subsidios. La explicación es el miedo a la libertad y la consecuente responsabilidad y por ello es mejor que el Estado se haga cargo de su vida y sus decisiones. En los escenarios electorales, una propuesta de gobierno que postule trabajo y responsabilidades no es vendible para el elector.

El problema por tanto es que la democracia liberal, es un régimen político que requiere ciudadanos conscientes, responsables, que asumen sus derechos y responsabilidades plenamente y esta es su debilidad, especialmente cuando tiene que competir solicitando el voto a los electores; a una población ebria de consumismo y populismo, que pide permanentemente del Estado más prebendas y menos responsabilidades y que clama “basta de realidades, queremos promesas”, como se leía en un grafiti.

Lo que es un logro para el desarrollo político y económico de la humanidad, lo banalizamos, no lo asumimos con seriedad y firmeza, lo traicionamos por no asumir responsabilidades y esto termina como siempre en autoritarismo y pasado el tiempo de desengaños, vendrá un nuevo ciclo cuando la economía y la ecología, pasen la factura y nuevamente alguien se levante y se oponga en nombre de la libertad y del progreso a la ignominia totalitaria.

(*) Socialismo Siglo XXI

ovidioroca.wordpress.com

 

Anuncios

, , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: