HONOR Y AMOR A LA VIDA

HONOR Y AMOR A LA VIDA

Ovidio Roca

Hoy muy temprano caminaba hacia la pulpería (la venta) y veo a una vecina que sale de su casa y se persigna repetidas veces y cuando la saludo me dice, “que Dios nos proteja, ahora uno sale de su casa y no sabe si va a volver; ya no hay amor a dios, amor a la vida”.

Poco antes había recogido el Diario y en la portada estaba la foto de José María Bakovic, asesinado por el odio y la intolerancia de los que detentan el poder absoluto en el país y deciden quien vive, quien muere, cuál debe ser el dictamen judicial, cual el informe de un médico forense.

Conocí a José María, cuando estudiaba en el colegio La Salle en Cochabamba, además de deportista era de comunión diaria y miembro de todas las agrupaciones religiosas. Varios años después, cuando estuve trabajando en Saguapac con Quitino Weise, en la preparación de la solicitud de crédito al Banco Mundial tuvimos la suerte de que el oficial de crédito que vino fue José María. Con él durante varios meses trabajamos duro hasta armar todo el proyecto y presentar la solicitud acorde a la norma del Banco, la que tuvo aceptación inmediata.

Hombre intachable que tuvo la mala idea de querer imponer honestidad en la gestión y los contratos de la institución de caminos, lo que le valió ser expulsado y que le siguieran setenta juicios, con lo que acabaron con su tranquilidad, su economía y finalmente con su vida.

Estuve en casa de un amigo, donde también estaba un grupo de empresarios extranjeros, de traje oscuro y gafas ídem. Mientras tomábamos unos vinos me comentaba uno de ellos: qué difícil es tu país; siguiendo el procedimiento presentamos la propuesta, gratificamos generosamente a las autoridades pertinentes (coimeamos) y luego adjudicaron la compra a otro. En tu país no hay honor!!.

Es común culpar exclusivamente a los otros y especialmente a las autoridades de todos nuestros males y esperamos también que sean otros los que nos den la solución. Esto me trae a la memoria el parlamento de una obra de teatro, cuyo nombre no recuerdo, que decía: “yo soy culpable, porque existo y puedo seguir existiendo mientras todo esto sucede”. La solución somos todos, empezando por nosotros mismos.

ovidioroca.wordpress.com

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: