ALMANAQUE GUÍA DEL DEPARTAMENTO DE SANTA CRUZ, LUIS LAVADENZ 1903

ALMANAQUE GUÍA DEL DEPARTAMENTO DE SANTA CRUZ, LUIS LAVADENZ 1903.
Ovidio Roca

Revisando el “Almanaque Guía del Departamento de Santa Cruz” redactado y editado por Luis Lavadenz y publicado el año 1903, podemos aproximarnos a la vida cotidiana del pueblo cruceño en los albores del Siglo XX, y esto lo podemos hacer repasando los varios anuncios de las casas comerciales y de transporte, los avisos de los profesionales, los de las organizaciones sociales y culturales y datos varios referidos a la producción agropecuaria y artesanal.

En esa época Santa Cruz se autoabastecía totalmente de productos agrícolas y ganaderos, se producía azúcar, alcohol, arroz, maíz, yuca, plátano, chocolate, tabaco, goma elástica, ganadería y otros; limitando su producción al tamaño de su propio mercado, pues por la ausencia de vías y los altos costos transporte no se tenía posibilidades de acceder a otros, ya sea del país o del exterior. Esta situación es la que impulsa un año después a la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos a presentar el Memorando de 1904, sobre la urgencia de la vinculación ferroviaria.

Encontramos varios anuncios de lanchas a vapor que van hacia el Beni, carretas hacia Puerto Suarez y luego anuncios de los itinerarios y costo de fletes de carga a diversos destinos en Mojos y también hacia Buenos Aires.

Las lanchas parten de Cuatro Ojos, sobre el rio piraí, hacia el Beni donde está en su auge el negocio de la goma. Cuatro Ojos es un astillero y embarcadero de José Sciaroni, que se encontraba más allá de Portachuelo camino hacia Santa Rosa del Sara, pasando por Palometas, Asubi Grande y finalmente al rio piraí, que luego desemboca en el rio Grande o Guapai (rio de los guapá) y luego al Mamoré y el Amazonas.

Son estas empresas de transporte: Zeller Rosler-Villinger & Cia; R. Barriga & Cia; Voss & Stofen; todas ellas tienen lanchas de vapor que navegan tanto hacia el Beni (Trinidad, Santa Ana, Guayaramerin), como desde Puerto Suarez hacia Asunción y Buenos Aires.

Estamos en plena época de la goma y luego de sufrir los efectos de la construcción del ferrocarril Antofagasta Uyuni en 1880, que elimino el acceso al mercado de las minas a la pequeña producción que penosamente desde Santa Cruz se enviaba allí a lomo de mulas. Desde esa época Santa Cruz se desvincula económicamente del altiplano minero y esto se confirma en el Almanaque Guía, pues en ninguna parte del mismo se menciona empresas de transporte hacia el altiplano.

Las representaciones diplomáticas y su localización, también reflejan el flujo del comercio y la economía. Están localizados en Santa Cruz Consulados de: España, Méjico, Francia y Perú. En San José de Chiquitos el Viceconsulado del Brasil y en Portachuelo el Viceconsulado de Argentina.
La población de Santa Cruz a inicios de 1900 era de 166.000 habitantes y está distribuida uniformemente en sus distintas provincias: Santa Cruz y Cercado, 38.000 habitantes; Valle Grande 38.000; Cordillera, 28.000; Velasco 28.000; Sara 25.000; Chiquitos 9.000.

Existía una activa vida cultural, en 1922 se funda el Club Social y la primer Acta, de 27 de Abril de 1902, registra la composición de su Directorio: Pontieno Rojas, Presidente; Horacio Ríos, Pablo E. Roca, Neftalí Sandoval Vocales, y Luis Lavadenz Tesorero. Los socios fundadores son cincuenta entre ellos: Crisanto Roca, Rodolfo Barriga, Mariano Arauz, José Cronembold, Antonio Pittari, Peregrin Ortiz, Carlos Landívar.
Se afirma con razón que la historia la escriben los vencedores y son especialmente creativos en su fabricación, aquellos que buscan legitimar e imponer su poder, su dominio sobre el resto de la sociedad y esto lo vemos con los escribidores y fariseos del actual gobierno, que están fabricando una nueva historia a su gusto y sabor.
Por eso es importante recatar la historia del pueblo cruceño, que en el centro del continente, lejos de todas partes y lejos del poder gubernamental, se desarrolló adecuándose a su medio y las circunstancias de los mercados, empeñados siempre en producir y exportar, enfrentando las limitaciones de las distancias y el costo de transporte y últimamente acosados por políticas obstruccionistas, vía cupos y permisos de exportación, así como invasiones de tierras que buscan destruir el patrimonio de los cruceños.

De ahí la importancia de recatar la verdadera historia, aquella que perdura en el tiempo y es la que hace el pueblo en su acción cotidiana de producir, comerciar, crear ciudadanía, instituciones, cultura y esta no es una historia escrita como la acción heroica de héroes y caudillos, sino como el accionar cotidiano de la gente y con los rumbos de su economía.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

, , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: