SISTEMA EFICAZ PARA DESTRUIR LA AGRICULTURA

SISTEMA EFICAZ PARA DESTRUIR LA AGRICULTURA
Ovidio Roca

Existe una extraña obsesión de los socialistas y plurinacionales por aplicar recetas y modelos que destruyen no solo la libertad sino el sector productivo, y pese a los reiterados fracasos, evidentes en todas partes del mundo, siguen aplicándolos y cuando vienen los reclamos echan la culpa de sus errores y delitos a la oposición y al imperialismo.
Son gobiernos presidencialistas, centralistas y estatistas, que actualmente logran aparente éxito económico gracias a los buenos precios de las materias primas en la que basan su economía extractivista exportadora. En el discurso ensalzan a la madre tierra y en la práctica son refractarios a las cuestiones ambientales, interpretándolas como trabas a la minería y los hidrocarburos.
El sector agropecuario es uno de los más afectados por la acción nefasta de estos aprendices de brujo y en nuestra América ya lo han destruido en Cuba, Nicaragua, Venezuela y lo están logrando rápidamente en Argentina y Bolivia.
Los ingredientes del modelo socialista y plurinacional, que mueven la economía y la sociedad al fracaso, tienen que ver con las siguientes consignas y creencias:
El sistema de libre mercado no funciona y los burócratas son más inteligentes que miles de personas tomando sus decisiones en un mercado competitivo; por lo cual le corresponde a ellos y desde su escritorio, tomar las decisiones económicas y productivas.
En beneficio del pueblo, corresponde a la burocracia fijar los precios de los productos.
Sin conocer ni entender la vocación de la tierra y menos de técnicas productivas y uso de maquinaria agrícola, se limita el tamaño de la propiedad agraria.
Haciendo gala de sus prejuicios ideológicos y sin base científica, se prohíbe el uso de semillas mejoradas.
Como la propiedad privada es enemiga del pueblo, debe ser eliminada vía expropiaciones y avasallamientos de tierras, fomentando y estableciendo como norma la inseguridad jurídica.
En defensa de la dignidad nacional y el proceso de cambio se espanta la inversión productiva y tecnológica, nacional y extranjera. Se expropian y estatizan las empresas las que luego se manejan revolucionariamente y bajo el criterio de generar negocios para los administradores y pegas para las bases.
Para garantizar el consumo nacional se deben regular y prohibir las exportaciones y aplicar cupos y complicados trámites para quien pretenda hacerlo.
Se establece un tipo de cambio sobre valuado, como una forma de favorecer el contrabando y afectar negativamente la capacidad competitiva de la producción nacional.
Para dar paso a los apetitos y rencores de algunos legisladores y sus amanuenses se incentiva la generación una gran masa de legislación anti productiva.
Si alguien preguntara a un productor, que deberíamos hacer ante esta compulsión anti productiva; éste usando su experiencia y sentido común diría que para mejorar la situación del campo agropecuario, aumentar la producción y la productividad debe “hacerse totalmente lo contrario de lo que proponen los ideólogos comunistas de las estrategias envolventes”.
Diría además; que el Estado debe apoyar la construcción de carreteras rurales y de integración. Garantizar el derecho del libre tránsito y el libre comercio y la seguridad en las vías. Incentivar y garantizar el suministro de gas natural y energía para la industria existente y nuevos proyectos y fundamentalmente garantizar y mantener un efectivo Estado de Derecho.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: